Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 47: En aquel tiempo en la edad moderna ②.




Manual




Gyokuryuki.

 

Un festival de espadachines que se realiza todos los años en verano.

 

Se compone de la división de preparatoria y división general.

 

De un vistazo pudiera parecer que tiene reglas irrazonables y, en realidad, tiene reglas irrazonables, pero esta es una tradición que ha continuado hasta la edad moderna. Es ese tipo de competición de kendo.

 

Por cierto, si miras al pasado, en realidad era una competencia de kenjutsu, pero por alguna razón, los detalles de esos tiempos se registraron de manera vaga, por lo que no se pudieron encontrar problemas y, desde el momento el que se cambió a una competencia de kendo, fue considerada como la primera competencia Gyokuryuki.

 

Este año, estuvo en su edición número 150.

 

Fue creada por idealistas imperiales y ha logrado atraer a competidores de clase mundial que representan a Japón, y no se interrumpido ningún año, lo que atestigua la temible dedicación que tiene con sus predecesores, o tal vez su propia pasión.

 

O tal vez las existencias llamadas espadachines en realidad poseen bastante poder político en esta nación desde el pasado hasta ahora, pero eso no se ve en la parte frontal de este gran evento abierto donde se reúnen espadachines de toda la nación.

 

“... Es kendo, así que no hay duda de que ese tipo de cosas sería mejor”.

 

El murmullo del hombre tenía un tono de resignación, así como una ligera tristeza mezclada.

 

Hay más de 2,000 equipos y el calendario apenas puede ponerse al día.

 

Los encuentros individuales fueron finalmente desechados el año pasado.

 

La regla de que las mujeres puedan participar en la división de varones hace mucho que desapareció.

 

Para este hombre que había ganado el primer lugar dos veces seguidas en un momento en el que era una competencia caótica en la que todo se vale, debe haber cosas con las que simplemente no puede estar de acuerdo.

 

“Aunque la lista de los viejos nunca cambia... esta podría ser la última vez que vengo aquí a ver”.

 

Este hombre, que todavía utiliza una Katana en la era moderna para su propósito original, es sin duda una existencia anormal.

 

Su nombre es Ishido Genichi.

 

El hombre que ganó el Gyokuryuki en su segundo y tercer año de preparatoria y luego desapareció del mundo del kendo.

 

Pero bueno, no es como si hubiera cortado todas sus conexiones con él. Todavía mantiene una conexión profunda con el mundo de la espada.

 

Genichi: “Es hora, eh. En estos pocos años, no ha habido nada interesante. ¿Hm?”

“¡Sensei! Ibuki-san dice que quiere saludarlo...”

Genichi: “Ah, está bien”.

“También…”

Genichi: “¿Qué?”

 

El discípulo que Ishido trajo corrió hacia él a toda velocidad y le dice lo que tenía que hacer, pero luego, murmuró como si tuviera dificultades para seguir hablando.

 

“En este momento, los estudiantes de preparatoria están en sus vacaciones de verano, así que uhm... creo que sería una buena idea ir a Nakatsuhara para el entrenamiento después de que haya terminado su saludo”.

Genichi: “Nakatsuhara? La ciudad donde viven Natsu y Makoto, eh. ¿Entrenar? ¿Entrenar a quién?”

 

Al escuchar el nombre de la ciudad, pronunció el nombre de los dos amigos que inmediatamente aparecieron en su mente.

 

Pero, qué raro. Por lo que recuerda, ninguno de ellos es discípulo suyo.

 

Intentó reclutar al chico llamado Makoto, pero solo le ha enseñado a balancear la espada.

 

No hay duda de que está interesado en su crecimiento, pero no hay un asunto urgente que lo haga  apresure a ir allí desde Kyushu.

 

Al ver el estado de su maestro, el discípulo dejo escapar un largo suspiro.

 

“Se trata de Otonashi, Sensei. Sahara-san y Yuki-san la presentaron después del Gokuryuki  del año pasado”.

