Isekai Mahou wa Okureteru Volumen 6

Última modificación: 
Lunes, Julio 16, 2018 - 00:57

 


Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 105: Sabor a café




Manual




“-Dragonaut, ¿dices?”

 

En la tarde de un cierto día. El mago moderno Yakagi Suimei escuchó el nombre de ese famoso ser imaginario de su padre, la boca de Yakagi Kazami.

 

-Dragón. En el mundo moderno lleno de novelas de ficción, era un nombre ampliamente asociado con monstruos que tenían cuerpos de reptiles, podían respirar veneno o fuego y tenían alas en la espalda.

 

En Oriente, los dragones eran considerados como un símbolo de virtud, mientras que en el oeste eran demonios, se les consideraba la encarnación de espíritus difuntos llenos de malignidad, servían como un “mal” que fue exterminado por dioses y ángeles.

 

El origen de la imagen de los dragones proviene del cuerpo de un reptil o una serpiente. En la Biblia, la serpiente era malvada, y el símbolo del pecado que tentó a Adán y Eva.

 

Ya en la antigüedad, las religiones basadas en la Biblia y las religiones indígenas del antiguo Egipto que adoraban a las serpientes entraron en conflicto, y como resultado, la idea de que las serpientes se comportaban como demonios se extendió por muchas esferas occidentales.

 

Debido a esto, los dragones fueron establecidos como los enemigos de la humanidad desde la antigüedad, y fueron tratados como malvados.

 

... La razón por la cual Suimei hizo la pregunta de esa manera, fue porque de repente la frase ‘¿Sabes algo de los Dragonaut?’ vino a sus oídos de su padre de la nada. Naturalmente, el conocimiento de Suimei no era ni mucho menos tan profundo como el de su padre, así que lo único que pudo hacer fue sacudir la cabeza desde lo alto del sofá.

 

Kazami: “La evidencia de los Dragones ha quedado atrás en los libros de historia y la literatura, pero su existencia no es reconocida Y, entre nosotros los magos, son una existencia que ocultamos.”

Suimei: “Ocultar...?”

Kazami: “Lo que significa que...”

 

Mientras Suimei fruncía el ceño ante el fraseo indirecto, como para echarle una mano, Kazami golpeó el reposabrazos de su silla de ruedas con el dedo.

 

Suimei: “En realidad, existen, ¿verdad?”

Kazami: “Aunque ya es una historia del pasado”.

 

Como era de esperar, su padre estaba mirando por la terraza en el cielo nublado mientras hablaba. Mientras Suimei esperaba que la conversación continuara, de repente, su padre le lanzó una mirada.

 

Kazami: “Suimei, prepara un poco de café”.

Suimei: “¿Y lo dices justo en el medio de esta charla?”

Kazami: “De repente me dieron ganas de algo de café. No puede evitarse. Es el privilegio de un padre hacer que su hijo prepare café para ambos.”

Suimei: “¿Qué tipo de privilegio es ese ...? ¿Está bien si es instantáneo?”

Kazami: “No me importa. Pero...”

Suimei: “Negro, ¿verdad? Lo tengo.”

Kazami: “¿También tomaras algo?”

Suimei: “Después de poner leche y jarabe”.

Kazami: “Date prisa y acostúmbrate a beberlo negro”.

Suimei: “Algún día.”

 

Suimei le devolvió una pequeña sonrisa a la expresión de su padre, que no cambió para nada. La expresión de su padre era siempre como un busto de piedra, pero no era como si no tuviera emociones. Simplemente perdió su capacidad de mostrar sus emociones externamente, al igual que ahora, todavía podía hablar frívolamente de buen humor.

Aunque los únicos que sabían esto eran las personas cercanas a él.

 

Suimei: “Entonces, ¿qué decías de los dragones? Están siendo escondidos en el mundo de los magos ¿verdad?”

Kazami: “Así es. Están ocultos porque es mejor tener menos personas que sepan de ellos después de todo. Sin embargo, ese ya no es el caso.”

 

Después de tomar un sorbo de su café, Kazami continuó hablando.

 

Kazami: “Akashik Sayer* profetizo que un dragón aparecerá en Europa desde un plano alterno. Es una calamidad mística en una escala más grande que cualquiera en la historia hasta ahora.”

*(bueno de nuevo nuestro autor que necesita unas clases de inglés, en realidad la palabra Sayer, hasta donde sé, no existe, creo que quiso referirse a la pablara “Teller” bueno como sea, parece que hace referencia a los Registros Akashikos, en el párrafo de abajo le da una traducción al japonés como “Relator de la Luz” que tampoco concuerda completamente con la palabra Akashik Sayer)

 

Akashik Sayer

Es decir, Relator de la Luz, es un dispositivo de premonición utilizado por la Asociación de las Mil Noches. Predijo todo, desde pequeños fenómenos triviales hasta fenómenos apocalípticos gigantes. Hablando francamente, podría describirse como un objeto que podría predecir el futuro. Es cierto que la naturaleza era un poco diferente a eso, pero dejando eso de lado…

 

Suimei: “Una escala más grande que cualquiera en la historia hasta ahora, dices ...”

Kazami: “Es una forma vaga de describirlo eh. Pero debido a eso, es solo cuestión de tiempo antes de que otros magos lo conozcan. En este punto, mantenerlo oculto es extremadamente intrascendente. Debido a que los últimos supervivientes de los dragones desaparecieron hace treinta años, los dragones no pueden nacer ya en este mundo.”

Suimei: “Entonces, ¿por qué surgió la predicción de que aparecerá un dragón?”

Kazami: “La respuesta está en los fenómenos que preceden al apocalipsis. Un brote inesperado de inestabilidad en las leyes de causa y efecto en un lugar en España terminará generando una fuente de clase ‘A’ a gran escala. A partir de ahí, nacerá una figura bestial, la predicción fue que la bestia tendrá forma de dragón.”

Suimei: “Una bestia...”

 

Una bestia. O, dicho de otro modo, una bestia que aparecía en los fenómenos del apocalipsis. Suimei todavía no tenía claro todos los detalles, pero cuando el fin del mundo era determinado, aparecía un fenómeno que parecía acelerar el apocalipsis aniquilando a todos los seres vivos del mundo, eran existencias que tomaban la forma de “monstruos” y atacaban a los vivos.

 

La mayoría de estos tomaba la forma de una existencia de grado ‘C’ mescla de perro y lobo. En los tiempos en que aparecía una existencia de grado ‘A’, su forma cambiaba y tomaba la forma del miedo más profundo de las personas.

Para la gente de Europa, esto probablemente termino siendo el símbolo del mal, un dragón.

 

Suimei: “Pero si eso sale al mundo”.

Kazami: “Habría enormes bajas en Europa ... No, probablemente no se detendrá allí”.

 

El fenómeno con la escala más grande en toda la historia, y si tuviera la característica especial de tomar la forma de un dragón, sería imposible de vencer sin contar con un superhombre al nivel de un héroe o un santo. Pero en este momento en el mundo, gente como Saint George o Saint Sylvester de quienes se escribió en las leyendas doradas no se encontraban por ninguna parte.

 

Si se comete un error al lidiar con eso, era posible que el mundo terminara.

 

Suimei: “Entonces, ¿padre también?”

Kazami: “Si, exacto. Me llamaron para la reunión también. Esta vez, veinte magos fueron elegidos para participar en la subyugación del dragón. Unos pocos de élite van a derrotarlo.”

Suimei: “¿Quién los está liderando?”

Kazami: “La Asociación de las Mil Noches. Precisamente en esta ocasión no pueden confiar todo a los demás. El grupo está unificado bajo la hija mayor de la familia Katoraia, el representante de los Agentes de la Asociación de las Mil Noches, Formelkress. La que la está ayudando es su hermana pequeña, Zealkis.”

Suimei: “Los dos Agentes más fuertes de la historia, ¿están a cargo...?”

Kazami: “Oficialmente sí. En verdad, el deber de guiar a todos los magos en el sitio quedará en manos de otra persona.”

 

--‘Aunque las dos chicas serán extremadamente confiables en la batalla contra el dragón...’

 

Los dos nombres que mencionó eran las hermanas Katoraia que actualmente son los símbolos de poder de los Agentes de la Asociación de las Mil Noches. Las dos usaban magia que manipulaba el tiempo, y tenían una fuerza de la que podían jactarse de ser completamente desiguales en la batalla. Pero debido a que las dos todavía eran jóvenes de poco más de veinte años, incluso si se las consideraba líderes, terminarían entregando el comando a los magos más experimentados en el lugar.

 

Para Suimei, quien todavía era humildemente clasificado como un filósofo, esta conversación simplemente estaba en otra dimensión.

 

Suimei: “Un dragón, y las Agentes superiores de la Asociación. Es una historia increíble. He estado en Europa varias veces, pero todavía se siente como una conversación lejana.”

Kazami: “No, no puedes hablar de esto como si no fuera tu problema.”

 

Confundido con el significado detrás de las palabras de su padre, la comprensión de Suimei de ellas se retrasó por un instante.

 

Suimei: “¿Ah? Que quieres decir con eso...”

Kazami: “En la predicción, Akashik Sayer reveló varias posibilidades. Desde la aparición de un dragón, la destrucción de Europa, la muerte de muchos y la aceleración hacia el apocalipsis. Naturalmente, porque esas son solo posibilidades, es posible cambiar ese destino.”

 

Después de esa manera indirecta de hablar, su padre habló del corazón del asunto.

 

Kazami: “Y así, la última pieza que el guía que predice los fenómenos nos dio, fuiste tú, Suimei. Tu definitivamente debes ser traído.”

 

Después de hablar, Suimei observo la aguda mirada de su padre. Y luego, Suimei levantó la voz mientras gritaba en estado de shock.

 

Suimei: “¡¿Y-Yo?!”

Kazami: “Así es. La razón real para ello no ha aparecido todavía, pero probablemente significa que tu poder se convertirá en la clave para luchar contra el dragón.”

 

Yakagi Kazami habló de un asunto serio con su habitual expresión aburrida. Sin embargo, por la forma de hablar de su padre, aunque fue solo un poco, pudo vislumbrar las orgullosas emociones que crecían en su interior.

El poder de su hijo era necesario como una pieza vital. Estaba feliz por eso, pero como se esperaba, Suimei solo podía oír esto como completamente salido de la nada.

 

Suimei: “Pero padre, no puedo evitar pensar que voy a ser completamente inútil en ese tipo de lugar. Soy un mago cuyo rango es bastante bajo, ¿verdad?”

Kazami. “El otorgamiento de tu rango como mago es simplemente algo que ha sido diferido. Te he enseñado de una manera en la que has adquirido al menos esa capacidad, también confías en tus propias habilidades, ¿cierto?”

Suimei: “Puedo luchar como un mago. Hasta ahora tome las batallas de mi padre después de todo, y también me enseñaste a lidiar con las calamidades místicas. Pero, cuando se trata de luchar junto con usuarios de tan alto rango no he sido preparado para eso, en cualquier caso, todavía estoy ansioso ...”

 

La voz de Suimei se apagó suavemente al final. En cierto sentido, era natural que se sintiera fuertemente presionado.

 

Independientemente de si los magos de bajo rango y de alto rango se oponían o cooperaban entre sí, había una ley mágica llamada “Disparidad de Extinción de Rango” que se aplicaba. Una magia de bajo rango sería anulada por una de alto rango, por lo que la magia utilizada por un mago de bajo rango se extinguiría si se acercaran al dominio de la magia utilizada por un mago de alto rango.

 

Por todos los derechos, no era algo que ocurría a menos que hubiera una gran disparidad entre ellos, también había ciertas condiciones para que apareciera así que no era realmente algo de lo que preocuparse demasiado, pero porque los magos que se reunían esta vez eran tales existencias el problema saldría a la superficie.

 

En este caso, si los magos de alto rango prestan atención en no utilizar magia que causaría la Disparidad de Extinción de Rango, sus molestias solo aumentarían en uno. Era la etapa importante de subyugar a un dragón. En el campo de batalla donde los magos de alto rango necesitaban utilizar todas sus habilidades libremente, no deberían tener ningún margen de maniobra para preocuparse de un mago de bajo rango. Sería una cuestión diferente en el caso del apoyo o la magia de otorgamiento donde uno no tenía que preocuparse por la Disparidad de Extinción de Rango, pero Suimei no creía que el apoyo y la magia de auto otorgamiento que podía usar fuera de alguna utilidad para los magos de alto rango en primer lugar.

 

En ese caso, simplemente solo podía retroceder si se le preguntaba si sería de alguna ayuda.

 

Kazami luego cerró los ojos.

 

Kazami: “La razón por la que te embarga la ansiedad en este momento, también podría deberse a que mi forma de educarte fue pobre. Kiyoshiro me dijo que también encontró fallas en eso.”

Suimei: “... ¿Qué quieres decir?”

Kazami: “Hablando francamente, significa que he sido demasiado estricto. A menos que sea algo bastante extremo, nunca te he alabado, ¿cierto?”

Suimei: “Uh ... Umm, bueno, ciertamente no lo has hecho...”

 

Mientras Kazami le enseñaba magia a Suimei, incluso cuando Suimei mostraba una hábil manipulación de la magia, Kazami no le ofrecía mucho en términos de felicitaciones. Eso fue ciertamente un hecho. Sin embargo, Suimei pensó que era algo que no se podía evitar y aguantó precisamente porque sabía que su padre tenía esa disposición y no hablaba mucho.

 

No entendía por qué eso significaba que era una forma pobre de criarlo. No veía el punto de la rotunda manera en que su padre estaba hablando.

 

Kazami: “... Suimei. Puedes usar magia de gran escala, ¿verdad?”

Suimei: “Eh...? Sí, por supuesto. Fue padre quien dijo que para alguien que se nombra a sí mismo como un mago moderno, era esencial poder usar al menos una. Pero teniendo en cuenta la velocidad de canto, sería bastante difícil de usar en batallas reales, pero ...”

