The New Gate Capítulo 56




Manual




Proyecto: 

Tiera: “Voy a obtener permiso de inmediato, entonces”.

 

Tiera estaba lista para ir a la casa Luderia. Probablemente estaba interesada en resolver el problema y abandonar la aldea lo antes posible. Kagerou, que yacía tranquilamente a sus pies, se deslizó dentro de su sombra.

 

Schnee: “Te acompañaré, entonces”.

 

Schnee siguió a Tiera. Si no se les concediera el permiso, el grupo tendría que considerar colarse.

 

Shin y Shibaid se quedaron y esperaron. Debido a las circunstancias de Lanapacea, podrían causar problemas si caminan afuera.

 

Shin: “Oye, Shibaid, hay algo que debo preguntar”.

Shibaid: “¿De qué se trata?”

 

Shin habló con Shibaid, mientras cargaba a Yuzuha en sus brazos. Fue un poco difícil preguntarle a la persona en cuestión, así que Shin decidió hablar de eso con Shibaid primero.

 

Shin: “Tiera dijo que fue a visitar la tumba de su madre, ¿verdad? ¿Cómo fue eso?”

 

Shin había visto una visión del pasado de Tiera, de su yo más joven abrazando a su madre muerta y llorando. Basado en eso, la madre de Tiera probablemente murió mientras intentaba dejarla huir.

 

Para Tiera, su madre era alguien de quien estar orgullosa, pero, para Lanapacea, no era más que una traidora en ese momento. Tiera no podría haber construido una tumba en ese momento, por lo que Shin se preguntó si le habían dado un entierro adecuado.

 

Shibaid: “La madre de Tiera ... No he escuchado nada en detalle. Como dijo Tiera, sin embargo, no todos los elfos estuvieron de acuerdo con su destierro. La madre de Tiera seguramente también era muy respetada. Si bien estaba un poco a un lado, su tumba definitivamente estaba allí. También parecía bien conservado, como todas las otras tumbas”.

 

Shibaid dijo que Tiera ya había visitado la tumba, por lo que no podía confundirse. No había forma de saber si se habían celebrado los ritos apropiados o cómo lo hicieron, pero al menos la madre de Tiera no había sido descuidada, por lo que Shin se sintió un poco aliviado.

 

Shin: “De todos modos ... ¿el Árbol del Mundo está en peligro mortal y Tiera regresa para una visita en el momento apropiado? Todo es muy conveniente”.

Shibaid: “Estoy de acuerdo. El Árbol del Mundo, sin embargo, es uno de los pilares que sustentan este mundo. Podría haber interferido con nuestra teletransportación en ese momento”.

 

La deidad malvada ya fue derrotada, por lo que tal cosa no sería imposible de hacer con los poderes de un Árbol del Mundo, o eso teorizó Shibaid.

 

Shin: “Si lo pones así, suena factible. Pero simplemente siento que este tipo de desarrollos convenientes nos ocurren con demasiada frecuencia”.

 

En Wraith Plains, Shin resultó estar en el lugar donde apareció el Lord Skull Kinght.

 

Después Shin fue transportado junto a Rionne.

 

Shin llego justo en el momento cuando los Merfolk enfrentaban una crisis.

 

Shin y Schnee siendo transportados a un país amenazado por la invasión de un demonio.

 

Si también contaba los casos más pequeños, el número crecería exponencialmente. Los encuentros con Yuzuha y Kagerou también fueron casos similares.

 

La mayoría de estos eventos difícilmente podrían haber sido resueltos por las personas locales. Shin no era el único preocupado por esta serie de coincidencias.

 

Shibaid: “Ya veo ... te has estado involucrando con todo tipo de problemas, incluso cuando no estaba cerca”.

Shin: “¡No es como si yo fuera a buscar problemas yo mismo!”

Shibaid: “Yo sé eso. Sin embargo, no sabemos si hay conexiones reales. Los diablos o demonios parecen estar involucrados con frecuencia, pero también hay otros casos. Lo que sucedió en Bayreuth, por ejemplo, no parecía ser más que un hecho aleatorio para mí”.

 

Solo el ataque a Erkunt fue causado por un demonio, pero muchos otros eventos estaban relacionados con demonios. Al principio, sin embargo, no sabían de la participación de los demonios.

 

La teletransportación de Shin y Rionne a un lugar sagrado fue el primer ejemplo. Si Shin no hubiera provocado que la espada del Skull Face volara hasta el castillo real, nunca se habrían encontrado.

 

Yuzuha: “Kuu! ¡Shin es especial!”

Shin: “¿Hm? Yuzuha, ¿sabes algo?

 

El repentino murmullo de Yuzuha detuvo la conversación de Shin y Shibaid. Yuzuha sintió que sus miradas se concentraban en ella, así que saltó de los brazos de Shin, aterrizó en el suelo y tomó forma humana.

 

Era la versión que parecía una chica a finales de su adolescencia de Yuzuha, como la habían visto por última vez antes de separarse. Shin pensó: si se hubiera familiarizado con el poder recibido de Ishkar en el Castillo de las Profundidades, se vería más vieja, pero aparentemente este era su límite actual.

 

Yuzuha: “Es más fácil hablar de esta forma, así que me transformé. Recordé algo sobre ti, Shin, y aprendí algo nuevo”.

Shin: “¿Dijiste que soy especial? ¿Qué significa eso?”

Yuzuha: “Puedo sentir un poder diferente al tuyo dentro de ti. Creo que eso es lo que te guía a los lugares donde ocurren daños en este mundo. Otros también están influenciados por eso”.

Shin: “¿Un poder ... dentro de mí?”

Yuzuha: “Si. Ese poder se usa originalmente para proteger este mundo. Eso es por lo que se siente atraído por diablos o demonios, eso te conecta con ellos. ¿Tienes idea de lo que podría ser?”

Shin: “Hmm... no puedo estar seguro, pero tengo una idea”.

 

En un mundo donde las reglas del juego todavía se aplicaban, había una habilidad y un título que probablemente solo poseía Shin. Pensando en cómo los había adquirido, solo podía pensar en una posibilidad.

 

Shin: “El último oponente con el que luché para completar el juego de la muerte. Cuando derroté al monstruo llamado Origin, recibí Regalos que me otorgan poderes que, para los estándares de este mundo, también podrían considerarse como hacer trampa”.

 

Los tres Regalos de los que Shin había hablado antes con Schnee: Consumado, Limit Breaker y Liberator. Entre ellos, los dos primeros fueron especialmente sorprendentes. Debido a las estadísticas máximas de Shin, sus efectos fueron particularmente “rompedores”.

 

Shibaid: “Me hablaste de eso antes. Cuando escuché sobre sus efectos, honestamente dudé de mis oídos”.

Shin: “Yo tampoco podía creer lo que veía”.

 

Shin recordó con una especie de nostalgia cuántas veces había revisado para ver si no había leído mal.

 

Shin: “También he adquirido algunas habilidades, pero todavía no las he usado. O más bien, es más correcto decir que no puedo activarlos. Nunca los he visto antes y no sé cuáles son las condiciones para la activación”.

 

Las tres habilidades que Shin adquirió después de derrotar a Origin, [Hades Surge], [Scattering Surge] y [Concentrated Surge] aún eran imposibles de activar, ya que Shin no sabía las condiciones necesarias.

 

Normalmente, el consumo de MP, los efectos, etc. de las habilidades del jugador se pueden verificar a través del menú. Algunas habilidades que se podían usar en eventos tenían condiciones de activación particulares, pero generalmente eran fáciles de predecir a partir de sus nombres o los contenidos del evento.

 

Sin embargo, las tres habilidades que Shin adquirió no tenían eventos relacionados o pistas sobre su activación. Por sus nombres, Shin podría adivinar que [Hades Surge] era una habilidad de impulso o un disparador para usar las otras dos habilidades.

 

[Scattering Surge] era probablemente un ataque de amplio alcance. [Concentrated Surge] fue quizás un ataque de alta potencia de fuego concentrado en un punto, pero todas estas eran solo predicciones.

 

Shibaid: “Nunca había oído hablar de tales habilidades. Sin embargo, hay algo que me preocupa”.

Shin: “¿Qué es?”

Shibaid: “Durante la batalla de Shin contra Ishkar, su cuerpo parecía envuelto en una especie de aura de color morado oscuro. ¿Podría ser posiblemente [Hades Surge]?”

 

Shin no se había dado cuenta de esto en absoluto, por lo que las palabras de Shibaid lo sorprendieron mucho.

 

Shin: “Lo siento, pero no tengo idea ... no puedo recordar”.

Shibaid: “Ha pasado mucho tiempo. Después de eso, yo también estaba absorto en el intercambio con Ishkar y el asunto de los Merfolk, así que descuidé mencionarlo hasta ahora. Mis disculpas.”

Shin: “No te disculpes, es lo mismo para mí también. Schnee y Filma tampoco dijeron nada, no se puede evitar”.

 

Shin había escuchado que durante su batalla con Ishkar, Shibaid y los demás habían sido detenidos por una barrera invisible. Nadie mencionó nada sobre las habilidades, por lo que no era extraño para ellos no relacionar las dos cosas, por lo que Shin le dijo a Shibaid que levantara la cabeza.

 

Shin: “Ahora que lo pienso, tengo la sensación de que había algo diferente en ese momento. Me sentí realmente ansioso por pelear ... pero siento que ese no es el poder para proteger el mundo que mencionó Yuzuha”.

Yuzuha: “El poder dentro de ti no tiene una voluntad definida. El poder probablemente reaccionó en respuesta a tus sentimientos, aumentando tu voluntad de pelear demasiado. Cuando el poder se vuelve demasiado fuerte, las personas se intoxican y se pierde su moderación para dañar a otros”.

Shin: “Correcto, podría ser como dijo Yuzuha. Siempre limito mis poderes con [Limit], pero cuando no lo hago, siento que puedo hacer cualquier cosa”.

 

Shin había luchado muy pocas veces a plena potencia, eliminando todas las restricciones impuestas por [Limit]. Sin embargo, cada vez que lo hacía, no podía verse perdiendo en lo más mínimo. Ese sentimiento de omnipotencia fue probablemente lo que Yuzuha quiso decir cuando dijo que estaba intoxicada por el poder.

 

Shin: “¿Es peligroso eliminar [Limit]?”

Yuzuha: “No mientras mantengas el control. Si pasa algo, te detendré”.

 

Yuzuha generalmente no tenía expresión, pero ahora sus ojos claramente tenían una luz fuerte dentro de ellos.

 

Shibaid: “¿No sería mejor hablar de esto con Schnee y Tiera aquí también?”

Yuzuha: “Todavía es ... un poco temprano”.

 

Shibaid se preguntó si no sería mejor compartir la información con los demás y Yuzuha respondió, en su tono de sueño habitual.

 

Shibaid: “¿Por qué?”

 

Shibaid preguntó por qué Yuzuha también le habló a él del asunto y no solo a Shin.

 

Yuzuha: “Tiera y Schnee dependen demasiado de Shin. Si ... algo le sucediera, no podrían apuntar sus espadas contra él. Tal vez no pueda detenerlo yo sola”.

 

Yuzuha habló con una pausa reveladora después de la palabra “si”. Claramente deseaba que esa posibilidad nunca se hiciera realidad.

 

Shibaid: “¿Entonces dices que yo si podría?”

