The New Gate Volumen 11

Última modificación: 
Domingo, Octubre 14, 2018 - 19:39

 

Proyecto: 

The New Gate Capítulo 39 (parte 1).




Manual




La casa del gremio de Black Priestess Shrine, en la isla de Hinomoto.

 

Dentro de Tsuki no Hokora, que se había materializado en un área boscosa dentro de las instalaciones del gremio, Shin narró su pasado.

 

Acerca de los días previos a Dusk of Majesty, cuando este mundo todavía era el juego de la muerte, cuando, incluso por el bien de proteger a personas inocentes, cometió innumerables asesinatos de PK.

 

Tiera inhaló lentamente una profunda bocanada de aire después de escuchar la historia de Shin.

 

Shin: “Es algo en el pasado ahora. ‘Oh, entonces eso es lo que pasó, todo está bien’. Puedes verlo así si quieres”.

 

La sonrisa de Shin no ocultaba ninguna sombra.

 

Todo estaba bien.

 

Con esta convicción en mente, Tiera asintió.

 

Marino: “¿Podría ser que lo que me poseyó antes fue tu antigua novia, Marino?”

 

La noche anterior, Tiera había realizado una danza ritual similar a la danza japonesa de Kagura. El espíritu que se había apoderado de su cuerpo en ese momento albergaba un profundo afecto por Shin.

 

No podría haber muchas personas con sentimientos tan profundos por él.

 

Shin: “Es posible, pero.... No lo sé. Te fuiste antes de que pudiera decirlo.”

 

Mientras hablaba con Tiera sobre su pasado, Shin también se dio cuenta de que podría haber sido Marino.

 

Tiera: “Aah, sinceramente, no aprecio que cosas como esas se hagan a través mi cuerpo”.

 

Tiera probablemente recordó el beso mientras escondía su boca con su mano derecha, sus mejillas se estaban sonrojando un poco.

 

Shin: “Eh... la próxima vez, haré lo posible para esquivarlo”.

 

Incluso si hubiera estado fascinado por algo más, Shin se sintió culpable por haber besado a Tiera en contra de su voluntad.

 

Tiera: “Er, bueno, yo también quiero saber quién fue el que me poseyó, ¿de acuerdo? Entonces, bueno, si vuelve a suceder, está bien priorizar el descubrimiento de quiénes es, ¿sabes?”

 

Dado que era posible que fuera alguien relacionado con el pasado de Shin, Tiera probablemente lo dijo por preocupación. Sus palabras y su comportamiento eran muy contradictorios, pero Shin decidió pensar que ese era su razonamiento.

 

Shin: “Aunque estoy agradecido de escuchar eso, ¿no lo odiarías si sucediera de nuevo?”

Tiera: “¡No tienes que preocuparte! ¡¡Puede suceder también cuando esté haciendo cosas de sacerdotisa! A- además ...”

 

Las palabras de Tiera se detuvieron.

 

Ella juntó sus manos y miró a su alrededor, visiblemente inquieta.

 

Shin: “¿Además?”

Tiera: “Yo, no es nada. Realmente no es nada, así que olvídalo todo”.

 

Tiera murmuró algo, pero al final cortó la conversación sin decir nada con claridad.

 

El sol ya estaba alto en el cielo, lo que indica que era casi mediodía.

 

Tiera sostuvo sus mejillas aún ruborizadas para calmarse y rápidamente dijo que era hora de almorzar, cambiando así el tema por la fuerza.

 

Shin: “Así es, probablemente nos llamaran pronto”.

 

Shin sintió que era mejor no presionar más sobre el asunto, y estuvo de acuerdo con la propuesta de Tiera.

 

Ambos se levantaron de sus sillas y salieron de Tsuki no Hokora. Tiera, que estaba caminando delante de Shin, de repente se dio la vuelta.

 

Tiera: “Gracias por contarme una historia tan dolorosa, Shin”.

Shin: “No tienes de que agradecerme. Bastante aburrido, ¿no?

Tiera: “De ningún modo. Me alegra poder saber más sobre ti”.

 

Tiera respondió con una sonrisa.

 

No se arrepentía de haber aprendido sobre el pasado de Shin. Su expresión lo dijo claramente.

 

Tiera: “En realidad, esa escena de mi pasado que viste... solía verla a menudo en mis sueños”.

Shin: “¿La memoria de tu madre?”

Tiera: “Sí. La vez en que te conocí a ti también sucedió, a veces soñaba con eso. Cada vez que sucedía me daban dolores de cabeza terribles y me deprimía todo el día”.

 

Tiera habló mientras miraba al cielo al caminar hacia la casa del gremio de Black Priestess Shrine. Shin había devuelto a Tsuki no Hokora a su forma comprimida.

 

Tiera: “Pero desde que recibí eso de ti, ya no tuve ese sueño”.

Shin: “¿Eso?”

Tiera: “Tú sabes, esto.”

 

Tiera sacó de su bata la moneda Geyl que Shin le dio cuando se conocieron. La moneda reflejaba la luz del sol y brillaba vívidamente.

 

Tiera: “Me siento en paz cuando sostengo esto. Tal vez porque tu poder mágico está allí”.

 

Shin miró fijamente la moneda y notó que de hecho tenía la misma aura que los objetos dentro de su caja de artículos.

 

Shin: “No se supone que tenga un efecto como ese, pero estoy contento si es útil para ti ... ¿por qué no la convertimos en un colgante? Así no te arriesgaras a perderla”.

 

Tiera guardó la moneda de Geyl en un pequeño bolsillo con cierres metálicos.

 

También era muy valioso en este mundo, después de todo. Shin pensó que mientras más cerca la pudiera mantener, mejor, entonces hizo esa sugerencia.

 

Tiera: “Eso sería una gran ayuda, pero ¿está bien?”

Shin: “Podemos hacerlo en un instante. Después de todo, la forja de metal es mi fuerte”.

Tiera: “Por favor hazlo, entonces”.

 

Shin se detuvo, tomó un lingote de Oricalco de la caja de objetos y, como si estuviese moldeando un trozo de arcilla, rápidamente lo transformó en una cadena. Luego tomó la moneda de Tiera, moldeó el Oricalco alrededor, lo fijó a la cadena y terminó el colgante.

 

Tiera: “Oh, ¿podrías alargar la cadena más, por favor?”

Shin: “¿Más que esto? ¿Cuánto más?”

 

Shin aumentó la longitud de la cadena como Tiera solicitó, a pesar de que sentía que ya era demasiado largo para usar el colgante alrededor del cuello.

 

Shin: “¿Realmente lo quieres tan largo?”

 

Tiera: “Sí, así está bien. La mayoría de la gente pensaría que es falsa, pero las personas con experiencia podrían saber que es real. Necesito la cadena así de larga para que otras personas no puedan ver la moneda. Si está aquí, nadie podrá verla, siempre y cuando no se acerquen a mí, ¿verdad?”

 

Tiera entonces se inclinó un poco hacia adelante y bajó el cuello de su camisa para mostrarle a Shin la posición de la moneda.

 

No importaba cuánto supiera que no estaba bien, la mirada de Shin se enfocó en el escote de Tiera. La moneda de Geyl, unida a la cadena larga, estaba anidada en el medio.

 

Shin: “E-ya veo. Es por eso que la necesitabas de ese largo”.

Tiera: “Sí, lo.... ve-ves? ¡¿Si alguien llega tan cerca, puedo reaccionar, cierto?!

 

Finalmente, dándose cuenta de que la postura que ella había tomado ponía su pecho a la vista, Tiera rápidamente dio un paso atrás. Sus mejillas se pusieron rojas de nuevo.

 

Parecía sacudida y rápidamente miró alrededor para asegurarse de que nadie más los había visto.

 

Tiera: “... ehm, gracias”.

Shin: “Claro, eso no es nada”.

 

Los dos comenzaron a caminar de nuevo. Muy pronto, se encontraron con Schnee y Yuzuha, que también se dirigían a la casa del gremio, y se unieron a ellos.

 

Schnee: “¿Terminaste de hablar con Kuchinashi?”

Shin: “Sí, se los contare a todos cuando estemos con Filma y los demás. Parece que hay nuevos problemas”.

 

Los enemigos de los que Kuchinashi, el maestro del gremio Black Priestess Shrine habló, los Siete pecados capitales, se hacían más poderosos a medida que avanzaba el evento. Su ubicación era actualmente desconocida, pero sería mejor derrotarlos lo antes posible.

 

Pensando que era mejor que The Golden Company investigara su paradero, Shin decidió enviar una tarjeta de mensaje.

 

Cuando el grupo de Shin llegó a la casa del gremio, encontraron a Filma y Shibaid con Oodenta Mitsuyo y Onimaru Kunitsuna, dos de las Cinco Espadas Supremas, que ya estaban sentadas en la mesa.

 

Mitsuyo: “Llegas tarde.”

Shin: “Perdón por la espera, la conversación se alargó más de lo esperado”.

 

Shin se disculpó con la ligeramente irritada Mitsuyo. Ella había dejado que él y Tiera tuvieran tiempo a solas, así que estaba agradecido por eso.

 

Mitsuyo: “Oh enserio.”

Kunitsuna: “Lord Shin, como puedes ver, ella está fingiendo falta de interés, pero Mitsuyo ha estado inquieta todo este tiempo, preguntándose cuándo regresarías”.

 

Kunitsuna, con una sonrisa emocionada en su rostro, parecía como si estuviera disfrutando positivamente mientras hacía su informe.

 

Mitsuyo: “¡¿Oye, Kunitsuna?! ¿¡Qué estás diciendo ahora!?”

Kunitsuna: “¿Dije algo malo? Es raro ver a la orgullosa Mitsuyo tan inquieta después de todo”.

Mitsuyo: “¡¿¡¡¿Por qué tú...?”

 

Kunitsuna probablemente golpeó donde duele. Incluso mirándola, los ojos de Mitsuyo se lanzaron hacia Shin.

 

Shin: “… ¿qué?”

Mitsuyo: “No, nada en absoluto. Comamos, primero que nada”.

 

Mitsuyo parecía estar sonrojada: su mirada no asustaba en absoluto, pero Shin sintió que presionarla más podría resultar peligroso, y decidió dejarla en paz.

 

Shin: “¿Alguno de ustedes tiene planes para el resto del día? Kuchinashi me dijo algo interesante, así que me gustaría que todos lo sepan también”.

 

Shin propuso discutir el asunto de los Siete pecados capitales, a lo que todos los presentes estuvieron de acuerdo.

 

Después de la comida, todo el grupo se reunió en la habitación asignada a Shin.

 

Schnee: “......los Siete pecados capitales, hmm. Claramente no pueden ser ignorados, pero no hay mucho que podamos hacer hasta que sean encontrados, ¿verdad?”

Filma: “Estoy de acuerdo. Hace 500 años, los jugadores usaron tácticas de oleadas y de alguna manera lo lograron. Nuestro grupo ni siquiera tiene 10 miembros, simplemente no tenemos suficiente mano de obra para eso”.

 

Después de escuchar lo que Shin tenía que decir, Schnee y Filma respondieron: la primera con una expresión muy seria, la segunda mientras se encogía de hombros.

 

Cuando Shin dijo que ya había solicitado a la Compañía Dorada que buscara los monstruos, el grupo aceptó esperar una respuesta.

 

Mitsuyo: “Así que hay criaturas como esa en este mundo ...”

 

Mitsuyo parecía impresionada al enterarse de la existencia de tales monstruos, a lo que Shin respondió brillantemente.

 

Shin: “Sin embargo, nunca hemos visto sus formas finales. Considerando el poder de combate de la montaña Fuji, estoy seguro de que todo estará bien mientras no se acumule una manada de ellos en sus formas finales”.

Mitsuyo: “Si las Cinco Espadas Supremas están juntas, se necesitaría un enemigo realmente duro para derrotarnos, sí”.

 

Mitsuyo y las otras Espadas, así como Kagutsuchi de la montaña sagrada Fuji, fueron tratados como monstruos principales en el juego. Debido a esto, tanto sus estadísticas como HP eran mucho más altos que las de los jugadores.

 

Sobrepasaron por mucho los valores máximos de los jugadores que era 9999, por lo que, si luchaban juntos, incluso los jefes de una incursión serían derribados.

 

Ahora que Kunitsuna y Dojigiri Yasutsuna habían regresado, se podía decir que sus defensas eran perfectas.

 

Shin: “Mañana, si no sucede otra cosa, volveremos a Fuji. Cuanto antes vuelvan a estar juntos, mejor, estoy seguro”.

Mitsuyo: “Ah sí.”

 

Shin estaba algo preocupado por la mirada sombría de Mitsuyo, pero cuando terminaron sus negocios, el grupo se separó.

 

Nada más importante sucedió después: después de la cena, Shin balanceaba a [Kakura] en el pequeño jardín donde había encontrado a Tiera la noche anterior. Llevaba una bata de baño prestada por Black Priestess Shrine, para poder ir a bañarse justo después del entrenamiento.

 

Mitsuyo: “Has mejorado un poco más que la última vez que peleamos”.

 

Shin empujó a Kakura hacia el suelo y se volvió hacia la voz. Se estaba enfocando en el entrenamiento, pero había notado que Mitsuyo se acercaba.

 

Shin: “Vaya, si dices eso, significa que valió la pena el esfuerzo”.

 

Mitsuyo salió de las sombras de los pasillos a la luz de la luna. Se había quitado la armadura del pecho y los hombros: ahora solo vestía un atuendo de estilo oriental con minifalda.

 

Mitsuyo: “Volveremos a Fuji mañana, ¿verdad?”

Shin: “Sí, dudo que cualquier otra cosa suceda aquí de todos modos”.

 

El grupo no se había quedado en la casa del gremio después de limpiar la mazmorra porque temían posibles peligros. El miasma en Cadaver Realm se había purificado completamente, por lo que había pocas posibilidades de que surgiera algo nuevo.

 

Mitsuyo: “Ya veo. Si es así ... ¿podría hacerte una última petición?”

Shin: “¿Una petición?”

 

Mitsuyo había venido a hablar con él ella sola, probablemente porque no quería que Schnee y los demás escucharan.

 

Mitsuyo: “Quiero que me uses. Incluso solo si es para practicar tus técnicas o algo así”.

Shin: “¿Quieres decir que solo tendría que balancear la Katana [Oodenta Mitsuyo]?”

Mitsuyo: “Sí, eso sería suficiente.... pero puedes estar seguro, eso no significa que sienta algo por ti”.

 

Mitsuyo probablemente vio los pensamientos de Shin, porque soltó una pequeña risa atribulada.

 

El cuerpo real de Mitsuyo era propiedad de Kagutsuchi, pero el [Oodenta Mitsuyo - Shinuchi] que ella ocupaba actualmente era posesión de Shin, por lo que podía cumplir con su pedido si así lo deseaba.

 

Shin: “Entiendo. No hay problema.”

 

Pensando que había dicho la misma frase al principio del día, Shin tomó a Oodenta Mitsuyo, ahora en forma de Katana, en sus manos. La espada desenvainada brillaba bajo la luz de la luna.

 

Shin ató la funda al cinturón de su bata, se agarró a la empuñadura con ambas manos y tomó una postura.

 

Shin: “¡Cha!”

 

Desde una posición frontal recta, Shin fue hacia arriba en diagonal, diagonal hacia abajo, barrido, luego empuje.

 

Añadió las enseñanzas de Saegusa Karin a las técnicas que había aprendido de cierta persona durante el juego. Sin embargo, lo que aprendió fueron solo los conceptos básicos. Gran parte del estilo de Shin fue autodidacta.

 

El sonido de la Katana cortando el aire y los gritos de Shin resonaban a través del jardín.

 

Por lo tanto, pasaron alrededor de 10 minutos.

 

Mitsuyo, en forma de Katana, no podía hablar, por lo que su voz llegó directamente a la mente de Shin mediante Mind Chat, dio la señal y Shin se detuvo.

 

Mitsuyo: “Es suficiente, gracias”.

 

Mitsuyo, en forma humana, tenía una leve sonrisa en los labios.

 

Shin: “¿Esto significaba algo para ti?”

Mitsuyo: “No hay un significado especial. Te dije que no tengo sentimientos especiales por ti, ¿verdad?”

 

Aun así, parecía que ser empuñada por Shin significaba algo para Mitsuyo, ya que parecía satisfecha.

 

Mitsuyo: “Quería ser esgrimida como una de tus armas, aunque fuera solo una vez. Si hubo algún significado, eso fue todo”.

Shin: “No es que blandir una de las Cinco Espadas Supremas sea desagradable, por supuesto”.

Mitsuyo: “Lo sé. Tienes una poderosa Katana a la que estás apegado, ¿verdad? También soy un arma, así que honestamente estoy un poco celosa de una Katana que es atesorada de esa manera”.

 

Mitsuyo luego regresó a su habitación, diciendo que regresaría.

 

Cuando se quedó solo en el jardín, Shin miró hacia el cielo con sentimientos encontrados en su corazón.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 39 (parte 2).




Manual




Al día siguiente, después de asegurarse de que [Cadaver Realm] no había sufrido ningún cambio y de que no se habían producido brotes de miasma, el grupo de Shin abandonó la casa del gremio de [Black Priestess Shrine] para regresar a Fuji.

 

Shin: “Si sucede algo, contáctame a través del chat”.

Kuchinashi: “Sí, trataremos de manejar las cosas por nosotros mismos si podemos, pero si estamos en problemas, te llamaré”.

 

Ya habían dicho todo lo que querían, así que la despedida fue breve.

 

Junto con Kuchinashi, los miembros de [Black Priestess Shrine] que se habían unido con el grupo de Shin fueron quienes más los despidieron.

 

Kotone: “Por favor, ten cuidado durante tus viajes. Espero verte de nuevo algún día”.

Suzune: “... ¡Te agradezco por salvar a mi hermana, pero nunca te dejaré tenerla!”

 

Mientras Rindou Kotone hablaba con palabras de deseo, Suzune miró a Shin.

 

Shin: “Lo mismo hasta el final, eh...”

 

Suzune no aprobaba la mistad de Shin y Kotone, después de todo.

 

Kotone agregó que Suzune también estaba realmente agradecida, pero estar agradecido por la ayuda de Shin era aparentemente un asunto aparte de dejarle tener a su hermana.

 

Schnee, Tiera y los demás también se despidieron de Ayame y las otras sacerdotisas.

 

El mayor número, sin embargo, se concentró alrededor de Shibaid, que había tenido una sesión de entrenamiento para las sacerdotisas.

 

Shin: “Wow, eso es ser bastante popular”.

Kuchinashi: “Algunas chicas incluso dijeron ‘si él fuera libre...’”

Shin: “¿De verdad?”

Kuchinashi: “De verdad. Encontrar un compañero de matrimonio también es difícil en este mundo, ¿sabes?”

 

Kuchinashi suspiró en voz baja, murmurando que no podía dejar que sus hijas se casaran con cualquiera. Shin sintió una vaga incomodidad al saber que había cosas parecidas al mundo real en lugares curiosos.

