The New Gate Volumen 10

Última modificación: 
Domingo, Junio 17, 2018 - 14:50

Después de terminar con la recolección dela Espadas Supremas Shin decide contar a Tiera sobre su pasado, comenzando así la historia de Shin cuando The New Gate se convirtió en un juego de la muerte.

Proyecto: 

The New Gate Capítulo 35 (parte 1).




Manual




Después de su viaje para recuperar las Cinco Espadas Supremas en el país de la isla de Hinomoto, el grupo de Shin regresó a la casa del gremio de ‘Black Priestess Shrine’.

 

Shin y Tiera compartieron parte de sus recuerdos cuando purificaron una de las Cinco Espadas Supremas, ‘Dojigiri Yasutsuna’; esto impulso a Shin para que decidiera hablar sobre su pasado con ella.

 

Tiera habló mientras miraba directamente a los ojos de Shin.

 

Tiera: “…Dime. Quiero saber más sobre ti.”

Shin: “Entendido. Tomará un tiempo, pero por favor escúchame; en ese momento, todavía no sabía lo malas que podían ser las personas. No sabía que podría perder algo muy importante de repente.”

 

Shin continuó hablando mientras miraba directamente a los ojos de Tiera.

 

Shin: “Lo que voy a contarte ocurrió antes de ‘Dusk of the Majesty’. Cuando solíamos llamar a este mundo un ‘Juego’.”

 

•••••••••••••••

 

Ha pasado un año desde que el MMORPG “THE NEW GATE” se transfirió de la realidad virtual.

 

Lo que se suponía era un juego se había convertido en realidad. Hubo dos grandes cambios que afectaron el juego.

 

Cerrar sesión era imposible y la muerte en el juego significaba la muerte en la vida real.

 

Muy pocos podrían manejar esta situación absurda con la cabeza fría.

 

Se dijo que el caos y la confusión causaron más de 500 víctimas, pero nadie podía entender si esa cifra era alta o baja.

 

Todo sucedió de repente, pero afortunadamente, si se podía decir, las estadísticas de los jugadores no se habían reiniciado.

 

Las estadísticas y los niveles que los jugadores pasaron horas levantando, los equipos poderosos y objetos raros, casas de los gremios, métodos de contacto con amigos, todos quedaron sin cambios.

 

Con la esperanza de poner fin al juego de la muerte, un hombre estaba, hoy también, desafiando una mazmorra.

 

“¡¡¡Rrrraaahhh !!!”

 

Un destello carmesí iluminó la oscuridad de la mazmorra, siguiendo el grito de guerra del hombre. Había sido creado por el balanceo de su espada.

 

La hoja perforó el vacío, cortando la pierna derecha del monstruo de tipo gigante; ‘Gigantes Moss’.

 

Habiendo perdido todo por debajo del muslo derecho, el gigantesco monstruo cayó al suelo. Su cuerpo se extendía por más de 5 metros y estaba formado de rocas y escombros, lo que causó un pequeño temblor cuando el monstruo se desplomó.

 

Ese temblor de la tierra limitaba la acción del jugador y le impedía continuar el ataque.

 

“Queda un 30% de HP. Debe de estar por cambia sus patrones de ataque.”

 

El hombre murmuró para sí mismo mientras mantenía al monstruo colapsado dentro de su campo de visión.

 

Su nombre era Shin.

 

Su oponente era el monstruo jefe que esperaba a los jugadores en los confines más profundos de la mazmorra.

 

Como Shin había predicho, el medidor de HP del monstruo había caído en la zona roja por detrás del 30%, causando ciertos cambios en el cuerpo del ‘Gigantes Moss’.

 

Desde la base de sus 2 brazos que parecían hachas de batalla, surgió un nuevo conjunto de brazos. Al mismo tiempo, el techo de la cámara del jefe se derrumbó, llevando una espada larga y una lanza al suelo de la habitación.

 

Shin: “Así que ese es tu juego”.

 

Después de concluir con calma que el cambio era físico, Shin activó una habilidad mágica.

 

Shin: “Por si las dudas, será mejor que compruebe si tus puntos débiles han cambiado.”

 

Habilidades mágicas de los siete elementos golpearon al monstruo después de que Shin hablara.

 

Balas de fuego y agua, lanzas de luz y trueno, y garras y colmillos de viento y tierra.

 

Siete hechizos que solían ser lanzados por sí solos golpearon todos a la vez. Demasiado para que incluso el ‘Gigantes Moss’ de cuatro brazos puedan manejarlo.

 

Shin había activado la habilidad [Magic Boost], para aumentar el poder ofensivo de su magia, y la combinación de 7 habilidades mágicas [Elemental Blast].

 

Era un ataque combinado utilizado para determinar la debilidad del monstruo mientras infligía un cierto grado de daño al mismo tiempo.

 

Dependiendo de las propiedades elementales del monstruo en el que se usa el hechizo, podía terminar sanándolo, pero ‘Gigantes Moss’ sufrió daños. Basado en las diferencias de daño infligido, estaba claro que el monstruo era fuerte contra el fuego y el viento, pero débil contra el trueno y la oscuridad.

 

El problema era que el daño en sí mismo era infinitesimal.

 

Shin: “No hay cambios en los puntos débiles, ya veo. Sin embargo, la defensa mágica se disparó.”

 

‘Gigantes Moss’ era originalmente un monstruo fuerte contra los ataques mágicos.

 

Para Shin, continuar con este ataque unilateral desde la distancia no era imposible, pero debido al aumento del poder defensivo del monstruo, provocado por la pérdida de HP, incluso los hechizos de Shin no podían infligir un daño decisivo.

 

El único método que quedaba era el combate cuerpo a cuerpo.

 

Shin: “Bueno, que así sea. ¡De todos modos, no estaba pensando atacar a distancia!”

 

Mientras mantenía al monstruo ocupado con hechizos mágicos de múltiples golpes, Shin tomo su arma de confianza, la katana Shingetsu. La activación de la habilidad hizo que la cuchilla emitiera ondulaciones cada vez más brillantes, antes de cubrirse en la oscuridad. Al momento siguiente, un rayo rojo se disparó hacia adelante.

 

Habilidad de combinación triple [Black Flower Flash].

 

Usando el bombardeo mágico como cobertura, Shin se acercó al monstruo en un instante y rodeó su espalda.

 

Gracias al movimiento de alta velocidad posibilitado por la combinación de habilidades de tipo Movimiento [Ground Shrink] y [Mirage Dance], el ‘Gigantes Moss’ perdió de vista a Shin.

 

Otra causa probable era que sus movimientos eran limitados, como consecuencia ​​de la pérdida de su pierna derecha. El monstruo, ignorando los hechizos que golpeaban su cuerpo, buscó a Shin con sus ojos.

 

Shin: “¡¡¡!!!”

 

Shin se concentró sin decir una palabra, luego giró a Shingetsu hacia abajo en la espalda del ‘Gigantes Moss’.

 

La espada, envuelta en una ardiente oscuridad abrasadora, rasgó la dura piel del monstruo. Inmediatamente después del corte, un trueno golpeó el mismo punto.

 

El ‘Gigantes Moss’ perdió el equilibrio y cayó hacia adelante por el golpe.

 

El monstruo intentó contraatacar, gritando de dolor, pero sus movimientos eran aún más rígidos debido a la parálisis a corto plazo causada por el elemento trueno del ataque. El intento desesperado de atacar hizo que el monstruo cayera al suelo otra vez.

 

Shin no dejaría pasar esa oportunidad. En cambio, había predicho la situación y golpeó al monstruo desde atrás otra vez.

 

No le tomaría mucho tiempo al ‘Gigantes Moss’ volver a ponerse de pie. Pero Shin se movió detrás del monstruo y activó otra habilidad mucho más rápido.

 

Shin: “¡Esto es el fin!”

 

Un aura de color naranja ahora envuelta Shingetsu; era la habilidad del Sistema de Artes Marciales para espadas [Tyrant Beat].

 

Se pueden usar muchas habilidades de tipo Katana y de tipo Espada, siempre y cuando se maneje un arma que tenga una cuchilla. Usar habilidades tipo espada con una katana haría que su poder ofensivo cayera un poco, pero Shin se centró más en los efectos de la habilidad, por lo que había dejado de usar solo habilidades tipo Katana incluso cuando empuñaba una katana.

 

El golpe, dirigido al punto débil del monstruo, la parte posterior de su cuello, vio que su daño aumentaba gracias a un golpe crítico. Los efectos de la habilidad también le permitieron a Shin continuar una ofensiva unilateral.

 

Era solo cuestión de tiempo hasta que HP del ‘Gigantes Moss’ llegara a cero.

 

 

 

Shin: “¡Ngh! No debería estar tan cansado, pero mis hombros se sienten rígidos.”

 

Con un bostezo, la tensión abandonó el cuerpo de Shin.

 

Después de derrotar al jefe y limpiar el calabozo, Shin regresó a la entrada. Había estado luchando en el calabozo desde la mañana, y cuando salió, se dio cuenta de que el sol ya se estaba poniendo.

 

El agotamiento físico existía como parte del sistema, pero ya estaba completamente recuperado.

 

En lugar de eso, se sentía más cansado mentalmente.

 

Incluso si el avatar se recuperaba por completo, la mente del jugador que lo controlaba no lo hacía.

 

La muerte en este mundo significaba la muerte en la vida real. “THE NEW GATE” era ahora un juego de la muerte, no había vuelta atrás después de morir.

 

No importa si el oponente era un monstruo jefe o algún pequeño monstruo de las áreas orientadas a los principiantes, la vida del jugador estaba en juego en cada pelea. Era obvio que los encuentros largos causarían angustia mental.

 

Shin: “Uf. Con esto, quedan aproximadamente la mitad de las mazmorras.”

 

La condición para despejar el juego de la muerte “THE NEW GATE” era derrotar al monstruo jefe en la última mazmorra, “Gate of the Otherworld”. No estaba seguro si ellos serían liberados del juego o no, pero todos los jugadores lo convirtieron en su objetivo por el momento.

 

Para entrar en la mazmorra final, primero se requería que se limpiara una serie de mazmorras. Limpiarlas desbloquearía áreas selladas, permitiendo al jugador acercarse gradualmente a la mazmorra final.

 

Al comienzo del juego de la muerte, todos los jugadores habían sido reunidos en “Kalkia”, uno de los lugares de origen, y solo podían moverse en sus alrededores.

 

El mapa de Shin ya había registrado la mayoría de los datos geográficos de las zonas. Mirar el mapa reveló que alrededor de la mitad se mostraban como transparentes, lo que significaba que era imposible viajar a ellas.

 

Las zonas desbloqueadas eran una prueba del coraje y el sacrificio de aquellos que, como Shin, habían completado las mazmorras. Ya habían tardado 4 meses llegar a este punto.

 

Shin: “Todavía puedo hacerlo solo. Pero la segunda mitad no será tan fácil ...”

 

Shin suspiró, luego revisó los objetos arrojados por el monstruo. En algunos casos, se pueden encontrar objetos útiles para completar el siguiente calabozo.

 

Los objetos arrojados eran raros, pero el equipo de Shin tenía especificaciones más altas, por lo que le servían de poco.

 

Shin: “... nada especial esta vez”.

 

Sus manos dejaron de desplazarse por la pantalla y cerraron la pantalla del menú. Los objetos, además del equipo, no parecían ser especialmente útiles en la próxima mazmorra.

 

Procediendo de la entrada de la mazmorra al punto de teletransporte, Shin manejó cualquier monstruo atacante con solo una mano, luego miró hacia el cielo. El cielo claro y despejado le iluminó el espíritu, aunque solo sea un poco.

 

“¡Oh! ¡Él está de vuelta! ¿Cómo te fue?”

 

Una vez que regresó a Kelgunsk, uno de los lugares de origen, Shin fue recibido por voces impacientes por verlo regresar. No había ocultado el hecho de que había salido a completar una mazmorra, por lo que probablemente habían obtenido la información de algún lado.

 

Shin: “Completado sin problemas. Podemos ir al siguiente campo ahora también. Estoy seguro de que ya lo sabes, pero ten mucho cuidado si continúas. El jefe de la mazmorra cambió de una manera que nunca había visto antes, después de todo.”

 

Shin respondió mientras miraba el emblema grabado en el guantelete usado por el joven hombre que partencia a las Bestias Superiores que había conocido hace mucho tiempo, Lao.

 

El emblema, que representa a un león aplastando una espada larga con sus dientes, simbolizaba al gremio con mayor influencia en ese momento, “Savage Lions”. Shin recordó que el maestro del gremio era una Bestia Superior de tipo León.

 

Lao: “Cosa segura. No formo parte del cuerpo de las tropas ‘Explosive Legs’ de ‘Savage Lions’ por nada. Si lo peor se presenta, simplemente puedo salir corriendo.”

 

Lao se rio de buena gana con sus orejas de gato apuntando hacia arriba, mientras hablaba, luego desapareció entre la bulliciosa multitud.

 

El gremio “Savage Lions” estaba compuesto por las tropas de “Explosive Legs”, que se encargaban de la exploración y la recopilación de información, y las tropas de “Explosive Fists” orientados al combate.

 

Como Shin sabía, Lao era un guerrero no inferior en modo alguno al capitán de “Explosive Legs”.

 

Sin embargo, Shin no tenía idea de por qué esa persona esperaba su regreso. Pensó que era un trabajo que uno de sus subordinados podría hacer fácilmente, pero no iba a meter la nariz en los asuntos de otros gremios.

 

Shin: “Supongo que daré un paseo por la ciudad.”

 

Pensando que no podía quedarse parado en el punto de tele transportación de esa manera, Shin se dirigió hacia la ciudad. Tal vez porque acaba de regresar de arriesgar su vida para completar la mazmorra, mirar el paisaje de la ciudad lo hizo sentir aliviado.

 

“Oh, pero si es Shin. ¿Cómo fueron las cosas en la mazmorra?”

 

Shin fue detenido por la voz del hombre detrás del mostrador de un puesto de brochetas. Era un jugador que había creado a propósito un avatar de edad avanzada y desempeñó un papel como vendedor ambulante.

 

Su tono era demasiado familiar, en parte debido a su carácter, pero también porque Shin a menudo frecuentaba el puesto.

 

Shin: “Hola. Se ha desbloqueado una nueva área. Podrás obtener más tipos de ingredientes pronto.”

 

Después del comienzo del juego de la muerte, cuando se desbloquearon nuevas áreas, se descubrieron elementos y equipos que aún no se habían implementado en el juego. Entre ellos había materiales de excelente calidad, y Shin también había reunido algunos.

 

“Baya, ¿Qué no son buenas noticias? Aquí, esto va por parte de la casa para el héroe que se enfrentó a una mazmorra en solitario.”

Shin: “Por favor deténgase con eso de héroe, señor”.

 

Shin tomo la brocheta que el hombre le ofreció, con una risa avergonzada. Sabía que el hombre no habría aceptado un no como respuesta.

 

Héroe era la palabra que usaban algunos jugadores cuando se referían a Shin. Al comienzo del juego de la muerte, los jugadores notaron que sus niveles, estadísticas y equipos no habían cambiado, por lo que inmediatamente fueron a buscar a los jugadores avanzados. Pensaron que la cooperación de los jugadores avanzados era vital para despejar las mazmorras.

 

No les tomó mucho tiempo descubrir que cierto jugador avanzado que sobrepasaba a todos los demás todavía estaba conectado.

 

Un miembro de Rokuten, el gremio que se decía era el más fuerte, y un herrero que creaba equipos de la más alta calidad.

 

La existencia de Shin se hizo más importante entre muchos jugadores, que encontraron esperanza en él.

 

Su poder, aquella fuerza inconmensurable a la que nadie podría siquiera acercarse, planteaba el problema de que otros jugadores simplemente le estovarían, pero eso era insignificante: todos tenían grandes expectativas en Shin.

 

Al cooperar con otros jugadores avanzados, Shin había completado las mazmorras de nivel principiante en un instante, pasando a las de nivel medio. La velocidad a la que se movía era más que suficiente para aumentar las expectativas de los demás.

 

Shin logró completar incluso las mazmorras avanzadas por su cuenta, cosas con las que otros jugadores de alto nivel tenían problemas.

 

La mazmorra que Shin completo ese día también era demasiado difícil para otros jugadores avanzados. No hubiera sido así si todos los jugadores avanzados estuvieran conectados, en la actualidad Shin era el pilar que sostenía los intentos de completar las mazmorras.

 

Debido a esto, la gente solía honrarlo y llamarlo como “Héroe”.

 

Shin: “Primero se ponen expectantes, y luego decepcionados, todos ellos... ahora hay celos y envidia mezclados en todo, ya no sé qué es qué ...”

 

Sí, la gente “solía” honrar a Shin y llamarlo “Héroe”.

 

Pero después de comenzar a desafiar mazmorras avanzadas, la velocidad de Shin disminuyó visiblemente. A medida que las mazmorras se elevaban en dificultad, los monstruos dentro de ellas se volvían más fuertes, las trampas y los trucos se volvían más complicados, haciéndolos más peligrosas.

 

Incluso para Shin, completar las mazmorras más avanzadas -transformadas de forma desconocida por el juego de la muerte- a la misma velocidad que las mazmorras de nivel principiante de baja dificultad no era posible.

 

Hubo jugadores, sin embargo, que no entendían esto. O más bien, no “quería” entender esto.

 

La velocidad de Shin en completar una mazmorra estaba cayendo porque se lo estaba tomando con calma. Él realmente no quería limpiar las mazmorras.

 

Rumores infundados como este comenzaron a circular alrededor de 2 semanas después de que Shin comenzó a enfrentar las mazmorras avanzadas.

 

Las “expectativas” que muchos jugadores tenían hacia Shin.

 

Había jugadores que pensaban que Shin podía hacerlo, jugadores que sentían una “confianza” igual a la “expectativa”, pero los jugadores que realmente conocían a Shin, eran muy pocos.

 

Las “expectativas” de muchos jugadores solo eran una excusa para escapar de sus responsabilidades y forzarlas hacia Shin, pensando que no necesitaban hacer nada, que él se encargaría de todo de alguna manera.

 

“Tch, debe ser fácil para él, ya que él es el único que tiene un buen equipo”

 

Estas palabras llegaron a Shin mientras caminaba y comía la brocheta.

 

Pudo encontrar la fuente al borde de su línea de visión. Sin mover los ojos, Shin notó a un jugador vestido con armadura de bajo nivel, apoyado contra una pared en un callejón. Su nivel 40 era realmente bajo.

 

Shin inmediatamente entendió que era un principiante.

 

Shin: “¿Crees que puedo dar equipo a cualquiera, ¿eh? Los materiales no son gratis, maldición.”

 

Shin siguió caminando, ignorando al hombre, y luego escupió sus honestos pensamientos cuando vio su tienda de dulces favorita a lo lejos. Las palabras que murmuró no las escuchó nadie y pronto se perdieron en el ruido de la multitud.

 

Como Shin era un herrero, muchos acudieron a él para pedirle equipo. Sin embargo, siempre fue bastante estricto a la hora de dar armas.

 

Una de las razones era lo que había murmurado, que los materiales no eran gratis. Pero la primera razón era otra cosa.

 

Esa era la existencia conocida como PKs, jugadores que no habían dejado de matar a otros jugadores incluso después del inicio del juego de la muerte.

 

Si simplemente entregara armas y estas llegaran a las manos de los PK, las bajas aumentarían.

 

Por esta razón, Shin dio armas solo a un rango muy limitado de jugadores: maestros de gremios y líderes de equipos. Eso era solo temporal, sin embargo; él prestaba el equipo, no lo regalaba. Si un PK se mezclaba entre ellos, Shin le quitaría el equipo.

 

Desde el punto de vista de los jugadores normales, sin embargo, solo parecía que era tacaño con su equipo.

 

Hubiera sido imposible para Shin fabricar equipo para todos después de todo. A pesar de esto, hubo rumores de que él y otros jugadores poderosos querían monopolizar el equipamiento: Shin estaba bastante cansado de la situación.

 

“¿Qué sucede-nya? Shin-nya, luces decaído-nya.”

 

El agotamiento requiere cosas dulces para desaparecer. Shin estaba mirando pasteles, tratando de olvidar los rumores, cuando el dueño de la tienda de dulces “Lucky Cat”, Catnip, lo llamó.

 

Hablar al estilo de un gato era una regla tácita del gremio “Type Cat Language Research Association”, al parecer. Shin recordó que había rechazado que otros conocidos lo llamaran “Shin-nya”.

 

Catnip era humana, pero gracias a un conjunto de equipos llamados orejas de gato “Transformación de bestias” del mismo color que su cabello naranja brotaron en su cabeza, así como una cola de gato, sobresaliendo de su minifalda. Ella era una chica gato con una alta exposición a de piel, como la que encontrarías en un maid coffe.

 

Todos los demás empleados de la tienda usaban el mismo atuendo. Catnip tenía 160 cemels de altura. Su ropa exponía bastante su busto, por lo que desde la altura de los ojos de Shin era difícil no mirar.

 

Shin: “Ah, no es nada, acabo de regresar de derrotar a un jefe de mazmorra. Esa es la razón, probablemente.”

Catnip: “Te presionaste demasiado otra vez-nya? Eres demasiado imprudente, Shin-nya.”

 

Si bien el estilo de expresión de Catnip no la hacía parecer seria, su expresión era muy similar.

 

Shin: “Ya lo sé. Pero si no hago esto, no podemos regresar pronto.”

Catnip: “No tiene sentido preocuparte tanto por lo que dicen los demás... pero eres muy serio de una manera extraña, Shin-nya. Supongo que no me queda otra opción... Shin-nya, un regalo para ti.”

 

Catnip sacó una tarjeta de entre sus pechos. Las tarjetas de objeto se podían sacar desde cualquier lugar, siempre y cuando uno se concentrará, pero Shin nunca había visto a ningún jugador sacándola desde esa posición. Para él, parecía simplemente como si la tarjeta hubiera salido del escote del amplio busto de Catnip.

 

Catnip: “¡Nyaaa!! ¡Las galletas especialmente hechas de Catnip-nya! Cómelas y anímate-Nya.”

Sin: “Muchas gracias. Sin embargo, estaría más feliz si me las dieras más tranquilamente... también piensa un poco más acerca de dónde las sacas.”

Catnip: “¿Hice algo malo-nya?”