 

Debido a las pruebas que su padre le impuso, hace un tiempo, descubrió algunos hechizos que podrían usarse en combate real. Debido a que siguió con las intensas batallas que le fueron confiadas a su padre más recientemente, eligió desarrollar esas magias, pero sus poderes aún eran insuficientes para usarlas en el combate real.

 

Kazami: “En la lucha en España, la cantidad de magos que tienen la capacidad de usar magia de gran escala, independientemente de si se usa un ritual mayor o no, incluyéndonos a ti y a mí, solo serían cinco personas a lo sumo.”

Suimei: “Entonces esta vez para la batalla, aparte de los dos de la Agencia, ¿no vendrán muchos magos fuertes? ¿A pesar de que aparecerá un monstruo que podría traer una gran calamidad a Europa?”

Kazami: “Aah, no, eso no es lo que quise decir, pero... Fumu, pensar que mis deficiencias saldrían después de venir por aquí”.

 

Sin embargo, la figura de su padre con los ojos cerrados profundamente, así como las palabras que dijo, no eran más que misteriosas para Suimei.

 

... Por otro lado Kazami entendió que la forma en que Suimei no podía adivinar su intención, también era debido a sus propias deficiencias.

 

Actualmente, incluso en comparación con los otros magos de alto rango, Suimei tenía destreza en combate suficiente para tomar parte en la batalla contra el dragón. Sin embargo, Kazami odiaba la idea de que Suimei se convirtiera en un mago engreído, y le impuso nada más que problemas difíciles como su maestro de magia.

 

Kazami nunca le informó adecuadamente que los magos que lo rodeaban, incluido el mismo Kazami, eran todos magos con niveles de habilidad inusuales. Pensó que sería malo para Suimei vivir una vida que no fuera nada más que magia, y quería que se centrara en la vida como una persona normal sin ninguna relación con la magia, originalmente, su vida como un mago se suponía que fuera algo adicional para él, pero se podría decir que esa forma de criarlo llevó al malentendido de Suimei.

 

Era un hijo del que Kazami podía estar orgulloso sin importar dónde estuviera. Incluso la otra organización mágica agradecería gustosamente su habilidad y talento. Sin embargo, el efecto negativo de enseñarle tanto como pudo fue el nacimiento de “un mago tímido que no

entiende correctamente su propia fuerza”.

 

Se podría decir que destruyó el mayor enemigo de un mago conocido como “Soberbia”. Pero, para compensarlo, su prudencia se volvió contra él, y el tipo de enemigo al que acudiría era un problema que Suimei tenía que resolver por sí mismo de ahora en adelante.

Pero ahora mismo-

 

Kazami: “Comprenderás la razón si vas. Por supuesto, no pierdas tu enfoque. Esta batalla probablemente sea la más implacable que jamás enfrentarás de aquí en adelante.”

Suimei: “... Sí”

 

Suimei devolvió una respuesta a Kazami, y después de que terminaron de beber, se levantó y llevó sus tazas al fregadero. Mientras miraba el agua que salía del grifo, notó una sensación de incomodidad ante el flujo irrazonable de los acontecimientos.

 

Suimei: “Un dragón, eh ...”

 

Podía sentir un sentimiento ominoso en la parte posterior de su cuello como si estuviera siendo chamuscado. Esa extraña sensación candente estaba latiendo mientras lo atacaba. Por lo que dijo su padre, era a causa de un poder que tenía su madre. Aunque Suimei no tenía manera de saber lo que implicaba en ese momento.

 

... Y entonces, podría decirse que la batalla del mago Yakagi Suimei, comenzó en este día.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 106: Hombre dragón bajo la luz de la luna.




Manual




La completa quietud del bosque negro impedía que nadie entrara sin autorización. Pero junto con los sonidos de un resplandor atronador y corrientes de aire conflictivas, el bosque había caído en una incandescencia tan brillante que podía quemar los ojos.

 

Justo después de que Suimei y Hatsumi derrotaron al demonio general Vuishta, el Dragonaut Eanru apareció de repente y lanzo un rugido de dragón. Y debido a eso, los árboles del bosque quedaron reducidos a cenizas, y todo lo que quedaba era fuego y brasas humeantes, una completa ruina donde ya no se podía distinguir lo que había allí antes. Al mirar hacia el cielo, el color del incendio que amenazaba la noche se asemejaba a olas rojas bajo la oscuridad.

 

Todo lo que estaba presente a excepción de Suimei y Hatsumi fue destruido por el poder del rugido del dragón. Las ruinas del sitio del ritual de invocación del héroe que Suimei había estado buscando desaparecieron sin dejar rastro.

 

Ambas miradas estaban alineadas en Eanru sobre las llamas. Su cuerpo podría describirse como un joven que parecía ser un intelectual. Delgado y elegante, junto con su largo cabello verde que no fluía a lo largo de su espalda, podría confundirse fácilmente con un aristócrata que no tenía nada que ver con la batalla. Sin embargo, en verdad, tenía la fuerza suficiente para derrotar a múltiples demonios con una sola mano y sus pies estaban firmemente plantados en el suelo como las raíces de un gran árbol.

 

El espíritu de lucha sostenido dentro de su cuerpo tampoco coincidía con su apariencia. Su inexplicable presión estaba conquistando todo en su entorno.

Hatsumi tenía su espada apuntada a sus ojos cuando las llamas danzarinas dañaron su dorado cabello. Sin soltar la tensión nacida de su vigilancia, agudizó sus ojos verdes como una espada, y cuestionó a Eanru.

 

Hatsumi: “¿Tienes que llevarme contigo...?”

Eanru: “Así es. No puedo revelar la razón todavía, pero necesito tu poder.”

Hatsumi: “Creo que el poder de una chica pequeña como yo, obviamente, no es demasiado.”

Eanru: “Si fuera solo tu poder, sí. Sin embargo, tienes otro poder dentro de ti que no es solo el poder que tiene tu cuerpo. ¿Me equivoco?”

 

Las implicaciones detrás de sus palabras apuntaban hacia el poder de Hatsumi como héroe. Sin embargo, ¿para qué necesitaba el poder del héroe...?

 

Hatsumi: “Pero, por cómo se desarrollaron las cosas ahora, no parece que lo desees porque quieres vencer a los demonios ¿verdad?”

Hatsumi: “Naturalmente. Esos tipos son completamente secundarios. Si las cosas se llevan a cabo de manera correcta, ellos mismos están destinaos a desaparecer en cualquier momento.”

 

Eanru habló sin miedo, y parecía que su objetivo era diferente de la razón por la cual el héroe fue convocado a este mundo en primer lugar. Sin embargo...

 

Hatsumi: “Hablando francamente, eres demasiado sospechoso. ¿Qué pasa con el ‘Te haré venir conmigo?’ Independientemente de mi consentimiento?”

Eanru: “Porque para nosotros, es necesario”.

Hatsumi: “¿No crees que es normal conseguir un poco confianza antes de proponer algo como eso?”

Eanru: “Nunca tuve ninguna intención de hablar dulcemente para que vinieras conmigo después de que me creyeras. En cualquier caso, no tengo la intención de tratarte educadamente. No me importa lo que pienses al respecto.”

Hatsumi: “¿Qué quieres decir? ¿Qué pretendes hacerme hacer?”

Eanru: “Dije que no puedo revelar la razón ... Pero no es mucho, simplemente significa que vamos a usarte.”

Hatsumi: “Como te atreves a tratar a las personas como si fueran objetos ...”

 

Escuchando la manera de hablar de Eanru, el rostro de Hatsumi estaba visiblemente distorsionado mostrando que se ofendió por sus palabras. Las personas que no se enojarían con que les dijeran que iban a usarlas en general no existían.

 

 Por otro lado, Suimei, quien estaba protegiendo a Hatsumi detrás de él ligeramente hacia un lado, miró directamente a Eanru con una penetrante mirada y cortó la conversación.

 

Suimei: “¿No son esas partes oscuras algo de lo que no hablas y tratas de engañarnos? ¿Qué acaso no es táctica establecida usar palabras más dulces para invitarla si quieres que valla contigo?”

Eanru: “Ciertamente tienes un punto. Pero, el hecho es que usaremos el héroe. No tengo intención de engañarte.”

Hatsumi: “¿Qu...?”

 

A pesar de no poder revelar las razones de su sospechosa solicitud, todavía estaba completamente abierto sobre este punto. Suimei arrugó la frente ante esa interacción un tanto desigual con Eanru.

 

Eanru: “Aunque antes de eso, primero tengo que encargarme de esto.”

 

Mientras Eanru hablaba, se volvió hacia Suimei como si el héroe fuera un objetivo completamente secundario.

 

Eanru: “Hombre de negro. Me gustaría escuchar tu nombre.”

Suimei: “¿El mío?”

Eanru: “Así es. El nombre de quien se defendió espléndidamente contra mi rugido. Debo preguntarte esto sin falta.”

 

Eanru habló mientras sus inquebrantables ojos brillaban como esmeraldas mientras miraban directamente a Suimei.

 

Suimei: “¿Eso es algo que tienes que escuchar a como dé lugar?”

Eanru: “¿No es obvio? Desear saber el nombre de otro es una cortesía reservada para los fuertes. ¿Podría ser que tienes la intención de darme una respuesta aburrida como: ‘no tengo un nombre que valga la pena dar’?

 

Implicando que tal respuesta sería una completa desilusión, estaba envuelto en un pozo sin fondo de espíritu de lucha. Sin embargo, mostrar cortesía es algo que se alinea con la etiqueta de los magos también.

Suimei no tenía motivos para negarse, así que, de acuerdo con esa etiqueta, comenzó a hablar.

 

Suimei: “Un mago afiliado a la Sociedad, Yakagi Suimei ... Para ponerlo mejor para ustedes, ¿sería mejor decirlo como Suimei Yakagi?”

 

Mientras Suimei hablaba, por alguna razón, Eanru arqueó las cejas cuando saltó.

 

Eanru: “¿Dijiste a Suimei Yakagi?”

Suimei: “¿Sucede algo?”

 

Suimei se preguntaba qué pasaba con su nombre. Mientras estaba desconcertado por la reacción de Eanru, el poder que se desbordaba del cuerpo de Eanru se disipó de repente.

 

Eanru: “Ya veo. Entonces quien termino con Romeon fuiste tú...”

Suimei: “¿Ah?”

Eanru: “No, solo pensé que te debía mi gratitud y una disculpa. Hacerlo mientras estoy en posición de batalla sería inapropiado.”

 

No quedaba ni una onza de su espíritu de lucha cuando Eanru habló. Pero dejando eso de lado, lo que mantuvo la curiosidad de Suimei con más fuerza fue ...

 

Suimei: “¿Qué quieres decir? Puede que te haya escuchado mal, pero ¿acabas de decir Romeon?”

Eanru: “Así es. El elfo Romeon. El hombre que sirvió como bibliotecario en la Biblioteca de la Universidad Imperial. Es exactamente lo que estás pensando.”

 

Eanru confirmó las sospechas de Suimei. Por otro lado, Hatsumi, que no sabía nada de lo que estaban hablando, fue tratada completamente como un extraño. Sin embargo, Suimei estaba cerca lo mismo ya que no sabía lo que Eanru estaba tratando de decir.

 

Suimei: “¿Gratitud y una disculpa por ese tipo?”

Eanru: “El incidente que provoco Romeon en el Imperio, escuché que fuiste tú quien puso fin a eso. Por poner un final claro a la depravación de un miembro de la organización a la que pertenezco, debo ofrecerle nuestra gratitud como representante.”

 

Y luego, con una ligera reverencia de la cabeza que incluso podría considerarse un guiño ...

 

Eanru: “-Estamos en deuda con usted.”

Suimei: “... En otras palabras, ¿ese tipo es uno de tus compañeros?”

Eanru: “Así es. Él es un compañero que busca el mismo ideal que nosotros. O al menos, lo era.”

 

Sus sentimientos de camaradería hacia Romeon ya eran cosa del pasado. Al escuchar a Romeon, la desconfianza de Suimei hacia Eanru solo se hizo más fuerte, pero una vez dicho esto, supo que antes de que Romeon tocara la oscuridad, tenía deseos honestos.

Sin embargo...

 

Suimei: “Realmente no lo entiendo, pero si te vas a disculpar, entonces deberías sostener más fuertemente su correa. No importa cómo lo pongas, ese tipo no podía ser salvado, ¿sabes?”

Eanru: “Tienes exactamente razón, no puedo decir nada en nuestra defensa. La voluntad de ese tipo... No, nuestra incapacidad para ver el hecho de que la oscuridad lo había cautivado, es todo por nuestro descuido.”

Suimei: “Por la forma en que estás hablando, estás diciendo que ese alboroto no era tu verdadera intención, ¿no es así?”

Eanru: “En general es exactamente como dices. Aunque, naturalmente, no estoy hablando del alboroto que sucedió en el Imperio, sino del daño que sufrió esa joven.”

 

En otras palabras, el alboroto en el Imperio era algo que él, no, por la forma en que hablaba, “ellos”, tenían algo de lo que sacar provecho. Entonces, durante ese incidente, eso significaba que el daño hecho a todos, excepto a Liliana y Rogue, fue ...

 

Eanru: “Parece que he hablado demasiado”.

Suimei: “No me importaría si hablaras aún más”.

Eanru: “Tendré que evitar hacerlo. Tu intuición es demasiado aguda, incluso cuando estás en pánico, todavía eres bastante astuto.”

 

Eanru habló mientras revelaba una mirada aguda en sus ojos. Como se esperaba, este hombre había visto completamente a través de la actitud tímida de Suimei. Y entonces, los ojos de Eanru se sacudieron de repente de pena, mientras suspiraba por algo lamentable.

 

Eanru: “Romeon era alguien de quien originalmente debíamos deshacernos. Sin embargo, antes de que pudiéramos hacer nuestro movimiento, terminaste derrotándolo. Ni siquiera podemos devolverte el favor.”

