The New Gate Capítulo 36 (parte 2).




Manual




El día antes de la reunión de Vlad con Hameln, Robin vagaba sin rumbo fijo por Kalkia al anochecer mientras las palabras de Aldo se repetían continuamente en su mente.

 

Si no puedes producir ningún resultado, estás despedido.

 

Era algo que Aldo podía hacer. Después de todo, Robin lo había visto en el pasado.

 

A pesar de eso, Robin no hizo nada por aquel hombre a punto de ser despedido. No podía hacer nada, temiendo que él también se encontraría con el mismo destino.

 

Cuando llegue el momento de ser despedido, nadie llorará por mí, como en ese momento, pensó Robin.

 

“Hola, Sr. Robin”.

Robin: “… ¿Quién eres tú?”

 

Robin había estado caminando con la mirada baja, desesperado. El enfoque repentino de un hombre lo hizo sospechar.

 

Vlad: “Mi nombre es Vlad. De hecho, el Sr. Aldo me pidió que instara a un jugador llamado Shin a acelerar la velocidad a la completa las mazmorras. Me enteré de que te dieron instrucciones para hacer lo mismo, así que pensé que podríamos trabajar juntos.”

 

Vlad explicó la situación en un tono amable y cortés.

 

¿Tal vez Vlad también era un empleado de la misma compañía? Robin reflexionó brevemente sobre esto, pero no quería pensar más en ello.

 

Robin: “Tú también...es terrible, ¿no es así ...?”

 

Era realmente terrible. Cuántas veces él se había preguntado, si mi jefe no fuera alguien así ...

 

Vlad: “Pareces bastante angustiado, ¿hay algún problema? No parece que estés bajo el efecto de algún estado alterado.”

 

A pesar de la pregunta preocupada de Vlad, Robin se dio vuelta y se alejó.

 

Robin: “…Por favor, déjame en paz.”

Vlad: “Eso no es bueno sabes. Serás descartado a este ritmo, ¿sabes? Aquí y en la realidad también.”

 

Robin dio vuelta abruptamente.

 

Robin: “¿Has venido a reírte de mí miseria?”

 

Sus sentimientos honestos estallaron. Su voz era más fuerte de lo esperado.

 

Vlad: “Absolutamente no. De hecho, realmente te respeto por lo que debes haber pasado hasta ahora. Tengo una propuesta, Sr. Robin, ¿me escucharía? Si acepta, puedo borrar la fuente de sus problemas y disipar sus preocupaciones, ¿sabe?”

Robin: “¿Huh?”

 

Robin tardó un momento en comprender lo que Vlad quería decir.

Borra la fuente de sus problemas.

Eso significa que-

 

Robin: “¿Lo matarás por mí?”

 

Las palabras de Robin claramente incluyeron un atisbo de esperanza.

 

Robin: “No, ... él es fuerte. Su avatar esta modificado, fue codificado así por la administración ... la mayoría de sus estadísticas están por encima de los 800. Su equipo está lleno de equipamiento de grado antiguo, cosas que rara vez se obtienen, incluso si se paga por ellas. También hay pocas posibilidades de matarlo, ya que siempre está encerrado en casa...”

Robin: “Hay ... una oportunidad”.

Vlad: “¿Eh?”

 

Vlad puso una mano sobre el hombro de Robin y le susurró algo al oído. Robin se detuvo por varios segundos.

 

Vlad: “Si me ayudas, lo eliminare sin falta. Uno de mis compañeros está en la misma clase que él, sabes. Excluyendo las diferencias en las estadísticas, un novato con un avatar fuerte no puede competir con alguien que haya peleado en este mundo. Usted lo entiende, ¿no? Escuché que él ni siquiera recuerda todas sus habilidades, ¿verdad?”

Robin: “... sí, eso es correcto. Él ni siquiera luchó bien aquí”

 

¿Él puede matarlo? ¿A ese hombre?

 

Sin Aldo, Robin no se vería obligado a molestar a Shin. No había necesidad de doblegar a nadie. No hay necesidad de hacer recados para otros. No era necesario escucharlo burlarse del juego. Correr por todas partes en busca de artículos. Aventurarse en áreas peligrosas. Ser evitado por los jugadores que trabajan en las líneas de frente para completar las mazmorras.

 

Si volvieran a la realidad, Robin seguramente sería despedido si Aldo estuviera cerca. Sería despedido sin una causa justa, por lo que tampoco recibiría ninguna bonificación de jubilación.

 

Robin: “Si es así…”

Vlad: “¿Qué piensas? ¿No es una propuesta atractiva?”

 

La voz de Vlad se deslizó fácilmente en sus oídos.

 

Atractivo. Sí, fue muy atractivo. Incluso si era el susurro de un demonio.

 

Robin: “… ¿Que necesitas de mí?”

Vlad: “Hehe. Solo una cosa, sí, algo muy simple.”

 

Los labios de Vlad emitieron una risa clara y brillante.

 

Su sonrisa era malvada de una manera que Robin nunca había visto en su vida.

 

Vlad: “Quiero que hagas solo una cosa. Si puedes hacer eso, mis camaradas y yo nos encargaremos del resto.”

 

Sonriendo por todas partes, Vlad le dijo a Robin lo que quería que hiciera.

 

Robin: “Eso es--”

 

Robin estaba conmocionado por lo que Vlad le dijo.

 

Vlad: “Una persona será eliminada. ¿Qué, pensaste que podrías salir con tus manos limpias?”

Robin: “Pero eso es…”

Vlad: “No te preocupes. Solo tienes que atraerlos. No hay necesidad de lastimar al niño. Lo diré de nuevo, solo tienes que atraerlos. Eso será suficiente.”

