The New Gate Capítulo 55




Manual




Proyecto: 

En el Instituto de Magia de Erkunt, Shin luchó con uno de los Diablos de los Pecados Mortales, el diablo de la avaricia, Avaritia. Durante la batalla, otro de los Pecados Mortales, el diablo de la lujuria Luxuria, se terminó transformado en la contraparte de un diablo, un ángel. Gracias a su poder, Shin salió victorioso.

 

Después de neutralizar el ataque del diablo, Shin contactó a Schnee, uno de sus personajes de apoyo. Gracias a los poderes de Luxuria, los círculos de invocación de monstruos habían desaparecido, sin embargo, el daño y las bajas seguían siendo grandes. Schnee tampoco conocía la situación general, pero, gracias a la desaparición de los monstruos, el rescate y tratamiento de la población herida podrían comenzar.

 

Shin: “Voy a ir a la ciudad, ¿qué hay de ti, Luxuria?”

Luxuria: “Veamos... creo que me teletransportaré al refugio del instituto y me reuniré con Hilamee. Envié un mensaje diciéndole que ya es seguro, así que creo que probablemente todos ya han regresado. Pero antes de eso tengo algo que pedirte, ¿estaría bien?”

Shin: “Depende de la solicitud”.

 

Shin estaría en problemas si ella comenzara a decir, nuevamente, que no llevaba nada allí o allá arriba, por lo que respondió con cautela.

 

Luxuria: “No te pongas tan a la defensiva. Solo quiero pedir prestada algo de ropa. Como puedes ver, solo tengo este cinturón... ¿tela? Bueno, esta pieza de ropa que cubre mi cuerpo, se le dio forma gracias a mis poderes, pero estoy segura de que no sería apropiado caminar así”.

 

Los hombros de Luxuria cayeron.

 

Shin se concentró en su única pieza de ropa y aparecieron las palabras [Angel Sash]. Era considerado como un material aparentemente.

 

[Angel Sash] cubría a Luxuria desde el pecho hasta los muslos. Abrazaba su cuerpo muy fuertemente, evidenciando sus curvas. Además de las partes envueltas por la faja, también había bandas en sus brazos, que flotaban libremente alrededor de ellas.

 

Tal vez porque la lucha había terminado, el halo de luz en su espalda y las alas que se extendían habían desaparecido.

 

Shin: “Bueno, supongo que puedo hacer eso. Ropa y zapatos primero”.

 

Shin abrió su caja de objetos y sacó un atuendo al azar. Era algo que uso para elevar el nivel de habilidad y no tenía ningún atributo particular.

 

Recordó que Luxuria mencionó que no llevaba nada “allá abajo o allá arriba” y clasificó casualmente su inventario, preguntándose si había olvidado algo allí. De hecho, encontró varios artículos de los que casi había olvidado su existencia.

 

Shin: “Entonces ... ropa interior, supongo”.

Luxuria: “... ¿Oh? ¿Dijiste ... ropa interior?

 

Luxuria había escuchado muy claramente.

 

Luxuria: “¿Querido Shin? ¿Te importaría decirme la razón por la que posees ropa interior femenina, como si fuera norma? No me digas que hiciste ropa interior de acuerdo con tus gustos para que Schnee ...”

 

Luxuria miró las tarjetas de objetos y formuló la pregunta. Mientras hablaba, su expresión tomo un todo incrédulo.

 

Shin: “¡¡De ninguna manera!! Tan solo es algo que sobro de cuando intentaba aumentar mis habilidades de creación de quién sabe cuándo. Los hice cuando aún era un novato, por lo que ni siquiera tienen capacidades de ajuste automático de tamaño”.

 

Se decía que la caja de objetos era inútilmente espaciosa. Debido a esto, los objetos creados en las primeras etapas de una aventura a veces quedaban olvidados en las profundidades de la caja. A menudo les sucedía a jugadores orientados a la creación de objetos como Shin: su caja de objetos contenía muchos artículos que ahora solo podían considerarse basura.

 

Shin casi había olvidado que aún guardaba esa ropa interior, después de todo.

 

Luxuria: “Si tú lo dices…”

Shin: “Siento que se ha creado otro malentendido horrible ...”

 

Luxuria parecía cuestionar claramente la explicación de Shin, pero él no sabía qué más decir. Él, un jugador masculino, tenía ropa interior femenina en su caja de objetos. Cualquier cosa que dijera seguramente parecería una excusa.

 

Luxuria: “No importa. Me cambiare entonces”.

 

Después de las palabras de Luxuria, la faja envuelta alrededor de su cuerpo desapareció. Sucedió tan repentinamente que Shin no pudo procesar lo que sucedió de inmediato. Miró el cuerpo desnudo de Luxuria, congelado, durante unos segundos.

 

Después de que finalmente se dio cuenta de lo que había sucedido, apartó la vista del cuerpo de Luxuria.

 

Luxuria: “Puedes seguir viendo, no me importa”.

Shin: “Dame un respiro…”

 

Tal vez porque solía ser el demonio de la lujuria, incluso después de convertirse en un ángel, su belleza y sus proporciones seguían siendo muy atractivas. Si todavía fuera un Diablo, exudaría un encanto erótico excesivo, pero como ángel, ya no emanaba un aura tan seductora.

 

Se podría decir que ahora estaba más cerca de una interpretación artística de una belleza desnuda.

 

Luxuria: “Oye, Shin. Me siento mal por decir esto después de que me dejaste prestada esta ropa, pero ¿podrías agregar un ajuste de tamaño automático?”

Shin: “... dame las cartas”.

 

El motivo estaba claro. Shin le había dado a Luxuria el tamaño más grande que tenía, pero aparentemente no era suficiente. Shin sabía que “los” de Luxuria eran mucho más grandes que los de una mujer promedio con la misma altura, por lo que casi esperaba esta solicitud.

 

Tomó la tarjeta sin mirar a Luxuria y rápidamente adjuntó el atributo de ajuste automático de tamaño. Luxuria de hecho no llevaba nada “allá arriba” en este momento.

 

Luxuria: “Está bien, perfecto. Lo escuché antes, pero realmente es conveniente. Siempre tengo que pedir ropa interior especialmente hecha para mí, así que esto es realmente útil”.

 

El sonido del roce de la ropa se detuvo, por lo que Shin pensó que Luxuria había terminado de cambiarse y estaba a punto de darse la vuelta, cuando sintió algo presionando contra su espalda.

 

Era Luxuria, por supuesto. Ella estaba presionando su cuerpo contra el de él, por lo que Shin podía sentir claramente una sensación muy suave en su espalda.

 

Shin: “Oye.”

Luxuria: “Jeje, es solo un pequeño agradecimiento. Si se trata de solo esto está bien, ¿no?”

 

La sensación suave desapareció y Shin se dio la vuelta, para ver la sonrisa de satisfacción de Luxuria después de realizar su broma.

 

Ahora llevaba un suéter blanco y una larga falda negra. El gesto la hizo parecer más infantil de lo habitual.

 

Sin embargo, al instante siguiente, colocó su dedo índice sobre sus labios, emitiendo un aire más maduro, por lo que Shin no pudo decir cuán en serio iba y si realmente quería decir lo que decía o no.

 

Luxuria: “En realidad quería besarte, pero Schnee me regañara, así que no lo haré”.

Shin: “Solo conseguirías que suceda lo peor, así que por favor no lo hagas”.

 

El estado de ánimo de Schnee definitivamente se volvería muy malo si eso sucediera. Shin estaría más que feliz de evitar pisar una mina.

 

 

 

Shin y Luxuria se separaron, ella se dirigió al teletransporte del refugio, y él fue a la ciudad.

 

Procedió dese los muros exteriores que fueron destruidos por Avaritia hasta el centro de la ciudad, para poder tener una imagen clara de la destrucción causada por los monstruos.

 

Algunos edificios habían sido completamente destruidos, otros solo parcialmente. La mayoría de las casas en las áreas residenciales solo sufrieron daños menores, como parte del colapso del techo o algo similar.

 

Probablemente fue causado por alguien que lucho contra los monstruos.

 

Como Schnee había dicho, las expresiones de la gente no parecían tan sombrías como había esperado. Claramente ya sabían que la amenaza del monstruo ya no existía.

 

Shin: “También debería hacer todo lo posible para ayudar”.

 

Mirando el mapa a través de [Sign Perception], Shin se dio cuenta de que todavía había personas atrapadas debajo de los escombros. Decidió comenzar por rescatarlos y se dirigió hacia el más cercano.

 

Shin: “… dos personas.”

 

Detectó dos presencias dentro del edificio.

 

“Oye, ¿puedes saber si hay gente adentro?”

 

El hombre parado al lado de Shin escuchó su comentario y lo llamó. A juzgar por la armadura de cuero que llevaba, probablemente era un aventurero.

 

Shin: “Es una forma alternativa de utilizar [Sign Perception]. Primero garantizaré su seguridad con magia, para asegurarme de que estarán bien incluso si el edificio se derrumba. Por favor, retrocede”.

 

El hombre asintió con la cabeza hacia Shin e hizo que los otros hombres de los alrededores retrocedieran. Probablemente era el líder de las operaciones de rescate en el área.

 

Shin usó primero [Through Sight] y [Analyze] para verificar la condición de los sobrevivientes atrapados.

 

Parece que tuvieron la suerte de quedar en un espacio entre dos pilares.

 

Shin usó el hechizo mágico de tipo tierra [Earth Wall] para cubrir y proteger a los dos sobrevivientes.

 

Shin: “Bien. He cubierto a las personas dentro con una barrera de tierra. No colapsará fácilmente, así que eliminemos los restos”.

 

Los hombres alrededor de Shin comenzaron a quitar los restos. Shin se unió a ellos, levantando fácilmente los escombros que parecían difíciles de transportar y la apiló en otro lugar.

 

No había necesidad de contenerse al rescatar a otros: incluso si tenía que levantar parte de una pared o un pilar roto, Shin se los llevó sin dudarlo. Cada vez que retiraba un pedazo de restos, se podía escuchar un “swish” y un fuerte “ton”.

 

Shin: “Bueno entonces...”

“Whoa ...”

 

Al mirar a Shin levantando los restos muchas veces más grandes que él, los otros hombres quedaron estupefactos.

 

“¡Chicos, sus manos no se están moviendo! ¡Dejen las cosas grandes al chico y lleven las más pequeñas!”

 

El líder salió frente a los demás y les gritó que se movieran de nuevo, lo que hicieron rápidamente.

 

Después de eliminar los restos más grandes, Shin identificó la ubicación de los sobrevivientes y, después de un tiempo, apareció una bola de arcilla. Fue demasiado difícil para los hombres abrirse paso, así que Shin abrió un agujero en él. Dentro estaban una madre y una niña, abrazándose fuertemente.

 

La madre e hija, rescatadas por los hombres, no tenían idea de lo que había sucedido.

 

Shin: “Te dejaré el resto. Voy al siguiente lugar”.

“Sí, nos encargaremos de las cosas aquí. Cuídate.”

 

Shin asintió y corrió a la siguiente ubicación.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Kreunzeit: “Realmente has logrado mucho. En nombre de todo Erkunt, te lo agradezco”.

 

Tres días después del ataque de Avaritia, Shin estaba en una audiencia con el rey Kreunzeit en el castillo real. Schnee estaba con él disfrazada de “Yuki”.

 

Hilamee, informada por Luxuria, había informado al castillo real, por lo que el rey Kreunzeit y las élites de la realeza se habían enterado del exterminio de Avaritia el mismo día. La audiencia ocurrió tres días después porque Shin les dijo a los caballeros que vinieron a llamarlo que quería priorizar las operaciones de rescate.

 

Retrasar a la audiencia con un rey normalmente se consideraría el epítome del desprecio, pero debido a la razón detrás del rechazo de Shin, no ocurrió nada.

 

Los caballeros que visitaron a Shin incluso le suplicaron unirse a los esfuerzos de rescate después de escuchar sus razones. Lamentaron profundamente no haber podido hacer mucho durante el ataque de Avaritia.

 

Shin: “No, esta vez estábamos a la defensiva, así que tuvimos suerte de que no hubiera muchas bajas. Casi quiero disculparme por actuar tan arrogante y luego no lograr mucho”.

 

Shin se sintió muy incómodo, ya que en realidad no pudo hacer mucho por los rehenes.

 

Sherlene: “Si el señor Shin fue de poca utilidad, entonces nosotros seríamos mucho menos que eso...”

Fagall: “En efecto. Sin las armas que el señor Shin ofreció, no estaríamos parados aquí ahora”.

 

La risa irónica de Shin fue seguida por Fagall y Sherlene, caballeros de Erkunt que también habían luchado durante el ataque del diablo, que se sintieron igualmente incómodos. Lucharon contra su superior Namsaar, bajo el control de Avaritia, pero lucharon contra una mera copia de Avaritia, por lo que se disculparon.

 

Namsaar estaba exhausto tanto física como mentalmente debido al control de Avaritia y aparentemente todavía estaba inconsciente.

 

Luxuria: “Está bien, ¡eso es suficiente! En cualquier caso, las bajas y los daños fueron pequeños, por lo que debemos alegrarnos, ¿verdad? Nadie aquí aflojo el ritmo ni nada, ¡así que mejoremos lo que debamos mejorar y dejemos de inquietarnos de esa manera!”

 

Luxuria interrumpió la conversación que se demoró debido a lo patéticos que aparentemente Shin y otros se sentían. Estaba claramente cansada de eso.

 

Schnee: “En efecto. Nos esforzaremos por hacerlo mejor la próxima vez”.

Kreunzeit: “Es como dijeron la señorita Luxuria y señorita Yuki. Recopilemos más información sobre los Diablos y monstruos y desarrollemos contramedidas adecuadas. Deberíamos hablar de la recompensa para sir Shin primero”.

 

El rey Kreunzeit asintió y cambió de tema. La nueva dirección, sin embargo, fue inesperada para Shin y los demás.

 

Shin: “Sin embargo, ya estaría más que satisfecho si pudiera tener los objetos obtenidos de los diablos”.

 

Eran objetos que serían casi imposibles de obtener en la actualidad. Shin lo consideró más que suficiente como una recompensa.