Genichi: “¿Otonashi? La competición del año pasado, dices...”

 

“¿No la hiciste tu discípulo bajo la introducción de esas dos? Desde entonces, ella ha sido bastante apasionada al entrenar en los lugares a los que va, ¿sabes?”

Genichi: “Fue una petición, eh. Ese tipo de cosas no permanecen en mis recuerdos por alguna razón. Pero incluso si no lo hago yo personalmente, ustedes deberían poder entrenarla por el momento, ¿verdad?”

“Nos pidieron que Ishido-sensei la entrenara al menos una vez personalmente. Ella es verdaderamente una chica celosa. Es raro encontrar ese tipo de persona hoy en día. También se le pido a Sensei, por favor...”

Genichi: “—Ah, esa chica, eh. Ella tuvo varias victorias consecutivas como vice-capitán”.

 

Parece que Genichi finalmente recordó a Otonashi, habló sobre los encuentros en los que participo.

 

El discípulo asiente como si estuviera aliviado.

 

“¡Así es! El capitán también tenía bastante habilidad, pero creo que Otonashi estaba muy por encima de todos en la competencia, incluidos los hombres. En ese momento, la escuela preparatoria de Nakatsuhara era el ojo de la tormenta”.

 

Por cierto, este año, Otonashi Hibiki no participó.

 

La escuela preparatoria Nakatsuhara terminó en el cuarto lugar.

 

No llegaron a las finales como en el último torneo, pero fue un resultado bastante bueno.

 

Genichi: “Bueno, ella tenía talento.”

“… No lo digo por favoritismo, pero su potencial estaba una cabeza por encima de los demás. Es cierto que no le fue muy bien en las finales debido al agotamiento que causaron los encuentros continuos, pero su oponente también era bastante fuerte. Incluso en los estándares de las mujeres”.

 

Otonashi había estado fascinada por la esgrima de Ishido. Ella se volvió extremadamente diligente y tomó todo el entrenamiento que pudo.

 

Ella obtuvo también una alta evaluación del mejor alumno de Ishido.

 

“No hay quejas con respecto a su actitud”, es lo que su discípulo estaba tratando de decir en su expresión.

 

Genichi: “Tu ojo para la gente es malo”.

“Eh?”

Genichi: “Esa fue una espada balanceada por la regla que dicta lo establecido. Deberías haber podido ver claramente eso en los preliminares y las finales”.

“... Incluso si me dices eso...”

Genichi: “Ese tipo de personas que mueven su espada con ese tipo de actitud son aburridas. Especialmente en las finales. Si fuera una persona que diera todo en esas circunstancias, no importa si hubiera sido un hombre o una mujer, yo personalmente habría ido allí para reclutarlos”.

Genichi: (Esa chica parece ser experta en sobrevivir en el mundo. Probablemente del mismo corte que el viejo Ibuki. Uf, no, no. En ese momento... fue agradable hasta el momento en que ella se defendió adecuadamente, incluso cuando sabía que la oponente era media cabeza mejor que ella, pero en el momento en que vio que era una diferencia que podía llenarse en unos pocos meses, parecía haber perdido todo interés y me da la impresión de que perdido a propósito. Tal vez no le guste sobresalir demasiado, o podría ser porque algo sucedió dentro del club; lo que sea que fuere, esa actitud fría no se interesa por la victoria a través de la espada. Dejando de lado su talento, es aburrida como espadachín.)

 

“De ninguna manera... Aunque ella sea aburrida o no, su talento es verdadero”.

Genichi: “¡Lo entiendo, caramba! Solo tengo que ir a ese lugar Nakatsuhara y entrenar a esa Oto... Oto-chan, ¿verdad?”

 

Se podría decir que esta es una forma del favoritismo de Genichi.

 

De lo que habla es del tipo de sujetos que aprenden el camino de la espada mientras tienen una pistola en el bolsillo para emergencias. Siempre estarían atentos a las balas, y tratarían activamente evitar balancear sus armas.