 

Catnip estaba desconcertada al ver a Shin suspirar. Estaba claro que no estaba bromeando.

 

Shin: “La gente nos está mirando raro. ¿Pero tal vez lo hiciste a propósito?”

 

Su forma podría ser solo un avatar, una figura temporal, pero ella todavía era una chica muy bonita y llamaba mucho la atención.

 

La mayoría de los avatares se hicieron combinando ciertos objetos juntos. Era algo típico en muchos juegos, y por supuesto no significaba que la apariencia real de los jugadores estuviera cerca del avatar.

 

En contraste con tales avatares producidos en serie (aunque la gran cantidad de objetos de muestra hace que sea bastante raro que dos avatares sean 100% iguales), algunos jugadores usaron avatares que reflejan su apariencia y figura reales.

 

Catnip era una de ellas.

 

El llamado “Avatar de exploración completa”, real y falso al mismo tiempo, también presentaba el riesgo de que el jugador fuera identificado en realidad. La mayoría de estos jugadores, sin embargo, usaban el juego como una herramienta para difundir su popularidad.

 

Por lo que Shin sabía, tales jugadores famosos habían sido reclutados por corporaciones y debutaron como ídolos. Catnip dijo abiertamente que ella intentaba hacer lo mismo.

 

En “THE NEW GATE”, la proporción de jugadores hombre/mujer era de 7:3 o incluso 8:2; una chica realmente bonita como Catnip era muy popular entre todos los jugadores.

 

Ella era tan famosa como un verdadero ídolo entre los jugadores masculinos. Ella tenía un club de fans, aunque no oficial, y una gran cantidad de fanáticos devotos.

 

En realidad, incluso ahora Shin era blanco de varios jugadores hostiles. Varios puntos en el mapa habían cambiado al rojo de la hostilidad.

 

Se sintió mal por Catnip, que se estaba preocupado por él, pero rezó para que no surgieran problemas innecesarios.

 

Catnip: “Shin-nya fue el primero, después de todo. Eres especial-nya.”

 

Catnip sostuvo sus mejillas con sus manos, sonrojándose.

 

Momentos después, Shin sintió una feroz intención de matar por parte de la gente que lo miraba. Se suponía que eso era un juego, pero por alguna razón sentía algo parecido a un aura maligna.

 

Shin: “Vas a crear aún más malentendidos... si me emboscan es tu culpa, Catnip”.

Catnip: “Pero no puedo pensar en nadie que pueda derrotarte, Shin-nya”.

Shin: “Después de todo, es un juego, si encuentras un agujero en el sistema, probablemente puedas derrotar a oponentes más avanzados, y--”

 

Shin se detuvo a mitad de su frase. Catnip había cerrado su boca con uno de sus delgados dedos.

 

Catnip: “No digas eso. Incluso si se trata de ti nunca perdonaría si haces que Marino se entristezca, Shin.”

 

“Derrotar” era una palabra que, según la situación, también podría significar “matar”. Antes no era un problema, pero ahora las cosas eran diferentes.

 

Catnip le dio una severa advertencia a Shin por aludir a su propia muerte, incluso sin el habitual estilo de gato. No le gustaba escuchar a nadie hablar así, incluso si estaban bromeando.

 

Shin: “Ah ... lo siento”.

Catnip: “Si lo entendiste, entonces vete a casa-nya. Hoy... jeje, algo bueno podría pasar-nya.”

Shin: “No puedo decir que tu expresión no me preocupe ...”

 

Cambiando rápidamente de su expresión seria, Catnip ahora estaba sonriendo. Era suficientemente claro que ella estaba tramando algo, pero seguramente no hablaría, aunque estuviera arrinconada.

 

Shin tuvo un mal presentimiento sobre sus últimas palabras, pero salió de la tienda después de comprar algunos dulces para acompañar las galletas que había recibido de Catnip.

 

Volviendo al punto de tele transportación, Shin se dirigió a un lugar diferente: su casa, Tsuki no Hokora.

 

Schnee: “Bienvenido. Tienes un invitado.”

 

El saludo habitual de Schnee fue un poco diferente esta vez. Los “invitados” que Schnee mencionó eran personas a las que se les permitía ingresar a la zona residencial de Tsuki no Hokora, incluso si Shin no estaba presente.

 

En este momento, solo había 1 persona con tales privilegios.

 

“Ah, Shin ... eh, bienvenido de nuevo ...”

 

El invitado notó el regreso de Shin y lo saludó desde la cocina. Era la novia de Shin, la jugadora Marino.

 

Mientras giraba hacia Shin, sus dos coletas que llegaban hasta la cintura dibujaron un arco marrón en el aire. Sus ojos azul cielo miraron a Shin, con cierta vacilación.

 

Shin estaba un poco curioso acerca de su comportamiento inusual, pero su atención pronto fue captada por su atuendo.

 

Shin: “…que linda.”

Marino: “¿Shin? ¿Qué sucede?”

 

Marino no debería haber escuchado lo que Shin susurró, pero estaba ligeramente sonrojada al hacer esa pregunta.

 

Una blusa blanca y una falda azul con un diseño a cuadros amarillos. Un manto corto que la cubría desde los hombros hasta la espalda era la apariencia habitual de Marino. Ya que cocinaba, sin embargo, se había quitado su manto habitual y llevaba un delantal rojo.

 

Shin: “Ah, eh, lo siento. Estoy en casa. ¿Estabas cocinando?”

 

Shin, fascinado por el delantal de Marino, respondió apresuradamente. Ella inclinó la cabeza ante su reacción, un poco confundida.

 

Shin: (¿Me pregunto cómo puede un solo delantal hacer que se vea tan linda?)

 

Tal vez porque no estaba acostumbrado a ver chicas con delantal, o tal vez porque era Marino. Shin llegó a la conclusión de que probablemente era lo último, y estaba a punto de hablar con ella otra vez, pero Marino habló primero.

 

Marino: “Ah, ehm ... bienvenido a casa”.

Shin: “¿Hm? Ah, eh, ¿estoy en casa? “

 

Shin pensó que acababan de intercambiarse segundos antes, cuando Marino dijo algo inesperado.

 

Marino: “¿Va-va-va-va-va-vas a tomar un baño primero? ¿O la cena primero? O-o-o, m,me quieres a m-mi!?!”

Shin: “......”

 

Shin necesitó unos segundos para comprender la situación. A pesar de haber dicho la línea, Marino estaba roja y congelada en su lugar por la vergüenza.

 

Se veía bastante diferente de su yo alegre habitual y extremadamente encantador. Entonces Shin recordó a Catnip mencionando que “algo bueno pasaría”.

 

Shin: “.... Hey, ¿está bien si te elijo a ti, Marino?”

 

Shin se encontró dando esta respuesta.

 

Marino: “……sí.”

 

Lo que regresó de ella fue un consentimiento susurrado.

 

En el momento en que oyó eso, Shin puso su mano derecha en su mejilla, giró su rostro hacia él y presionó sus labios sobre los de ella.

 

Participar en acciones R-18 era un tabú dentro de “THE NEW GATE”. Pero después del comienzo del juego de la muerte, no hubo administradores o cuidadores para detener a algún transgresor.

 

Debido al sistema, no era posible participar en actos “avanzados”, incluidas las relaciones sexuales, pero para los jugadores en una relación o casados, los besos eran un acto importante para confirmar su afecto recíproco.

 

Marino: “......hah”.

 

Tal vez porque había estado conteniendo la respiración, Marino inhaló profundamente cuando Shin la soltó. Su rostro estaba de color rojo brillante, más allá de la posibilidad de hacer cualquier excusa.

 

Shin: “De todos modos, ¿por qué dijiste algo así? Lo disfruté mucho, pero ¿siempre fuiste así de proactiva?”

Marino: “Yo también estaba realmente avergonzada, ¿sabes? ¡No mires mi cara! No mireeees!”

 

Todavía sonrojada ferozmente, Marino empujó a Shin para que mirara a otro lado. Ella empujó su cara contra su espalda, asegurándose de que no pudiera verla incluso si volvía la cabeza.

 

Si otra persona estuviera mirando, simplemente pensarían que su coqueteo continuaba.

 

Shin: “... ¿Te calmaste?”

Marino: “Sí ... pero eres demasiado imperturbable, eso es un poco molesto.”

 

Después de alrededor de 5 minutos, la voz de Marino volvió a su tono habitual, incluso si sonaba amortiguado porque su rostro todavía estaba enterrado en la espalda de Shin.

 

Shin: “Así que déjame preguntarte de nuevo, ¿por qué hiciste algo así? ¿Hoy fue un día especial o algo así?

Marino: “No, no es eso. Poco antes de que regresaras, Catnip se puso en contacto conmigo y me dijo que estabas cansado. También pensé que quería hacer algo por ti, ya que parecías un poco cansado últimamente. Entonces Catnip dijo que ... a-cualquier hombre le encantaría eso... así que ...”

 

Marino comenzó a sonrojarse de nuevo. Debido a uno de los efectos del juego, el vapor comenzó a surgir de su cabeza.

Shin pensó que escuchó una voz de gato riéndose en su cabeza.

 

Shin: “Ya veo ... eso explica la malvada sonrisa de Catnip”.

 

Shin no olvido enviar su gratitud a Catnip, en su corazón.

 

Marino: “Entonces ... ¿realmente te sientes mejor por eso?”

Shin: “¿Hablando honestamente? Me siento mucho mejor. Ahora, si Marino me abrazara, sería perfecto.”

Marino: “¡¿Qué?! Ah, ah ... ¡está bien! ¡Ya he avanzado todo el camino, no voy a retroceder!”

 

Shin había dicho eso medio en broma, pero Marino reaccionó más positivamente de lo que esperaba. Ella realmente no se había calmado por completo, parece.

 

Marino abrió los brazos, como diciendo “¡Estoy lista cuando lo estés!”.

 

Shin: (... Podría ir así, pero tal vez debería esperar y ...)

 

Shin, sintiéndose travieso, se deslizó detrás de Marino sin hacer ruido. Ella había cerrado los ojos y no había notado sus movimientos.

 

Marino: “... ¿...?”

 

Sintiendo que ya había esperado mucho, Marino abrió los ojos: en ese momento, Shin la abrazó por detrás.

 

Marino: “¡¿Hyah ?!”

 

Marino terminó estremeciéndose por la sorpresa.

 

Shin: “¿Sorprendida?”

Marino: “Uuh, eres malo ...”

 

Manteniendo esa postura, Shin se sentó en la silla detrás de él. Marino estaba en su regazo.

 

Marino: “Esto es muy vergonzosa…”

Shin: “Marino me va a consentir hoy, después de todo. Me divertiré hoy, para mi satisfacción.”

Marino: “¡¿Por qué hablas así?! ¡Sah, no soples en mis oídos!!”

Shin: “Fue a propósito, por supuesto”.

Marino: “Eso es incluso más malo - aah, no, soy débil allí ... pagarás por esto ...”

 

Durante los siguientes 30 minutos, la distancia entre los dos fue de cero.

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 35 (parte 2).




Manual




Shin: “OK, entonces, ¿qué hay en el menú de hoy?”

Marino: “Bistec de hamburguesa, sopa y ensalada. También hay pan y arroz, pero ¿qué quieres?”

Shin: “Ah, tendré arroz, supongo”.

 

Tal vez porque Shin la había “molestado” mientras cocinaba, Marino ahora estaba un poco fría con él. Se ofreció a ayudar, pero fue rechazado bruscamente.

 

Aun así, ella continuaba cocinando para él, por lo que probablemente no estaba realmente enojada.

 

Ahora solo tenían que esperar a que el bistec estuviera listo, por lo que Shin esperó en silencio.

 

Las habilidades de cocina de Marino todavía eran bajas, pero la cocina de Tsuki no Hokora tenía bonos para la habilidad de cocina y también acortaba los tiempos de preparación. Por eso, incluso Marino podría hacer comida suficientemente deliciosa.

 

Marino: “Aquí tienes.”

 

Marino salió de la cocina, llevando una bandeja con el filete de hamburguesa aun chisporroteando en su plato de hierro. El arroz y la sopa humeaban también.

 

Después de que Marino se quitó el delantal y se sentó, Shin tomó un tenedor y un cuchillo en la mano y se dispuso a comer.

 

Shin cortó el bistec, revelando su jugoso interior y extendiendo su delicioso aroma más allá en la habitación. Era un alto grado de realismo para un juego. Podría decirse que el nivel de realismo había aumentado aún más después del comienzo del juego de la muerte.

 

Shin: “Es realmente genial que hayan implementado el sentido del gusto también. Sería bastante triste si esto solo sirviera para saciar el hambre.”

 

La buena comida proporciona la energía necesaria para el día a día. Comer alimentos insípidos día tras día reduciría el espíritu pronto.

 

Shin: “¿Hm? ¿Qué sucede, Marino? ¿Hay salsa en mi cara o algo así?”

 

Marino contemplaba la cara de Shin mientras comía felizmente su comida. Shin sintió que sus nervios se calmaban gracias a la tranquilidad de esa atmósfera.

 

Marino: “No, solo pensaba que realmente te ves feliz cuando comes... eso es todo.”

 

La expresión de Marino también mostró cómo el ver a Shin comiendo su comida hecha a mano la hacía feliz.

 

Shin: “Comer cosas buenas haría que cualquiera se viese así, ¿no?”

Marino: “No me sentiría así de feliz si fuera otra persona”.

 

Marino transmitió sus sentimientos directamente a Shin.

 

Para Shin, comer mientras ella miraba con tanta atención era un poco incómodo, pero decir que eso haría que el estado de ánimo de Marino volviera a ponerse amargo, así que se contuvo.

 

No era una molestia ya que Marino era la que miraba, en realidad.

 

Después de un tiempo, Marino comenzó a comer su parte también. Shin pidió una segunda porción de arroz y sopa, y después de la comida se sentaron juntos en el sofá.

 

Marino: “Finalmente has vuelto a ser el Shin habitual.”

 

Marino habló mientras se apoyaba en el hombro de Shin.

 

Shin: “... ¿Me veía tan mal?”

 

Shin se sentía igual que siempre, por lo que su respuesta contuvo algo de sorpresa.

 

Marino: “Cuando piensas demasiado o llegas a un callejón sin salida ... tu cara se pone cada vez más tensa y rígida. Tus ojos también se vuelven agudos. Así es como estabas hasta ahora.”

 

Marino estaba preocupada de que haber mencionado esto hubiera terminado por agobiarlo.

 

Marino: “No cargues con eso tu solo... termino deprimiéndome solo con solo mirarte.”

Shin: “Puedes decirlo en cualquier momento, ¿sabes? No puedo notarlo yo mismo, de hecho, no lo hice, así que...”

Marino: “Elegir el momento adecuado no es fácil... hace mucho tiempo, cometí un error al tratar de hacer eso”.

 

Marino respondió mientras envolvía su brazo derecho alrededor del brazo izquierdo de Shin. Normalmente, la atención de Shin se centraría en la suavidad de sus partes femeninas, pero esta vez le preocupaba más que ella mirara hacia abajo.

 

Shin: “¿En la vida real, quieres decir?”

Marino: “Sí. Me gritaron, diciendo: ‘¿Tu qué demonios sabes de eso?’...”

Marino: “…Ya veo.”

 

Marino rara vez hablaba de la vida real, pero evidentemente sentía que podía hacerlo ahora.

 

Shin: “OK, tomaré un ritmo más lento con la exploración de las mazmorras. Eso ayudará a largo plazo, y tampoco te preocuparé.”

 

Frustrado por su incapacidad de decir algo mejor para tranquilizar su mente, Shin intentó sonar tan alegre como pudo.

 

Incluso sin fatiga física, la tensión mental podría causar fallas en momentos importantes. Shin odiaría hacer que Marino se preocupara por cosas que normalmente nunca sucederían.

 

Shin: “Esto podría retrasar nuestro retorno al mundo real, lo siento.”

Marino: “Tu seguridad es mucho más importante que eso, Shin.”

 

Marino sonrió débilmente.

 

Shin: “Oye, Marino, el avance con los calabozos ha alcanzado un buen punto ahora, así que ¿puedo ir contigo mañana?”

 

Debido a sus estadísticas relativamente bajas, Marino trabajaba en una iglesia en la primera ciudad, Kalkia. La ciudad también albergaba un orfanato, utilizado para dar cobijo a jugadores muy jóvenes. Debido a que Marino trabajaba en el orfanato, Shin había ayudado a modificarlo, por lo que ahora era una estructura diferente de la media.

 

Marino: “No me importa, pero probablemente será aburrido, ¿sabes?”

Shin: “Está bien. Después de todo, solo quiero verte trabajando.”

 

Shin sonrió y miró a Marino. Su tono era burlón, pero su expresión era muy serena.

 

Marino: “Aah, si haces una cara como esa no puedo ni siquiera enfadarme, ¿verdad?”

 

Marino parecía no estar segura de sí debía enojarse o calmarse debido a las palabras y expresiones conflictivas de Shin, especialmente porque últimamente Shin siempre parecía decaído.

 

Shin: “¿Hm? ¿Hice una cara extraña?”

Marino: “Aah, si no lo sabes, entonces no importa. En lugar de eso, si vienes también me vas a ayudar con los niños, ¿de acuerdo? También aman los juegos, así que será fácil para ti, lo apuesto.”

Shin: “Probablemente estará bien con los chicos, pero las chicas son todas tuyas. Nuestra filosofía de jugar es totalmente diferente después de todo.”

 

Shin sabía por experiencia que la mayoría de las jugadoras, como Marino, preferían concentrarse en las habilidades de cocina, comunicarse con monstruos domesticados y tejer, todas las habilidades que apenas había tocado.

 

Debido a eso, no era capaz de mantener una conversación con ellas a veces. Ni siquiera Shin conocía todas las habilidades y objetos.

 

Marino: “Bueno, tendrás que hablar con ellos primero. OK, vamos a acostarnos pronto para estar listos para mañana. Voy a limpiar aquí, entonces ¿por qué no tomas un baño primero, Shin?”

Shin: “Lo haré, gracias. Oh, tengo algunas galletas y magdalenas de la tienda de Catnip, ¿deberíamos llevarlas al orfanato?”

Marino: “Oh, esa es una buena idea. Los niños estarán muy felices.”

 

Shin dejó el resto a Marino y fue al baño.

 

Sumergirse en la bañera llena de agua caliente lo llenó de una inexplicable sensación de liberación.

 

Shin: “El alto nivel de realismo puede causar muchos problemas, pero realmente estoy agradecido de que hayan replicado este sentimiento también...”

 

Puede ser extraño decirlo, pero incluso si el cuerpo estaba sucio u oloroso, el juego no daba penalizaciones, el baño tampoco aumentaba las especificaciones del avatar. Aun así, los jugadores, especialmente las mujeres, querían bañarse regularmente.

 

En la vida real, solo las fuentes termales particulares daban efectos considerables, pero en este mundo bañarse después de una batalla parecía dar una sensación de alivio aún mayor.

 

“La vida misma se siente más limpia después de un baño” era una forma muy acertada de expresarlo.

 

Shin salió de la bañera, tragó una botella de leche de la nevera, se despidió de Marino y se dirigió a su habitación.

 

Tenía que estar más agotado de lo que pensaba, ya que su conciencia se le escapó tan pronto como él mintió sobre el colchón.

 

 

Shin: “¿Mmm que?”

 

Algún tiempo después, Shin se despertó y sintió algo extraño en su brazo derecho.

 

Lo miró y encontró a Marino, vistiendo un pijama, apretando su brazo, durmiendo pacíficamente.

 

Shin: “Ah ... bueno ... lo que sea.”

 

La opción de llevarla de vuelta a su habitación no surgió en el cerebro medio dormido de Shin.

 

Eran una pareja desde antes del juego de la muerte y ahora, al menos según el sistema, eran marido y mujer. ¿Había algo de malo en dormir en la misma cama? Fue fácil aceptar la situación.

 

Shin pensó que bien podría ir todo el camino, le quitó el brazo derecho que Marino estaba agarrando y la abrazó con ambos brazos.

 

Disfrutando en la felicidad que florece en su pecho, Shin cayó de nuevo en el sueño.

 

•••••••••••••••

 

A la mañana siguiente, Shin despertó después de sentir algo temblar. Algo se estaba moviendo en sus brazos.

 

Shin: “... ¿Mmm?”

 

Como el día anterior, miró en dirección al ruido y encontró a Marino, ruborizándose ferozmente. Shin aparentemente se había despertado debido a sus intentos de escapar de su abrazo.

 

Marino: “Ah, ah, eh ...”

Shin: “…...Buenos días.”

 

Las palabras no saldrían de la boca avergonzada de Marino, por lo que Shin pensó que debería decir buenos días, por el momento.

 

Marino: “B-Buenos días ... e.… entonces, ¿por qué me abrazas?”

 

Shin sonrió amablemente por el tartamudeo de Marino y respondió.

 

Shin: “Te deslizaste bajo las sábanas ayer, así que te usé como almohada”.

Marino: “S-s-supongo que estaba medio dormida y e-entre en la habitación equivocada...”

Shin: “Somos marido y mujer, al menos de acuerdo con el sistema, así que, ¿no está bien?”

Marino: “¡¡Es vergonzoso!! Aaah, apuesto a que también miraste mi tonto rostro dormido...”

 

Marino debe haber estado realmente avergonzada, mientras se cubría la cara con las manos y se retorcía después de que Shin la liberara de su abrazo. Su ombligo estaba a la vista debido a que se retorcía.

 

Shin: “¿Rostro dormido? ¿No nos hemos visto los dos mucho ya?”

Marino: “¡Hoy no estuvo bien! No después del sueño que tuve... apuesto a que me veía tan tonta...”

 

Shin solo recordaba haberla visto sonriendo pacíficamente. Sin embargo, Marino probablemente no le creería.

 

Shin: “Ya veo, ya veo, un sueño ... ¿qué clase de sueño era?”

 

Shin decidió presionar más.

 

Marino: “YO…”

Shin: “¿YO?”

Marino: “¡NO PUEDO DECIRLO!”

Shin: “¡Gwah!”

 

Después de conectar firmemente un gancho en la barbilla sonriente de Shin, Marino salió corriendo de la habitación.

 

Al quedarse solo, Shin reflexionó que podría haber ido demasiado lejos, mientras se masajeaba la barbilla ilesa.

 

 

 

Shin: “Mis más sinceras disculpas. Bromeé demasiado.”