 

Las palabras que usó al final, después de todo este tiempo, solo sonaron como una excusa, y suspiró ... Su voz sonaba como si estuviera avergonzado de sus propios fracasos y se auto despreciara a sí mismo.

Sin embargo, había algo por lo que Suimei tenía más curiosidad.

 

Suimei: “Entiendo lo que dices sobre el caso de Romeon. Pero, ¿cómo sabes que yo vencí a ese tipo? No debería haber nadie presente observándonos en la biblioteca ese momento ¿verdad?”

Eanru: “Digamos que nuestra capacidad para recopilar información es así de buena”.

 

Fueron palabras audaces. Pero, tal como dijo, probablemente no había duda sobre la fortaleza de su red de inteligencia. No había mucha evidencia de que Suimei estuviera allí.

Habiendo escuchado todo lo que tenía que hacer, Suimei se encogió de hombros ligeramente mientras hablaba una vez más.

 

Suimei: “Oye, si estás tan agradecido por ello, ¿podrías simplemente hacerte a un lado?”

Eanru: “Me niego. Mi objetivo es llevarme al héroe, pero, sobre todo, tengo interés en ti. En tus manos sostienes un poder que abrumo a Romeon después de caer en la oscuridad.”

Suimei: “... ¡Tch! Dame un descanso, en serio.”

 

Como era de esperar, Eanru señaló con una mirada feroz y sonrió a Suimei como un carnívoro que había encontrado a su presa. Exactamente como Graziella, o incluso más que ella, era del tipo que encontraba el placer en la batalla. Un Dragonaut y un maníaco de las batallas. Para Suimei, era el tipo de persona con la que no quería lidiar solo detrás de los lunáticos.

 

Al ver la dura mueca de Suimei como si estuviera masticando algo amargo, Eanru de repente entrecerró los ojos como si lo encontrara curioso.

 

Eanru: “Realmente no lo entiendo, pero ¿por qué estás tan asustado? Si tienes tanto poder, entonces no hay necesidad de mostrar tanta cobardía ¿verdad? Que extraño.”

Suimei: “Métete en tus asuntos. Tengo que lidiar con mis propias circunstancias.”

Eanru: “¿Así es como es ...? Bien, ya es hora de comenzar, pero ¿cómo van a venir a por mí? No me importa si los dos vienen a la vez, ¿sabes?”

Suimei: “¿Entonces una pelea es algo ya decidido?”

Eanru: “Por lo que hemos estado hablando, es más que obvio que la joven héroe no tiene la intención de venir conmigo por propia voluntad. En ese caso, ¿no es evidente que ahora debo llevarla conmigo a la fuerza?

Suimei: “…...”

Eanru: “No hay necesidad de poner una cara tan sombría. Si no te gusta, entonces todo lo que tienes que hacer es vencerme. Es un asunto simple.”

 

Eanru dio una respuesta clara y simple hacia el ceño fruncido de Suimei. Y luego, una vez más, sin miedo envolvió su cuerpo en espíritu de lucha.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 107: Lucha feroz




Manual




-Aunque la conversación estaba fija en ella, en verdad, la conversación la había hecho a un lado por completo y continuaba.

 

En esta situación irrazonable, Kuchiba Hatsumi se aferró a su ira y a muchas ansiedades mientras apuntaba con la punta de su espada al enemigo recién llegado.

 

Ese enemigo era un joven llamado Eanru, un Dragonnewt. Simplemente apareció y le dijo que fuera con él, pero no quiso hablar de la razón, y la conversación paso a una batalla. Por otro lado, soportando todo el peso del espíritu de lucha que el hombre estaba dejando escapar, Yakagi tenía un sudor frío bajando por su frente desde que Eanru apareció por primera vez.

 

La cara que estaba haciendo era como si acabara de encontrarse a alguien que definitivamente no quería ver. No había miedo en la superficie, pero a diferencia del momento en que se enfrentó al demonio general Vuishta, pudo ver el miedo dominando su corazón.

 

Incluso ahora, el índice y el dedo medio de Yakagi estaban inquietos y frotándose uno contra el otro mientras mantenía fija su mirada en Eanru sin vacilar por un momento. Hatsumi luego lo llamó por detrás.

 

Hatsumi: “Yakagi. Voy a tomar el frente.”

 

Si no podían evitar la batalla, entonces su estrategia debería seguir siendo la misma que la última vez. Ella le dejaría el apoyo desde la parte trasera, mientras que toma la posición de vanguardia. Era una estrategia que era obvia para un mago y un espadachín. Sin embargo, Yakagi dejo salir una voz estricta sin siquiera darse la vuelta.

 

Suimei: “No. Retrocede. Esta vez no puedes.”

Hatsumi: “¿Qué estás diciendo? ¿No es mejor pelear juntos? ¿Qué no estás haciendo esa clase de expresión porque es un mal oponente?”

Suimei: “…...”

Hatsumi: “¡Oye!”

Suimei: “... Sí es cierto. Él es un mal oponente. Está en el punto en que vuelve a traer el peor trauma absoluto para mí.”

 

Después de sacar su irritación de él, se dio cuenta de algo por la voz temblorosa de Yakagi. En este momento, la razón por la que estaba frotándose los dedos, no era porque no fuera capaz de calmarse, sino porque temblaba de miedo.

 

Hatsumi: “... ¿Estás tan asustado?”

Suimei: “Estoy asustado. Porque en ese momento también, el oponente era alguien de la raza de los dragones.”

Hatsumi: “¿Eso fue cuando el padre de Yakagi…?”

Suimei: “Así es. En ese momento ganamos, así que pensé que no tendría que superar esto de nuevo, pero fui ingenuo. No puedo dejar de temblar al imaginar que voy a perder algo una vez más.”

 

La razón por la que estaba sudando y temblando de miedo, no era solo porque estaba parado frente a alguien fuerte. Sostuvo un profundo miedo a lo que podría estar esperando después de la derrota, a lo que los derrotados tendrán que renunciar, y a tener que enfrentar eso una vez más. Como temía una derrota así, tenía sentido que pelearan juntos. Y mientras Hatsumi le transmitía ese pensamiento en silencio ...

 

Suimei: “No, está bien. Déjame esto a mí. Este chico es diferente de ese demonio. Él es un ser en una dimensión diferente. Si aún conservaras tus recuerdos, sería una cosa, pero para ti que no puedes sacar todas las técnicas de Kuchiba y Dharani y todas tus experiencias de lo más profundo de tu mente, este tipo será demasiado para que puedas manejarlo.”

Hatsumi: “Pero, aun así.”

Suimei: “Yo solo he luchado contra esos demonios de antes, pero tú has estado peleando constantemente ¿no? Después de ir a la fortaleza para aliviar la carga de todos, deberías haber estado luchando sin parar desde entonces. Incluso si crees que estás bien, tu concentración se agotará”

Hatsumi: “Eso no es cierto.”

 

Es cierto, y en medio de intentar decir eso, Yakagi luego la interrumpió.

 

Suimei: “No puedes mentir. En realidad, en este momento, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que le quitaste los ojos de encima?”

 

Mientras decía esto, de repente se dio cuenta. Justo como Yakagi había dicho, ella había estado completamente concentrada en su conversación. Si en ese momento, Eanru hacia su movimiento, su reacción sería lenta, y ella sería víctima del primer golpe. El hecho de que ella no estaba vigilante era una prueba de que su concentración se había agotado. Al darse cuenta de su propio descuido, Hatsumi tragó saliva con fuerza. Sin decir nada más, Yakagi dio un paso adelante. Como si la protegiera del imbatible oponente frente a ellos, su espalda se extendió frente a sus ojos.

 

Ella tenía más cosas que decir, pero las palabras no salían de su boca. Mientras trataba de dejar salir su voz, inconscientemente mantuvo la boca cerrada. La razón por la que le robaron sus palabras fue por eso. Esa amplia espalda como si estuviera obstruyéndola de la pelea, se superpuso con algo que vio en sus sueños varias veces. Aunque la espalda que vio en sus sueños era mucho, mucho más pequeña. Pero, aun así, esa espalda dentro de sus sueños parecía mucho más grande de lo que realmente era. Tal vez, para ella, esa espalda parecía ser mucho más confiable.

 

Hatsumi: “Ah-”

 

En ese tiempo. En ese sueño era lo mismo que ese pasado que ella recordaba mientras dormía. No había cambiado. Esa figura que se adelantó para protegerla de una amenaza entrante. El perfil de la cara del joven en el que ella tenía grandes aspiraciones. Esa expresión amable y amable sonrisa que le dijo que no se preocupara. Poniéndose de pie contra el perro callejero frente a ellos, era un coraje pequeño pero invaluable. Por lo tanto, ese pensamiento volvió a ella.

 

-Odiaba ser quien siempre estaba siendo protegida, ¿no es por eso que me hice más fuerte?

 

Hatsumi: “U, guu ...”

 

Ante el repentino dolor en su cabeza, sus rodillas se doblaron.

Después de un estruendoso ruido que retumbó en su mente por un instante, lo siguiente que escuchó fue el sonido de su rodilla golpeando el suelo. Tal vez la repentina repetición de sus recuerdos puso una pesada carga en su mente. Sin embargo, esa pregunta que causó que la descarga eléctrica pareciera dolor, desapareció de inmediato en algún lugar. Y entonces, pudo oír la voz de Yakagi.

 

Suimei: “Hatsumi? ¿Qué pasa? ¿Estás bien?”

Hatsumi: “S-i. No es nada.”

Suimei: “Entonces da un paso atrás ... Te lo imploro”.

 

La voz que silenciosamente suplicó esto de ella, sin duda era pesada. Eso no era por su poder persuasivo, sino porque se dio cuenta de que era una petición que venía de su corazón, por lo que ya no tenía ninguna voluntad insistir. Silenciosamente asintiendo con la cabeza hacia él, Hatsumi tomó su distancia. Mientras lo hacía, mostró leves signos de alivio. Después de que ella estuvo a una distancia considerable, Yakagi disparó palabras provocativas hacia Eanru.

 

Suimei: “Seguro nos esperaste amablemente”.

Heanru: “No sería interesante hacer un ataque sorpresa para esta tan esperada pelea ¿verdad? Para poder disfrutar adecuadamente de una pelea, es necesario que comience de manera justa.”

Suimei: “Este es un mundo que no entiendo. A pesar de tener una misión, simplemente la estás descuidando por completo.”

Heanru: “No importa a qué batalla se enfrente un guerrero, ¿no es una batalla algo que debe llevarse a cabo con un estilo propio? No importa qué precio deba pagarse para hacerlo. ¿Es diferente para ti?

 

Mientras Eanru hablaba con dignidad, como se esperaba, Yakagi respondió con un tono provocativo.

 

Suimei: “La lucha de un mago es aquella en la que atacamos al enemigo cuando están desprotegidos. Probarse unos a otros es una cosa, pero en una pelea a muerte no existe la equidad.”

Eanru: “Entonces atacar al enemigo sin protección es tu estilo eh. Ciertamente, eso es similar a aquellos magos que no pueden pelear de frente. Sin embargo, ¿es algo que deberías revelar de antemano?”

Suimei: “Eso es para que pienses. Haz tu mejor esfuerzo para sospechar un poco y todo.”

 

A medida que la expresión de Yakagi pasó de mostrar miedo a la crisis inminente a mostrar sus colmillos, el entorno comenzó a temblar de forma no natural.

 

Tal vez como evidencia de la extrema inestabilidad de las leyes físicas en ese lugar, el área a su alrededor crepitaba como relámpagos azules mientras las corrientes eléctricas parpadearon. Debido al cambio en el campo electromagnético, los desechos y el hollín flotaron en el aire y desaparecieron, ya que se utilizaron como medio para que el rayo pasara.

 

Todo comenzó a temblar. Mientras Hatsumi ponía sus manos en el piso, podía sentir su cuerpo contraerse como si soportara un terremoto. Y Yakagi Suimei silenciosamente abrió su boca en el centro de ese misterioso fenómeno.

 

Suimei: “-Archiatius Overload” (Horno de maná, activación de carga)

 

Sin ser ahogado por el estruendoso temblor, un canto con un eco misterioso resonó en el aire. Inmediatamente después, el maná y el viento de éter que había surgido de él explotaron repentinamente desde el cuerpo de Yakagi, y una poderosa onda expansiva estalló como si acabara de ocurrir una explosión real, mandado a volar todo.

 

Hatsumi apuñaló la punta de su espada en el suelo, y la usó para sostenerse mientras soportaba la explosión, y desde sus ojos apenas abiertos, podía ver a Yakagi saltar al cielo. Tal vez porque estaba usando magia que le permitió volar en el cielo, parecía poder controlar libremente sus movimientos en el aire, y después de tomar una trayectoria como si agitara alas imaginarias en el viento unas cuantas veces, por lo que pudo ver, se detuvo.

 

Al ver esto, Eanru levantó su voz en admiración. La razón por la que tenía una sonrisa en su rostro era probable porque pensaba que era una técnica interesante. Incluso después de que le quitaran la superioridad aérea, todavía parecía tener mucha compostura. En circunstancias normales, esto lo pondría en una desventaja considerable, pero tal y como Yakagi había dicho, porque él era un enemigo en otra dimensión, su sentido común probablemente no se aplicaría.

 

Eanru: “Esa es una cantidad de maná excelente. La última vez que mi corazón latió tanto regresaría con el ‘Mal que devora hombres’.”

 

Después de que Eanru hablara con una leve sonrisa en su rostro, como si los dos hubieran acordado hacerlo de antemano, cada uno disparó sus palabras.

 

Suimei: “Aquí voy.”

Eanru: “Ahora ven-”

 

Cuando las voces de Eanru y Yakagi se solaparon, la cortina de la batalla se levantó.

 

-Sin embargo, lo primero que Hatsumi vio, fueron los movimientos de Yakagi completamente más allá de sus expectativas. Por lo que había visto antes, la forma en que un mago luchaba era mantener constantemente a su enemigo a una distancia segura y disparar la magia desde la distancia. De esa manera era seguro, y hacía la lucha más fácil.