 

Kreunzeit: “Estoy enterado. Pero algunos hablan de otorgarle tierras y un título judicial. Tus logros son así de importantes, no sería extraño, en realidad”.

Shin: “Creo que ya lo rechacé al principio”.

 

Los aventureros se elevan al rango de nobles debido a sus logros. No era un desarrollo impensable, Shin había leído sobre tales historias, pero simplemente pensó que era más problema de lo que valían los beneficios.

 

La búsqueda de las casas del gremio y la inspección de los Lugares Sagrados ... todavía tenía muchas cosas que hacer. No tenía tiempo que perder sirviendo en algún tribunal. Si se viera obligado a hacerlo, tendría que tomar las contramedidas apropiadas.

 

Kreunzeit: “Soy consciente de eso también, por supuesto. Pero hay algunas personas tercas que no cederán a menos que escuchen esas las palabras saliendo de la boca de la persona en cuestión”.

 

Aparentemente, la discusión sobre la recompensa de Shin se había llevado a cabo antes de la audiencia. Fagall y Sherlene también reían con ironía. No importa dónde, siempre hubo quienes deseaban que alguien tan poderoso como Shin estuviera atado a su país.

 

Luxuria: “Shin, Yuki, sus poderes son fascinantes después de todo. Ah, por cierto, no ayudaré en nada más que la defensa, ¿está bien?”

Kreunzeit: “Por supuesto. Usar el poder de un ángel para algo como una invasión... seguramente traería un alto precio a pagar. Vamos a mantener esa información lo más oculta posible”.

 

El rey Kreunzeit también había sido informado sobre la transformación de Luxuria de Diablo a ángel. Los problemas asociados con su condición de diablo cambiarían ahora que ya no era uno. Algunos dudaron de su cambio, pero cuando mostró sus alas de ángel y los ocho patrones en su halo, todos se sorprendieron y quedaron convencidos.

 

Adornada por las alas, Luxuria emitió un aura sagrada. Shin y Schnee también pensaron que ella no haría daño a la gente. Sin embargo, su personalidad no había cambiado ni un poco, por lo que, en cierto modo, ella era una “amenaza” de la misma manera que antes, lo cual fue la única decepción.

 

El rey Kreunzeit y los demás habían sido abrumados por el aura sagrada de Luxuria. Shin y Schnee no se vieron muy afectados, pero para los habitantes de ese mundo, fue una vista divina.

 

En el mundo de “THE NEW GATE”, los ángeles solo existían en las leyendas, pero ahora uno estaba frente a ellos. Fue como un mito que cobra vida.

 

Nunca lo igualarían en poder puro, eso era un hecho, pero más que eso, la simple idea de usar un ángel era tabú para la mayoría. Nadie de entre las élites se atrevió a objetar al respecto.

 

Schnee: “Una sabia decisión, creo. Si se revelara la existencia de un ángel, la relación con otros países tampoco podría ser las mismas”.

Luxuria: “Interrumpiría mi trabajo en el instituto, así que estaré agradecido si haces eso”.

 

Shin se rio de la gran diferencia entre lo que preocupaba a Schnee y Luxuria respectivamente. Si se revelara la identidad de Luxuria como un ángel, sería imposible para ella simplemente continuar tratando a los estudiantes en la enfermería.

 

Shin: “¿No tenemos nada más que discutir, creo?”

Kreunzeit: “Sí, gracias por venir hasta aquí. También he oído que has pasado estos días rescatando a nuestros ciudadanos. Permíteme expresar mi gratitud nuevamente”.

 

El rey Kreunzeit inclinó la cabeza. Normalmente, sus subordinados fruncirían el ceño ante su rey bajando la cabeza casualmente, pero tanto Sherlene como Fagall estaban completamente tranquilos. Shin y Schnee habían logrado algo digno de la reverencia de un rey.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Después de abandonar el castillo, Shin, Schnee y Luxuria se dirigieron hacia el instituto. Aunque la ciudad había sido severamente dañada, el instituto, aunque solo una parte, estaba en un estado particularmente lamentable.

 

Shin: “Tenemos tiempo más que suficiente para arreglarlo”.

 

Shin habló al ver las estructuras en ruina mientras se dirigían hacia la oficina de Hilamee.

 

Era herrero, pero había una razón por la que tenía tanta confianza.

 

Todos los miembros de Rokuten compartieron parte de su especialidad con otros miembros.

 

En el caso de Shin, enseñó sus habilidades de herrería y grabado en metal a Reed y Cook. Por otro lado, cuando construyó su casa del gremio, Tsuki no Hokora, otro miembro de Rokuten, Cain el “Mago Azul”, le enseñó todo tipo de cosas.

 

Gracias a eso, sus habilidades de arquitectura, aunque no demasiado altas, eran competentes. Los arquitectos también necesitaban imaginación: aprovechando el hecho de que estaba en un juego, Shin también había construido todo tipo de construcciones extrañas.

 

Luxuria: “Ya sabía que estabas en otro nivel, pero bueno... realmente puedes hacer cualquier cosa”.

Shin: “En realidad no... solo tengo un poco de experiencia, según los estándares profesionales, no sería bueno en absoluto. Además de Herrería, Arquitectura y Alquimia son las únicas habilidades que puedo manejar”.

 

El nivel de habilidad de arquitectura de Shin era IV, la alquimia era X. Necesitaba de la alquimia para crear compuestos para su trabajo de Herrería, por lo que era mucho más alto, pero eso era todo.

 

Si le dijeran que creara las mismas cosas que el “Alquimista Rojo” Hécate, su respuesta sería un rotundo no. La alquimia requería mucho más que un alto nivel.

 

En el lado opuesto del espectro, sus habilidades comerciales, agrícolas y de cría de animales, etc., estaban en torno a II: las había adquirido y no las había nivelado más.

 

Después de tomar a Yuzuha como compañera, sus habilidades de domesticación habían crecido un poco, pero aún era inferior a los domadores profesionales, incluso en este mundo.

 

Luxuria: “Ser capaz de hacer ‘solo eso’ ya me parece suficiente... bueno, supongo que es diferente si usamos los estándares de la era pasada”.

 

Luxuria sabía de la ‘Era del juego’ antes de ‘Dusk of Majesty’, por lo que entendió por qué Shin se clasificó de esa manera.

 

Hilamee: “Sería más de lo que podríamos pedir, pero ¿está realmente bien? Terminarás destacando, ¿no?”

 

En la oficina de la directora, Hilamee hizo una expresión preocupada después de escuchar la propuesta de Shin.

 

Ser un peleador experto ya era suficiente para llamar la atención. Si se difundiera la información de que era capaz de crear habilidades, muchos tratarían de contactarlo. Incluso si hubiera circunstancias particulares, a Hilamee le preocupaba que Shin hubiera mostrado sus verdaderas habilidades ante los demás más de lo necesario debido a su participación con ella y Erkunt.

 

Shin: “Haré lo suficiente para que la gente piense que soy digno de mi rango A. Es un poco tarde para preocuparse por destacar de todos modos”.

 

Shin ya había renunciado a evitar sobresalir demasiado.

 

No tenía base en ningún país, por lo tanto, mientras dejara el país donde fue visto por última vez, era prácticamente imposible contactarlo. Si alguien lo siguiera, sería demasiado fácil perderlos.

 

Luxuria: “Las circunstancias son las que son, así que aceptemos la amabilidad de nuestro dulce Shin, ¿no? Solo tenemos que agradecerle adecuadamente más tarde”.

 

Luxuria sostuvo los hombros de Hilamee por detrás e intervino. Hilamee no podía verlo, pero a Shin no le extrañaba que su sonrisa se ensanchara cuando dijo las palabras “agradecer”.

 

Shin: “Ya sé que tu ‘agradecimiento’ va a ser algo malo ...”

Luxuria: “Oh, eso me hiere”.

 

Los labios de Luxuria hicieron un puchero. Era bastante infantil para un adulto, pero su encanto lo hacía misteriosamente aceptable.

 

Shin, sin embargo, la fulminó con la mirada. Incluso como ángel, no podía librarse de la sensación de que su gratitud sería de naturaleza sexual. Ella ya no era un diablo, por lo que Shin pensó que Luxuria no necesitaría extraer energía de las actividades sexuales de las personas, pero al contrario de sus expectativas, ella todavía poseía esa habilidad.

 

Luxuria: “Ni siquiera un rey podría esperar que un ángel lo sirviera ...”

Shin: “Sé lo que realmente quieres decir de todos modos. Además, ¿por qué iría con otra mujer cuando ya tengo a Schnee a mi lado?”

 

Shin luego acercó a Schnee a él. Su mirada se había vuelto más afilada debido a las palabras de Luxuria, pero la acción repentina de Shin la tomó completamente por sorpresa. A pesar de que eran marido y mujer, ella todavía no estaba acostumbrada a ese contacto físico.

 

Luxuria: “Míralos, me estoy poniendo celosa... en este mundo la poligamia no es tan rara, ¿sabes?”

Shin: “De donde soy la monogamia es la norma, y ​​los harems están bien quedándose en la ficción. ¿Por qué eres tan persistente, de todos modos? ¿Porque soy un Humano Superior?”

 

Al principio, Shin pensó que lo estaba provocando por curiosidad. Sin embargo, eso ya no era suficiente para explicar su comportamiento.

 

Luxuria: “Enamorarse de la persona que te salvó... no es tan extraño, ¿verdad?”

Shin: “Te vi ser golpeada sin hacer nada y solo ataqué una vez al final. ¿Eso es lo que te hizo enamorarte?”

 

Luxuria dijo que el ataque de Shin fue lo que desencadenó su transformación, pero argumentó que esas eran dos cosas separadas.

 

Luxuria: “Esa fue una de las razones. Pero tal vez fue porque solía ser el diablo de la lujuria”.

Shin: “¿Qué quieres decir?”

Luxuria: “La fuerte emoción que comparten tú y Schnee... creo que me atrajo eso. Es claramente diferente a la de otros humanos”.

 

Luxuria se había interesado porque era el diablo de la lujuria. Antes de que ella pudiera darse cuenta, se había convertido en un sentimiento diferente al enamoramiento o al amor.

 

Luxuria: “Quizás es otra cosa, pero... ¿no mostraste una reacción excesiva después de conocer mi verdadera naturaleza? Normalmente, la gente rechazaría cualquier contacto con un diablo”.

Shin: “¿Quizás?, Dice ella ...”

 

Luxuria acarició la mano de Shin, la opuesta al lado de Schnee. Shin no reaccionó mucho, pero una persona normal probablemente le gritaría y la golpearía. Incluso si ella es un ángel ahora, la gente normalmente odiaría estar remotamente cerca de un diablo.

 

El rey Kreunzeit, que no era un Elegido o incluso un exjugador, normalmente podrían conversar con Luxuria, pero esa era una excepción entre las excepciones.

 

Para Shin también, Luxuria era ‘alguien a quien vencer’. Seguramente un oponente problemático, pero aún no lo suficiente como para mostrar una reacción excesiva.

 

Luxuria: “No puedo evitarlo, ¿verdad? Ya no me importa cómo comenzó. También me sorprende estar tan apegada, ¿sabes? Nunca me había sentido así antes en mi vida...”

 

Luxuria apretó su agarre sobre el de Shin.

 

Normalmente, los diablos jugaban y se divertían con los demás. Buscaban las debilidades en sus corazones, estimulando sus deseos, encantándoles. No había afecto en eso. En otras palabras, eran principiantes en términos de acercarse a alguien simplemente porque esperaban que a la otra persona le gustaran, no que los manipularan.

 

Shin: “Bueno ... puedo entender si te sientes confundida. Aun así, no tiene nada que ver con esto”.

 

Shin pensó que lo que la gente llama “primer amor” había florecido dentro de ella. Considerando eso, las palabras y acciones de Luxuria eran entendibles. El sentimiento de ‘gustar’ de alguien más no podría ser suprimido, incluso si uno quisiera.

 

Sin embargo, no podía corresponder a sus sentimientos. Schnee se había acercado, como si lo estuviera abrazando, por lo que Shin se interpuso entre ellas. Sin embargo, no podía ver la expresión de Schnee, lo que le daba bastante miedo.

 

Luxuria: “Schnee es un enemigo mucho más temible que tú, por lo que veo”.

Schnee: “No voy a dejarte ir más allá”.

 

Entre las miradas sonrientes de las dos damas, chispas volaban. Schnee estaba lista para la batalla.

 

Hilamee, que estaba observando la situación, decidió interrumpir en ese momento.

 

Hilamee: “Ehm, si es posible, me gustaría reanudar nuestra discusión sobre la reconstrucción ... ¡¿aaah?!”

 

Las dos damas enfocaron su mirada en Hilamee, lo que fue suficiente para que ella retrocediera varios pasos. Shin saludó mentalmente su coraje.

 

Masakado: “Que está pasando aquí…”

 

Masakado, que había llegado tarde, expresó su confusión ante la situación. Su expresión mostraba claramente que pensaba que había llegado en un muy mal momento.

 

Shin: “De todos modos, como dijo Hilamee, discutamos la reconstrucción ahora, ¿de acuerdo?”

 

Shin usó el silencio creado por Hilamee y Masakado e intentó cambiar el tema con todas sus fuerzas. Era la razón de su visita, después de todo: el asunto de Luxuria no tenía ninguna relación.

 

Luxuria: “…entendido. Hablaremos de esto otra vez en otra ocasión.

Shin: “No tenemos que ...”

 

Luxuria guiñó un ojo y Shin sintió que le llegaba un dolor de cabeza.

 

Finalmente lograron volver al tema, por lo que evitó pensar en Luxuria y habló con Hilamee sobre la reconstrucción de la escuela. El nivel de habilidad de Shin fue lo suficientemente alto como para restaurar los edificios en su mayoría en ruinas a su estado original. También mencionó que aprovecharía la oportunidad para reforzarlos para que sean más fuertes que antes.

 

El instituto utilizó una versión modificada de la tecnología empleada para construir casas de gremios, pero el edificio en sí utilizó los mismos estándares que la arquitectura de ese mundo.

 

Hilamee: “Tanto yo como Masakado tenemos habilidades centradas en la batalla, por lo que todo lo que pudimos hacer fue usar los materiales más resistentes para construirlo”.