 

‘Simplemente están puliendo su espada solo como un medio’.

 

Es por eso que no estan interesados ​​en ganar o perder.

 

Y en realidad, en la final del año pasado, cuando perdió en la final, sus oponentes gritaron de victoria y se alegraron, pero Hibiki simplemente sonrió a sus camaradas como si sintiera pena y se disculpó con ellos.

 

Ella no se sintió frustrada ni un poco, y mostró algunas lágrimas por el segundo lugar simplemente para que coincidiera con su entorno. Ella parecía ser solo una falsificación.

 

“Sensei... En mi opinión, el que no entiendo es ese tipo Makoto en su lugar. Ese tipo ni siquiera practica kendo”.

 

Por alguna razón, su discípulo dio su opinión personal sobre el chico que le interesaba a su maestro.

 

Es cierto que, en términos de talento de espada, es una persona normal en comparación con Otonashi Hibiki. No hay sorpresa en eso.

 

Genichi: “¿No puedes entender lo interesante de ese tipo? Hmm, es de esperarse. Ahora bien, si vamos a Nakatsuhara, terminemos los saludos rápidamente”.

“…Por favor, hágalo. Ibuki-san y algunos otros están esperando en la sala de espera B mientras conversan”.

Genichi: “Ibuki... Ibuki, eh. Ese viejo youkai también es de Nakatsuhara, cierto. ¿Por qué tenemos que ir a esa guarida de ladrones?”

“¡Porque son patrocinadores que están contribuyendo enormemente en la sociedad de kendo! Déjame decirte esto, ¡no sé por qué Ishido-sensei intenta morder la mano de personas que son prácticamente la representación misma de la piedad filial! ¡Hay un límite para ser rebelde!”

Genichi: “…Cierto. Eres una buena persona”.

“??”

Genichi: “Esta puede ser una buena oportunidad. ¿Qué te parece? Puedo hablarlo con el Viejo, quiero decir, con Ibuki, entonces, ¿qué tal si intentas abrir tu propio dojo? Bueno, en estamos en aquella era, sin embargo, será principalmente una clase de kendo”.

“?! ¡¿De Verdad?!”

 

Él no tiene ninguna insatisfacción en su posición actual de ser el discípulo de Ishido.

 

Pero a medida que acumulaba entrenamiento, comenzó a pensar en su destino como espadachín.

 

Hubo algunos dentro de sus mayores que podrían trabajar como mercenarios, y algunos que funcionaron como instructores que enseñan a los soldados el combate cuerpo a cuerpo.

 

Ambos son trabajos que requieren estar en el extranjero.

 

Por otro lado, la mayoría establece dojos en sus países o ciudades.

 

Existe una diferencia en el equilibrio entre el kendo y el kenjutsu según el lugar, pero ya que tiene un poco más de treinta años, últimamente ha estado pensando en querer establecerse en la posición de ser el dueño de un dojo de kendo.

 

Sabe que no está en condiciones de moverse en campos de batalla como su maestro.

 

Ishido no obliga a sus discípulos a tomar un camino predeterminado en su espada.

 

Él deja que sus discípulos decidan su posición sobre su espada ellos mismos, y su posición hacia los demás.

 

Si piden consejo, él responde, pero, por ejemplo, en el caso de este hombre, Ishido no iría a predicarle sobre la exaltación del campo de batalla y la pelea con personas, y también la felicidad de vencer a la muerte.

 

Genichi: (En términos de habilidad con la espada, este tipo estaría entre los cinco mejores discípulos más talentosos que he tenido, pero... si se habla de asesinar personas, es mucho más adecuado para criar a las próximas generaciones de espadachines. No es adecuado para estar en el mundo del engaño o ser engañado donde se encuentra el anciano Ibuki.)

Genichi: “Pronto conseguiré trabajo en el extranjero. No sería capaz de disculparme lo suficiente con tus padres si te golpeara una bala perdida al hacer que me acompañes. Eres lo suficientemente fuerte para portar el nombre de Ishido. Además, pasaremos por Osaka de camino a Nakatsuhara”.