 

Pero en este momento, la forma de pelear de Yakagi no siguió esa tendencia. Después de volar al cielo, hubiera estado bien disparar magia desde un lugar que Eanru no pudiera alcanzar. Pero a pesar de eso, comenzó a volar en los alrededores de Eanru sin disparar ninguna magia. Estaba desperdiciando su propia ventaja.

 

A pesar de tener más experiencia en combate que ella, no podía entender la razón por la que se atrevería a hacerlo.

 

Justo cuando pensaba que el hombre estaba volando alrededor del cielo mientras se abrochaba el cinturón, de vez en cuando aterrizaba cuando se agachaba, y una vez más saltaba al aire y repetía sus acciones. Cuando cambió de rumbo en el aire, revoloteó en el aire suavemente con una pequeña pausa en el movimiento. Y por alguna razón, parecía que se estaba moviendo para desconcertar a su oponente.

 

Por otro lado, Eanru, que enfrentaba esos movimientos como un enemigo, se conducía hábilmente. Para él, un ataque podría venir de cualquier dirección en todo un hemisferio. Tenía que tener cuidado con la posibilidad de que un ataque pudiera venir de todas las direcciones que pudieran venir.

 

Sin embargo, cada vez que Yakagi entraba en sus puntos ciegos, inmediatamente lo solucionaba y evadía. Además de eso, la magia de baja potencia que Yakagi había estado disparando para mantenerlo restringido parecía no tener ningún efecto, e incluso cuando lo tomaba de frente simplemente lo hacía hacer una expresión indiferente.

 

Y luego, estaban sus ataques. Encontrándose con Yakagi, quien estaba disparando magia de corto alcance y acercándose, él saltaría a apuntar para el momento en que Yakagi aterrizara. Se movía con la agudeza de un ave de presa que se precipita sobre su objetivo. Al igual que un trueno verde, entró desde arriba y cayó hacia abajo. Justo antes de llegar a Yakagi, recuperaría su forma como persona y atacaría. Era como si fuera un dios del trueno. Esta intersección se repitió muchas veces, cuando finalmente, el trueno atrapó la figura de Yakagi.

 

Suimei: “Tch-”

 

Cuando Yakagi chasqueó la lengua, chasqueó los dedos. El aire frente al trueno que se aproximaba explotó, pero el trueno lo atravesó sin resistencia y lo atrapó.

 

Ante el feroz ataque que era demasiado rápido de Eanru, Yakagi no parecía tener tiempo para unir palabras. Sin poder levantar su magia defensiva, el ataque de palma abierta de Eanru se abalanzó sobre él.

 

Y tal como se esperaba, su poder destructivo fue tremendo. Ese Yakagi, como si fuera una pelota de pinball golpeado por un émbolo, fue enviado a volar todo el camino hasta los árboles que el rugido del dragón no alcanzó.

 

... Viendo ese espectáculo, Hastumi contuvo la respiración, y el sonido de su deglución podía escucharse fácilmente. Si él no aterrizó correctamente, sería fatal. Sin embargo, no parecía que eso fuera todo lo que había para el ataque de Eanru. En el momento en que Yakagi se estrelló contra los árboles y el suelo, los árboles de madera negra, las plantas e incluso el suelo se convirtieron en pulpa y se rompieron en pedazos.

 

Hatsumi: “Estás bromeando ...”

 

Hatsumi no podía creer lo que sucedía ante sus ojos. ¿Cómo podría ser derrotado tan fácilmente ese hombre confiable? Rehusándose obstinadamente a caer en la desesperación, miró con fuerza en la dirección en la que fue mandado a volar, pero incluso después de que la nube de polvo se dispersó, no había nada más allá de los vestigios de destrucción.

 

Hatsumi: “¡Yakagi!”

Suimei: “... No grites. Estoy vivo.”

Suimei: “Eh-?”

 

Mientras ella soltaba un grito como si pensara que él había terminado completamente, podía escuchar una voz que venía de otro lugar. Mientras se volvía hacia esa voz, de pie mientras sostenía su estómago e inclinaba un poco hacia delante, estaba Yakagi. Parecía estar curando su herida con magia. Mientras el sudor le corría por la frente, una luz verde pálida salía de su mano y le bajaba por el estómago.

 

Eanru: “-Pensé que conseguí vencerte con eso”.

Suimei: “Como era de esperar, puedes usar el ojo draconiano eh ...”

Eanru: “‘Como se esperaba’, esa sería mi línea. Sabía que te moviste para intentar huir de mi vista. Sin embargo, ¿no es descuidado detenerse solo para sanar sus heridas?”

 

Eanru lo advirtió audazmente mientras criticaba el error de Yakagi. Sin embargo, Yakagi no pareció pensar que ese fuera el caso.

 

Suimei: “Me pregunto sobre eso?”

Eanru: “-Nu?”

 

Mientras Yakagi hablaba y ponía una mueca como si se estuviera riendo desdeñosamente de Eanru, por alguna razón, Eanru dejó escapar un gemido desconcertado. Inmediatamente después, Eanru se tambaleó, y luego negó con la cabeza como si estuviera tratando de sacudir algo fuera de ella. Hatsumi no podía decir lo que sucedió en absoluto. Su reacción fue como si estuviera repentinamente afectado por mareos o vértigo. Y mientras eso sucedía, de repente se dio cuenta de algo.

 

Eanru: “¿Una imagen de un ojo?”

 

En el suelo, justo al lado de Yakagi, diferente del que se usó cuando derrotaron a Vuishta, una imagen simple modelada de ojo fuera dibujada allí. Mirándolo cuidadosamente, se dibujaron copias de la misma imagen en el suelo.

 

Suimei: “Es una imagen de un nazar bonjuk, un encanto contra el mal de ojo. Dado que el origen del ojo draconiano se basa en el concepto del mal de ojo, esto lo evitará. No estoy luchando imprudentemente aquí ¿sabes?”

Eanru: “Qué sorpresa, pensar que hay un medio para defenderse de esto. ¿Podría ser que me encontré con un oponente desfavorable?”

 

Detrás de esas palabras, Eanru estaba sofocando su alegre risa. Al ver que estaba bromeando por completo, Yakagi le frunció el ceño como si estuviera siendo molesto.

 

Suimei: “Cállate. Es realmente injusto no poder pelear de manera adecuada a menos que me tome el tiempo de hacer algo como esto.”

Eanru: “Supongo que sí. En general, todos los que conozco simplemente no pueden cubrir esa diferencia entre nosotros, pero realmente sabes mucho sobre una técnica de la que un ser humano no debe saber nada.”

Suimei: “Los humanos de este mundo, ¿verdad?”

Eanru: “¡Ya veo! Eres un ciudadano de otro mundo eh. No es de extrañar que la magia que uses sea diferente de la magia que se usa aquí. La razón por la que tienes intimidad con el héroe, ¿es también por esto, cierto?”

Suimei: “Así es. Es por eso que no dejaré que te lleves a Hatsumi contigo.”

Eanru: “En ese caso, es solo natural. Sin embargo, también tengo una razón por la que debo llevármela a como dé lugar.”

 

Cuando dejó de hablar por un momento, Eanru recuperó lentamente su postura una vez más.

 

Eanru: “No pediré perdón. Soy más que consciente de que sentían resentimiento desde el principio.”

Suimei: “Puedo decir eso cuando menos. Después de comenzar y llegar tan lejos, no tengo la intención de quejarme. Al menos, tendré que dejar de hablar frívolamente y ser desagradable.”

 

Y entonces, Yakagi sacó su lengua audazmente mientras se limpiaba el sudor del miedo de que no podía escapar. Al verlo así, Eanru sonrió.

 

Eanru: “Eso es bueno. En momentos como este, el tipo que gime y se queja de que estoy equivocado y no estoy dispuesto a aceptar la derrota son todos en su mayoría.”

Suimei: “Desafortunadamente, no soy muy bueno apelando a las emociones de mi oponente.”

Eanru: “Me sorprende que puedes decir algo como eso siendo alguien que parece especializarse en hablar impúdicamente”.

Suimei: “Cierra la boca.”

 

Diciendo eso, Yakagi chasqueó los dedos. La explosión de aire marcó la apertura al segundo acto de su batalla cada vez más feroz como un arma de señal violenta.

 

•••••••••••••••

 

Después de que uno de los movimientos de Eanru fue sellado, justo como él esperaba, los ataques del mago frente a él se volvieron aún más intensos que antes.

 

Tal como lo había dicho Suimei Yakagi, era probable porque se había liberado de tener que dedicar tiempo a los preparativos. Todavía estaba corriendo por el cielo mientras tocaba el suelo intermitentemente, pero la magia que estaba disparando se había vuelto más fuerte, y tanto su velocidad de lanzamiento como su frecuencia se habían duplicado. Todo eso estaba dentro del ámbito de las expectativas que tenía Eanru, pero no era eso de lo que quería quejarse.

 

El punto que merecía grandes alabanzas de parte de este hombre llamado Suimei Yakagi, era que él conocía la forma de luchar contra los Dragonnewts, y que parecía tener más conocimiento de eso que los Dragonnewts mismos. Cada vez que se acercaba, nunca se acercaba lo suficiente como para estar dentro del alcance de los puños de Eanru. Luchó mucho más allá de la distancia que uno podía medir a simple vista y mantuvo esa distancia.

 

Normalmente, cuando Eanru balanceaba su puño, al igual que cuando derrotó a los demonios, la ola de viento que siguió sería suficiente para mandar a volar absolutamente todo a su paso. Pero ese hombre se estaba moviendo de una manera como si él hubiera visto completamente este poder y no se dejaba atrapar por él.

 

Y luego estaba la ola de aullidos que Eanru usó justo cuando se encontraron. Suimei Yakagi lo llamó un rugido de dragón cuando gritó, pero en realidad entendía claramente la verdadera naturaleza detrás de la ola de aullidos. Si fuera un humano normal que no supiera nada de las técnicas de los Dragonnewts, no habría hecho nada más que permanecer estupefacto mientras se evaporaba. Pero este hombre rápidamente percibió lo que estaba sucediendo durante la etapa preparatoria de Eanru, y jugó su mano defensiva de inmediato.

 

Hablando de cosas que sabía de antemano, esto también se aplicaba a su ojo de dragón. Juzgando que Eanru sostenía una técnica para aplastar a todos dentro de su línea de visión con solo mirarlo, saltó por los alrededores sin permanecer dentro de la mirada de Eanru por un período prolongado de tiempo. Y luego, él preparó espléndidamente la técnica para contrarrestarlo.

 

Todas estas técnicas eran técnicas de muerte segura. Por supuesto, eran difícil de entender si solo escuchara de ellos. Todas eran técnicas en las que, incluso si entendías cómo funcionaban, la mayoría de las personas no podrían evitarlas y morirían en el acto. Pero este hombre se deslizó a través de todos ellas. Y él continuaba luchando contra Eanru tal como era.

 

Eanru: “Fu, fufufu ...”

 

Sin darse cuenta, la risa de Eanru comenzó a filtrarse. Frente a él, podía ver la figura de un hombre que usaba la magia incesantemente. Suimei Yakagi golpeó el suelo con el dedo, y detrás de él aparecieron círculos mágicos que diferían de los del suelo. Los círculos mágicos que aparecían continuamente parecían ser sustitutos del canto. A partir de esas formas circulares, se encendió la magia, los atributos que portaban variaron, y un tipo de ataque completamente desconocido llenó el campo de visión de Eanru cuando se precipitó.

 

Y así como así, al igual que cuando comenzó la lucha, todas sus predicciones fueron traicionadas una detrás de otra. Su velocidad y frecuencia de lanzamiento fueron buenas. Sin embargo, lo que no pudo descifrar fue el uso consecutivo de Suimei Yakagi de la magia. Eanru entendió que la velocidad de lanzamiento de su magia era algo que podía hacerse más rápido al realizar el hechizo más rápido, por lo que no estaba particularmente sorprendido por ese hecho. Sin embargo, el hecho de que no estaba tomando una sola respiración era algo que no podía entender en absoluto.

 

Cuando la magia se usaba consecutivamente, el maná tenía que ser expulsado del cuerpo. Como el maná se transmite al exterior, el calor corporal también aumentaría. El cuerpo podría confundir esto con una deficiencia de aire en la atmósfera, y causar que uno tenga dificultad para respirar. Normalmente, debido al tiempo que le llevó cantar hechizos, la mayoría de los magos nunca se encontraron con esta situación. Sin embargo, se suponía que era inevitable que un mago tuviera que tomar un descanso al usar magia consecutivamente.

 

Pero esto no se aplicaba al hombre ante sus ojos. A pesar de que el contenedor de su alma no era más que el cuerpo de un humano, Eanru no podía oír el sonido del ciclo de inhalación y exhalación que salía de su boca.

 

En su lugar, de vez en cuando podía ver un vapor blanco puro hecho de maná expulsado de su boca. Estaba adivinando que probablemente había algún tipo de órgano extraño dentro de ese cuerpo responsable de todo esto.

 

El uso consecutivo de la magia era una amenaza, pero en cierto sentido, este ataque sin parar podría decirse que es el medio de defensa de Suimei Yakagi. De la lluvia de fuego, relámpagos y magia ligera, uno supondría que iba a la ofensiva, pero también podría interpretarse que los incesantes ataques eran un medio para mantener a Eanru restringido sin permitirle atacar por sí mismo. Como evidencia de eso, Suimei Yakagi aún no había disparado ninguna magia que pudiera dar el golpe final.

 

Eanru: “Si no vas a presionar, entonces seré yo quien haga un movimiento”.

 

Cuando Eanru habló, pisoteó el suelo. Y como si ocurriera una explosión, la superficie del suelo se partió y envió grandes trozos de tierra volando. Con ese movimiento, se deslizó a través de la magia, y cuando llegó justo enfrente de Suimei Yakagi, Eanru pudo verlo tragar saliva mientras temblaba.