 

En la era del juego, todo lo que tenían que hacer era enviar una solicitud a un gremio de construcción que, siempre que se pagara un precio adecuado, podía construir una escuela tan fuerte como una fortaleza que pudiera repeler fácilmente los ataques de monstruos. Sin embargo, eso no era posible ahora. Era obvio que los edificios sufrieron daños después de recibir la peor parte de los ataques de un diablo.

 

Shin: “Creo que me enfocaré en hacerlo lo más resistente posible. Mi nivel de habilidad tampoco es alto, pero debería poder usar las técnicas de Caín para llenar el vacío”.

 

Las “técnicas” que Shin mencionó eran técnicas del mundo real, adaptadas para su uso en este mundo. El método de Schnee para reparar temporalmente el muro roto, una red de tierra sostenida por hielo se basaba en la estructura del hormigón.

 

En el juego, muchos jugadores pensaban en las paredes como masas compactas de tierra o metal.

 

Sin embargo, Cain, que era un arquitecto de la vida real, se le ocurrió esta idea y la puso en práctica. Por lo tanto, algunas técnicas del mundo real podrían adaptarse al mundo del juego. Otros jugadores también notaron que las habilidades de creación no tenían que usarse estrictamente tal como fueron creadas, por lo que una parte de los jugadores de tipo creador conocía esas técnicas.

 

Shin también fue uno de los jugadores que se dio cuenta por sí mismo. Al forjar, pensó que, dado que estaba moviendo su cuerpo, bien podría imitar a los herreros reales, y notó que el equipo resultante era de mayor calidad.

 

Hilamee: “No imites a Caín al punto de agregar dispositivos de auto destrucción, ¿de acuerdo?”

Shin: “No lo haré, no lo haré... no hay nadie más que ponga cosas como esas, de todos modos”.

 

Hilamee, que sabía del Humano Superior que hacía una regla personal insertar dispositivos de auto destrucción en todo lo que creaba, dejó en claro que ella no quería tal cosa.

 

Shin también había sido alentado a equipar a Tsuki no Hokora con uno, pero se negó.

 

Los dispositivos de autodestrucción fueron hechos por Hecate, diseñados para volar solo el edificio y su interior. Se jactaban de que era un artículo increíble que nunca causaría daño a nada fuera de él, pero, debido a su poder concentrado, ni siquiera un Humano Superior necesariamente podría sobrevivir a la explosión.

 

Shin: “Dejando a un lado las bombas y demás, me gustaría comenzar a trabajar de inmediato, pero ¿hay algún lugar desde el que quieras que empiece?”

Hilamee: “Déjame ver... de todos modos no podemos comenzar las clases de inmediato, así que te pediría que comiences por los dormitorios al lado de los edificios de la escuela. Es difícil para nosotros dejar que los estudiantes que vienen de lejos se queden en las posadas por mucho tiempo, después de todo”.

 

Muchos estudiantes extranjeros vinieron a Erkunt a estudiar, pero, a excepción de algunos ricos, la mayoría de ellos vivían en los dormitorios para estudiantes. Sus gastos escolares serían un poco más altos debido a eso, pero aún era mucho más barato que alquilar una habitación en una posada.

 

Las posadas de la ciudad también habían sufrido daños debido a los monstruos, por lo que la situación aún era problemática. Por el bien de los estudiantes, la reconstrucción de los dormitorios era la máxima prioridad.

 

Shin: “Está bien, comenzaré enseguida. Terminaré hoy, para que puedan descansar tranquilos”.

 

Shin se dirigió a los dormitorios de los estudiantes de inmediato, no había tiempo que perder.

 

Encontró un edificio medio destruido allí. Las partes aún en pie estaban agrietadas en muchos lugares, pareciendo que podrían desmoronarse en cualquier momento.

 

Shin: “Ya veo, ya veo, parece que no será difícil”.

 

Shin usó una habilidad y mostró la estructura del dormitorio en su mente. Las partes utilizadas para construirlo no eran demasiado raras, por lo que podía manejarlo solo. Como los restos aún estaban allí, tenía materiales de sobra. Shin tocó los restos y activó una habilidad.

 

La estructura de los dormitorios de los estudiantes, tal como se mostraba en la mente de Shin, se materializó ante sus ojos como un molde, con el mismo tamaño que el edificio real. Shin movió las manos en el aire y los restos se convirtieron en un líquido, llenando gradualmente el molde que materializó.

 

Los restos comenzaron a llenar el molde del edificio, como el agua que llena un recipiente vacío. Parecía como si estuviera bailando de acuerdo con las órdenes del bastón de un conductor invisible.

 

Shin: “Algunos ajustes más y ...”

Hilamee: “¿Shin?”

 

Hilamee había estado vigilando la construcción, pero aparentemente no podía borrar el pensamiento del dispositivo de auto destrucción de su mente y agarró los hombros de Shin por detrás. Su tono fue suficiente para expresar que le estaba advirtiendo que no hiciera ningún truco.

 

Shin: “Fácil, fácil, no voy a hacer nada extraño. Estaba pensando en reforzar un poco las paredes”.

Hilamee: “¿De verdad?”

Shin: “¡Por supuesto!”

 

Shin estaba ofendido por la sospecha. Las habilidades de los Humanos Superiores eran bien conocidas, pero a menudo no se confiaba en sus personalidades.

 

Shin continuó y aumentó la resistencia de los muros en aproximadamente un 30%. El dormitorio casi terminado brillaba débilmente, luego se mostró tal como era antes de la destrucción. Los muebles y accesorios probablemente utilizados por los estudiantes estaban todos afuera. Muchas cosas se habían roto cuando se derrumbó el edificio.

 

Shin: “No puedo hacer nada con respecto a eso, así que el resto depende de ustedes”.

 

No era imposible para Shin arreglarlos también después de un poco de investigación, pero la reparación de los edificios tenía prioridad. Por lo tanto, decidió dejar ese tipo de trabajo a Hilamee.

 

Shin: “La estructura interna es la misma que antes. No puedo hacer nada con respecto a los muebles, por lo que tendrán que hacer algo al respecto ellos mismos”.

 

Con sacos de dormir o algo similar, los estudiantes deberían poder sobrevivir. De todos modos, lo más importante era tener un techo sobre sus cabezas. Hilamee informó a Masakado a través de [Mind Chat] y comenzaron a transmitir la comunicación a los estudiantes.

 

Masakado se había quedado en el edificio de la escuela, listo para contactar a los estudiantes tan pronto como se restaurará el dormitorio.

 

Shin: “Está bien, entonces, al siguiente”.

 

El trabajo de construcción basado en habilidades podría realizarse a una velocidad que dejaría a los profesionales sin palabras. El instituto de magia Erkunt recuperó su aspecto original durante el día, con una resistencia adicional como bono.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Shin: “Err ... ¿por qué me han llamado de nuevo?”

Recepcionista: “¿Está realmente seguro de que no sabe por qué?”

 

Durante la restauración de la ciudad, Shin fue convocado por el Gremio de Aventureros y ahora estaba en la rama Erkunt. Le dijeron que le informarían una vez que llegara al gremio, pero tan pronto como llegó lo llevaron a una habitación privada.

 

Podía pensar en algunas razones por las que sería convocado, pero no tenía pruebas de ninguno de ellos.

 

Recepcionista: “Somos conscientes de que está colaborando con la reconstrucción de la ciudad. Esa es la misma razón por la que queríamos que viniera al gremio”.

Shin: “Ya veo…?”

 

Según la recepcionista, el gremio acordó cooperar con los esfuerzos de reconstrucción del país; hubo solicitudes disponibles de acuerdo con las habilidades de cada aventurero. Se esperaba que Shin usara sus habilidades para las operaciones de rescate, pero actuó independientemente del gremio, ayudando donde lo consideró necesario.

 

Recepcionista: “Estamos muy agradecidos con usted, señor Shin. Sin ustedes dos, muchos seguramente habrían muerto. Pero sin los procedimientos previos se hace imposible agregar tales esfuerzos a sus logros”.

 

Debido al sistema del gremio, los logros no cubiertos por una solicitud registrada apenas eran evaluados o considerados. Debido a la escala de las acciones de Shin, recibiría algún tipo de reconocimiento de todos modos, pero sería mucho más pequeño de lo que obtendría si actuara oficialmente.

 

Recepcionista: “La recompensa también se vuelve más pequeña... como ciudadano de este país, realmente me apena mucho”.

Shin: “Ah, ya veo. Bueno, lo siento. Pero de todos modos no estábamos buscando ninguna recompensa. Tendremos más cuidado la próxima vez”.

 

Shin realmente esperaba que no hubiera una próxima vez, pero decidió no mencionar eso.

 

Recepcionista: “Gracias. Entonces, estas son las solicitudes específicamente para usted, señor Shin”.

 

La recepcionista sacó una hoja de papel del archivo. La solicitud se trataba de eliminar los restos de los edificios destruidos y rescatar a los sobrevivientes atrapados.

 

Debido a las habilidades de lucha de Shin, aparentemente se lo consideraba muy fuerte. Como habían pasado varios días desde el ataque, el rescate de los sobrevivientes tenía que ser priorizado si todavía estaban vivos.

 

Recepcionista: “Somos conscientes de sus logros, señor Shin, señora Yuki, así que, si acepta esta solicitud, podemos agregar más a sus logros”.

 

La combinación de Shin y Schnee de magia tipo Tierra y [Through Sight] era muy efectiva. Podrían encontrar rápidamente cualquier sobreviviente dentro de los escombros y garantizar su seguridad primero con hechizos de tierra.

 

Normalmente, la eliminación de los restos se tenía que hacer con extrema precaución, pero como no tenían que preocuparse por la seguridad de las personas que estaban dentro, se podía priorizar la velocidad.

 

Los aventureros o los guardias no estaban entrenados para rescatar a las personas en esta situación: pero si todo lo que tenían que hacer era usar sus músculos para eliminar los restos, las cosas eran muy diferentes. La asistencia de Shin fue un regalo del cielo para ellos.

 

Shin: “No tenemos ninguna razón para rechazar la solicitud, por supuesto”.

 

Shin firmó la solicitud. No había límite de tiempo, por lo que podían renunciar en cualquier momento que lo deseara. Los logros y recompensas fueron corregidos, pero fue una solicitud de operación de rescate de emergencia. La evaluación de la operación sería llevada a cabo en secreto por el gremio: en cualquier caso, querían que la gente asistiera a los esfuerzos de restauración lo antes posible.

 

Shin tenía curiosidad acerca de cómo se evaluarían los esfuerzos de asistencia, pero no había tiempo para pensar en eso. Después de abandonar el gremio, Shin y Schnee se dirigieron al distrito donde se encontraba el taller de Vulcan.

 

Shin: “No hay muchos edificios dañados por aquí. Supongo que debería esperarse ya que hay tantos talleres”.

Schnee: “Después de todo, se construyen más resistentes que otros edificios, por lo que pueden soportar mucho daño cuando sucede algo”.

 

Los talleres de ese mundo siempre se construyeron bastante robustos, gracias al uso generalizado de la magia, un conjunto de técnicas desarrolladas que eran diferentes a las técnicas basadas en la ciencia.

 

Usar demasiado poder mágico podría causar explosiones, por lo que era necesario evitar que tales incidentes afectaran el taller. Un efecto secundario de esta precaución fue que los talleres también fueron más fuertes a los ataques.

 

Los monstruos también se habían descontrolado en el distrito de talleres, pero debido a su robusta construcción, el número de edificios destruidos era mucho menor que los distritos donde predominaban las posadas o tiendas.

 

Shin: “Creo que el problema es que los restos son demasiado pesados ​​para ser trasladados, por eso nos llamaron”.

 

En el mundo real, el transporte sería difícil incluso con maquinaria pesada. Los materiales utilizados eran únicos en este mundo, que eran mucho más fuertes y resistentes.

 

Vulcan: “Oh, has venido”.

Shin: “¿También estás ayudando a eliminar los restos, jefe?”

Vulcan: “Soy más fuerte que la mayoría de los humanos después de todo. Además, esto es más importante que forjar espadas o armaduras en este momento”.

 

La invasión de monstruos había dejado el taller de Vulcan ileso, y su discípulo Vaal también estaba sano y salvo. La robustez del edificio definitivamente había mantenido el daño al mínimo. Otra coincidencia afortunada fue que, debido al gran tamaño de la mayoría de los monstruos, no podían ingresar a los talleres. Si las personas se hubieran refugiado dentro de edificios tan robustos, las víctimas podrían haberse evitado.

 

Vulcan: “Pensé que ya lo sabía, pero realmente eres fuerte”.

Shin: “No es tan inusual, ¿verdad? Hay muchos aventureros de alto rango tan fuertes como yo”.

Shin: “Lo sé, pero en tu caso, es un nivel completamente diferente... bueno, en comparación con tu dama, no te ves tan inusual”.

 

Vulcan quería decir que, como Shin era un hombre, ser tan poderoso no era tan sorprendente. Debido a su profesión, tuvo la oportunidad de observar todo tipo de Elegidos.

 

Ver los delgados brazos de Schnee levantar fácilmente escombros muchas veces más grandes que ella, sin embargo, lo dejó atónito. Shin pensó que sentiría lo mismo si no tuviera sus habilidades de la era del juego.

 

Las operaciones de remoción se aceleraron inmensamente después de que Shin y Schnee se unieron: gracias al hecho de que pocos talleres fueron dañados en primer lugar, la eliminación de los restos de todo el distrito se completó el mismo día. Tampoco había nadie que necesitara rescate.

 

 

 

 

Shin: “Ahora que lo pienso, hemos pasado bastante tiempo aquí en Erkunt”.

 

Shin expresó sus pensamientos mientras se relajaba después de la cena de vuelta en su habitación en el hotel. Era la primera vez que permanecía más de un mes en un solo país. También se habían quedado mucho tiempo en Hinomoto, pero nunca en el mismo lugar, por lo que no sentía que se quedara tanto tiempo allí.

 

Shin: “También es la primera vez que nuestro grupo se dispersa así”.

 

Al principio, Shin estaba solo. Entonces Yuzuha, Schnee y Tiera se unieron, seguidos pronto por los demás, lo que lleva a los seis miembros actuales y dos “mascotas”.