Yuzuha: “Shibaid, lo que hay dentro de ti es lealtad. No deseas convertirte en alguien especial para Shin, como Schnee. Por eso, cuando no quede otra opción, podrás empuñar tu arma”.

 

Yuzuha miró directamente a Shibaid, que no ocultaba su tono intimidante, y habló con firmeza.

 

Shibaid: “Incluso cuando un líder se equivoca, ¿no es el deber del subordinado obedecer?”

Yuzuha: “Esa posibilidad tampoco es cero. Sin embargo, creo que, si crees que tu líder está yendo por el camino equivocado, intentarás detenerlo incluso si debes luchar. Por eso también te hablé de eso.

Shibaid: “......”

 

Shibaid no se opuso a las palabras de Yuzuha. Admitió para sí mismo que en una emergencia, probablemente tomaría las armas como ella dijo. Shibaid era el personaje de apoyo de Shin, pero en la actualidad no estaba atado por nada. No actuaría con comandos predeterminados, como lo haría en el juego, sino que decidirá qué camino seguir según su propia voluntad.

 

No se vio obligado a ser el aliado de Shin incondicionalmente.

 

Al escucharlos, Shin también pensó que Shibaid lo detendría si fuera necesario. Él fue quien definió la personalidad de Shibaid, después de todo. En cierto modo, lo conocía mucho mejor que Yuzuha.

 

Yuzuha: “Sin embargo, no creo que haya nada de qué preocuparse mientras Shin sea así. Creo en Shin”.

Shin: “Me alegra que lo hagas, pero no me abraces de esa forma, por favor”.

 

Limpiando el estado de ánimo pesado de un solo golpe, Yuzuha se acercó a Shin y lo abrazó con fuerza, envolviendo sus brazos alrededor de su espalda, por lo que sus curvas crecidas suavemente cambiaron de forma contra su cuerpo.

 

Al mirar su cola felizmente meneándose, indicando su estado de ánimo, Shibaid sintió que toda la tensión abandonaba su cuerpo y sus hombros cayeron.

 

Shibaid: “Yo también creo que Shin no será consumido por ese poder. ¿Serías capaz de detenerlo si alguna vez lo hiciera?”

Yuzuha: “Cuando las cosas se pongan difíciles, Yuzuha se pone en marcha”.

Shin: “......”

 

Yuzuha respondió con una cara muy engreída, mientras se resistía a los intentos de Shin de alejarla. Shin y Shibaid, ambos sin palabras, simplemente se quedaron allí, impotentes.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Habían pasado diez minutos desde que Shin le dijo a Yuzuha que, si quería que pegarse a él, al menos debería hacerlo en forma de zorro. Mientras esperaba que Schnee y Tiera regresaran, Shin observó a Yuzuha dormitando alegremente en su regazo cuando escuchó voces peleando desde la entrada.

 

Shibaid también se había dado cuenta y estaba mirando en la misma dirección que Shin. La residencia en la que se encontraban era bastante grande, por lo que normalmente no era posible escuchar a la gente hablar en la entrada desde su habitación: Shin y Shibaid podían gracias a su habilidad de [Listen].

 

No tenían la intención de espiar todas las conversaciones en la residencia, por lo que generalmente lo mantenían inactivo y solo lo usaban cuando era necesario.

 

Shin detectó dos presencias caminando alrededor de la entrada, por lo que la activó pensando que se dirigían dentro de la residencia. Uno de ellos decía que alguien había venido a encontrarse con Tiera y querían esperar adentro, mientras que el otro, un elfo que trabajaba en la residencia se negó. La residencia era muy grande, por lo que varios ayudantes trabajaron en ella.

 

Shin siguió escuchando y la conversación tomó un giro extraño: comenzaron a hablar sobre el líder del clan Lulac, los problemas de los clanes Lucent y Luderia y preguntas similares, por lo que Shin decidió ocultarse e ir a la entrada.

 

“—Y así, le pedimos a la Dama Tiera que venga a la residencia de nuestro clan Lulac. Si las cosas continúan así, la Luderia se volverá aún más poderosa. Como un cuidador, esto no puede considerarse correcto”.

“¡Disparates! Simplemente buscas los poderes la Dama Tiera. Los Lucent ahora son parte de la casa Luderia, por lo tanto, es natural que lady Tiera esté a nuestro lado”.

 

Shin ahora estaba lo suficientemente cerca como para escuchar las voces normalmente, pero en lugar de enojarse, simplemente se sintió exasperado. Al final, ambos querían usar a Tiera para su propio beneficio. Teniendo en cuenta el estado de los 2 elfos varones que peleaban ante él, era bastante obvio. Sin embargo, Shin conocía los sentimientos de Tiera, por lo que no pudo evitar pensar que estaban involucrados en un debate sin sentido.

 

“No se puede evitar, ya veo... Regresaré por hoy”.

 

El representante del clan Lulac se dio la vuelta y el hombre, probablemente perteneciente al clan Luderia, también se fue. Shin siguió su presencia por un tiempo y notó que, por alguna razón, se dirigían en la misma dirección, incluso caminando uno al lado del otro.

 

Incluso si tuvieran que ir en la misma dirección, no había razón para caminar tan juntos. Además, había otra presencia detrás de los dos, que parecía estar siguiéndoles.

 

Shin: “Esto es extraño... sus clanes parecían estar en desacuerdo. Si la presencia que los sigue es un escolta ... ¿por qué ocultarían su presencia? No parece que estén lidiando con asuntos privados, por lo que normalmente estarían solos o la escolta estaría con ellos ...”

Shibaid: “De hecho, esto merece sospecha. Sin embargo, a algunos no les gusta que sus acompañantes caminen con ellos, por lo que sería comprensible que este último estuviera oculto. Si esos dos son de alto rango, eso podría ser. Sin embargo, no entiendo por qué estarían juntos. Supongo que no todos los miembros de los clanes están en armas uno contra el otro, pero a juzgar por su conversación, su relación no parecía positiva en lo más mínimo”.

Shin: “Así es. Supongo que debería seguirlos por un tiempo”.

 

Por alguna razón, los dos evitaban las calles llenas de gente, por lo que Shin sospechó que algo estaba en marcha y le dijo a Shibaid que los perseguiría. Yuzuha, ahora despierta, se subió al hombro de Shin y fue con él. Shibaid no era apto para tales actividades de sigilo, por lo que dijo que esperaría en la residencia.

 

Shin: “Está bien, entonces ... parece que están hablando de algo”.

Yuzuha: “Kuu, no creo que estén peleando ... ahora”.

 

Shin y Yuzuha, aún ocultos por [Hiding], siguieron a los dos elfos. Entre sus disputas, a veces susurraban entre sí, en tonos completamente diferentes. Las fuertes disputas aparentemente eran una táctica de camuflaje para la presencia que las seguía.

 

Shin decidió concentrarse solo en lo que susurraron los dos elfos.

 

“Esa forma de hablar solo empeoraría las impresiones de las personas. Si desea disculparse, ¿por qué no utilizar un método más pacífico? Es como si le suplicaras a la gente que te odiara”.

 

El ceño del representante de Lulac se frunció, sus ojos azules miraban al hombre a su lado. Era bastante guapo, como es normal para la mayoría de los elfos, con el pelo corto a los lados de la cara. Su tono era casual y parecía bastante confiado.

 

Según [Analyze], su nombre era Herald.

 

“Igualmente. Parece que quieres usar a Tiera como un sustituto de tu sacerdotisa desaparecida. Eso sería un golpe peor para la impresión de la gente de tu clan”.

 

El hombre que probablemente pertenecía a la Luderia respondió. Era un elfo, naturalmente, con el cabello plateado que le llegaba hasta los hombros y sus ojos verdes miraban a Herald. Se llamaba Orlean.

 

Orlean: “¡Como si no lo supiera! Nuestro anciano estaba más que feliz de desterrar a la Dama Tiera en ese momento”.

Herald: “¡Pero míralo ahora! Ella regresó mucho más fuerte y con una bestia divina acompañándola, así que se está meando en los pantalones, preocupado de que ella pueda tomar venganza. Sin embargo, no admitirá sus fallas de todos modos... simplemente no tiene remedio. Entiendo que yo no había nacido en ese entonces, pero actuar como el encargado de atraerla a nuestro lado es simplemente absurdo. ¿Y se supone que debo ‘pisar el agua’? ¿Qué demonios se supone que debo hacer? Además de todo eso, los criados de esa residencia son ex Lucent, así que incluso si digo la verdad, quién sabe si me creerán…”

 

Después de todo, algunos antiguos vasallos de la casa Lucent se invirtieron en hacer de Tiera la figura decorativa para el renacimiento del clan. Desde su punto de vista, se podría pensar fácilmente que las acciones de Lulac significan que querían usar Tiera para sus propios objetivos. Herald estaba tan irritado que logró alzar la voz mientras susurraba, una hazaña bastante impresionante.

 

Orlean: “¿Y qué hay de mí? Yo era su prometido y ni siquiera pude protegerla. ¡Si ella quisiera vengarse, yo sería el primero en la fila! Sin embargo, si esto le da un poco de alivio, estaría bien”.

 

Orlean estuvo de acuerdo con la idea de Herald de que honestamente inclinar sus cabezas y pedir la ayuda de Tiera era mejor, luego dijo su artículo.

 

Herald: “¿Qué estás diciendo, idiota? La saludé oficialmente como representante de la casa Lulac, y puedo decir que no es ese tipo de mujer. ¡Los muchachos que acompañaron a la Dama Tiera a la purificación dijeron que comenzaron a llorar solo con verla hacerlo! Alguien con ese tipo de poder no sentirá ningún alivio al matarte, hombre”.

 

Sin que Shin lo supiera, la reputación de Tiera había ido en aumento. Había visto su purificación antes, pero no recordaba haberse movido hasta el punto de las lágrimas. Se preguntó qué podría haber sucedido alguna vez.

 

Orlean: “Ya lo sé. Solo me lamento de lo que pasó. Por eso quiero cooperar con ella tanto como pueda, pero ella siempre está siendo vigilada. Si digo algo así, irán directamente con padre a informar. Ya estamos discutiendo sobre cómo están tratando a Tiera ... en el peor de los casos, tampoco seré libre de actuar. Antes no era tan malo, pero mi padre últimamente está actuando de manera extraña”.

Herald: “¿Deberíamos acelerar el plan?”

Orlean: “No, quiero saber lo más posible sobre lo que padre está tratando de hacer. Además, los jefes guerreros de Lulac todavía están mayormente del lado de padre. Sin embargo, al menos la mayoría sigue a la cabeza como guerreros que protegen el país y al Árbol del Mundo”.

 

La conversación se estaba volviendo cada vez más sospechosa y Shin no podía sacudirse un sentimiento cada vez más malo. Su discurso sugirió que podrían estar planeando algo así como un golpe de estado.

 

Más que nada, el hecho de que Tiera estaba siendo observada era un problema. Shin estaba seguro de que no había tal persona cuando estaban juntos. Posiblemente la siguieron solo cuando fue a purificar el Árbol del Mundo.

 

Shin: (¿Entonces este tipo es el antiguo prometido de Tiera? El que le propuso matrimonio tan pronto como se encontraron ...)

 

La impresión de Shin de Orlean cambió un poco después de escuchar su conversación. Parecía tener varias dudas sobre la situación actual, y lo mismo podría decirse de Herald. Según sus palabras, estaba claro que también tenían otros colaboradores.