 

Suimei: “¡Maldición, te mueves demasiado rápido!”

 

Suimei Yakagi dejó escapar un grito de queja en el fragor del momento. Como se esperaba, estaba bastante nervioso. Tal vez debido a algunos recuerdos terribles, este hombre tenía un miedo profundamente arraigado hacia Eanru, no, hacia aquellos conocidos como Dragonnewts. Sin embargo, eso no era asunto de Eanru.

 

Apuntando a su mandíbula inferior, dejó escapar una patada. Para evadir el ataque desde abajo, Suimei Yakagi arrojó su cuerpo al suelo. Justo cuando Eanru pensó que había desechado cualquier idea de aterrizar correctamente, porque podía volar libremente por el aire, su postura no parecía importar en absoluto. Siendo arrastrado por una fuerza invisible, su cuerpo tomó un camino antinatural en el aire, y Eanru lo persiguió con un puño con el revés.

 

Suimei Yakagi anticipó las olas del fuerte golpe, pero, aun así, todavía lo atraparon. La ola de poder soplada hacia él golpeó su pierna. Y al mismo tiempo, Eanru podía escuchar el sonido de huesos rompiéndose. El momento inmediato después de que Suimei Yakagi hizo una expresión de angustia, un círculo verde con letras y números inscritos dentro de él tomó forma alrededor de los huesos rotos. Fue magia de recuperación. Cada vez que recibía una herida grave, Suimei Yakagi usaba esa magia para sanar el daño.

 

-El hecho de que no podía lastimar lo suficiente, era lo mismo tanto para Eanru como para Suimei Yakagi.

 

Cuando ese pensamiento autodestructivo pasó por la cabeza de Eanru, la magia de fuego se disparó hacia él.

 

Eanru: “¡Mera desesperación!”

Suimei: “¡Sólo recíbelo!”

 

Soltó un grito como si el ataque tuviera como objetivo acabar con Eanru, sin embargo, el ataque real fue algo diferente. La gran magia de fuego que bloqueaba todo su campo de visión no era más que una cortina de humo, solo una pulgada por delante de la cabeza de Eanru, un pequeño círculo mágico tomó forma.

 

Eanru: “Tch-”

 

Estaba muy cerca. En el momento en que la mente de Eanru juzgaba que no saldría ileso si era golpeado por eso, su cuerpo reflexivamente tomó una acción evasiva. Sin embargo, en el momento en que se distanció del pequeño círculo mágico, otro pequeño círculo mágico tomó forma, y ​​así, lo persiguieron.

 

No importaba cuán rápido se moviera, cuánto cambiaba de dirección, si despegaba hacia el cielo o no, los pequeños círculos mágicos formaban una línea mientras lo perseguían a la perfección. Pensando que parecía un juguete infantil fuera de lugar mientras formaban un acordeón como forma en el cielo, esos círculos mágicos finalmente apuntaron sus colmillos hacia él.

 

-‘Explosión en Cadena’. Junto con esa palabra clave, estallaron explosiones consecutivas. En un abrir y cerrar de ojos, atraparon la cara de Eanru.

 

Eanru: “Gu, Ah ...”

 

Eanru tomó una acción evasiva, pero estaba demasiado cerca para evitar la onda de choque. Su poder estaba en el mismo nivel que un ataque con la fuerza sobrehumana de Jillbert.

 

Tal como lo esperaría, no pudo soportarlo y echó la cabeza hacia atrás. Sin embargo, no sería un obstáculo para la batalla. Después de sacudir ligeramente la cabeza, pudo ver una luz de color ultramarino que bajaba del cielo estrellado nocturno.

 

- ¿Preparó este ataque de antemano?

 

En el momento en que Eanru sintió la inminente crisis, Suimei Yakagi comenzó a hablar.

 

“-Adcentum transcripción. Disparador aleatorizado Augoeides. “(Operaciones simplificadas de hechizo brillante. Despliegue aleatorio de bombas del número uno al cien. Bombardeo estratégico.)

 

Inmediatamente después, una lluvia de luz cayó del cielo. Las luces mágicas que caían del cielo le recordaron las estrellas que caía en el Imperio, pero parecía ser un tipo diferente de hechizo.

 

Habiendo perdido su oportunidad de evadir, Eanru desbordó todo su cuerpo con maná y tomó una posición defensiva. Pronto, la magia llegaría a su fin, pero ...

 

Suimei: “Este no es el final”.

 

Y justo cuando dijo eso, Suimei Yakagi preparó su siguiente magia. Antes de que Eanru pudiera notarlo, Suimei Yakagi había saltado hacia atrás y estaba tejiendo sus palabras mientras tomaba una postura de aterrizaje.

 

“-Fiamma est lego. Vis Wizard. Hex agon Aestua Sursum. Impedimentum Mors. “(Ensamble de llamas. Como el grito del resentimiento del mago. Dale forma a la agonía de la muerte y estalla en llamas, otorga al que me obstruye un terrible destino.)

 

Muchos círculos de magia roja se estaban formando en el aire, y a los pies de Suimei Yakagi, un solo gran círculo mágico se estaba expandiendo. La forma llena de palabras en el centro del círculo mágico y el círculo de dos pliegues en la circunferencia exterior de la misma comenzó a girar en direcciones opuestas, y el suelo a su alrededor estaba envuelto en llamas. El fuego rojo se reflejó en los ojos de Suimei Yakagi. La brillantez roja tenía un propósito celoso. Y el momento en que Eanru quedó cautivado por esa escena ...

 

Suimei: “-Fiamma. ¡Oh Ashurbanipal! “(Resplandece. ¡Oh, piedra giratoria de Ashurbanipal!)

 

Él aplastó la luz en su mano derecha. Al mismo tiempo que ese objeto parecido a una gema se hizo añicos, una llama estalló en el gran círculo mágico, las llamaradas en su entorno fueron repelidas y la tierra fue hervida como el hierro candente.

 

El sentido común de que las Dragonnewts eran inmunes al fuego llegaron a la mente de Eanru, pero al mismo tiempo, una mala premonición golpeó la espalda de Eanru. En lugar del sentido común que era inútil en el campo de batalla, confió más en esa sensación, y antes de que la tierra hirviendo pudiera ponerse de pie como una serpiente, como llamas extendidas, pudiera entrelazarlo, puso todas sus fuerzas en retroceder.

 

Se las arregló para evadir, pero el calor que se extendía en el aire chamuscó su cuerpo. Lo que sintió en su piel, fue un dolor palpitante que nunca antes había sentido en su vida. Como pensó, esta no era una simple llama. Era probable que, además del brote de fuego, se le aplicara otra maldición. Juzgando que sería malo tomar ese fuego, las campanas de alarma comenzaron a sonar dentro de su cabeza.

 

Atravesando las llamas frente a él, estaba Suimei Yakagi. Justo cuando estaba sorprendido al ver que un mago se acercaba a él por sí solo, el hombre frente a sus ojos se convirtió en humo y se dispersó. Al ver eso, Eanru una vez más dejó escapar una sonrisa.

 

Antes de que pudiera determinar dónde estaba el humo mientras se dispersaba en todas las direcciones, podía sentir una presencia detrás de él. Mientras se volvía apresuradamente, la figura de Suimei Yakagi estaba justo frente a él con un pequeño círculo mágico en la palma de su mano.

 

Suimei: “¡OOOOOOOOOOOOH!”

Eanru: “¡HAAAAAAAAA!”

 

Los dos dejaron salir su espíritu de lucha al mismo tiempo. Una explosión de aullidos. Al encontrarse con el empuje de la palma con el pequeño círculo mágico, era el puño del Dragonnewt. Inmediatamente después de la colisión de poder, una onda de choque explosiva estalló y envió al cuerpo de Eanru a volar.

 

Mientras corregía su postura y miraba hacia adelante, tal vez porque también sufría de la misma onda de choque, Suimei Yakagi también fue enviado a volar.

 

- ¿Hasta qué punto esta pelea hará que su corazón baile? Eanru no había tenido una buena pelea como esta desde el día en que nació. Pensar que sería bendecido ahora mismo con la lucha incesante que había estado buscando todo este tiempo.

 

Suimei: “¿Que es tan gracioso?”

Eanru: “¿Hm? ¿Me estaba riendo? Aah, no, es debido a esta batalla. ¿No te hace feliz?”

Suimei: “Ahora que lo pienso, eres ese tipo de persona eh ...”

 

Suimei Yakagi habló como si fuera una molestia, murmuró ‘maníaco de batalla ...’ en voz baja. Esas fueron palabras que describían a personas como Eanru. Sin embargo, para él, esas repugnantes palabras escupidas en la boca de su enemigo eran inconfundiblemente palabras de elogio. Ser considerado como un enemigo formidable por el fuerte dio sentido a todo lo que había acumulado hasta este punto, le permitía a él mismo aceptarse.

 

Por lo tanto, esta batalla tuvo significado. El significado de la vida que Eanru buscaba estaba ciertamente en este lugar. Lo único que lamentaba era el hecho de que el destino que tuvo con este hombre estaba sucediendo exactamente en esta ocasión. Era una fortuna incomparable que se viera envuelto en una pelea de ese tipo en un lugar tan inesperado. Sin embargo, debido a que estaba en medio de una misión, pensaba que no podía luchar hasta que su corazón estuviera satisfecho, y no pudo evitar sentirse triste por ello.

 

Eanru: “-Aah, está fuera de mi control”.

 

Parecía que la voz que silenciosamente se filtró llegó a Suimei Yakagi. Debido a que su tono contrastaba completamente con su anterior voz extasiada, la frente de Suimei Yakagi se arrugó notablemente. Sin embargo, por alguna razón, él no estaba disparando ninguna magia.

 

A pesar de que había estado disparando incesantemente hasta ahora y de que no mostraba signos de falta de aliento, parecía que estaba tomando un breve descanso en la batalla.

 

También era posible que simplemente estuviera preparando una técnica, pero al concluir que trataría con eso, Eanru dio un paso adelante. Eanru comenzó con golpes consecutivos. Sin embargo, el mago frente a él parecía acostumbrado no solo al combate a corta distancia, sino también a luchar en el rango de una pelea a puñetazos, mientras evitaba hábilmente los ataques de Eanru. Para un mago, este era una distancia fatal, pero fue capaz de manejarlo de manera efectiva, eso dejó a Eanru asombrado.

 

Sin embargo, aun así, no podía igualar a Eanru, que se especializó en peleas a puñetazos. Naturalmente, un humano nunca podría competir en fuerza física con un Dragonnewt. Los brazos que estaba usando para protegerse de los golpes de Eanru estaban mostrando signos de volverse rojos, y en un instante, se estaban volviendo cada vez más andrajosos.

 

Suimei: “Gu, ah ...”

 

Mientras dejaba escapar un gemido, Suimei Yakagi inmediatamente tomó distancia entre ellos. Después de que Eanru se abstuvo de perseguirlo, Suimei Yakagi miró hacia atrás con una mirada perpleja.

 

Eanru: “Es una gran sensación tener una batalla difícil”.

Suimei: “¿Ah?”

Eanru: “¿Me equivoco? Si el oponente es mucho más difícil de tratar, podrás luchar mucho más tiempo. Y luego, es posible probar todas las técnicas que has estado desarrollando también.”

Suimei: “... Embrujar a los demás con técnicas y tener eso en reciprocidad es ciertamente agradable. Aunque eso es solo si no estuviera en una situación como esta.”

Eanru: “Estoy de acuerdo. ¿Qué no nos llevamos inesperadamente bien?”

Suimei: “No, mi dolor es diferente al tuyo. No hay forma de confundirlo.”

Eanru: “Ese tipo de cosas es trivial”.

Suimei: “... ¿De verdad? Nuestra personalidad es aquella en la que obtienes rápidamente todo lo que no te interesa. Realmente tienes bastante carácter, en serio.”

Eanru: “Fu”

 

Mientras se divertía con su conversación, incluso ahora, el sudor frío caía por la frente de Suimei Yakagi. Pero, también era un hecho que su miedo de alguna manera se estaba volviendo más débil. Es probable que este hombre también se haya fortalecido solo para lograr sus objetivos. A pesar de que él habló en sentido contrario, sus conversaciones hasta este punto estaban en la misma longitud de onda, por lo que puede haberse suavizado un poco.

 

Incluso si los lugares a los que apuntaban eran diferentes, lo que deseaban era lo mismo. Ese pico elevado que nadie podía alcanzar, y el sueño que estimuló ese deseo. Este hombre tenía eso. Definitivamente estaba mirando un sueño.

 

Eanru: “Es difícil de entender eh. De Verdad. Tienes un tipo diferente de resplandor de ese hombre.”

Suimei: “...?”

 

Al igual que la luz en la oscuridad era más deslumbrante que cualquier otra cosa, el hombre frente a sus ojos también deslumbraba en la oscuridad. Es indudable que la pregunta de esa mujer enana es acertada.

 

Suimei: “En cualquier caso, seguro hablas mucho”.

Eanru: “Dios mío, eso es incluso sorprendente para mí. Aunque hablar en medio de una batalla es el colmo de la locura, Aah, eso es todo, eso es todo. Se trata de cosa en la que te sientes sobreexcitado y empiezas a hablar cuando te cansas ¿verdad?”

 

Esta inútil consideración y conversación era algo que Eanru nunca había hecho en una batalla antes.

 

Sin embargo, la razón por la que no pudo detener este exceso a pesar de eso, fue porque era algo difícil de entender para él. Las cosas que eran difíciles de entender, eran asuntos importantes. Si estaba expuesto a eso demasiado, ya no querría destruirlo, e inconscientemente, podría haber estado tomando eso en consideración. A pesar de que luchó por el bien de la destrucción, esta fue una tremenda contradicción.