 

Kuchinashi: “(Sería un gran alivio para mí si tomas a Kotone, Shin. Hay muchos hombres ambiciosos por ahí molestándonos para hacerla su novia).”

Shin: “(No más, por favor. Todavía no he renunciado a regresar a nuestro mundo original, en realidad. Además, incluso si tuviera que pasar el resto de mi vida aquí, tengo a Schnee).”

Kuchinashi: “(Ella solo tiene ojos para ti, ¿no? Ella siempre está mirando en tu dirección, es realmente fácil de entender”).

 

Durante el chat, fue el turno para Shin de suspirar. Le dijo a Kuchinashi que “(Eso es probablemente a propósito)”. Seguramente había una razón para que Schnee actuara tan abiertamente frente a alguien que acababa de conocer.

 

Shin: “Suficiente, parece que podría continuar para siempre, así que ¡vamos!”

 

Sintiendo pena por las chicas que enviaban miradas ardientes hacia Shibaid, Shin subió al carruaje. Después de asegurarse de que todos los demás estaban arriba, le indicó a Kagerou que avanzara.

 

El carro comenzó lentamente, pero aceleró rápidamente. A diferencia del momento en que llegaron por primera vez a [Black Priestess Shrine], ahora viajaban por un camino utilizado para transportar mercancías, por lo que Kuchinashi y las otras sacerdotisas desaparecieron rápidamente de la vista.

 

Kotone: “¡Cuídate!”

 

El carruaje se dirigió hacia Fuji, la voz de Kotone detrás de él.

 

El viaje de regreso a Fuji transcurrió sin incidentes. Los monstruos no se acercaban al grupo por miedo a Kagerou. Y dado que los ladrones y bandidos eran cazados rutinariamente por el clan Kujou y los samuráis afiliados a él, encontrarse con alguno sería raro en sí mismo.

 

El grupo se detuvo en el camino en una gran ciudad para reabastecer sus suministros, pero no hizo ningún otro desvío, avanzando hacia Fuji a una velocidad explosiva. Esto dejaba sin palabras a todos los viajeros y comerciantes con los que se cruzaron.

 

Kunitsuna: “¿Ya hemos llegado? Los momentos felices realmente pasan rápido”.

 

Kunitsuna habló mientras miraba a Fuji, cuando el grupo bajó del carruaje justo antes de Aokigahara.

 

Mitsuyo: “Con una velocidad de viaje así, es bastante obvio”.

 

Asintiendo a las palabras de Kunitsuna, Mitsuyo miró el carruaje, un poco melancólica.

 

Como armas con forma humana, Mitsuyo y sus camaradas estaban atadas a ciertas áreas. Normalmente, nunca podrían tener aventuras como la que compartieron con Shin.

 

Shin: “Ahora que lo pienso, me atacaron la última vez que estuve aquí”.

 

Pensando que no deberían caminar en silencio, Shin habló sobre cuando fue atacado mientras viajaba con Karin y Kanade.

 

Mitsuyo: “Oh, ¿de verdad? ¿Fue el asesino que incendio parte de Rokuhara?”

Shin: “Podría ser. Los que provocaron problemas se han calmado, así que no tiene sentido detenerse en eso”.

 

Cuando Shin terminó de hablar, el grupo había cruzado Aokigahara y había llegado a Fuji. La niebla cubría la montaña como siempre, pero no representaba ningún problema.

 

No había ninguna razón para participar en la batalla, por lo que el grupo procedió evitando los monstruos que ocasionalmente aparecían y rápidamente llegaron al santuario de Kagutsuchi.

 

Mitsuyo: “Yachi, hemos vuelto”.

 

Mitsuyo se acercó al Orochi de Ocho Cabezas, que extendió sus cuellos para examinar al grupo. El monstruo parecía entender sus palabras, ya que el “shaah” pronunciado en respuesta parecía significar “bienvenido”.

 

Munechika: “Hmm, veo que han vuelto sanos y salvos”.

 

Mikazuki Munechika emergió desde el interior del santuario: probablemente había percibido la presencia del grupo de Shin.

 

Kunitsuna: “Ha pasado mucho tiempo, Munechika. - ¿Qué acaso no te volviste más bonita?”

 

Kunitsuna notó inmediatamente que la apariencia de Munechika ahora era diferente de la habitual.

 

Munechika: “Al igual que Mitsuyo, ahora soy un Shinuchi”.

 

Después de la explicación de Munechika, Kunitsuna, que ya había oído sobre el proceso de Mitsuyo, se convenció fácilmente.

 

Kunitsuna: “Pensé que te verías más linda, como Mitsuyo... pero veo que tu belleza aumentó en su lugar. Entonces, es por eso que Mitsuyo estaba algo ofendida”.

Munechika: “Pensé que solo la apariencia cambiaría, pero la armadura también lo hizo después de todo. Pero Yasutsuna y Tanetsugu elogiaron a Mitsuyo también, diciendo que se había vuelto más bonita”.

Mitsuyo: “Se rieron de eso, apuesto”.

 

Mitsuyo, haciendo pucheros, se unió a la conversación de Munechika y Kunitsuna. Su cola de caballo se sacudió cuando rápidamente miró hacia un lado.

 

Munechika: “Eso no es cierto. Podríamos ser armas, pero nuestros cuerpos son los de mujeres. Decorar nuestra apariencia también es agradable para nosotras. Yo también estaba interesada en lucir linda”.

Kunitsuna: “Ese peinado, sin embargo... en lugar de hacerte puramente linda como Mitsuyo, te da un encanto femenino más fuerte. En el área del cuello, por ejemplo”.

 

Munechika dijo lo que pensaba honestamente, y Kunitsuna agregó sus observaciones precisas.

 

Tener una apariencia más infantil o adulta podría influir mucho en la impresión que se le da a los demás.

 

Mitsuyo: “Kh, no puedo negar eso ...”

 

Independientemente de lo que ella dijera, Munechika apenas y había atado su cabello, pero aún emanaba un encanto sensual que hacía difícil creer que estaba usando una armadura. Los hombros de Mitsuyo cayeron.

 

Filma: “- mírenlos, seguro que se están divirtiendo”.

Shibaid: “Hmm, su camarada regresó a salvo. Por supuesto que se sentirían eufóricos”.

 

Filma y Shibaid sonrieron mientras miraban los juguetones intercambios de las espadas.

 

Kagutsuchi: “¡Piyo!”

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Ubicado sobre la cabeza de Juzumaru Tanetsugu, Kagutsuchi - ahora en modo pequeño - pio con las alas extendidas. En respuesta, Yuzuha levantó su cola de su posición en la cabeza de Shin. Los dos descendieron de las cabezas respectivas en las que estaban e iniciaron algún tipo de conversación.

 

Shin y Tanetsugu se miraron el uno al otro y se rieron con ironía.

 

Yasutsuna: “Todos, deseo agradecerles por salvar a Kunitsuna”.

 

El único que expresó su gratitud fue Yasutsuna.

 

Shin: “Nuestra tarea ha terminado, entonces”.

Yasutsuna: “Sí. Sin embargo, me ha salvado, señor Shin. Si alguna vez necesita mi ayuda, estaré a su lado”.

 

Probablemente era serio de principio a fin. La expresión de Yasutsuna era firme.

 

Munechika: “.... hey, Yasutsuna? No tomes a Shin para ti mismo, ¿de acuerdo?”

Mitsuyo: “Cierto, eso no sería bueno en absoluto”.

 

Munechika y Mitsuyo se movieron detrás de Yasutsuna en un abrir y cerrar de ojos. Cada una de ellas lo agarró un hombro, lo suficientemente fuerte como para hacer un crujido.

 

Yasutsuna: “No, no tenía esa intención ...”

 

Aparentemente, Yasutsuna no estaba recibiendo daño; sin embargo, su respuesta fue un poco confusa por los acontecimientos.

 

Shin: “Me pondré en contacto con ustedes si sucede algo. Déjame ver si puedo enviarte tarjetas de mensaje”.

 

Las Cinco Espadas Supremas pertenecían a la categoría de monstruo o arma.

 

Shin sabía que era posible enviar tarjetas de mensaje a los habitantes de este mundo, pero no estaba seguro de si era posible hacer lo mismo con las armas con forma humana. Por lo tanto, trató de enviar un mensaje en blanco, que se entregó sin problemas.

 

Munechika: “Ya veo, con esto podemos ponernos en contacto en cualquier momento”.

 

Munechika parecía impresionada, pero Mitsuyo, junto a ella, parecía frustrada.

 

Mitsuyo: “Ggh ... ¿por qué no tenemos habilidades de creación?”

Tanetsugu: “Dios mío, como de costumbre estás lleno de sorpresas, joven. Por cierto, señor Shin, me duele preguntarle esto después de todo lo que ha hecho por nosotros, pero ¿escucharía la petición de un anciano?”

Shin: “No sé si podré concederla, pero ¿qué es?”

 

Shin le preguntó a Tanetsugu por detalles.

 

Tanetsugu: “Oh, es algo simple. Pensé que me gustaría convertirme en un Shinuchi también. Al ver cómo cambiaron Munechika y Mitsuyo, me interesé, ¿sabes?

Yasutsuna: “Hmm, eso es verdad. No podemos cambiar de apariencia como lo hacen los humanos, después de todo. Pero pedirle a sir Shin que haga aún más por nosotros sería...”

 

Yasutsuna también parecía interesado en la forma Shinuchi. Sin embargo, acababa de dar las gracias a Shin por haberlo salvado, por lo que pareció estar en conflicto, de pie junto a Tanetsugu.

 

Shin: “Ya veo, eso no llevaría demasiado tiempo, así que no hay problema. Aquí hay una Línea Ley, y aumentar sus defensas no estaría nada mal”.

 

Shin también estaba interesado en ver cómo cambiarían, así que aceptó la petición de las dos espadas.

 

Kunitsuna también expresó el mismo deseo, así que Shin comenzó a trabajar en los tres.

 

Ya eran más de las 5 de la tarde. La fuerte luz del sol en la cima hacía que fuera difícil saberlo, pero el sol ya se estaba poniendo.

 

Schnee: “Haré los preparativos para la cena, entonces”.

Tiera: “Ah, yo también ayudaré”.

 

Encomendando a Schnee y Tiera la cena, Shin se dirigió a la herrería.

 

Ya había reforzado [Mikazuki Munechika] y [Oodenta Mitsuyo], por lo que más o menos había aprendido el “truco”. Debido a esto, Shin terminó en aproximadamente una hora.

 

Shin salió de la herrería y caminó por el pasillo hacia la sala de estar, cuando estaba a unos cinco metros de la sala de estar, encontró a Schnee de pie allí.

 

Schnee: “¿Todo salió bien?”

Shin: “Sí, los convertí a todos en Shinuchi”.

Schnee: “Eso es bueno. También hice algunos preparativos “.

Shin: “¿Preparativos?”

 

Schnee miró a Shin, algo inquieta. No tenía idea de lo que ella podría haber querido decir con “preparaciones”. Sin embargo, le pareció desconcertante que ella se sonrojara.

 

¿Paso algo antes de la cena? Pensó Shin cuando Schnee abruptamente comenzó a hablar.

 

Schnee: “V-vas a cenar primero? ¿O vas tomar un baño? O-o, vas a tomarme ... a m-”

 

Schnee no pudo decirlo hasta el final y se cubrió la cara candente con las manos. Obviamente estaba demasiado avergonzada. Sus largas orejas, que sobresalían de su pelo plateado, también estaban rojas.

 

Filma: “¡¿Eh?! ¡Espera un segundo, Schnee! ¡Si dices eso, tienes que decirlo hasta el final!”

Schnee: “¡No puedo! No puedo hacer algo tan vergonzoso como ... ¡invitar a Shin a ...!”

 

Después de que Schnee se agachó avergonzada, Filma, que había estado usando una habilidad de ocultación, se reveló a sí misma.

 

Shin: “¿Qué estás haciendo ...?”

 

Shin había notado la presencia de Filma, por lo que la miró y dijo: “Necesito una explicación”.

 

Filma: “Oí a Cashmere y Hecate hablar de eso una vez. Este es el saludo apropiado de una esposa a su marido en su mundo, ¿verdad, Shin? Una gran bienvenida, para calmar el cansancio del marido y al mismo tiempo fomentar la prosperidad para la línea familiar”.

Shin: “Lo siento por Schnee, quien se avergonzó así ... pero ese no es un saludo apropiado ni nada ... aunque algunas personas lo dicen”.

 

Shin corrigió la información de Filma, cuidando de no tocar la parte del marido y la esposa.

 

Quería agregar que una frase como esa solo estaba en el manga, pero en realidad había visto a sus padres representar la situación una vez, por lo que no podía negarlo directamente.

 

Filma: “¿De Verdad? Hecate y Cashmere realmente dijeron que les hubiera gustado darles la bienvenida a sus maridos así”.

Shin: “Sí, yo también escuché eso. Hecate estaba buscando un compañero, ¿no?”

 

Shin recordó haber escuchado algo sobre eso durante una de sus reuniones fuera de línea.

 

Los miembros de Rokuten eran en su mayoría menores: Hecate era el único adulto. Tan pronto como encontró un trabajo, dejó de ser una jugadora. Para Shin, la impresión de Hecate en el mundo real era la de una mujer adulta y trabajadora.

 

Ella era esbelta, hermosa, con un hoyuelo cerca de su ojo. Su personalidad tampoco estaba mal, así que era un misterio por qué no podía encontrar novio.

 

Shin: “Bueno, dejando de lado a Hecate... Filma, no molestes demasiado a Schnee, ¿de acuerdo?”

Filma: “No estaba bromeando con ella. Sin algún estímulo, la relación no progresa”.

Shin: “¡No hables de eso aquí!”

 

Como Shibaid, Filma también quería que Shin y Schnee se hicieran uno pronto. La diferencia estaba en que Filma usó un enfoque muy directo.

 

Filma: “No se puede evitar, ¿o sí? Si desapareces, entonces todo habrá terminado”.

Shin: “.... así que lo oíste”.

 

Filma parecía saber que Shin estaba buscando una forma de regresar a su mundo.

 

Shin: “Sin embargo, no tengo ni idea de cómo hacerlo”.

Filma: “Y esa es precisamente la razón por la que deberíamos movernos ahora. Si encuentras una forma, todo habrá terminado, ¿no?”

 

Filma miraba a Shin, pero no a su manera habitual de bromear.

 

Schnee: “Filma, eso es sufi--”

Filma: “Lo siento, pero con respecto a esto, estoy dando prioridad a Schnee sobre ti, Shin. Estoy segura de que sabes por qué, ¿verdad?”

 

Filma interrumpió las palabras de Schnee y presionó más. Shin conocía bien la razón, por supuesto.

 

Filma Tolmeya es el segundo personaje de apoyo de Shin. Ella es sin lugar a dudas el personaje de apoyo de Shin, pero su posición original es ser un apoyo para Schnee. Eso influenció a Filma en este mundo también.

 

Shin: “Lo entiendo”.

Filma: “Entonces-”

Schnee: “¡Filma!”

 

Schnee interrumpió las palabras de Filma esta vez. Su poderoso grito detuvo a Filma en seco.

 

Schnee: “Lo siento, Shin. Hablaré con Filma apropiadamente sobre esto”.

Filma: “¡Oye, Schnee! ¿Estás realmente bien con es-?

 

Filma estaba lista para continuar, pero Schnee puso un dedo sobre su boca y sonrió.

 

Schnee: “Estoy bien. No tengo intención de rendirme tampoco”.

Filma: “...Ha, está bien entonces. Me callaré por ahora”.

 

La clara declaración de Schnee, frente a Shin también, hizo que Filma se encogiera de hombros y asintiera.

 

Filma: “Pero tú sabes.”

 

Al siguiente instante, Filma tomó a Schnee por sorpresa y se acercó a Shin, susurrándole algo al oído.

 

Filma: “Ahora a mí también gustaría unirme, ¿sabes?”

 

Filma luego besó la mejilla de Shin.

 

Shin: “¡¿Q-qué?! ¡¡Oye!!”

Schnee: “¿Filma?”

Filma: “¡Schnee, tienes que ser capaz de hacer al menos esto!”

 

Filma huyó a la sala de estar antes de que pudieran decir algo más.

 

Nunca pensó que iría tan lejos... pensó Shin mientras tocaba su mejilla y miraba a Filma.

 

Shin: “S-Schnee? Esa mirada es un poco dolorosa, ya sabes ...”

 

Shin se dio cuenta de que ella lo estaba mirando y se inquietó. Schnee se acercó, en silencio.

 

Shin: “......”

 

Finalmente tomó la cabeza de Shin con sus manos y presionó sus labios sobre los suyos.

 

La presión que sentía ahora desapareció por completo, Schnee le dio a Shin un suave beso.

 

Schnee: “Puedo ... hacer cuando menos esto”.

 

Ella debe haber estado nerviosa. Después del beso, se puso roja como una remolacha, como si abriera una válvula de presión.

 

Schnee: “¡Vamos a comer! ¡Todos están esperando!”

 

Sin poder soportar más la vergüenza, Schnee huyó a la sala de estar al igual que Filma.

 

Shin: “… ¿Qué voy a hacer?”

 

La preocupación de Filma por Schnee, los sentimientos de Schnee por él... Shin podía entenderlos. Sin embargo, sin embargo, Shin no había renunciado a regresar a su mundo.

 

Shin: “Si eso no fuera una posibilidad, estaría bien con esto en un abrir y cerrar de ojos”.

 

Regresemos, así lo había dicho Marino antes de morir. Sus palabras estaban profundamente grabadas en el corazón de Shin.

 

Shin mismo sentía un anhelo por su mundo natal. No era solo porque había hablado con Tiera sobre su pasado, sino que sentía fuertemente que no podía simplemente tirar el mundo en el que nació y se crio tan fácilmente.

 

Shin: “Bueno, mejor me voy ahora”.

 

Con un pequeño suspiro, Shin se dirigió a la sala de estar.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 39 (parte 3).




Manual




Yasutsuna: “¿Así que esto es Shinuchi?”

Kunitsuna: “Bueno, puedo ver por qué Munechika y Mitsuyo estaban tan satisfechas”.

Tanetsugu: “Hmm ...”

 

Después de la comida, Shin le dio a Yasutsuna, Kunitsuna y Tanetsugu sus respectivos Shinuchi, pero sus respuestas fueron todas diferentes. Solo Yasutsuna y Kunitsuna expresaron su entusiasmo e interés, mientras que Tanetsugu mostró desilusión.

 

Kunitsuna: “Er, ¿qué le pasó a Tanetsugu?”

Tanetsugu: “Hmm, parece que no puedo transferir mi conciencia a esta hoja”.

 

De acuerdo con Tanetsugu, la versión actualizada de la katana no podía servir como un recipiente.

 

Kunitsuna: “¿La versión actualizada no funcionará, entonces?”

 

Según lo que sucedió hasta ahora, solo las armas forjadas desde cero u obtenidas durante el evento podrían usarse para transferir la conciencia.

 

Shin: “Lo siento, pero no quiero volver a pasar por eso ...”