 

La propuesta también parecía tener el propósito de hacer que Tiera, que había regresado más fuerte que nunca, fuera tomada por el clan Luderia, la facción más poderosa en este momento, y protegerla de la cabeza del clan.

 

Orlean: “Fue un error dejar que Luderia fuera el clan más poderoso durante todo este tiempo. Pero aquellos que saben sobre el Árbol del Mundo son conscientes de que los Luderia no están haciendo nada bueno... demonios, tu padre ni siquiera trata de ocultarlo últimamente, ¿verdad? “

Herald: “Puede ser porque sus preparativos ya están completos. Pero realmente no tengo idea de lo que está tratando de hacer. Incluso si soy el próximo en la fila para la posición de jefe del clan, solo superviso muy poco de las actividades del clan ... solo cosas que cualquier otra persona podría hacer. Definitivamente está actuando extraño, pero no tengo idea de qué lo cambió y no me dirá nada sobre sus planes. Es realmente frustrante”.

 

Shin asintió para sí mismo mientras seguía a los dos y organizaba la información que reunía. Parecía haber una brecha entre la cabeza actual de Luderia y el siguiente en la fila, Orlean. El jefe actual y sus criados más cercanos estaban tramando algo.

 

A juzgar por sus palabras, Orlean estaba interesado en proteger seriamente el Árbol del Mundo. Herald era amigo suyo de la infancia, por eso hablaron tan francamente. Él también parecía pensar que cuidar su Árbol del Mundo era su misión.

 

Atraer a Tiera dentro de su familia era la intención del jefe del clan, pero Herald también era de la opinión de que los poderes de Tiera eran necesarios para mantener a Luderia bajo control y proteger el Árbol del Mundo al mismo tiempo.

 

Parte del clan Luderia también estaba involucrado en actividades sospechosas, por lo que creía que para Tiera sería más seguro estar con el Lulac, que tenía el mismo papel que el clan custodio del Árbol del Mundo.

 

Herald: “Nos vemos. Mejor piensa en una mejor invitación la próxima vez”.

Orlan: “Como si necesitara que me lo dijeras. Será mejor que hables más inteligente la próxima vez también”.

 

La conversación susurrada de los dos elfos se detuvo allí. Actuaron como si pelearan de nuevo, luego se fueron por caminos separados. Shin consideró seguir a uno de ellos, pero se dio cuenta de que no hablarían sobre información importante por sí mismos, por lo que dejó de seguirlos.

 

En cualquier caso, ya había reunido información sobre la que había que reflexionar.

 

Shin: “Así que el próximo jefe de Luderia ve esta situación como extraña ...”

Yuzuha: “¿Está el Árbol del Mundo en peligro por la misma causa?”

Shin: “Si el jefe de los cuidadores está tramando algo, sería extraño que no estuviera relacionado”.

 

La sospecha de Yuzuha estaba bien fundada. Shin suspiró: seguramente habría problemas antes de que la situación pudiera resolverse.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Aproximadamente una hora después de que Shin y Yuzuha regresaron a la residencia, estaban hablando con Shibaid cuando escucharon un fuerte golpe.

 

Shin: “Tiera y los demás están de vuelta”.

Shibaid: “De mal humor también, dudo que tengan cosas buenas que informar”.

 

El golpe que habían escuchado era el sonido de las puertas abriéndose.

 

Shin: “Yuzuha, hablemos de lo que dijiste antes cuando este negocio se termine. Con Filma y los demás también”.

 

Yuzuha había evitado mencionarlo a Schnee y Tiera, pero no sería bueno ocultarlo. Algunos miembros también estaban en otra parte, por lo que decidieron volver a discutirlo cuando todos estuvieran reunidos. Shibaid asintió a la propuesta de Shin, mientras Tiera y Schnee se acercaban a su habitación, con pasos mucho más agitados que de costumbre.

 

Shin: “Bienvenidas. El permiso ... no fue otorgado, supongo”

 

El mal humor de Tiera no necesitaba una explicación. Claramente todavía estaba conteniendo su ira.

 

Tiera: “¡Oh sí, exactamente! ¡Por el amor de Dios! ‘¡No se puede confiar en los humanos’, dicen! ¡Ustedes son los que no merecen ninguna confianza! ¡Hacer que Lymliss trabaje tan duro mientras te sientas tranquilo!”

 

Como estaba rodeada por Shin y sus compañeros, Tiera dejó salir toda su ira. Nunca había mostrado tanta furia.

 

Shin: “Está bien, está bien, cálmate ahora. Incluso si soy un conocido de la sacerdotisa, es difícil confiar en alguien de inmediato, ¿no es así?”

Tiera: “Eso también es cierto, pero... ni siquiera te conocieron, sin embargo, dicen cosas como ‘probablemente te está engañando’ o ‘no puede haber alguien así aparte de nosotros’... aah, ¡me estoy irritando solo de pensarlo!”

 

Según Tiera, el área alrededor de un Árbol del Mundo era un lugar sagrado para los elfos, donde no se permitía la entrada de otras razas. La situación actual, sin embargo, era una emergencia. Incluso con Tiera aquí, todo lo que podían hacer era detener la contaminación.

 

Tiera intentó persuadirlos de que no era el momento de preocuparse por cosas como esa, pero encontraron dudoso que Shin supiera realmente sobre el Árbol del Mundo.

 

Shin: “Entiendo por qué te enoja, pero es bastante normal que lo encuentren sospechoso. El Árbol del Mundo no es algo sobre lo que un humano normalmente aprendería”.

Tiera: “Eso es...! Eso es cierto, pero ...”

Shin: “Supongo que deberíamos hacer que me hagan una pregunta que solo alguien con conocimiento real podría responder, responder correctamente y continuar desde allí. Si me preguntan de dónde lo aprendí, solo di que fui entrenado por un Elfo Superior”.

 

Si eso no funcionaba, la única forma que quedaba era infiltrarse. Lanapacea era la ciudad natal de Tiera y albergaba el Árbol del Mundo, una existencia vital para todo el mundo, por lo que Shin quería evitar problemas tanto como fuera posible. Mientras se resolviera el problema del Árbol del Mundo, sin importar lo que dijeran o hicieran los elfos, solo tenían que sacarlo de allí, o eso pensó Shin. Si pudieran, por supuesto.

 

Tiera: “Sería fácil si estuvieran convencidos así”.

Shin: “¿Revelaste el nombre de Schnee, por cierto? Con su apoyo, tienen que ser más cuidadosos con sus palabras, ¿no?”

Tiera: “Lo hicimos, pero este fue el resultado. Sin la maestra, ni siquiera nos habrían escuchado, supongo”.

Shin: “Eso es ... guau”.

 

¿Tenían mucho cuidado debido a la gravedad de la situación, o simplemente desconfiaban de otras especies? Basado en la información que tenía, Shin se inclinó hacia la última opción. Si no fuera por el Árbol del Mundo, definitivamente se mantendría alejado.

 

Shin: “Bueno, independientemente de si confían en nosotros o no, lo que tenemos que hacer no cambia. Comencemos a hacer los preparativos”.

Tiera: “Todavía no has revisado el Árbol del Mundo, ¿cómo podemos prepararnos?”

 

Shin: “Para empezar, prepararé contramedidas para los síntomas que conozco. El nutriente especial [Healer EX] para dar energía al Árbol del Mundo, el círculo mágico [Eraser EX] para reforzar tus habilidades de purificación, luego el cristal mágico [Empower EX] para disminuir el daño causado por la impureza. Con estos tres, debería volverse más resistente a la impureza”.

 

En el juego, solo uno de ellos era suficiente para crear suficientes efectos. Usar los tres debería ser suficiente para resucitar los árboles del mundo que se marchitan. También deberían trabajar en este mundo, así que Shin decidió usarlos a todos sin reservas.

 

Tiera: “Healer, Eraser, Empower... uno de ellos tiene un nombre bastante siniestro ...”

Shin: “Olvídate de los nombres ... No los elegí yo, solo para que quede claro. Todavía no los he usado en este mundo, así que no estoy seguro de cuán efectivos serán, pero deberían funcionar según lo previsto”.

 

Shin miró a través de su caja de objetos y sacó objetos que no usó durante sus eventos. Tenía 2 Healer EX, 2 Empower EX y 1 Eraser EX.

 

Healer EX se usaba plantando la caja de nutrientes en el suelo.

 

Eraser EX, una pegatina de círculo mágico que se aplicaría directamente al tronco.

 

Empower EX era un cristal mágico para ser enterrado cerca de las raíces.

 

Shin: “También debería elaborar algunos”.

 

Los elementos creados en este mundo pueden tener efectos diferentes a los creados en la era del juego. Shin decidió hacer un poco más, por si acaso.

 

Eraser EX y Empower EX tenían procesos de producción simples, el primero requería uno para dibujar un círculo mágico y el segundo para unir cierto encanto, pero el líquido Healer EX necesitaba un poco más de trabajo.

 

Tiera: “Si quieres materializar Tsuki no Hokora, podemos hacerlo en el jardín interior, pero llamara la atención”.

Shin: “No, son bastante simples de hacer, no necesito a Tsuki no Hokora para estos”.

 

Shin se aseguró de que no hubiera nadie cerca y sacó varios fragmentos de metal y 2 botellas de vidrio de la caja de objetos. Uno de ellos contenía un líquido plateado semitransparente, el otro un líquido dorado.

 

Tiera: “Ho, Shin. Ese líquido plateado ... ¿es esa savia del Árbol del Mundo ...?”

Shin: “¿Oh, te diste cuenta? Como se esperaba de una sacerdotisa del Árbol del Mundo. Este líquido dorado es elixir, estos fragmentos son minerales de Orichalcum y Scarletita. Son pequeños porque son restos de la elaboración. También usaré una aleación mágica de acero que creé para Healer EX”.

Tiera: “Espera ... ¿vas a usar materiales de un Árbol del Mundo para curarlo? ¿No es raro?”

 

Tiera detuvo a Shin mientras él enumeraba los ingredientes. Le resultaba extraño usar materiales del Árbol del Mundo para curarlo.

 

Shin: “Por el contrario, son necesarios. La savia permite que el Árbol del Mundo absorba más fácilmente el medicamento. Normalmente, primero usarías medicamentos sin ella, sanarías el árbol hasta cierto punto y luego harías medicamentos con ella. Si es posible, me gustaría usar la savia del Árbol del Mundo enfermo, así que adquiere un poco si puedes”.

 

Shin luego le dio una botella de vidrio vacía en forma de tarjeta a Tiera. Tenía algunos artículos en stock de eventos pasados, por lo que los usaría esta vez.

 

Shin mezcló los líquidos oro y plata con habilidad y dejó caer los fragmentos dentro. Como el hielo dentro del agua, los fragmentos de metal se derritieron y el líquido se volvió de un color verde pálido. El contenedor también cambió, transformándose en un vial delgado de aproximadamente 20 cemel de largo.

 

Shin: “Y está hecho. Solo tenemos que plantarlo en el suelo cerca del árbol”.

 

Parecía un vial de nutrientes para plantas de uso doméstico, tal vez más grande de lo normal. El líquido sería absorbido automáticamente por el suelo, por lo que no había necesidad de hacer nada después de configurarlo.

 

Shin: “Entonces, los otros dos ... uno, dos, tres ... terminados”.

 

Sin la más mínima tensión, Shin creó los otros artículos. Hizo algunos repuestos y se los dio a Tiera también.