“¿Osaka? Sí.”

 

Es cierto que pasarán por Osaka en el camino.

 

Ellos planean usar los ferrocarriles para viajar después de todo.

 

Genichi: “En realidad, se habla de querer hacer un dojo en Osaka. Además, con bastante buenas condiciones”.

“...”

Genichi: “Pero no hay prisa aquí. Si recuerdo correctamente... eres de Niigata, ¿verdad?”

“Sí.”

Genichi: “Entonces piensa a partir de ahora donde quieres tener tu dojo. Pues bien, vamos”.

 

•••••••••••••••

 

“¡Hoh, así que finalmente te volverás independiente! ¡Esto es algo para celebrar!”

“¡S-sí, muchas gracias! Esto fue algo que mi maestro de repente me dijo hace unos momentos, sin embargo...”

“¿Hace unos momentos? ¿Lo que significa que, aparte de ustedes dos, le han concedido a este anciano el honor de ser el primero en escuchar esta noticia?”

Genichi: “Sí, así es como es. Y así, estaba pensando en si será en Osaka o en su tierra natal, o quién sabe, en otro lugar que le guste. Después, colgar el letrero de Ishido. Y si es posible, me gustaría que nos dieras un regalo de celebración”.

“¡Sensei!!”

“Jajaja, una bola recta como siempre”.

 

Una voz fuerte y alegre reverbera.

 

En el punto de atención, está Ishido Genichi y su discípulo, y también está el patrocinador más grande de Gyokuryuki, Ibuki Kaname.

 

La familia Ibuki ni siquiera proviene de Kyushu, pero apoyan en gran medida el kendo y su crecimiento, y en la sociedad del kendo, prácticamente no hay nadie que no sepa su nombre.

 

Kaname: “Bueno, bueno, felicitaciones. ¡El discípulo número uno de Ishido Genichi, Tanaka Yoshimi! ¡Si eres tú, podrás tener éxito sin importar el lugar! Bien, ¿qué hay de elegir a Nakatsuhara como el lugar para abrir el dojo?”

Tanaka: “Ah, pensar que Ibuki-san sabría el nombre de alguien como yo... Estoy conmovido. Solo que, sobre el lugar del dojo, estoy pensando en abrirlo en mi tierra natal”.

Kaname: “... Umu, si recuerdo bien, Tanaka-kun es de Niigata, Nagaoka, ¿verdad? Como una tierra designada por el gobierno, Niigata destaca, pero no se preocupe, la prefectura de Niigata se desborda con singularidad. ¡Nagaoka también es un lugar espléndido!”

 

Es cierto que el pueblo del discípulo de Ishido, Tanaka, es Nagaoka en la prefectura de Niigata.

 

Pero no es como si se hubieran conocido muchas veces en el pasado y, sin embargo, Ibuki conocía sus antecedentes de una manera verdaderamente detallada.

 

La conversación floreció cuando el tema se trasladó a Nagaoka.

 

Tanaka fue engatusado por este individuo llamado Ibuki incluso más que antes, y con solo unas pocas palabras, comenzó a pensar que no sería una mala idea tener un dojo en Nakatsuhara en lugar de su propia ciudad.

 

... Verdaderamente sagaz.

 

Genichi: (Este anciano, una y otra vez. Atacando a la gente en un instante. Tanaka no es adecuado para ser un asesino. No ha tocado los hilos de este anciano, por lo que no verá su cara oculta, pero el viejo iría muy lejos solo por el hecho de que es mi discípulo después de todo. No importa cuántas veces lo haga, no puedo solo apartarlo. Es una persona problemática, en serio).

 

Ishido mira la cara de Kaname que parece como si estuviera realmente feliz desde el fondo de su corazón.

 

Tiene una vaga idea de lo que ocurrirá después de esto.

 

Él dirá cosas como: “déjame la búsqueda de un terreno” y “un amigo le hará publicidad a tu lugar” como si no fuera un gran problema.