 

Shin podría forjar [Juzumaru], pero hacerlo significaría pasar por la misma prueba que cuando reparó a [Dojigiri Yasutsuna]. Todos los planos de armas también eran diferentes. A pesar de que fue capaz de forjar una de las Cinco Espadas Supremas, no significaba que las otras fueran más fáciles de hacer.

 

Tanetsugu: “No, ya has hecho suficiente por nosotros. Basta de mi egoísmo”.

 

Todo el cuerpo de Tanetsugu expresó claramente lo abatido que estaba, pero aceptó la situación.

 

Yasutsuna: “¡Ooh, entonces así es como cambio!”

Kunitsuna: “Como esperaba, mi cambio fue similar al de Munechika”.

 

Junto al renombrado Tanetsugu, Yasutsuna y Kunitsuna expresaron su alegría y sorpresa ante sus nuevas formas de Shinuchi.

 

Yasutsuna todavía era delgado, pero ahora parecía más musculoso; sus rasgos faciales eran más sólidos y robustos, como un joven general que había entrenado su técnica y había acumulado experiencia.

 

Kunitsuna, al igual que Munechika, era incluso más hermosa que antes. Pero en lugar de obtener un cabello lustroso o una piel más blanca, gano curvas más prominentes, dándole la figura de un reloj de arena.

 

Tanetsugu: “Qué lamentable...”

 

Mirando a sus camaradas alegres, los hombros de Tanetsugu cayeron aún más.

 

Mitsuyo: “Munechika y ahora Kunitsuna!! ¡¿Qué clase de broma es esta?!

 

Mitsuyo, quien ya había sido convertida en un Shinuchi, gritó. No estaba claro si estaba enojada o estaba llorando.

 

Mitsuyo: “¡Shin! Una vez más, ¡tienes que reforzarme una vez más! ¡Si lo haces, me volveré como ellas también!”

 

Incapaz de aceptar la diferencia en sus transformaciones, Mitsuyo presionó a Shin.

 

Mitsuyo: “Yo ... podría ... hacerlo ... pero ... en tu caso, Mitsuyo, podría ir totalmente en contra de tus expectativas... después de todo, cambiaste de una forma completamente diferente a ellas”.

 

Mitsuyo tomo a Shin por el cuello y lo sacudió, pero Shin se liberó de su agarre y respondió.

 

Mitsuyo: “E-eso no puede ser ...”

Shin: “Bueno, en realidad, solo porque eres pequeña no significa que no seas poderosa. Por ejemplo, están los enanos, entonces ...”

 

No todos los enanos eran de baja estatura: solo algunos de los NPC del juego original eran más pequeños, en comparación con otras especies. En términos generales, sin embargo, la explicación de Shin no estaba demasiado lejos de la realidad.

 

Mitsuyo: “Pero por qué... por qué solo yo ...”

Shin: “Realmente no lo puedo saber”.

 

Las configuraciones de apariencia de Mitsuyo eran diferentes de las de Munechika y Kunitsuna desde el principio. Shin pensó que esa podría ser la razón, pero no estaba seguro, así que evitó decir algo con claridad.

 

Tanetsugu: “Solo ríndete. Al menos pudiste convertirte en un Shinuchi, a diferencia de mí”.

Mitsuyo: “Lo sé, lo sé ... solo me sentí con ganas de hacer un berrinche”.

 

Mitsuyo hizo un puchero y respiró profundamente; tal vez eso la ayudó a cambiar su estado de ánimo, ya que ya no parecía irritada.

 

Tanetsugu: “Oh, es raro que actúes tan malcriada frente a alguien que no somos nosotros”.

Mitsuyo: “... ¿Y qué quieres decir con eso?”

 

Tanetsugu rio inocentemente ante la sonrisa malvada de Mitsuyo.

 

Tanetsugu: “Que te has vuelto mucho más expresiva. Ahora, quita esa cara tan aterradora. Solo soy un viejo que divaga”.

Munechika: “¿De verdad está bien que nos des a tu Shinuchi? A pesar de que puedes replicarlos, deben ser objetos valiosos para ti Shin”.

 

Munechika cambió el tema y preguntó a Shin sobre algo que le preocupaba, pero en respuesta sacó dos montones de tarjetas de elementos.

 

Shin: “Está bien, cuantos más aliados tengamos, mejor. Ah, y toma estos, como contramedidas para el miasma”.

 

Munechika no podía decir qué tipo de objetos eran mirando las ilustraciones de las tarjetas, por lo que parecía un poco perdida.

 

Munechika: “¿Que son estos?”

Shin: “Estos son accesorios y objetos de uso único. Todos son fáciles de usar; los accesorios solo necesitan estar equipados, mientras que los objetos solo tienen que tocar miasma para activarse”.

 

Lo que Shin le dio a Munechika fueron accesorios que neutralizaban hasta cierto grado los efectos del miasma y objetos que podrían eliminar el miasma acumulado. Los objetos de uso único tenían un efecto más poderoso, pero, por supuesto, solo se podían usar una vez. El efecto de los accesorios era más débil, pero duraban mucho más tiempo. Al usarlos en combinación se conseguía una protección completa, siempre que el miasma no sea demasiado denso.

 

Munechika: “No podemos agradecerte lo suficiente”.

Shin: “No digas eso. También sería un problema para mí si este lugar cae. Además, Yuzuha encontró un compañero... bueno, si puedo llamar así a Kagutsuchi. Pero ella estaría triste si fuera lastimado”.

 

Shin luego miró hacia Yuzuha y Kagutsuchi, que estaban jugando en la mesa.

 

Shin: “¿Kagutsuchi recuperó sus poderes, cierto?”

Munechika: “Sí, su cuerpo real se había convertido en cristal, ¿verdad? Un poco después de que saliste para rescatar a Kunitsuna, la cristalización se disipó. La forma de polluelo era solo una copia que albergaba la conciencia de Kagutsuchi, pero ahora ha vuelto a su forma real”.

 

Al igual que Yuzuha, Kagutsuchi aparentemente era capaz de alterar su forma hasta cierto punto. Sin embargo, no podría tomar forma humana.

 

Munechika: “Parece que le gustó esa forma. Se siente tranquilo cunado lo cargan”.

Shin: “Yuzuha dijo algo similar, ahora que lo pienso. Su forma original era enorme, por lo que probablemente nunca haya experimentado algo así”.

 

Yuzuha había crecido, pero probablemente la forma de pequeño zorro era el que ella disfrutaba más. A menudo lo usaba para esconderse bajo las sábanas de Shin y dormir con él también.

 

En el juego, su papel era probar a los jugadores, así que tal vez les gustaban los humanos.

 

Kagutsuchi: “¡Piyo!”

Munechika: “Hmm, ¿eso es así? ... Shin, Kagutsuchi tiene algo que contarte. ¿Puedes llamar a tus camaradas también?

 

Kagutsuchi aterrizó en el hombro de Munechika y pio suavemente.

 

Cuando el grupo de Shin se reunió, fueron invitados a salir.

 

Cuando todos lo hicieron, Kagutsuchi voló desde el hombro de Munechika, convirtiéndose en una llama dorada.

 

Shin: “Así que esta es la forma original de Kagutsuchi”.

 

La llama dorada gradualmente formó pico y alas: en unos instantes, se había convertido en un gran fénix.

 

Flamantes chispas se dispersaron por todas partes, pero no emitieron calor.

 

Kagutsuchi: “Gracias por su ayuda”.

 

La voz de Kagutsuchi sonó con una gravedad profunda que encajaba bien con su apariencia actual. El eco reverberante expresó la presencia de la bestia divina de manera adecuada.

 

Kagutsuchi: “Como un gesto de agradecimiento, otorgaré la protección de mi santa llama sobre ti”.

 

Shin y su grupo fueron envueltos por llamas doradas. Este fuego no estaba caliente en absoluto, y desapareció después de unos instantes.

 

La lista de regalos en el menú de Shin mostró el mensaje “¡NUEVO!”. Shin abrió mentalmente el menú y descubrió que él [Gift] [Holy Flames Protection] había aparecido.

 

Su efecto era debilitar el daño elemental de fuego que excede un cierto nivel. Por debajo de ese nivel, sería neutralizado.

 

En términos más concretos, solo los ataques al nivel de Schnee podrían causar un daño decisivo. Era una protección muy poderosa, que incluso podría llamarse un anulador de daño de fuego.

 

Shin: “E-estás seguro ... señor?”

 

Sorprendido, Shin respondió casualmente, pero pensó que no sería apropiado hablarle así a Kagutsuchi en su forma actual, por lo que se corrigió a sí mismo.

 

A Kagutsuchi no pareció importarle: después de solo pronunciar “Yo soy”, volvió a su forma pequeña.

 

Kagutsuchi: “Piyo piyo”.

 

Mirando cómo ondeaba sus pequeñas alas, parecía que Kagutsuchi decía “todo está bien, solo tómalo y listo”.

 

Shin. “Entendido, haré un buen uso de eso”.

 

Kagutsuchi no tenía nada más que decir, así que el grupo regresó dentro de Tsuki no Hokora.

 

 

 

Al día siguiente, era hora de descender la montaña.

 

Munechika: “Una vez más, estamos en deuda con usted. Regresa a visitarnos”.

Mitsuyo: “¡¡Tienes que hacerlo!! ¡¡A como de lugar!!”

Tanetsugu: “Por favor, hazlo antes de que Mitsuyo explote por la impaciencia”.

Yasutsuna: “Cuídate en tus viajes”.

Kunitsuna: “Cielos, dudo que haya algo de qué preocuparse”.

Kagutsuchi: “¡Piyo!”

 

El grupo de Shin dejó la montaña Fuji mientras Munechika, Mitsuyo, Tanetsugu, Yasutsuna, Kunitsuna y Kagutsuchi los despedían.

 

Su próximo destino era una ciudad portuaria para encontrar un barco que se dirigiera al continente de Eltnia.

 

El grupo cruzó Aokigahara, abordó el carruaje a caballos que, conducido por Kagerou, comenzó a correr a través de las carreteras de Hinomoto.

 

A diferencia de antes, se aseguraron de reducir la velocidad a una velocidad normal cada vez que se encontraban con grupos de comerciantes o viajeros, para no sobresalir.

 

La razón era que ya habían oído rumores de un misterioso carro corriendo a una velocidad increíble en las carreteras alrededor de Fuji. El grupo de Shin había viajado a gran velocidad cuando fueron a buscar a Kunitsuna también, por lo que el rumor debe haberse extendido aún más.

 

Afortunadamente, los testigos informaron que el misterioso carro corría en el área opuesta a la ciudad portuaria a la que se dirigió el grupo; si Kagerou era disfrazado como un caballo con magia de ilusión ya no destacarían demasiado.

 

•••••••••••••••

 

Shin: “Como se espera de una ciudad portuaria, aquí hay algunos platos de pescado increíbles”.

 

Una vez que llegaron a su destino, el grupo se escondió en un bosque para transformar el carruaje en una tarjeta de objeto, y luego procedió a pie. Simplemente caminando sin rumbo por la ciudad, pudieron ver muchos puestos de venta de pescado fresco. Había especies que Shin conocía de su mundo original y monstruosas salchichas de pescado únicas en este mundo, formando una amplia gama de productos.

 

Tiera: “Dos semanas es un tiempo bastante largo ...”

 

Tiera suspiró después de enterarse del horario del barco de pasajeros. Un barco se había marchado justo el día anterior, y pasaría algún tiempo hasta que el siguiente saliera del puerto.

 

El grupo no estaba exactamente apurado, pero esperar dos semanas en una ciudad sin actividades de ocio era bastante aburrido, por lo que comenzaron a buscar barcos mercantes que se dirigieran al continente de Eltnia.

 

Aproximadamente una hora más tarde, el grupo supo por un marinero que había un barco que planeaba partir dos días después, por lo que fueron a negociar una manera de abordarlo de inmediato.

 

Al principio, la tripulación rechazó su petición ya que no tenían espacio suficiente, pero el capitán finalmente los aceptó cuando Shin y su grupo dijeron que también actuarían como escoltas.

 

Los rangos de aventurero de Shin y Tiera seguían siendo bajos, pero Shibaid tenía una carta de aventurero con rango A. Era una tarjeta que Shibaid usó mientras aún era capaz de ocultar su verdadera identidad. El Gremio de Aventureros le debía mucho, así que hicieron una excepción emitiéndolo.

 

Shin: “Probablemente no nos hubieran dejado si fuéramos solo nosotros sin Shibaid”.

Tiera: “Es verdad. Shin es rango D, y yo todavía soy F para rematar. La maestra tiene rango C en papel, así que apuesto a que creen que somos peso muerto”.

 

Tiera había sido ascendida al rango F después de ocuparse de las secuelas de la batalla de defensa de Balmel.

 

Algunos opinaban que debería haber sido promovida a un rango más alto, pero el poder ofensivo del arco que mató a tantos enemigos no era solo suyo, por lo que solo se le ascendió un rango.

 

La naturaleza de los logros de Shin había sido un tema de mucho debate dentro del gremio. Aparentemente, también estaban ocurriendo algunas disputas, por lo que eligió dirigirse a Kilmont antes de descubrir los resultados.

 

Justo antes de eso, el asunto con la Iglesia apareció, por lo que, en la actualidad, nadie sabía realmente qué rango tenía Shin.

 

Shin: “El mar es más peligroso que la tierra, después de todo. La primera vez que peleé en el mar, fue realmente diferente, y no pude tomarle el truco por completo”.

 

El mismo tipo de misión de escolta aumentó en rango si estaba en el mar en lugar de tierra.

 

Schnee: “Somos un grupo con un aventurero de rango A y todos somos herederos de habilidades, eso debería ser más que suficiente para ellos”.

 

Como dijo Schnee, ahora Tiera también poseía habilidades. Además de la habilidad [Analyze] Shin que Shin le enseñó, ella había adquirido habilidades para provocar, apoyar, etcétera.

 

Tiera podría usar su arco, mientras que Schnee, Shibaid y Shin podrían usar sus habilidades para luchar contra enemigos por encima o por debajo del agua. Gracias a estas negociaciones, pudieron dividir sus deberes con los escoltas y subieron a bordo sin problemas.

 

Normalmente, los barcos se protegen con ataques de largo alcance. Si sucedía lo peor, el grupo de Shin podría actuar como señuelos para atraer a los enemigos lejos del barco donde podrían disparar: era una de las estrategias posibles.

 

Teniendo en cuenta la tripulación y la seguridad del barco, nadie se opondría a tener un grupo especializado como acompañamiento.

 

 

 

Shin: “Parece que será un viaje tranquilo esta vez”.

 

El grupo pasó el tiempo antes de su partida revisando estrategias de combate y haciendo visitas turísticas. Dos días después, Shin y su grupo estaban a bordo, mirando el horizonte. No parecía que fueran atacados por monstruos como los [Gale Serpents]; el barco procedió sin demora.

 

“No hay muchos piratas o monstruos en esta parte del mar, pero si pasa algo, contaremos con ustedes, ¿de acuerdo?”

 

Aral, un aventurero y la escolta permanente del barco, se acercaron al grupo. Tenía el pelo rojo y recortado con rasgos que recordaban a los de un animal salvaje.

 

Shin respondió cortésmente, no queriendo parecer un aventurero novato engreído.

 

Shin: “Por favor, déjanoslo a nosotros. Nuestro rango puede ser bajo, pero tenemos cierta experiencia luchando en el mar”.

Aral: “Es bueno escuchar eso. Sin embargo, cosas inesperadas suceden en el mar. Hay un rumor entre los marineros de que un barco fantasma aparece en estas partes, ¿sabes?”

Shin: “¿Un barco fantasma?”

 

El tono de Aral sugirió que solo quería asustar a Shin. Para Shin, sin embargo, no fue solo una broma. Uno de los jefes de área en la era del juego era un verdadero barco fantasma, que apareció en ciertas áreas marinas.

 

Shin respondió a Aral, pidiéndole por favor no asustarlos, y el aventurero sonrió y se fue.

 

Shin: “Un barco, hmm ...”

 

Shin recordó una de las casas de gremios de Rokuten, la 2da nave de asalto “Celciutos”. Escuchó que ni siquiera la Golden Company lo había encontrado, por lo que pensó que podría haber estado a la deriva en alguna parte.

 

Sin darse cuenta de los pensamientos de Shin, la tripulación del barco guio el barco con velas jaladas por el viento y cortadas a través de las olas. El clima no se volvió agrio y el barco navegó bajo un cielo azul perfecto. No hubo rastros de la nave fantasmas de Celciutos. Finalmente, dos días después de la partida, el barco llegó al continente de Eltnia.

 

Shin: “Así que esta es Barbatos, la ciudad marina. Podrías pensar que es una ciudad de piratas, con este nombre”.

Filma: “Dicen que tienen piscinas de agua caliente accionadas por energía geotérmica aquí, ¿sabes?”

 

Filma, que había escuchado esta información del capitán, saludó al barco mientras el grupo desembarcaba.

 

Shin: “Piscinas, eh. Sin embargo, probablemente se bañen en agua de mar normal”.

 

Todos los tipos de monstruos peligrosos moraban en el mar, y algunos incluso podían moverse por tierra.

 

En lugar de construir muros o establecer redes para proteger la tierra de las peligrosas criaturas marinas, los edificios y las instalaciones de ocio estaban completamente separados del mar y, por lo tanto, eran más seguros y fáciles de mantener. Debido a esto, la “Ciudad Marina” no tenía una sola playa.

 

Filma: “Ya que estamos aquí, también podríamos verificarlo si tenemos tiempo. No tenemos que preocuparnos por los monstruos. Los baños son diferentes al mar o lagos, así que definitivamente será divertido”.

Shin: “Sí, de vez en cuando podríamos olvidarnos de nuestros problemas y simplemente jugar”.

 

Antes de quedar atrapada en [Drop de Erathem], Filma apenas y tuvo libertad para disfrutar de actividades de ocio. Shin tampoco tuvo oportunidad de estirarse y jugar desde que vino a este mundo, por lo que aceptó su propuesta.

 

Filma: “Necesitamos comprar algunos trajes de baño entonces. ¿Supongo que deberíamos comer algo primero?”

 

La hora ya era pasada la 1 PM. El grupo había decidido almorzar en Barbatos, ya que no habían comido nada después del desayuno.

 

Shin y los demás comenzaron a buscar un lugar para comer, mientras trataban de calmar a la excesivamente emocionada Filma.

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 39 (parte 4).




Manual




Shin: “¿Es aquí?”

Schnee: “Sí. Los subordinados de Cook -Zazie, Lapwing, Bell y Shell- deberían estar aquí. Pero esto es ... inesperado”.

 

Mientras se dirigía hacia Eltnia, Shin decidió pasar por Barbatos porque “Shigureya”, la casa del gremio de Rokuten que pertenece a Cook, estaba ubicada allí. Aparentemente, todavía funcionaba como un restaurante.

 

Cuatro de los subordinados de Cook, que eran razas de larga vida, seguían activos: el restaurante también recibía invitados de fuera de Barbatos, o eso es lo que dijo Aral.

 

Tal como lo habían escuchado, el grupo de Shin encontró una cola increíblemente larga delante de ellos. Personas de todas edades, géneros y especies estaban formadas cuidadosamente en una línea.