 

Tiera: “Sé que debería sentirme agradecida, pero haces que todo parezca tan simple... bueno, como se esperaba de Shin”.

Shin: “¿Qué quieres decir con eso?”

 

Shin golpeó ligeramente a Tiera por su comentario desagradecido, luego explicó en detalle cómo usar los artículos. Estaría más que feliz de poder evitar la inspección de los elfos.

 

Tiera: “Está bien, todo debidamente anotado. Dudo que te permitan entrar en el área sagrada pronto, por lo que probaré esto primero”.

Shin: “Por favor, hazlo. Honestamente, espero que sean suficientes para cerrar el caso”.

 

De esa manera, no habría necesidad de pasar por todos los problemas para ingresar a la tierra sagrada de los elfos. Mientras se resolviera el problema del Árbol del Mundo, no había necesidad de preocuparse por las apariencias. Incluso si el jefe del clan no aparecía nada bueno, solo necesitaban darle un buen golpe. Cualquier problema que siguiera podría dejarse en manos del siguiente jefe, Orlean.

 

Shin: “Por cierto, ¿tú y Lymliss van a purificar el Árbol del Mundo a horas fijas?”

Tiera: “Lo hacemos dos veces al día ahora, una por la mañana y otra por la noche. Se necesita energía para purificarlo, por lo que no podemos hacerlo muchas veces al día. Ahora me cuesta menos... o más bien, soy más fuerte ahora, así que todavía puedo moverme después, pero también está Lymliss, así que ...”

 

Tiera agregó que este ritmo estaba muy cerca de los límites de Lymliss.

 

Tiera: “Sus poderes de purificación no son débiles en absoluto, la impureza es demasiado gruesa. Ahora que lo hacemos juntas, la carga sobre ella debería ser mucho más ligera. Como dije antes, cuando llegué la encontré en un estado que ... habría sido letal para ella continuar”.

 

La capacidad de purificar provenía de un poder sagrado, pero todavía la usaban las personas. Su energía no era ilimitada.

 

Una razón más para la ira de Tiera hacia la Luderia fue que obligaron a Lymliss a continuar purificando el Árbol del Mundo a pesar de su estado.

 

Shin: “Sé que solo las sacerdotisas tienen la capacidad de purificar, pero ¿no hay alguien que pueda brindar apoyo? Creo que usar [Heal] o [Cure] en la sacerdotisa ayudaría mucho”.

Tiera: “Desafortunadamente, no hay nadie así. Hay 2 guardias, por cualquier razón. Las sacerdotisas no usan poder mágico para la purificación, sino algo cercano a la fuerza vital. Sabes, intenté usar [Analyze] en Lymliss y noté que los indicadores de poder mágico, ‘MP’, ¿verdad? No habían disminuido mucho. Bueno, eran un poco menos que el valor máximo, pero a pesar de eso ella realmente se agotó. Yo también lo probé y tampoco habían disminuido mucho”.

 

Habilidades como [Heal] o [Cure] no podían restaurar la energía gastada para la purificación.

 

Shin: “Se supone que HP significa fuerza vital, pero tampoco estoy seguro de cuál en realidad. Hmm, la purificación no usa el poder mágico, eh ... entonces no podemos usar las habilidades de transferencia de MP en caso de emergencias”.

Tiera: “¿Puedes hacer eso? Pero sí, no podríamos beber éteres mientras purificamos de todos modos”.

 

Sería muy difícil purificar mientras haces otras cosas, incluso beber un poco de poción.

 

Shin: “No está en la lista, pero probablemente sea una habilidad o algo así. Es una actividad sagrada, por lo que, si se pudiera hacer fácilmente, supondría mucho de ella, supongo ...”

 

Como las habilidades se basaban en patrones, Shin pensó que lo mismo probablemente también funcionaba para la purificación. No sería extraño si hubiera condiciones para su activación.

 

Shin: “De todos modos, hice todo lo que pude en este momento”.

Schnee: “Tenemos que esperar a que Luderia nos contacte o hasta la próxima purificación. Sin embargo, también podríamos movernos solos ...”

 

¿Esconderse y colarse en la casa de Luderia?

 

Shin respondió al comentario de Schnee, en tono de broma, con la propuesta que ya había surgido varias veces en una conversación. Lo consideró de nuevo, pensando que podría valer la pena. Podrían aprender lo que el jefe del clan Luderia realmente estaba haciendo.

 

Shin: “¿Debemos?”

Schnee: “... no, esperemos hasta la próxima purificación. Es posible que podamos colarnos sin ser vistos, pero ellos son los cuidadores del Árbol del Mundo. Es posible que hayan establecido alarmas que no conocemos, utilizando los poderes del Árbol del Mundo. Si se detectaran intrusos el mismo día que los visitantes del mundo exterior, se sospecharía de inmediato y la situación de Tiera empeoraría. Vamos a darle algo de tiempo”.

 

El Árbol del Mundo todavía tenía muchas incógnitas incluso para Shin. Sería más difícil moverse libremente si desconfiaran más, por lo que decidieron esperar. Esa fue también la razón por la que no había seguido a Orlean a su residencia.

 

Schnee: “Entonces, ¿deberíamos reunir información por ahora?”

Shin: “Si. La información sobre el Árbol del Mundo está restringida, pero podríamos descubrir algo sobre Luderia o Lulac. Por cierto, mientras ustedes dos estaban lejos, los elfos de Lulac y Luderia vinieron aquí. Los seguí por un tiempo y descubrí que...”

 

El momento era el correcto, por lo que Shin les contó a Schnee y al resto lo que escuchó de Orlean y Herald.

 

Tiera: “Ese Orlean es el elfo que me propuso matrimonio, no hay error. Pero quién pensaría que las cosas eran así ... bueno, ahora que lo pienso, que me propusiera matrimonio el momento en que me vio, después de todos estos años, fue bastante extraño”.

 

Supongo que quería que estuviera a su lado para protegerla. Sin embargo, lo que Shin escuchó no es suficiente para explicarlo. Según cómo hablaron, quienquiera que los siguiera en secreto debe haber sido enviado por el jefe del clan.

 

Shin ya lo había sospechado. Los dos elfos sabían que los seguían, por lo que fingieron luchar mientras hablaban. Si estuvieran discutiendo, no sería extraño para ellos ir en la misma dirección al mismo ritmo. Si Shin no hubiera escuchado su conversación susurrada, él también habría pensado que estaban demasiado interesados ​​en su lucha y habían perdido de vista los alrededores.

 

Shin: “Puede valer la pena contactarlos. Sin embargo, hay información que quizás no pueda encontrar por mí mismo ... ¿qué hay de Shibaid?”

Shibaid: “Como compañero de Tiera, puedo manejar una conversación mundana con ellos, pero dudo que podamos profundizar más”.

 

Schnee probablemente podría tener más facilidad para hablar con ellos. Los Elfos Superiores y los elfos se veían prácticamente iguales. Sin embargo, para Shin y Shibaid, humanos y dragnil, no sería fácil.

 

Shin: “Hay mérito en intentarlo. La información privilegiada sobre Lanapacea es muy importante para nosotros en este momento”.

 

Shin y Schnee podrían investigarlos mientras se ocultan. Incluso si Orlean y Herald siempre estuvieran siendo observados, no los encontrarían.

 

Tiera: “También puedo ayudar con la recopilación de información. O más bien, las personas que pretenden resucitar al clan Lucent hablarán incluso sin que yo pregunte ...”

Shin: “¿No es esa una fuente realmente importante? Algunos de ellos trabajan para la Luderia, ¿verdad?”

Tiera: “Así es, pero solo los ancianos y las personas de alto rango saben las cosas realmente importantes. Escuché que son aún más reservados desde que regresé. A los antiguos vasallos de Lucent nunca se les asignan tareas importantes, de todos modos”.

 

O no confiaban en los vasallos de Lucent o simplemente no confiaban en nadie fuera de su propio clan. Lo primero era más probable, ya que sospechaban que podían ser espías. Ya estaban filtrando información, por lo que su sospecha era legítima después de todo.

 

Shibaid: “Tiera y yo comenzaremos a recopilar información, entonces”.

Shin: “Mientras tanto, deberíamos ... ¿hm?”

 

Shin estaba pensando en ocultar su presencia e ir a la ciudad para espiar ... reunir información, cuando un ícono de mensaje brilló en el borde de su vista.

 

Schnee: “¿Qué pasa?”

Shin: “Recibí un mensaje. El remitente es ... ¿Lilishila?

 

Shin se preguntó por un momento quién era, luego recordó al clérigo elfo que los ayudó en Palmirack, durante el rescate de la Mujer Santa. Ella fue quien le dijo a Shin lo que significaba para un elfo formar un grupo con alguien del sexo opuesto y otra especie.

 

Shibaid: “¿Es algo urgente?”

Shin: “Solo un momento ... bueno ...”

 

Shin respondió a Shibaid, luego escaneó el mensaje. El mensaje decía que la chica elfa que fue encontrada encarcelada en la habitación del “cardenal de cerdo” Bulk finalmente había recuperado la conciencia. También decía que tenía que regresar a Lanapacea.

 

Shin: “¿Podría ser que la chica es la sacerdotisa desaparecida?”

 

Tirando de las cuerdas detrás del cardenal estaban los demonios: también se decía que la sacerdotisa de Lanapacea había sido secuestrada por demonios.

 

El elfo también dijo que tenía que regresar a Lanapacea, por lo que era muy probable que la sacerdotisa Lulac secuestrada.

 

Tiera: “Esa niña ... nació después de que yo me fuera, así que no es de extrañar que no la reconociera”.

Shin: “¿No puedes saber si otro elfo es una sacerdotisa como tú?”

Tiera: “Algunos pueden, pero yo no. Ella estaba corrompida por el miasma en ese momento, así que dudo que lo hubiera notado incluso si tuviera ese talento”.

 

Poder saber si otros tenían el mismo poder aparentemente dependía de persona a persona.

 

Tiera: “Si esa chica es realmente una sacerdotisa, entonces ... Sé que suena extraño decir esto, pero ¿cómo puede estar viva? A mí me atacaron con esa mirada enloquecida en sus ojos ...”

 

Tiera probablemente estaba recordando a los dos demonios con los que habían luchado en el escondite de la Facción de la Cumbre, Adara y Scoruas. Shin también lo pensó.

 

Era cierto que tan pronto como percibieron los poderes de Tiera, ignoraron a Shin y a otros para atacarla. En ese caso, no habrían secuestrado a la sacerdotisa, sino que la matarían en el acto.

 

Shin: “Podría ser que cuando la secuestraron pudieran sellar sus poderes, o ella estaba tan débil que no podían sentirlos. No sé quién la secuestró, pero, si fuera por demonios, cualquier rango sería muy peligroso. Incluso una sacerdotisa no podía defenderse de un demonio sola. Si la mantuvieron viva, tiene que ser porque tenían algo planeado”.

 

Incluso si la sacerdotisa fuera escoltada, dependiendo del rango de los demonios, se necesitaba una fuerza marcial en el nivel de Schnee o Shibaid para luchar. Shin estuvo de acuerdo en que era casi imposible para alguien de este mundo hacer eso.

 

Shin: “Cuanto antes la traigamos de vuelta, mejor. Pero si preguntan cómo la trajimos de vuelta, no podríamos responder”.