 

Y él lo maneja suavemente.

 

Como resultado de que este anciano llamado Ibuki Kaname este nadando espléndidamente en el mundo económico, la familia Ibuki, que era simplemente una familia rica local, se había convertido en uno de los activos más destacados de Japón después de que Kaname tomara el timón.

 

Esa influencia sonó a través de toda la nación.

 

También continuamente distribuye abundantemente dinero para cosas como deportes, actividades culturales y proyectos de caridad, mientras dice cosas humildes y aumenta sus propias acciones.

 

Genichi: (A pesar de que debería estar cerca de los 80, todavía tiene una voz que suena claramente y puede hablar muy bien. ¿No entienden que está esparciendo dinero aquí y allá porque se está beneficiando aún más? ¿Piensa un poco acerca de cómo obtiene esa cantidad absurda de dinero?)

 

Ishido se sintió agotado al ver que el nombre de Ibuki crecía rápidamente en las industrias en las que está conectado.

 

No hay forma de que Ibuki sea un alma pura y amable.

 

La representación de la piedad filial, un aficionado; De ninguna manera ese es el caso.

 

Ibuki Kaname es un youkai.

 

Un youkai legítimo que logró luchar y superar a los políticos en la era de Showa.

 

Y sin embargo, Tanaka y las muchas personas blandas cantan alabanzas sobre lo amable que es.

 

Ishido quiso suspirar.

 

Tanaka: “Pero es una sorpresa. Ibuki-san está bien informado de Niigata, eh”.

Kaname: “Es simplemente por relatos de boca en boca. En mi época, había un gran político al que llamaban Anciano con el que estaba involucrado y, naturalmente, tenía que ir allí varias veces. Aah, qué nostálgico. ¿Saben los jóvenes sobre la explosión de la cordillera Mikuni?”

Tanaka: “¡Sí, por supuesto!”

Kaname: “En el presente, se ha convertido en una historia más divertida, pero en realidad era una persona muy interesante. Yoshimi-kun, tu apellido es Tanaka, así que quizás estés relacionado”.

Tanaka: “¡No para nada! ¡Solo soy un Tanaka más!”

Kaname: “Ahahaha...”

 

Logró ir naturalmente y llamarlo por su nombre de una manera verdaderamente suave a medida que la conversación de los dos continuaba.

 

Ishido simplemente respondió con gestos a veces.

 

Genichi: (En realidad, tú fuiste quien hizo volar una colina en Brasil y dejó a los garimpeiros hechos jirones. O más bien, mi discípulo, si la conversación te sigue tragando, terminarás siendo presionado con una esposa también ¿sabes?)

 

Genichi recordó una obra pasada de Ibuki Kaname.

 

Decidió pedirle al Ibuki youkai alguna asistencia concreta antes de que su discípulo sea tragado aún más que esto.

 

Y justo cuando estaba a punto de hablar.

 

Kaname: “Yoshimi-kun, este fue realmente un momento divertido. Gracias por acompañar a este viejo. Y así, este puede ser un tema rudo para un hombre que está tratando de tomar un camino por su cuenta, pero...”

Tanaka: “¿Eh?”

Kaname: “Me has agradado mucho. También estoy increíblemente en deuda con tu maestro, Genichi-kun. Y, he oído que usted fue principalmente quien entrenó a Hibiki-chan”.

Tanaka: “Hibi... ah, Otonashi?”

Kaname: “Por eso... ¿qué tal si me dejas todos los asuntos de tu dojo? Por supuesto, me ocuparé del terreno, el establecimiento y un lugar para que usted también viva. Y también te agradecería que me permitieras el anuncio de tu dojo también”.

Genichi: “Queee…”

 

El que filtró su voz inconscientemente fue Ishido.

 

El contenido de su asistencia es mejor de lo habitual.

 

Kaname quiere a Tanaka Yoshimi como su protegido porque él es el discípulo de Ishido, por lo que es totalmente diferente de cuestiones como trabajar como asesino.