 

La suave voz de Vlad continuó.

 

Vlad: “Mis camaradas y yo lo haremos todo. Simplemente tienes que llamar a una persona. ¿Es eso un pecado? La persona a la que llamas simplemente entrará en algo desafortunado. Nosotros seremos quienes actuemos. No compartirás la culpa.”

Robin: “No ... no ... ¿la culpa ...?”

 

Un falso perdón.

 

Robin no quería mirar la realidad. Él no expresó sus dudas.

 

Robin: “Sí. Deseas regresar al mundo real, sin preocupaciones, ¿verdad? Deseas encontrarte con tu familia, ¿verdad? ¿No nos ayudarás entonces, solo un poco?”

 

Quiero ver a mi familia

 

Ese pensamiento lo hizo decidir.

 

Para el actual Robin, nada excepto su familia realmente importaba.

 

•••••••••••••••••••

 

La mañana siguiente a la noche, Shin durmió abrazando a Marino. Shin se despertó sintiendo a alguien moviéndose en sus brazos.

 

Shin: “......ah”

 

Cuando abrió los ojos, Shin encontró la cara de Marino justo frente a la de él, a una distancia casi nula.

 

Al darse cuenta de que Shin estaba despierto, ella trató de retirarse.

 

Antes de que pudiera, sin embargo, los brazos de Shin se movieron. Abrazó a Marino con fuerza antes de que ella pudiera saltar de entre las sábanas. Sosteniendo la parte posterior de su cabeza, la atrajo hacia él.

 

Marino: “¡¿Eeh?! Hey, espera, ¿¡mmhn!?”

 

Sin dejar que ella se resistiera, Shin la beso. Después de un momento, Marino dejó de resistirse.

 

Marino: “Hah...”

 

Después del beso, Marino pareció perder toda su energía y solo miró al vacío. Al verla tan indefensa, Shin pensó en bromear con ella, pero recuperó el sentido antes de poder hacerlo.

 

Marino: “¿Q-que estás haciendo tan de repente?”

 

Marino no solo estaba tartamudeando, sino que también estaba sin aliento, con las mejillas enrojecidas.

 

Shin: “¿Qué? Querías besarme, ¿verdad? A tal punto que lo intentaste mientras estaba durmiendo.”

Marino: “B-Bueno, eso es cierto, pero ... ¡no se pudo evitar! Te estaba mirando dormir y no pude contenerme.”

 

Marino habló mientras golpeaba el pecho de Shin. Shin, por otro lado, no pudo dejar de sonreír.

 

Shin: “Entonces no hay problema. Al menos ninguno para mí. Más bien, puedes continuar. Acurrúcate todo lo que quieras.”

Marino: “¡¡Eso es suficiente!!”

 

Shin abrió sus brazos para animarla, pero Marino salió corriendo de la habitación. Shin se tumbó de nuevo, pensando que probablemente la molestaba demasiado.

 

Lo que Marino había dicho la noche anterior sobre su enfermedad estaba en su mente.

 

En realidad, probablemente estaban durmiendo en una cama de hospital. Si sucediera algo, los médicos y las enfermeras probablemente acudirían corriendo. Marino ya estaba enferma, por lo que sería asistida aún más.

 

Shin no sabía lo que el sueño continuo le podía hacer al cuerpo. Era posible que la esperanza de vida de Marino se acortara constantemente. Al pensar en ello, sintió la necesidad de buscar inmediatamente un área nueva y despejarla.

 

Shin: “…Debo calmarme. Correr hacia adelante sin pensar es la peor opción en una mazmorra.”

 

Shin saltó de la cama y respiró hondo. Incluso durante el juego, a veces había elegido la habilidad incorrecta y había muerto justo antes de despejar una mazmorra. En este mundo, sería muy imprudente hacer lo mismo.

 

Shin se reprendió para no perder la calma, pero no pudo evitar sentirse inquieto. La vida de la primera persona que había amado estaba en juego. No pudo mantenerse completamente calmado.

 

Luego, escuchó a alguien tocar. Cuando Shin respondió, la puerta se abrió un poco.

 

Marino: “El desayuno está listo.”

Shin: “Lo siento, ya voy”.

 

Shin se disculpó con el todavía ruborizada Marino y se levantó. Cuando pasó junto a ella, él le acarició el cabello sin pensar.

 

Marino: “Ehm, ¿qué?”

Shin: “Nada, solo ganas de acariciar tu cabello”.

Marino: “…Eso está bien, entonces.”

 

Marino parecía avergonzada pero también un poco feliz.

 

Mirándola, Shin sintió que su inquietud se disipaba.

 

Shin: (Tengo que hacerlo a tiempo)

 

Por otro lado, su impulso fue aún más fuerte.

 

Volveré vivo con Marino. Esas emociones ardieron brillantemente dentro del corazón de Shin.

 

El corazón puede influenciar el cuerpo. Aunque se suponía que el cuerpo de Shin era mera información, ahora se sentía exaltado y lleno de energía como si se hubiera fortalecido.

 

Marino: “N-No has tenido suficiente? ¡Me estás dando demasiadas palmaditas!”

Shin: “Oye, se siente muy bien tocar, así que ...”

 

Se sentía incómodo, pero también más fuerte, gracias a ella.

 

Él solo podía hacer todo lo que estuviera en su poder ahora.

 

Shin: “Ok, entonces, ¡hora de desayunar!”

Marino: “¡Oye! ¡No te vayas solo!

 

Shin se rio con ironía cuando Marino corrió tras él.

 

•••••••••••••••••••

 

Proyecto: 
Peso: 
0