Marino: “Crees que si te disculpas así te perdonaré, ¿verdad?”

 

Shin bajó la cabeza hacia la mesa del desayuno, pero la respuesta de Marino fue simplemente cansada. Shin sabía por experiencia que la disculpa sincera era la forma más rápida de obtener el perdón de Marino.

 

Marino, por supuesto, ya había visto a través del intento de Shin.

 

Marino: “BIEN BIEN. A cambio, tendrás que trabajar mucho hoy.”

Shin: “¡Sí, voy a trabajar más duro, señora!”

Marino: “¡Basta ya! ¡Come tu desayuno, vamos!”

 

Apresurado por Marino, Shin corrió a través de su comida de la mañana.

 

Él podría preguntar qué hacer en el orfanato en el camino hacia allí. No tenían nada que llevar en particular.

 

Schnee: “Que tengas un buen día.”      

Shin: “Dejaré el resto para ti”.

 

Después de saludar a Schnee, Shin y Marino se tele transportaron a Kalkia.

 

Caminando entre la multitud, Shin sintió varios pares de ojos en él. Su equipo era diferente, pero evidentemente su rostro fue reconocido por muchos. Ya no le importaba, pero cuando iba a la ciudad, esto sucedía a menudo.

 

“¡Ah! ¡Es Marino-neesan!”

 

Escucharon la voz de un niño cuando llegaron al orfanato. Dos niños corrieron hacia ellos desde la plaza al lado del orfanato. Ambos empuñaban espadas de esponja, un equipo que no causaba daños.

 

Ambos niños tenían alrededor de 150cemels alto y parecían estudiantes de escuela primaria o secundaria.

 

Sus caras parecían infantiles, probablemente porque no habían editado sus avatares. Establecer avatares en modo automático haría que sus apariencias cambien según la edad.

 

“¿Quién es esta persona?”

“¿¿Su novio??”

Marino: “Su nombre es Shin, él me ayudará hoy”.

 

Marino le presentó a Shin a los chicos, ignorando el comentario del novio.

 

Shin ya había visitado el orfanato varias veces, pero no había visto a esos dos niños antes.

 

Marino: “Sé que puedes verlo con [Analayze], pero te presentaré por si acaso. El chico de pelo negro es Ryohei, el de cabello castaño es Teppei.”

Shin: “Encantado de conocerlos”

“Encantado de conocerlo!”

 

Ryohei saludó a Shin un poco tímidamente, mientras que Teppei sonaba más enérgico.

 

Según Marino, a veces cazan monstruos de bajo nivel en el bosque, acompañados por un jugador avanzado. Debido a su “vigor” natural, son conocidos como el dúo problemático del orfanato.

 

Marino: “¿Dónde está Emil?”

“¡Dentro! Luca está llorando otra vez, ¿sabes?

 

Marino preguntó por el jugador que administraba el orfanato y dijo que iría a saludarlos cuando entrara al orfanato.

 

Teppei: “¡Oye, oye, señor! ¿Alguna vez has estado en la primera línea de las áreas conquistadas? ¡Emil-neesan dice que es peligroso y no nos deja ir!”

Shin: “Si quieren ir, tienen que elevar sus niveles un poco más. O van a morir incluso si los rozan con un golpe, chicos.”

Ryohei: “Teppei, no puedes ir. Siempre te escapabas y te mataban de inmediato.”

 

Después de la respuesta de Shin, Ryohei añadió un comentario sarcástico mientras se encogía de hombros.

 

Teppei: “¿¡Qué !?”

Ryohei: “¡Si no puedes vencerme ni siquiera una vez, no tienes ninguna posibilidad!”

 

Aparentemente Ryohei estaba más arriba que Teppei en la jerarquía del orfanato.

 

Cuando los niños se olvidaron de él y comenzaron a jugar peleas, Shin miró alrededor, pensando en lo que podría hacer.

 

Shin: “¿Hm?”

 

Luego encontró una pequeña sombra en el borde de su línea de visión. Mirando hacia eso. Shin notó el rostro de una jovencita que se asomaba sutilmente detrás de un árbol.

 

En el momento en que sus ojos se encontraron con los de Shin, la niña rápidamente se escondió detrás del árbol. Pero, no podía esconder sus orejas de animal y la cola de gato. Ambos parecían estar monitoreando la presencia de Shin.

 

Shin sostuvo su barbilla con una mano, actuando profundamente en sus pensamientos. Y lentamente se acercó al árbol. Él se detenía cuando la niña se asomaba y luego se movía de nuevo cuando se escondía.

 

Shin: (Ella no me tiene miedo, ¿verdad?)

 

La chica debería haber notado el acercamiento de Shin, pero no intentó huir. Pensó que ella estaba recelosa de él porque nunca se habían visto antes, pero ese no parecía ser el caso.

 

Su expresión ligeramente espaciada siguió asomándose y escondiéndose nuevamente. Muy pronto, Shin alcanzó el árbol detrás del cual la niña se estaba escondiendo.

 

Shin: “Buenos días.”

“…Buenos días.”

 

Shin intentó un saludo, que fue devuelto por un susurro. No estaba claro si la chica realmente quería esconderse o no, ya que solo su cara salió de la sombra cuando miró a Shin.

 

Ella estaba inclinada hacia adelante, por lo que su cabello largo hasta los hombros colgaba en el aire.

 

Shin: “Er, creo que esta es la primera vez que nos encontramos. Mi nombre es Shin, vine para ayudar a Marino. ¿Qué hay de ti?”

“......Luca”.

Shin: “Luca, ya veo. Es un placer conocerte.”

Luca: “Um”

 

Luca asintió levemente y salió de la sombra. Su altura era de alrededor de 110 cemels. Sus orejas de animal, del mismo color que su cabello, a veces se contraían y se movían.

 

Debido al sistema del juego, la altura del avatar se basaba en la altura de la vida real. Shin pensó que ella era demasiado pequeña, demasiado joven para jugar así.”

 

Teppei: “¡Ah! Luca! ¡La maestra te estaba buscando!”

 

Shin miró hacia atrás y encontró a Teppei y Ryohei, junto con Marino y otra persona, una mujer con ropa de monja.

 

Después de escuchar la voz de Teppei, Luca se estremeció y se escondió detrás de Shin. Sus manos, agarrando sus mangas, estaban temblando.

 

Marino: “Teppei, eres demasiado ruidoso. Asustarás a Luca.”

Teppei: “Ah, lo siento”.

 

Teppei se disculpó de inmediato: no tenía intención de asustar a Luca.

 

Marino: “Así que estabas aquí, Luca. Te estaba buscando.”

Luca: “…Lo siento.”

 

Luca respondió mientras miraba a Marino, quien los había alcanzado.

 

“Vamos, regresemos al orfanato primero. Ryohei, Teppei, ustedes dos especialmente!! ¿No se estaban pensando partir con Guareszo? ¡Deje de estar ahí parados y vayan a prepararse!! ¡Muévanse, mocosos!”

“¡¡Sí, señora!!”

 

Después de que les gritaran, los niños corrieron de regreso al orfanato, como lo ordenó Emil, el supervisor del orfanato. Una mujer muy hermosa, tenía el cabello azul claro hasta la cintura y ojos de color esmeralda.

 

Su atuendo de monja la hacía parecer una devota creyente a primera vista. Su personalidad y su discurso, sin embargo, estaban bastante alejados de la idea común de una monja.

 

El discurso de Emil era grosero y ella es bastante rápida con sus manos. Por otro lado, era muy confiable y afectuosa con las personas que la rodeaban.

 

Al verla ocupándose de los niños del orfanato, Shin pensó que se parecía más a una madre estricta que a una monja.

 

Él nunca se lo dijo a Emil, por supuesto; solo haría que el equipo básico de Emil, ‘Nail Bat’, clamara por sangre. Era un arma temida no por el daño que causaba, sino por su aspecto horrible.

 

Emil: “Marino, tú y Luca se ocupan del trabajo habitual”.

Marino: “OK, déjamelo a mí”.

Emil: “Luca, será mejor que hagas lo que dice Marino, ¿entendido?”

Luca: “Ok lo tengo.”

 

El “trabajo habitual” fue el manejo de las solicitudes dadas por los NPC. Era una preciada fuente de ingresos para el orfanato, ya que muchos de sus jugadores no podían salir al campo y cazar monstruos.

 

Marino ya lo había hecho muchas veces, por lo que era poco probable que necesitara ayuda.

 

Luca también asintió firmemente a las palabras de Emil.

 

Shin: “¿Supongo que debería ir allí?”

 

Shin miró hacia la plaza donde Teppei y Ryohei jugaban antes. Un grupo de niños con espadas de esponja estaban esperando.

 

Emil: “Sí, tienes que cuidar de nuestros mocosos. Ellos tienen energía de sobra después de todo. Vamos a ponernos lo suficientemente salvajes como para que dejen de pensar en escabullirse afuera. Yo seré el entrenador.”

 

Shin visitaba el orfanato de forma irregular, por lo que Emil decidió qué tarea darle cada vez. Naturalmente, la mayor parte del tiempo estaba cuidando a los niños.

 

La única regla era que Shin no saliera a cazar o usara habilidades para reunir objetos o Geyl.

 

- Si tienes que ir a cazar por el orfanato, toma un descanso en su lugar.

- En lugar de eso, asegúrate de que los niños puedan regresar al mundo real lo antes posible.

 

Esa era la opinión de Emil y de todos los otros colaboradores del orfanato.

 

Ellos solo habían aceptado que Shin a veces les daría una mano, para tener un cambio de aires.

 

Shin: “OK, hoy su oponente soy yo. ¡No se guarden nada!”

 

No era la primera batalla simulada para Shin y los muchachos: ellos atacaron sin dudarlo.

 

Ryohei y Teppei, que se suponía que se prepararían para irse, se mezclaron al principio con los otros muchachos, pero Shin rápidamente los lanzó hacia Emil, quien los agarró por el cuello y se los llevó.

 

 

 

Shin: “Bueno, eso es todo”.

 

Aproximadamente 2 horas después de que comenzara la batalla entre Shin y el valiente ejército, los pequeños guerreros valientes claramente mostraban señales de agotamiento, algunos se acostaban en el suelo.

 

Este agotamiento no tenía indicador visible, como HP o MP. Los jugadores con alto HP o VIT no se cansarían tan fácilmente, por lo que se decía que era una estadística oculta.

 

El agotamiento causaba varios deméritos; el poder de ataque y la velocidad de movimiento disminuían, mientras que el daño recibido aumentaba. Se podía curar a través de la magia de recuperación, así que no era un gran problema, pero el único usuario presente en ese momento -Emil- no hizo nada, por lo que la plaza parecía un campo de batalla de soldados caídos.

 

“¡Mierda, eres demasiado fuerte ...!”

“¡Los adultos no pueden luchar en serio contra ... niños ...!”

 

El imperturbable Shin recibió elogios y quejas de los niños, pero estaban demasiado cansados ​​para completar sus oraciones.

 

Emil: “¿Entendido, mocosos? Allí está lleno de peligrosos monstruos que enviarían incluso a maníacos de las batallas como él a volar. ¡¡Nunca se atrevan a salir por su cuenta!!”

“Entendido-!”

“Moriríamos de seguro...”

 

Las respuestas de los niños estaban realmente agotadas, hasta el punto de que uno se preguntaba cuánto habían entendido realmente de lo que Emil decía.

 

Emil: “Bien, entonces, Shin, tu próximo trabajo es ... ¿hm?”

Shin: “¿Hay algo mal?”

 

Emil se detuvo a mitad de su frase y miró hacia la puerta que daba al jardín; Luca estaba mirando por detrás. Junto a ella, Marino se estaba riendo, un poco torpemente.

 

Shin: “Ella hizo eso esta mañana también ... ¿Luca siempre es así?”

Emil: “No, realmente no. Ella siempre se asusta de la gente que ve por primera vez, especialmente los chicos como tú. Ella vino aquí hace un tiempo, así que todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre ella.”

 

Emil luego agregó “Nunca la había visto así” e hizo un gesto a Marino y Luca para que se acercaran.

 

Marino: “Lo ves, Luca, vamos.”

 

Gracias al gesto de Emil y el aliento de Marino, Luca finalmente salió de su escondite detrás de la puerta. Mientras caminaba, ella se ocultó hábilmente detrás de Marino y miró a Shin al mismo tiempo.

 

Shin: “Er, nos encontramos de nuevo”.

Luca: “Um”

 

Shin habló con Luca, un poco torpemente, y por alguna razón ella dejó de esconderse detrás de Marino y agarró los pantalones de Shin.

 

Shin: “Ah... eh, ¿qué es esto ...?”

Emil: “Hmm, parece que le gustas. Es bastante raro.”

 

Shin estaba aún más confundido por el comportamiento de Luca, mientras que Emil comentó con una sonrisa.

 

Marino: “¿Qué sucede Luca?”

Luca: “... se parece a mi hermano”.

Marino: “Ya veo.”

 

La respuesta de Marino a las palabras de Luca fue algo seca.

 

Shin se preguntó por qué, cuando recibió un mensaje de chat de Emil.

 

Emil: (El hermano de Luca ya está muerto)

 

Luca, originalmente, solo había entrado al juego porque su hermano necesitaba una cierta cantidad de jugadores para crear un gremio.

 

Al enterarse de que solo tenía 5 años, Shin entendió las circunstancias. Incluso los estudiantes de primaria ya jugaban juegos de realidad virtual, pero no podía imaginar que una niña en edad preescolar quisiera jugar un juego en el que existieran PK.

 

En el pequeño tiempo hasta que se desconectó, sin embargo, el mundo había cambiado.

 

Su hermano y sus camaradas se habían marchado, dejando a Luca en un campo para principiantes, para nunca volver, como Emil explicó.

 

Shin: (¿Qué edad tenía su hermano, por cierto?)

Emil: (Acababa de ingresar a la secundaria, parece)

Shin: (... No sé si debería estar feliz o no)

 

Te ves si su hermano de la escuela secundaria tuviera una altura similar o rasgos faciales sería una cosa, pero si sus mentalidades fueran similares, sería bastante impactante para Shin.

 

Emil: “Podríamos hacer que Shin se ocupe de Luca hoy.”

Marino: “Esa es una buena idea. ¡Aquí!”

 

Emil aparentemente tuvo la idea en el acto, pero Marino entendió de inmediato y juntó las manos de Shin y Luca.

 

Las manos de Luca eran suaves y muy pequeñas, incluso más que las de Shin.

 

En lugar de tomarse de las manos, parecía que las manos de Shin estaban alrededor de las de Luca. Shin se dio cuenta de nuevo de lo joven que era.

 

Shin: “¡De acuerdo! ¡Hoy puedes contar conmigo!”

Luca: “…De acuerdo.”

 

Las manos de Luca se aferraron a las de Shin con fuerza.

 

Shin, Marino y Emil sonrieron ante su reacción.

 

•••••••••••••••

 

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 35 (parte 3).




Manual




La escena era una habitación profusamente decorada. En esta cámara exageradamente lujosa, se podían ver dos jóvenes.

 

Uno se sentó en una silla adornada y tenía una copa de vino en la mano. Su ropa intrincadamente decorada sugería que era miembro de la monarquía o la nobleza, y en su mano había un anillo con un gran rubí brillante.

 

Una espada larga con una vaina incrustada de piedras preciosas estaba apoyada contra la silla del hombre. Un experto habría notado que era la versión no actualizada del arma de grado antiguo [Excalibur].

                                                                                       

El nombre del hombre dentro del juego era Aldo.

 

Aldo: “Entonces, ¿dónde está ese tipo peleando ahora?”

“Parece que, desde ayer, parte del continente Houzand ha sido liberado. En la actualidad, aproximadamente el 40% del continente ha sido liberado.”

 

El otro hombre respondió, mientras estaba arrodillado frente al primero. Basado en su manto verde oscuro con capucha y sus botas fáciles de mover, su trabajo parecía ser más un cazador que un mago.

 

Su nombre dentro del juego era Robin Hood.

 

Aldo: “Tch, su velocidad de limpieza realmente cayó este mes. ¿En qué está perdiendo el tiempo? ¡Se supone que es un maníaco cuyo único talento es jugar videojuegos!!”

 

Aldo gritó mientras golpeaba sus puños en la silla. Su cabello rubio pardusco se despeinó un poco.

 

Robin Hood: “Teniendo en cuenta el aumento de la dificultad, no consideraría extraño que disminuya su velocidad de limpieza, señor”.

Aldo: “La habilidad del jugador significa poder hacer algo al respecto, ¿verdad? Hmph, incluso con todo el dinero y el tiempo que desperdician, esto es todo lo que pueden hacer, supongo.”

 

Aldo claramente miraba hacia abajo a los jugadores. La razón fue que él no era un jugador “puro”.

 

El avatar utilizado por Aldo había sido creado y proporcionado por la administración del juego. Usó datos de un monstruo del evento, Arthur Pendragon.

 

Sus estadísticas eran 800 en promedio, y su equipamiento, aunque de rango básico, era todo de grado antiguo.

 

Era algo completamente excesivo para un principiante de The New Gate.

 

Robin: (La última mazmorra también solía conquistarse solo en grupos... realmente no tiene idea de lo increíble que es completarla en solitario).

 

Robin murmuró para sí mismo. Después de haber jugado como todos los demás, comprendía completamente cuán increíble era la hazaña de Shin al completar el calabozo por su cuenta.

 

A diferencia del avatar de Aldo, el avatar de Robin era uno ordinario. Había centrado sus puntos de estadística en AGI y DEX y se había especializado en reconocimiento. Su estilo de lucha era de atacar principalmente desde la distancia con su arco y veneno.

 

Aun así, aunque podía colarse en las mazmorras, no pensaba en desafiar a los jefes. Él no tenía ninguna posibilidad de ganar.

 

Aldo: “¡Hola, Hagiwara! ¿¿Estas escuchando??”

Robin: “Ah, sí, mis disculpas. Estoy escuchando. Sin embargo, incluso si quisiéramos que se diera prisa, sería en vano si termina muriendo.”

 

Robin dio una respuesta seria, manteniendo su molestia al ser llamado con su verdadero nombre. Aldo insistió en que deberían presionarlo más fuerte, pero cualquiera entendería que ese método no aumentaría la velocidad de limpieza de las mazmorras.

 

La relación de Aldo y Robin, simplemente, era la de superior y subordinado en una empresa.

 

Aldo era el hijo de un patrón de The New Gate, que proporcionaba fondos a la administración del juego. Por lo tanto, Robin se vio obligado una vez más a escuchar a Aldo jactarse del avatar que la gerencia le había preparado.

 

Aldo había escuchado a Robin hablar con otros jugadores sobre el juego en la compañía y lo forzó a convertirse en su asistente.

 

Robin nunca se arrepintió de su descuido más que ese momento. Qué liberador sería si solo el juego de la muerte lo atrapara. Su nivel de estrés era lo suficientemente alto como para hacerle tener pensamientos ridículos.

 

Aldo: “Hmph. Tráelo aquí entonces. Si él es un jugador, estoy seguro de que poner algún tipo de recompensa por la limpieza frente a sus ojos lo hará trabajar más duro.”

Robin: “¿No sería más fácil para nosotros dejar que proceda como él quiere?”

Aldo: “Me estoy cansado de esperar. Quiero regresar al mundo real. ¿Sabes cuántos meses han pasado desde que comenzó esta situación? Ni siquiera puedo disfrutar de una mujer con este cuerpo. El alcohol te emborracha hasta la mitad, y los cigarrillos también son terribles. ¡¿Quién podría aguantar esta mierda?”

 

Aldo se irritó mientras hablaba, y golpeó su silla de nuevo.

 

Robin apretó los dientes, apenas logrando evitar gritar, “¡Ve y completa las mazmorras también!” Al hombre en el trono, y dejó escapar un pequeño suspiro sin que Aldo se diera cuenta.

 

Robin: “Trataré de hablar con él, pero recuerda que no puedo hacer nada si él se niega.”

Aldo: “¡Haz algo! ¡O serás degradado! ¡No, despedido!!”

Robin: “¡Entendido, voy a convencerlo!”

 

Robin salió de la habitación, maldiciendo y lamentando su relación con Aldo en voz baja.

 

No quería nada más que decirle a Aldo que lo hiciera él mismo, pero no podía permitirse ir contra él ahora. En el mundo real, Aldo era un ejecutivo de alto rango cuya palabra tenía gran importancia dentro de los recursos humanos, mientras que Robin no era más que un empleado de rango medio.

 

Sobrevivir en este mundo era importante, pero también lo era mantener su carrera en la vida real.

 

Él tenía una familia que sostener; por su bien, Robin no tuvo más remedio que tragarse su orgullo.

 

Robin: “Pero no hay nada que pueda hacer sobre esto...”

 

Robin había escuchado mucho sobre Shin, que estaba parado en la primera línea de las mazmorras.

 

En el primer mes después de que comenzó el Juego de la Muerte, incluso era posible visitar a Tsuki no Hokora, pero ahora, había cambiado de ubicación y nadie sabía dónde estaba. Las únicas opciones eran encontrarlo en una ciudad y hablar con él, o preguntarle a un agente de información.

 

Robin: “Quiero ver a Rie y Emi ...”

 

Murmurando los nombres de su esposa e hija, la silueta de Robin se perdió entre las multitudes de la ciudad.

 

 

 

Por otro lado, Aldo estaba ahora solo en la habitación, todavía indignado.

 

Agarró su copa de vino con un poco más de fuerza y ​​la rompió. Gracias a la función de auto limpieza de la sala, el vino derramado y los fragmentos de vidrio brillaron y desaparecieron.

 

Aldo: “¡¡Mierda!! ¡Y después de que logré usar mis conexiones para jugar fácilmente! ¡¿Qué demonios es este juego de muerte?”

 

Aldo todavía no consideraba el mundo del juego como la realidad. A pesar de sus estadísticas y equipamiento de alto nivel, había dejado la exploración de los calabozos y las peleas con los jefes a otros, así que no tenía idea de que pelear en primera línea significaba arriesgar la vida.

 

Él solo había peleado contra monstruos de bajo nivel, como lobos y goblins. Debido a la diferencia de estadísticas, incluso si recibía un ataque, el daño sería cero, mientras que el daño infligido fue completamente excesivo.

 

Esas palizas unilaterales nunca le habrían hecho pensar que el riesgo de muerte era muy real.