 

Y luego pareció que Suimei Yakagi terminó su descanso. Justo cuando Eanru pensaba que los árboles detrás de él estaban siendo cortados por su magia, fueron barridos y comenzaron a volar. Empujados por el aire, numerosos árboles grandes rugieron en el cielo. Los troncos de los árboles de madera negra eran gruesos y resistentes. Si un humano fuera golpeado por algo así, no terminaría bien, pero eso solo se aplicaba a los humanos.

 

Eanru: “Tal cosa ni siquiera servirá como una distracción para mí”.

 

Justo cuando dijo eso, pudo ver la sombra de Suimei Yakagi corriendo detrás de los grandes árboles entre los huecos. Después de que Eanru rompiera el primer tronco con su puño, Suimei Yakagi usó esa abertura para acercarse justo delante de sus ojos. Blandiendo una espada de plata, el mago entró con un empuje, sin embargo-

 

Eanru: “Eso no perforará ...”

 

La punta de su espada alcanzó el pecho de Eanru, pero la hoja solo pudo perforar su ropa. No había forma de que una simple espada hecha por un humano pudiera atravesar la piel de un Dragonnewt. En ese caso, ¿quién sería el que aprovecharía esta apertura?

 

Eanru: “Tomaré ese brazo”.

 

Formando su mano como una espada, Eanru cortó el brazo derecho de Suimei Yakagi. Perder su brazo dominante fue el precio que pagó por aceptar el combate cuerpo a cuerpo donde tenía la desventaja. Su brazo derecho salió volando y la sangre comenzó a brotar de la abertura. Desde la distancia, Eanru podía escuchar el grito del héroe. Y frente a él, pudo ver que la cara del hombre se retorcía de angustia. Sin embargo, Suimei Yakagi no retrocedió. Lejos de eso, dio un paso adelante como para decir que hizo una abertura sacrificando su brazo.

 

Pero incluso esto estaba dentro del rango de las expectativas de Eanru. Golpear primero, y luego sacrificar su propia carne y huesos para crear una abertura, era una técnica que era bastante común. Sin embargo, lo que expulsó estaba fuera de las expectativas de Eanru, por alguna razón, era el brazo que se había reducido a una rodaja redonda.

 

No alcanzaría. No fue suficiente. ¿Leyó mal la distancia? No, la razón por la que empujó hacia delante su brazo derecho era probablemente por simple desesperación. Podría resumirse como los límites de un ser humano, en lugar de pensarlo correctamente, priorizaron el ataque. Y justo en ese momento, la boca de Suimei Yakagi se movió.

 

Suimei: “¿Esta bien? Me gusta esto.”

 

-El brazo derecho cortado que estaba revoloteando en el aire de repente cambió su trayectoria, y saltó hacia Eanru. Al ver ese movimiento, involuntariamente hizo una amplia sonrisa.

 

Eanru: “-Jaja. Entonces, ¿ha llegado a esto?”

 

La razón por la que sus palabras se tiñeron de alegría fue porque era la primera vez en mucho tiempo que una técnica excedía por completo sus expectativas. Pero los eventos inesperados no se detuvieron allí, la apertura del brazo derecho volador alineado con el muñón de Suimei Yakagi se extendía y presionaba contra él.

 

Suimei: “SEAAAAAAAH!”

 

Inmediatamente después de eso, se formó un círculo mágico en la abertura de la herida alineada, y giró al emitir un brillo verde. Al mismo tiempo, pisó el suelo intensamente. El aire que dibujó en sus límites. El viento etéreo que esparció. El terreno que fue fracturado.  Y con un puñetazo que no era en modo alguno inferior al que podía hacer cuando estaba ileso, soltó un solo golpe.

 

Eanru: “T-tch !!”

 

El puño atrapó a Eanru directamente en la cara. Él nunca pensó que un ser humano tendría tanta fuerza destructiva en sus puños. La tierra bajo sus pies era incapaz de resistir la fuerza por sí misma, y ​​cuando sus pies afeitaron la tierra debajo de ellos, fue empujado hacia atrás a una gran distancia.

 

Soportando todo el poder, se detuvo mientras aún estaba de pie, y se llevó la mano a la mandíbula, y como para comprobar su estado, se giró alrededor de su cuello mientras se partía. Sin perder tiempo, Eanru saltó al cielo y se acercó nuevamente cuando Suimei Yakagi dejó escapar una voz repugnante.

 

Suimei: “¿De Verdad? Prácticamente no funcionó para nada...”

Eanru: “Desafortunadamente, soy bastante resistente”.

Suimei: “A pesar de tener la forma de una persona, ¿no hubo ningún daño en el cerebro? Es por eso que esto es una maldita estafa.”

 

Tanto esa queja como el dolor que recibió se sintieron bien para Eanru. Empujó su cuello con su mano y lo giró mientras comprobaba una vez más su estado. El hombre que le había causado un dolor que iba más allá de sus expectativas ya estaba haciendo su siguiente movimiento, pero Eanru no pudo evitar rendirse a una sensación tan agradable que no había sentido por tanto tiempo. Cuando Suimei Yakagi disparó su magia, Eanru pateó el suelo y creó una gran nube de polvo.

 

Suimei: “¡Tú vándalo! ¡Copias a los humanos ahora!?”

Eanru: “Para nada, una cortina de humo no debe ser infravalorada”.

 

La nube de polvo cubrió completamente a Eanru. No podía ver, pero con esto tampoco podía ser visto. Abandonando sus sensaciones innecesarias, se dedicó completamente a la lectura de presencias. El oponente era un mago que tenía una gran cantidad de poder. Si seguía el maná, podía localizar con precisión a Suimei Yakagi incluso sin sus ojos.

 

-Eso fue mientras la persona en cuestión no se multiplicará.

 

Eanru: “¿Se separó? No, ¿Se ha multiplicado?”

Suimei: “¡Replicación rápida, la usaré aquí-!”

 

No solo se multiplicó la presencia de maná. Dentro de su campo de visión, las presencias exactamente idénticas aumentaban en número. Fue como si aparecieran múltiples Suimei Yakagi de repente. Justo después de que Eanru escuchara su voz, el suelo se rompió de repente.

 

Eanru: “Qué-”

 

Eanru tropezó. No pudo decir qué pasó. Incluso cuando buscó en sus recuerdos, no pudo encontrar el origen de la magia. La tierra que fue hervida por la magia de fuego de Suimei Yakagi no era tan débil como para derrumbarse así de fácil.

 

Al enfocar rápidamente su mirada justo debajo de sus pies, pudo ver una luz brillante hecha de maná. ¿Cuándo fueron colocados esos círculos mágicos en ese lugar? Al levantar la vista de su crisis actual, pudo ver que Suimei Yakagi sonreía.

 

Eanru: (Ya veo, ese hechizo de luz de antes-)

 

Lo que de repente vino a su mente, fue esa magia que derribó una lluvia de luz. No solo estaba disparando, las cicatrices que quedaron en la tierra parecían haberse convertido en círculos mágicos.

 

-Antes de que comenzara la pelea, Suimei Yakagi dijo que “la lucha de un mago es aquella en la que atacamos al enemigo cuando están desprotegidos”. Ciertamente, esta cadena de ataques estaba fuera de sus expectativas y podría decirse que es una táctica espléndida. Eanru no recibió una sola herida del suelo que se desmoronaba debajo de él, pero no podía moverse bien sin poder sujetar bien sus piernas. Debido a eso, el próximo ataque de Suimei Yakagi se llevaría a cabo.

 

La tierra en su entorno comenzó a levantarse. Girando como un vórtice, se extendió hacia el cielo, y luego vino volando hacia él. Se suponía que su oponente sabía que un ataque de tal masa sería ineficaz contra él. No, en ese caso, esto tenía un propósito diferente.

 

Suimei: “-Ground Seal”.

 

Mirando hacia arriba, todo lo que Eanru podía ver era una incesante avalancha de tierra. En poco tiempo, lo cubrió por completo.

Peso: 
0

Isekai Mahou wa Okureteru! Capítulo 108: Razón sin sentido luz de la razón




Manual




... A medida que la nube creciente de polvo se calmó, el suelo se suavizó y en el centro había una forma como si la tierra fuera enrollada en un remolino. Al ver a Eanru hundirse bajo el hechizo de Ground Seal, Suimei pudo escuchar a Hatsumi gritar en exaltación ya que estaba convencida de que había ganado.

 

Hatsumi: “¡Lo hiciste!”

Suimei: “No”.

 

Era demasiado pronto para pensar en la victoria. Hatsumi solo podía dejar salir un perplejo ‘¿Eh?’ por el completo contraste entre lo que vio ante sus ojos y la forma en que Suimei estaba hablando. Suimei estiro la mano y la instó a dar un paso atrás, y justo cuando lo hizo, el torbellino de tierra se abrió de golpe con un estruendoso rugido. Y de la tierra que una vez más se elevó hacia el cielo, el dragón Eanru hizo su aparición.

 

Eanru: “-Cuando te escuché decir ‘ataque cuando están desprotegidos’, pensé que sería un ataque sorpresa. Pero ya veo, así que tenía este tipo de significado eh.”

 

Mientras pronunciaba palabras de elogio, habló en un tono refrescante como si no hubiera recibido ningún daño en absoluto. Rechinando los dientes en secreto mientras veía a su oponente, Suimei respondió frívolamente.

 

Suimei: “Esa es la diferencia entre cobardía y elegancia”.

Eanru: “Dios mío, he aprendido mucho de ti. Como era normal que los magos cantaran y dispararan, mis acciones se volvieron inesperadamente monótonas y aburridas, pero ... Se siente bien ser corregido”

Suimei: “Bueno, de nada”.

 

Como Suimei respondió mientras insinuaba que también estaba diciendo ‘Cállate’, Eanru lo interrogó en un tono desconcertado. Al mismo tiempo, lanzó una mirada dura con un destello de topacio en el ojo.

 

Eanru: “Te disté cuenta de que no fui derrotado por eso, ¿verdad? ¿Por qué no disparaste otro ataque mientras tanto?”

Suimei: “¿Quién sabe?”

Eanru. “No creo que seas alguien que para pasar por alto una apertura tan ideal. Fue lo mismo cuando tu magia se detuvo innaturalmente antes. En ese caso, debe haber una razón por la que no puedas disparar.”

Suimei: “......”

Eanru: “Por lo que parece, parece que di en el blanco.”

 

Al ver esa expresión llena de confianza, Suimei una vez más rechinó los dientes. Se podría decir que la suposición de Eanru estaba completamente acertada. Justo como lo dijo, la razón por la que Suimei dejó de disparar fue porque no pudo. Debido al uso consecutivo de la magia, la entropía en el área estaba llegando a su límite.

 

En esa situación, no fue capaz de dar un golpe decisivo, una vez dicho esto, usar algo de magia de medio peso que no causaría que ocurra el fenómeno de fusión mágica sería completamente inútil. Es por eso que eligió un hechizo que al menos le daría algo de tiempo.

 

La magia entrelazada usando la teoría de la magia moderna podría ser lanzada rápidamente. Sin embargo, también aumentaba la entropía en gran medida, por lo que no fue capaz de separarse del cuello de botella de la necesidad de un intervalo entre hechizos. Debido a eso, podría terminar en una situación en la que estaba solo a un paso de distancia de terminar, como lo estaba ahora. Sabía de los méritos y deméritos, pero, sin embargo, caer en este tipo de situación era molesto de todos modos.

 

Después de limpiar la tierra y la arena de su cuerpo, el hombre frente a sus ojos una vez más tomó una posición de combate. Esa figura que estaba frente a Suimei, que había sido bloqueada por su propio cuello de botella, estaba compuesta y no tenía una sola mancha. Era como la representación de un ser poderoso que no podía ser obstaculizado.

 

Por su aspecto, le recordó a Suimei más un dragón oriental, pero su estilo de lucha se alineaba perfectamente con el de un dragón occidental. Esto también se aplicó a la etimología del dragón mismo, el origen del mal de ojo que se convirtió en el ojo draconiano. Dado que los ocho grandes reyes dragón del Sutra del loto también tenían ojos venenosos, no podía estar absolutamente seguro de la distinción. Pero debido a que su hechizo de sellado de tierra no funcionó, era difícil imaginar que sus orígenes estuvieran en los dioses del agua. El poder de absorber y esparcir la tierra provino de los dragones occidentales. No había duda de ese hecho.

 

El solo hecho de que se asemejara a la existencia conocida como dragón representaba una amenaza considerable para Suimei, pero lo que era realmente terrible eran sus ataques y el peso detrás de ellos. Desde hace un tiempo, había estado observando esos poderosos ataques de ondas de choque frente a sus ojos. Era físicamente imposible hacerlo con el esbelto cuerpo de Eanru, pero si su peso no se reflejaba adecuadamente en su apariencia, sería una historia diferente. Este fue especialmente el caso de las criaturas que no eran humanas, que a menudo tenían un peso mucho más allá de cómo lucían.

 

Por lo tanto, era un poder diferente de la magia, era solo fuerza bruta pura, tenía el mismo “principio” que la Suprema Espada del Sol de la Mañana que Hatsumi usó. Esos ataques solo tenían poder.

 

Ese hombre era un maestro en el combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, también se podría decir que era una mala jugada mantenerse demasiado lejos de él. Viéndolo desde un ángulo científico, tenía algo así como una onda de choque de microondas de alta potencia combinada con un arma de ruido que formaba un dispositivo de emisión de plasma.

 

Desde un ángulo mágico, podría describirse como un aumento exponencial del calor en el área y causando una combustión forzada, que conduce a ese resultado final. Lo que usó antes de la lucha comenzó a quemar todo su entorno a nada. Al igual que su aliento, también era posible controlar su direccionalidad.

 

Suimei: “Aunque el aliento de relámpago es mucho más aterrador ...”

 

Suimei recordó un ataque similar que había visto antes. Era diferente del rugido del dragón, pero también era una criatura que tomaba la forma de un ser humano y exhalaba un aliento que mataba a todos los seres vivos desde lo más profundo de su boca. Entre los destructivos ataques orgánicos que las criaturas humanas con forma sobre el suelo podrían usar, se consideró uno de los más atroces. Debido a que poseía una naturaleza única que atenuaba las defensas, era una técnica absurda que ningún hechizo de defensa podía amortiguar.

