Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 163: Bestificiación




Manual




El joven teriantropo que se quitó el abrigo con una capucha, Procyon.

Ese joven poseía un cabello plateado que brillaba a la luz del sol y ojos de un azul profundo como el océano.

 

Kuon: “¿Un lobo……?”

Procyon: “Eso es correcto. Mi familia se la Tribu del Lobo de Plata”.

 

Cuando Kuon murmuró eso yendo por sus orejas de perro y su atmósfera afilada, Procyon hizo un pequeño asentimiento.

 

Tamamo: “¡Hohoh!”

Kuon: “¿Tamamo?”

 

Habiendo filtrado una voz que parecía interesada al escuchar de la Tribu del Lobo de Plata, Tamamo miró a Kuon.

 

Tamamo: “Hablando de la Tribu del Lobo de Plata, escuché que se extinguieron hace varios cientos de años, pero... parece que no se pueden creer en los rumores”.

Procyon: “No hay una gran diferencia. En este momento, soy el único que queda, después de todo”.

 

Procyon dijo eso, y luego sacó la lanza que fue introducida en el anillo.

 

Procyon: “Ahora, entonces...... Vamos a terminar la charla ociosa aquí. Ya es hora de que nos pongamos en marcha”.

 

Después de girar su lanza varias veces, Procyon apuntó la punta hacia Kuon, preparando su lanza.

Kuon preparó su Katana negra para que pudiera luchar en cualquier momento.

 

Procyon: “──HAAAAAaahh!!”

 

Una voz baja que sonaba como un gemido fue emitida desde Procyon.

Habiendo sido liberada una enorme sed de sangre, sacudió la atmósfera y una sensación de hormigueo se transmitió a la piel de Kuon.

 

Procyon: “AAAAAAAahh!!”

 

El espíritu de lucha rojo se desbordó del cuerpo del joven muchacho de plata, y

 

“──── !!”

 

En el siguiente instante, explotó.

Con el explosivo espíritu de lucha enfurecido como una tempestad, Kuon, quien se enfrentaba a él, quedó impresionada.

 

Kuon; “Lo siento, Tamamo.”

Tamamo: “No te preocupes, Kuon....... Sin embargo, esto es......”

 

Tamamo apoyó la espalda de Kuon cuando ella fue arrastrada.

Kuon le había dado las gracias a Tamamo, pero el interés de Tamamo se dirigió hacia Procyon.

 

Procyon: “…… Esta es mi carta de triunfo, ‘Bestificiación’”.

 

Lo que estaba allí era, como si un lobo y un humano se juntaran y se dividieran en dos, la forma irregular de un hombre lobo.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Tre: “Que rallos es eso”.

 

Después de ver lo que una vez fue un joven chico en la cima del anillo de la arena, Tre dijo eso sin querer.

Tenía el pelo plateado, un gran cuerpo de unos dos metros y la cara de un lobo.

Era una apariencia muy diferente de su apariencia anterior, y se parecía a la de un monstruo.

                                

Yuu: “……Bestificiación”.

Bernadette: “¿Bestificiación’?”

 

Cuando Yuu dijo eso mientras miraba el anillo con una expresión seria, Bernadette inclinó la cabeza.

 

Yuu: “Es algo que cualquiera podría alcanzar si fuera un teriantropo....... Pero se dice que solo una parte, solo un pequeño número de teriantropos han podido alcanzarla, una forma de transformación....... Eso es lo que había oído”.

 

Yuu se cruzó de brazos y dejó escapar un pequeño suspiro.

 

Yuu: “Procyon…… Tú, así que te has vuelto lo suficientemente fuerte como para rivalizar con tu hermano mayor.”

 

 

•••••••••••••••

 

 

Kuon: “……”

 

Kuon apretó instintivamente los dientes hasta el punto de casi romperse.

Era porque sus piernas temblaban por el espíritu que se emitía de esa figura que era como una fusión de bestia y hombre.

Haciendo que sus temblorosas piernas se levantaran por la fuerza, Kuon agarró con fuerza la empuñadura de su Katana negra.