 

Shin se adelantó al resto del grupo antes de llegar a Hinomoto, pero no fue porque el grupo se había dispersado, sino porque decidió actuar por su cuenta. Mientras estaba perdido en tales pensamientos, sintió una sensación cálida y suave en su brazo y hombro derechos.

 

Schnee: “Me encuentro esperando que este tiempo continúe, incluso un poco más”.

 

Schnee habló mientras se apoyaba contra Shin. No había necesidad de preocuparse por los otros miembros del grupo, a menos que ocurriera una emergencia, por lo que ahora que Avaritia se había ido, podían pasar tiempo relajándose juntos.

 

Shin: “Cierto, cierto... con los demás alrededor, estarás demasiado avergonzada como para ser mimada por mi...”

Schnee: “Eso es…! ...... Quiero decir, ¿no es ... vergonzoso?”

 

Schnee se sonrojó ferozmente y miró hacia otro lado. Debido a su personalidad seria, le resultaba imposible coquetear cuando había otras personas cerca. Sin embargo, cuando ella era provocada, todas las apuestas eran canceladas.

 

Schnee: “Además, Filma y Sety definitivamente preguntarían sobre cada pequeño detalle ... Estoy segura de que me interrogarán cuando el grupo vuelva a reunirse”.

 

Las damas del grupo definitivamente tendrán mucho de qué tener curiosidad. No importa el mundo, las relaciones amorosas eran una fuente interminable de curiosidad.

 

Shin: “Realmente no me importa. No vas a contar todo, ¿verdad?”

Schnee: “¡No! ¡¡Absolutamente no!! ¡Esas dos definitivamente me molestarían sin fin!”

 

Shin pensó por un momento que bien podrían revelarlo todo, pero la reacción de pánico de Schnee fue tan linda que se quedó callado. Esto también es bastante agradable ... pensó mientras se sentía cálido y adormecido por dentro.

 

Mientras acariciaba su cabeza, Shin se preguntó cuánto tiempo continuaría ese tiempo. Fue en ese mismo momento que se mostró el aviso de un mensaje entrante.

 

Shin: “Oh, es de Tiera”.

Schnee: “¿Un mensaje?”

 

Shin susurró para sí mismo y Schnee, que estaba felizmente disfrutando de ser acariciada, levantó la cabeza.

 

Shin: “Sí, veamos... mmm, resulta que las cosas se están poniendo problemáticas de su lado”.

 

Shin leyó el mensaje y se rio amargamente. Sus días pacíficos finalmente habían llegado a su fin.

 

Schnee: “¿Paso algo?”

Shin: “Sí ... Tiera y Shibaid estaban trabajando para resucitar a un Árbol del Mundo, ¿verdad? Parece que no va demasiado bien, o más bien, se ha convertido en algo bastante desagradable”.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Al día siguiente, Shin y Schnee se prepararon para unirse a Tiera y decidieron visitar a sus conocidos en Erkunt para informarles de su partida. En otros países, se habrían ido de inmediato, pero en Erkunt habían conocido a muchas personas, desde el rey hasta los exjugadores.

 

Shin primero informó al gremio que partirían en un viaje, para no ser reprendidos nuevamente. Luego, se dirigieron al instituto de magia para encontrarse con Hilamee. Siendo exjugadores, decidieron mantenerse en contacto en caso de que sucediera algo. En ese momento, llegó Luxuria: de alguna manera se había enterado de la partida de Shin.

 

Luxuria: “¿Ya te vas? Podrías tomarte las cosas con calma un poco más...”

 

Luxuria tomo la mano derecha de Shin y la acercó a su pecho, mirándolo con ojos suplicantes. Si bien no lo dijo directamente, estaba claro que deseaba que él se quedara allí para siempre.

 

Shin: “Mis compañeros me contactaron, parece que se involucraron en algo problemático. Estamos en el mismo grupo, así que no puedo ignorarlos, ¿verdad?”

 

Shin habló mientras retiraba lentamente su mano del agarre de Luxuria, pensando que su sola mirada sería suficiente para que cualquier Elegido se enamorara de ella.

 

El hecho de que Tiera le enviara un mensaje significaba que su ayuda era necesaria.

 

Shin: “Planeamos irnos justo después de despedirnos”.

Luxuria: “Eso es realmente repentino ...”

Masakado: “No se puede evitar. Señorita Luxuria, debe saber cuándo rendirse”.

 

Masakado, que se había unido a ellos en Erkunt unos días antes, estaba bastante abatido. Hilamee estuvo de acuerdo con Shin e intentó apaciguar a Luxuria, pero no ocultó el hecho de que también se sentía sola.

 

Tratándose de exjugadores que conocían de la era del juego y la era actual, no podían evitar esperar que Shin estuviera en el mismo país, si es posible.

 

Luxuria: “Soy un ex diablo, por supuesto que no lo sé”.

 

Luxuria misma sabía que era imposible mantener a Shin allí. Ella no estaba actuando, realmente se sentía sola.

 

Luxuria: “...bueno, no se puede evitar, ¿verdad? Me gustaría ir contigo, pero me encariñé con este lugar, así que no lo hare”.

 

Luxuria se había apegado bastante a su título de oficial de enfermera del instituto de magia. Masakado agregó: ahora que ella es un ángel, la enfermería había ganado una atmósfera divina.

 

Luxuria: “Sin embargo, no hice nada especial”.

Schnee: “¿Por qué no aprovechar la oportunidad de comportarse más como un ángel también?”

Luxuria: “Si quieres decir que le gusta más el tipo de chicas que se portan bien, lo pensaré”.

 

Luxuria habló mientras miraba a Schnee y Shin levantó las manos en señal de rendición. Solo tenía la intención de hacer una broma, pero sintió que más bromas no sonaría como una broma en este momento.

 

Hilamee: “En cualquier caso... gracias a los dos por todo. Si alguna vez vuelves por aquí, por favor visítanos. Siempre serás bienvenido”.

Masakado: “¡La próxima vez que vengas hazlo cuando yo esté aquí también!”

 

Shin y Schnee todavía tenían lugares para visitar, por lo que Hilamee y Masakado los invitaron a ir con ellos. A la velocidad a la que iban, nunca dejarían de hablar, así que Shin gustosamente tomó la señal.

 

Luxuria: “Es una pena, pero espero verte de nuevo...”

 

Luxuria finalmente se rindió y se despidió. Sin embargo, antes de que Shin pudiera responder, ella se acercó a él y le susurró:

 

Luxuria: “Lo que me diste después de la batalla... me hace sentir que siempre me estás abrazando, así que lo usare por un tiempo. Pero la próxima vez, tu tendrás que mantenerme caliente, ¿de acuerdo?”

Shin: “¿¡Espera q!?”

 

Shin cerró apresuradamente la boca de Luxuria, pero ya era demasiado tarde: la bomba ya había sido lanzada. Hilamee y Masakado inclinaron sus cabezas, ya que no habían escuchado claramente, pero Schnee estaba al lado de Shin, por lo que ella tuvo que haber escuchado todo.

 

Shin, lenta y tímidamente, se volvió hacia ella, pero la encontró sonriendo como siempre.

 

Shin: (Ella es la misma de siempre ... escalofriantemente).

 

Shin entendió bien lo aterrador que era cuando ella permanencia sin cambios. Él no era inferior a ella en términos de habilidad, pero definitivamente no podía ganar contra ella en lo que respecta al equilibrio de poder de su relación.

 

Schnee: “Bueno, Shin. Deberíamos irnos pronto, o no podremos partir antes de que se ponga el sol”.

Shin: “S-sí, tienes razón. Entonces, nos vemos chicos. Si sucede algo malo, no duden en contactarnos”.

 

Animado por la sonrisa de Schnee, Shin abandonó rápidamente el instituto. Los lugares restantes eran el castillo real, donde estaban Sherlene y los demás, y el taller de Vulcan. No se habían encontrado con a Lecus y los otros estudiantes, pero, debido al ataque de Avaritia, muchas consultas y mensajeros los mantenían ocupados, por lo que no podían moverse libremente.

 

Como no había otra manera, Shin les dejó una carta y algunos objetos como regalos de despedida.

 

Sherlene: “Ya veo, así que te vas. Es una pena ... el señor Namsaar también quería agradecerle en persona”.

Shin: “Mis compañeros solicitaron mi ayuda, después de todo. Sin embargo, me alegro de que Namsaar se haya recuperado”.

 

Sherlene dijo que Namsaar había recuperado la conciencia y se estaba recuperando gradualmente, aunque todavía luchaba por moverse por sí solo. Después de despertarse, aparentemente había dicho que asumiría la responsabilidad del incidente y dejaría su puesto como líder de los caballeros.

 

El rey Kreunzeit, sin embargo, lo presionó para obtener más logros para cubrir este fracaso y lo detuvo. Shin y Schnee dijeron que, si Namsaar renunciaba, no habría mucha diferencia entre Sherlene y Fagall, por lo que decidió esforzarse más para luchar por el país.

 

El problema era que no había nadie lo suficientemente habilidoso como para sucederlo. Así de importante era Namsaar y los dos héroes para Erkunt.

 

Shin: “Entonces, nos iremos ahora. Gracias por encontrar el tiempo para recibirnos”.

 

Shin y Schnee habían llegado durante el entrenamiento, por lo que mantuvieron su despedida breve.

 

Sherlene y Fagall pensaron en detenerlos, pero después de escuchar que los camaradas de Shin necesitaban su ayuda, no pudieron. Vieron a Shin y Schnee con una sonrisa amarga.

 

Shin pensó que si se quedaba en el castillo real podría involucrarse en algo problemático, por lo que se fueron rápidamente. Desaparecer sin una palabra sería una falta de respeto, por lo que visitó a las personas que más conocía, pero no tuvo mucho tiempo libre.

 

Muy pronto, Shin y Schnee llegaron al siguiente destino, el taller que se había vuelto bastante familiar para entonces.

 

Vaal estaba en el mostrador de recepción con otros tres enanos cercanos. Basado en experiencias pasadas, estaba claro que estaban allí esperando echar un vistazo a Schnee.

 

Vaal: “Buenos días, Shin, Yuki, ¿tienes prisa, tal vez?”

Shin: “Wow, ojo atento como siempre. Sí, tenemos algunos asuntos urgentes que atender, así que tenemos que irnos de inmediato, pero se sintió mal hacerlo sin decir una palabra, así que vinimos a despedirnos”.

 

“!?”

 

Vaal: “Eso es una lástima. Estoy seguro de que el jefe también dirá lo mismo”.

 

Los enanos reaccionaron a las palabras de Shin con evidente decepción.

 

Shin: “¿Dónde está el jefe?”

Vaal: “Fue a una reunión de artesanos. La situación ha mejorado, pero la ciudad aún necesita reconstrucción. ¿Cuándo partirás?”

Shin: “Es una pena, tenemos que irnos hoy. Es más rápido si corremos en lugar de usar un carruaje de caballos, por lo que no necesitamos hacer ningún tipo de preparación”.

Vaal: “¿¡Eh!? ¿¡Hoy!?”

 

Vaal no esperaba que se fueran el mismo día de la visita, por lo que estaba muy sorprendido.

 

Shin: “Es porque tenemos prisa. Por favor, dile a Vulcan que estaré ansioso por hablar con él la próxima vez que vengamos”.

Vaal: “…entendido. Por favor cuídate.”

 

Shin y Schnee dejaron a Vaal y los enanos y se dirigieron hacia la puerta. Estaba extrañamente impresionado por la vista de los tres enanos, llorando y agitando pañuelos cuando los despidieron.

 

Shin: “Ok, ¿nos vamos?”

Schnee: “Si.”

 

Shin y Schnee pasaron la puerta de Erkunt, esperaron hasta que estuvieron en un lugar donde nadie podía verlos, y luego comenzaron a correr. Usaron [Hide] al mismo tiempo, para que pudieran ir tan rápido como quisieran sin preocuparse por ser vistos.

 

Su destino era el pueblo de los elfos llamado [Lanapacea]. Shin nunca había oído hablar de ese lugar, pero Schnee dijo que había estado allí antes.

 

Shin: “La resurrección del Árbol del Mundo... según el mensaje de Tiera, no está completamente seco, así que espero que podamos hacer algo”.

Schnee: “Así es. Personalmente, estoy más preocupada por Tiera”.

Shin: “¿Por Tiera? ¿Qué quieres decir?”

 

El tono y la expresión de Schnee le dieron a Shin un mal presentimiento.

 

Schnee: “El pueblo de Lanapacea es la ciudad natal de Tiera. Creo que esa es la razón por la cual, como escribió en el mensaje, las cosas no están progresando bien”.

Shin: “…ya veo.”

 

Shin recordó la imagen que había visto de Tiera sosteniendo los restos de una mujer, llorando en voz alta.

 

Schnee: “Tiera es una adulta ahora, así que tal vez no haya razón para preocuparse ... pero por favor tenlo en cuenta, por si acaso”.

Shin: “Entendido.”

 

Schnee no parecía estar tan preocupada por posibles problemas. Después de todo, Tiera siempre había estado junto a Schnee desde que perdió su tierra natal. Habían vivido juntas mucho más tiempo que Shin.

 

Shin asintió, pensando que se podía confiar en su juicio más que en el suyo.

 

Después de todo, habían pasado cientos de años, por lo que no sería extraño si hubieran llegado a un acuerdo.

 

Shin: “De todos modos, fue teletransportada al lado de su ciudad natal... se siente como si fuera algo planeado”.

 

Shin notó que nunca había escuchado el nombre de la ciudad natal de Tiera. Su mensaje tampoco lo mencionó y él no estaba al tanto de las circunstancias que rodeaban a Tiera después de que ella fue maldecida.

 

Shin pensó que probablemente estaba relacionado con su estado particular como Sacerdotisa del Árbol del Mundo.

 

Además de Yuzuha y Kagerou, el experimentado Shibaid también estaba con ella. Si sucediera algo en realidad peligroso, seguramente los contactaría a través de Mind Chat. El mensaje no describía su situación en detalle, pero parecía que estaban atrapados en un callejón sin salida. Para superarlo, se necesitaba la ayuda de Shin.

 

Shin: “De todos modos, apurémonos mientras descansamos cuando podamos”.