 

Incluso en el mundo moderno, existía ese tipo de criatura que usaba un ataque tan excesivo contra las personas. Se podría decir que son la raza más fuerte la cual se encuentra en la cima de todo el ecosistema.

 

Ese poder superó con creces el intelecto humano, y era como una ilusión que surgió de esas leyendas y cuentos de hadas donde aparecerían los héroes. Podría decirse que es un poder de una dimensión completamente diferente.

 

Y todas esas criaturas, sin excepción, tomaron la forma de un ser humano. También podría ser que en este mundo también existiera esa ley, y la forma de vida conocida como Dragonnewt fuera solo una de esas criaturas.

 

Como para probar esto, el Dragonnewt Eanru comenzó a mostrar movimientos que no podían describirse como meramente ‘superhumanos’. Eanru saltó alrededor del entorno como si estuviera jugando con Suimei, incluso con los ojos de un mago, no podía verlo todo. La razón por la que era incapaz de seguir a Eanru con la mirada a pesar de que los movimientos de Eanru no eran tan rápidos, era porque se estaba moviendo de una manera que un humano no podría imaginarse.

 

Cuando el trueno verde golpeaba el suelo y saltaba a un nuevo lugar, Suimei seguiría la trayectoria con su mirada, pero antes de que pudiera darse cuenta, había mirado demasiado lejos. Cuando se dio cuenta y devolvió su mirada hacia atrás, lo único que pudo vislumbrar fue el rastro de luz que quedaba detrás de los movimientos de Eanru. Era como perseguir a una mosca con los ojos, constantemente perdió de vista a Eanru, y finalmente, sin importar dónde mirara, no fue capaz de captar la figura de Eanru.

 

Frente a estos movimientos de otra dimensión, Suimei no tenía cartas con las que pudiera jugar. Por lo tanto, Suimei decidió aumentar la producción de su horno de maná. Con ese solo pensamiento, el núcleo del reactor dentro de su cuerpo fue liberado, y con ese fuego figurativo arrojado al horno, su ritmo cardíaco se agitó. El sonido palpitante era más fuerte que cualquier otro que pudiera oír mientras atacaba su cuerpo, yendo más allá de sus límites, empujó su cuerpo tanto como pudo.

 

Eanru: “¿Cuánto maná ...”

 

Eanru todavía era imposible de rastrear, pero dejó salir una voz en admiración.

 

-El horno de mana era una especie de órgano que generaba un maná que coincidía con la escala del consumo de maná de un mago y lo ayudaba a soportarlo.

 

Para un mago normal, se establecieron los límites del maná que podrían usar establemente sin desencadenar un desbordamiento, llamado ‘maná regular’. Y luego, cuando usaban magia, ese maná regular se acompañaba del maná generado por el horno de maná y manifestaba los misterios. Después de que el maná regular se agotaba, el maná del horno lo alcanzaría y provocaría que el mago se quedara seco. La técnica conocida como liberación del núcleo del reactor se usó para evitar esa condición desbordando el maná regular y elevando la producción del horno.

 

Cuando eso sucedía, era posible causar continuamente que el maná producido se hinchara hasta los límites que la carne del mago podía soportar. Y luego, cuando la escala de maná aumenta enormemente, el uso de magia que consumía una cantidad tremenda de maná se hacía posible, y el alcance efectivo también era ampliado. Empujaba el cuerpo a una existencia de orden superior y aumentó los misterios que se podrían realizar.

 

Todavía no podía ver la figura de Eanru. Era fatal que no pudiera comprender su ubicación, pero tenía una manera en que se le ocurrió hacerlo. El momento en que Eanru pasó a la ofensiva fue la primera vez que Suimei pudo identificar la ubicación del monstruo. Suimei aplicó hechizos que fortalecieron sus habilidades físicas y elevaron la fuerza de su cuerpo.

 

Después de que terminó de lanzar ambos, lanzó un relámpago a la espalda de Eanru. Se podría decir que el ataque es lo suficientemente bueno como para otorgar una muerte segura, el cuerpo de Suimei fue empujado más allá de sus límites, y después de ese golpe, Eanru se mantuvo firme. Al ver que él no estaba impresionado, Eanru no tenía ninguna apertura, pero Suimei todavía consideraba que era una buena oportunidad.

 

Eanru se detuvo con un puño aun empujando en su espalda. Antes de que pudiera intentar escapar del dominio de Suimei, la atmósfera circundante se deformaba por la magia. Y luego, cambiando la ubicación del centro de gravedad de Eanru, Suimei embotó sus movimientos. Y en un abrir y cerrar de ojos, fortaleció la influencia de la gravedad.

 

Suimei: “-¡Gravitatem Bis Coniuctum!” (¡Ecuación de Gravedad, Multiplicación Doble!)

 

Esto no fue suficiente. Sin acumular magia, concatenó la magia siguiente con la anterior y borró el intervalo de tiempo entre ellos.

 

Suimei: “-Gravitatem Triple Contexitur!” (¡Ecuación de Gravedad, Multiplicación de Tres veces!)

 

Si Eanru tuviera incluso un solo momento libre, podría escapar de la jaula de gravedad. Por lo tanto, Suimei no pudo detener su mano, boca o magia. Suimei pudo vislumbrar el rostro amargo pero deleitado de Eanru. ‘Entretenme más. Haz rechinar mis dientes más duro’. Suimei podía entender esos pensamientos solo por su expresión. Esa apariencia no flaqueó ni siquiera dentro de la jaula de gravedad, solo podría describirse como aterradora.

 

En ese caso, Suimei disparó magia de los cinco elementos. Utilizando las enseñanzas de las cinco prácticas de los Bodhisattvas, que se ayudaban mutuamente y organizaban el mundo, manifestó los elementos químicos que se antagonizaban y daban a luz a la destrucción. Después de crear un círculo defensivo debajo de Hatsumi, los furiosos cinco elementos reaccionaron gradualmente entre sí y causaron un efecto de aniquilación, y volaron el mundo.

 

La escala de la explosión superó a la del rugido del dragón de Eanru. Esta vez, el bosque de árboles de madera negra se dispersó fuera del territorio de la Alianza del norte sin dejar rastro. Sin embargo, incluso después de hacer volar el bosque, todavía era incapaz de derrotar a un Dragonnewt. Parecía tener una resistencia a este tipo de ataque que dependía completamente de la fuerza destructiva, Eanru estaba parado fuera del alcance de Suimei mientras se reía entretenidamente.

 

El efecto de los cinco elementos era demasiado débil, un ataque basado en un concepto de orden superior no parecía ser capaz de dar un golpe contundente al Dragonnewt. Al mismo tiempo que Suimei llegó a esta conclusión, dejó escapar un grito deliberadamente fuerte del dolor que asaltó su espalda. Inesperadamente, sus pies flaquearon. Debido a esa apertura, su sudor frío se convirtió en hielo mientras se deslizaba por su espalda. Y ante sus ojos, estaba la figura de un trueno que no pasaba por alto ni siquiera la apertura más pequeña.

 

Suimei: “Te tengo, Suimei Yakagi”.

 

Suimei inmediatamente protegió su cabeza con su brazo, y un puño salió volando por sus defensas y sacudió su cabeza. El brazo izquierdo que colocó como defensa se dobló hacia atrás, y como si eso no fuera suficiente, cada una de sus piernas recibió un golpe, y finalmente una patada extraordinaria se introdujo en su torso.

 

Suimei: “Guu, ja-ah ...”

 

Al ser enviado a colar por la patada, el cuerpo de Suimei rodó por el suelo. Mientras se daba cuenta de que estaba dando vueltas mientras su cabeza giraba y se sacudía en una bruma, inmediatamente comenzó a aplicar magia curativa a las partes rotas de su cuerpo. Incluso cuando de inmediato regresó, la sombra de Eanru estaba justo frente a sus ojos. Una vez más le mostró a Eanru una abertura, y era absolutamente necesario para resistir este ataque.

 

Suimei: “Zuu, gu, gahaa ...”

 

Con cada golpe que recibía, Suimei aplicaba curación a su cuerpo. Sin embargo, naturalmente, su curación gradualmente no pudo llegar a tiempo, y los movimientos de su cuerpo comenzaron a fallar. Mientras tomaba ataques que podían compararse con ser golpeado por una enorme bola de hierro, fue reducido a jirones y enviado a volar.

 

- ¿Voy a perder aquí? ¿Yo?

 

Rodando por el suelo varias veces, Suimei se detuvo boca abajo. Podía saborear la sangre y la suciedad en su boca. De las heridas consecutivas sin tiempo para un descanso, tanto su cuerpo como su corazón estaban gritando. Pero, aun así, intentó ponerse de pie. Él arañó el suelo y agarró terrones de tierra.

 

Y luego, una voz se disparó desde el frente, como si hubiera visto a través de él por completo.

 

Eanru: “¿Es esto el final?”

Suimei: “Cállate...”

Eanru: “Pero, no puedes soportarlo, ¿verdad?”

Suimei: “¡Cállate!”

Eanru: “Si no puedes venir por mí, entonces me llevaré a esa mujer conmigo, ¿sabes?”

Suimei: “SILENCIOOOOOOOOOOOOOO !!”

Eanru: “¡Eso es! ¡Grita! ¡Si no puedes entregarla, grita tus sentimientos! ¡Ruje! ¡Y deja todo al descubierto! ¡Debería haber más en tu poder que esto! ¡No deberías de contenerte en esta altura del juego!”

 

Él no necesitaba que se lo dijeran. Justo cuando un espadachín desenvainaba su espada y decidía que aceptaría con gusto la muerte cuando lo hacían, un mago también arriesgaba la vida en el momento en que decidía actuar, y debía consumir hasta el cansancio tanto su alma como su maná.

 

Por lo tanto, él se levantó. Hasta que su cuerpo quedara completamente inmóvil. Hasta que su corazón se retorciera y se rompiera. Hasta el día en que perdiera de vista con sus ojos ese sueño que buscaba desde aquel día.

 

Suimei: “-¡Fiamma! Est lego! Vis Wizard Hex Agon Aestua Sursum, Impedimentum Mors! “(¡Arme las llamas! ¡Como el llanto del resentimiento del mago! ¡Dé forma a la agonía de la muerte y estalle en llamas, conceda al que me obstruye con un terrible destino!)

Eanru: “¡Ya me has mostrado esa magia antes!”

 

Eso fue correcto. Él se lo había mostrado. Él se lo había mostrado, pero este fue el primer paso. Como si respondiera al pensamiento en lo profundo de su corazón, la magia tomó una forma diferente. Como si se tratara de un motor a reacción, el fuego se disparó detrás de Suimei, y cuando agarró la piedra de Ashurbanipal con su mano derecha, una deslumbrante conflagración envolvió su brazo.

 

Saltando en la apertura, Eanru saltó desde el frente. Mostrando desprecio por ese lapso en su juicio, Suimei se deslizó en el pecho del dragón saltando. Cuando Eanru abrió los ojos por la sorpresa, Suimei representó su magia con todas sus fuerzas.

 

Suimei: “-FIAMMA! ¡OH ASHURBANIPAL! “(¡Brilla y atraviesa! ¡Oh, piedra giratoria de Asurbanipal!)

 

La mano derecha que agarraba la gema se convirtió en un puño, las llamas que estallaban hacia atrás se convirtieron en un mecanismo para ayudar en la aceleración, y ese puño se enterró en el plexo solar de Eanru. Esta vez más que nunca, Eanru no pudo evitar recibir daño de ese puño y fue enviado volando hacia atrás. Y luego, antes de que pudiera recuperar su postura, las llamas de Ashurbanipal se precipitaron tras él. Desde dentro de esas llamas, Suimei podía escuchar el aullido de Eanru.

 

Eanru: “AUN NOOOOOOOOOOOOO!”

 

Dejó escapar un fuerte rugido que perforó los tímpanos y que parecía que podía apagar incluso las llamas que se estaban envolviendo a su alrededor. Incluso después de recibir el brillante resplandor de la gema que otorgó el destino de la ruina a todos los seres vivos, la rodilla del Dragonnewt no tocó el suelo.

 

En ese caso, su próxima colisión se acercaba. Sin tomar el sol en el recuerdo persistente de su magia, Suimei preparó su última carta mientras miraba hacia la batalla a la distancia que estaba a punto de comenzar.

 

Inmediatamente, una luz hecha de maná se formó alrededor de su mano derecha en forma de cuchilla. Centelleaba como la luz del amanecer, y al usar eso, dibujaba en silencio letras y símbolos que daban a luz a la magia.

 

Un círculo mágico brotó al instante a sus pies. Mientras continuaba sus acciones, círculos mágicos comenzaron a tomar forma fuera de la circunferencia de la primera. Mientras tejía su magia, su pasado ineludible corría por su corazón. A pesar de tener poder, su corazón era débil. Entonces ese día, esa vez, ese campo de batalla, ese evento irrecuperable sucedió.

 

En ese lugar, había perdido algo importante. Todo porque, como se encontraba ante una existencia excesivamente poderosa, todo porque no podía moverse. Sus defensas llegaron tarde. Debido a que su padre lo protegió, el rugido del dragón rojo que se suponía que lo golpearía, terminó tomando a su padre como sustituto.

 

Y en ese momento, sucedió a la voluntad de su padre. A cambio de el mismo que no fue salvado, salvaría a las mujeres que no podían ser salvadas. Él ciertamente juró esto. Por eso, en ese día, en ese lugar, murió el débil Yakagi Suimei. Es por eso qué-

 

Suimei: “Nunca dejaré que algo así vuelva a suceder ...”

 

Lo que tejió mientras murmuraba como si estuviera expulsando todo el aire de sus pulmones era un verdadero canto.

 

-El Progenitor emerge del cielo al amanecer y cumple los deseos de todo el cielo y la tierra.