 

Aldo: “Está bien, entonces, ¿qué hacer hasta que regrese ... hm?”

 

De la nada, una campana señaló la llegada de invitados. La sirvienta que él había creado como un personaje de apoyo ya había ido a saludarlos.

 

El menú de Aldo mostro a dos personas.

 

Uno era un hombre de aspecto salvaje con armadura marrón oscura. La armadura y sus decoraciones estaban plagadas de cortes y daños que aumentaban aún más su aspecto salvaje. Su cabello y barba estaban descuidados. Se veía como el jefe de una banda de ladrones o mercenarios.

 

El otro era un hombre guapo con armadura plateada. Con el pelo rubio atado detrás de la cabeza y con rasgos que normalmente solo se ven en la televisión o en las revistas, tiene la apariencia de un caballero, que contrasta completamente con su compañero.

 

Al ver sus rostros extrañamente realistas, Aldo pensó que podrían haber utilizado la función de escaneo completo del avatar, que reproducía las apariencias reales de los jugadores.

 

No importa cómo se vea en la vida real, no destacarían mucho en el mundo del juego. Los personajes guapos o bellos eran tan comunes como una moneda de diez centavos, hasta el punto de que algunos jugadores incluso torcían deliberadamente su apariencia.

 

La pantalla del menú muestra nombres, niveles y trabajos de los dos hombres.

 

Aldo: “¿Gargalla y Vlad? Nunca he oído hablar de ellos antes. Ambos de nivel 255. Sus trabajos son Magic Swordsman y Dragon Knight, ¿eh? Parece que tienen un equipo bastante bueno, supongo que también son maníacos de los videojuegos.”

 

Los jugadores podían pagar dinero real para obtener equipo, pero ese equipo venía con la penalidad de nunca igualar el nivel y las estadísticas de los jugadores.

 

El [Analyze] de Aldo, también proporcionado por la administración, mostró que ni Gargalla ni el equipo de Vlad tenían tales penalizaciones.

 

(¿Debo dejar entrar a los invitados?)

Aldo: “Supongo que bastarán para matar algo de tiempo. Sí, déjalos entrar.”

 

Aldo eligió “SÍ” de la ventana que decía “¿Autorización de entrada? SÍ / NO” que apareció en su menú. Poco después, los dos invitados entraron a la sala guiados por la sirvienta.

 

Vlad: “Le agradezco por permitirnos visitarlo. Mi nombre es Vlad, me complace conocerlo.”

Gargalla: “Gargalla”.

Aldo: “No hay necesidad de saludos inútiles. ¿Qué desean?”

 

Aldo respondió de manera grosera al sonriente saludo de Vlad y a la fría auto introducción de Gargalla. No era un buen comportamiento para dar la bienvenida a los invitados, pero Vlad no parecía ofenderse en lo más mínimo.

 

Vlad: “Vi que el Sr. Robin se fue de aquí con una expresión bastante seria, ¿sabe? Me preguntaba si podríamos ayudarlo, buen señor.”

Aldo: “Deberías haberle preguntado a Robin entonces”.

Vlad: “Pensé que hablar con la persona que daba las órdenes sería más rápido. Además, podría ser más útil en caso de órdenes secretas, ¿sabes?

 

Una sonrisa amistosa apareció en los labios de Vlad.

 

Órdenes secretas Aldo entrecerró los ojos ante estas palabras.

 

Vlad: “Por favor, no te alarmes. Me disculpo por recopilar información sin permiso. Pero mi camarada y yo compartimos el mismo objetivo que tú.”

Aldo: “¿Mismo objetivo?”

Vlad: “En efecto. ¿Desea volver al mundo real rápidamente, cierto? Y para eso, quieres que ese hombre, que se está tomando su dulce tiempo, se apresure. ¿Me equivoco?”

 

A Aldo no le pareció extraño que otro hombre pensara lo mismo que él. Por el contrario, pensó que era absurdo que otros jugadores no le dijeran nada a Shin.

 

Al escuchar las palabras “volver al mundo real”, Aldo estaba convencido de que entendía la razón por la cual Vlad había aparecido.

 

Aldo: “¿Y tu gente puede hacer eso?”

Vlad: “Podemos. Hemos alcanzado un nivel bastante alto, si se me permite decirlo, y por lo tanto si lo contactamos como ‘socios de limpieza de mazmorras’, dudo que nos ignore. Y si lo hace, tenemos otras formas de obligarlo a que nos escuche. Gargalla es un experto en tales métodos.”

 

A lo que Vlad aludió eran métodos desagradables. Cuando Aldo miró a Gargalla, este último sonrió levemente.

 

Gargalla: “Soy un especialista en ese campo. Tengo mucha experiencia, sí”

 

La expresión de Gargalla rebosaba confianza.

 

Normalmente Aldo no habría tenido las agallas para ensuciarse las manos con actividades ilegales, sin embargo, habiendo quedado atrapado e incapaz de desconectarse durante tanto tiempo, la poca paciencia que tuvo rápidamente se le acabó.

 

Aldo asintió sin vacilar, sin pensar en el hecho de que esto le pasaría la carga a alguien más.

 

Aldo: “Dejando esto solo a Robin no se logrará nada, así que contaré con ustedes dos también. Y entonces, ¿qué quieren de mí?”

 

Incluso si sus objetivos eran los mismos, Aldo no creía que los dos invitados no pidieran una recompensa.

 

Las sonrisas de los dos huéspedes se ampliaron ante sus palabras.

 

Vlad: “Por favor, ocupémonos primero del asunto de limpieza de las mazmorras. En cuanto a la recompensa, me gustaría que adquiera algunas armas para nosotros. Por supuesto, eso es después de tener éxito en estimular a ese hombre a que se ponga en acción.”

Aldo: “¿Hm? Ya tienes las tuyas, ¿no?”

Vlad: “Es embarazoso admitirlo, pero hay pocos herreros capaces de forjar armas raras. Y ese hombre es el más habilidoso de todos. Tampoco tengo un deseo de muerte. Me disculpo por una petición tan grosera, pero ¿podría aceptarla?”

 

Vlad hizo una reverencia cortés y profunda, lo que agradó mucho a Aldo.

 

Aldo: “Que así sea. Pero solo se hará si tienes éxito, recuerda eso.”

Vlad: “Estoy muy agradecido. Actuaremos de inmediato, así que si nos disculpa.”

 

Vlad hizo otra reverencia, luego se dirigió hacia la salida de la casa de Aldo.

 

Aldo: “¡Esperen! Todavía no escuché la petición de ese hombre. No quiero escuchar ninguna solicitud ilegal más tarde. ¿Así que qué es lo quiere?”

Gargalla: “¿Hm? Ah, yo.”

 

Gargalla solo echó la cabeza hacia atrás y sonrió desafiante.

 

Gargalla: “Solo quiero pelear contra Shin. No ese medio asqueroso y flojo, sino ese cuando va en serio...”

 

Gargalla no dijo nada más y siguió a Vlad afuera.

 

Aldo: “.... tch, que tipo más espeluznante”.

 

La sonrisa de Gargalla le había dado escalofríos a Aldo.

 

 

 

Fuera de la casa de Aldo, Vlad rápidamente ocultó su rostro con un casco. Gargalla luego lo alcanzó.

 

Vlad: “Hah, pensar que nos dejará manejar el caso con una explicación como esa. Tener un superior así seguramente sería duro para los subordinados.”

Gargalla: “Toda la razón.”

 

Vlad sabía sobre la relación entre Aldo y Robin. Lo habían visitado mientras Robin estaba ausente precisamente porque había recopilado esta información.

 

Sus palabras de comprensión hacia la difícil situación de Aldo ocultaron el desdén de Vlad por el hombre. Gargalla también compartió sentimientos similares.

 

Vlad: “Ese Aldo también, si actuara por sí mismo, la limpieza de los calabozos se volvería al menos un poco más rápida. Ese avatar es un desperdicio para él. Si hubiera una función de intercambio de avatar disponible, la usaría muy bien.”

Gargalla: “Cierto, el tipo que está dentro es una mierda total. No hay nada remotamente interesante sobre él.”

 

Alguien con un poderoso avatar, equipado con equipo de grado antiguo, que no participaba en la limpieza de los calabozos.

 

Para los jugadores que luchaban seriamente por completar los calabozos, Aldo era una existencia exasperante.

 

Al menos podría haber sido útil para limpiar las mazmorras que estaban siendo conquistadas actualmente.

 

En cambio, Aldo pasaba sus días sin hacer nada, confiando incluso las tareas más pequeñas a Robin.

 

Vlad había ocultado sus sentimientos en la presencia de Aldo, pero lo despreciaba. Gargalla, por otro lado, lo encontró completamente aburrido.

 

Vlad: “Bueno, como lo vamos a utilizar, cuanto más tonto sea, mejor”.

Gargalla: “Sí, para tu trabajo real es decir”.

 

Vlad era un estafador en la vida real. Debido a esta experiencia, sabía que Aldo planeaba usarlo a él y a Gargalla.

 

Nunca me engañaran, nunca podría ser usado por otros. Vlad había visto el hecho de que Aldo estaba lleno de una confianza infundada.

 

Vlad: “Bueno, entonces, es hora de comenzar. Mi deber es liberarlo, después de todo.”

Gargalla: “Eres tan espeluznante como siempre, hombre”.

Vlad: “No estoy buscando tu aprobación”.

 

Con esas palabras detrás, Vlad desapareció en el bullicio de la ciudad.

 

Gargalla: “¡Jaja, un Humano Superior...! Espero que esto sea muy divertido...”

 

Gargalla luego se alejó, en una dirección diferente a la de Vlad.

 

Sin que Shin lo supiera, sombras siniestras se acercaban.

 

•••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 35 (parte 4).




Manual




Shin se había encargado de cuidar a Luca; tejieron y tomaron siestas juntos, sorprendiendo a todos a su alrededor con lo bien que se llevaban.

 

Marino y Emil a veces pasaban a visitarlos, pero Luca nunca se ponía inmanejable.

 

Aunque al principio era un poco tímida, por la tarde se había abierto por completo a Shin.

 

“¿Qué puedo decir? Es bastante sorprendente.”

 

Holly, una jugadora, expresó su sorpresa al ver a Shin interactuar con Luca. Como uno de los jugadores avanzados que colaboraban con el orfanato, ella también estaba en términos amistosos con Shin. De voz suave y serena, era especialmente popular entre los niños más pequeños.

 

Shin: “¿Eh? ¿A qué te refieres?”

Holly: “Bueno, los niños como Luca son bastante difíciles de cuidar si no estás acostumbrado, ¿sabes? Especialmente para un hombre, como tú. O eso pensé de todos modos.”

 

Era después del mediodía, la hora de la siesta para los niños.

 

Acostado junto con ellos, Shin observó al durmiente Luca.

 

Shin: “Sí, eso podría ser porque también tengo una hermanita.”

Holly: “¿Oh enserio? Ah, lo siento, no quise entrometerme en las circunstancias de tu vida real.”

Shin: “Está bien. Tengo dos hermanos, uno mayor y uno más joven, y una hermana pequeña. Cuidar a nuestra hermanita es nuestro deber, ¿verdad? Mis hermanos y yo nos turnamos para cuidarla. Comparado con Luca, sin embargo, mi hermanita era bastante difícil porque siempre se alejaba.”

 

Tal vez debido a edades similares, la hermana pequeña de Shin estaba muy apegada a su hermano pequeño. A pesar de eso, Shin tenía una experiencia relativamente grande en el cuidado de niños gracias a ella.

 

Marino: “Lo dijiste antes, ¿verdad? ¿Que tus hermanos nunca tocaron The New Gate?”

 

Marino, que estaba cuidando a los otros niños, notó que había escuchado sobre el tema antes.

 

Shin: “Mi hermanita lo hizo. Pero afortunadamente ella no estuvo involucrada en este desastre.”

Marino: “Si lo hubiera hecho, apuesto a que te hubieras apresurado a buscarla”.

Shin: “Oh, estoy seguro de que podría sobrevivir fácilmente, así que realmente no estaría preocupado”.

Marino: “¿Ella es realmente fuerte también?”

Shin: “Hablando francamente, sí, mucho. No solo su nivel y estadísticas son altos, sino que también tiene una gran velocidad de movimiento.”

 

La hermana pequeña de Shin también jugó The New Gate, y debido a su habilidad, se había vuelto bastante famosa. Los dos hermanos habían mantenido su distancia dentro del juego, por lo que pocos sabían de su conexión con Shin.

 

Holly: “¿Ella puede hacerte decir algo como eso? ¿Es ella tan poderosa como mi esposo?”

Shin: “Sí, bueno, podrías decir que soy parcial porque es familia, pero mi hermana es probablemente superior, en lo que respecta a la habilidad como jugador. Sin embargo, la habilidad de Shadow es increíble también.”

 

Shadow era el esposo de Holly y también famoso por su habilidad.

 

Las palabras de Shin sorprendieron a Marino.

 

Marino: “¿Mejor que Shadow? Tu hermanita también es increíble, entonces, de una manera diferente a ti. ¿Son tus otros hermanos tan especiales también?

 

Shin: “No, ni siquiera juegan The New Gate, después de todo”.

 

Todos los hermanos de Shin amaban los videojuegos, los cómics y el anime, pero su hermano mayor estaba ocupado con el trabajo y ya no participaba demasiado en esos pasatiempos. Al hermano pequeño de Shin le gustaban los cómics más que los videojuegos, por lo que el único que jugaba los mismos juegos que Shin era su hermana pequeña.

 

Ella tampoco estaba tan interesada en los cómics o el anime. Incluso dentro de la misma familia, los gustos y los pasatiempos eran todos diferentes.

 

Luca: “Hn...”

 

Shin miró hacia Luca, quien se movió ligeramente en su sueño, y se dio cuenta de que su mano derecha de alguna manera había empezado a agarrarse a la izquierda. Ella todavía estaba dormida.

 

Marino: “Parece que quiere mantenerte cerca incluso mientras duerme”.

Holly: “Dios mío, me temo que no escapará fácilmente, hermano mayor”.

 

Marino sonrió y Holly se burló ligeramente de Shin.

 

Con una risa avergonzada, la mirada de Shin se volvió hacia la mano que Luca estaba sosteniendo. Podría haber escapado de su agarre con demasiada facilidad, pero no tenía ganas de alejarse en el corto plazo.

 

Marino: “Holly y yo cuidaremos a los otros niños, por lo que Shin se quedará con Luca. ¿Eso está bien?”

Holly: “Por supuesto. Y Shin, cuando Luca se despierte, debes estar a su lado, ¿de acuerdo? Esta mañana le dio un ataque porque nadie estaba con ella.”

 

Esto era lo que Teppei y Ryohei habían mencionado cuando Shin y Marino llegaron al orfanato.

 

Luca había vivido sola durante aproximadamente 2 meses después de que su hermano y su grupo desaparecieron. No había nadie con quien estuviera familiarizada entre las personas a su alrededor, por lo que tenía mucho miedo de perder a alguien que conocía, como Emil le había dicho a Shin en secreto.

 

Emil había dormido con ella la noche anterior, pero se había despertado temprano para preparar la comida de los niños, dejando a Luca sola en el proceso. No había nadie con ella cuando se despertó, por lo que Luca comenzó a llorar en voz alta.

 

Shin: “Ok lo tengo. Si tengo que ir a algún lado, le avisaré a alguien primero.”

 

Había otros jugadores en el orfanato además de Emil, Marino y Holly. Shin conocía a todos, por lo que no tendría problemas para llamar a alguien si era necesario.

 

El mundo del juego no requería usar el inodoro, a menos que hubiera una emergencia, Shin no tendría problemas para quedarse con Luca hasta que despertara.

 

Marino: “OK, la dejaré contigo entonces.”

Holly: “Cuídala bien, ¿de acuerdo?”

 

Shin los observó irse, luego miró nuevamente la cara y la mano de Luca, sin soltar la suya. Luego añadió un poco más de fuerza en su agarre.

 

Como en respuesta a eso, la expresión de Luca se volvió más serena.

 

Luca abrió los ojos unos treinta minutos más tarde. La hora de la siesta siempre era de media hora, así que aparentemente su cuerpo lo había memorizado.

 

Todavía estaba aturdida al principio, pero cuando vio a Shin junto a ella, se sintió un poco avergonzada de tener su cara durmiente expuesta, a pesar de su corta edad.

 

Shin: “El tiempo de la tarde es libre, ¿verdad? ¿Qué quieres hacer?”

 

Hacer que los niños trabajasen demasiado no era bueno, por lo que las mañanas o las tardes en el orfanato siempre eran actividades libres. Hoy, todos hicieron lo que quisieron después de despertarse de su siesta de la tarde, dado que ya habían trabajado por la mañana.

 

Por cierto, el grupo energético con el que Shin había “peleado” por la mañana ayudaría con trabajos simples por la tarde.

 

Luca: “Quiero dar un paseo”.

Shin: “¿Fuera? Bueno, permanecer encerrado todo el día sería aburrido después de todo.”

 

El orfanato era bastante vasto, pero incluso yendo lentamente, solo tomaría un minuto recorrerlo.

 

En la ciudad, generalmente no era posible reducir el HP de los jugadores y matarlos. Pero como era el caso con todo lo demás, había excepciones, debido a eso el orfanato se aseguraba de que cuando los niños se aventuraran afuera, siempre estuvieran acompañados por alguien que pudiera defenderse en la batalla.

 

Luca: “¿No está bien?”

Shin: “Bueno, un cambio de ritmo sería agradable, después de todo. Espera un momento, intentemos preguntarle a Emil.”

 

Shin contactó a Emil a través del chat y también le pidieron que hiciera algunas compras. Él estuvo de acuerdo y levantó un pulgar en dirección a Luca.

 

Luca: “¡Hurra!”

 

Luca levantó sus pequeños pulgares, emocionada.

 

Gracias a la caja de objetos, no hubo necesidad de llevar cosas físicamente. Si algo sucediera, Shin podría reaccionar de inmediato, así que no habría ningún problema.

 

Shin escuchó de Emil que los otros niños se quedarían dentro del orfanato, así que él y Luca se marcharon enseguida.

 

Marino: “Oh, ¿vas a salir?”

 

Los dos chocaron con Marino mientras abría las puertas del orfanato. Shin explicó que saldría a caminar con Luca y que haría algunas compras.

 

Marino: “Ella siempre ha estado adentro últimamente, ahora que lo mencionas. Sí, también creo que es una buena idea.”

 

Marino estuvo de acuerdo con una sonrisa, cuando Luca repentinamente agarró su mano.

 

Marino: “¿Luca?”

Luca: “¿Marino también?”

 

Marino miró a Shin, silenciosamente preguntándole si algo había sucedido.

 

Shin negó con la cabeza.

 

Marino: “Hmm, está bien, le preguntaré a Emil. Si ella lo permite, iré con ustedes chicos.”

Luca: “De acuerdo.”

 

A diferencia de Shin, Marino era uno de los miembros centrales del orfanato porque a menudo ayudaba allí. Ella no podía simplemente irse sin decir una palabra.

 

Marino guardó silencio durante unos segundos para usar el chat, luego levantó el pulgar como lo había hecho Shin anteriormente.

 

Luca: “¡Hurra!”

 

Luca repitió el mismo gesto nuevamente.

 

Shin: “OK vamos. Luca, no sueltes la mano de Marino, ¿está bien?

 

Shin hizo que Luca tomara la mano izquierda de Marino, para que no se perdiera entre la multitud.

 

Marino: “La otra mano es tuya entonces, Shin.”

 

En respuesta, Marino puso la mano derecha de Luca sobre la de Shin.

 

Marino: “Vámonos.”

Luca: “¡¡Bien!!”

 

Con ambas manos sujetas, Luca sonrió de alegría. Shin y Marino se sonrieron el uno al otro.

 

Después de dejar el orfanato, el trío primero se dirigió a la calle de comestibles para comprar carne y verduras. La calle estaba llena de jugadores que tenían trabajos agrícolas, ofreciendo los productos que cultivaban a otros jugadores que venían a comprar ingredientes para la cena.

 

Marino: “--si, por favor dame lo de siempre. Ah, pero necesito una más de esa carne.”

 

A Shin se le había confiado las compras, pero Marino seleccionó cuidadosamente qué comprar. Siempre compraba así para el orfanato, por lo que los dueños de la tienda la trataban con familiaridad y también respondían bien a su negociación.

 

Luca: “Mari-neesan, wow...”

Shin: “¿No está activa tu habilidad de negociación cuando comienzas a comprar? También estás usando una verdadera habilidad de negociación.”

 

Shin y Luca quedaron impresionados por la habilidad de Marino.

 

Vendedor: “--ah, no puedo decirte que no, ¿o sí? ¡Considera esto unas gracias por siempre comprar mis productos! Te los daré por 70. ¡Ahora vete de aquí!”

Marino: “¡Muchas gracias!”

Vendedor: “Por cierto, ¿están esos dos con usted, señorita?”

Marino: “Sí, lo están, ¿por qué preguntas?”

 

El dueño miró a Shin y Luca, luego sonrió y le susurró a Marino.

 

Vendedor: “Bueno, veras, ir de compras mientras toman de la mano a un niño... ¿no se lucen como una pareja de recién casados? ¡Harás que los tipos solteros como yo se vuelvan verdes de envidia, maldición!”

Marino: “¿¡R-re-recién que!? ¿¡Qué estás diciendo!?”

 

Marino tartamudeó en respuesta, incapaz de decir la palabra completa.

 

Vendedor: “Cualquiera lo pensaría así, pequeña dama. Pero sí, basta de bromas para hoy.”

Marino: “¡No puedes simplemente bromear sobre cosas como esta!”

Vendedor: “No lo odiaste realmente, sin embargo, jajaja. ¡Estabas sonriendo, señorita!”

Marino: “¿¡!?”

 

Marino ocultó bruscamente su boca con sus manos. Por cierto, Shin escuchó todo.

 

Se acercó, pensando que era hora de prestarle una mano a Marino, cuando la expresión del dueño se volvió mortalmente seria.

 

Vendedor: “No soy un agente de información ni nada, pero eres un cliente valioso, así que tengo que decírtelo. Asegúrate de que la niña no escuche.”

Shin: “¿Hm?”

 

Shin suavemente presionó sus manos en las orejas de Luca, quien había inclinado su cabeza después de escuchar las palabras del hombre.

 

Shin: “Por favor.”