 

Tomarían un descanso adecuado por la noche en Tsuki no Hokora y usarían el tiempo restante para continuar. Planearon mantener la máxima velocidad posible, mientras se aseguraban de no llegar a Lanapacea exhaustos.

 

Schnee: “Entendido. Oh, hay algo que debo preguntarte más tarde, así que, por favor, dame algo de tiempo esta noche.

Shin: “Bien, entiendo.”

 

Shin respondió a Schnee casualmente, pero lo había olvidado. Olvidó que, ahora que no había emergencias inmediatas, no podía evitar ser interrogado sobre ciertas cosas.

 

Schnee: “El significado de las palabras de Luxuria: ser envuelto por ti. Necesitaré una explicación detallada, ¿está claro?

Shin: “¡¿Gwah !?”

 

Lo que Shin explicó esa noche y lo que sucedió después es un secreto que solo Shin y Schnee sabían.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Una semana después de dejar a Erkunt, Shin y Schnee finalmente llegaron al pueblo elfo de Lanapacea. Gracias a sus altas estadísticas, lograron acortar el viaje de un mes en carruaje a solo siete días. Podrían atravesar bosques y riscos, sin las limitaciones que tendría un carruaje de caballos, lo que también ayudó a acortar el tiempo de viaje.

 

El hecho de que Schnee había visitado el pueblo antes también ayudó. Si Shin estuviera solo, habría tenido que proceder al comparar el mapa y el entorno, lo que definitivamente habría sido problemático. No había tecnología de navegación después de todo.

 

Shin: “Finalmente estamos aquí, pero no parece que seamos bienvenidos... todo el mundo nos está mirando”.

Schnee: “Eso es extraño. La última vez que vine, no había una seguridad tan exagerada”.

 

Según Schnee, la línea claramente definida entre bosque y campos era los bordes exteriores de Lanapacea.

 

Similar a los “Jardines” creados por Pixies, una barrera mágica impedía la entrada de monstruos. Aunque parecía desprotegido, carente de paredes de castillo o similares, las entradas al pueblo en realidad eran limitadas.

 

Sin embargo, estar demasiado confiado en tales barreras sería una tontería. En los bordes exteriores, donde podían aparecer monstruos, soldados con destrezas de combate relativamente altas siempre estaban estacionados.

 

Muchas de esas tropas estaban estacionadas actualmente cerca de la entrada de la aldea, como guardias de la puerta. Desde otra perspectiva, la entrada normalmente invisible se hizo visible.

 

“Elfo, Humano. Esta es la entrada a nuestro dominio. Si se encontraron con este lugar por casualidad, vuelvan sobre sus pasos y sigan su camino”.

 

Uno de los elfos, con un equipo superior a los demás, gritó en dirección a Shin y Schnee.

 

Los elfos eran una especie muy longeva y siempre parecían jóvenes. El elfo masculino que habló con Shin y Schnee parecía tener entre 40 y 50 años, en términos humanos.

 

Probablemente había vivido una vida bastante larga. Su mirada era aguda, como si pudiera ver a través de Shin y Schnee. Incluso si la atmósfera era tensa, no daba la impresión de que los atacaría.

 

—–Anaheit Luderia Arquero Mágico Nivel 233

 

[Analyze] reveló la identidad del elfo. Su nivel era el más alto entre los elfos. Su trabajo era arquero mágico, la versión arquera del espadachín mágico, por así decirlo. Las habilidades del trabajo permitieron al usuario exterminar múltiples objetivos al mismo tiempo: fue uno de los trabajos más populares en la era del juego.

 

Shin: “Hemos venido a Lanapacea por una razón. No tenemos intenciones hostiles”.

Anaheit: “Desean entrar, ya veo. ¿Tienes alguna prueba de identidad?

 

Shin sacó su tarjeta de aventurero, que le dijeron que funcionaría como prueba de identidad. También le dijeron que no todos los países lo aceptaban. En ese caso, le pediría a Tiera que fuera a su encuentro.

 

Anaheit: “Oh, un aventurero ... ¿qué? Rango ... ¿A?”

 

El elfo que revisó la carta de aventurero frunció el ceño. Shin estaba acostumbrado a ver a la gente sorprendida por eso, pero los elfos también mostraron una sensación de cautela similar a la hostilidad. Probablemente también verificaron la tarjeta de Schnee, pero no mostraron ninguna reacción, tal vez porque su rango era C.

 

Shin: “¿Hay algo mal con mi rango?”

Anaheit: “…mis disculpas. Un humano con tu apariencia aún debe ser muy joven. Tenía la impresión de que los aventureros que alcanzaron el rango A eran todos de edad avanzada”.

 

La expresión del elfo masculino se suavizó. Su primera advertencia había sido intimidante, pero no mantuvo el mismo tono en la conversación.

 

Shin pensó en cualquier aventurero que alcanzara el rango A, a pesar de ser joven, y solo podía encontrar a Wilhelm. Era un Elegido, sin embargo. Los otros en los que podía pensar eran todos exjugadores o sus personajes de apoyo, todos claramente diferentes de las personas normales.

 

Shin reflexionó que normalmente los aventureros que alcanzaron el rango A tenían que ser de cierta edad, como el maestro de gremio de Bayreuth, Barlux, aunque también era un Elegido.

 

Anaheit: “¿Qué negocio tendría un aventurero de alto rango en nuestro país? No hay un gremio de aventureros aquí, así que incluso si reúnes materiales, necesitarás llevarlos a un país vecino para que sean evaluados, lo cual es una molestia, estoy seguro de que lo entiende”.

Shin: “Nuestra razón es otra. Sin embargo, ¿no hay un gremio aquí? Pensé que estaban presentes en todos los países”.

 

El Gremio de Aventureros, una organización que trascendió las fronteras, estaba presente en la mayoría de los países y ciudades. Hasta donde Shin había visto, todos los países y ciudades de cierto tamaño tenían una rama del gremio. Sin embargo, no estaba presente en pequeños pueblos de pescadores, naturalmente.

 

Sin embargo, a pesar de la ausencia del gremio de aventureros, Anaheit parecía ser consciente de la importancia de ser un aventurero de rango A.

 

Anaheit: “Después de todo, nuestra aldea no tiene contacto frecuente con el mundo exterior. Como país, también es bastante pequeño. Por eso, protegemos a la población de los monstruos con nuestras propias fuerzas de combate. Para ser franco, muy pocas personas vienen de afuera”.

 

No era un lugar turístico famoso, ni era un lugar bien conocido por materiales raros o monstruos únicos. La presencia del Árbol del Mundo también se mantuvo en secreto.

 

Shin lo sabía porque había tenido noticias de Tiera y Schnee. Probablemente nunca habría visitado Lanapacea si no fuera por ellos.

 

Shin: “Nuestra razón para venir aquí es encontrarnos con un elfo llamado Tiera. Nos han informado que ella se queda en la aldea de los elfos llamada Lanapacea”.

 

No parecía que los dejaran entrar sin declarar su propósito, así que Shin mencionó el nombre de Tiera.

 

Anaheit: “¿La Dama Tiera?”

Shin: “¿Dama?”

 

La respuesta del elfo fue ligeramente inesperada.

 

Para Anaheit, Tiera era aparentemente alguien a quien debía dirigirse con “Dama”. El elfo macho miró atentamente a Shin. Algunos de los elfos detrás de él armaron sus arcos con flechas.

 

Shin: “El ambiente se está agriando”.

 

Shin miró a los elfos mientras hablaba con Anaheit. Dudaba mucho que Anaheit no hubiera notado los movimientos de los elfos detrás de él.

 

Anaheit: “El pueblo está en una situación un poco tensa en este momento. Si alguien tan poderoso como tú entra, tememos que la situación empeore, ya ves”.

 

Anaheit habló con claridad. Aunque no tanto como los otros elfos, tampoco parecía ser muy acogedor con Shin.

 

Shin y Schnee aún no habían sido atacados, por lo que aún estaban callados, pero si los arcos se volvían hacia ellos, responderían apropiadamente. A juzgar por la situación, las circunstancias de Tiera eran mucho peores de lo que escribió en el mensaje.

 

Shin: “No tenemos intención de causar ningún problema, ¿podría dejarnos entrar?”

Anaheit: “Mis disculpas, pero necesitamos algo de tiempo. Como dije antes, tu presencia podría provocar problemas. Sin embargo, si fueras un humano normal, no reaccionaríamos así”.

 

Shin pidió que lo dejaran entrar, pero Anaheit mantuvo su postura de rechazo. Ninguno de los dos iba a ceder, y no era “todavía” hora de forzar su entrada, así que Shin decidió retirarse por el momento.

 

Shin: “Supongo que no se puede evitar. Estoy seguro de que incluso si persistiéramos, simplemente le daríamos más trabajo para hacer, así que volveremos en otro momento”.

Anaheit: “Disculpas por el problema. Como tienes un elfo contigo, estoy seguro de que ya lo sabes, pero no pienses en colarte. Si lo haces, nos veremos obligados a trabajar aún más”.

Shin: “Jaja, ¿quién haría algo tan imprudente?”

 

Ambos hombres sonrieron, pero el tema de la conversación no fue divertido en absoluto. Shin, por cierto, no dijo que entrar a escondidas sería imposible.

 

 

◆◆◆◆

 

 

Shin: “Entonces, parece que no vamos a entrar pronto”.

 

Después de distanciarse de la puerta, Shin sacudió la cabeza y habló.

 

Schnee: “Parece que están en alerta máxima. Si no estuviera contigo, probablemente habrían recurrido a métodos más directos”.

 

Schnee habló mientras miraba en dirección a Anaheit. Shin estuvo de acuerdo en que, dado que un elfo como ellos, Schnee era en realidad un elfo superior, estaba junto con Shin, los elfos se limitaron a armar sus arcos.

 

Incluso Anaheit miró a Schnee antes de hablar con Shin. Los elfos que no habían armado sus arcos también enfocaron sus miradas en ella. Incluso entre los elfos, conocidos por su belleza, Schnee era probablemente un caso especial.

 

Shin: “‘Dama’ Tiera, hmm ...”

 

Shin y Schnee se alejaron de Lanapacea, hacia un bosque cercano. A pesar de estar rodeados de árboles, sentían que estaban siendo observados. Los elfos probablemente estaban usando una combinación de [Far Sight] y [Through Sight]. Shin también lo había usado a menudo en la era del juego.

 

Schnee: “Tiera solía ser la sacerdotisa del Árbol del Mundo, después de todo, no es extraño que se dirija con ese título, pero ...”

Shin: “Normalmente nadie llamaría a alguien que haya sido desterrado por ese título ...”.

 

Las personas son respetadas y veneradas por sus habilidades y estatus. Sin embargo, Tiera había sido desterrada por su pueblo una vez. Shin y Schnee acordaron que probablemente no sería tratada de la misma manera que antes.

 

Shin: “El hecho de que la maldición ha sido levantada es visible para todos, ¿verdad?”

Schnee: “Sí, cualquier elfo sabría de inmediato si la viera. Esa es probablemente la razón, o más bien, no puedo pensar en ninguna otra razón”.

Shin: “Sí, eso tiene que ser”.

 

La maldición era la razón por la que había sido desterrada, algo a lo que incluso la sacerdotisa Tiera había renunciado. Ahora que la maldición fue eliminada, podría ser posible para ella recuperar su título y honor. Incluso podría ser exaltada aún más, ya que había logrado una hazaña sin precedentes.

 

Además, las habilidades propias de Tiera habían aumentado exponencialmente desde que dejó la aldea. Eso solo sería suficiente para cambiar por completo la forma en que la trataban.

 

Shin: “En cualquier caso, deberíamos encontrarnos con ellos pronto. Supongo que podríamos intentar contactar a Shibaid”.

Schnee: “Estoy de acuerdo. Si la propia Tiera nos llama, no tendrán más remedio que dejarnos entrar”.

 

No se sentía bien usar su autoridad así, pero unirse a Tiera y Shibaid era la máxima prioridad. Teniendo en cuenta la libertad de movimiento una vez dentro de la aldea, entrar abiertamente desde la puerta principal era seguramente mejor que entrar a escondidas.

 

Shin intentó contactar a Shibaid a través de Mind Chat de inmediato.

 

Shibaid: “(O Shin. Parece que el mensaje fue entregado con éxito.)”

Shin: “(Sí, ya estamos fuera de Lanapacea. Sin embargo, no nos dejarán entrar. ¿Qué está pasando?)”

Shibaid: “(Pensé que las cosas podrían funcionar si Schnee estaba contigo... pero supongo que no hubo tanta suerte. Te contaré los detalles una vez que nos reunamos. Saldré por ustedes)”.

Shin: “(Entendido.)”

 

Shin preguntó cuándo vendría exactamente Shibaid, luego cortó la comunicación. En realidad, no habían hablado en voz alta, pero la voz de Shibaid parecía agotada de alguna manera.

 

Schnee: “¿Como estuvo?”

Shin: “Él viene a recibirnos. Los detalles esperarán hasta entonces”.

 

Shin y Schnee dejaron el bosque y se dirigieron directamente a la entrada del pueblo, pero a un ritmo pausado. Anaheit los observó desde el principio.

 

Anaheit: “¿No has vuelto muy pronto? No estás pensando en ‘literalmente’ romper el callejón sin salida, ¿verdad?”

 

Shin y Schnee se habían ido hace poco tiempo, pero ahora se estaban acercando a la puerta de nuevo. Era suficiente sospechar que estaban tramando algo.

 

Shin: “Por supuesto que no, ya estaríamos disparando hechizos mágicos en ese caso”.

 

Shin habló con calma al cauteloso Anaheit. Shibaid venía a su encuentro, así que no había necesidad de comenzar ningún problema. Si los provocaba y las cosas se ponían agrias, solo sería un problema.

 

Anaheit: “Déjame ser claro de una vez por todas, pero hablar no resolverá nada, ¿entiendes?”

Shin: “Supongo. Pero creo que estaría mal ni siquiera intentarlo, creo”.

 

Shin siguió hablando, esperando al menos obtener algo de información de Anaheit hasta que Shibaid llegara. Seguía actuando como si simplemente hubiera venido a visitar a un conocido y mencionara que había viajado antes con Tiera. Primero declaró que Schnee era su esposa y que fue a través de ella que Shin tuvo la oportunidad de viajar con Tiera.