-Para liberar al Apóstol de su misión, y liberar al Apóstol de sus propias manos, el Progenitor descendió ante el Apóstol.

 

Cuando el canto fue expuesto, el mundo comenzó a temblar. Silenciosamente, constantemente, y eventualmente de manera violenta, y como si nadie pudiera permanecer en ese lugar, en gran medida. Habiendo finalmente sacudido las llamas, Eanru contuvo la respiración ante el cambio en su entorno. A esta distancia, incluso si corría de inmediato, no podría evitar que la magia se completara.

 

Por lo tanto...

 

-Y así el Apóstol cayó al suelo. Porque sus alas de luz fueron arrancadas.

-Y así el Apóstol cayó al infierno. Porque su cuerpo fue considerado un nido de malicia para ser aceptable.

-Y así cayó. Y el Progenitor aprobó el Juicio, y expulsó al Apóstol.

-Y entonces rezo. Tal como lo demostró el Progenitor. Sí, para manifestar esa luz infinita sin fin, tal como lo hizo él.

 

Y justo cuando Eanru entró en su rango-

 

Suimei: “¡Todo se vuelve desconocido y es ■■■ -!”

 

Él estaba gritando ‘entregado’. Hacia ese dominio no podía ver. Él estaba rugiendo ‘entregado’’. Para que él seguramente pueda captar esa luz infinita en su mano. Sin embargo, esa luz que Suimei intentaba captar todavía era demasiado fuerte, y aún era demasiado pronto.

 

“U, gu ... ¡Mierda, ‘Entreeegadoooooo’!”

 

No importa cuán fuerte sea su voluntad, una magia cuyas palabras no estaban completas terminaría en fracaso. Las secuelas de ese torrente de poder y nociones que él no pudo controlar se envolvieron alrededor de los dos hombres que chocaban y los atraparon.

 

Cuando la luz cegadora se apagó, el aire frío de la noche sopló a través del campo de batalla. Todo lo que estaba allí, era la tierra quemada y los restos carbonizados de los árboles que se amontonaban como carbón en el suelo. Mirando desde donde fue arrastrado, Eanru habló dudosamente.

 

Eanru: “... ¿Qué hiciste? ¿El aire ha vuelto a ser como era un poco antes?”

Suimei: “Son las secuelas del tiempo de estancamiento parece, es algo así como un rebobinado espacial. Probablemente sea un efecto del brote de luz de baja velocidad. Porque estalló, el tiempo fluye para igualarlo o algo así... Bueno, ese tipo de cosas no importa ... “

 

Por el calor que llenaba sus órganos internos y la sensación candente que asaltaba su garganta, Suimei dejó escapar una tos sangrienta. Sus órganos internos se dañaron levemente por eso en este momento. Pero, aun así, el ataque único en el que había apostado todo había fallado. Lo que había sucedido aquí estaba muy lejos de lo que se imaginaba en su cabeza.

 

Como no pudo hacer el último sonido necesario para el hechizo, terminó en fracaso. No, porque todavía era inexperto para usar tal magia, el último sonido necesario para el hechizo no pudo aparecer. Debido al rebote causado por la falla mágica, “Retorno”, Suimei cayó lentamente de rodillas. Debido a que lanzó todo su ser en esta apuesta de altas apuestas, no le quedaba energía extra para prepararse o para cualquier contramedida. Un fuerte entumecimiento asaltó su cuerpo. Él no podría moverse por un tiempo.

 

Suimei: “…...”

 

Fue un error fatal en una batalla, pero el otro lado tampoco se movía. No, no podía moverme. Es probable que Eanru también haya sido herido. Había tomado por completo el ataque sorpresa de la llama de Ashurbanipal, y tomó el torrente de la “luz infinita sin fin” a su cuerpo. Incluso sin la manifestación de la magia, todavía tenía un efecto.

 

Cuando Suimei permaneció inmóvil, una sombra apareció de repente ante sus ojos. Al alzar los ojos, pudo ver a una chica con uniforme sacando su espada de su vaina.

 

Suimei: “Hatsumi ... Te lo dije, retrocede...”

Hatsumi: “No puedes moverte, ¿verdad? Entonces, alguien tiene que dar un paso adelante ¿verdad?”

Suimei: “Si estabas viendo justo ahora, deberías ser capaz de decir que no tienes una oportunidad”.

Hatsumi: “Tch-, puedo saberlo sin que me lo digas. Pero, aun así, al menos puedo ganar tiempo hasta que puedas moverte de nuevo... Y, además, ni tú ni él salieron ilesos, ¿no?”

Eanru: “Kuku, ciertamente sí”.

 

Eanru sonrió, y justo como pensó Suimei, él todavía no se movió. Si Hatsumi daba un paso al frente, esta podría ser una oportunidad única, pero aun así Eanru estaba siendo quisquilloso acerca de poner su ropa quemada y su cuerpo destrozado en orden. Por otro lado, Hatsumi tomó su posición y apuntó con la punta de su espada a los ojos de Eanru. Sin embargo, la mano que estaba agarrando la empuñadura de esa espada estaba dejando escapar un sudor frío, y temblaba ligeramente.

 

Hatsumi: “¿Entonces comenzamos?”

 

Cuando Hatsumi preguntó, Eanru negó con la cabeza.

 

Eanru: “No, he terminado. Haré que me dejes salir de aquí.”

Suimei: “¿Eh?”

Hatsumi: “¿Qué?”

 

Al escuchar las palabras inesperadas de Eanru, Hatsumi y Suimei plantearon sus dudas.

 

Eanru: “¿Qué, es extraño?”

Suimei: “Bueno eso es...”

Eanru: “Dado que la pelea se ha interrumpido, solo significa que lo dejo así. La oportunidad de retirarse acaba de llegar es todo.”

 

No podían decir si esa era su verdadera intención. Al escuchar su manera supersticiosa de hablar sin ningún sentido, Suimei lo cuestionó en un tono dudoso.

 

Suimei: “¿Eso está bien? ¿No ibas a llevar a Hatsumi contigo?”

Eanru: “Eso es cierto, pero es algo que debía hacer después de salir victorioso sobre ti. Además, no quiero dejarte atrás con un resentimiento.”

Suimei: “¿Un resentimiento?”

Eanru: “Así es. Si me llevo al héroe conmigo, quedaría un rencor entre nosotros dos. La lucha entre nosotros se convertiría en una lucha llena de un exceso de odio. Eso no es lo que deseo. Una pelea entretenida, incluso si es injusta, es algo que debe hacerse honestamente desde el frente.”

Suimei: “Es por eso, ya que hubo un exceso de eso esta vez, ¿no peleaste conmigo hasta el final?”

Eanru: “Así es.”

 

Eanru cerró los ojos mientras asentía en silencio. Era una razón absurda, pero precisamente porque era un hombre que buscaba el placer en el campo de batalla, no era necesariamente una mentira. Mientras Suimei aún mantenía sus sospechas, Eanru comenzó a mostrar movimientos de que estaba a punto de retirarse. Parecía que realmente no tenía más intención de pelear. Dispersando su desbordante espíritu de lucha, la cálida atmósfera volvió a ser una brisa fresca. Al ver esa figura justo ante sus ojos, Suimei se sentó con las piernas cruzadas donde estaba, y dejó escapar una risa algo asombrada.

 

Suimei: “... Eres realmente escandaloso eh. Nunca he conocido a un tipo como tú hasta ahora que realmente le gusta tanto pelear.”

Eanru: “No puedo pensar en mejores palabras de elogio. Hacen que todo el tiempo que paso puliendo mis habilidades valga la pena.”

 

Eanru sonrió humildemente y se dio la vuelta, luego comenzó a irse. Y como si dejara atrás palabras para un camarada compañero de armas ...

 

Eanru: “Ahora bien, Suimei Yakagi. Te veré de nuevo.”

Suimei: “Seee”

 

Fue una promesa para una revancha. A pesar de que Suimei no quería volver a pelear con alguien así nunca más, a pesar de que era completamente reacio, no pudo evitar reconocer la petición implícita de Eanru. Su corazón puede haber estado simplemente respondiendo a la sinceridad de su oponente.

 

Después de que Eanru se fue, el bosque tranquilo finalmente regresó. Todavía persistía el sonido de las brasas crepitantes, pero aun así se mantuvo en silencio porque lo que había estado haciendo un ruido en su corazón finalmente se había desvanecido. El estrés que se había acumulado en el cuerpo de Hatsumi parecía haberse dispersado, y ella se sentó justo donde estaba con un ruido sordo.

 

Hatsumi: “Él se fue...”

Suimei: “Sip.”

Hatsumi: “¿Qué era él, ese hombre?”

Suimei: “Quién sabe. Todo lo que puedo decir por ahora es que él es un enemigo extraño. Además, es un maníaco de las batallas.”

 

Después de dar su breve opinión personal sobre Eanru, Suimei dejó escapar todo el aliento en sus pulmones.

 

Suimei: “Mierda, la próxima vez, no perderé ...”

 

Después de escupir todo el aire desagradable en sus pulmones, dejo escapar palabras irritadas diciendo que superaría el próximo obstáculo. Él no fue derrotado. Por el contrario, logró su objetivo esta vez, si lo empujara a decirlo, fue una victoria. Sin embargo, la batalla terminó con Suimei en desventaja. No lo hizo sentir como si hubiera ganado. Por el contrario, solo podía decir que fue derrotado.

 

Hatsumi: “¿Estás bien?”

Suimei: “Bueno, mientras esté vivo me las arreglaré de alguna manera u otra”.

Hatsumi: “Ya veo.”

 

Después de responder a Hatsumi y escuchar su breve respuesta, de repente pareció recordar algo y una vez más comenzó a hablar.

 

Hatsumi: “Ahora que lo pienso, parecías estar escuchando cuidadosamente sus palabras”.

Suimei: “¿Hm?”

Hatsumi: “¿Hablaste mucho con ese hombre, cierto?”

Suimei: “Ahora que lo mencionas, tienes razón”.

Hatsumi: “¿Por qué? No hay necesidad de escuchar lo que el enemigo tiene que decir ¿verdad? También hablaste con él inútilmente en el medio de la pelea.”

Suimei: “Bueno, ese tipo de cosas pasan. Las sutilezas detrás de ese tipo de pelea a muerte que se convierte en diferentes tipos de encuentros donde se complica todo tiene una especie de entendimiento tácito detrás de ellos.”

Hatsumi: “Hubiera estado bien atraparlo mientras estaba hablando”.

Suimei: “Concuerdo completamente. Pero con ese tipo de oponente simplemente no puedo evitar sentir que es demasiado grosero. ¿No lo crees? Un enemigo que tienes que vencer de frente, cualquiera tiene uno o dos de ellos pase lo que pase. Es por eso que no quiero mentirme a mí mismo. Por supuesto, estaba pensando en formas de dejar que solo tú escapes, ¿sabes?”

 

Honestamente hablando, ese era el verdadero deseo de Suimei. Si el objetivo de Eanru era Hatsumi, en el peor de los casos podría simplemente transferir a Hatsumi por su cuenta a un lugar que no podía alcanzar. Sin embargo, Hatsumi le mostró una expresión como si ella no estuviera de acuerdo con eso en absoluto.

 

Suimei: “... Aun así, estás haciendo una mueca como si quisieras decir que no estaba pensando en eso para nada”.

Hatsumi: “Bueno sí.”

Hatsumi: “Oye, ¿viste mi poder, ¿verdad?”

 

Después de que Hatsumi asintió una vez, Suimei continuó.

 

Suimei: “Todavía estoy a la mitad de mi camino, pero soy consciente de que el poder que tengo es excelente. En resumen, soy algo así como un barril de pólvora. Si un tipo como él hizo lo que le plació y lanzo su poder sin saber nada, puedes saber qué sucederá si continuaba ¿no?”

Hatsumi: “Eso es...”

Suimei: “Soy un mago. No solo monstruos, también he derrotado a muchas personas con magia. Por supuesto, en esos momentos, no era más que chicos que me estaban atacando, no tenía otra opción, así que lo hice. Pero, ¿y si ese no fuera el caso? Si hacia alarde de mi poder sin comprender adecuadamente las circunstancias de quienes me rodean, y si eso se convirtiera en algo que no se pudiera deshacer ...”

 

Un pesado silencio llenó el aire. Hatsumi no pudo decirle nada. Era obvio. Esto era algo de lo que Hatsumi, quien mucho tenía poder, debía de ser consiente de misma, aunque no tuviera recuerdos.

 

Suimei: “No quiero arrepentirme de nada después de haberlo hecho. Es por eso que tendré cosas que quiero saber y cosas que dudo a mitad de camino. Las circunstancias personales del oponente son ocasionalmente algo que no se puede ver. Solo porque son hostiles, es demasiado apresurado decidir que tienen que ser derrotados pase lo que pase. Bueno, si eres demasiado precavido, también es posible perder una oportunidad, así que no puedo decir qué camino es mejor. No son más que cosas de las que preocuparse ¿eh? Muchas cosas...”

 

Después de soltar una risa de desprecio y mirar hacia abajo, Hatsumi no tenía nada que decirle. Mientras Hatsumi hacia una mueca como si estuviera escudriñando algo cuidadosamente, Suimei le dio su impresión de Eanru.

 

Suimei: “Bueno, aun así, no me pareció que estuviera tratando de hacer algo solo”.

Hatsumi: “En el momento en que dijo que me usaría, no había más espacio para la negociación”.

 

Al escuchar la sombría declaración de Hatsumi, Suimei soltó un “No tengo razón, huuh”, en respuesta. Y luego, de repente, cayó al suelo con los brazos y las piernas extendidos.

 

Hatsumi: “¿Yakagi?”

“... Estoy tan cansado que podría morir. Realmente, realmente quiero un futón”.

 

Después de su declaración idiota, Hatsumi dejó caer los hombros de una manera abatida. No parecía que ella sería capaz de detenerlo a corto plazo.

Peso: 
0