 

Shin: “No parece que sea solo una hora de espera, ¿eh?”

Schnee: “Envié un mensaje, por lo que debería haber alguna acción pronto”.

 

Shin habló mientras miraba la cola y Schnee le respondió.

 

Después de un rato, dos chicas jóvenes salieron corriendo por las puertas. Tenían rostros muy similares, cuernos en la cabeza, alas membranosas en la espalda y colas escamosas asomándose por debajo de sus ropas.

 

Estas dos chicas son Bell y Shell. Ambas tenían ojos de color rojo intenso, pero el cabello plateado de Bell cubría la mitad derecha de su rostro, mientras que el cabello negro de Shell cubría el lado izquierdo de su rostro.

 

Shin: “Se ven igual, incluso ahora”.

 

Shin se refería al vestido de cocina de Bell y el uniforme de sirvienta de Shell. Con base en esto, los dos restantes probablemente usaran un uniforme de cocinero y el otro un kimono.

 

Bell: “¡Encontré a Schnee!”

Shell: “¡¡¡Encontré a Filma !!”

 

Bell y Shell señalaron en dirección al grupo de Shin y gritaron alegremente. Mencionaron el nombre de Schnee, pero como estaba camuflada, nadie la reconoció.

 

Bell: “¡Encontré a Shibaid!”

Shell: “Encontré a Sh-”

Schnee: “¿Chicas? ¿No son demasiado ruidosas?

 

Schnee las interrumpió cuando estaban a punto de gritar el nombre de Shin. Las chicas se congelaron al instante, al igual que las ranas frente a la mirada de una serpiente.

 

Shin y los demás pensaron lo mismo: ah, está enojada.

 

Schnee: “Mi mensaje a Lapwing claramente decía que no debía crear problemas, ¿no es así?”

“¡Lo ... lo siento!”

 

Probablemente salieron corriendo sin escuchar hasta el final. Las dos se disculparon y volvieron rápidamente dentro de la tienda.

 

Filma: “Este tipo de conmoción también se siente nostálgico ...”

Shibaid: “Sin embargo, que nuestros nombres sean gritados así en público es bastante problemático”.

 

Debido al intercambio con Bell y Shell, el grupo de Shin había atraído algo de atención.

 

Como pensaban que probablemente sería mejor regresar en otro momento, Schnee sugirió ingresar al restaurante por la puerta de atrás. Lapwing había respondido a su mensaje, al parecer.

 

El grupo dejó el frente de la tienda y entró en una calle secundaria que tenía poco tráfico. Cuando llegaron a la puerta trasera de Shigureya, encontraron a una mujer esperando.

 

Se trata de Lapwing, quien se había estado comunicando con Schnee por mensaje.

 

Pelo negro atado detrás de la cabeza y un kimono diseñado con facilidad de movimiento en mente.

 

Sus ojos verdes tenían una luz suave dentro de ellos, justo como Shin recordaba.

 

Lapwing: “Los estaba esperando. Me disculpo por el problema causado por Bell y Shell”.

Shin: “No te preocupes por eso. Me alegra ver que nada parece haber cambiado”.

 

Dirigido por Lapwing, el grupo ingresó a Shigureya y fue conducido a una sala privada especial.

 

El restaurante, que había agotado sus existencias de ingredientes para el día, acababa de cerrar. Solo los clientes que todavía estaban comiendo estaban dentro.

 

Lapwing: “Su comida estará lista pronto, por favor esperen”.

 

Después de enterarse de que el grupo planeaba almorzar en Shigureya, Lapwing dijo: “déjanoslo a nosotros” y aceptó la solicitud con entusiasmo. Todavía quedaban ingredientes para el personal, al parecer.

 

Bell: “Aquí está su agua”.

Shell: “Por favor usen estos pañuelos”.

 

Cuando Lapwing se fue, Bell y Shell aparecieron adentro. Sus movimientos indicaron que todavía se sentían culpables frente a Schnee, pero cuando ella las perdonó, sonrieron al anunciar el menú de hoy.

 

Shin: “Por cierto, Zazie está cocinando, ¿verdad?”

Bell: “¡Zazie se está enfocando en la cocina!”

Shell: “¡Cuando se pone así, nada puede detenerla!”

 

Bell y Shell respondieron a la pregunta de Shin, sus expresiones sugerían “¡Es una chica sin remedio, esa chica!”

 

Bell: “¿Debo ir a llamarla?”

Shin: “No, solo quería saludarla. Probablemente la veamos más tarde de todos modos, está bien”.

 

Shin negó con la cabeza ante la pregunta simultánea de Bell y Shell. No tenía ganas de interrumpir su cocina solo para saludar. En el pasado, el jefe de Shigureya y por lo tanto el jefe de cocina, era naturalmente Cook.

 

Zazie y Lapwing eran ambas chefs vice-jefes. Sus habilidades culinarias estaban en el mismo nivel. Mientras que, en cuestiones de batalla, Lapwing se destacó en el combate terrestre y Zazie en encuentros marinos.

 

Bell y Shell, las camareras, no sobresalieron en la cocina, pero en términos de poder de lucha estaban por encima de Zazie y Lapwing.

 

Shin: “Gracias por la comida.”

 

Zazie y Lapwing llegaron después de que el grupo terminó de comer, como si hubieran estado esperando el momento adecuado. Junto a Lapwing que iba vestida de kimono estaba la esbelta pero musculosa figura de Zazie, vestida con el traje de chef. A primera vista, sería difícil decir que trabajaban en el mismo restaurante.

 

En contraste con la forma suave y afable de Lapwing, Zazie era del tipo “salvaje”, y le quedaba bien el pelo corto y rojo. Ella parecía mucho más un aventurero que una cocinera.

 

Shin: “¿Te volviste aún mejor en la cocina?”

Zazie: “Si realmente lo crees, mis esfuerzos han dado sus frutos”.

 

Lapwing asintió con una sonrisa.

 

Zazie: “Entonces, ¿qué los trajo aquí hoy?”

 

Zazie finalmente habló, con una voz grave que encajaba con su apariencia. Sus ojos color marrón le dieron una apariencia intensa, apenas una pulgada de deslumbrante.

 

Shin: “Pensé en hacerles una visita, ya que estábamos en la zona y todo. Lamento haber hecho que preparan una habitación privada para nosotros”.

Zazie: “No, no es inconveniente si se trata de un amigo del señor Cook”.

 

A pesar de sus palabras, la expresión de Zazie sugería que a ella le resultaba un dolor en el trasero.

 

Si uno no supiera que su expresión agria era algo con lo que nació, parecería que estaba realmente irritada.

 

Zazie: “... déjame preguntarle una cosa. Shin, ¿no ha venido por ese rumor?”

Lapwing: “Zazie, por favor. Es ‘señor’ Shin”.

Shin: “No, está bien. O más bien, ¿a qué rumor te refieres?”

 

Shin apaciguó Lapwing y pidió más detalles sobre el rumor.

 

Zazie: “En los mares de Barbatos, hay un área llamada Kuwain. Un marinero dice haber visto un barco gigantesco allí. Quien lo vio es un elfo que sabía cómo se ve Celciutos”.

Shin: “¿Quieres decir que el barco en cuestión era Celciutos?”

Zazie: “Sí.”

 

Zazie miró a Shin con una mirada penetrante.

 

La luz en sus ojos provenía de la firme determinación de buscar y encontrar a Celciutos, la Casa del Gremio de su maestro, Cook.

 

Shin: “Cambio de planes entonces. Cuéntanos más sobre la situación actual. Si es posible, la recuperaremos”.

 

El barco fantasma mencionado por Aral... Shin pensó que podría ser lo que estaban buscando.

 

Aparentemente, el elfo que había visto el misterioso barco ya no estaba en Barbatos: había venido a informar a Zazie y a los demás que había visto a Celciutos varios años antes.

 

Shin: “¿Ese elfo es el personaje de apoyo de alguien?”

Zazie: “No, para decirlo en términos simples, es solo un NPC. Solía ​​trabajar en el puerto de Erculus y tuvo la oportunidad de ver a Celciutos varias veces, así que recordó su apariencia”.

Lapwing: “Es cierto que se detuvo un par de veces en Erculus. La probabilidad de que haya cometido un error es bastante baja entonces”.

 

Erculus era una ciudad inicial que prosperó como un puerto en la era del juego. Además de los barcos de todos los tamaños, las casas de los gremios en forma de barcos también podrían fondear allí.

 

Incluso sin tener que anclar en un puerto, todos los miembros de Rokuten podrían tele transportarse directamente desde sus casas u hogares de gremio. También había un personaje de apoyo establecido exclusivamente para reabastecer suministros, por lo que nadie más tenía que hacer eso.

 

Sin embargo, como era un barco, de vez en cuando usaban puertos temporalmente. Una de las razones era mostrar el enorme y lujoso buque que era Celciutos.

 

Shin: “¿Dónde exactamente está el área de Kuwain?”

Zazie: “De acuerdo con los pescadores y marineros de los buques mercantes, es el área sobre Hinomoto saliendo de Barbatos. No está sellado, pero está designado como una zona marina peligrosa, por lo que el gremio prohíbe entrar en él”.

 

Zazie respondió con una mueca, a lo que Lapwing explicó que se debía a la negativa del gremio a permitirles la entrada en el área de Kuwain cuando lo solicitaron.

 

Shin: “¿Qué significa exactamente ‘zona marina peligrosa’?”

Lapwing: “El área de Kuwain está rodeada por tres poderosas corrientes, como si formaran un triángulo. Cada rincón de este triángulo se ha convertido en el hogar de monstruos que protegen sus respectivos territorios. Hasta hace unos años, los monstruos simplemente ahuyentaban a los que intentaban entrar en su zona, pero ahora la gente dice que comenzaron a atacar y destruir barcos: incluso en áreas que antes eran pacíficas. Ahora hay tormentas frecuentes lo suficientemente violentas como para hundir incluso a los barcos de gran tamaño”.

                                                                                              

Lapwing continuó la explicación de Zazie y al final uso una mano en su mejilla y suspiro.

 

Las tormentas por sí solas eran problema suficiente, pero con los monstruos involucrados también, no estaba mal que el gremio sellara el área para inspeccionarla, o eso pensaba Shin.

 

Había tres monstruos que custodiaban el área de Kuwain, llamados las Tres Bestias Marinas.

 

En el noroeste, un calamar gigante con extremidades de 20mels y gemas que podían lanzar magia, “Mascurda”.

 

En el sureste, un tiburón con aletas afiladas y agujas venenosas creciendo por todo su cuerpo, “Eolios”.

 

En el sudoeste, una serpiente marina con vello corporal y ojos compuestos tan duros como el acero e incluso pinzas tipo cangrejo, “Keseldran”.

 

Estos tres monstruos, al mando de sus secuaces, lucharon constantemente para expandir sus territorios, por lo que muy pocos regresaron vivos del área de Kuwain, agregó Lapwing.

 

El elfo que había visto a Celciutos casi había muerto allí mismo: su barco destruido, fue llevado por las corrientes y terminó dentro del área de Kuwain. Estaba preparado para encontrar su fin, o al menos eso dijo.

 

Después de ver a Celciutos, agotó su energía y se hundió bajo las olas, pero cuando despertó se encontró flotando cerca de la costa de Barbatos, colgando de un tablón de madera como un tronco flotante. Un barco que pasaba lo rescató, por lo que apenas había sobrevivido.

 

Lapwing: “Definitivamente hay algo extraño pasando allí”.

Shin: “Sí. Basado en el medio ambiente marino, probablemente fueron bestias, quizás tritones o peces”.

 

Shin también estuvo de acuerdo con la hipótesis de Lapwing.

 

En THE NEW GATE, las criaturas marinas parecidas a los humanos se llamaban “Mermen”, mientras que las que eran más similares a los peces se llamaban “Fishmen”. Ambas categorías eran variaciones de las bestias, especializadas en combate submarino: podían bucear sin límites y todas sus estadísticas crecían un 10% mientras estaban bajo el agua. A cambio, sus estadísticas disminuyeron en un 10% cuando estaban en tierra.

 

Bajo el agua, todos los obstáculos a su movimiento desparecían, por lo que se jactaban de tener una fuerza sin igual en el mar.

 

Algunos jugadores emplearon estrategias como usar esta habilidad de buceo ilimitada para ahogar a otros jugadores y ganar. Teniendo nombres y estados inusuales, tenían una posición única dentro de la categoría Bestia.

 

Shin: “De acuerdo con lo que dijo ese elfo, incluso si la entrada está prohibida, no es como si hubiera paredes o algo así, ¿no? ¿No podríamos solo ir allí?”

Lapwing: “Creo que es posible, pero para inspeccionar el área necesitaríamos una nave de un tamaño bastante grande, por lo que sería difícil entrar sin el permiso del gremio, supongo”.

 

Lapwing y los demás no pudieron conseguir un barco de suficiente tamaño, por lo que su solicitud fue rechazada.

 

En el juego, Shin había experimentado el mar durante una tormenta. Olas lo suficientemente grandes como para derribar incluso las naves grandes, a menos que tuvieran hechizos mágicos para evitarlo, eran comunes en este mundo. Los barcos promedio no tendrían ninguna posibilidad.

 

Shin: “Supongo que eso significa que debemos obtener permiso primero. ¿Sabes cuáles son las condiciones?”

Lapwing: “Tener un barco igual o superior a un cierto tamaño. La presencia de un aventurero rango A o superior. Tener equipo adecuado para luchar bajo el agua. Esas tres deberían ser todas las condiciones. Naturalmente, no hay ninguna compensación en caso de muerte o lesión. Ir a esa área se considera que tiene un deseo de muerte, después de todo”.

Shin: “Sí, puedo ver eso.”

 

Shin estuvo de acuerdo con las palabras de Lapwing. Incluso excluyendo las tres Bestias Marinas, la zona de Kuwain estaba plagada de monstruos. Solo por escuchar lo que dijeron Zazie y Lapwing, Shin pudo ver cuán problemática podría ser la zona.

 

Originalmente, los monstruos marinos aparecían en el océano con mucha más frecuencia que los monstruos en tierra. La exploración no era estable y los ataques podían venir de cualquier dirección. Además, si el enemigo está atacando bajo el agua, las opciones se vuelven limitadas.

 

En la era del juego, había muchas historias de jugadores que se habían hecho un nombre en tierra, pero que luego murieron tan pronto como desafiaron los mares.

 

Las tres Bestias Marinas eran poderosos monstruos alrededor del nivel 800, por lo que sus subordinados obviamente también serían bastante amenazantes. Zazie y sus camaradas se habían criado centrándose más en las habilidades de creación, como cocinar en lugar de luchar, por lo que les habría resultado difícil regresar con vida.

 

Shin: “Primero que nada, lo que necesitamos es un barco”.

Zazie: “Señor. Shin, ¿tiene algo en mente?

 

Zazie miró a Shin con una expresión llena de anticipación.

 

Shin: “Bueno, en realidad, tengo las partes. Si puedo tener un lugar para armarlas, puedo hacer un barco”.

 

Celciutos era extremadamente grande y poderoso incluso entre todos los otros buques de guerra de poder mágico: en THE NEW GATE, era uno de los mejores súper acorazados existentes. Sus piezas de mantenimiento fueron hechas en cantidades absurdas, la mayoría de ellas hechas por el herrero, Shin. Una gran cantidad de prototipos y piezas de repuesto para barcos descansaban en el cuadro de artículos de Shin.

 

Shin mantuvo las piezas en carpetas separadas, de acuerdo con el tamaño del barco para el que fueron creadas. Podía intercambiar partes y personalizar naves, siempre que los tamaños fueran los mismos.

 

Lapwing: “¡Como se esperaba del Señor Shin! ¡¡Hagamos las preparaciones de inmediato!!”

 

La abrumada Lapwing estaba lista para salir de la habitación.

 

Shin: “¿Realmente puedes tener un lugar listo tan fácilmente? No puedo simplemente construirlo en cualquier lado, ¿sabes?”

 

En el juego, todo lo que uno tenía que hacer era ir a la oficina de administración del puerto y registrarse para construir un barco, pero en realidad las cosas no podían ser tan fáciles.

 

Lapwing: “Estamos construyendo un barco en el astillero de un conocido. Me siento mal por los carpinteros, pero tomaremos prestado ese espacio”.

Shin: “¿Está eso bien? Quiero decir, en términos de su relación con ellos.”

 

Si había un lugar disponible, querían comenzar de inmediato, pero decir que ya no necesitaban el barco solicitado podría ser un problema.

 

Zazie: “Creo que estará bien. Ese carpintero no se preocupará por pequeñeces si eso significara perfeccionar sus técnicas. Por el contrario, estoy segura de que mirará la nave que fabriques y tratará de robar tus técnicas”.

 

Zazie agregó que el carpintero probablemente querría ver como la nave se hacía en lugar de la suya.

 

Shin: “¿Puedes llevarme allí de inmediato, entonces? Quiero hacer los preparativos y dirigirme a Kuwain lo antes posible”.

 

Las dos chicas asintieron a las palabras de Shin y se pusieron de pie. Después de haber dejado el trabajo de lavar los platos a Bell y Shell, Zazie y Lapwing guiaron al grupo de Shin hacia una avenida grande. No se habían cambiado antes de irse, ya que sus ropas tenían encantamientos mágicos que las mantenían limpios a ellas y a sus equipos en todo momento. No era algo útil en la batalla, pero Cook declaró que era absolutamente necesario. Shin recordó haberlos hecho con Cashmere y la ayuda de Hecate.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 39 (parte 5).




Manual




Zazie: “Es aquí.”

Shin: “Como se esperaba de un astillero, es realmente enorme”.

 

El grupo de Shin visitó un astillero ubicado en el borde del puerto. A pesar de su ubicación, no perdía en tamaño a otros astilleros. El grupo siguió a Zazie hasta los muelles y encontró dos galeones colgando en el aire suspendidos por accesorios. Junto a ellos había una nave en proceso de construcción, probablemente la que fue solicitada por Zazie y sus camaradas.

 

Los trabajadores notaron la llegada de Zazie y uno de ellos llamó a un hombre grande que estaba un poco más lejos de ellos.

 

El hombre entonces se acercó; era de baja estatura, pero casi dos veces más ancho que una persona promedio, con un físico robusto y musculoso.

 

“Hola, Zazie. El barco todavía está en construcción, ¿sabes?”

 

A juzgar por el tono familiar del hombre, debe estar en buenos términos con Zazie. Shin imaginó que era uno de los jefes carpinteros.

 

Zazie: “Vine a hablar de ese barco. Esta persona es un conocido nuestro, un aventurero llamado Shin. Este hombre es el jefe y carpintero en jefe del astillero de Gourd, Zigma Gourd, pero todos lo llaman jefe”.

 

Zazie hizo las presentaciones; Shin le había dicho que no quería atraer la atención donde otras personas pudieran ver, por lo que ella había mantenido las presentaciones al mínimo. Lapwing estaba preocupada mirándola.

 

Zazie: “Tranquilízate, Lapwing”.