 

Lilishila y la elfa están en Palmirack, una de las casas de gremio de Rokuten. Incluso sin usar Tsuki no Hokora, podrían usar un cristal de teletransporte para llevarla allí al instante. Shin había preparado algunos para situaciones en las que Tsuki no Hokora era problemático de usar, como ahora, o cuando físicamente no podían materializarlo. Si registraron la ubicación actual, fue fácil ir y venir de un punto a otro.

 

Si el grupo de Shin, recién llegado a Lanapacea, apareciera con la sacerdotisa secuestrada de la nada, definitivamente surgiría un gran escándalo. Si llegaran juntos, podrían decir que la escoltaron allí, pero Shin y Schnee habían entrado a la aldea solos. Sería difícil responder de dónde había venido la niña.

 

Schnee: “La gente aquí sabe de los cristales con encantamientos de teletransportación. Podríamos decir que estaba debilitada y la dejamos en algún lugar para recuperarse, planeando teletransportarla más tarde, ¿qué piensas? Sabiendo lo importantes que son las sacerdotisas, no parecería extraño usar un precioso cristal de teletransporte para uno, creo”.

 

Shin asintió de acuerdo con la propuesta de Schnee. Si se les preguntara por qué no lo habían mencionado en primer lugar, podrían decir que les preocupaba que no se confiara en ellos. El hecho de que Schnee estuviera junto con Shin también contribuyó a la credibilidad de la historia.

 

Shin: “Qué increíble momento, sin embargo ...”

 

Shin recordó lo que dijo Yuzuha. Pensar que este evento podría haber sido causado por el poder dentro de él lo hizo sentir en conflicto. El momento fue perfecto para ellos. Demasiado perfecto.

 

Schnee: “¿Hay algo en tu mente?”

Shin: “Mas o menos. Una vez que esto termine, se lo diré a todos, incluidas Filma y Sety”.

 

Shin dijo que quería priorizar a la sacerdotisa. Con 3 sacerdotisas, la purificación del Árbol del Mundo también podría progresar.

 

Schnee: “Entendido. Iré a recoger información entonces”.

Tiera: “Voy a preguntar acerca de la purificación”.

Shin: “Bien hasta luego.”

 

Shin dejó la recopilación de información a Schnee y Tiera, respondió al mensaje de Lilishila, luego se teletransportó a Palmirack con Shibaid y Yuzuha. Llegaron al corazón de Palmirack, la sala de control. No le habían dicho a Lilishila que podían acceder, por lo que se ocultaron con [Hiding] y volvieron a entrar desde la entrada principal.

 

Encontraron a una elfo con cabello verde pálido y ojos marrones esperándoles: la remitente del mensaje, Lilishila.

 

Lilishila: “Ha pasado un tiempo. Llegaste muy pronto, ¿estabas cerca?”

Shin: “Si, algo así. Entonces, sobre tu mensaje ...”

Lilishila: “Sí, deberíamos ocuparnos de eso primero. Por aquí por favor.”

 

Lilishila condujo al grupo a un sector donde las habitaciones personales estaban alineadas, luego llamó a la puerta de uno de ellos. Dentro había una joven elfo, vestida con una túnica de aprendiz de clérigo.

 

Pelo verde cortado a la altura de los hombros e inclinado, ojos color verde pálido. Ella dio una impresión bastante fuerte de voluntad. En años humanos, ella estaría en su adolescencia.

 

“Ehm, ¿quiénes son estos invitados?”

Lilishila: “Son las personas que te rescataron, como te dije antes”.

“ya veo. Tienen mi gratitud por eso.

 

La joven elfa se levantó de su silla e inclinó la cabeza. Después de levantarlo nuevamente, ella se presentó cortés y firmemente.

 

“Mi nombre es Lina Lulac”.

Shin: “Soy Shin, este es mi compañero Yuzuha”.

Shibaid: “Mi nombre es Shibaid”.

 

El grupo de Shin entró en la habitación y se presentó a su vez.

 

Shin: “Er, ¿pasa algo?”

 

Shin preguntó por la razón por la que Lina estaba mirando tan atentamente. Incluso antes de decir su nombre, sus ojos estaban fijos en él.

 

Lina: “No solamente…”

 

Lina no dio una respuesta clara y sus palabras se desvanecieron hasta la mitad. Miró a Lilishila un par de veces.

 

Shin: “Lilishila, planeamos llevarla de regreso a Lanapacea lo antes posible, ¿estaría bien?”

 

Por la expresión y las miradas de Lina, Shin supuso que no podría hablar si Lilishila estaba cerca, por lo que movió la situación.

 

Lilishila: “La condición de Lina no es mala, creo, pero ella simplemente recuperó la conciencia. Me temo que un viaje tan largo le pasará factura”.

Lina: “No, estoy bien. No estoy realmente segura de por qué, pero me siento en muy buena forma. Me gustaría solicitar su ayuda para llevarme de vuelta”.

 

Lilishila estaba preocupada por Lina, pero esta última dijo que estaba bien y Shin agregó que no la presionarían demasiado, así que cedió. Los preparativos se hicieron rápidamente: Lina no tenía pertenencias personales, solo tenía la ropa que la iglesia le había proporcionado.

 

Shin proporcionaría comida y transporte, así que todo lo que quedaba era que Lina se fuera.

 

Shin: “Déjanos el resto a nosotros, entonces”.

Lilishila: “Muchas gracias. Por favor, toma esto también”.

 

Shin materializó un carruaje de caballos y se subió al asiento del cochero, cuando Lilishila le dio una pila de papeles.

 

Shin: “Esto es…?”

Lilishila: “Los documentos sobre Lugares Sagrados que te mencioné anteriormente. Sin embargo, no pudimos reunir información extensa”.

 

Lilishila evidentemente se había preparado para dárselos a Shin de inmediato. Convirtió los papeles en artículos y los colocó en su caja.

 

Shin: “Gracias por tu ayuda. Partiremos ahora, entonces”.

Lilishila: “Por favor, ven con lady Yuki y toda la próxima vez. Siempre serás bienvenido”.

 

El carruaje de caballos de Shin se fue, bajo la mirada de Lilishila. Kagerou no estaba con ellos, así que Yuzuha lo jaló.

 

Shin: “Señorita Lina, parece que quería decir algo. ¿Podríamos escucharlo ahora?”

 

Después de alejarse un poco de Palmirack, Shin habló con Lina. A juzgar por su comportamiento cuando Lilishila estaba presente, Shin pensó que no había revelado el hecho de que era una sacerdotisa del Árbol del Mundo.

 

Lina: “Eres mi salvador, no hay necesidad de títulos o de un discurso cortés conmigo. Hay algo que deseo saber ... ¿quién eres exactamente?”

Shin: “Te llevaré a eso, entonces. Lamento responder una pregunta con otra pregunta, pero, concretamente, ¿qué quieres saber?”

 

Shin no estaba seguro de qué responderle, por lo que hizo una pregunta.

 

Lina: “Puedo sentir una leve aura del Árbol del Mundo de ti. Además, a pesar de ser un humano, también tienes el poder mágico de otras especies dentro de ti. El Dragnil y el monstruo contigo también son inusuales, pero tú lo eres excepcionalmente. Además... es difícil de explicar, pero siento un poder abrumador de tu parte. ¿Eres realmente un ser humano?”

 

Lina estaba evidentemente perdida. Su tono cambió más de una vez mientras hablaba.

 

Shin: “Creo que soy un ser humano. Sobre el aura, tal vez sea porque uno de mis camaradas es una sacerdotisa del Árbol del Mundo. En cuanto a la razón por la que hay una mezcla de poder mágico dentro de mí, eso no lo sé. Pero mi compañera sacerdotisa me dijo lo mismo”.

 

Shin respondió mientras pensaba que la mezcla de poder mágico se debía a que era un Humano Superior que realizó varias resurrecciones en la era del juego.

 

Shin: “De todos modos, fue valiente de tu parte venir con nosotros así. Te ayudamos, claro, pero eso no significa que puedas confiar en nosotros, ¿verdad?”

Lina: “No puedo volver a Lanapacea sola, y si le dijera a la iglesia mis razones para tener que regresar urgentemente, estaría haciendo una apuesta arriesgada”.

Shin: “¿Una apuesta?”

 

Con la ayuda de la iglesia, sería posible viajar de regreso a Lanapacea de manera mucho más segura y rápida que hacerlo solo.

 

Lina: “Si quisiera regresar lo más rápido posible, tendría que hablar sobre mis circunstancias. Pero hablar sobre el Árbol del Mundo es extremadamente peligroso. Es una fuente muy valiosa de materiales y hay quienes desean obtener sus poderes. Cuando la fuerza está a su alcance, la gente siempre la alcanzará. Sin embargo, si no hago nada, el Árbol del Mundo podría caer en la ruina”.

Shibaid: “Sed de poder ... no puedo negar eso. Pero lo más importante ... ¿el Árbol del Mundo está en tan grave peligro?

 

Shibaid había estado escuchando en silencio a Lina, pero no pudo evitar reaccionar ante sus últimas palabras.

 

Shin: “Las palabras de Lina no están lejos de la verdad, sí”.

Shibaid: “¿Qué quieres decir?”

Shin: “No participaste en esos eventos, ¿verdad Shibaid? No es de extrañar que no lo sepas. Si todos los árboles del mundo caen en la ruina, se talan o, por cualquier motivo, desaparecen, sucederá una catástrofe que pondrá fin al mundo”.

 

Shin recordó sobre el juego y relató sus recuerdos sin pensar. Solo después de notar el silencio que siguió, se dio cuenta.

 

Shin: “¿Oye? ¿Qué pasa?”

Shibaid: “Bueno, dijiste todo eso tan naturalmente, que ...”

Lina: “Me pregunto eso también. Se supone que es un secreto revelado solo a las sacerdotisas”.

 

Shin entonces se dio cuenta de su error.

 

El evento de destrucción mundial que ocurrió en el juego fue causado por ciertos jugadores que talaron todos los Árboles del Mundo. En cierto modo, fue un desastre causado por la mano humana. Los jugadores lucharon juntos para proteger las principales ciudades, pero el daño fue masivo. En el juego, sin embargo, no fue más que un evento secreto.

 

En el juego, el “fin del mundo” solo significaba que los edificios, etc., estaban dañados y los jugadores recibían sanciones por morir, pero, naturalmente, nadie murió. En este mundo, sin embargo, no sería así.

 

Shin: “No puedo decir por qué lo sé, al menos por ahora. Pero es cierto que deseamos traerte de vuelta a Lanapacea. Uno de nuestros compañeros y Lymliss están trabajando duro para purificar el Árbol del Mundo. Eres la sacerdotisa Lulac secuestrada, ¿verdad?”

Lina: “Entonces lo sabías”.

Shin: “Bueno sí. Usamos una especie de truco para ir a recogerte. Haremos lo mismo para volver. Estoy seguro de que tienes muchas preguntas, pero nuestro objetivo es sanar el Árbol del Mundo. Si es posible, me gustaría que cooperara con nosotros una vez que regresemos a Lanapacea”.

 

Lina estuvo callada por un tiempo, luego asintió. Ella había tomado su decisión, aparentemente.

 

Lina: “Entendido. Déjame preguntarte una última cosa, entonces. Tu compañera sacerdotisa del Árbol del Mundo, ¿es esa Tiera Lucent?”

Shin: “... sí, eso es correcto. La sacerdotisa maldita y desterrada. Sin embargo, déjame decirte primero que la maldición se ha disipado. Los monstruos no invadirán Lanapacea”.