 

“Capitán, alguien que se hace llamar mensajero de la casa principal desea hablar con usted”.

Anaheit: “¿Qué?”

 

Durante la conversación, un elfo emergió del bosque y le susurró al oído a Anaheit. Las habilidades de Shin para “escuchar” revelaron lo que le dijo.

 

Anaheit: “¿Por qué un mensajero de la casa principal? ... aagh!”

 

Para arrinconar aún más al confundido Anaheit, apareció otro elfo del bosque. Ojos color azul claro, cabello azul que se extiende por su espalda. La elfo, vestida con ropa holgada tipo sacerdotisa, se acercó a Shin y Schnee, ignorando los intentos de Anaheit y sus elfos por detenerla.

 

“El señor Shin, la señorita Yuki, ¿supongo? La Dama Tiera los llama. Seré su guía, ¿podrían seguirme, por favor?”

Shin: “Entendido.”

Anaheit: “¡Señora mensajera!”

 

Shin asintió, pero al mismo tiempo Anaheit interrumpió.

 

Anaheit: “Deseo una explicación. ¡Seguramente debes saber sobre la situación actual ...!”

 

Probablemente pertenecían a diferentes facciones: Anaheit no podía retroceder sin una explicación.

 

Mensajera: “La Dama Tiera lo consideró necesario. En ese caso, es nuestro deber obedecer”.

Anaheit: “¡Debo insistir! ¡la señorita Yuki es un elfo, pero el señor Shin es un humano! ¿Seguramente no te has vuelto senil hasta el punto de no darte cuenta de lo que eso significa?”

Mensajera: “Solo diré que tal humano se ha considerado necesario. Además, el compañero de la Dama Tiera, el señor Shibaid, dijo lo mismo. Ya sabes que es alguien digno de confianza, ¿verdad?”

Anaheit: “Eso es... pero, si dejamos entrar a otras razas, la cabeza podría molestarse”.

 

Si bien la conversación no fue acalorada, ambas partes no cedieron. Anaheit parecía estar preocupada por otros asuntos además del Árbol del Mundo. Tiera probablemente también estuvo involucrada.

 

Mensajera: “Yo también soy consciente de eso. Sin embargo, el Árbol del Mundo es la primera prioridad. La cabeza está demasiado preocupada por aumentar nuestras fuerzas”.

Anaheit: “... Veo que es inevitable, entonces. Fingiré que no escuché tus últimas palabras”.

 

La conversación claramente ominosa terminó y el mensajero continuó caminando, luego de invitar nuevamente a Shin y Schnee a seguirla. Lo hicieron rápidamente, sin más palabras de Anaheit o de los otros elfos.

 

Después de atravesar la barrera hacia el pueblo, el bosque se convirtió en calles llenas de elfos y casas construidas en armonía con los árboles. La frontera entre el bosque y las llanuras literalmente separaba el pueblo del mundo exterior.

 

Shin y Schnee siguieron al guía, llamado Lyla, y fueron invitados a abordar un carruaje de caballos que los esperaba. El carro estaba equipado con cojines y viajaba por caminos pavimentados, por lo que no se sacudió mucho durante el viaje.

 

Era de una calidad rara para este mundo, aunque todavía no se podía comparar con Tsuki no Hokora o Shigureya. Shin pensó que, gracias a su larga vida, los elfos probablemente alcanzaron altos niveles de habilidad.

 

Lyla, que estaba sentada en silencio frente a ellos era de nivel 240. Shin no sabía si era una Elegida o no, pero era muy hábil para los estándares de este mundo.

 

Lyla: “¿Hay algo mal?”

Shin: “No, solo pensaba que no nos habíamos presentado”.

Lyla: “No soy más que una guía, no necesitas preocuparte tanto”.

 

Lyla no se movió ni una pulgada. Shin, que sabía de su nivel, estaba seguro de que no podía ser solo una guía. Probablemente era una escolta de figuras importantes. Como no había nada que hacer, Shin pensó en mirar hacia afuera, pero se dio cuenta de que el carruaje de caballos no tenía ventanas. El interior estaba iluminado por cristales mágicos ligeros colocados en las cuatro esquinas del techo del carruaje.

 

Shin: “Veo que este carro no tiene ventanas. ¿Todos los elfos usan carruajes como este?”

Lyla: “No, este es un carro especial utilizado por la casa Luderia. Los carruajes normales son los mismos que usan los humanos”.

 

Parecía que el carruaje podría usarse para transportar personas importantes o prisioneros, por lo que no estaba claro si estaban siendo cautelosos o si simplemente tenían muchos enemigos. Pensando en la conversación con Anaheit, ambas hipótesis probablemente eran correctas.

 

Como no podía ver afuera, Shin usó el mapa y sus habilidades de detección y notó que viajaban por un camino grande. Había algunas personas por todas partes, pero todas tenían un nivel superior a 150: era difícil creer que fueran ciudadanos normales. Como el país era pequeño, Shin imaginó que el servicio militar era un deber.

 

Cuando Shin estaba reuniendo información en silencio, el carruaje se detuvo. El mapa mostraba un gran edificio frente al carruaje. Cuando se bajaron, encontraron un edificio mucho más grande de lo esperado.

 

Las otras construcciones en los alrededores eran más parecidas a las casas en los árboles, pero la arquitectura de este edificio era muy diferente. La puerta y las paredes a su alrededor estaban hechas de piedra, reforzadas por enredaderas especiales y materiales raros.

 

Lyla: “Por aquí por favor.”

 

Lyla cruzó la puerta sin dudar. Había guardias colocados a su lado, pero solo miraron a Shin y no dijeron nada.

 

El interior del edificio era muy espacioso, con muchos corredores complejos. Las intersecciones y las puertas se construyeron a intervalos regulares, con cada pasillo de aproximadamente la misma longitud, por lo que después de algunas vueltas fue difícil saber dónde estaba realmente. Era una estructura destinada a la defensa.

 

Lyla: “Por favor entren. La Dama Tiera los espera”.

 

Lyla se detuvo frente a cierta puerta y habló. Ella no iría con ellos, al parecer. Shin sintió cinco presencias dentro de la habitación. Cuatro de ellos eran Tiera, Shibaid, Kagerou y Yuzuha. El último que quedaba no pertenecía a ninguno de los miembros del grupo de Shin.

 

Shin agradeció a Lyla y abrió la puerta. Aparte de Tiera y los demás, un elfo desconocido para Shin estaba en la habitación. Su ropa era similar a la de Lyla, pero llevaba muchas decoraciones más hermosas.

 

Piel blanca, casi transparente, sin la más mínima mancha, cabello plateado hasta los hombros y ojos dorados. Su apariencia era muy hermosa, como se esperaba de un elfo.

 

Su apariencia sugería que era una chica en su adolescencia. Parecía más joven que Tiera. Su apariencia y lujosas joyas indicaban que debía tener un estatus bastante elevado.

 

“¿Ese humano es el señor Shin?”

Tiera: “Sí, así es. Entre nosotros, creo que él sabe más sobre el Árbol del Mundo”.

 

Las expectativas sobre Shin aumentaron repentinamente.

 

Yuzuha: “(¡¡¡Shin!!!)”

Shin: “¡Vaya!”

 

Shin quería decirles que esperaran un poco antes de decir cosas como esas, pero Yuzuha se apresuró hacia él antes de que pudiera. Ella estaba en su modo de zorro pequeño, así que saltó y encajó en sus brazos. Ella lo llamó a través de Mind Chat debido a la presencia de alguien distinto a los miembros del grupo.

 

Yuzuha: “¡Kuu!”

 

Habían estado separados por un tiempo, por lo que ella lo quería abrazar más de lo habitual. Ella había tenido la amabilidad de dejarlo pasar tiempo a solas con Schnee, por lo que él la dejó hacerlo por el momento.

 

Después de Yuzuha, Shibaid también se les acercó.

 

Shibaid: “Finalmente llegaste”.

Shin: “Sí, pero la bienvenida fue bastante dura, ¿sabes?”

 

Shin mencionó que los elfos en la puerta armaron sus arcos contra ellos y Shibaid frunció el ceño un poco.

 

Shibaid: “No fue tan malo cuando llegamos”.

Tiera: “Es porque yo estaba aquí, supongo”.

 

Shin habló con Shibaid mientras mimaba a Yuzuha, luego Tiera se unió a la conversación con un tono de disculpa.

 

Shin: “¿Entonces estás realmente conectada a esto, Tiera?”

Tiera: “Si. Debido a eso, las cosas se volvieron realmente complicadas, así que no tuve más remedio que contactarte”.

 

Tiera se disculpó por tener que hacerlo. Hubiera querido resolver la situación sola, si fuera posible.

 

Shin: “No debes de tener miedo de pedirnos ayuda. Pero no es que yo sepa todo sobre el Árbol del Mundo”.

Tiera: “Pero sabes más que nosotros, ¿no?”

Shin: “Bueno, supongo.”

 

Comparado con la gente de este mundo, supongo que sí ... fue lo que Shin quiso decir, pero se detuvo. Si el conocimiento adquirido en la era del juego seguía siendo válido, Tiera definitivamente tenía razón. Surgirían problemas si los síntomas de enfermedad de los que Shin no era consciente estaban presentes.

 

Shin: “De todos modos, vayamos a las presentaciones antes de entrar en detalles. No conozco a la joven de antes, después de todo. Como has escuchado de Tiera, soy Shin, un aventurero. Ella es…”

Schnee: “Su esposa, Yuki”.

 

Presentada por Shin, Schnee sonrió y saludó a la joven. Casualmente enfatizó la parte de “esposa”, haciendo que Shibaid y Tiera reaccionaran.

 

Tiera no pudo procesar la nueva información y los miró con la boca abierta. Shibaid entendió rápidamente y sonrió.

 

“Ehm, mi nombre es Lymliss Luderia. Er, encantada de conocerte”.

 

Tal vez porque era su primer encuentro, después de presentarse, Lymliss miró tímidamente a Shin. Probablemente era tímida con los extraños. Su apellido era el mismo que el del guardia de la puerta, Anaheit, por lo que probablemente eran hermanos.

 

Shin: “Encantado de conocerte. Entonces, volviendo al tema, ¿cuál es la situación? A juzgar por la conversación entre la mensajera Lyla y el guardia de la puerta, ¿parece que hay facciones en desacuerdo aquí?”

 

Pensando que sería interrogado más tarde de todos modos, Shin no dijo nada sobre las reacciones de Tiera y Shibaid. Al mismo tiempo, trató de decir lo que pensaba que podría ser el núcleo de la situación. De la conversación entre Lyla y Anaheit, supuso que tenía que haber varias facciones en juego.

 

Shibaid: “Es justo como dices. La aldea de Lanapacea nació para supervisar el Árbol del Mundo, por lo que sus estructuras son diferentes a las de otros países. Hay un rey, pero los encargados del Árbol del Mundo tienen más autoridad”.

 

Shibaid también juzgó que no era el momento adecuado para hablar sobre la relación de Shin y Schnee y respondió claramente a la pregunta de Shin. Debido a la importancia del Árbol del Mundo, sus cuidadores tenían la mayor influencia.

 

Shin: “¿Qué dice eso para este país ...?”

Shibaid: “Bueno, hasta ahora ha estado funcionando normalmente, parece”.

Shin: “¿Hasta ahora?”

Shibaid: “Sí, hasta ahora”.

 

Esas palabras repetidas resaltaron el hecho de que nadie sabía lo que iba a suceder en el futuro.

 

Shibaid: “Normalmente, los cuidadores del Árbol Mundial no interfieren en la política del país. Sin embargo, el líder actual de los cuidadores, el jefe de la casa de Luderia, parece ser un poco diferente. Parece estar involucrado con fuerzas externas”.

 

¿Por qué los cuidadores del Árbol del Mundo, una existencia vital para el mundo entero, deben estar confinados en una aldea tan aislada? Aparentemente, este era el foco de la pregunta.

 

Shin: “Tengo un mal presentimiento sobre todo esto”.

Tiera: “Pero normalmente, las cosas no saldrían tan mal como lo hicieron”.

 

Tiera, quien superó su sorpresa, se unió a la conversación.

 

Shin: “¿Qué quieres decir?”

Tiera: “Normalmente, los clanes guardianes son dos: si uno se sale de control, es deber del otro mantenerlos en línea”.

 

Shin entonces tuvo un destello de realización.

 

Shin: “¿Podría ser que el otro es el clan Lucent?”

Tiera: “Sí exactamente. Sin embargo, debido a mi maldición, su deber fue relevado”.

 

Todavía había quienes llevaban el nombre de Lucent, pero siendo el clan que dio a luz a un elfo maldito, fueron tratados con bastante dureza.

 

Tiera: “Regresé con mi maldición desaparecida, así que las cosas se volvieron problemáticas”.

Shin: “Apuesto a que si...”

 

El clan Lucent fue considerado por todos como un linaje impuro. La sacerdotisa desterrada, sin embargo, había superado su maldición y había regresado, más poderosa que nunca. Ella también conservo sus poderes de sacerdotisa para rematar.

 

Tiera: “Los vasallos del clan Lucent se entusiasmaron, diciendo que era el renacimiento del clan y cosas similares”.

Shin: “Guau…”

 

Tiera y los demás miembros del clan solían ser amados por todos: si no fuera por la maldición, habrían podido detener al clan Luderia.

 

Shin, personalmente, pensó que era demasiado tarde para tal reacción.

 

Tiera: “Sin embargo, les digo que no tengo esa intención”.

Shin: “Depende de lo que estén planeando. Tal vez realmente no quisieron desterrarte... no, lo siento, dije algo extraño”.

 

No importa la razón, el que fue desterrado sin duda se sentiría abandonado. Shin expresó sus pensamientos honestos, pero rápidamente se dio cuenta y se disculpó con Tiera.

 

Tiera: “No, no te preocupes. Si estuviera en su misma situación, probablemente tampoco habría podido detenerlo”.

 

Según Tiera, no todos los elfos estuvieron de acuerdo con el destierro. Esa fue la razón por la que logró sobrevivir hasta que conoció a Schnee. Originalmente estaba planeado que fuera ejecutada, no exiliada.