Vendedor: “Sí, seré rápido. Dicen que un grupo de PK comenzó a estar activo nuevamente últimamente. ¿Has oído hablar de ‘Ouroboros Hollow’? Incluso algunos jugadores avanzados han sido víctimas de ellos. Nos han dicho que nos mantengamos alerta.”

Shin: “He escuchado el nombre, sí. Todos sus miembros tienen estadísticas bastante altas, o al menos eso escuché.”

 

“Ouroboros Hollow” estaba compuesto únicamente por PK.

 

Los jugadores que solo representaban ese papel en el juego y que no tenían la intención de matar verdaderamente habían abandonado el gremio hace mucho tiempo. Los que permanecieron fueron los asesinos reales.

 

El gremio que asesinaba a los jugadores por diversión ahora se había convertido en un verdadero gremio de asesinos.

 

Vendedor: “No tengo idea de lo que están pensando, pero algunos de ellos incluso se dirigen a niños pequeños. Tu orfanato tiene un montón de ellos. Es mejor que te mantengas alerta, ¿me oyes?”

Marino: “Gracias por brindarnos información tan importante”.

 

Marino le agradeció al dueño preocupado.

 

Como había dicho el hombre, el orfanato era un objetivo potencial, debido a la debilidad de los jugadores en el interior y las graves consecuencias que tal acto causaría. También era un hecho que había quienes cazaban a los débiles sin ninguna razón en particular.

 

Vendedor: “No lo menciones, señorita. Sería realmente triste si una cara conocida desapareciera... ah, puedes soltarla ahora.”

 

Después de las palabras del propietario, Shin quitó sus manos de las orejas de Luca.

 

Luca: “¿Terminaste de hablar?”

Shin: “Sí, lo siento por cubrir tus oídos de repente”.

Luca: “... no, he sido manchada... ¡debes asumir la responsabilidad!”

 

Para la disculpa de Shin, Luca se puso las manos en las caderas y se hinchó el pecho en señal de protesta. El gesto en sí fue bastante cómico, en completo contraste con el tono muy serio de su objeción.

 

Vendedor: “Oye, hombre, ¿qué le estás enseñando a una niña como esa ...?”

Shin: “¡Como si eso fuera cierto! Por dios, ¿dónde aprendiste eso ...?”

Luca: “Teppei dijo que es bueno decirles eso a los chicos. ¿No es así?”

Shin: “Por supuesto que no es así. Es mejor no usar esas palabras mucho.”

Luca: “¿…? bueno.”

 

Luca en realidad no sabía el significado de lo que había dicho, así que honestamente asintió.

 

Marino: “Bueno, entonces, supongo que tendré una pequeña charla con Teppei una vez que regresemos”.

Shin: “Es verdad. Mejor informar a Emil también.”

Luca: “¿Estás sonriendo, pero no eres feliz ...?”

 

Los labios de Marino y Shin sonreían, pero sus ojos no, lo que confundió bastante a Luca.

 

Shin: “Jajaja, nada de qué preocuparse, Luca”.

Marino: “Sí, vamos a encargarnos de todo. Bien, entonces, las compras están hechas, así que vamos a dar un pequeño paseo. Tenga un buen día, señor.”

Vendedor: “¡Claro, mucho cuidado!”

 

Se despidieron del dueño de la tienda, luego Marino tomó la mano de Luca mientras el trío caminaba.

 

Como Kalkia era uno de los lugares de origen, los jugadores habían establecido todo tipo de tiendas.

 

Las tiendas de productos básicos con medicinas curativas y productos de uso diario, puestos al aire libre con equipos hechos a mano, restaurantes con camareros corriendo por ahí para tomar pedidos. La gran variedad de tiendas y personas lo hicieron entretenido solo para mirarlos.

 

Luca, caminando alegremente entre Shin y Marino, también disfrutó de la vista.

 

Shin: “Ya hace tiempo que salimos, mejor regresemos.”

 

Los tiempos divertidos pasan rápidamente. Cuando Shin comprobó la hora, ya eran más de las 4 de la tarde.

 

The New Gate también incluía un sistema de temporadas; las estaciones cambiarían aproximadamente cada mes. La temporada actual era otoño, por lo que el sol se pondría temprano. Ya era notablemente más oscuro en comparación con las horas del mediodía.

 

Luca: “Vamos a regresar?”

Shin: “Sí. Si se pone oscuro, todos se preocuparán.”

 

Luca parecía decepcionada, por lo que Shin prometió que la llevaría a caminar de nuevo.

 

Cuando regresaron al orfanato, los niños que se habían ido para ayudar con el trabajo también regresaron. Algunas chicas que notaron el regreso de Luca la invitaron a jugar con ellas.

 

Marino solía dormir en el orfanato, pero como se quedaría un tiempo en casa de Shin, Marino fue a informarle a Emil.

 

Esperando a que Marino volviera, Shin estaba en las puertas del orfanato, perdido en sus pensamientos mientras miraba al cielo.

 

Allí, un hombre se le acercó.

 

“Disculpe señor ... ¿podría decirme si realmente es el Sr. Shin?”

Shin: “... Sí, lo soy, ¿y tú?”

 

Shin se volvió hacia el hombre. Rápidamente activó [Analyze], que mostraba el nombre del hombre como Vlad, su nivel 255.

 

Vlad: “Mis disculpas. Mi nombre es Vlad. Esperaba visitar a Tsuki no Hokora y casualmente lo vi aquí, así que me tomé la libertad de acercarme a usted directamente.”

 

El discurso cortés y el comportamiento de Vlad no parecían particularmente sospechosos.

 

Shin: “Ya veo. ¿Qué es exactamente lo que te trae a mí entonces?

Vlad: “En realidad estoy en medio de completar otra mazmorra, y el área que esta antes del jefe contiene un veneno muy poderoso. Por lo tanto, quería preguntar si podría compartir algunos objetos de recuperación. Los involucrados en este esfuerzo de limpieza están compuestos por miembros de los gremios “Savage Lions” y “Yatagarasu”, dirigidos por Lao del cuerpo de las Piernas Explosivas. He oído que es conocido de Lao, así que, si es necesario, puede contactarlo.”

 

La fuerza del veneno probablemente hizo imposible que los jugadores lo curaran completamente usando sus habilidades.

 

Shin preguntó sobre los detalles del área y rápidamente descubrió a qué se refería el hombre.

 

Shin: “Eso debe ser Bloodred Poison. Es cierto que muy pocos jugadores en todo el juego pueden recuperarse de eso, creo que no se puede evitar.”

 

Bloodred Poison era un estado negativo particular con efectos mucho peores que el veneno normal. Los jugadores con INT inferior a 900 solo podrían mitigar sus efectos mediante habilidades. Este estado también duraba un tiempo considerablemente largo, por lo que era casi imposible derrotar a un jefe mientras estaba bajo sus efectos.

 

Shin: “Entendido, prepararé algunos objetos de recuperación para ti, pero ¿no hubiera sido más rápido si Lao me enviara un mensaje a través del chat?”

Vlad: “Lao ahora se dirige a la mazmorra. Él no quería agobiarlo, pero los otros líderes decidieron que prolongar la misión sería difícil debido a los escasos recursos y la moral de los miembros disminuyendo. Así que se me ha confiado la tarea de transmitir el mensaje.”

 

Lao dijo que habría contactado a Shin si la actual misión de limpieza de mazmorras hubiera fallado, al menos según Vlad.

 

Se había acercado a Shin ahora probablemente porque había una gran probabilidad de fracaso en el presente.

 

Vlad: “Me despido entonces. Gracias por su ayuda.”

 

Justo cuando Vlad se había dado vuelta para irse, Marino salió del orfanato.

 

Marino: “Lo siento por la espera, Shin.”

Shin: “No, viniste justo en el momento correcto.”

 

Shin le dio la bienvenida a Marino con una sonrisa.

 

Marino: “Er, ¿los interrumpí?”

Vlad: “Por favor, no te preocupes, ya que estaba a punto de irme. Adiós, entonces.”

 

Vlad hizo una pequeña reverencia y se fue.

 

 

 

Vlad: “Tch, había oído hablar de ella, pero ... ¡¿Qué pasa con esa mujer ?!”

 

Después de dejar a Shin, Vlad se deslizó en la multitud, y luego rápidamente entro en un callejón.

 

No pudo evitar soltar su enojo y se sintió aliviado al ver que no había nadie cerca para escuchar.

 

Vlad: “Esa basura sucia de jugador parasito pegada a Shin... debería ir y morirse...”

 

Vlad continuó maldiciendo con un tono amenazante que había ocultado por completo al hablar con Shin.

 

Un miembro de Rokuten, el gremio más fuerte, y el único jugador que había alcanzado las máximas estadísticas.

 

Vlad apenas podía imaginar cuánto tiempo, dinero y dedicación le llevó alcanzar tal nivel.

 

Shin: “Aah, pero limpiar la basura que lo rodea es mi noble deber. Gahaha, se supone que es una tarea ardua, entonces ¿por qué me siento tan emocionado?”

 

Shin era un jugador que Vlad admiraba. La vista gloriosa de Shin barriendo a través del equipo contrario por sí mismo en una batalla de gremio contra gremio había conmovido el corazón de Vlad, a pesar del hecho de que solo era un juego.

 

Cuando comenzó a jugar, se concentró en aumentar su nivel y sus estadísticas, pero ahora que su avatar era más fuerte, solo dedicó sus esfuerzos a cosas relacionadas con Shin.

 

Vlad: “Los más fuertes brillan más cuando están solos en la cima. Ho estrella maldita que brilla más dentro de Rokuten... Te devolveré tu verdadero brillo.”

 

Una risa insana se hizo eco en el callejón, sin llegar a ningún oído.

 

•••••••••••••••

 

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 35 (parte 5).




Manual




Marino: “Oye, ¿quién era esa persona?”

Shin: “¿Hmm? Es de un grupo que está limpiando otro lugar. Es un lugar un poco desagradable, ¿sabes? Vino a solicitar algunos objetos de recuperación. Conozco al líder, así que le pediré los detalles.”

Marino: “Ya veo…”

Shin: “¿Qué sucede? Estás haciendo una cara rara.”

 

La expresión de Marino había cambiado drásticamente; ahora parecía preocupada mientras miraba en la dirección en que se había ido Vlad.

 

Shin: “¿Hay algo malo con ese hombre?”

 

Al evaluar la mirada de Marino, Shin supuso que Vlad era la razón de su preocupación.

 

Marino: “No estoy muy segura, pero me estaba mirando con una mirada realmente fría”.

Shin: “¿Él te miró?”

 

Shin frunció el ceño. No podía pensar en una razón por la que alguien se resintiera con Marino.

 

A pesar de que era ampliamente conocido que ella trabajaba en el orfanato todos los días, hubo rumores de que recibía un trato preferencial como amante de Shin. Tal resentimiento infundado ya era cosa del pasado.

 

Shin: “Creo que debemos tener cuidado”.

Marino: “No creo que puedan hacer nada en estos lugares.”

 

En la ciudad, el HP de un jugador no podía llegar a cero en circunstancias normales. No importa qué tan alto sean las estadísticas de otro jugador o qué habilidades se usen, sería imposible matar a un jugador dentro de una ciudad.

 

En el juego, algunos jugadores malintencionados se enfocaron en las tiendas, pero eran tiendas configuradas fuera de los límites de la ciudad protegidas por jugadores como Shin. La ciudad era un lugar seguro para todos los jugadores.

 

Shin: “Normalmente, sí. No ha habido ningún evento de invasión de monstruos últimamente, así que estoy un poco preocupado. Durante tales eventos, incluso en la ciudad...”

 

Es posible matar

 

No lo dijo abiertamente, pero eso era lo que Shin más temía. Los eventos de invasión de monstruos eran la razón por la cual las ciudades no eran refugios seguros para los jugadores.

 

Durante un evento de invasión, si se rompían las defensas de la ciudad y los monstruos penetraban dentro, se eliminaba la regla que impedía que los HP de los jugadores se redujeran por debajo de cierto valor. En otras palabras, durante tales eventos, era posible hacer PK incluso en la ciudad.

 

Fue un hecho que se hizo ampliamente conocido después del evento de invasión que ocurrió dos semanas después del inicio del juego de la muerte. Este evento generó varias bajas.

 

Marino: “Va a estar bien, no te preocupes. Incluso si comienza un evento de invasión, solo tenemos que asegurarnos de que las defensas de la ciudad aguanten.”

Shin: “Bueno, sí, eso es cierto ...”

 

Después del primer evento de invasión, muchos jugadores y gremios invirtieron mucho para proteger las ciudades. La limpieza de mazmorras era, por supuesto, importante, pero sin un lugar al que regresar, en última instancia, todo carecía de sentido.

 

Gracias a las defensas mejoradas de la ciudad, los monstruos habían invadido ciudades con éxito solo durante ese primer evento. No era extraño que Marino dijera que no había nada de qué preocuparse.

 

Marino: “Estoy más preocupada por ti, Shin. Estás limpiando mazmorras tu solo, por lo que nadie estaría allí para ayudar en caso de que sea necesario.”

Shin: “Oye, siempre me aseguro de que sea lo suficientemente seguro. No maximicé mis estadísticas por nada, ¿sabes?”

 

Ni siquiera Shin se enfrentaría a jefes sin explorar primero. Basado en la fuerza de Gigantes Moss, el último jefe con el que luchó, respondió de manera bastante optimista diciendo que todavía no había problemas.

 

Marino: “¡Incluso si tú lo dices, todavía estoy preocupada! Escucha bien ahora, en la próxima mazmorra, y después de esa, y después de la que sigue también, debes regresar sano y salvo, ¿de acuerdo? Si mueres, me uniré a ti tan pronto como pueda, ¿entendido?”

 

Por otro lado, Marino estaba hablando en serio. Ella agarró su solapa y lo miró directamente a los ojos, mientras los de ella se llenaban de lágrimas.

 

Shin: “E-está bien, lo siento. Yo tampoco quiero morir. ¡Siempre regresaré!”

 

Impresionado por la seriedad de Marino, Shin hizo su promesa. Al oírla decir que ella se uniría a él en la muerte, no podía ignorar su ruego.

 

Después de que Shin confirmó la promesa, Marino se alejó lentamente de él, aunque todavía seguía haciendo pucheros y lo miraba enojada.

 

Marino: “No debes morir, ¿de acuerdo? Todos volveremos juntos, ¿de acuerdo?”

Shin: “Sí, lo sé. Mantendré mi promesa.”

Marino: “... no importa qué, ¿de acuerdo?”

Shin: “Sí, hicimos algunos buenos amigos después de todo. Sería bueno encontrarnos en la vida real también.”

Marino: “…sí.”

 

Aparentemente satisfecha con la respuesta de Shin, Marino cariñosamente le apretó las manos.

 

Marino: “…vamos a casa.”

Shin: “Sí.”

 

Aliviado de ver a Marino sonreír, Shin comenzó a caminar de nuevo. Sin embargo, con un mal momento, la silueta de una persona apareció ante ellos.

 

“Te encontré por fin. Lo siento mucho, pero ¿podrías dedicar algo de tiempo para mí?”

Shin: “… ¿Y tú eres?”

 

Protegiendo a Marino a sus espaldas, Shin se enfrentó al hombre.

 

Robin: “Mi nombre es Robin. Vine con una solicitud para usted, Sir Shin.”

 

El jugador que se presentó como Robin inclinó la cabeza hacia Shin.

 

Shin: “¿Una solicitud? ¿De qué se trata?”

Robin: “Sé que será muy grosero de mi parte decirlo y me disculpo de antemano. ¿Pero podría ser posible para ti aumentar la velocidad a la que completas las mazmorras?”

Shin: “¿La velocidad a la que completo las mazmorras?”

 

Robin levantó la cabeza, mostrando su expresión angustiada. Al ver esto, Shin sintió algo diferente de este hombre en comparación con otros jugadores que lo habían impulsado irresponsablemente a darse prisa en limpiar las mazmorras.

 

Marino: “¡¡Espera un minuto!! Shin está haciendo su mejor esfuerzo, ¿sabes?”

Shin: “Espera, Marino. Él parece diferente de los demás hasta ahora.”

 

Marino había presenciado tales escenas muchas veces en el pasado y estaba lista para volar al hombre, pero Shin la convenció y continuó hablando con Robin.

 

Shin: “Créanme, voy tan rápido como puedo ... ¿sucedió algo?”

Robin: “Mi.… superior en la vida real me dijo que te apresure. Lo siento mucho, sé muy bien que los grupos que limpian las mazmorras están jugando sus vidas, pero si me opongo a él, mi vida real estará en peligro... para ser sincero, no puedo dejar de preocuparme cuando pienso en cómo podría estar mi familia en este momento. Mi superior me dijo que insta con ello, y no escuchará ninguna razón...”

Shin: “........”

 

Hubo otros jugadores con situaciones como Robin. Shin todavía era un estudiante y no tenía una familia que alimentar.

 

Aun así, pensar en su vida después de volver a la realidad le preocupaba. Mientras estaba atrapado en este mundo, no había forma de saber cómo estaba cambiando el real.

 

Debido a esto, Shin pudo entender los sentimientos de Robin, al menos en cierta medida.

 

Shin: “Lo siento. Como ya dije a otros, hay nuevas trampas y monstruos desconocidos en las mazmorras que no estaban allí antes. Los patrones de lucha de los jefes también están cambiando. Estoy tratando de limpiarlos lo más rápido que puedo, pero simplemente no es posible proceder más rápido que con las mazmorras de nivel principiante o intermedio.”

Robin: “…sí, por supuesto. Lamento haberte acercado de la nada de esta manera.”

 

Pronunciando estas últimas palabras, Robin se fue. Su expresión angustiada persistió hasta el final.

 

Marino: “¿Estará esa persona bien?”

Shin: “No lo sé. Han pasado cuatro meses desde que quedamos atrapados en este mundo... Hay muchas personas como él que están preocupadas por el mundo real.”

 

No había consejeros ni profesiones similares en este mundo. Algunas personas se pusieron de pie, apoyadas por otros, mientras que otras cayeron en la desesperación.

 

Marino: “Hay muchos como él que no quieren nada más que regresar al mundo real y luego hay personas como los PK, que quieren quedarse aquí para siempre”.

 

Marino comentó con una expresión difícil mientras regresaban.

 

Shin: “Eso es verdad ... bueno, todos son diferentes. Qué más podemos decir.”

Marino: “Sí tienes razón. Todos tienen diferentes circunstancias ... “

 

La expresión de Marino todavía estaba nublada, pero era un poco más clara que antes.

 

Después de regresar a Tsuki no Hokora, Shin tomó un baño, según la sugerencia de Marino.

 

Sumergirse en el baño caliente le dio un poco de alivio. Sintió que no era una ilusión y cerró los ojos.

 

Mientras Shin estaba en el baño, Marino preparó la cena. El menú era guiso blanco y ensalada.

 

Cortó hábilmente los ingredientes y los puso a hervir, mostrando la habilidad de alguien acostumbrado a cocinar.

 

Marino: “Volver a la realidad... eh ...”

 

Centrada en la cocina, Marino expresó sus pensamientos en voz alta. En reacción a escuchar sus propias palabras, sus movimientos se detuvieron.

 

Marino: “¿Huh...? ¿En qué estaba ... pensando?

 

Lo que había escuchado eran sus propias palabras, pero se sentía como si hubieran venido de otro lado.

 

Cuando se dio cuenta de la verdad, entendió completamente sus sentimientos reales. Cuando se enteró de los PK, se suponía que debía estar enojada. Pero al mismo tiempo, ella pensó “Sí, puedo ver eso”.

 

Marino: “Esto es extraño. Por qué yo…”

 

Marino sabía que, al igual que los PK, también albergaba cierta aversión hacia la idea de regresar a la realidad. De hecho, el deseo de Robin de regresar no había movido su corazón en lo más mínimo.

 

Marino: “Esto es simplemente extraño. Yo también quería volver, ¿no?”

 

Muy raro. Esto no podía estar bien.

Las emociones que crecían en su propio pecho confundieron a Marino.

En ese mismo momento, algo interrumpió su campo de visión.

 

Marino: “¿Eh ...?”

 

Ella pensó que oyó un ruido sordo desde muy lejos.

 

Marino: “Ah ...”

 

Su cuerpo no se movería.

 

Al igual que un cambio repentino de escena, vio el suelo, los estantes, luego sus propios brazos cayendo.

 

Marino: “Aah ...”

 

Entonces, finalmente entendió lo que le estaba sucediendo.

Ella lo había olvidado hace mucho tiempo y trató de no pensar en eso desde entonces.

Ella pensó que las cosas continuarían así para siempre.

 

Marino: “Entonces... el tiempo casi ha terminado”.

 

El final se acercaba. El límite de tiempo se acercaba.

 

Marino: “Un poco más. Sólo un poco más…”

 

Trató de mover sus brazos.

 

Se movieron, como si fuera un sueño lo de hace unos momentos atrás. Ella ahora podría estar sola. Fue otro ataque, probablemente.

 

Marino: “... Tengo que decírselo. No puedo causarle más problemas a Shin.”

 

Palabras que no vinieron de su corazón. Las palabras de una buena chica que siempre hizo lo que le dijeron.

 

Decepcionar a la persona que la amaba era aterradora.

 

Pero todo lo que ella podía dejarle eran objetos y equipo; sentía que no tenía derecho a estar con él, que Shin probablemente la abandonaría. Una chica con solo un poco de tiempo para vivir ... no era más que peso muerto.

 

Marino: “Pero no quiero dejarlo ...”

 

Incluso si su mente lo entendiera, no podría aceptarlo.

La razón y las emociones de Marino se oponen por completo.

 

Shin: “¡Terminé de bañarme!”

 

La voz de Shin la alcanzó.

Al escuchar la voz de su amado, Marino tomó su decisión.

 

 

Después de bañarse y cenar, no había mucho que hacer.

 

En cuanto a entretenimiento y formas de matar el tiempo, THE NEW GATE solo ofrecía algunos mini juegos, la oportunidad de escuchar las noticias locales del juego, que consistían en un lío indistinguible de mentiras y verdad, o simplemente revisar el tablero de anuncios de intercambio de información.

 

Justo cuando Shin terminaba de mirar el tablero de anuncios que siempre revisaba, Marino entró a su habitación.

 

Había muchas otras habitaciones y muchas camas disponibles. A pesar de eso, los dos a veces dormían juntos, por lo que no era extraño que Marino entrara.