Lapwing: “Zazie, ¿no es esa forma de hablar un poco grosera?”

Schnee: “Está bien, Shin no es el tipo de persona que se preocupa por cosas así”.

 

Incluso cuando Schnee agregó un comentario útil, Zazie continuó hablando con Zigma. Ella le dijo que suspendiera la fabricación de la nave y Zigma miró a Shin.

 

Zigma: “Esto no es algo de lo que tengamos que hablar aquí. Vamos a la parte de atrás, síganme”.

 

El grupo siguió los pasos de Zigma hasta una pequeña habitación en la parte de atrás de la oficina. Después de que sirvieron las bebidas, Zigma comenzó a hablar.

 

Zigma: “Entonces, ¿por qué ya no necesitas el barco? Sé por qué lo necesitabas, por qué estás tan empeñada en esto. No creo que puedas encontrar un reemplazo tan fácilmente”.

 

Para tener un barco normal, solo se necesita pagar la cantidad correcta de dinero. Sin embargo, Kuwain es una zona marina extremadamente peligrosa con fuertes tormentas. Un barco que tenía solo su gran tamaño como su única ventaja todavía estaba condenado a hundirse.

 

Zigma: “Las conozco chicas, no pueden haberse rendido, ¿verdad? ¿Aquí está involucrado ese muchacho?”

Lapwing: “Sí, el señor Shin va a hacer el barco”.

Zigma: “¿Que dices?”

 

Zigma miró a Shin de nuevo, directo y profundo, como para analizar qué tipo de persona era.

 

Shin: “Sí, me gustaría tomar prestado el espacio donde se está construyendo esa nave”.

Zigma: “¿Tienes los materiales? Para hacer un barco como el que especifica el gremio, tan solo los materiales cuestan un brazo y una pierna, ¿sabes?”

Shin: “Ya tengo las partes, sí. No había otro buen lugar para juntarlos, así que ...”

 

Dicho esto, Shin puso una carta de objeto sobre la mesa.

 

Zigma: “Una tarjeta de objeto eh. Es cierto que eso facilita el transporte de materiales. Pero solo tener las partes no es suficiente para construir un barco, ¿qué dices a eso?”

 

La construcción de un barco requería una cierta cantidad de mano de obra. Incluso si las piezas y herramientas se convirtieran en tarjetas de objeto, el grupo de Shin era solo de cinco personas. Con tres de ellas siendo mujeres, Zigma parecía escéptico de que podrían construir un barco por sí mismos.

 

Shin: “No quisiera que esto se supiera, pero... usando habilidades, lo haría de alguna manera”.

Zigma: “... Ya veo, entonces eres un heredero de habilidades”.

 

Zigma asintió, convencido.

 

Las habilidades permitían el uso de fuerzas mucho más allá de la comprensión humana. La caja de objetos, que permitía a niños llevar artículos de peso masivo, también era similar.

 

Desde el punto de vista de alguien que no entendía las habilidades, era algo imposible de comprender. La forma de hablar de Shin se debía a que él era un heredero, y Zigma lo reconoció.

 

Es un artesano, pero también un hombre de negocios. El contrato se canceló unilateralmente, pero Zazie dijo que pagarían el precio completo, por lo que se aceptó su solicitud.

 

Zigma: “Bueno, es cuestión de negocios, si pagas no tengo nada que decir”.

Zazie: “No me parece que sea así, ¿cierto?”

 

Como Zazie señaló, incluso si Zigma decía estar de acuerdo, su expresión amarga sugería lo contrario.

 

Zigma: “¿Me puedes culpar? Construir barcos es mi trabajo de vida. No he escatimado nada, ni materiales ni técnica, en el barco que estamos haciendo ahora. Puedo jurar que sería la obra maestra de mi vida”.

 

Seguramente estaba confiado; La expresión de Zigma no contenía ni un centímetro de arrogancia.

 

Zigma: “Dicho eso, Zazie. Tu expresión me dice que el muchacho de aquí puede construir algo mucho mejor que yo. Conoces mis habilidades, y aquí tenemos a alguien en quien confías mucho. Puedes apostar que estoy interesado”.

Zazie: “Nunca cambias, ¿verdad? Shin, estoy segura de que estará bien si se trata de él”.

 

Zazie miró a Shin, como para animarlo a mostrarle a Zigma su habilidad.

 

La actitud de Zigma y el tamaño del barco en construcción demostraba claramente que estaba orgulloso de su experiencia, por lo que Shin decidió que podía dejar que Zigma viera sus habilidades.

 

Shin: “... no le digas a nadie más lo que veas o escuches, y nunca menciones que me viste. Si puedes prometerme estas dos cosas, entonces está bien”.

Zigma: “Entendido. Todo lo que vea o escuche, lo llevaré conmigo a la tumba. Si hay algo que pueda robar, ¿me dejarás?”

Shin: “Toma todo lo que puedas. No te detendré si quieres usarlo como referencia para otro trabajo”.

Zigma: “Vaya con este es un muchacho engreído. ¡Me estoy emocionando aquí!”

 

No era posible convertir una habilidad en tuya con solo mirarla. Mirar el barco completado y usarlo como referencia para otros proyectos no era un problema para Shin.

 

En contraste, Zigma asintió, con una sonrisa maliciosa en su rostro. Su orgullo como artesano se estaba ardiendo, sin lugar a duda.

 

Como no había separadores ni barreras dentro del astillero, Shin armaría el barco después de que los demás carpinteros se fueran. El grupo se dividió con Zazie y Lapwing por el momento, quienes regresarían a Shigureya y los demás se dirigieron al gremio.

 

Shin: “Ojalá nos den permiso sin armar demasiado escándalo”.

 

Shin murmuró eso para sí mismo, incluso si sabía que sería difícil. Filma, que estaba mirando alrededor del paisaje de la ciudad de Barbatos, lo escuchó y respondió:

 

Filma: “A juzgar por lo que dijo Zazie, ¿no sería bastante imposible? Dudo que dejen a alguien ir a un lugar sabiendo que significa tener un deseo de muerte tan fácilmente”.

Shibaid: “Sin embargo, son los actuales propietarios de Shigureya. El gremio o el gobierno podrían no querer perder un talento así.”

Schnee: “Eso es probable. Shigureya se convertiría en un almacén si se fueran.”

 

Shibaid dijo que incluso con la nave, las posibilidades de obtener autorización eran bajas, y Schnee estuvo de acuerdo.

 

Por lo general, las personas ajenas podían acceder a las casas de los gremios si el propietario estaba dentro o junto con el visitante. Esto era lo mismo para Tsuki no Hokora de Shin también; ahora que estaba habitada, solo Tiera, Yuzuha y Kagerou, y los personajes de apoyo como Schnee, podían ingresar a ella.

 

Yuzuha porque tenía un contrato con Shin, Tiera porque Schnee la registró como miembro de Tsuki no Hokora cuando la tomó bajo su protección, y Kagerou por la misma razón que Yuzuha.

 

Si Zazie y sus compañeros murieran, en este mundo solo a Shin se le permitiría ingresar a Shigureya, ya que tenía una autorización especial debido a ser miembro de Rokuten.

 

Shin no sabía cómo trataban a Zazie y los demás en Barbatos, pero se imaginaban que no querían que fueran a zonas tan peligrosas.

 

Shin: “Bueno, vamos a intentarlo. Será mejor que recopilemos información sobre los monstruos que aparecen en estas partes también”.

 

El solo hecho de conocer qué es lo que podrían enfrentar sería muy útil, la autorización también podría llegar más tarde. Es lo que Shin pensó, cuando Tiera, que no había hablado ni una palabra hasta entonces, lo llamó.

 

Tiera: “Oye, Shin. Pelear en el mar será algo así como cuando peleamos contra los [Gale Serpents] en la tormenta la última vez, ¿no?”

Shin: “Bueno ... sí, pero también podríamos tener que luchar bajo el agua. No creo que Celciutos pueda hundirse, ya que también tiene una función de buceo. Si por algún mal funcionamiento se hunde bajo el agua, tendríamos que bucear para recuperarlo”.

 

Shin podría convertir cualquier equipo en equipo utilizable bajo el agua.

 

Ya lo había hecho con todos los miembros del grupo... pensó, y luego recordó que el equipo de Tiera se había actualizado.

 

Shin: “Oh sí, tenemos que hacer ‘eso’ una vez más”.

Tiera: “No hagas nada raro esta vez, ¿de acuerdo?”

Shin: “Deja de decir cosas que podrían malinterpretarse ... el diseño es aleatorio, ya te lo dije. Yo mismo me sorprendí de que tuvieras eso de todas las cosas”.

 

Un pequeño accidente ocurrió la última vez que Shin conectó la función submarina al equipo de Tiera. Fue un caso muy raro, pero para una mujer un diseño como ese era un poco ... no, extremadamente revelador. Era doblemente raro, ya que rara vez aparecía y Shin nunca había visto a nadie usarlo.

 

Tiera: “Estaba muy sorprendida!! ¿Qué diablos fue eso, de todos modos? ¡Incluso si fuera a nadar bajo el agua, usar eso fuera ... me haría parecer una mujer pervertida!”

 

Al recordar el incidente, Tiera se sonrojó ferozmente y protestó.

 

Shin: “¡Cálmate por favor! ¡Hablas demasiado fuerte!”

 

Afortunadamente, había pocas personas a su alrededor, pero habían atraído la atención de esos pocos, por lo que el grupo se alejó rápidamente.

 

Mientras caminaban, Shibaid lanzó una pregunta.

 

Shibaid: “Shin, ¿qué le pasó a Tiera? No podría haber sido algo trivial, si ella mostró emociones tan fuertes en público”.

Shin: “Cuando conecté la función submarina a su equipo, bueno, hubo un pequeño accidente. La ropa y armadura se convierten en un traje de baño, ¿verdad? Apareció uno bastante peligroso”.

 

Shin pensó que era bastante agradable para los ojos, pero no se atrevió a expresar sus pensamientos.

 

Shibaid: “Hmm ya veo. Hay muchas más variaciones para las mujeres que para los hombres, después de todo. Recuerdo que también hay unos bastantes extraños”.

Filma: “Algunos de ellos son más embarazosos que estar desnudos. Yo también tenía algo bastante loco. ¿Estás seguro de que es realmente aleatorio, hmm?”

Shin: “¡Dije que lo es! Si pudiera elegir, elegiría algo modesto desde el principio”.

 

Shin respondió firmemente a las burlas de Filma. Si no lo hiciera, los ojos de Schnee arrojarían dagas aún más afiladas en su espalda.

 

Filma: “Escuché que nada de eso sucedió en el caso de Schnee, ahora que lo recuerdo.”

Shin: “Sólo es una coincidencia, te lo digo.”

 

Tiera y Filma tenían diseños muy reveladores, pero Schnee consiguió el que tenía y no había cambiado desde la primera vez, por lo que se decidió de inmediato.

 

Sin embargo, dependiendo del punto de vista, se podría decir que, en el caso de Schnee, cualquier diseño hubiera funcionado.

 

Shin: “No se puede evitar, ¿verdad? Creo que ese es el que se ve mejor en ella”.

 

Shin no estaba descuidando a Schnee, o eso dijo con firmeza. No había mentiras allí.

 

Filma: “¿Escuchaste eso?”

 

Filma sonrió y se volvió hacia Schnee, que estaba caminando detrás de ella.

 

Schnee: “No he dicho nada”.

 

Schnee miró hacia otro lado, pero a juzgar por sus orejas temblorosas, seguramente no parecía disgustada.

 

Filma: “Heh, tal como estaba previsto”.

Shin: “Tch, eso fue a propósito!?”

 

Shin gimió hacia la risa de Filma.

 

Shibaid: “Suficiente sobre el equipo, ahí está el gremio”.

 

Shin miró hacia adelante en respuesta al anuncio de Shibaid y vio un edificio muy similar a los que había visto en Bayreuth y Falnido. El letrero también mostró que no había ningún error.

 

Shin: “Por cierto, Filma, ¿estas registrada en el Gremio de Aventureros?”

Filma: “¿Hmm? No ¿Por qué? Cuando estaba activa, la gente todavía se estaba recuperando de la confusión causada por ‘The Dusk of the Majesty’, y no había organizaciones intercontinentales como el gremio”.

Shin: “Supongo que deberíamos hacer eso entonces. También obtendrías una identificación”.

 

En la actualidad, para el grupo de Shin eso era lo que valía una tarjeta del Gremio. Vender los materiales que tenían significaba que nunca se habían quedado sin fondos. También servía para recopilar información, ya que Shibaid es de rango A, no era necesario que Shin y los demás elevaran sus propios rangos.

 

Shin: “Es lo mismo por dentro también, eh”.

 

El interior del gremio tenía los mostradores de la recepción a la derecha, una taberna a la izquierda y una tabla con peticiones en el centro, la composición habitual.

 

Las únicas diferencias eran las especies y el equipo de los aventureros en el interior. Probablemente debido a que Barbatos estaba cerca del mar, podían ver hombres y pescadores aquí y allá. Shin también notó varios artículos de clase ‘Raro’ y ‘Único’, probablemente recogidos del fondo marino.

 

Recepcionista: “Bienvenido a la sucursal de Barbatos del Gremio de Aventureros. ¿Cómo puedo ayudarte?”

 

Una mujer con el pelo rubio claro estaba en la recepción.

 

Shin: “Me gustaría registrarla como una aventurera”.

 

Shin conocía las reglas del gremio, así que saltaron las diversas explicaciones y procedieron con el registro.

 

Recepcionista: “—- registro completo. Tu tarjeta estará lista para recoger mañana”.

 

Como antes, tardó un día en emitir la tarjeta.

 

Shin: “Ya que estamos aquí, me gustaría preguntarte algo. Se trata sobre la autorización para ingresar al área de Kuwain, ¿es posible recibirla si tenemos un barco listo?”

Recepcionista: “Autorización para entrar ... el área de Kuwain ...?”

 

Pocas personas probablemente han preguntado al respecto. La recepcionista parecía no tener idea de lo que Shin estaba hablando.

 

Shin: “Sí, escuché que se necesitaba la autorización del gremio o del estado para poder ingresar. ¿Como funciona?”

Recepcionista: “Por favor, espere un momento ... nuestro personal necesita ver el barco antes de otorgar la autorización. Hay un caso pasado de personas que se dirigieron al mar con un barco de un tamaño más pequeño que el que se informó en la solicitud y desapareció.”

 

La recepcionista habló mientras miraba un documento, probablemente enumerando las regulaciones. En el caso que ella citó, algunos pescadores habían sido testigos del abandono del puerto por parte del solicitante.

 

Shin: “Entendido. Volveré otra vez una vez que tengamos el barco”.

Recepcionista: “Usted puede presentar su solicitud primero, si lo desea. El personal puede corroborar la información del barco cuando lo revise, por lo que los procedimientos pueden ser un poco más rápidos”.

Shin: “Ya veo. Sí, lo haré”.

 

Pensando que ahorrar tiempo era siempre bienvenido, Shin completó los campos obligatorios del formulario de solicitud.

 

Recepcionista: “Tu nombre es ... Shin, ya veo. Por favor, presente su tarjeta de gremio también”.

 

Shin entregó el formulario de solicitud lleno y la recepcionista lo comprobó y lo comparó con su tarjeta de gremio.

 

Recepcionista: “¿Usted es de rango D? Me temo que incluso si tiene un barco, no se le concederá la autorización”.

Shin; “Hay alguien de rango A en mi grupo. Eso significa que no hay problema, ¿verdad?”

Recepcionista: “Sí, eso es correcto, pero ... si no te importa que confirme, ¿eres el líder del grupo, señor Shin?”

Shin: “Sí.”

Recepcionista: “¿Podría por favor decirme los rangos de los miembros de su grupo?”

 

A pesar de la presencia de alguien de rango A, el líder del grupo era el rango D. La recepcionista probablemente lo encontró extraño.

 

Algunos aventureros establecen deliberadamente miembros de rango inferior como líderes, para permitirles acumular experiencia. Sin embargo, no había ninguna razón para utilizar a un líder inexperto cuando iba a un lugar como Kuwain.

 

Shin: “Tenemos a una persona de rango C y a una persona de tango F y dos monstruos compañeros. Dependiendo de las circunstancias, otros miembros también podrían unirse a nosotros más tarde”.

 

Zazie y los demás probablemente también vendrían con ellos, pero como Shin no sabía si estaban registrados como aventureros o no, mantuvo las cosas vagas a propósito.

 

Recepcionista: “Gracias. ¿Sabes cuáles son las condiciones para la autorización?”

Shin: “Sí. La presencia de un aventurero de rango A, un barco igual o superior a cierto tamaño, equipo utilizable bajo el agua, o eso me han dicho”.

 

Shin repitió las condiciones que escuchó de Zazie.

 

Recepcionista: “Si, eso es correcto. ¿Está listo su equipo?

Shin: “Sí, para todos los miembros del grupo. ¿Necesitas comprobar eso también?”

Recepcionista: “Pido disculpas por las molestias, pero es una política. No quiero dudar de sus habilidades, señor Shin. Simplemente deseamos mantener el riesgo de perder valiosos aventureros a niveles mínimos”.

Shin: “No hay problema. También deseo mostrarles que no tenemos ninguna intención de morir.”

 

Con el barco y el equipo que Shin puede proporcionar, un mar tormentoso o dos serían un pedazo de pastel. También en base a los miembros de su grupo, a menos que sucediera algo increíble, nadie corría peligro de ser herido.

 

Sin embargo, no podía dejar que el gremio lo supiera todo. Las técnicas de Shin eran demasiado avanzadas para este mundo; si las revelaba sin pensar, se arriesgaba a crear una conmoción.

 

Shin estaba pensando en enmascarar el barco cuando era el momento de mostrarlo también.

 

Shin: “Si es posible, me gustaría saber sobre los monstruos presentes en el área de Kuwain”.

 

La información sobre los monstruos varía mucho en función del área, pero el gremio registró todo lo que los aventureros informaron. Saber contrarrestar a los monstruos influyó grandemente en la tasa de supervivencia de los aventureros.

 

El trabajo del aventurero siempre requería que sus vidas estuvieran en la línea, por lo que era absolutamente necesario que prestaran atención a la información de los monstruos.

 

Recepcionista: “Puede encontrar dicha información en la sala de referencia”.

 

Los documentos disponibles variaban según el rango, pero en general todos los documentos, excepto los relativos a monstruos en mazmorras peligrosas o áreas selladas, estaban disponibles.

 

También se informó que los monstruos en el área de Kuwain habitaban en otras áreas, por lo que el grupo de Shin podía examinar la información sobre ellos, excluyendo a las tres Bestias marinas.

 

Shin: “Muchas gracias.”

Recepcionista: “Una vez que su barco esté listo, por favor venga a la recepción de nuevo. Si no estoy presente, diga que Arno Toole recibió su solicitud, me aseguraré de que se pueda procesar”.

Shin: “Entendido. Volveré otra vez ...

Arno: “Oh, mis disculpas. Hay algo más de lo que necesito hablarle, señor Shin.”