 

Shin: “Pero entonces, en este momento, ¿cuál es tu estado aquí?”

Tiera: “Bueno, no tengo mi estatus o autoridad como Lucent, pero todavía soy una sacerdotisa, así que tengo algún tipo de tratamiento especial”.

 

La sacerdotisa del Árbol del Mundo era algo en lo que no todos podían convertirse. Uno tenía que ser reconocido por el Árbol del Mundo y poder comunicarse con él. Tal talento no fue heredado, pero apareció más fácilmente en ciertos linajes.

 

Shin: “Entonces supongo que la otra sacerdotisa debe estar descontenta con eso, ¿verdad? ¿Hubo otra sacerdotisa con ese papel antes de que regresaras, supongo?”

Tiera: “Eso no es realmente así. Una de las sacerdotisas es esta niña, después de todo”.

 

Tiera luego trajo a Lymliss ante ella.

 

Lymliss: “Ah, er, ehm ... sí ... yo soy ...”

 

Ella ya estaba a punto de llorar. Su trabajo era realmente sacerdotisa.

 

Shin: “Me disculpo de antemano por falta de respeto, pero ... ¿ella va a estar bien?”

 

Shin pensó que una sacerdotisa tendría una actitud más firme e intrépida, por lo que no pudo evitar preocuparse por ella.

 

Tiera: “Ella estará bien. Apoyaron a este país mientras yo estaba fuera, después de todo. Su talento y habilidad están probados”.

Shin: “Ya veo ... espera, ¿puede haber más sacerdotisas?”

 

Tiera había dicho claramente “Apoyaron”. Significaba que había al menos dos o más.

 

Tiera: “¿Por su puesto, por qué? No sabemos cuándo nace alguien con talento, después de todo. Puede suceder que más de uno lo tenga en la misma generación. Lymliss era como mi hija cuando todavía era una sacerdotisa. A partir de ahora, ella ha estado actuando como sacerdotisa más tiempo que yo, por lo que se convirtió en mi superior”.

Lymliss: “¡¡De ningún modo!! Hermana Tiera, eres mucho más increíble que alguien como yo. Superaste la maldición, te volviste más fuerte y aún tienes tus habilidades de sacerdotisa ... mientras por mi parte estoy segura de que ni siquiera puedo salir de la aldea”.

 

Lymliss replicó con entusiasmo. Toda su timidez anterior parecía haberse ido. Su tono cuando enumeró todo lo que Tiera logró fue tan inocente que fue difícil imaginar que cumpliera un papel importante como el de la sacerdotisa del Árbol del Mundo.

 

El tema de su réplica, sin embargo, no lo tendría. En contraste con la entusiasmada Lymliss, Tiera se había puesto rojo brillante.

 

Tiera: “¡Alto, alto, suficiente ya!”

 

Tiera había resistido indefensamente todos los elogios, pero en cierto punto no pudo soportarlo más.

 

Shin: “Oh, no seas así, significa que eres respetada”.

Tiera: “Quiero decir... es demasiado exagerado, es como si estuvieran hablando de una persona completamente diferente ...”

 

El yo inmaduro de Tiera, como era antes de conocer a Schnee, aparentemente todavía estaba presente dentro de ella. Si bien dijo que todo era exagerado, Shin sabía que usaba sus habilidades sin querer. Ella pensó que no era nada especial, pero existía la posibilidad de que la verdad fuera todo lo contrario.

 

Lymliss: “¡No estoy exagerando en absoluto! La canalización del espíritu de la hermana Tiera puede convocar a los espíritus de los difuntos, por lo que se vuelve como alguien completamente diferente”.

 

Shin quería corregir a Lymliss, diciendo que una persona realmente diferente habitaba el cuerpo de Tiera, pero se detuvo a tiempo. Aparentemente, Tiera ahora podía usar habilidades que no conocía antes. Shin imaginó que ella era como una médium espiritual, pero aparentemente Tiera ahora estaba incluso más allá de eso.

 

En el pasado había sacerdotisas con poderes similares, pero a diferencia de Tiera, nadie había logrado dominar sus habilidades durante su vida. Esa fue la razón por la cual Tiera fue considerada como un genio.

 

Tiera: “Es vergonzoso decirlo, pero a veces eso me hizo actuar muy vergonzosamente, o eso me dijeron ...”

Shin: “Es una habilidad increíble, pero sí, realmente no envidio esa parte ...”

 

Cuando su alma regresa al Árbol del Mundo, algunas habilidades se vuelven inutilizables. Tiera no puede retener sus recuerdos de esa época, por lo que podría decirse que no se beneficia mucho de este talento. Ella recibe la gratitud de las personas a las que podría ayudar, pero eso fue todo. Sin embargo, a cambio, se le otorga un tratamiento adecuado a su papel.

 

Tiera: “La gente que me rodeaba me envidiaba, pero mirando hacia atrás en ese momento, apenas tenía tiempo libre, todas mis comidas eran muy frugales, el entrenamiento fue muy duro, todos me miraron con pena hasta que terminó la canalización del espíritu... Realmente trabajé duro ... ¿no ...?”

Shin: “Tiera!! ¡¡Regresa a nosotros!!”

 

El tratamiento que recibió no fue suficiente, después de todo. La mirada de Tiera fue más y más mientras hablaba, así que Shin rápidamente la trajo de vuelta a la realidad.

 

Lymliss: “Ehm, hermana Tiera, ¿estás bien?”

Tiera: “Eh!? ¿Qué estaba...? Me duele la cabeza…”

Shin: “Supongo que es mejor volver al tema”.

 

Shin le dijo a Tiera que se lo tomara con calma y resumió la situación.

 

Primero, el clan provisional actual del Árbol del Mundo era solo el clan Luderia. La cabeza del clan también parecía estar involucrado en actividades sospechosas. Tiera no tenía autoridad, pero los antiguos seguidores del clan Lucent, manteniéndola como figura decorativa ahora que había superado su maldición, están comenzando a moverse para restaurar el clan.

 

Shin: “(Esa Lyla que conocimos antes es del clan Luderia, ¿verdad? ¿Por qué alguien del clan Luderia está sirviendo a Tiera en lugar de…? Espera, eso significa que ...)”

 

Como Lymliss, sacerdotisa perteneciente al clan Luderia, estaba con ellos, Shin usó Mind Chat para hablar con Shibaid. Mientras lo hacía, sin embargo, se le ocurrió la respuesta a su pregunta.

 

Shin había vivido en un mundo donde todo tipo de historias y cuentos se entrelazaban. Podía recordar muchos eventos similares, como lo que se estaba desarrollando en Lanapacea en este momento.

 

Shibaid: “(Probablemente sea lo que piensas. Mientras usan el nombre de Luderia en este momento, hay muchos aquí que solían tener el nombre de Lucent o están conectados a él. Lyla también es uno de ellos”).

Shin: “(Ya veo, así que Luderia absorbió al caído clan Lucent en sí mismo)”.

 

El pueblo de Lanapacea estaba formado por varios clanes. Entre ellos, los que poseían la mayor autoridad eran el clan de la familia real y el clan de la primera sacerdotisa, Lu, que luego se dividió en dos: Lucent y Luderia.

 

Los clanes que seguían a la casa Lucent fueron absorbidos por la casa Luderia, que tenía el mismo papel de cuidar el Árbol del Mundo.

 

Shin: “¿Este lugar también pertenece a la Luderia?”

Tiera: “Sí, en este momento se utiliza como segunda residencia del clan Luderia, pero solía ser el lugar donde vivíamos. Me lo asignaron porque pensaron que sería más fácil quedarme aquí”.

 

Los antiguos vasallos del clan Lucent estaban reunidos allí en la actualidad.

 

Tiera: “Algunas personas incluso abandonaron sus trabajos para venir aquí... se está volviendo realmente problemático”.

 

Shin se preguntó si eso no se consideraba negligencia del deber.

 

Shin: “¿El clan Luderia no dice nada sobre la situación?”

Tiera: “Por supuesto que lo hacen. ‘Como eres una sacerdotisa, comienza a ayudar con la purificación del Árbol del Mundo’, dijeron. Ese es mi objetivo también, así que no tengo motivos para negarme, pero han surgido muchos otros problemas”.

 

Shin solo sabía que el Árbol del Mundo había comenzado a morir. Tan pronto como llegó a Lanapacea, se enteró de la disputa entre los clanes Luderia y Lucent, pero resultó que había más.

 

Tiera: “Primero, sobre las sacerdotisas con la capacidad de purificar el Árbol del Mundo. Aparte de Lymliss, había una más, pero ella desapareció hace mucho tiempo. Ella nació después de que me fui, pero fue secuestrada, por lo que recientemente Lymliss ha estado trabajando duro en la purificación por sí misma. Una de las razones por las que el Árbol del Mundo se está debilitando es que sus poderes por sí solos no son suficientes para mantenerse al día con la velocidad a la que está muriendo el Árbol del Mundo”.

 

La crisis del Árbol del Mundo era conocida por toda la población de Lanapacea. Incluso si alguien simplemente visitara el pueblo, no lo sabría.

 

Según los elfos que habían inspeccionado el lugar donde fue secuestrada la sacerdotisa desaparecida, había rastros de miasma, por lo que sospechaban que los demonios eran los culpables. Sin embargo, no había otras pistas, por lo que era imposible ir a buscarla.

 

Shibaid: “El Árbol del Mundo limpia este mundo de impurezas. Sin embargo, debido a la disminución de los Árboles del Mundo y al aumento de impurezas, muchos Arboles del Mundo se están contaminando gradualmente. Si Tiera no estuviera aquí, este Árbol del Mundo estaría en grave peligro”.

 

Shibaid agregó que la habilidad de Lymliss como sacerdotisa no fallaba de ninguna manera, pero la contaminación del Árbol del Mundo había avanzado hasta el punto de que no era suficiente.

 

Shibaid: “Esa es una de las razones subyacentes por las cuales algunas personas están presionando firmemente por la resurrección del clan Lucent. La sacerdotisa secuestrada provenía de un clan llamado Lulac, que se suponía debía mantener bajo control al clan Luderia: tenían el papel de cuidador en lugar del clan Lucent. Desde que la sacerdotisa fue secuestrada, su autoridad e influencia se han reducido, así que, como dije antes, ahora la Luderia está al frente.”

 

El clan Lucent había sido absorbido por la Luderia, pero debido al nacimiento de otra sacerdotisa, la situación había vuelto a dos clanes que desempeñaban el papel de cuidador del Árbol del Mundo.

 

El incidente del secuestro, sin embargo, le puso fin. Las cosas serían muy diferentes si Lymliss fuera la que desapareciera, pero la sacerdotisa que fue raptada pertenecía al nuevo clan de cuidadores, Lulac.

 

Debido a esto, la autoridad y la influencia como clan custodio del Árbol del Mundo una vez más se concentró en las manos de Luderia.

 

Tiera: “Dado que la purificación está retrasada, me recibieron en el pueblo, pero como pueden ver, la situación es bastante complicada”.

 

La expresión de Tiera estaba nublada. Debido a la situación, sin embargo, su posición era bastante fuerte. Ella solía ser una sacerdotisa, por lo que sabía lo que tenía que hacer. Sus habilidades también eran muy superiores a las de Lymliss.

 

Fue gracias a Tiera que la situación ahora era algo estable. Era obvio para Luderia solicitar su ayuda.

 

Lymliss: “Lo siento, si no fuera tan incompetente ...”

Tiera: “No se puede evitar, el Árbol del Mundo está en un estado mucho más terrible ahora que cuando estuve aquí. No es algo que una sola persona pueda resolver por sí misma”.

 

Lymliss bajó la vista avergonzada, pero Tiera la defendió. Shin sabía del alcance de los poderes de purificación de Tiera. Si Tiera y otra sacerdotisa apenas podían mantener a raya la contaminación, la situación era realmente grave.

 

Shin: “Ahora veo por qué me llamaste”.

Tiera: “Exactamente. Por favor, estamos en tus manos”.

 

Shin primero tenía que ver el Árbol del Mundo antes de poder decir algo, pero estaba listo para hacer cualquier cosa que pudiera.

 

Shibaid: “Por cierto, Tiera... hay algo más que debes decir, ¿no? Algo muy importante. Deberías hablar ahora”.

Tiera: “Ugh ...! ¡No lo olvidé realmente! Pero quería actuar como si no hubiera sucedido...”

 

La pregunta de Shibaid convirtió la expresión de Tiera en una agria. Si Tiera quería actuar como si no hubiera sucedido, tenía que ser algo serio, así que Shin se preparó para escucharla en serio.

 

Shin: “¿Qué pasó?”

Tiera: “Bueno ... el actual jefe del clan Luderia tiene un hijo, y él ... dice que quiere tomarme como su esposa”.

Shin: “…. ge?”.

 

Completamente sorprendido, Shin solo pudo emitir una especie de gemido. La auto presentación de Schnee como su esposa probablemente también contribuyó.

 

Shin: “¿Planea llevarte con ellos antes de que te conviertas en la figura principal del clan?”

Tiera: “En realidad, parece que ese no es el caso. Cuando regresé aquí tuve la oportunidad de hablar un poco con él, él me propuso matrimonio en ese momento”.

 

Después de la purificación, el hijo del líder del clan con fue con los vasallos de Luderia que venían a acompañar a Lymliss y le propuso matrimonio a Tiera. Tiera agregó que no dijo nada sobre causas como la purificación del Árbol del Mundo o el mundo en general, sino que simplemente la atrajo persistentemente.

 

Shin: “¿De verdad?”

Tiera: “Antes de preguntar, me negué”.

 

Tiera miró a Shin a medias y respondió. Shibaid luego dijo que ella se negó de inmediato, sin siquiera dar tiempo para actuar sorprendida.

 

Tiera: “¿Ya lo conocías?”

 

Shin pensó que una propuesta de matrimonio repentina dejaría a cualquiera sorprendido, por lo que tenía que haber una razón por la cual Tiera no lo estaba.

 

Tiera: “Sí, lo conocía desde que era una sacerdotisa, bueno, él es una especie de amigo de la infancia. Sin embargo, los elfos tienen pocos hijos, así que no es que fuera solo él. Como era la hija del jefe del clan Lucent, debido a costumbres y cosas así ... bueno, sucedieron muchas cosas. En pocas palabras, él es mi amigo de la infancia y exnovio”.