 

Shin: “... ¿Marino?”

 

Sin embargo, Shin notó que había algo inusual en ella.

Marino, ahora en pijama, se sentó vacilante en la cama. Tomó la gran almohada de Shin y la abrazó con fuerza.

 

Shin: “¿Qué sucede? ¿Te sientes enferma?”

Marino: “No, estoy bien ahora”.

 

Ahora estoy bien. Shin sintió algo con esas palabras. Imaginó que lo que había sucedido cuando regresaban del orfanato aún ocupaba sus pensamientos.

 

Shin: “Me iré a la cama pronto, ¿qué vas a hacer?”

Marino: “Yo lo hare también. Tenemos que trabajar duro... mañana también, ¿verdad?”

 

Con una sonrisa ligeramente forzada, Marino se deslizó bajo las sábanas. Cuando Shin yacía a su lado, ella tímidamente se apoderó de su brazo.

 

Shin: “¿Marino?”

 

No era extraño para ella acurrucarse así. Pero esta vez parecía tensa, antinatural.

 

Marino: “¿Podemos ... hablar un poco?”

 

Marino habló mientras apretaba su cara contra el brazo de Shin.

Ella iba a hablar sobre algo muy importante. Shin consintió en silencio.

 

Shin: “... Shin, ¿crees que quieres volver a la realidad pronto?”

Marino: “Bueno, sí ... creo que quiero volver. Pero, aunque sé que se siente mal decirlo, también creo que mi estilo de vida actual es muy divertido. No sabemos quiénes somos en el mundo real, y ... Quiero decir, no estoy pidiéndote que me digas. Pero en el mundo real no pudo dormir contigo. Entonces, en el fondo, si bien siento que quiero regresar, una parte de mí también disfruta de esta vida.”

 

Shin podía sentirse así porque su nivel y estadísticas no se habían reiniciado, y debido a los objetos y equipos que había retenido.

 

Marino: “…sí.”

 

Marino tembló un poco ante la respuesta de Shin.

 

Marino: “La vida para mí se siente realmente satisfactoria ahora. Me levanto en la mañana, trabajo, preparo la cena. Regresas y te doy la bienvenida... Duermo sintiendo tu calor cerca de mí. Tal vida hace que mi corazón lata más rápido... me da mucha felicidad... todos los días.”

 

El agarre de Marino se apretó. Se sentía como si ella no dejara ir más.

 

Shin: “Oye, Mari-”

Marino: “Escúchame, Shin”.

 

Marino detuvo a Shin a mitad de la oración y levantó la cabeza.

Probablemente había estado llorando ya que había rastros de lágrimas. Silenció a Shin.

 

Marino: “Mi verdadero nombre... es Masaki Rino. Cumpliré 19 este año.”

 

Durante todo su tiempo juntos, Marino rara vez había hablado sobre las circunstancias de su vida real.

 

No tenía que decir que no quería hablar sobre eso para que Shin lo entendiera. Él la conocía lo suficientemente bien como para hacerlo.

 

Es por eso que sintió que tenía que preguntar, después de que Marino revelara repentinamente tal información.

 

Shin: “... ¿está bien para mí saberlo?”

Marino: “Sí. Quiero que Shin lo recuerde.”

Shin: “Ya veo. Entonces también me gustaría que recuerdes mi verdadero nombre. Soy Kiritani Shinya, un estudiante universitario, tengo 21 años ...”

 

Shin también reveló su verdadero nombre. No lo había dicho en mucho tiempo.

 

Shin: “Lo dije en el orfanato también, pero cuando terminé el juego de la muerte, ¿por qué no nos reunimos y salimos a beber o algo así? Podríamos reservar el lugar de Holly and Shadow o algo así.”

Marino: “…si, me encantaría.”

 

Marino ahora sonreía junto a él, pero había algo extraño con ella hoy.

 

Shin la había hecho sonreír muchas veces antes, por eso lo sabía.

 

Sus palabras sugerían que nunca se encontrarían en la vida real, que su relación se limitaba a este mundo.

 

Shin: “Marino... no, Rino. ¿Puedes decirme qué sucede?”

Marino: “Mi verdadero cuerpo... está enfermo. El doctor dijo que es una enfermedad sin causa conocida o tratamiento.”

 

Marino explicó que la razón por la cual su tiempo dentro del juego era limitado y que nunca habló sobre la vida real fue por eso. No sabía cuándo su condición empeoraría, por lo que pensó que no sería bueno acercarse demasiado a otras personas.

 

Shin: “¿Por qué te acercaste a mí, entonces? Sé que esto es solo un mundo virtual, pero me contaste mucho sobre ti.”

Marino: “Sí ... me pregunto por qué?”

 

Su voz se sentía tranquila ahora. Incluso si sus palabras estaban en forma de pregunta, ella ya parecía saber la respuesta.

 

Marino: “Puedo decir esto ahora, pero... al principio, no tenía intención de involucrarme demasiado. No había forma de que yo pudiera tener un novio en la vida real, así que quería probar lo que era estar en una relación, aunque sea de manera virtual. Tú eres el primero que se me acercó en este mundo, así que te elegí. Esa fue la única razón, realmente.”

 

No había una razón real. Eso dijo Marino, pero sus suspiros hicieron que también sintiera que solo intentaba convencerse a sí misma.

 

Marino: “Sí, esa fue la única razón, y aún...”

 

Las palabras expresaron sus sentimientos de rendición hacia lo que había sucedido en contra de su voluntad.

 

Marino: “Hablando contigo, yendo a aventuras juntos, ganando y perdiendo contigo... antes de darme cuenta, siempre estaba pensando en ti. No me di cuenta de que me estaba enamorando, hasta que una enfermera lo señaló. Nunca te he visto en el mundo real, y sin embargo...”

 

Marino dijo que ella realmente no entendía.

 

Marino: “El yo en el mundo real podría morir en cualquier momento. A veces me preguntaba qué me sucedería a mí aquí si el verdadero yo muriera. Entonces, una vez, me pregunté ... ¿qué tan bueno sería si el tiempo continuara así?”

Shin: “Eso es…”

Marino: “No lo hará. Si muero en el mundo real, el yo aquí simplemente desaparecerá. Lo sé. A pesar de eso... no puedo evitar esperar algo más. Mi apego al mundo real, mi deseo de regresar, es muy débil.”

Shin: “......”

 

Shin no dijo nada. Tenía muchas razones para querer regresar al mundo real.

Pero él podía entender los sentimientos de Marino. Shin también encontró que el mundo actual era agradable, después de todo.

 

Marino: “Lo siento. Solo quería decirte que estoy enferma, pero terminé hablando sobre cosas que ni siquiera ... Supongo que dormiré en la habitación contigua esta noche.”

 

Tal vez se sintió mal con el ahora silencioso Shin. Marino salió de la cama y se dirigió hacia la puerta.

Pero él no la dejaría ir.

 

Marino: “¡Aah!”

 

Shin firmemente agarró sus delgados brazos y la atrajo hacia él. La tiró bruscamente, entonces el cuerpo de Marino cayó hacia él, poniéndola en sus brazos.

 

Marino: “Er, ehm ...”

 

Marino estaba confundida por el repentino desarrollo. Ella no entendía lo que significaban las acciones de Shin.

 

Shin: “Iré hacia ti.”

Marino: “¿Eh?”

Shin: “Incluso en el mundo real, me quedaré contigo, Rino”.

 

En el mundo real, Shin era solo un estudiante universitario. No podía curar la enfermedad de Marino.

Solo podía hacer una cosa: estar a su lado.

No por compasión. No por lástima

Él quería estar con ella. Incluso si le quedaba poco tiempo, quería pasarlo con ella.

Nada más y nada menos.

 

Shin: “Estaré contigo, hasta el final”.

Marino: “......”

 

Shin no sabía cómo reaccionaría Marino a sus palabras.

Lógico o no, esos eran los sentimientos reales de Shin.

 

Marino: “Pero yo soy... una verdadera carga de mujer, ¿sabes? Estoy echada a perder, Shin... Shinya, si hablas con otras chicas me pongo celosa de inmediato. Tampoco me queda mucho tiempo de vida. ¿No entiendes que voy a morir, dejando solo mis sentimientos egoístas? Simplemente perderás el tiempo conmigo, Shinya...”

 

Respondiendo a la declaración de Shin, Marino marcó nerviosamente todas sus fallas.

 

A pesar de sus palabras, sus brazos ahora estaban alrededor de Shin, su frente era presionada contra su pecho. Movimientos que expresaban su intención de nunca dejarlo ir. Shin respondió acariciando suavemente su cabeza.

 

Shin: “Oye, ¿debería creer tus palabras o tus acciones?”

Marino: “... Ya lo sabes. Tonto.”

 

Marino levantó la cabeza un poco y respondió mientras miraba a Shin. La habitación apenas estaba iluminada, pero Shin no dejó de notar las sonrojadas mejillas de Marino.

 

Shin: “Si no lo dices, no puedo estar seguro, hmm ...”

Marino: “Tu... te burlas de mí. Y estaba tan decidida y todo.”

 

Todavía deslumbrante, Marino guardó silencio durante unos segundos y luego susurró.

 

Marino: “No quiero separarme de ti. No en este mundo virtual, ni en el mundo real.”

Shin: “Sí, lo prometo. Incluso si este mundo termina, iré a buscarte, Rino.”

 

Los dos luego durmieron juntos en la misma cama.

Envueltos en una pacífica sensación de felicidad.

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 36 (parte 1).




Manual




Los monstruos estaban inquietos.

 

Los jugadores de la zona rara vez ponen un pie en el otro lado de la montaña frente a la ciudad de origen.

 

En esta área caracterizada por nada más que su vastedad, todo tipo de monstruos se habían reunido sin luchar entre sí.

 

Monstruos tipo serpiente. Monstruos tipo tigre. Monstruos tipo pájaro y monstruos de tipo humanoide también. Incluso había quimeras, fusiones de varios monstruos.

 

Normalmente, una alta densidad de monstruos causaría una reducción en los números ya que se atacan entre sí. Sin embargo, la presencia de cierto jugador lo impedía.

 

Encima de la colina más alta de esta área se encontraba un jugador solitario.

 

Este jugador, Hameln, suspiró mientras miraba a los monstruos.

 

Hameln: “Así que esto es lo máximo que puedo reunir con objetos de baja calidad. Causar un evento de invasión artificial es realmente difícil.”

 

Incluso mientras pronunciaba tal línea, sus rasgos encantadores mostraban la sonrisa traviesa de un niño que acababa de realizar una broma exitosa.

 

Hameln tenía 170 cemels de alto y un tatuaje de hada típica en su rostro. Vestía un atuendo de caballero, adornado con accesorios aquí y allá, completo con guantes blancos y un palo largo sostenido en una mano. El sombrero de copa en su cabeza completó su apariencia de caballero, pero su comportamiento era contradictorio al de cualquier caballero verdadero.

 

Una manada de monstruos de todo tipo. Controlarlos para desatarlos en una ciudad segura no era algo que una persona sensata crease.

 

Hameln: “¿Hmm?”

 

Justo cuando Hameln reflexionaba sobre su próximo curso de acción, notó que un icono de monstruo desapareció del mapa.

 

Dos íconos estaban rompiendo entre la horda de monstruos. Teniendo en cuenta que el nivel de los monstruos reunidos era 300 como máximo, era algo que cualquier jugador con experiencia podría haber hecho.

 

Hameln: “¿Probablemente estén pensando que encontraron un buen terreno de caza? O tal vez han venido a exterminar a los monstruos porque los consideran peligrosos.”

 

Hameln activó [Clairvoyance] y [Through Sight]

 

Su ahora expandido campo de visión reveló a un hombre empuñando una espada con una cuchilla larga de 1 mel y otra blandiendo una espada ancha con una cuchilla muy dentada, severamente carente de practicidad.

 

El primero, que vestía una armadura de plata, se llamaba Vlad. El [Analyze] Hameln mostró que su trabajo es Dragon Knight.

 

Este último, vestido con una armadura marrón, aparentemente poseía estadísticas más altas; solo su nombre, Gargalla, se mostraba.

 

Hameln: “Oh Dios mío, ¿me ha visto desde tanta distancia?”

 

Hameln quedo genuinamente sorprendido al sentir los ojos de Gargalla en sí mismo.

 

Era bien sabido que algunos jugadores a veces sentían sensaciones misteriosas inexplicables por la razón, como “sentí que alguien me estaba mirando” o “puedo sentir el intento de matar de alguien”.

 

Sin embargo, poder identificar la dirección después de solo estar en la línea de visión durante aproximadamente 10 segundos era algo bastante excepcional.

 

En el campo de visión de Hameln, Gargalla sonrió. Ajustaron su curso hacia la colina en la que estaba Hameln, mandando a volar los monstruos en su camino como guijarros.

 

Hameln: “Cielos, su rumbo cambió. ¿Tal vez sean del mismo tipo que yo?”

 

Hameln hizo una mueca, lamentando el desarrollo de la situación.

 

En el instante en que Hameln vio la sonrisa de Gargalla, sintió que en el fondo eran muy similares.

 

Sintió más descontento que familiaridad hacia Gargalla, un ejemplo perfecto de la incapacidad de tolerar a alguien solo por lo similar que era para uno mismo. En resumen, podría decirse que aquellos que eran muy similares a este respecto se aborrecían el uno al otro.

 

Con esta sensación ambigua en su corazón, Hameln observó que Gargalla se acercaba más a su posición.

 

Gargalla: “Hola. Tengo que agradecerle por no estorbar.”

Hameln: “No hay de qué. Simplemente quería confirmar algo.”

 

Después de aproximadamente cinco minutos, Gargalla había alcanzado la colina de Hameln.

 

Algún tiempo después, Vlad llegó también. Habían llegado en diferentes momentos, aunque ninguno mostró signos de agotamiento.

 

Gargalla: “¡Eres lento, hombre! Aumenta el ritmo, ¿quieres?”

Vlad: “Los caballeros dragón están destinados a estar con dragones... por favor no pidas lo imposible”.

 

Vlad lanzó una mirada molesta al tono burlón de Gargalla. Como él había insinuado, los Caballeros Dragón podían mostrar sus capacidades completas solo cuando estaban acompañados por sus dragones. De hecho, cuando estaban solos, sus estadísticas disminuían.

 

Naturalmente, hubiera sido muy difícil alcanzar a Gargalla, que tenía estadísticas y equipamiento superiores.

 

Gargalla: “Jaja, ah, disculpas por todo el alboroto. Déjame decirlo de manera directa, no vinimos a pelear ni nada. Aunque parece que hacerlo podría ser divertido.”

Hameln: “Tomaré eso como un cumplido. Ahora bien, ¿qué te trae por aquí?”

 

Hameln, que solo estaba observando a los dos en silencio, finalmente incitó a Gargalla a hablar.

 

Gargalla: “Eres el domador que usa monstruos para atacar a personas fuera de las ciudades, ¿verdad? Hay algo con lo que tienes que ayudarnos. Este chico aquí te contará todos los detalles.”

Vlad: “Primero me dejas atrás y ahora tengo que hacer todas las explicaciones”.

 

Vlad expresó su descontento, pero Gargalla, miró en la dirección opuesta mientras lo ignoraba.

 

Hameln, pensando que el dúo recién llegado era una combinación bastante hilarante, estaba frenando su risa.

 

Hameln: “Caballeros, continúen discutiendo más tarde. Entonces, ¿qué es exactamente lo que quieres de mí? Sin embargo, puedo sentir que probablemente comparten los mismos sentimientos.”

Vlad: “Mis disculpas por mostrarte una escena tan embarazosa. Deseamos solicitar que uses a tus monstruos para atacar a cierta ciudad. Estoy seguro de que también te has aburrido de aplastar pequeños asentamientos, ¿verdad?”

 

‘Ya veo, seguramente hicieron su tarea’. Hameln estaba honestamente impresionado de escuchar lo que Vlad ya sabía de él.

 

Con los objetos que Hameln podía encontrar, había un límite en la cantidad y los niveles de monstruos que podía reunir. Disfrutó observar cómo la gente luchaba contra las adversidades y últimamente pensaba a menudo en querer causar algo más espectacular.

 

Hameln: “Debo admitir que es una propuesta bastante apasionante”.

Vlad: “Estoy realmente feliz de escuchar esas palabras”.

Hameln: “Con mi equipo actual, sin embargo, todo lo que puedo conseguir son monstruos como los que eliminaron en este momento. Para atacar una ciudad fortificada por las defensas de los jugadores, su poder de lucha es muy escaso.”

 

Solo en base al nivel, tan pronto como los jugadores avanzados se unieran a la refriega, el asalto se reprimiría en muy poco tiempo. También estaba claro por la facilidad con que Gargalla pisoteó la horda de monstruos antes.

 

Vlad: “La única razón para eso, sin embargo, es la calidad del objeto. ¿Estoy en lo cierto?”

Hameln: “Hmm. No estoy seguro de cómo lo sabes, pero sí, tienes razón. Así como el hierro promedio no puede crear armas de grado antiguo, se necesitan objetos de alta calidad para producir buenos resultados. Bueno, es bastante obvio, ¿no?”

 

Algunos objetos de baja calidad a veces eran necesarios, en una especie de “truco secreto”, pero en general si uno deseaba tener habilidades y equipos raros, se necesitaban materiales o artículos igualmente valiosos. Esos, sin embargo, eran extremadamente raros y difíciles de obtener.

 

Vlad: “No te preocupes. Hemos venido a su encuentro precisamente porque hay algo a lo que nos gustaría que le eche un vistazo.”

 

Vlad le dirigió una sonrisa muy segura a Hameln. Tenía la intención de mostrar amabilidad y afabilidad, pero Hameln simplemente lo encontró muy sospechoso.

 

Hameln: “¿Qué vas a hacer después de hacerme causar un ataque de monstruo? Depende del pueblo también, pero estoy seguro de que eres consciente de que la mayoría de ellos están fortificados y defendidos.”

Vlad: “Sabemos, hasta cierto punto, cuáles son las condiciones para el comienzo de un evento de invasión de monstruos. Señor Hameln, deseamos que participe y tome el control de los monstruos.”

 

Los ojos de Hameln se entrecerraron. Usar monstruos para atacar ciudades era algo en lo que también estaba muy interesado.

 

Muchos jugadores teorizaron acerca de las condiciones para la creación de dichos eventos, con la esperanza de defender mejor sus bases, pero no se revelaron del todo.

 

Hameln: “Para ser sincero, estoy más interesado en estas condiciones que en los objetos... pero supongo que no preguntaré. Sin embargo, me gustaría conocer tus objetivos. Algunos están interesados ​​en la invasión en sí, pero ustedes dos no parecen que les interese eso.”

Vlad: “Sí, de hecho, nuestros objetivos son diferentes. Bueno, los dos tenemos motivos diferentes, en realidad.”

 

Los PK que usan eventos de invasión para cazar jugadores rara vez comparten objetivos comunes. Lo que tenían eran solo sus respectivos deseos.

 

Para Vlad, era el deseo de deshacerse del “jugador parasito” alrededor de Shin.

 

Para Gargalla, era el deseo de batirse en duelo con jugadores fuertes hasta la muerte.

 

Algunos solo querían hacer un alboroto, mientras que otros todavía trataban la situación actual como un juego, involucrándose en actividades muy peligrosas.

 

Hameln: “Ya veo. Solía ​​pensar que soy bastante extraño, pero veo que tengo una buena compañía.”

 

Hameln habló sin romper su sonrisa.

 

Vlad: “Es bastante normal usar cualquier medio posible para lograr el objetivo. ¿No lo es?”

Gargalla: “Es lo que llaman ser leal a tus deseos para mí”.

 

Ninguno de los tres se preocupaba en lo más mínimo por las posibles víctimas. Incluso mientras pensaban que los otros dos eran personas anormales, podían seguir cooperando. Probablemente porque no tenían ningún interés el uno en el otro.

 

Hameln: “Eso es lo suficientemente bueno. Desatar un ataque de monstruos en una ciudad donde reside un Humano Superior suena bastante atractivo. Entonces, ¿sobre los artículos y el día de la ejecución?”

Vlad: “Dependerá de tus monstruos. ¿Cuánto tiempo necesitas para reunirlos?”

 

Vlad preguntó mientras le entregaba el objeto que había traído a Hameln.

 

Hameln: “Con este objeto, ciertamente debería ser capaz de reunir monstruos de un nivel relativamente alto. Necesitaría alrededor de una semana.”

 

Hameln tomó su decisión después de observar el objeto que se le había dado, [Putrefaction Nectar]. “Putrefaction Nectar” fue soltado por [Queen Rafflesias], un monstruo avanzado de tipo Trent. Los “Queen Rafflesias” eran monstruos de niveles considerablemente altos en el rango entre 800-850 y atacaban en patrones circulares usando sus raíces y vides.

 

Enormes flores, raíces y vides atacando en oleadas, ramas que azotan desde el tallo. Era difícil decidir si era una flor o un árbol, pero, por otro lado, era indudablemente un monstruo de categoría 3 que necesitaba que los jugadores tuvieran una gran habilidad para vencer.

 

[Putrefaction Nectar] podría utilizarse para crear los objetos [Tempting Beeswax] y [Hungry Beast Ambrosia] objetos usados para las habilidades de un Domador. El primero permitía a uno controlar temporalmente a los monstruos, mientras que el segundo, una vez que se materializaba, permitía atraer monstruos hasta el nivel 700.

 

Vlad: “Una semana, ¿verdad? ¿Podemos establecerlo en 10 días a partir de hoy? Incluso si conocemos las condiciones, no podemos simplemente hacerlo cuando queramos.”

Hameln: “Entendido.”

 

Hameln asintió mientras reflexionaba sobre lo que podría estar involucrado en estas condiciones. Sin embargo, había muy poca información conocida que le impedía llegar a ninguna conclusión.

 

Vlad: “Estás interesado en las condiciones, ¿cierto?”

Hameln: “Sí, bueno, pero supongo que es mejor no preguntar”.

Vlad: “No, en absoluto, vinimos a buscar su cooperación, después de todo. Decirle no será un problema.”

Hameln: “¿Oh? ¿Lo revelarías tan fácilmente?

 

Hameln pensó que era información muy importante y se sorprendió al ver a Vlad acordar hablar de ello tan fácilmente.