 

Shin estaba a punto de llamar a Schnee y los demás para que fueran a la sala de referencia, cuando Arno lo detuvo.

 

Shin: “¿Algo más?”

Arno: “Hay alrededor de diez solicitudes específicamente para ti”.

Shin: “Solicitudes para mí, eh. Lo siento mucho, pero tengo algo urgente que hacer y no puedo aceptarlas”.

Arno: “Entendido. Como no puede aceptar las solicitudes, deberá firmar los formularios de solicitud. Por favor, espere en ese lugar, prepararé los documentos necesarios.”

 

Arno señaló una pequeña cabina junto al mostrador de recepción. Shin le dijo a Schnee y a los demás que esperaran, luego se sentó en el sofá más cercano en la cabina.

 

Arno: “Me disculpo por la espera. Estos son los formularios de solicitud.”

 

Shin tomó los formularios y firmó el campo indicando que no podía aceptar la solicitud.

 

Miró a los solicitantes mientras firmaba y encontró nombres y lugares que recordaba, como el reino de Bayreuth o Balmel.

 

Shin: “Aquí, esto debería ser todos ellos”.

Arno: “…si no hay problema.”

 

Arno comprobó los formularios y asintió.

 

Arno: “¿Esto está realmente bien con usted? Las conexiones que podría obtener a través de estas solicitudes parecen muy valiosas”.

 

Arno explicó que los aventureros que abandonaron el gremio para ingresar en un contrato exclusivo con nobles o comerciantes, para garantizar un estilo de vida estable, no eran pocos.

 

Shin: “Me convertí en un aventurero con un objetivo determinado, por lo que no estoy pensando en servir a nadie hasta que lo haya logrado”.

Arno: “Ya veo. Los aventureros de rango A son realmente diferentes del resto, después de todo”.

 

Arno se río levemente después de decir esto, pero Shin estaba un poco confundido.

 

Shin: “Er, ¿estás hablando de la persona de mi grupo?”

Arno: “No, estoy hablando de ti, señor Shin. Lo comprobé antes, cuando procesé su solicitud. Debido a sus logros en la batalla de defensa de Balmel, su promoción al rango A se ha decidido”.

 

La larga discusión terminó con la decisión de promover a Shin al rango A.

 

Con Shibaid presente, pudieron verificar cualquier documento, por lo que no fue realmente significativo, pero aparentemente la notificación se había enviado a todo el continente.

 

Arno: “Decir que es rango D cuando en realidad es rango A ... eso no es bueno, señor Shin. Me sorprendió mucho cuando revisé su tarjeta de gremio”.

 

Era muy raro que los aventureros saltaran directamente de rango D a rango A. Para asegurarse de que no fuera un error, Arno había pedido a otros miembros del personal que lo confirmaran también.

 

Shin: “Aunque tampoco lo sabía hasta ahora”.

Arno: “Hay varios aventureros llamados Shin, pero nunca hubieran pensado que usted seria quien actuó en la batalla de defensa de Balmel. El nombre Shin ‘Slashing Hammer’ ha llegado incluso a Barbatos, ¿sabes?”

Shin: “Ah ... eso también”.

 

A Shin le habría encantado que ese apodo se extendiera lo menos posible, por lo que deseaba poder desaparecer entre los otros Shins.

 

Arno: “Después de estos grandes logros, es justo que lo evalúen de manera justa. Pero me alegro, ahora puedo enviarle con menos preocupaciones. Siempre es doloroso cuando alguien a quien asistí no regresa”.

Shin: “Estará bien, como puedes ver, resulta que soy de rango A, así que volveré en un instante. No voy a ir a Kuwain solo para cazar monstruos después de todo”.

 

El objetivo del grupo de Shin era encontrar a Celciutos. En caso de que estuviera dentro del territorio de una de las Bestias del Mar, podrían tener que luchar contra ellas. No había necesidad de entrar en contacto con ellos o luchar contra ellos, sin embargo.

 

Las fuerzas de las Bestias del Mar estaban en desacuerdo entre sí, por lo que era probable que dieran prioridad a mantener sus territorios y no se aventuraran fuera de ellos. Derrotar a uno podría hacer que los otros ataquen barcos o puertos, por lo que no tiene mucho significado.

 

Arno: “Si es posible, ¿podría saber cuál es su objetivo?”

Shin: “Sí, por supuesto. Sin embargo, no es algo tan fijo como ser llamado una meta. Si tuviera que darle un nombre, diría que es una aventura”.

Arno: “¿Aventura?”

 

No sería bueno que ellos vieran demasiado profundamente sus motivos, por lo que Shin usó la respuesta que había pensado previamente.

 

Shin: “Mares desconocidos donde el hombre teme pisar… ¿habrá algo allí, o tal vez nada? Desear saber eso es lo que hace a un aventurero, ¿no es así? Perseguir la pasión de la aventura”.

Arno: “Pasión”.

Shin: “Sí, bueno, también podrías decir que soy un idiota imprudente”.

 

Realmente existían áreas llamadas dominios no transitados que la gente rara vez visitaba. Shin supo sobre ellos por coincidencia, cuando estaba revisando documentos en Falnido.

 

Algunos aventureros se ganaban la vida entrando en esas áreas y encontrando objetos raros o explorando ruinas. Shin decidió presentar su grupo como perteneciente a tal categoría.

 

Arno: “No, en absoluto, hay muchos lugares que han sido descubiertos por esas personas. Nadie los llamaría idiotas.”

Shin: “Si dices eso, me siento más confiado”.

Arno: “Estoy segura de que lo sabe, pero luchar en el mar es completamente diferente a luchar en tierra. Los monstruos también son peculiares, pelear en un lugar como el mar significa que solo con caer, sus movimientos serán limitados. Morimos si no podemos respirar, y si la corriente nos arrastra y perdemos nuestro sentido de la dirección, solo la muerte espera. Por favor, no baje la guardia”.

Shin: “…No lo haré.”

 

Al trabajar en un gremio en una ciudad portuaria, seguramente sabía bien lo aterrador que podía ser el mar. Las palabras y la expresión de Arno mostraron de manera clara que estaba realmente preocupada por Shin y su grupo.

 

Arno: “Por favor, perdóname si suena condescendiente”.

Shin: “No, entiendo que dijiste eso por preocupación por nuestra seguridad. Soy consciente de lo peligroso que puede ser el mar, pero seré aún más cuidadoso”.

 

Shin luego fue a reunirse con Schnee y los demás para ir a la sala de referencia. Allí buscaron información sobre los monstruos que habitaban en el área de Kuwain y los compararon con lo que sabían. Al ser un área prohibida, no había mucha información, pero no había grandes diferencias con lo que sabían de la era del juego.

 

Shin: “El problema es que las tres bestias marinas se están volviendo violentas. Será más fácil si no vienen a atacarnos, eso es seguro”.

 

En el camino de regreso del gremio al astillero, Shin suspiró.

 

En el juego, los monstruos llamados Bestias Marinas no atacaban a menos que fueran provocadas. Sin embargo, según la información de Zazie, ahora atacaban indiscriminadamente a cualquiera que vieran.

 

Schnee: “¿Qué haremos si los dañamos y ellos no se retiran?”

 

Shin sostuvo su barbilla, pensando en cómo responder a la pregunta de Schnee.

 

Shin: “Podríamos escapar si detenemos sus movimientos, pero son más rápidos que nosotros en el agua ...”

 

Sería difícil hacer que los monstruos pierdan de vista al grupo, incluso con efectos de estado como “Paralisis” o “Confusión”.

 

Shin: “O los detenemos con habilidades de restricción o a través de la fuerza bruta”.

 

Un método sería golpearlos repetidamente con ataques de elemento eléctrico para interrumpir a la fuerza el control de sus cuerpos. Hacer eso evitaría que siguieran al grupo.

 

Si las restricciones, como los efectos de estado, resulta ser inefectiva, la única manera era infligir suficiente daño para ralentizar sus movimientos.

 

Filma: “¿Podríamos distraerlos con algún señuelo?”

Shin: “Pero todos son realmente enormes...”

 

Shin consideró la estrategia de señuelo de Filma también. Las 3 Bestias Marinas, sin embargo, eran mucho más grandes que el grupo de Shin. No tenían idea del tamaño que debería tener un señuelo lo suficientemente grande como para distraerlos.

 

La carta de objeto significaría que el peso no era un problema, pero obtener tal señuelo sería muy difícil. Incluso si usaban el dispositivo de creación de Tsuki no Hokora, usar valiosos ingredientes llenos de magia única como un señuelo sonaba como un desperdicio.

 

Shin; “¿No nos tragarían completos mientras el señuelo se está materializando de todos modos?”

 

Esa era la mayor preocupación. Si los monstruos se los comieron mientras el objeto seguía apareciendo, todo sería en vano.

 

Filma: “... estarás bien, Shin.”

Shin: “¡Mi HP lo estará, claro! ¡¡Pero mentalmente no estaré bien!!”

 

Shin no disfrutaría tener que salir del vientre del monstruo. La idea de Filma estaba obviamente fuera de lugar.

 

Shin; “De todos modos, primero tenemos que construir el barco ...”

 

Shin emitió un suspiro de cansancio y postergó la conclusión del problema para más adelante.

 

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 40 (parte 1).




Manual




El grupo de Shin llegó de nuevo al astillero justo cuando la jornada laboral habitual estaba llegando a su fin. Mirando dentro, vieron a los trabajadores comenzar a limpiar antes de irse.

 

Zigma: “Oh, estás de vuelta, eh”.

 

Zigma vio al grupo y de inmediato y se acercó a ellos.

 

Shin: “Sí. ¿Qué hay de Zazie y los demás?”

Zigma: “Ya están en la parte de atrás. ¿Quieres que los llame?”

Shin. “No, nos dirigiremos allí nosotros mismos. Supongo que tomará más tiempo hasta que los trabajadores se vayan de todos modos”.

Zigma: “Tienes razón en eso.”

 

En la sala donde habían hablado con Zigma ese mismo día, Shin encontró a los miembros de Shigureya, como había dicho el jefe de carpinteros.

 

Mataron el tiempo hablando y luego se dirigieron al área de trabajo después de asegurarse de que todos los trabajadores se habían ido a casa.

 

Shin: “¿Qué hiciste con la nave en la que estabas trabajando?”

Zigma: “Zazie la convirtió en una tarjeta. Después de todo, sería un desperdicio simplemente deshacerse de ella”.

 

El jefe no tenía intención de tirar los materiales.

 

Shin: “Me pondré a trabajar de inmediato, entonces”.

 

Shin asintió a las palabras de Zigma y comenzó a elegir las partes que necesitaba de la caja de objetos. Desde el punto de vista de Zigma, probablemente parecía que Shin estaba dibujando algo en el aire con su dedo índice.

 

Shin: “Solo tomará un instante, así que asegúrate de no parpadear”.

Zigma: “Todo bien.”

 

Shin activó la habilidad y los planos de la nave aparecieron en su cabeza. En el juego, habrían aparecido en una ventana de menú separada.

 

Donde faltaban o sobraban piezas, los planos parpadearían en rojo. En el mapa en la cabeza de Shin, sin embargo, no había manchas rojas.

 

Shin. “[Creation]!”

 

Shin activó un comando y las tarjetas de objeto se arremolinaron en el aire, brillando intensamente. Las luces, como si tuvieran voluntad propia, cambiaron de forma y formaron una nave.

 

Zigma: “¿¡Qu-qué demonios...!?”

 

La voz completamente sorprendida de Zigma escapó de sus labios. Probablemente había esperado una habilidad que combinara todas las partes de la nave en un instante. Ver las luces cambiando de forma frente a sus ojos seguramente hubiera sido impactante si no hubiera sabido sobre la habilidad.

 

Unos momentos después de que las luces empezaron a cambiar de forma, se formó un barco no muy diferente de un gran crucero.

 

Shin: “Nuestro principal objetivo es la exploración, por lo que me centré en el movimiento y la defensa”.

 

Las naves creadas por los jugadores tenían diferente rendimiento en función de las partes utilizadas. Shin había elegido partes que permitirían a la nave moverse con agilidad incluso durante las tormentas, y resistir los ataques sorpresa de los monstruos. Parecía un barco que viajaría flotando en el mar, pero en realidad era un barco mágico que también podría sumergirse si fuera necesario.

 

Zigma: “Bueno, que rallos... ¡¿Qué está pasando aquí?”

Shin: “Esta habilidad permite combinar instantáneamente las partes que tienes en el producto terminado. Bueno, aun así, no puedo explicar por qué parece que las luces cambian de forma.”

 

Shin no podía decir que era el efecto visual de un videojuego.

 

Zigma: “¿Puedo tocarlo?”

Shin: “Sí, voy... a inspeccionarlo también”.

 

Tan pronto como Shin dio su consentimiento, Zigma se apresuró hacia la nave con los ojos de un carnívoro que se abalanzaba sobre una presa recién descubierta. Parecía que solo había escuchado la primera palabra que dijo Shin.

 

Zigma: “Nghwaaahhh!! ¿Qué es este recubrimiento tan suave? Ni una sola arruga. La densa potencia mágica contenida en cada parte. ¡¡¡Pero todo está armonizado, formando un vínculo aún más fuerte!!!”

 

El repentino cambio de Zigma dejó al grupo de Shin sin palabras por un tiempo.

 

El jefe saltó a bordo de la nave atracada y analizó los materiales y las técnicas utilizadas en su creación, con los ojos rojos como la sangre. Abrazó a la nave con fuerza, como si lamiera su superficie, para analizarla: casi parecía que había usado alguna sustancia peligrosa.

 

Zazie: “Jefe, deberías calmarte un poco”.

Zigma: “¿¡Hah!? ¿¡Qué estaba haciendo!?”

 

Zigma recuperó la lucidez gracias a un golpe de Zazie. Sin embargo, su entusiasmo no se había calmado, y comenzó a bombardear a Shin con preguntas sobre qué técnicas de procesamiento había usado.

 

Zazie: “Dije que te calmes”.

Zigma: “¡Gwah!”

 

Un golpe ligeramente más fuerte que el anterior chocó con la cabeza de Zigma. Zazie mostraba cada vez menos moderación.

 

Zazie: “Solo necesitas mirarlo para saber cómo se hizo, ¿verdad, jefe?”

Zigma: “Kh, esto es frustrante, frustrante, te digo... sí tan solo fuera 20 años más joven, le rogaría que me hiciera su discípulo, ¡incluso si tuviera que tirar todo lo que tengo!”

 

Las palabras apasionadas de Zigma convencieron a todos que él estaba hablando desde el corazón.

 

Zazie: “Eso es simplemente imposible. Las técnicas del Sr. Shin están fuera de este mundo ... y eso es un eufemismo”.

Zigma: “Gah, escuchar eso hace que todo sea más frustrante”.

 

El espíritu de artesano del jefe definitivamente estaba ardiendo. Sus ojos brillaban como un niño con un juguete nuevo, pero también ardían con la llama de un guerrero ansioso por luchar.

 

Shin: “De todos modos, confío en que no tenga objeciones sobre el barco ahora.”

Zigma: “Ningún astillero en Barbatos tendría objeciones sobre esto. Si Zazie y las chicas no me lo hubieran explicado en detalle, no habría creído que esto se hizo con piezas de repuesto, eso es seguro”.

 

Zigma respondió mientras miraba por toda la nave.

 

Shin: “Está bien, voy a revisar el interior de la nave, así que mira el exterior todo lo que quieras, pero por favor, no entres. Los hechizos mágicos anti-intrusos te pulverizarían.”

Zigma: “Ngh, eso es una pena”.

 

Una función de todos los vehículos era que solo después de que el creador registrara los nombres de otras personas, podrían abordar dicho vehículo de manera segura. En caso de que la creación del vehículo hubiera sido comisionada, era posible cambiar la propiedad al registrar primero el nombre del comisionado.

 

Zazie: “Ahora podemos ir a buscar la casa del gremio del Señor Cook”.

Lapwing: “Sí ... la encontraré pase lo que pase”.

Bell: “Llevó mucho tiempo.”

Shell: “Finalmente…”

 

En contraste con la emoción de Zigma, Lapwing, Zazie, Bell y Shell se alegraron en silencio. Después de escuchar la historia del elfo, reunieron materiales para el barco, buscaron carpinteros capaces, negociaron y finalmente comenzaron la construcción del barco. Los materiales, sin embargo, eran difíciles de trabajar sin habilidades, por lo que les habían dicho que tomaría por lo menos 10 años antes de completarse. Ellos estaban obviamente abrumados ahora.

 

Shin: “Parece que tampoco hay problemas con las capacidades de la nave. Ya he registrado a todos. Lo probaremos mañana, y si todo va bien, podemos irnos pasado mañana”.

 

Shin informó al grupo de sus planes después de verificar la funcionalidad de la nave.

 

Lapwing: “Haremos los preparativos. Si se trata de un barco que Shin hizo, estoy segura de que no habrá ningún problema”.

Bell: “Fantástico.”

Shell: “Perfecto.”

 

Después de las palabras de Lapwing, Bell y Shell también expresaron su aprobación.

 

Sin embargo, era la primera vez que Shin usaba la habilidad después de venir a este mundo, así que quería probar la nave y revisarla a fondo.

 

Zigma: “Si no vas a moverlo hasta mañana, ¿puedo verlo hasta entonces?”

Shin: “Sí, adelante.”

Zigma: “Hmm, siéntete libre de tomar tu tiempo mañana”.

 

Zigma definitivamente quería examinar la nave tanto como pudiera antes de que llegara el grupo de Shin. También quedó muy claro que no tenía intención de dormir esa noche.

 

Shin: “Estaba pensando en hacer la prueba mañana a las nueve, ¿está bien?”

Lapwing: “No hay problema. Prepararemos todo lo necesario hoy”

Bell y Shell: “¡Hoy!”

 

Bell y Shell se hicieron eco de la respuesta de Lapwing, mientras que Zazie en silencio inclinó la cabeza.

 

Después de un último saludo a Zigma, quien estaba tomando notas mientras miraba el barco, Shin y los demás abandonaron el astillero.

 

•••••••••••••••

 

El grupo de Shin todavía no había asegurado un lugar para quedarse, pero gracias a la introducción de Lapwing, pudieron registrarse en uno de los mejores alojamientos de lujo en Barbatos. El dueño era un fan de Shigureya les habían dicho. El grupo pudo pagar la tarifa de alojamiento sin problemas, por lo que decidieron tomar dos habitaciones y dividirse según el género.

 

Shin: “Está bien entonces, vamos a terminar con eso”.

 

Después de la cena, el grupo de Shin se reunió en la sala de las mujeres. Como se esperaba de un hotel de clase de lujo, la habitación podría acomodar fácilmente al menos a cinco personas y dos animales.

 

Filma: “Tiera, tienes dos nuevos equipos, eh. Hmm, esto es bastante simple, pero esto es demasiado llamativo para usar...”

Tiera: “Escogí uno para el combate cercano y otro para combate a larga distancia, por si acaso. La apariencia ... es algo preocupante, tengo que estar de acuerdo”.