Lina: “Es eso así. Es ella, después de todo ... “

 

Shin: “¿Conoces a Tiera?”

 

Shin pensó que era extraño que Lina pareciera segura de que su compañera era Tiera, incluso si ambas eran sacerdotisas de World Tree.

 

Lina: “El anciano me habló de ella. Una de las sacerdotisas más poderosas de la historia, desterrada de la aldea debido a una maldición. Sin embargo, esa no es la única razón. Si sabes qué tipo de habilidades tienen las sacerdotisas del Árbol del Mundo, ¿estoy seguro de que puedes adivinar?

 

Lina dio a entender que, si realmente fueran compañeros, ya deberían saberlo.

 

Shin: “¿Las habilidades que tienen las sacerdotisas del Árbol del Mundo?”

Lina: “Si. Mi habilidad es []. Puedo ver cualquier ubicación bajo la influencia de los poderes del Árbol del Mundo, sin importar cuán lejos esté. También puedo hablar con los difuntos, aunque solo sea un poco”.

Shin: “Espera un momento. ¿Está realmente bien decirnos tanto? No somos de Lanapacea, lo sabes”.

 

Shin se sorprendió al escuchar a Lina hablar sobre sus poderes con tanto detalle. Shibaid no dijo nada, pero también la miró con recelo.

 

A pesar de las palabras de Shin y la mirada de Shibaid, la expresión de Lina se volvió inesperadamente más suave.

 

Lina: “En realidad, debido a este poder, ya sabía que podía confiar en ustedes dos. Palmirack aparentemente se construyó sobre una línea Ley, por lo que podría usar mis poderes un poco”.

 

A través de la capacidad de comunicarse con el fallecido, Lina aprendió que se podía confiar en Shin y Shibaid.

 

Shin: “Las almas de los muertos ... ¿podrías decirnos quién era?”

Lina: “Eso no lo sé, desafortunadamente”.

Shin: “¿No lo sabes?”

 

Todo lo que Lina podía decir era que era un elfo conectado al linaje de las sacerdotisas del Árbol del Mundo. La habilidad de Lina podía decir que era verdad, así que confiaba en el grupo de Shin. El alma que le habló de Shin, sin embargo, nunca mencionó su nombre. Según Lina, sin embargo, eso no era inusual.

 

Shin: “Ir hasta el final para contarte sobre nosotros ... ¿le sucedió algo al Árbol del Mundo?”

Shibaid: “De hecho ... podría ser una situación tan grave que se necesitaba la ayuda de una sacerdotisa lejana”.

 

Shin rezó en silencio para que los artículos que le dio a Tiera pudieran ser efectivos.

 

Shin: “Está bien, supongo que es hora. Yuzuha, cambia de ruta”.

 

Mientras hablaban, Shin notó que no había muchas personas o carruajes a su alrededor, por lo que le dijo a Yuzuha que se dirigiera al bosque. Fue un cambio de dirección antinatural, pero Lina no dijo nada. Incluso si el Árbol del Mundo le hubiera contado sobre Shin, él no podía evitar pensar que ella estaba confiando demasiado.

 

Shin: “Oh sí, hay una cosa más que necesito confirmar, ¿te importa?”

Lina: “¿Qué es?”

 

Sobre cuando fuiste secuestrada. Los demonios que encontramos en el pasado intentaron matar a Tiera en el instante en que se dieron cuenta de que ella era una sacerdotisa del Árbol del Mundo. ¿Por qué te dejaron vivir?

 

Sabían que Lina había sido secuestrada por demonios debido a los rastros que quedaban. Todo fue muy antinatural.

 

Lina: “Creo que tenían la intención de usar mis poderes. Mi [] no puede dañar a otros, pero dependiendo de su uso, puede ser una amenaza poderosa. No puedo hacerlo yo misma, pero se dice que en el pasado se podía ver el mundo entero con él. Era posible ver todos los secretos que la gente deseaba ocultar”.

Shin: “Es bastante diferente de la habilidad []… ... por lo que los demonios encontraron que valía la pena usarla, y también encontraron una manera”.

 

Lina dijo que voluntariamente absorbió el miasma dentro de sí misma para caer en una especie de coma y evitar que la manipularan. La mantuvieron viva porque podían manipularla incluso en ese estado o aún valía la pena usarla de otras maneras.

 

Shin: “Si vuelves a Lanapacea, ¿vendrán los demonios por ti otra vez?”

Lina: “Es posible. Fue tan poderoso que ni siquiera pude resistirme por un instante”.

Shin: “… ¿estás bien?”

 

Shin notó que los brazos de Lina, cruzados frente a su pecho, temblaban un poco. Actuó como si todo estuviera bien, pero había sido secuestrada por monstruos y casi muere. Era imposible para ella no tener miedo.

 

Lina: “Sir Shin, usted está cooperando con lady Tiera, pero no con el clan Luderia, ¿no es así?”

Shin: “Hm? Sí, eso es correcto. Todavía no lo he conocido, pero hemos escuchado rumores de que el jefe del clan Luderia no sirve para nada. Estoy pensando en descubrir la verdad sobre eso también”.

Lina: “... en ese caso ... después de que volvamos a Lanapacea, ¿podría quedarme contigo un tiempo?”

 

Shin miró a Shibaid. Si la sacerdotisa desaparecida de Lulac regresara, toda Lanapacea seguramente lo sabría al instante. Incluso si la cabeza de Luderia estaba tramando algo, el Lulac tenía suficiente influencia como para poner sus planes en acción fácilmente.

 

Sin embargo, el riesgo de que Lina fuera atacada por demonios todavía estaba presente. Shin concluyó que Lina había presentado esa propuesta después de considerar lo que debía hacer.

 

Shin: “Sin embargo, no hay garantía de que quedarse con nosotros sea seguro”.

 

Shin detuvo el carruaje, lo convirtió en una tarjeta y respondió a Lina. La tarjeta se deslizó en el bolsillo de su camisa ... en realidad, la caja del artículo.

 

Lina: “Dicen que mis habilidades de detección son las más altas en la historia de las sacerdotisas. Puedo decir que todos ustedes, señor Shin, señor Shibaid, señora Yuzuha, son más poderosos que el demonio que me atacó. Es por eso qué deseo pedir su ayuda, hasta que el jefe del clan sea capturado”.

 

Lina luego se postró. Shin estaba sorprendido por su gesto ya que sus manos y ropa se ensuciarán debido a la tierra y el barro.

 

Shin: “¿Qué pasa contigo, de repente?”

 

Lina: “Lo he visto. He visto al jefe del clan Luderia ... trabajando con demonios. La razón por la que fui atacada fue probablemente porque vi esa escena a través de mi []. Quiero hacer algo sobre el Árbol del Mundo ... pero tengo miedo ...”

 

Lina habló con una voz muy débil. Los sentimientos que había estado conteniendo brotaron. Sus delgados hombros temblaron.

 

Shin: “... Ya veo, eso también estaba destinado a mantenerte en silencio”.

 

La prueba de las fechorías del jefe del clan provino de una fuente inesperada. Desde Lanapacea, ubicada justo al pie del Árbol del Mundo, incluso las habitaciones privadas del jefe del clan eran visibles para [].

 

Si Lina decía la verdad, no podían dejar que la cabeza del clan corriera libre. Incluso existía la posibilidad de que Tiera fuera atacada en este momento.

 

Shin: “Puedes descansar tranquila. No vamos a dejarte sola, no en este momento”.

 

Shin puso una mano sobre los hombros temblorosos de Lina y levantó la cabeza. Tenía que estar realmente aterrorizada: sus ojos brillaban con lágrimas.

 

Lina: “¿Me ayudarás?”

 

Las lágrimas de Lina no sugirieron que estaba actuando en absoluto. Sus ojos aún mostraban la lucha entre su voluntad para cumplir su misión y el terror que sentía.

 

Shin: “Déjanoslo a nosotros. Incluso si aparece un demonio de clase duque, los vamos a derribar”.

Shibaid: “En efecto.”

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Shin, Shibaid y Yuzuha asintieron con confianza.

 

¿Por el bien del mundo? ¿Para borrar la impureza?

 

Era un misterio que, en lugar de tales ideales elevados, luchar para ayudar a su camarada, que se esforzó por cumplir con su deber a pesar de ser desterrada, y para limpiar las lágrimas de una niña aterrorizada los hizo estar mucho más motivados.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Shin: “Bien, ahora que se han establecido los términos de nuestra alianza, teletransportémonos”.

 

Shin esperó a que Lina dejara de llorar, luego hizo los preparativos para la teletransportación. Parecía un poco avergonzada de haber perdido el control, por lo que su rostro aún estaba rojo.

 

Lina: “¿Teletransporte?”

Shin: “Sí, es una técnica secreta que te permite ir a un lugar lejano al instante. Está unido a este cristal. Con esto, podemos ir a Lanapacea en un segundo. Destacaríamos si lo usáramos en un espacio abierto, así que esperamos hasta llegar a un lugar más apartado, como aquí”.

Lina: “Por eso fuimos a un bosque. Me preguntaba qué estaba pasando ... e, señor”.

 

Lina torpemente subió la cortesía de su tono. Parecía haberse dado cuenta de repente de que estaba hablando casualmente.

 

Lina: “Lo siento, estaba un poco fuera de lugar”.

Shin: “Está bien. Soy un aventurero sin renombre, así que siéntete libre de hablar como quieras. Solo tienes que preocuparte por eso cuando haya otras personas alrededor”.

 

Shin inventó el hecho de que sería malo si una sacerdotisa del Árbol del Mundo se dirigiera a él con demasiada educación y le dijera a Lina que adoptara un tono más informal. Estarían luchando juntos para sanar el Árbol del Mundo y derribar al jefe del clan Luderia, por lo que honestamente no quería que ella lo tratara con tanta moderación.

 

A Shin tampoco le gustaba que lo trataran con respeto y admiración debido a su fuerza.

 

Lina: “Ok, entonces, er, gracias.”

 

Lina bajó torpemente la cabeza hacia Shin, quien asintió.

 

Shin: “Ok, todo listo para irnos”.

 

Shin infundió el cristal con poder mágico. El hechizo adjunto se activó correctamente y al siguiente instante el grupo de Shin estaba en la residencia Lanapacea.

 

Lina: “Wow, realmente estamos en Lanapacea ...”

 

Lina parecía saber acerca de la residencia: miró a su alrededor y se dio cuenta de que estaban de vuelta en Lanapacea. Sin embargo, por cómo miraba a su alrededor, parecía un poco confundida de todos modos.

 

Schnee: “Oh, han vuelto”.

 

Schnee y Tiera también estaban en la residencia: probablemente detectaron su regreso. La puerta se abrió y entraron en la habitación.

 

Shin: “Estás de vuelta. Es demasiado rápido, ¿no?”

Tiera: “Es casi la hora de la próxima purificación. No tengo mucha información, pero quería decirle a la maestra al menos”.

 

Tiera logró adquirir nueva información, aunque solo un poco.

 

Tiera: “Entonces esta es la chica de la que Lilishila escribió. Soy Tiera Lucent ¿Cómo te sientes?”

Lina: “M-mi nombre es Lina Lulac. Estoy sinceramente sorprendida, ¡pero me siento realmente bien!”

 

Tiera sabía por lo que Lina había pasado, así que le habló con una cálida sonrisa. Lina había notado a Tiera incluso antes de que esta se presentara, por lo que respondió con un tono bastante excitado.