 

Vlad: “Eso no es un problema. Es solo cuestión de tiempo hasta que los encuentren... no, debería decir que, si bien no se hacen públicos, algunos jugadores ya se enteraron.”

 

Después de esta premisa, Vlad comenzó a hablar.

 

La condición de creación de evento de invasión de monstruos, por lo que Vlad sabía, era que el número de jugadores en una ciudad, o el número de jugadores que salían de una ciudad de origen, debía exceder un cierto valor.

 

Cuantos más jugadores haya en una ciudad, mayor será la probabilidad de manifestación del evento, así como los números y niveles de los monstruos.

 

El progreso de la limpieza de mazmorras había extendido a los jugadores, por lo que la primera condición se había vuelto difícil de cumplir, disminuyendo así los eventos de invasión de monstruos. Cuando se manifestaban, siempre era por la última condición.

 

Hameln: “Hmm ya veo. Puedo entender el primero, pero el segundo me parece bastante difícil de encontrar. ¿Encontraste la respuesta en una inscripción de piedra tal vez?”

 

Cuando los eventos del juego finalizaban, las inscripciones en piedra con sus condiciones de creación aparecían como objetos únicos. Algunos eventos recurrentes, como las invasiones de monstruos, fueron excepciones a esta regla, pero por la explicación de Vlad, Hameln supuso que esa era la razón.

 

Vlad: “Sí, es exactamente como lo has adivinado. Parece que es soltado en raras ocasiones, en áreas que los jugadores rara vez frecuentan.”

Hameln: “¿Ni siquiera los principales gremios están al tanto?”

Vlad: “Aparte de nosotros, solo aquellos a cargo de un gran número de personas... como miembros prominentes en los principales gremios probablemente ya lo sepan. Las inscripciones de piedra no aparecen solas después de todo. Con mucha gente, la probabilidad de encontrarlos aumenta también. Nosotros también estamos empleando espías para evitar filtraciones de información, pero no hay manera de evitar que la información se propague por completo, por lo que supongo que es mejor considerar que ya se conoce. Incluso si lo fuera, podría haber varias razones por las cuales dicha información no se revela en general.”

 

Conocer las condiciones podría haber hecho posible evitar que el evento se manifieste. Pero ningún gremio alguna vez había mostrado tales intenciones, ni esa información fue nunca revelada públicamente. A lo sumo, hubo rumores poco confiables, nada más.

 

Los principales gremios tenían su propia filosofía. Esto es lo que Hameln obtuvo de las palabras de Vlad.

 

Hameln: “Jeje, los humanos realmente nunca son aburridos. Sí, te prestaré mi ayuda. Invasión de monstruos a gran escala en una ciudad natal, utilizada por PK para infiltrarse en la ciudad. Siento que voy a ver algo sin precedentes.”

 

Solo imaginarlo todo fue más que emocionante. Al darse cuenta de que Vlad y Gargalla sonreían como él, la sonrisa de Hameln se amplió.

 

•••••••••••••••••••

 

Unos días después de su reunión con Hameln, Vlad y Gargalla fueron a visitar a Aldo.

 

La casa de Aldo estaba ubicada en Kalkia; no había sido solo una coincidencia para Robin encontrarse con Shin en el camino de regreso de este último desde el orfanato.

 

Gargalla: “¿Vamos a ver a ese tipo otra vez?”

Vlad: “Sí, porque gracias a los artículos que Shin nos dio, se completó otra mazmorra. Después de todo, ese también es uno de nuestros logros.”

Gargalla: “¿Incluso si Shin no lo hizo él mismo? ¿El hombre realmente aceptará esto?”

Vlad: “Él lo hará. A este tipo de personas les encanta interpretar las cosas de la manera que más se beneficien con ellas.”

 

“Es hilarante lo ridículamente tontos que son”. Después de agregar este comentario, Vlad llamó a la puerta de Aldo.

 

La casa de Aldo, ubicada en lo que podría llamarse un vecindario tranquilo y lujoso, era una mansión que se elevaba por encima incluso de las otras casas de lujo de la zona.

 

La misma criada NPC que los había recibido la última vez apareció. Aldo parecía estar en casa; Poco después de que la doncella fuera a informar su llegada, se les permitió entrar.

 

Aldo: “¿Algún avance?”

Vlad: “Sí. Hace solo unos días, obtuvimos su cooperación y ya se ha completado otra mazmorra. Como prueba, está la declaración pública de los Savage Lions, uno de los gremios que ya estaba involucrado en la limpieza.”

Aldo: “Oh oh, seguramente produces resultados rápidamente. A diferencia de ese Robin.”

 

Aldo estaba solo en su casa. Vlad había planeado tomar su recompensa y dejar el resto por un tiempo cuando Robin no estaba presente, pero ahora decidió aprovechar la oportunidad para hacerlo todo, sonriendo más profundamente.

 

Vlad: “Muchas gracias. Por lo tanto, debo preguntar... sabiendo muy bien que esto podría sonar imprudente, me gustaría recibir la recompensa prometida. Prometo, por supuesto, seguir vertiendo cada último esfuerzo en el calabozo.”

Aldo: “Que así sea. Mostraste resultados, supongo que mereces una compensación.”

 

Con una actitud arrogante, Aldo tomó un manojo de cartas de su caja de objetos y se las arrojó a Vlad.

 

Vlad apenas logró atrapar las cartas voladoras. El nombre del titular de la tarjeta había sido borrado, por lo que no se rebotaron cuando los atrapó.

 

Mirando sus nombres, Vlad estaba muy sorprendido.

 

Vlad: “[Excalibur], Pociones de primer nivel y Éteres? Estos valdrían una buena cantidad de dinero. ¿Estás seguro de que nos los puedes dar?”

 

Vlad había reunido información sobre Aldo, pero nunca habría pensado que iba a regalar armas de grado antiguo.

 

Aldo: “Incluso en montones, la moneda de este mundo no tiene valor. También tengo demasiados de esos artículos. Úselos bien.”

 

Aldo no podía ver lo que había que sorprenderse y Vlad le dio las gracias con una risa irónica. Este hombre realmente no entendía nada.

 

Vlad: “Nos esforzaremos para hacer todo lo posible. Por cierto, no veo al Sr. Robin en ningún lado. ¿Está él trabajando?”

Aldo: “¿Cuál es tu problema con ese tonto inútil?”

Vlad: “Bueno, como aparentemente no ha producido resultados todavía, estaba pensando en ayudarlo”.

Aldo: “¿Qué podría hacer un hombre que ni siquiera puede llamar a alguien?”

 

La falta de expectativas de Aldo por parte de Robin era evidente.

 

Vlad: “Escuché que se comunicó con Shin, pero lo rechazaron. Como una disculpa, estaba pensando en hacer que se acercara al hombre de nuevo. No por una solicitud de cooperación del equipo de limpieza, sino porque la vida de alguien querido está en peligro. Eso seguramente lo impulsaría a limpiar las mazmorras aún más rápido. Las cosas se volverían mucho más fáciles para nosotros también si él estuviera lo suficientemente acorralado como para deshacerse de sus vacilaciones.”

 

Vlad explicó su plan de usar a Robin para presionar aún más a Shin, sin que su sonrisa saliera de sus labios.

 

Aldo: “Hah, eres un villano”.

Vlad: “Mi más profunda gratitud por tal elogio”.

Aldo: “Funciona para mí. Su inutilidad ha comenzado a ser insoportable después de todo. Haz lo que quieras.”

 

Aldo cortó sin piedad a Robin, como si ordenara deshacerse de una herramienta rota.

 

Al presenciar una exhibición de seres humanos tan objetivados, Vlad pensó que este hombre debía estar gravemente arrinconado mentalmente, y guardó las otras líneas que había preparado para convencerlo.

 

Vlad: “Muchas gracias. Entonces comenzaré los preparativos de inmediato.”

 

Después de expresar su agradecimiento a Aldo, los dos regresaron a la ciudad de origen.

 

Gargalla: “¿Vamos a esperar a ese tipo Hood ahora?”

 

Gargalla, que no había dejado salir ni una palabra durante la reunión, finalmente habló con Vlad con un tono lleno de desprecio.

 

Vlad: “Sí. Debería estar en sus límites, así que tenemos que asegurarnos de que actúa en el día señalado. Estoy seguro de que él mismo está desesperado, así que no creo que sea difícil.”

Gargalla: “Aunque es increíble cómo obtienes todas estas ideas. Lo tengo fácil ya que todo lo que tengo que hacer es mirar, pero es un enorme fastidio.”

Vlad: “A pesar de eso, eres bastante útil”.

Gargalla: “Si tu plan funciona, puedo luchar contra él, por eso. Si fracasas, te aplastaré, final de la historia.”

 

Gargalla declaró claramente que su razón de cooperación era solo su objetivo común.

Vlad respondió mirando a Gargalla con una molestia algo aburrida.

 

Vlad: “Cooperas porque compartimos el mismo objetivo, eso ya lo sé. Pero hay una cosa que debo decir.”

Gargalla: “¿Qué es eso ahora?”

 

Gargalla respondió bruscamente y Vlad lo miró de nuevo, esta vez con una cara inexpresiva como una piedra.

 

Vlad: “Si el usa toda su fuerza contra ti, vas a morir, ¿sabes?”

 

Vlad expresó su confianza, aunque retorcida, absoluta en Shin y sus habilidades.

 

Si el plan tiene éxito, Shin probablemente venga a matar a los perpetradores, es decir Vlad y Gargalla, sin dudarlo. Eso eliminó cualquier oportunidad de ganar Gargalla.

 

Gargalla: “Trataré de matarlo. Nada hay nada extraño acerca de ser asesinado.”

 

Gargalla sonrió ampliamente, expresando cómo disfrutaría eso también.

 

•••••••••••••••••••

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 36 (parte 2).




Manual




El día antes de la reunión de Vlad con Hameln, Robin vagaba sin rumbo fijo por Kalkia al anochecer mientras las palabras de Aldo se repetían continuamente en su mente.

 

Si no puedes producir ningún resultado, estás despedido.

 

Era algo que Aldo podía hacer. Después de todo, Robin lo había visto en el pasado.

 

A pesar de eso, Robin no hizo nada por aquel hombre a punto de ser despedido. No podía hacer nada, temiendo que él también se encontraría con el mismo destino.

 

Cuando llegue el momento de ser despedido, nadie llorará por mí, como en ese momento, pensó Robin.

 

“Hola, Sr. Robin”.

Robin: “… ¿Quién eres tú?”

 

Robin había estado caminando con la mirada baja, desesperado. El enfoque repentino de un hombre lo hizo sospechar.

 

Vlad: “Mi nombre es Vlad. De hecho, el Sr. Aldo me pidió que instara a un jugador llamado Shin a acelerar la velocidad a la completa las mazmorras. Me enteré de que te dieron instrucciones para hacer lo mismo, así que pensé que podríamos trabajar juntos.”

 

Vlad explicó la situación en un tono amable y cortés.

 

¿Tal vez Vlad también era un empleado de la misma compañía? Robin reflexionó brevemente sobre esto, pero no quería pensar más en ello.

 

Robin: “Tú también...es terrible, ¿no es así ...?”

 

Era realmente terrible. Cuántas veces él se había preguntado, si mi jefe no fuera alguien así ...

 

Vlad: “Pareces bastante angustiado, ¿hay algún problema? No parece que estés bajo el efecto de algún estado alterado.”

 

A pesar de la pregunta preocupada de Vlad, Robin se dio vuelta y se alejó.

 

Robin: “…Por favor, déjame en paz.”

Vlad: “Eso no es bueno sabes. Serás descartado a este ritmo, ¿sabes? Aquí y en la realidad también.”

 

Robin dio vuelta abruptamente.

 

Robin: “¿Has venido a reírte de mí miseria?”

 

Sus sentimientos honestos estallaron. Su voz era más fuerte de lo esperado.

 

Vlad: “Absolutamente no. De hecho, realmente te respeto por lo que debes haber pasado hasta ahora. Tengo una propuesta, Sr. Robin, ¿me escucharía? Si acepta, puedo borrar la fuente de sus problemas y disipar sus preocupaciones, ¿sabe?”

Robin: “¿Huh?”

 

Robin tardó un momento en comprender lo que Vlad quería decir.

Borra la fuente de sus problemas.

Eso significa que-

 

Robin: “¿Lo matarás por mí?”

 

Las palabras de Robin claramente incluyeron un atisbo de esperanza.

 

Robin: “No, ... él es fuerte. Su avatar esta modificado, fue codificado así por la administración ... la mayoría de sus estadísticas están por encima de los 800. Su equipo está lleno de equipamiento de grado antiguo, cosas que rara vez se obtienen, incluso si se paga por ellas. También hay pocas posibilidades de matarlo, ya que siempre está encerrado en casa...”

Robin: “Hay ... una oportunidad”.

Vlad: “¿Eh?”

 

Vlad puso una mano sobre el hombro de Robin y le susurró algo al oído. Robin se detuvo por varios segundos.

 

Vlad: “Si me ayudas, lo eliminare sin falta. Uno de mis compañeros está en la misma clase que él, sabes. Excluyendo las diferencias en las estadísticas, un novato con un avatar fuerte no puede competir con alguien que haya peleado en este mundo. Usted lo entiende, ¿no? Escuché que él ni siquiera recuerda todas sus habilidades, ¿verdad?”

Robin: “... sí, eso es correcto. Él ni siquiera luchó bien aquí”

 

¿Él puede matarlo? ¿A ese hombre?

 

Sin Aldo, Robin no se vería obligado a molestar a Shin. No había necesidad de doblegar a nadie. No hay necesidad de hacer recados para otros. No era necesario escucharlo burlarse del juego. Correr por todas partes en busca de artículos. Aventurarse en áreas peligrosas. Ser evitado por los jugadores que trabajan en las líneas de frente para completar las mazmorras.

 

Si volvieran a la realidad, Robin seguramente sería despedido si Aldo estuviera cerca. Sería despedido sin una causa justa, por lo que tampoco recibiría ninguna bonificación de jubilación.

 

Robin: “Si es así…”

Vlad: “¿Qué piensas? ¿No es una propuesta atractiva?”

 

La voz de Vlad se deslizó fácilmente en sus oídos.

 

Atractivo. Sí, fue muy atractivo. Incluso si era el susurro de un demonio.

 

Robin: “… ¿Que necesitas de mí?”

Vlad: “Hehe. Solo una cosa, sí, algo muy simple.”

 

Los labios de Vlad emitieron una risa clara y brillante.

 

Su sonrisa era malvada de una manera que Robin nunca había visto en su vida.

 

Vlad: “Quiero que hagas solo una cosa. Si puedes hacer eso, mis camaradas y yo nos encargaremos del resto.”

 

Sonriendo por todas partes, Vlad le dijo a Robin lo que quería que hiciera.

 

Robin: “Eso es--”

 

Robin estaba conmocionado por lo que Vlad le dijo.

 

Vlad: “Una persona será eliminada. ¿Qué, pensaste que podrías salir con tus manos limpias?”

Robin: “Pero eso es…”

Vlad: “No te preocupes. Solo tienes que atraerlos. No hay necesidad de lastimar al niño. Lo diré de nuevo, solo tienes que atraerlos. Eso será suficiente.”

 

La suave voz de Vlad continuó.

 

Vlad: “Mis camaradas y yo lo haremos todo. Simplemente tienes que llamar a una persona. ¿Es eso un pecado? La persona a la que llamas simplemente entrará en algo desafortunado. Nosotros seremos quienes actuemos. No compartirás la culpa.”

Robin: “No ... no ... ¿la culpa ...?”

 

Un falso perdón.

 

Robin no quería mirar la realidad. Él no expresó sus dudas.

 

Robin: “Sí. Deseas regresar al mundo real, sin preocupaciones, ¿verdad? Deseas encontrarte con tu familia, ¿verdad? ¿No nos ayudarás entonces, solo un poco?”

 

Quiero ver a mi familia

 

Ese pensamiento lo hizo decidir.

 

Para el actual Robin, nada excepto su familia realmente importaba.

 

•••••••••••••••••••

 

La mañana siguiente a la noche, Shin durmió abrazando a Marino. Shin se despertó sintiendo a alguien moviéndose en sus brazos.

 

Shin: “......ah”

 

Cuando abrió los ojos, Shin encontró la cara de Marino justo frente a la de él, a una distancia casi nula.

 

Al darse cuenta de que Shin estaba despierto, ella trató de retirarse.

 

Antes de que pudiera, sin embargo, los brazos de Shin se movieron. Abrazó a Marino con fuerza antes de que ella pudiera saltar de entre las sábanas. Sosteniendo la parte posterior de su cabeza, la atrajo hacia él.

 

Marino: “¡¿Eeh?! Hey, espera, ¿¡mmhn!?”

 

Sin dejar que ella se resistiera, Shin la beso. Después de un momento, Marino dejó de resistirse.

 

Marino: “Hah...”

 

Después del beso, Marino pareció perder toda su energía y solo miró al vacío. Al verla tan indefensa, Shin pensó en bromear con ella, pero recuperó el sentido antes de poder hacerlo.

 

Marino: “¿Q-que estás haciendo tan de repente?”

 

Marino no solo estaba tartamudeando, sino que también estaba sin aliento, con las mejillas enrojecidas.

 

Shin: “¿Qué? Querías besarme, ¿verdad? A tal punto que lo intentaste mientras estaba durmiendo.”

Marino: “B-Bueno, eso es cierto, pero ... ¡no se pudo evitar! Te estaba mirando dormir y no pude contenerme.”

 

Marino habló mientras golpeaba el pecho de Shin. Shin, por otro lado, no pudo dejar de sonreír.

 

Shin: “Entonces no hay problema. Al menos ninguno para mí. Más bien, puedes continuar. Acurrúcate todo lo que quieras.”

Marino: “¡¡Eso es suficiente!!”

 

Shin abrió sus brazos para animarla, pero Marino salió corriendo de la habitación. Shin se tumbó de nuevo, pensando que probablemente la molestaba demasiado.

 

Lo que Marino había dicho la noche anterior sobre su enfermedad estaba en su mente.

 

En realidad, probablemente estaban durmiendo en una cama de hospital. Si sucediera algo, los médicos y las enfermeras probablemente acudirían corriendo. Marino ya estaba enferma, por lo que sería asistida aún más.

 

Shin no sabía lo que el sueño continuo le podía hacer al cuerpo. Era posible que la esperanza de vida de Marino se acortara constantemente. Al pensar en ello, sintió la necesidad de buscar inmediatamente un área nueva y despejarla.

 

Shin: “…Debo calmarme. Correr hacia adelante sin pensar es la peor opción en una mazmorra.”

 

Shin saltó de la cama y respiró hondo. Incluso durante el juego, a veces había elegido la habilidad incorrecta y había muerto justo antes de despejar una mazmorra. En este mundo, sería muy imprudente hacer lo mismo.

 

Shin se reprendió para no perder la calma, pero no pudo evitar sentirse inquieto. La vida de la primera persona que había amado estaba en juego. No pudo mantenerse completamente calmado.

 

Luego, escuchó a alguien tocar. Cuando Shin respondió, la puerta se abrió un poco.

 

Marino: “El desayuno está listo.”

Shin: “Lo siento, ya voy”.

 

Shin se disculpó con el todavía ruborizada Marino y se levantó. Cuando pasó junto a ella, él le acarició el cabello sin pensar.

 

Marino: “Ehm, ¿qué?”

Shin: “Nada, solo ganas de acariciar tu cabello”.

Marino: “…Eso está bien, entonces.”

 

Marino parecía avergonzada pero también un poco feliz.

 

Mirándola, Shin sintió que su inquietud se disipaba.

 

Shin: (Tengo que hacerlo a tiempo)

 

Por otro lado, su impulso fue aún más fuerte.

 

Volveré vivo con Marino. Esas emociones ardieron brillantemente dentro del corazón de Shin.

 

El corazón puede influenciar el cuerpo. Aunque se suponía que el cuerpo de Shin era mera información, ahora se sentía exaltado y lleno de energía como si se hubiera fortalecido.

 

Marino: “N-No has tenido suficiente? ¡Me estás dando demasiadas palmaditas!”

Shin: “Oye, se siente muy bien tocar, así que ...”

 

Se sentía incómodo, pero también más fuerte, gracias a ella.

 

Él solo podía hacer todo lo que estuviera en su poder ahora.

 

Shin: “Ok, entonces, ¡hora de desayunar!”

Marino: “¡Oye! ¡No te vayas solo!

 

Shin se rio con ironía cuando Marino corrió tras él.

 

•••••••••••••••••••

 

Proyecto: 
Peso: 
0

The New Gate Capítulo 36 (parte 3).




Manual




Shin: “OK, ¿deberíamos irme? ...o eso es lo que quisiera decir, pero ...”

Catnip: “¿Nya? ¿Qué pasa, nya?

 

Las palabras de Shin provocaron una respuesta de una voz femenina demasiado dulce.

 

Después del desayuno, Shin estaba listo para ir a un calabozo, pero no estaba solo; Catnip estaba de pie junto a él. Llevaba su traje de sirvienta con orejas de gato, justo como lo hacía en la tienda.

 

La única diferencia con su atuendo normal eran los Baghnakhs* equipados en sus manos. Debido a la apariencia de Catnip, estas garras de color gris platino se veían como las de un gato. Su grado era Mitológico de rango medio, su nombre completamente no lindo es [
Stray Cat Fever].

*(Nota: Los Baghnakhs son una especie de guanteletes con garras)

 

Shin: “Entonces, ¿qué hay con ese atuendo?”

Catnip: “Shin-nya, vas a una nueva mazmorra-nya? ¡Quiero ir contigo-nya!”

 

A medida que los jugadores desbloquearan nuevas áreas, serían los primeros en agregar esas ubicaciones a sus mapas. Como ya había pasado un tiempo desde que Shin había liberado esta área la exploración estaba bastante avanzada.

 

Como Shin no había explorado completamente el área que había desbloqueado, tuvo que completar su mapa con la información comprada a los vendedores de información. Usando información provista por aquellos jugadores que habían explorado completamente la región, Shin tenía un mapa completamente actualizado del área.

 

Shin: “Er, sí, voy a ir, pero ... ¿me has estado esperando todo este tiempo?”

 

Las actividades diarias de los jugadores variaban dependiendo de su estado de ánimo. Shin era proactivo en las tareas de limpieza de mazmorras, pero incluso él no las visitaba todos los días. Incluso si uno lo esperaba al lado del punto de teletransporte, no había garantía de encontrarse.