Shin: “Oh, ya veo”.

 

Shin había escuchado que las familias de alto rango solían casarse con sus hijos e hijas para preservar sus relaciones. No era algo que se le pudiera haber ocurrido nunca, pero no era inaudito en el mundo real.

 

No sabía que Tiera era la hija del jefe del clan, pero eso explicaba bien la situación. En ese mundo existían reyes y nobles, así que no era extraño que tales cosas sucedieran también entre los elfos.

 

Shin se preguntó, sin embargo, si estaba bien que los hijos de los dos clanes de guardia diferentes se casaran.

 

Tiera: “Cuando me maldijeron, el plan de matrimonio se disipó, pero ahora que la maldición se fue, ¡actúa como si nada hubiera pasado! ¡Es simplemente horrible!”

 

Tiera recordó la propuesta y su temperamento se encendió de nuevo. Ahora estaba completamente furiosa.

 

Schnee: “Cálmate, Tiera. Tu ira definitivamente está justificada, pero este no es el momento de causar un alboroto”.

Tiera: “S, sí ... lo siento, maestra”.

 

Las palabras de Schnee calmaron a Tiera al instante, como se esperaba de su mentor.

 

Lymliss: “Ehm, hermana Tiera ... ¿cuál es exactamente tu relación con Señorita Yuki?”

Tiera: “Oh, no te lo dije, cierto. Cuando fui expulsada de la aldea, la maestra me rescató. Ella me cuidó hasta que la maldición desapareció. Ella me enseñó no solo habilidades, sino también nuevas formas de pensar, formas de ver las cosas, muchas cosas que no sabía”.

Lymliss: “¡W-wow! ¡Increíble!”

 

Lymliss, que tenía un gran respeto por Tiera, miró a Schnee, la maestra de Tiera, con destellos en los ojos. Su timidez parece desaparecer cuando se vuelve así.

 

Shin: “Por cierto, ¿está bien que la señorita Lymliss esté aquí?”

 

Para ayudar a Schnee, que se sentía incómoda debido a la mirada ardiente de la joven elfo, Shin preguntó por algo que se preguntaba desde su llegada. Después de todo, Lymliss se dirigió a Tiera con el mismo respeto que los criados de Luderia que planearon el renacimiento de Lucent.

 

Lymliss llamó a Tiera “hermana”, pero por su comportamiento todos pensarían que Tiera era de mayor prestigio. Independientemente de los sentimientos de Lymliss, el clan Luderia seguramente no vio la situación positivamente.

 

Tiera: “Normalmente no estaría bien, pero como estamos purificando el Árbol del Mundo juntas, ella viene aquí con el pretexto de que no sería malo para nosotras fortalecer nuestra relación”.

Lymliss: “La hermana Tiera me enseñó cómo una sacerdotisa debe actuar y usar mis habilidades, así que ...”

 

Todo su entusiasmo al mirar a Schnee se desvaneció: frente a Shin, Lymliss perdió todo su impulso. Parecía actuar de manera diferente cuando hablaba con elfos y otras especies, o tal vez no estaba acostumbrada a hablar con hombres.

 

Shin: “Ya veo, ella es tu superior como sacerdotisa entonces”.

Tiera: “Sin embargo, no le enseñé nada especial. La forma en que debe actuar una sacerdotisa, los modales y demás son diferentes en los clanes Lucent y Luderia, y las habilidades de una sacerdotisa se aprenden más a través de la práctica que de la teoría”.

Lymliss: “¡¡Eso no es cierto!! ¡Tu enseñanza es muy fácil de entender!”

Tiera: “¿E-en serio? Bueno, me alegro entonces”.

 

Tiera sucumbió contra el impulso de Lymliss, incluso más fuerte ahora que con Schnee.

 

Tiera: “De todos modos, ¿no sería malo si no regresas ahora? No están muy contentos con tu presencia aquí, ¿verdad?”

Lymliss: “Pero…”

Tiera: “No te preocupes, podremos vernos pronto”.

 

Empujada por la sonrisa de Tiera, Lymliss regresó a la casa principal del clan Luderia. Su escolta la estaba esperando en otra habitación.

 

Shin: “Es un desastre, más de lo que esperaba”.

Tiera: “Si... era demasiado para escribirlo en una carta, no sabía por dónde comenzar ...”

 

Menos tensa ahora que Lymliss se había ido, Tiera parecía bastante cansada.

 

Tiera: “Al principio, solo estaba preocupada de si podía visitar la tumba de mi madre o no. Pero el aura del Árbol del Mundo era totalmente diferente a la anterior, así que no podía dejarlo solo. La pobre Lymliss estaba realmente demacrada cuando llegué”.

 

El Árbol del Mundo siempre está protegido por guerreros élficos, por lo que normalmente no es posible acercarse a él. Sin embargo, gracias a las habilidades y el equipo de Shibaid, lograron acercarse lo suficiente como para inspeccionarlo. Sin embargo, dado que Shibaid no conocía muchas habilidades de ocultamiento, le había llevado un tiempo considerable hacerlo.

 

Cuando finalmente lograron entrar, encontraron a Lymliss, al borde del colapso por usar demasiada fuerza para purificar el Árbol del Mundo.

 

Tiera: “Llevamos a Lymliss de regreso y le preguntamos qué estaba pasando. Ella se acordaba de mí, así que no nos trataron como intrusos. Luego revelé quién era oficialmente, y aquí estamos”.

Shin: “Aquí estás, admirada como sacerdotisa y convirtiéndose en el gatillo de una pelea ...”

Tiera: “No lo digas así, por favor. Tan pronto como se cure el Árbol del Mundo, planeo dejar este lugar”.

 

Lanapacea era la ciudad natal de Tiera, pero no tenía intención de quedarse allí.

 

Shin: “Está bien, ahora sé cómo te sientes. Lo siguiente es el Árbol del Mundo, ¿su condición es tan mala?”

Tiera: “Creo que, si no hubiera vuelto, sería cuestión de tiempo hasta que se secara por completo. Nunca lo he visto en un estado tan lamentable”.

 

Parte del tronco había perdido todo brillo, como si estuviera seco, y había comenzado a cambiar de color. Tiera dijo que durante el tiempo que fue sacerdotisa, nunca había sido así.

 

Tiera: “Es realmente extraño. Aprendí sobre el Árbol del Mundo de la sacerdotisa de la generación anterior, pero nadie dijo nada sobre ese fenómeno. Si algo le sucediera al Árbol del Mundo, seguramente lo registrarían para las generaciones futuras ... También le pregunté a Lymliss, pero ella dijo que nunca se enteró de algo así. Probablemente nunca haya sucedido antes”.

 

Tiera dijo que, según el conocimiento de los elfos, la única contramedida disponible era purificar el Árbol del Mundo.

 

Shibaid: “Parte del Árbol del Mundo se secó y cayó al suelo, así que lo recuperamos”.

 

Shibaid luego sacó dos cartas de artículos y las materializó. Uno era una placa de oricalco, el otro el fragmento del Árbol del Mundo que mencionó.

 

Probablemente fue parte de la corteza del Árbol del Mundo. Colocado en la placa de oricalco, tenía un color apagado y enfermizo.

 

Shin: “Esto es realmente malo ...”

 

Shin estaba casi sin palabras. En el juego hubo una búsqueda de rescate que implicó curar Árboles del Mundo enfermos, pero recordó que nunca estaban en un estado tan horrible.

 

Shin: “Esto es miasma...? No, se siente como el aura de un demonio, pero también es diferente”.

 

En la era del juego, los árboles del mundo afectados estaban envueltos en un efecto visual de aura oscura, pero ahora que el juego se había convertido en realidad, podía sentir el aura del fragmento. Era un aura similar a los muchos tipos de “presencia nociva” que Shin había sentido en este mundo, pero también era diferente de cada uno de ellos. Solo se podría definir como impureza.

 

Shin: “¿Vuelve a la normalidad después de purificarlo?”

Tiera: “Depende del estado. Si se pone así, todo lo que podemos hacer es cortar la parte contaminada. Tal vez tu estarías bien, pero un elfo promedio estará confinado en la cama durante días después de tocarlo un poco. Algunos incluso se paralizan o confunden”.

 

Tiera dijo que quien lo tocó se vio afectado por graves efectos de estado. El fragmento había sido recuperado por guerreros elfos, bajo la supervisión de la sacerdotisa. Durante el proceso, uno de ellos lo tocó por error.

 

Incluso los guerreros entrenados, con niveles mucho más altos que los elfos regulares, no podían soportar sus efectos.

 

No había Elegidos entre los afectados, por lo que no sabían si la impureza afectaría también a los Elegidos.

 

Shin: “Simplemente lo tocaron y ya no podían moverse ... ¿es diferente de la parálisis?”

Tiera: “La parálisis es la normal, simplemente no se pueden mover. Pero también pierden toda su energía. Le pedí a Shibaid que revisara, y parece que, ¿cómo lo llamas? ¿HP y MP? Ambos estaban en rojo”.

Shibaid: “De hecho, creo que les robó su fuerza vital o la absorbieron”.

 

Shibaid agregó su hipótesis para complementar las palabras de Tiera.

 

Shin: “Entonces podemos intentar resolver el problema con habilidades. La corteza del Árbol del Mundo se trata como un material, por lo que podría decirnos algo”.

 

Todos los trabajos de tipo creación tenían una habilidad en común, [Analyze Material], que podía contar toda la información relacionada con la creación del material analizado. Si se usa, la ventana de explicación del artículo enumera cuándo se usó ese material en el proceso de creación y qué efectos tendría en el producto terminado.

 

Por ejemplo, si se usa en hierbas medicinales, indica que es mejor cortarlas en trozos pequeños y que aumentan los efectos del producto terminado. Sin embargo, dicha información a menudo era vaga, por lo que todavía era necesario un extenso proceso de prueba y error. Sin embargo, fueron consejos útiles para la elaboración efectiva de artículos.

 

Shin estaba pensando que no usaría esa corteza del Árbol del Mundo como material mientras activaba la habilidad. La información se le mostró en una ventana semitransparente.

 

Shin: “Ah, no está bien”.

Tiera: “¿Qué quieres decir?”

Shin: “Está buggeado... quiero decir, es un desastre sin sentido. La información probablemente fue arruinada por la impureza”.

 

Shin miró la información mostrada, luego levantó los brazos en señal de rendición. Había letras, números y símbolos no relacionados mezclados en él, haciéndolo ilegible. Las partes apenas legibles parecían describir la corteza original del Árbol del Mundo.

 

Shin: “Nada que ver aquí. Supongo que incluso si se usara para crear algo, ni siquiera funcionaría”.

Tiera: “Esperaba que pudiéramos descubrir algo, pero supongo que no será tan fácil”.

Shin: “No se puede evitar, habríamos tenido suerte si hubiera funcionado”.

 

Por si acaso, Shin intentó usar todo tipo de objetos y habilidades de curación de estado en el fragmento de corteza de Árbol del Mundo. Mientras lo hacía, la parte descolorida recuperó gradualmente su color original. Cuando Shin y Tiera lo purificaron, los efectos fueron claramente visibles. Como podrían haber esperado, Tiera tuvo un efecto mayor.

 

Tiera: “Esto es extraño... Traté de purificarlo cuando lo recuperamos, pero no tuvo tanto efecto”.

Shin: “Tal vez es porque ahora está separado del Árbol del Mundo. Supongo que el Árbol del Mundo estaba actuando como una fuente de impureza”.

 

La impureza del mundo entero se reunió en los Árboles del Mundo. Shin pensó que sería difícil purificarlo por completo.

 

Tiera: “Ya veo ... no es de extrañar. Lymliss y yo nunca podríamos purificar el mundo entero después de todo”.

Shibaid: “... ¿podría ser que ... no podemos hacer nada?”

Shin: “No, solo enumero las posibilidades. Que yo sepa, no es posible aniquilar completamente la impureza. Pero debería ser posible borrar suficiente impureza para que el Árbol del Mundo pueda purificarlo por sí mismo o aumentar sus habilidades de purificación”.

 

En un evento pasado, Shin había establecido dispositivos para aumentar la purificación y creado nutrientes específicos para los Árboles del Mundo. El problema era cuán diferente era el aumento de la impureza entre la era del juego y ahora. Podía pensar en posibles contramedidas, pero había muchos factores desconocidos en el juego, por lo que no podía garantizar que fueran efectivos.

 

Tiera: “Sin embargo, no podemos quedarnos sin hacer nada. En primer lugar, obtendré permiso para que puedas ingresar al área del Árbol del Mundo para inspeccionarlo”.

 

No los dejarían pasar simplemente porque eran conocidos de una sacerdotisa.

 

Schnee: “Si resulta necesario, podemos usar mi nombre real. También soy un elfo y, después de todo, soy bastante conocida”.

Shibaid: “En ese caso, yo también lo haré”.

Schnee: “No, Shibaid, después de todo solías ser el monarca de otro país. Pueden volverse innecesariamente sospechosos. Yo iré sola primero”.

Shibaid: “Hmm, de hecho, tienes razón”.

 

Shibaid asintió a Schnee. En la actualidad, él era simplemente un aventurero, pero todavía era ampliamente conocido como el emperador Shibaid del imperio dragón de Kilmont.

 

Incluso si ya no estaba relacionado con Kilmont, si su identidad se conocía no solo al clan Luderia, sino también al rey de Lanapacea se vería obligado a hacer un movimiento.

 

Tiera: “No es que las noticias de tu verdadera identidad no causen revuelo, maestra”.

Shibaid: “Cierto. Apuesto a que, después de todo, no hay un elfo que no conozca a Schnee”.

 

Shibaid asintió, pero Tiera y Shin comentaron que la fama de Schnee tampoco debía ser subestimada. Era conocida entre la realeza de varios países, por lo que era un eufemismo definirla como “bastante conocida”.

 

Schnee: “Sin embargo, no pertenezco a un país específico, por lo que podríamos decir que me preocupa el Árbol del Mundo”.

Tiera: “Dudo que se nieguen, pero el jefe del clan actual es una persona muy terca”.

 

Tiera expresó su preocupación y Shin no pudo evitar preguntarse si esa persona era apta para ser el líder del clan.