 

Procyon: “En este estado, he puesto todo en solo capacidad física, y puedo superar incluso a Shishou... puedo superar incluso a Yashiro-san”.

 

Un paso, el hombre lobo dio un paso adelante.

 

Procyon: “Y también……Brazos Divinos”

 

Una delgada película de luz cubría el hombre lobo, Procyon.

Magia que fortalece la habilidad física, Brazos Divinos.

Fue el fortalecimiento de la magia lo que no solo fortaleció las habilidades, sino que también sirvió para que la capa de la luz actuara como una barrera.

 

Procyon: “Con esto, he obtenido suficiente fuerza para poder golpear a un Demonio de clase Comandante hasta la muerte con mis propias manos”.

 

Un paso más, y en el momento en que Procyon dio un paso adelante, Kuon usó a Shukuchi hacia Procyon y se acercó a él.

 

Procyon: “…!!”

 

Ella fue intimidada, por esa presencia demasiado fuerte.

Por eso, más rápido que su propia voluntad, su cuerpo se movía.

Diciéndole que no tenía oportunidad de ganar si dejaba de moverse.

Con una velocidad instantánea más rápida que un parpadeo, Kuon se acercó a Procyon.

Mientras mantenía la velocidad de Shukuchi, Kuon balanceó su Katana negra.

 

Procyon: “Para ti, el hecho de que seas el discípulo de Shishou se convertirá en un peso”.

Kuon; “…!”

 

Al mismo tiempo que escuchó esa voz que venía detrás de ella, Kuon reflexivamente tomó algo de distancia mientras se daba vuelta.

 

Kuon: “…… Q, ¿qué quieres decir con eso ……?”

Procyon: “Es justo como lo dije. ...... Ciertamente eres fuerte. Sin embargo, eso es todo lo que tienes, fuerza──”

Kuon: “¿¡Guuh!?!

 

En el momento después de que Procyon desapareció de la vista de Kuon, un fuerte impacto atravesó el flanco de Kuon.

Mientras alzaba su voz con dolor, Kuon fue arrastrada como una pelota que fue lanzada y rodó sobre el anillo.

 

Kuon: “¡Ah, gah──!”

 

Afortunadamente, sus huesos no se rompieron. Pero, el dolor se extendió internamente.

El dolor sordo dominó su cabeza y le robó los pensamientos.

 

Tamamo: “¡¡Kuon!! ¡¿Maldito pequeño moco──?!

 

Tamamo fulminó con la mirada a Procyon, y cuando ella estaba a punto de hacer una señal con sus dedos, Procyon le disparó su lanza.

Habiendo sido disparado a una velocidad más rápida que la velocidad de reacción de Tamamo, perforó el cuerpo de Tamamo y cosió el cuerpo de Tamamo en el anillo.

 

Tamamo: “, qu, qué error.......”

 

Mientras miraba con odio a Procyon, Tamamo volvió a la espada corta.

El sonido de la espada corta cayendo penetró el silencio y resonó en la arena.

 

Procyon: “Eventualmente, te volverás fuerte. Pero para cuando te vuelvas fuerte, Shishou seguramente ya habrá sido arrastrado a innumerables conflictos. ...... Él es ese tipo de persona”.

 

Con una sonrisa amarga, Procyon volvió su mirada hacia los asientos del público.

Al final de su mirada, Yuu estaba allí.

 

Procyon: “Te convertirás en una carga para Shishou, y la existencia de Shishou te traerá peligro”.

 

En su forma de hombre lobo, Procyon cambió gradualmente su apariencia y regreso a su forma original.

 

Procyon: “Asegúrate de pensarlo bien....... Si solo lo admiras, solo te convertirás en un obstáculo en el camino que Shishou va a seguir”.

 

Habiendo vuelto completamente a su forma original, Procyon dijo que luego levantó una mano.

 

Procyon: “Me rindo.”

 

Aunque esa voz había llegado a los asientos de la audiencia, la audiencia no levantó ninguna voz de entusiasmo salvaje, y el encuentro terminó en silencio.