 

Catnip: “Mari-nya me lo pidió. Ella dijo que definitivamente irías a un calabozo, así que he estado esperando desde esta mañana-nya.”

 

Marino había visto completamente las intenciones de Shin.

 

Shin: “Si sigues diciendo esas cosas tu club de fans comenzará a enviar asesinos detrás de mí ...”

Catnip: “¡Hehe-nya! ¡No seas tímido-nya!”

Shin: “Honestamente, no estoy bromeando, ¿sabes?”

 

Shin sutilmente trató de hacer que Catnip se diera cuenta de la presencia de los miembros de su club de fans detrás de ella, pero fue en vano. ¿Fue a propósito o era algo natural? Catnip estaba sonriendo ampliamente, pero Shin no pudo evitar sentirse tenso.

 

Shin: “.... Bien, dejando de lado si vamos juntos por un momento, ¿por qué eres la única aquí? ¿Qué pasó con los miembros de tu grupo? No les gustaría saber que vendrás conmigo sola, lo cual es francamente bastante aterrador también.”

Catnip. “Ah ... en realidad, cuando fueron a buscar ingredientes el otro día, fueron atacados por PK-nya”.

 

Por lo que Shin sabía, el área de Catnip para recolectar ingredientes estaba cerca de la ciudad inicial. Habría sido un gran riesgo para los PK también.

 

Shin recordó lo que había escuchado del dueño del puesto de comestibles; los PKs comenzaron a ser más activos últimamente.

 

Las otras personas en la tienda no parecían darse cuenta, pero Shin pasó al chat y transmitió esta información a Catnip.

 

Catnip: “(Lo siento-nya... Tengo un poco de miedo. Como dije, voy a evitar salir tanto como sea posible. Pero si lo hago, nos quedaremos sin ingredientes-nya... así que por favor déjame ir contigo. Piensa en ello como si me estuvieras ayudando-nya).

Shin: “(Si ese es el motivo, no hay problema en absoluto).

 

Explorar áreas no era necesariamente menos peligroso que aventurarse en las mazmorras, pero teniendo en cuenta los niveles de los monstruos conocidos y las condiciones del campo, no habría problemas en llevar a Catnip.

 

Shin, también, no siempre había explorado solo, incluso después de que comenzó el juego de la muerte.

 

El único problema podría ser que Shin y Catnip tenían objetivos diferentes.

 

Shin: “(Principalmente exploro áreas no asignadas, sin embargo. Vas a recolectar ingredientes, ¿no? ¿No sería prudente ir con otros jugadores?”

Catnip: “(No realmente-nya. En el área no asignada de ahora, hay un lugar que solía frecuentar antes de que esto se convirtiera en un juego de la muerte-nya. No estoy segura de cuanto ha cambiado, pero podría encontrar los objetos que soy buscando allí-nya.)”

 

Si el área era como lo recordaba, el conocimiento de Catnip seguramente ayudaría a Shin. Si el área hubiera cambiado, simplemente procederían como lo hacen al explorar un área normal no mapeada.

 

Catnip: “(De todos modos, permanecer a tu lado es la ruta más segura-nya. Con tus personajes de apoyo, podrías voltear a cualquier jefe sobre sus espaldas-nya”).

Shin: “(¿Por qué iba a arrojarlos sobre sus espaldas?! Bueno, sí, supongo que podría protegerte sin problemas, pero ...)”

 

Catnip era una jugadora avanzada; ella no estaría aprovechándose de Shin.

 

Shin: “(Después de todo, tu tienda es un oasis para todos los jugadores. Me encantaría contribuir también. Bien, estaba pensando en irme ahora, ¿qué vas a hacer?)”

Catnip: “(Puedo ir en cualquier momento también-nya. Los miembros del grupo ya lo saben, así que no te preocupes-nya)”

 

Shin asintió, aunque preguntándose si estaban realmente convencidos de la necesidad de que Catnip de acompañar a Shin sola.

 

Ser vistos mientras se tele transportan juntos sin duda provocaría una serie interminable de problemas, por lo que Shin dijo que esperaría en un lugar específico y se tele transportaría primero a Tsuki no Hokora. También acordaron una hora para evitar perderse el uno al otro.

 

En Tsuki no Hokora, Shin agregó cuatro de sus cinco personajes de apoyo al grupo.

 

El Lord Superior Filma y Dragnil Superior Shibaid en el frente, la Elfo Superior Schnee como unidad móvil. Por último, el Hada Superior Sety en la parte trasera. Girard poseía un estilo de pelea similar al de Catnip, por lo que Shin decidió dejarlo cuidar el fuerte esta vez.

 

Después de revisar el equipo y los objetos de los miembros, Shin estableció la estrategia de la inteligencia artificial para centrarse en la defensa. La IA no podía tomar decisiones complicadas como lo harían los jugadores, por lo que esta configuración era como un seguro.

 

Shin: “Mientras me asegure de que nuestro HP no caiga por debajo de cierto nivel y ténganos apoyo, deberíamos estar bien. Todos los miembros de primera línea pueden usar habilidades de burla también.”

 

Si es necesario, Shin haría que sus personajes de apoyo usen sus habilidades de provocación y recolección y actúen como señuelos mientras él y Catnip escapan. Esa era una razón para llevarlos. Shin nunca había usado esta estrategia antes, pero muchos jugadores se salvaron porque lo usaron

 

No tenía intención de entrar en áreas excesivamente peligrosas, pero cualquier cosa podía ocurrir en una zona no mapeada o en una mazmorra. Nunca se podría estar demasiado seguro.

 

Shin: “OK, ya es hora”.

 

Shin fue nuevamente a la ciudad inicial, luego se tele transportó al área acordada para la exploración.

 

El punto de tele transportación le recordó a una catedral de piedra, era de tipo ortodoxo. Para evitar molestar a los otros jugadores, Shin esperó a Catnip a una corta distancia.

 

Aproximadamente 5 minutos más tarde, exactamente a la hora especificada, Catnip se tele transportó al lugar.

 

Catnip: “Lo siento por la espera-nya”.

Shin: “No esperé mucho realmente. Vamos.”

 

Shin y Catnip se dirigieron hacia una zona no mapeada. La espesa zona boscosa fuera del punto de tele transportación hacía difícil observar el entorno. Shin decidió que Schnee siguiera adelante para explorar el camino a medida que avanzaban.

 

Shin: “¿Qué piensas? Acabamos de llegar, pero ¿es como lo recuerdas?”

 

Preguntó Shin mientras comprobaba con sus habilidades de detección.

 

Catnip: “No lo puedo decir todavía, miau. Pero la atmósfera de este bosque es la misma-nya.”

 

El punto de tele transportación de tipo catedral era exactamente el mismo que ella recordaba, agregó Catnip.

 

Shin: “…Schnee ya ha encontrado algunos monstruos. Un Sneak Boar de nivel 388. Ese es exactamente el tipo que mencionaste, Catnip. Esta información aún no se ha lanzado al público.”

 

Shin revisó la información recibida de Schnee a través del menú. La información sobre los monstruos que aparecen en áreas no asignadas estaba a disposición del público, pero el Sneak Boar no figuraba en ella.

 

Catnip: “¿De verdad-nya? Pero yo sabía de eso-nya. Es un monstruo raro que no se encuentra fácilmente-nya.”

Shin: “Veo que podemos esperar grandes cosas de usted, señorita Catnip”.

 

El exceso de confianza era un tabú, pero saber qué monstruos podían aparecer les permitiría prepararse con las medidas adecuadas.

 

Catnip: “Espero que el monstruo que estoy buscando también aparezca-nya”.

 

Shin tendió una emboscada al Sneak Boar, rápidamente lo derribó y revisó el objeto caído.

 

Catnip estaba buscando a los Sugar Unicorns, un monstruo que arrojaba objetos de tipo dulce.

 

Si podía encontrar alguno, podría hacer nuevas recetas para su tienda, por lo que Catnip buscó ansiosamente al monstruo.

 

Shin: “Ahora que lo pienso, dijiste que te habrías convertido en un pastelero si no te hubieras convertido en una Idol, ¿verdad?”

Catnip: “Sip-nya. Creo que es bueno tener muchos sueños. También estoy haciendo mi mejor esfuerzo-nya.”

 

Catnip flexionó sus músculos poniendo una mirada orgullosa en su rostro. Probablemente estaba tratando de mostrar sus bíceps, pero sus delgados brazos solo hicieron que su pose pareciera linda.

 

Catnip: “¿Y tú, Shin-nya? ¿Hay algo que quieras hacer-nya?

Shin: “Hmm, bueno... estoy en la universidad ahora, pero no estoy luchando exactamente por lo único que quiero hacer... me gustan los juegos, pero si me preguntaran si quería hacer uno, probablemente diría que no.…”

Catnip: “Ya veo-nya. ¿Qué hay de Marin-nya? ¿Alguna vez ha hablado de esas cosas?”

Shin: “Ah... bueno, Marino...”

Catnip: “Sé sobre su enfermedad-nya”.

Shin: “¿Eh?”

 

Shin no estaba seguro de cómo responder. Catnip lo sorprendió y dijo algo inesperado. Shin estaba tan aturdido que se congeló por un instante.

 

Catnip: “Solo las personas muy cercanas a ella lo saben-nya. Hasta donde yo sé, solo yo, Holly-nya y Mil-nya lo sabemos.”

 

Más personas sabían del estado de Marino de lo que Shin esperaba. Por cierto, Holly-nya era Holly, pero Shin no sabía quién era Mil-nya.

 

Shin: “Bueno, yo me enteré recientemente”.

Catnip: “Eso no se puede evitar-nya. Algunas cosas son difíciles de decir a aquellos realmente queridos para ti-nya. Marin-nya estaba realmente preocupada, pensando en sí debería y en cómo decírtelo.”

 

Algunas cosas eran más fáciles de decir a otras chicas o adultos. Catnip agregó esta conclusión.

 

Shin: “Ciertamente.”

Catnip: “Jeje-nya. Shin-nya, te sorprende no ser el primero en saberlo-nya?”

Shin: “Gh, justo donde duele ...”

Catnip: “Pero no decirte fue la elección correcta-nya. Si lo supieras de inmediato, habrías corrido a las mazmorras sin pensar en tu seguridad-nya.”

 

Catnip miró directamente a Shin sin sonreír.

 

Shin: “... No puedo negar eso”.

 

Los jugadores estaban acostumbrados a la situación y podían mantener cierta calma en sus corazones. Pero ese no fue el caso en las primeras etapas del juego de la muerte. Obsesionados por volver a la realidad, algunos jugadores implacablemente le pidieron a Shin que completara las mazmorras.

 

Pensando en ese período, Shin se dio cuenta de que la conjetura de Catnip muy probablemente se hubiera convertido en realidad.

 

Shin: “Las cosas fueron realmente agitadas entonces”.

Catnip: “Si-nya. Cuando abrí mi tienda, algunos me dijeron que estaba siendo irrespetuosa-nya.”

 

Hacer cosas que no estuvieran relacionadas con regresar al mundo real era “malvado”. Tal estado de ánimo reinó sobre los jugadores en ese momento.

 

Shin: “Pocos dicen eso ahora, sin embargo. Hace unos días, alguien se me acercó y lo dijo... pero tenía aquí al jefe de su compañía que no dejaba de molestarlo por eso. Parecía que lo tenía bastante difícil.”

Catnip: “Las personas que dependen de otros sin hacer nada por sí mismas se encierran en sus casas o simplemente esperan-nya. Pero que las relaciones de la compañía donde trabajas en el mundo real estén reflejadas en el juego es lo peor-nya...”

 

Shin no tenía intención de responder a esa petición, pero sintió compasión por la situación de Robin. Después de enterarse de las circunstancias del hombre, la expresión de Catnip se volvió amarga.

 

Shin: “¿Hmm? Catnip, hay una manada de monstruos adelante.”

 

Tratando de regresar la conversación al camino correcto, Shin abrió el menú y vio un mensaje sobre la aparición de una manada de monstruos compuesto de 4 unidades. Tal vez gracias al sincero deseo de Catnip, era un grupo de Sugar Unicorns.

 

Shin: “Estaré esperando tus nuevas creaciones, Catnip”.

Catnip: “¿¡Nya!? ¿Los encontraste-nya?”

Shin: “Son 4 en total. Vamos a atraparlos a todos.”

 

Shin ordenó a Schnee que esperara y cambió su equipo a uno que aumentara la tasa de caída de objetos.

 

La tarjeta que sacó cambió a un lazo negro con decoraciones de trueno. Era el arco largo de grado antiguo [Surging Thunder Bow]. Sus disparos consumían MP, y se podía ajustar el poder de ataque regulando cuánto MP se consumía.

 

Las flechas finamente diseñadas estaban imbuidas con electricidad, el blanco tenía una alta probabilidad de ser sometido al estado de Parálisis.

 

Shin: “Voy a detener sus movimientos. Da el golpe final, Catnip.”

Catnip: “Déjamelos a mí-nya.”

 

Shin ordenó a los personajes de apoyo que no interfirieran y se preparó para disparar [Surging Thunder Bow].

 

Una línea azul medio transparente apareció en su línea de visión; era una función de apoyo para apuntar.

 

Luego, Shin activó la habilidad de artes marciales para arcos [Multi Arrow] y líneas azules se extendieron hacia cada uno de los 4 Sugar Unicorns.

 

Cuando Shin liberó la cuerda del arco, flechas en forma de rayo zigzaguearon entre los árboles, hacia sus objetivos. Partiendo el aire, todos golpearon limpiamente a los monstruos.

 

Sin perder el tiempo, Catnip saltó hacia los monstruos que se derrumbaban.

 

El [Stray Cat Fever] de Catnip emitió un brillo naranja.

 

Catnip: “[Greedy Claw], Nya!”

 

Los efectos de color naranja del arco se extendieron desde las cuatro garras del [Stray Cat Fever].

 

Incapaces de esquivar, los Sugar Unicorns fueron aplastados por el ataque consecutivo de 4 golpes de Catnip y desaparecieron.

 

Catnip: “¡Incremento en la caída de los objetos-nya!”

 

Las palabras de Catnip confirmaron que el efecto de [Greedy Claw] se había activado.

 

La mayoría de las armas con el ‘Greedy’ en sus nombres tenían habilidades que tenían la posibilidad de aumentar la tasa de caída de objetos de los enemigos derrotados.

 

Catnip: “¡Se ve bien-nya!”

Shin: “Cierto. Espero que podamos encontrar la mazmorra también.”

 

El dúo continuó explorando las partes no mapeadas de la zona. Se encontraron con grupos de monstruos varias veces más después de los Sugar Unicorns.

 

Catnip: “Shin-nya, ¿no hay algo extraño aquí?”

Shin: “Tienes razón. La tasa de encuentro de monstruos es demasiado alta.”

 

Después de que el juego se había vuelto compatible con VR, sería imposible para los jugadores lidiar con un número demasiado grande de monstruos, por lo que se había reducido el número de monstruos que aparecían en un área designada. Debido a esto, era raro encontrar varias unidades de monstruos a menos de 5 minutos.

 

Catnip: “¿Podría ser un evento-nya?”

Shin: “No hubo ningún anuncio, sin embargo. Lo entendería si fueran monstruos de tipo insecto, pero ...”

 

Los monstruos de ​​tipo insecto como las hormigas y las abejas aparecerían en gran cantidad cerca de sus nidos. Pero los monstruos con los que el grupo de Shin había estado peleando eran mayormente animales o humanos.

 

Shin: “Tengo un mal presentimiento sobre esto. Es peligroso seguir cuando no sabemos lo que podría pasar. Regresemos por ahora.”

Catnip: “De acuerdo-nya”.

 

Cuando regresaban revisando cuidadosamente la presencia de monstruos en los alrededores, el mapa de Shin mostraba un ícono de jugador.

 

Shin: “Catnip, mantente alerta. Hay un jugador que viene por aquí.”

Catnip: “Lo veo en mi mapa también-nya. ¿Está solo-nya?”

 

Un solo icono se dirigía hacia ellos. Siguió recto, ignorando los monstruos que lo rodeaban.

 

Probablemente estaba usando una habilidad u objeto de ocultación. Shin se preparó para un enfrentamiento y cambió las armas a su [True Moon].

 

“Dios mío, lo siento, ¿te hice esperar?”

 

Después de aproximadamente 1 minuto, apareció un jugador delante de Shin.

 

Era un hombre joven con cabello gris plateado y ojos morados de tono oscuro. Su cabello largo hasta la cintura estaba atado detrás de su cuello. Él habló con Shin con una expresión agradable y una sonrisa inocente.

 

--- Hameln - Nivel 255 - Domador

 

Shin [Analyze] vio a través de la habilidad de ocultamiento y reveló el nombre del hombre.

 

Shin: “¿Tienes algún asunto con nosotros?”

 

Shin hizo la pregunta mientras mantenía una mano en la empuñadura de [True Moon]… También le ordenó a Schnee y a los demás estar listos para la batalla.

 

Hameln era infame por ser un MPK, un PK que usaba monstruos. Se dice que posee estadísticas muy altas.

 

Durante el exterminio de PK de un gremio en el pasado, se dijo que había matado a todo el grupo de jugadores que habían venido a cazarlo. Sería una tontería no ser cauteloso cuando apareció esa persona.

 

Hameln: “Oh, nunca hubiera pensado verte en estas partes, así que vine a darte un consejo, siendo la preocupación que tengo”.

Shin: “¿Consejo?”

Hameln: “Sí. En este momento, grupos de monstruos están avanzando hacia todas las ciudades de origen, para invadirlas. Podría surgir un problema si no retrocedes ahora, ¿sabes?”

 

Los rostros de Shin y Catnip se pusieron muy tensos debido a la información inesperada. Pero si algo así sucediera, se habría anunciado.

 

Shin: “.... Me pregunto sobre eso, no he escuchado nada de mis conocidos”.

 

Incluso diciendo eso, Shin sintió que era más probable que no fuera un engaño, sino la verdad.

 

Hameln era un MPK, un especialista en la recopilación de monstruos. Shin conocía las habilidades de Domador hasta cierto punto, pero no del todo. Era lo suficientemente plausible como que Hameln pudiera orquestar un evento de invasión simulado con objetos o habilidades que Shin desconocía.

 

Hameln: “El caos y el pánico impidieron que te contactaran, supongo. Poco tiempo antes de que comenzara la invasión, algunos PKs han estado arrasando dentro de los principales gremios, ¿sabes? Jaja, yo también quiero ver si las líneas de defensa resistirán esta vez.”

Shin: “¿Por qué me estás diciendo esto?”

Hameln: “Estoy interesado en ver cómo actuarás. Ya sea que defiendas la ciudad, vayas a cazar a los PK o priorices la seguridad de tus seres queridos. ¿Cuál elegirás, señor héroe?”

 

Con la misma sonrisa inocente, Hameln le hizo su pregunta a Shin.

 

Catnip: “Shin, me encargaré de Hameln, ¡regresa a la ciudad inicial!”

Shin: “¿Catnip?”

 

Catnip dejo de lado su discurso felino e instó a Shin a que regresara rápidamente, mientras miraba a Hameln.

 

Catnip: “Este tipo siempre sale cuando las cosas ya comenzaron a suceder. ¡No mentiría sobre la invasión, Kalkia ya está bajo ataque!”

Shin: “Pero, aun así-”

Catnip: “¡Este no es un evento normal! Marino esta en Kalkia. Los niños del orfanato también. ¡Ordena claramente tus prioridades!!”

 

Shin no pudo decir nada.

 

Él no puede protegerlo todo. Si no se enfoca en lo que realmente quiere proteger, corre el riesgo de perderlo todo.

 

Eso fue algo que Shin aprendió durante el juego de la muerte.

 

Shin: “(- Dejaré a Schnee y a los demás aquí. Úsalos como señuelo si es necesario)”.

 

Shin respondió esto a Catnip a través del chat, para no dejar que Hameln escuchara, y vertió MP en un cristal. Gracias a su efecto de transportar al jugador al punto de teletransporte más cercano, Shin desapareció.

 

Hameln: “Hmm, él priorizó a sus seres queridos, como se esperaba. Bueno, esto también es entretenido.”

Catnip: “¿No trataste de detenerlo? Debe sentirse muy seguro.”

 

Catnip, en su postura de lucha, le hizo la pregunta a Hameln, que reflexionaba, con la barbilla apoyada en su mano.

 

Hameln: “Querida, no tengo la menor intención de hacerte daño. Me gustan los dulces de Lucky Cat también, después de todo.”

Catnip: “¡Entonces no te metas en el camino de mis negocios!”

 

Catnip pateó el suelo y se acercó a Hameln, balanceando sus garras. Hameln detuvo su golpe de corte de viento con su bastón.

 

Hameln: “Mis disculpas. Ver a la gente pelear contra situaciones absurdas es lo que más me entretiene, ¿sabes?”

Catnip: “¡Sicko!”

 

Golpes continuos de ambas manos, amagos, patadas, los implacables ataques de Catnip fueron detenidos por Hameln haciendo girar su bastón, a veces paralizando, a veces desviándose, la compostura nunca desaparecía de su rostro.

 

Las Hadas no tenían STR o AGI excepcionales, pero Hameln poseía altas estadísticas gracias a la bonificación de resurrección, suficiente para cerrar la brecha estadística entre Hadas y Humanos, la raza de Catnip.

 

Catnip no era débil de ninguna manera, pero el sistema del juego evidentemente expresaba su diferencia de habilidad.

 

Hameln: “Vaya, veo que sus personajes de apoyo están en un nivel completamente diferente. Sería un poco agotador enfrentarlos a todos, así que supongo que me iré. Vine a reabastecerme de objetos, después de todo. Encontrémonos nuevamente, entonces.”

 

Hameln usó un monstruo convocado como escudo contra el ataque de Schnee desde la retaguardia e inmediatamente se fue.

 

Catnip intentó perseguirlo, pero fue disuadido por cortinas de humo y otros monstruos convocados. Schnee y el grupo, siguiendo las órdenes de Shin de proteger a Catnip, no siguieron a Hameln, sino que lucharon contra los monstruos.

 

Catnip: “Por favor, llega a tiempo ...”

 

Después de derrotar a los monstruos, Catnip se dirigió al punto de tele transportación con Schnee y los otros personajes de apoyo, rezando.

 

 

◆◆◆◆

Proyecto: 
Peso: 
0