 

Sin siquiera intentar ocultarlo, sacó una buena oferta, lo que naturalmente hizo que Ishido fuera cauteloso, ya que el que hace la oferta es alguien con quien no puedes bajar la guardia.

 

El mismo Tanaka había perdido la capacidad de hablar debido a lo grande que era el asunto.

 

Era como si él estuviera diciendo “Me ocuparé de todo en tu vida en Niigata”.

 

Combinado con la sorpresa traída por la mención de Otonashi Hibiki, Tanaka se había convertido en un espantapájaros que solo podía permanecer en su lugar distraídamente.

 

Kaname: “¿Qué pasa, Genichi-kun?”

Genichi: “No, me sorprendió lo excesivo que fue ese regalo. Además, no esperaba que saliera el nombre de Otonashi Hibiki”.

Kaname: “Debería ser natural que salga”.

Genichi: “…?”

 

Kaname estaba realmente decepcionado de que Ishido no hubiera llegado a la razón de por qué.

 

Kaname: “Ese Yuki, ¿ni siquiera puede hacer un trabajo como mensajero correctamente? Qué problemático. Otonashi Hibiki-chan es una chica importante para la familia Ibuki. Sin embargo, esta puede ser la primera vez que escuchas sobre esto”.

Genichi: “De hecho es la primera vez que lo escucho. Creo que ella es demasiado joven para ser una amante tuya”.

Tanaka: “¡S-Sensei?! ¡¿Cómo puedes decir algo así?!”

 

A los dos no les importó la confusión del discípulo.

 

Kaname: “Vamos vamos, Yoshimi-kun. Es cierto que ella es demasiado joven para ser mi amante. Yo diría que se requieren unos 2 años más ~”.

 

Incluso con eso, él todavía sería más de medio siglo mayor que ella.

 

“?!?!”

Kaname: “Estoy bromeando. Esa chica es la prometida de mi nieto”.

Genichi: “¿Qué? ¿Prometida?”

Kaname: “Sí. Hmm, cuando estás en el extranjero durante demasiado tiempo, incluso puedes olvidar el idioma japonés, es profundamente misterioso, eh. Aquí, déjame explicarlo. Pro-me-ti-da”.

 

Para un hombre de 80 años, era realmente bromista.

 

Genichi: “Entiendo lo que significa. La pregunta no es esa. Tener una prometida en estos días y a esa edad, viejo, ¿hablas en serio?”

 

Kaname: “Tan serio como puedo ser. Te lo he estado diciendo desde hace mucho tiempo, ¿verdad? Una anciana de la corte... bla bla”.

 

El anciano miro a sus esposas pasadas y evitó pronunciar un dicho popular que realmente no encajaba.

 

Genichi: “... Tengo algo de qué hablar contigo más tarde. ¿Está bien?”

Kaname: “Por supuesto. Si es una conversación con Genichi-kun, iría a cualquier parte. Los regalos que obtendría en el infierno aumentarían”.

Tanaka: “Uhm, Sensei, yo...”

Genichi: “Enseñaste a la futura esposa de la familia Ibuki sobre el camino de la espada. Obtener al menos esta cantidad de recompensa debería estar bien”.

Kaname: “¡Umu, espero que Hibiki-chan apoye adecuadamente a Masamune en el futuro!”

 

Dejando a un lado la posibilidad, al final, no habrá un futuro en el que realmente suceda algo así.

 

La desaparición de Otonashi Hibiki y Misumi Makoto que sucedería poco después de esto, haría que los planes de Ibuki Kaname se desvanecieran en gran medida, y cuando Masamune escuchó la conversación sobre la cancelación del matrimonio arreglado, gritó involuntariamente un ‘¡Que suerte!’, Y terminó recibiendo El puño de hierro de su abuelo que no había recibido en años.

 

Y luego, Ibuki Masamune terminaría debatiéndose durante mucho tiempo entre la amistad que tiene con Makoto y el amor incipiente dentro de él.