 

Una era una camisa y un manto de color oscuro. El otro era una armadura brillante, que hacía pensar en un estilo de “doncella guerrera”. Como dijo Filma, su apariencia osciló salvajemente entre los extremos, simple y llamativo, del espectro.

 

Filma: “Dejando a un lado a ‘Bow Princes’, podríamos hacer que la serie ‘Heat Haze’ sea un poco más linda. Ella es una chica, después de todo, ella también tiene que vestirse bien”.

Tiera: “¿Es posible hacerlo más lindo?”

Filma: “Si Shin ayuda, claro”.

 

Filma miró a Shin y él asintió.

 

Los conjuntos de equipo Tiera, ‘Bow Princess’ y ‘Heat Haze’ estaban en su diseño predeterminado, en otras palabras, su configuración inicial. Usarlos así no era un problema, pero el diseño también podría modificarse.

 

En el juego, los trabajos de tipo creación intentaron todo tipo de modificaciones y colores para expresar su originalidad, creando muchos diseños diferentes.

 

Filma: “Vamos a escuchar algunas ideas entonces. Acerca de los accesorios, ¿cómo se vería el rojo en lugar del oro para la horquilla? Así que coincide mejor con el color de sus ojos...”

Schnee: “Un manto completamente negro es demasiado simple también. Podríamos también--”

 

Schnee se unió a Filma para ayudar a hacer los diseños más lindos. Los tres miraron los diseños modificados que Shin creó con sus habilidades y debatieron sobre cuál era el mejor.

 

Tiera: “E-er ... ¿soy solo yo, o el equipo es cada vez más pequeño? ¿Fueron los pantalones siempre tan cortos? ¿Había tanta piel expuesta?”

 

Tiera planteó objeciones mientras miraba los diseños cambiantes, pero no pudo detener el impulso de los tres.

 

Shibaid: “Solo puedes esperar que el resultado sea algo apropiado para usar”.

 

Shibaid negó con la cabeza, consciente de que ya no era posible detenerlos.

 

Yuzuha: “¡Kuh, el ambiente es tan tenso!”

Kagerou: “Guruu”.

 

Yuzuha y Kagerou parecían emocionados de ver los resultados del debate.

 

Después de unos 30 minutos, lo que se sintió terriblemente más largo para Tiera, un “esto debería ser suficiente” de Shin señaló el final del proceso.

 

Shin: “Pruébalos ahora”.

 

Shin le entregó las tarjetas a Tiera, con una mirada satisfecha en su rostro. Miró las ilustraciones de las cartas, preguntándose si realmente era el mismo equipo que antes.

 

Las mangas de la camisa habían sido cortadas en gran parte, convirtiéndola en una camisa sin mangas. El color se había cambiado a blanco, con una línea verde clara dibujando un patrón que parecía una flor en el área del pecho.

 

Los pantalones tenían ahora la misma longitud que unos pantalones cortos, las botas se convirtieron en botas cortas y el manto en un abrigo largo con capucha con una marca de luna creciente de plata descolorida en su espalda.

 

La simpleza anterior no estaba en ninguna parte.

 

Filma: “¡Guau! ¿Qué no te queda muy bien?”

Schnee: “No está mal.”

Shin: “Bástate bien.”

 

Mirando a Tiera usando el conjunto, Shin y los otros creadores expresaron su satisfacción.

 

Tiera: “E-eso es bueno, supongo.”

 

Tiera se miró a sí misma con la ayuda de un espejo y pareció disfrutar del resultado también.

 

Tiera: “Si bien es bueno que se haya vuelto más lindo, ¿el blanco y el oro no destacan demasiado?”

 

Tiera no había olvidado que el atuendo estaba destinado para el combate, por lo que se preguntó si el diseño original no habría sido mejor para propósitos de sigilo. Shin luego explicó que, al comenzar la batalla, el efecto del equipo haría que se viera del mismo color que el entorno a los ojos de los enemigos.

 

Incluso si el color se desvanecía, la horquilla ahora era dorada para coincidir con los ojos de Tiera, por lo que parecía que destacaría, pero también se ocultaría como la camisa. La horquilla tampoco era solo una decoración, sino que podía notificar al usuario cuando los enemigos la habían visto.

 

Filma: “¿El set de ‘Bow Princess’ está bien así?”

 

Preguntó Filma, con los brazos cruzados, mientras miraba a Tiera con el conjunto de ‘Bow Princess’.

 

El diseño por defecto de este set era bastante popular.

 

Shin: “También podemos cambiar eso si queremos”.

 

Filma, sin embargo, negó con la cabeza.

 

Filma: “No estoy realmente familiarizada con los diseños de armaduras, así que digo que está bien como está por ahora”.

 

El conjunto de ‘Bow Princess’ no solo tenía estadísticas excepcionales, sino que su diseño también era magnífico, por lo que decidieron dejarlo solo.

 

Shin: “Vamos a pasar a los diseños de trajes de baño, entonces”.

Tiera: “Agh, eso también ...”

 

Shin le había informado a Tiera que, dado que había dos nuevos juegos de equipos, tendrían que hacerlos usables bajo el agua.

 

Tiera: “¿De todos modos, por qué no puedes prepararlos sin que yo los use?”

 

Tiera, de pie ante Shin con su atuendo ‘Bow Princess’ expresó sus quejas.

 

Shin: “No me preguntes”.

 

El encantamiento submarino podría lanzarse a otros jugadores o PNJ, siempre que estuvieran usando el equipo en cuestión. A veces, el traje resultante era muy arriesgado, por lo que incluso si fuera solo un avatar que lo llevaba, podría ser bastante embarazoso.

 

Debido a esto, en la era del juego, la mayoría de los jugadores le pedían a un artesano del mismo género que lo hiciera.

 

Tiera: “No me des algo raro otra vez, ¿de acuerdo?”

Shin: “Todo depende de tu suerte”.

 

Shin entonces activó el encantamiento mágico. El conjunto ‘Bow Princess’’ de Tiera comenzó a brillar, luego cambió de forma. Cuando la luz se desvaneció, reveló una pieza con vívidas gradaciones en azul y verde.

 

Tiera: “Esto funcionara.”

Shin: “¿En serio? Podemos almacenar un diseño después de que aparezca una vez, así que también puede verificar otros si lo deseas.”

 

Tiera decidió al instante, así que Shin le preguntó si estaba segura, pero dijo que prefería no correr el riesgo de que aparecieran trajes de baño raros.

 

Tiera: “¿Vamos a lo siguiente, entonces? ¿Qué saldrá esta vez?”

 

Tiera cambió al conjunto ‘Heat Haze’ y Shin lanzó el encantamiento nuevamente.

 

Esta vez, el traje de baño de Tiera era un pareo negro, pantalones del mismo color y en la parte superior una tela blanca en forma de tubo, algo muy similar a cuando ella había probado el conjunto ‘Amazoness’ de antes.

 

Shin: “No está mal, ¿verdad? Parece que el equipo se convirtió en un traje de baño, más o menos”.

 

La coloración y el diseño del traje de baño eran similares al nuevo diseño del conjunto ‘Heat Haze’. Esto también fue resultado de haber cambiado el diseño predeterminado.

 

Tiera: “No está mal, sí, ¿pero que no parece que hay menos tela?”

 

Tiera también, como Shin, no encontró mal el diseño del traje de baño. Sin embargo, también era cierto que la parte superior del tubo que cubría sus senos carecía de tamaño.

 

Shin: “No hay necesidad de preocuparse por eso, ¿deberíamos intentar el siguiente?”

 

Las palabras de Tiera habían dirigido la atención de Shin hacia su pecho; el frío agudo de la mirada que entonces sentía en su espalda lo impulsó a alentar a Tiera a probar otro diseño.

 

Tiera: “Sí, supongo que eso es mejor”.

 

Tiera estuvo de acuerdo y Shin volvió a lanzar el encantamiento. El siguiente traje de baño estaba compuesto por pantalones negros parecidos a un pantalón y un bikini blanco.

 

Tal vez debido a una regla desconocida, el bikini también era bastante pequeño.

 

Tiera: “Shin, no estás haciendo esto a propósito, ¿verdad?”

Filma: “Bueno, Shin es un chico, después de todo, no es raro que él prefiera el tipo sexy”.

Schnee: “Shin…”

 

Shin sacudió la cabeza tan ferozmente como pudo en respuesta a las palabras y miradas de Tiera, Filma y Schnee.

 

Shin: “¡¡Espera un segundo!! Lo dices como si fuera mi culpa, pero el tamaño de la tela no se puede ajustar, ¿de acuerdo?”

 

Shin lanzó el encantamiento varias veces más, pero cada diseño tenía una extensión de tela muy limitada.

 

Filma: “¿Esto es porque cambiamos el diseño original?”

Shin: “Bueno, lo hicimos mucho más ‘abierto’ que el predeterminado. Aunque nunca supe que influiría en el traje de baño”.

 

Si lo mismo sucediera con frecuencia, la información ya se habría difundido.

 

Schnee: “¿Revertir el diseño resolverá el problema?”

Filma: “Eso no es bueno Schnee, lo hicimos más lindo, sería un desperdicio descartarlo ahora. Puede haber un poco más de exposición, pero el poder defensivo no cambia, ¿no es así?”

 

Filma se opuso a la idea de Schnee de cambiar el diseño del conjunto ‘Heat Haze’ al predeterminado.

 

A pesar de su apariencia, el equipo conservó sus estadísticas incluso en modo submarino.

 

Usando un ejemplo extremo, incluso el traje de baño más escaso, que cubre solo las partes importantes, habría tenido la misma defensa bajo el agua; incluso si el portador aparecía completamente desnudo.

 

Filma opinó que mientras el rendimiento fuera el mismo, un poco más de exposición de piel no debería ser un problema.

 

Filma: “¿Qué piensas, Tiera? Podemos intentar.”

Tiera. “Mmm, bueno ... es un poco embarazoso, pero ... lo mantendré así”.

Filma: “Esa es mi Tiera, ¡sabía que dirías eso!”

 

Filma asintió felizmente, mientras que Tiera soltó una risa irónica.

 

Filma: “Ya que estamos haciendo esto y todo, ¿por qué no cambiamos también el diseño de nuestros trajes de baño?”

Schnee: “Filma, no vamos a jugar mañana, ¿sabes? Además, se necesita trabajo para hacer eso”.

Filma: “Sin embargo, no sería mucho trabajo para Shin”.

Shin: “Bueno, sí, esto no es nada ...”

 

Los encantamientos no requerían una gran cantidad de MP, por lo que la carga de Shin era casi cero. No había necesidad de hacer otros preparativos y aún era temprano para ir a dormir, así que, si querían hacerlo, Shin no tenía razón para negarse.

 

Filma: “¿Qué dices, Shibaid?”

Shibaid: “No, voy a pasar. No veo la necesidad de cambiarlo”.

Filma: “... pero el tuyo es un taparrabos, ¿verdad?”

Shibaid: “Sí.”

 

Filma quería preguntar si Shibaid estaba realmente de acuerdo con eso, pero este último asintió con toda naturalidad.

 

El traje de baño de Shibaid era un taparrabos rojo y plateado.

 

Shin lo había decidido en broma durante la era del juego, por lo que estaba bien con cambiarlo ahora, pero a juzgar por el poderoso gesto de Shibaid, debió gustarle mucho.

 

Filma: “Si él dice que eso funciona, no hay necesidad de forzarlo entonces. Tampoco parece que Schnee lo vaya a hacer, así que dejemos el desfile de moda de trajes de baño para después de que recuperemos a Celciutos”.

Schnee: “De qué estás hablando…”

 

Schnee sostuvo su cabeza con sus manos, como si estuviera físicamente preocupada por el anuncio de Filma.

 

Filma: “¡Estoy hablando de noquear a Shin con nuestros trajes súper sexy, por supuesto! Lo he estado pensando desde que escuché que vamos a ir a la piscina”.

Schnee: “Filma, sé un poco más seria, por favor”.

Filma: “Voy completamente en serio. Si queremos mantener a Shin aquí, tenemos que aprovechar cada oportunidad que podamos”.

Schnee: “Supongo que sí, pero ...”

Filma: “Shin fue el que estableció como es tu físico, Schnee, así que, si lo usamos, podríamos tener una oportunidad”.

 

No importa lo grande que fuera la habitación, con cinco personas dentro no podría haber mucha distancia entre ellos.

 

¿Estaban hablando con la esperanza de que Shin escuchara o pensaban que nadie podía escucharlos? En cualquier caso, Shin pudo escuchar todo lo que dijeron ellas dos. Tiera también lo hizo: sonrojándose con fiereza, murmuró las palabras, “noquear ... traje de baño ...”

 

Shibaid también escuchó todo, como lo demuestra su expresión cansada.

 

Shibaid: “Vamos a descansar por hoy. O esto nunca terminará “.

Shin: “Cierto.”

 

Decidiendo dejar a las chicas en paz, Shin decidió ir a dormir temprano.

 

•••••••••••••••

 

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 40 (parte 2).




Manual




Al día siguiente, Shin se despertó antes de lo habitual y fue a practicar detrás del alojamiento.

 

Gracias a la práctica continua que comenzó con el fin de evaluar sus habilidades físicas, recientemente había aprendido a ajustar su fuerza incluso con [Limit] desactivado.

 

Balancear su arma con toda su fuerza causaría una catástrofe, por lo que se enfocó en controlar y limitar su poder.

 

Shibaid: “Estás trabajando duro temprano esta mañana”.

Shin: “También me levanté muy temprano, tal vez porque nos acostamos temprano ayer”.

 

Habiendo despertado temprano, Shibaid se acercó a Shin, que estaba balanceado a [Kakura].

 

Shibaid: “Todavía hay tiempo, ¿por qué no entrenamos un poco?”

Shin: “Mientras nos aseguremos de no destruir los alrededores”.

 

Ambos activaron [Limit], se equiparon con espadas y lanzas de esponja para entrenar, luego se enfrentaron entre sí.

 

Shin se movió primero. Deslizándose por el suelo sin hacer ruido, se acercó a Shibaid. En respuesta, Shibaid le lanzó su arma a Shin. Al usar una alabarda, que tenía las propiedades de las lanzas y las hachas, los empujes de Shibaid eran rápidos y agudos. Incluso una simple lanza de madera podría haber causado un daño considerable.

 

Las armas de esponja se caracterizaron por su incapacidad para causar daño, pero Shin habría avanzado de todos modos. Si pudiera esquivar el empuje, estaría dentro de la guardia de Shibaid.

 

Shin: “... Si nuestras estadísticas son las mismas, no puedo entrar en rango, eh”.

 

Shin había entrado en diagonal, y la lanza de esponja de Shibaid pasó a su lado más rápido de lo que Shin podía intervenir, sin embargo, llegó el segundo impulso del arma de Shibaid.

 

Sabiendo que sería esquivado, empujó su lanza de tal manera que pudiera tirar de ella rápidamente.

 

Shibaid: “No he luchado durante 500 años por nada, después de todo. Nunca he descuidado mi entrenamiento”.

 

Shibaid, como el escudo del grupo, era un guerrero con una vasta experiencia en batalla. Incluso si la defensa era su punto más fuerte, no significaba que sus ataques pudieran ser subestimados.

 

Se especializó en enfrentar a múltiples enemigos mientras alejaba los ataques de sus aliados.

 

Shin también había luchado en tales batallas, pero principalmente contra monstruos. Con respecto a tomar la distancia correcta y adoptar estrategias contra oponentes humanos, Shibaid todavía estaba relativamente por delante de él.

 

Shibaid: “¡Pero mis ataques tampoco parecen golpear directamente!”

 

Con renovado vigor, Shibaid atacó de nuevo. Los golpes repetidos fueron completamente bloqueados por la espada de Shin; Si se enfocaba en la defensa, Shin podría evitar golpes limpios de Shibaid.

 

Shin, también, había luchado muchas batallas a muerte. En una pelea frontal uno a uno, incluso si no podía leer a Shibaid tan bien como debería, no habría una gran brecha entre ellos.

 

Al cabo de un rato, Shin sintió que presencias se movían por el albergue e hicieron una propuesta.

 

Shin: “... Supongo que deberíamos ir a comer”.

Shibaid: “…en efecto. Nos arriesgamos a sobresalir demasiado”.

 

La gente había comenzado a caminar por los locales. Shibaid parecía un poco insatisfecho con la conclusión temprana, pero descansó su arma. Sus armas fueron guardadas, los dos regresaron a la habitación, solo para encontrar a Yuzuha, en forma humana, de pie con los brazos cruzados.

 

Yuzuha: “¡Shin abandonó a Yuzuha!”

Shin: “Estabas durmiendo tan profundamente, me hubiera sentido mal por despertarte.”

Yuzuha: “Mph ...”

 

Yuzuha frunció los labios y puso mala cara, pero su cola colgando hacia abajo mostró que era consciente de la bondad de Shin y que dormía como un tronco.

 

Shin no sabía qué más hacer, y Yuzuha miró hacia abajo triste.

 

Yuzuha: “... No me dejes”.

 

Yuzuha entonces agarró la manga de Shin. Tal vez recordó sus días en el santuario. Incluso si sus poderes regresaban, estar solo era uno de sus temores.

 

Shin: “Entiendo, te despertaré la próxima vez”.

 

Shin palmeó la cabeza de Yuzuha mientras decía eso, y ella levantó la cabeza para frotarla más contra su mano. Tanto en el modo zorro como en el humano, a Yuzuha parecía encantarle que le frotaran la cabeza.

 

Shin también lo sabía, por lo que a menudo le frotaba la cabeza sin restricciones.

 

Shibaid: “Hmmm, nunca hubiera pensado que una bestia divina se vería como un simple niño”.

 

Shibaid se rio con ironía.

 

Shin: “Muchas cosas deben haberle pasado a Yuzuha. Si ella no se hubiera debilitado en ese momento, tampoco habría firmado un contrato conmigo, supongo”.

 

Los ‘Cola Elemental’ en sus formas completas eran criaturas que ni siquiera Shin podría haber manejado solo. Ahora que sus estadísticas habían aumentado, seguramente podría luchar contra ellos mucho mejor que antes, pero todavía no había ninguna garantía de que ganaría.

 

Yuzuha: “Mph! ¡Yuzuha se queda con Shin!”

 

Yuzuha no pareció apreciar las palabras de Shin, y lo abrazó con fuerza.

 

Shibaid: “Shin, no puedo decir que aprecio esas palabras tampoco”.

Shin: “Ah ... tienes razón. Lo siento, Yuzuha. Eres mi compañera”.

Yuzuha: “¡¡Kuu !!”

 

Un grito feliz y la cola de Yuzuha comenzaron a girar hacia la izquierda y hacia la derecha. Shin pensó que a veces era demasiado fácil hacerla feliz.

 

Shin y los demás tomaron su desayuno y, después de matar un poco de tiempo, se unieron a Zazie y los demás para regresar al astillero.

 

Shin: “… ¿Él está bien?”

 

Shin preguntó a Zazie tan pronto como entraron.

 

El motivo era Zigma, que estaba escribiendo fervientemente notas en sus papeles, con una expresión macabra en su rostro.

 

“¡¡jefe!! ¡¡Necesitas tomar un descanso!!