 

Schnee: “¿Ya no la afecta el miasma?”

Shin: “Seguramente no se ve así. Probablemente se recuperó porque la hicimos beber un elixir. También dijo que el Árbol del Mundo usó sus poderes para ella”.

 

Shin respondió a la pregunta susurrada de Schnee con lo que escuchó de Lina.

 

Shin: “¿Sacerdotisas anteriores le contaron sobre ti ...? Bueno, supongo que una sacerdotisa podría hacer algo así ... Sin embargo, me pregunto quién era”.

Schnee: “¿Una sacerdotisa?”

Tiera: “Si. No es raro que las sacerdotisas puedan hablar con los muertos. Sin embargo, la situación actual es bastante única. No puedo evitar pensar que debe haber una razón por la que fue elegida”.

Shin: “…Así es. Si se hubiera elegido una sacerdotisa al azar, como en un juego, no se sentaría del todo bien”.

 

Sin embargo, Shin y los demás no sabían quién era el elfo que vio Lina. Lina les había contado sobre los rasgos faciales del elfo, pero como era de esperar, era muy hermosa, lo que no ayudó a reducir las opciones. Tenía cabello plateado y ojos verdes, una combinación que no era inusual entre los elfos.

 

Shin: “No ayuda que no parezca tener características únicas ... ya que contactó a Lina desde su lado, también es difícil llamarla desde este lado”.

Tiera: “Tampoco puedo determinar exactamente qué espíritu canalizar, simplemente no se puede evitar”.

 

Tiera dijo que incluso si pudiera hablar con los muertos, no podría hacerlo con cualquiera incondicionalmente.

 

Tiera: “Si se acerca un desastre, aparece alguien con la capacidad de contrarrestarlo; Para comunicarse con las otras familias, es necesario de alguien de la misma familia. Llamar a la persona perfecta para hacer esas cosas no es algo que se pueda hacer, pero escuché que las sacerdotisas del pasado tenían esta habilidad”.

 

Hasta donde Tiera sabía, solo una de las sacerdotisas del Árbol del Mundo había tenido esa habilidad. Ella era una sacerdotisa muy poderosa, como Tiera.

 

Shin: “Ya veo ... bueno, si no es posible, entonces eso es todo. Si alguna vez vuelve a ponerse en contacto, pide su nombre. No podemos hacer nada especial incluso si lo sabemos, pero siempre es mejor que no saberlo”.

Lina: “Ok, lo tengo.”

 

Lina asintió hacia Shin. Como antes, ella estaba inusualmente cerca de él.

 

Schnee: “... por cierto, Shin. Lina ha vuelto sana y salva, así que ¿no deberíamos llevarla al Lulac? Su autoridad y poder serían restaurados si ella volviera con ellos”.

 

Schnee notó la actitud de Lina, sus ojos se estrecharon y expresó esta duda. Agregó que a Lina se le darían los objetos adecuados para defenderla de los demonios, por supuesto.

 

Shin: “Sobre eso, bueno, antes de venir aquí, le prometí que ella podría quedarse con nosotros”.

 

Si la cabeza del clan Luderia, que estaba conectada con los demonios, supiera que Lina había regresado, seguramente sería atacada nuevamente.

 

El demonio que hacía tratos con la gente fue definitivamente de alto rango. En ese caso, el poder de lucha del clan Lulac era probablemente insuficiente.

 

Shin: “Lo siento, me temo que las cosas podrían complicarse un poco”.

Schnee: “¿Un poco? Se van a poner ‘muy’ complicadas”.

Shin: “Tienes razón…”

 

Shin había prometido, en parte, de improviso el momento. Incluso si Lina estaba equipada con objetos anti-demonio, como sugirió Schnee, no significaría nada si otros fueran atacados en su lugar.

 

En el orfanato, a Millie le habían dado esos artículos, pero los demonios tomaron rehenes, obligándola a quitarse esos artículos ella misma. Lina tenía amigos y familiares en Lanapacea: el grupo de Shin no podía protegerlos a todos. Los artículos que proporcionaron también podrían potencialmente entregarse a otros o usarse de otras maneras.

 

Schnee: “Supongo que no se puede evitar, entonces. Afortunadamente, entre los Lulac hay quienes lamentan la situación actual. Si nos ponemos en contacto con ellos y les explicamos las circunstancias, la interferencia adicional del clan Lulac debería reducirse”.

Tiera: “Lo mismo vale para la Luderia. Si hablamos con Orlean, sus movimientos deberían cambiar un poco. Considerando lo que Shin escuchó, probablemente se pondrán en contacto conmigo cuando me dirija a la próxima purificación”.

 

El grupo de Shin no mencionaría la conexión de la cabeza del clan con los demonios todavía. Si Orlean y Herald se enteraran, ellos, junto con sus aliados, podrían recurrir a medios violentos.

 

Tiera: “Iré a la zona sagrada ahora. ¿Qué deberíamos hacer con Lina?”

Shin: “Purificar el Árbol del Mundo es nuestra principal prioridad, pero estoy pensando en probar los objetos primero y traer a Lina la próxima vez también. No la dejarán entrar de todos modos, simplemente comenzaríamos un alboroto”.

 

El regreso de la sacerdotisa secuestrada definitivamente sería una gran noticia para el pueblo. Si mostraba sus poderes de purificación, nadie dudaría de que ella era la verdadera Lina, pero la cabeza del clan Luderia estaba del lado de los perpetradores. En el peor de los casos, el grupo de Shin podría ser acusado del secuestro.

 

Lina: “Herald es mi hermano mayor. Si hablo con él, estoy seguro de que lo entenderá”.

 

Shin mencionó lo que escuchó de Herald y Orlean; Lina se sorprendió un poco y luego dijo esto.

 

Shin: “Supongo que podríamos hablar con ellos mientras Tiera va a la purificación. Necesitamos colarnos en su residencia, pero ¿hay alguna trampa con la que debamos tener cuidado?”

 

Lina no sabía el alcance de las habilidades de sigilo de Shin, lo que podría dificultarle responder, por lo que borró su presencia y se volvió invisible para mostrarle un ejemplo. Los ojos de Lina se abrieron.

 

Lina: “Creo que probablemente reforzaron la seguridad desde que fui secuestrada. No creo que lo encuentren como usted ahora, señor Shin”.

Shin: “Supongo que tenemos que ir realmente ir allí para averiguarlo. Sin embargo, ¿por qué el ‘señor’? No es necesario que se dirija a mí con títulos”.

Lina: “Eso no servirá”.

 

El tono de Lina se había vuelto un poco más informal, gracias a la actitud y la atmósfera de Shin, pero claramente dijo que no podía dirigirse a él sin un título. Aparentemente, era algo en lo que ella no se movería.

 

Ella se dirigió no solo a Shin, sino a todos los miembros del grupo de esa manera. Shin no tenía preferencias fuertes sobre eso, así que la dejó hacer lo que ella quería.

 

Shin: “Está bien, movámonos entonces. Iré al Lulac con Lina “.

Schnee: “Yo te acompañaré.”

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Schnee y Yuzuha dijeron que seguirían a Shin.

 

Shibaid: “Sería sospechoso si todos desapareciéramos excepto Tiera. Me quedaré aquí”.

Tiera: “Iré a la purificación, según lo programado”.

 

Después de decidir qué harían, Tiera se fue al Árbol del Mundo y el grupo de Shin a la residencia Lulac. Como Lina estaba con ellos, no se arriesgarían a perderse.

 

Shin ocultó su presencia con habilidades y procedió a través de los tejados de la aldea. Lina no podía saltar como ellos, así que Yuzuha la dejó montar sobre su espalda. Procediendo sin cuidado por las calles, pudieron llegar a la residencia en poco o nada de tiempo.

 

Shin: “No parece que encontremos trampas desagradables. ¿Puedes sentir algo, Schnee?”

Schnee: “No, tampoco detecto trampas peligrosas. Creo que estaremos bien siempre que desconfiemos de los ojos de las personas”.

 

Si la kunoichi Schnee dijo que no sentía nada, concluyeron que no había trampas de las que preocuparse y saltaron al techo de la residencia. Si encontraron una trampa que no pudieron detectar, no se pudo evitar.

 

Shin: “¿Hm?”

 

Justo antes de entrar a la residencia, Shin sintió que algo pasaba por su cuerpo. Pensó que podría haber activado una alarma, le dijo a Schnee y a los demás que no se movieran y escrutó cuidadosamente los alrededores, pero nadie dentro de la residencia pareció reaccionar.

 

Schnee: “¿Había una trampa?”

Shin: “No, pero sentí que algo pasaba por mi cuerpo ...”

 

Lina dijo que no recordaba tales trampas. Pensando que podría haber sido su imaginación, Shin mantuvo la guardia alta mientras descendían al jardín de la residencia.

 

Guiados por Lina, el grupo se dirigió a las habitaciones privadas de Herald, donde detectaron que había alguien presente. [Through Sight] reveló que Herald estaba leyendo algo en la habitación. No había ido a ver a Tiera, evidentemente.

 

Planeaban dejar un mensaje si él no estaba allí, pero era mucho más conveniente para él estar presente. El grupo de Shin entró sin hacer ruido, cerrando la puerta detrás de ellos. Herald no se dio cuenta y continuó mirando la carta que sostenía.

 

Lina: “Hermano.”

Herald: “!? ¿¡Quién está ahí!?”

 

Sorprendido por la voz repentina, Herald asumió una pose de lucha y se dio la vuelta. Su pose mostraba que probablemente estaba versado en artes marciales.

 

Lina: “¡Espere! ¡Soy yo, Lina!”

 

Shin desactivó la habilidad y se hicieron visibles. Herald la reconoció y abrió mucho los ojos.

 

Herald: “… ¿Qué está pasando aquí?”

Lina: “Sabes que fui secuestrada por demonios, ¿verdad? Estas personas me salvaron. Pero como Lanapacea se encuentra en una situación anormal ahora, decidimos hacerle saber que estaba a salvo primero”.

Herald: “¿De verdad eres Lina? No, si la señorita Schnee está contigo, estoy seguro de que sí, pero ...”

 

Herald estaba confundido, pero mientras hablaba con Lina, gradualmente recuperó la calma. Todavía no podía creer lo que veía, por una buena razón: después de todo, su hermana desaparecida, a quien no sabía si estaba viva o muerta, apareció repentinamente ante él.

 

Lina: “Mira, esto debería ser prueba suficiente”.

 

Lina sostuvo sus manos como en oración y se concentró. Su cuerpo comenzó a brillar con una tenue luz.

 

Herald: “La luz de la purificación... realmente eres ... Lina”.

 

Herald se tambaleó hacia ella, como atraído por la luz. Cuando la luz de la purificación, prueba de la identidad de Lina, se desvaneció, la abrazó con fuerza.

 

Lina: “¡¿Oye, h-hermano !?”

Herald: “…Estoy tan feliz. ¡Estas viva…!”

 

Herald, que seguía abrazando a la retorcida Lina, apenas logró expresar sus sentimientos con palabras. Estaba claramente encantado de que Lina todavía estuviera viva. Las lágrimas corrían por sus mejillas.

 

Shin: “¿Podemos hablar ahora?”

Herald: “Pido disculpas por hacerte esperar. Tienes mi más sincera gratitud por salvar a Lina. Nunca olvidaré esta deuda mientras viva”.