“¡Mira, los clientes están aquí!”

 

Zigma: “Nnnngghh!! ¡Un poco más, solo un poco maaaaaaaa!!!”

 

Los otros trabajadores intentaron detenerlo, pero Zigma, con los ojos inyectados en sangre, no mostró ningún signo de detenerse.

 

Zazie: “Parece que moviste las fantasías del jefe más de lo esperado”.

 

Los hombros de Bell y Shell cayeron ante el comentario de Zazie.

 

Bell: “Desesperado.”

Shell: “Pervertido.”

Shin: “Bueno, eso es un artesano puro después de toso...”

 

Los artesanos calificados con ideales particulares a veces se consideraban extraños: la forma en que expresaban su pasión era más fuerte que la gente normal, y se centraba en su oficio y trabajo.

 

No importa cuánto digan los demás, no estarían satisfechos y continuarían hasta que ellos mismos sintieran que era suficiente. Zigma también era uno de esos artesanos.

 

Shin: “En primer lugar, vamos a decirle que habrá más tiempo para estudiar el barco después de la prueba hasta que nos vayamos mañana. O podría acabar colapsando”.

 

Debió concentrarse en ello como si su vida dependiera de ello: se habían formado profundas bolsas profundas negras bajo sus ojos, un nivel de agotamiento difícil de imaginar después de solo una noche completa.

 

“Muchas gracias. Si él continúa con esto, me temo que incluso el presidente colapsara.”

 

Los trabajadores llevaron a Zigma a la sala de descanso para dejarlo descansar, y la vicepresidenta agradeció al grupo de Shin. Su nombre era Milea Torseau, una sirena con cabello y ojos azules.

 

Ella había estado fuera por otros asuntos cuando el grupo de Shin visitó el día anterior.

 

Shin: “Vamos a probar ese barco ahora, ¿Zigma te lo contó?”

Milea: “Sí, puedes irte cuando quieras. ¿A qué hora volverás?”

Shin: “Probablemente alrededor del mediodía, pero depende de la situación. Sin embargo, con seguridad volveremos antes del anochecer”.

Milea: “Entendido. Cuídate entonces.”

 

Bajo la mirada de Milea y de los otros trabajadores, Shin y el grupo abordaron el barco. Shin puso su magia y el motor mágico se activó. El dispositivo de propulsión, conectado en la parte posterior del barco, empujó el agua de mar y el barco avanzó lentamente.

 

“Se está moviendo hacia adelante sin viento natural o mágico”.

“Ni siquiera tiene velas ... ¿cómo funciona eso?”

“Puedo ver por qué el presidente se enojó tanto”.

 

El barco partió hacia los mares, entre los susurros de los carpinteros.

 

Shin: “Ok entonces, primero verifiquemos la velocidad. Todos, ¡asegúrense de sujetarse fuerte a algo! ¡Vamos a acelerar seriamente pronto!”

 

Shin se aseguró de que no hubiera monstruos u otros barcos en el área y luego tomo la palanca de control de la nave mágica.

 

No se podían encontrar timones anticuados en este barco. El asiento del piloto en el que Shin estaba sentado tenía una palanca de control, pedales y algunos botones, pero nada más.

 

Los jugadores solían decir que parecía un asiento de piloto de aviones de combate.

 

Shin pisó el pedal con su pie derecho y el motor mágico rugió. Si la embarcación no fuera empujada hacia abajo contra la superficie del agua por la magia de Shin, la aceleración probablemente la habría volcado.

 

Como una piedra plana rebotando en las olas, el barco que transportaba al grupo de Shin se lanzó hacia el mar.

 

Tiera: “H-hey, está temblando también ...”

 

Las vibraciones iniciales eran extremadamente poderosas, por lo que Tiera, que no estaba acostumbrada al motor mágico, se aferraba desesperadamente a la barra del brazo más cercana.

 

Shin: “¡Giro!”

 

Conectando su mapa al radar submarino del sonar de la nave, Shin maniobró la nave mientras recopilaba información sobre los alrededores.

 

El siguiente giro brusco, digno de una lancha de carreras, fue seguido por un grito aún más fuerte de Tiera.

 

Un barco promedio no solo habría sido derribado, sino también roto en pedazos debajo del agua.

 

Schnee: “Shin, Tiera pronto estará en sus límites”.

Shin: “Vaya, supongo que me he sobrepasado un poco”.

 

Shin redujo la velocidad de la nave y la detuvo.

 

Tiera: “………”

 

Tiera, todavía agarrando la barra del brazo, se había puesto completamente pálida y sostenía su boca con las manos.

 

Kagerou estaba lamiendo su cara, preocupado.

 

Schnee: “Bebe esto, te sentirás mejor”.

Tiera: “Lo-lo siento ...”

 

Schnee y el resto ya estaban acostumbrados; Shibaid ni siquiera se había agarrado a ningún soporte mientras miraba tranquilamente los mares.

 

Shibaid: “Hmm, esto es más refinado que montar en un wyvern”.

Bell: “Mi cabeza está girando ~~”

Shell: “Esto es muy divertido ~~”

 

Junto a Shibaid, con espíritus extrañamente buenos, Bell y Shell habían alcanzado su máxima emoción.

 

Probablemente sintieron que habían subido a la montaña rusa de un parque de diversiones. Su pisar era inestable, pero no se sentían enfermos en absoluto.

 

Zazie y Lapwing no crearon un escándalo ni perdieron la compostura; nada acerca de su comportamiento había cambiado.

 

Por cierto, Yuzuha estaba sobre la cabeza de Shin, sus ojos brillaban.

 

Yuzuha: “Vamos bajo el agua ahora”.

 

Shin presionó la palanca de control, y la nave se hundió gradualmente bajo el agua.

 

El exterior del puente estaba cubierto por el agua de mar, ya la luz de la superficie se convirtió en una sola columna que se extendía hasta el fondo marino.

 

Tiera: “Guau…”

 

Todavía apoyada por Schnee, Tiera miró a su alrededor y dejó escapar una exclamación de asombro. Gracias en parte al clima despejado, la luz brillaba desde arriba e iluminaba las profundidades del mar, creando un escenario mágico.

 

Shin: “Las capacidades de inmersión son perfectamente funcionales también, perfecto”.

 

Shin se aseguró de que los instrumentos no informaran nada anormal, y luego miró hacia afuera también.

 

El vidrio en el puente y el resto de la embarcación se reforzaron mágicamente, por lo que podía soportar la presión incluso si seguían buceando. No había nada que temer, incluso si un monstruo embestía la nave desde afuera.

 

Filma: “Vamos a una zona de mares tormentosos, ¿verdad? ¿Es posible dejar el barco incluso en una condición como esa?”

Shin: “Sí, cualquier cosa podría pasar después de todo. Agregué la opción de salir del barco incluso si está bajo el agua”.

Filma: “¿Puedo intentar salir un rato, entonces? Todavía no he probado el modo submarino, quiero ver si algo ha cambiado”.

Shin: “Entendido”.

 

Shin operó la pantalla atada a su menú y teletransportó a Filma frente a la escotilla de propulsión submarina. Parte del menú cambió y ahora mostraba la silueta de Filma.

 

Shin: “(Estoy inundando la habitación, ¿estás lista?)”

Filma: “(Vamos por ello.)”

 

Shin llamó a Filma, que se había puesto su equipo submarino, y activó la inundación.

 

Cuando el proceso terminó, Shin abrió la escotilla y Filma salió nadando.

 

Al igual que Shin y el resto del grupo, ella también tenía la habilidad de [Dive], por lo que no necesitaba respirar incluso si estaba sumergida en agua por un tiempo. Filma nadó alrededor de la nave, comprobando si se sentía diferente de antes. Al cabo de un rato, saludó a la nave desde el otro lado del cristal, lo que indicaba que había terminado.

 

El traje de baño de Filma era un bikini rojo, que cubría relativamente poco de su cuerpo; La exposición de piel era tan alta que Schnee y Tiera se negarían definitivamente a usar algo así. El bikini tenía líneas negras dibujando patrones de llamas en él.

 

A pesar de estar muy por debajo de la superficie, la luz desde arriba iluminaba débilmente el mar, lo que hacía que el bikini rojo de Filma fuera claramente visible.

 

Filma nadó tranquilamente entre los brillantes pilares de luz, formando la ilusión fascinante de que estaba flotando libremente, sin ataduras de las cadenas de la gravedad.

 

Al mirar ese escenario, que causó una impresión casi sagrada, Tiera suspiró asombrada.

 

Tiera: “Que hermosa…”

Shibaid: “Mirándola así, se ve elegante, ¿verdad?”

 

Shibaid exhaló un suspiro desesperado.

 

Entre sus personajes de apoyo, Shin pasó la mayor parte de tiempo y esfuerzo en moldear a Schnee. Esto no significaba que hubiera creado a los otros personajes descuidadamente.

 

Dejando a un lado sus palabras y su comportamiento, la apariencia de Filma eran lo suficientemente hermosa.

 

Shin: “(Regresa por ahora. Después de revisar un poco más la función de buceo, regresaremos a puerto por un tiempo).”

Filma: “(Entendido ... pero más que eso, ¿cómo se ve mi traje de baño? Creo que es más sexy que el de Schnee, al menos, bastante estimulante, ¿no?)”

 

Filma luego tomó una pose y le guiñó un ojo, destruyendo instantáneamente la belleza poética que había expresado hasta entonces.

 

Shin: “(Verdaderamente hermoso. Quede cautivado)”

 

Shin respondió tan emocionado como le fue posible, para hacerle saber lo que él sentía por sus payasadas. No satisfecha en absoluto, los ojos de Filma se estrecharon.

 

Filma: “(Wow, eso fue tan sincero.)”

Shin: “(Deja de bromear y vuelve a entrar)”

Filma: “(Sí señor.)”

 

Filma siempre había sido del tipo bromista, así que Shin la reprendió casualmente. Ella también era consciente de ello, ya que respondió incluso más casualmente.

 

Shin: “Está bien, vamos a bucear un poco más y regresamos”.

 

Después de confirmar que Filma estaba nuevamente dentro del barco, Shin se dirigió hacia el fondo marino.

 

La luz de la superficie del mar se volvió gradualmente más débil, y en última instancia la oscuridad rodeo el barco. Una oscuridad que, diferente de su contraparte aérea, infunde terror en las personas.

 

Una oscuridad total y negra que no dejaba respirar sin el equipo adecuado. Un espacio inestable donde el cielo y el suelo desaparecieron. Si uno no estuviera acostumbrado a eso, estarían sujetos a un estrés infinitamente más alto que la oscuridad sobre el mar.

 

Yuzuha: “Kuh, todo es negro”.

Tiera: “Esto da un poco de miedo ...”

 

Dado que era la primera vez que se sumergían profundamente bajo el agua, Yuzuha y Tiera sentían sombras de este miedo, incluso si estaban dentro de la nave.

 

Yuzuha estaba mirando hacia adelante, acurrucada en la cabeza de Shin, con la cola envuelta alrededor de su cuello.

 

Tiera también sostuvo a Kagerou - en modo cachorro - con su brazo izquierdo, mientras que su brazo derecho tocó la manga izquierda de Shin. Su mano estaba agarrando ligeramente su brazo. Estar al lado de Shin y saber que la nave estaba a salvo le permitía sentir solo este grado de nerviosismo.

 

Shin: “Está bien, ni siquiera las Bestias Marinas podrían destruir fácilmente un barco como este. Estoy de acuerdo en que es bastante aterrador, sin embargo. Hablando honestamente, incluso con equipos subacuáticos preferiría evitar los escenarios de aguas profundas”.

 

Las zonas de aguas profundas incluyen criaturas marinas distintas a los monstruos, que aparecerían repentinamente desde la oscuridad, dejando a los jugadores en estado de shock.

 

La habilidad [Night Vision] permitía ver un poco mejor, pero aun así algunos jugadores correrían tan pronto como oyeran que se enfrentan a escenarios de aguas profundas.

 

Tales zonas, sin embargo, eran tesoros para los cocineros.

 

Bell: “Creo que acabo de ver un tiburón!”

Lapwing: “Podríamos obtener algunas aletas de tiburón realmente buenas de algo tan grande. Aunque me pregunto por el sabor.”

 

Mientras Bell y Lapwing hablaban sobre el tiburón que acababa de pasar frente a ellos ...

 

Shell: “¡Vamos, quiero ver un calamar gigante! ¡Salgan ya!”

Zazie: “¡Olvídalo! ¡Incluso si lo eliminamos, no es comida apta para las personas!”

 

Zazie expresó su decepción con el comentario de Shell.

 

Incluso las criaturas marinas lo suficientemente extravagantes como para hacer gritar a Tiera, para la gente de Shigureya simplemente estaban separadas en dos categorías: deliciosas o no.

 

Schnee: “Como se esperaba de los personajes de apoyo de Cook-sama”.

Shin: “Eso es correcto, son como ella en ese aspecto”.

 

Shin aceptó el comentario de Schnee sobre Zazie y los demás. Incluso la primera vez que se aventuraron en un escenario de aguas profundas, Cook fue la única que no sintió ningún miedo. Shin recordó que incluso se acercaba felizmente a las bestias marinas que Shin dudaría en acercarse.

 

Shin: “Ok entonces, volvamos a puerto”.

Schnee: “¿No necesitas probar los sistemas de defensa automáticos?”

Shin: “Probablemente encontraremos algunos monstruos en nuestro camino de regreso, así que haré eso entonces. Vi a muchos de ellos en el camino aquí”.

 

Shin respondió a Schnee y cambió el rumbo del barco a la superficie. Se movieron a gran velocidad, no por encima sino por debajo del agua esta vez, chocando con los grupos de monstruos que encontraron.

 

No queriendo matar monstruos sin un propósito para la prueba, Shin solo apuntó a los que podrían crear problemas para los pescadores o tendían a atacar personas.

 

Tiera: “No estoy seguro de que realmente sea un barco ...”

Shibaid: “En el pasado, había áreas del mar donde los barcos se dañaban con solo atravesarlas. Con el fin de navegar con éxito en esos lugares, se inventaron embarcaciones de este tipo. Para la gente de esta era, probablemente es una tecnología increíble supongo”.

 

Shibaid escuchó el murmullo de Tiera y recordó el pasado con cierta nostalgia.

 

Tiera: “Honestamente, realmente no quería experimentarlo ...”

 

Debido al temblor causado por la alta velocidad de la nave, Tiera se había mareado bastante. Ella estaba mejorando gracias a la medicina de Schnee, pero al mismo tiempo probablemente empezaba a disgustarse por los viajes por mar.

 

La nave también podría navegar a una velocidad normal, pero a veces necesitarían escapar a velocidades incluso más altas que las que experimentó Tiera; Así que Shin decidió dejar que experimentara la velocidad y los temblores mientras sentía pena por ella.

 

Filma: “No es bueno confiar en la medicina para detener el mareo, ¿no es así?”

Schnee: “Filma tiene razón, pero no tenemos tiempo para entrenar esta vez, así que creo que no se puede evitar”.

Tiera: “Lo siento…”

Schnee: “Cuando hayamos terminado, haremos un entrenamiento especial”.

Tiera: “¿¡Lo haremos!?”

 

El estilo de Schnee no era dejar que las debilidades permanecieran como tales.

 

Zazie: “Como se esperaba de alguien tan diligente”.

Lapwing: “Y todo a pesar del hecho de que en este mundo es más difícil aumentar las habilidades”.

 

Zazie y Lapwing, quienes sabían que Schnee había aumentado su habilidad para cocinar a 9, asintieron en comprensión de su respuesta.

 

Shin: “Todavía no sé bien sobre eso, ¿lleva más tiempo aumentar las habilidades ahora?”

Lapwing: “No hemos recopilado suficientes datos para hacer estadísticas, pero parece que el crecimiento de la experiencia de una habilidad ya no es igual. Personalmente, siento que es más lento que antes”.

Zazie: “Estoy de acuerdo con Lapwing. Incluso si trato de hacer lo mismo que antes de Dusk of Majesty, siento que la proporción de experiencia acumulada para la habilidad es menor que antes”.

 

Bell y Shell también asintieron de acuerdo con las palabras de Lapwing y Zazie.

 

Aparentemente, en algunos casos la experiencia aumentó más rápido de lo habitual, pero el ritmo fue generalmente más lento que antes.

 

Las habilidades no se podían entrenar todo el tiempo, por lo que su velocidad de crecimiento requería mucho más tiempo que durante la era del juego.

 

Para un conocido de Zazie y los demás, que era un Lord, se necesitaron 70 años para aumentar una habilidad de cinco a seis, o eso dijeron. Si esto fuera cierto, el esfuerzo de Schnee por aumentar una habilidad a nueve fue algo increíble.

 

En la era del juego, en el momento en que Shin se dirigió a la mazmorra final, la habilidad de cocina de Schnee era solo de nivel tres. Incluso si hubieran pasado 500 años, no podría haber sido fácil.

 

Shin: “Es impresionante que incluso hayas pensado en subirlo tanto”.

Schnee: “... Tan solo termine cocinando para mantenerme ocupada”.

 

Schnee respondió humildemente a los elogios de Shin. Detrás de ella, Filma sonrió.

 

Filma: “¡Obviamente, hizo todo lo posible para dejarte probar su comida hecha a mano cuando regresaras, Shin!”

Schnee: “Filma! ¿¡Qué estás diciendo!?”

Filma: “No te avergüences, no te avergüences. Querías que él dijera era delicioso, ¿gwah?”

Schnee: “No digas otra palabra”.

 

Schnee cubrió la boca de Filma para evitar que dijera algo más sobre la razón por la que había elevado su habilidad de cocina. No le gustaba mostrar abiertamente cómo había trabajado duro.

 

Shin: “Ah bueno. Gracias.”

Schnee: “N-no! No, bueno, no quise rechazar su agradecimiento, yo ............sí”.

 

Al oír que era por su bien, Shin, por supuesto, estaba feliz. Al escuchar el agradecimiento de Shin, Schnee se asustó un poco, luego asintió ligeramente.

 

Sus mejillas levemente sonrojadas, que recuerdan a una joven doncella, eran hermosas.

 

Shibaid: “Shin, si no dejamos que la nave emerja pronto, destacará demasiado”.

Shin: “Oh sí.”

 

Advertido por Shibaid, Shin cambió su enfoque en la nave y rápidamente cambió la ruta.

 

Cuando el grupo regresó a los muelles del astillero, encontraron a Zigma esperando, con los brazos cruzados. Para comenzar su inspección de nuevo, había preparado lápiz y papel y una comida que podía comer con una mano.

 

Shin: “Saldremos temprano en la mañana, así que puedes inspeccionar el barco hasta entonces”.

Zigma: “Lo tengo. ¿Puedo empezar de inmediato?

Shin: “Solo no te exijas demasiado, por favor”.

Zigma: “No te preocupes. No puedo inspeccionar nada si colapso, lo sé”.

 

Shin se preguntó si Zigma era realmente consciente de eso, pero, como Milea estaba detrás de él, no dijo nada. Ella probablemente detendría a Zigma si algo sucediera.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0