 

Herald se inclinó profundamente y expresó su gratitud. Su tono franco al hablar con Lina fue tenue, su discurso extremadamente cortés.

 

Herald: “Entonces, ¿qué deseas de mí?”

 

Herald levantó la cabeza y su expresión se volvió seria. Por casualidad salvaron a Lina, que resultó ser una sacerdotisa del Árbol del Mundo, así que la trajeron aquí ... sabía que las cosas no podían ser tan simples.

 

Shin explicó por qué Lina había sido secuestrada y que deseaba permanecer con ellos por un tiempo.

 

Herald: “Considerando tales circunstancias, no puedo oponerme a ti. Sé de la destreza marcial de la señorita Schnee: si ella lo dice, sir Shin debe ser igualmente fuerte o incluso más. Los dos son muy superiores a mí, pero puedo decir que son fuertes. Nuestro clan Lulac tiene guerreros con poderes especiales como los antepasados ​​retornados, pero no sé cómo les iría con los demonios. Estoy seguro de que mi hermana estaría más que suficientemente segura contigo”.

 

Aunque había Elegidos en Lanapacea, la mayoría eran jefes del cuerpo de guerreros a cargo de proteger la aldea.

 

Herald le dijo al grupo de Shin lo que sabía de la situación actual. Como había salvado a Lina y Schnee era su aliado, Herald lo encontró digno de confianza.

 

La información de Herald incluía el hecho de que los casos recientes de personas desaparecidas ocurrían con frecuencia y las personalidades de algunos jefes guerreros cambiaron drásticamente de repente. Gracias a su rango relativamente alto en el país, había reunido una buena cantidad de información confidencial.

 

Shin estaba especialmente preocupado por la información que afirmaba que últimamente, el jefe del clan no se había mostrado a nadie. Cada vez que hablaba con alguien, lo hacía a través de una cortina, por lo que, en los últimos meses, solo un puñado de personas lo habían visto.

 

Shin: “¿Cómo estuvo durante la audiencia, Schnee?”

Schnee: “Fue justo como dijo Herald. El telón estaba unido con un encantamiento que neutralizaba todas las habilidades visuales como [Analyze]. Eso en sí mismo no es demasiado inusual, así que no lo mencioné”.

 

Shin pensó que algunas configuraciones del juego aún existentes probablemente estaban involucradas. En el juego, era posible bloquear las habilidades de tipo ojo mágico.

 

Schnee tenía conexiones con Tiera, pero ella todavía era una extraña. Incluso si ella fuera un personaje bien conocido, aún serían cautelosos con ella. Entre las habilidades de tipo ojo mágico, había algunas que podían encantar y manipular al objetivo.

 

En el juego, los Lores a menudo estaban conectados a tales elementos de barrera visual. Una de las características de los Lores era tener habilidades de Ojo Mágico: para no ser sospechoso de abusar de tales habilidades para actos malvados, produjeron elementos que podrían neutralizarlos. Esto era cierto para los NPC en la era del juego, sin embargo, Shin no sabía si se aplicaba también a este mundo.

 

Schnee dijo que los miembros de la realeza y los nobles distintos de los Lores a menudo dirigían audiencias de esa manera. Aparte de los Lores, los Elfos y algunas Bestias lo hicieron, como mínimo.

 

Shin: “A juzgar por la información que tenemos, puede haber una razón por la que no quiere ser visto”.

 

Shin recordó a la mujer que se había convertido en un invasor con el que había luchado en la iglesia. El verdadero jefe del clan ya podría estar muerto.

 

Schnee: “Eso es posible. Si es falso, no sería extraño que permaneciera oculto para evitar ser descubierto. También explicaría su extraño comportamiento”.

Shin: “Sin embargo, esto es solo una teoría. Podría estar bajo el control de alguien, o ... por mucho que odie decirlo, la probabilidad de que esté cooperando con ellos por su propia voluntad no es cero”.

 

Shin esperaba que esta última probabilidad fuera un cero claro.

 

Herald: “Necesitamos investigar más para estar seguros. Afortunadamente, el hijo del jefe del clan Luderia tampoco está satisfecho con la situación actual. Me avisará si descubre algo, así que te lo haré saber tan pronto como pueda. ¿Puedo hablar con usted, Orlean, el hijo del jefe, sobre usted, señor Shin?”

Shin: “Lina planea participar en la próxima purificación, así que me gustaría que lo mantuvieras en secreto hasta entonces. No pretendo sospechar de ti, pero Orlean podría estar bajo vigilancia. Quiero evitar cualquier riesgo de que el jefe del clan nos descubra”.

 

Shin dijo que era una posibilidad, pero que Orlean estaba bajo vigilancia era un hecho. Probablemente esto también le sucedería al grupo de Shin, pero hasta donde se extendió su campo de detección, aún no había ocurrido. Se teletransportaron dentro de la residencia y siempre ocultaron su presencia cuando estaban afuera.

 

Ni siquiera los elfos que trabajaban en la residencia los habían visto, por lo que muy pocos sabían del regreso de Lina a Lanapacea. Había una posibilidad de que el jefe del clan se enterara de sus planes u otras partes interferían, por lo que querían mantenerlo en secreto hasta justo antes de la purificación. Si fueran atacados, podrían derrotar a los asaltantes, pero si usaran su autoridad, no sería tan simple.

 

Herald: “Entendido. Mantendré esta reunión en secreto, entonces”.

 

Sería arriesgado hablar por mucho tiempo. Completaron su objetivo de informar a Herald sobre la seguridad de Lina, por lo que decidieron regresar a la residencia. Antes de que lo hicieran, Shin sacó una tarjeta de objeto de la caja.

 

Era un collar simple con brillantes piedras mágicas claras de aproximadamente 1 cemel de tamaño. Shin se lo dio a Lina.

 

Lina: “¿Qué es esto?”

Shin: “Es un accesorio encantado con [Hide] y varias habilidades defensivas. Incluso si estás separada de nosotros, con esto puedes ocultar tu presencia y ganar suficiente tiempo para huir. Si te lo quitas, los efectos desaparecerán. Me aseguraré de que al menos uno de nosotros siempre esté contigo, así que creo que todo estará bien, pero tómalo por si acaso”.

Lina: “Según la descripción, parece un tesoro nacional... pero está bien ... es por mi seguridad ... por mi seguridad”.

 

Cuando Shin se lo prestó a Millie, se dio cuenta de que el collar tenía una debilidad: si el usuario lo retiraba, sus efectos se perdían. Shin lo había reorganizado para estar activo solo cuando la persona registrada lo usaba, pero al final, solo sirvió como seguro.

 

Lina susurró para tranquilizarse y equipó el collar. Sus habilidades de detección probablemente le dijeron que el artículo que le dieron tan casualmente podría ser asombrosamente precioso en ese mundo.

 

Shin: “Hm? Alguien viene.”

 

Shin detectó una presencia y, desde el mapa, notó que se dirigía directamente a su habitación. Nadie se había acercado a esa habitación antes, así que los ocultó por si acaso.

 

“Lord Herald!! ¡Lord Herald!

Herald: “¿Qué pasa?”

 

Herald abrió la puerta y habló con una elfo en pánico. Aparentemente, el camino que conducía al Árbol del Mundo se había convertido en una mazmorra: ya no podían contactar a Tiera, Lymliss y los guerreros que los escoltaban.

 

Herald: “¿Qué ... qué pasó con los guerreros que protegían el área sagrada?”

“Aparentemente sufrieron muchas bajas mientras luchaban contra monstruos cuando apareció la mazmorra. El clan Luderia se ha puesto en contacto con todos los clanes para reunir guerreros para limpiar la mazmorra. Los ancianos ya comenzaron a hacerlo, pero ...”

 

Los monstruos en la mazmorra estaban por encima del nivel 300, aparentemente. Con suficientes números, no era imposible derrotarlos ya que, entre los guerreros, había algunos que incluso podían derrotar a esos monstruos por su cuenta. Sin embargo, simplemente había demasiados monstruos. Parecía haber unidades aún más poderosas también.

 

No había pasado mucho tiempo desde que apareció la mazmorra, por lo que la información aún era escasa, pero los alrededores del área sagrada habían estado cerrados debido a la emergencia.

 

Herald: “Debemos ir también. Prepara el equipo”.

“Entendido.”

 

Herald dio órdenes a la elfo, que se fue rápidamente.

 

Shin: “¿La cabeza del clan hizo su movimiento? O tal vez los demonios con los que está conectado ... “

Schnee: “O el Árbol del Mundo está llegando a sus límites”.

 

Shin planteó la hipótesis mientras sacaba una tarjeta de mensaje, luego Schnee agregó una posibilidad. En términos de juego, su teoría era más probable.

 

Shin intentó extender su campo de detección y atrapó las presencias de Tiera, Kagerou y Lymliss. Sin embargo, eran tan débiles e inestables que aparecían en el mapa.

 

Shin: “No puedo leer bien sus presencias, ya que están dentro del área sagrada convertida en mazmorra. Sin embargo, si puedo detectar su presencia, aún deberían estar a salvo. Kagerou también con ellos, después de todo, y Tiera, como está ahora, no caerá fácilmente. Si aparece un demonio duque, estarán en problemas, aunque ... definitivamente están siendo atacados, por lo que estaremos atravesando la mazmorra sin detenernos esta vez”.

 

Tiera y Kagerou podían defenderse, pero la capacidad de lucha de Lymliss era baja. Ella podría convertirse fácilmente en un punto débil si es atacada. Si apareciera un demonio de alto rango, definitivamente la atacarían. Tampoco había garantía de que solo hubiera un demonio atacando.

 

No había tiempo para esperar la operación de rescate de los elfos. Shin decidió ir a ayudar al grupo de Tiera, independientemente de las consecuencias.

 

Herald: “¿S-señor Shin? Entiendo que lady Schnee está contigo, pero ¿no será peligroso?”

 

Herald se sorprendió al escuchar lo que Shin le dijo a Schnee. No sabía cuán fuerte era Shin, por lo que probablemente pensó que Shin estaba diciendo algo absurdo.

 

Shin: “Puede que no parezca la parte, pero he derrotado a demonios de clase duque en el pasado. También tengo el sello de aprobación de Schnee Raizar, así que créanme. Necesitamos velocidad por encima de todo ahora, así que haré que Shibaid vigile a Lina. Por favor, espere aquí un momento”.

 

Shibaid se destacó en potencia muscular y defensa, por lo que su velocidad era inferior a la de Shin y Schnee. Lamentó tener que darle este papel, pero contactó a Shibaid para pedirle que cuidara a Lina.

 

Shin: “Yuzuha, por favor quédate aquí hasta que llegue Shibaid. Una vez que esté aquí, te llamaré con [Summon Partner]”.

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Probablemente feliz de contar con ella, Yuzuha se puso hábilmente sobre sus patas traseras y saludó a Shin, luego saltó a los pies de Lina.

 

Shin: “Yuzuha se ve como un pequeño zorro, pero si hace todo lo posible, puede convertir todo este país en un páramo. Por favor, descanse tranquilo”.

Herald: “Er ... sí ...?”

 

Herald estaba convencido de su poder, así que, aunque estaba un poco perdido, asintió.

 

Shin: “Una vez que llegue Shibaid, quédate con él en la residencia”.

Lina: “Bueno. Por favor cuídate.”

Shin: “Claro, volveremos con Tiera y los demás”.