Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 29: Gorgona-san




Manual




Ir al exterior.

 

Para los residentes de Asora, esto tiene un significado especial.

 

Ir a su tierra natal, que es el terreno baldío, no tiene mucho significado.

 

Solo se convierte en “especial” cuando la ubicación se encuentra dentro de un territorio humano.

 

En esos casos, existe la necesidad de cumplir con los estrictos requisitos establecidos por el señor de Asora -Raidou- y sus seguidores, o el permiso no será otorgado.

 

Trabajar en la Compañía Kuzunoha en Tsige o Rotsgard, o ser llamado temporalmente por su señor para hacer negocios en esos lugares, comenzó a tener un significado especial para los residentes de Asora.

 

No es como si el mismo Misumi Makoto le hubiera dado un valor especial.

 

Solo hay algo, existe la necesidad de ser bastante competente para obtener el permiso.

 

Debido a este hecho, ha creado valor dentro de ellos.

 

Entre las razas hay ceremonias y pruebas para evaluar a cada individuo para ver si son competentes, pero para muchas de las razas, recibir el permiso para salir se toma como un paso más allá de las pruebas.

 

Makoto: “¿Desde cuándo se volvió así?”

Tomoe: “Fue antes de que nos dimos cuenta. No es como si se hubiera impuesto como un juicio, pero parece que ha resultado así “.

Makoto: “Se da el permiso para salir, aunque no sean fuertes, ¿no?”

Tomoe: “Aun así, existe la necesidad de sobresalir en algo. Por ejemplo; para los Eldwa, se ha convertido en una gran evaluación de sus habilidades como herrero”.

Makoto: “Ya veo. Entonces por eso los Hombres Alados y las Gorgonas están impacientes por salir.”

Tomoe: “Sí. Pero las gorgonas son un asunto difícil. Para dejarlas salir, es absolutamente necesario que puedan controlar la capacidad de petrificación indiscriminada que tienen. Escuché que, en la actualidad, la habilidad se propaga a toda velocidad en el momento en que se quitan las gafas”.

 

En la casa de Makoto en Asora.

 

La conversación de los dos se estaba haciendo en su habitación.

 

Uno de ellos es Makoto y el otro es su primer seguidor, Tomoe.

 

*TOC Toc*

 

Makoto: “Hm? ¿Quién es?”

Shiki: “Shiki. ¿Puedo entrar?”

Makoto: “... Entra.”

Shiki: “Disculpe. Es un asunto que me involucra, por lo que estaba pensando en entrometerme”.

Makoto: “¿Y eso que significa, Shiki?”

 

Makoto dirige su mirada hacia Shiki, quien entró de manera reservada después de golpear la puerta.

 

Shiki: “Sobre las gorgonas. Waka-sama recuerda que me había ordenado crear una herramienta para controlar su capacidad de petrificación”.

Makoto: “Sí.”

Shiki: “A decir la verdad, después de eso, me consultaron si había una manera de controlar su capacidad sin la necesidad de confiar en una herramienta”.

Tomoe: “¿Oh? Esas chicas consultaron a Shiki, ¿te chuparon hasta los huesos?”

 

Al escuchar las palabras de Shiki acerca de esta consulta, Tomoe lo molestó con una amplia sonrisa.

 

Shiki: “Tomoe-dono, ya me he secado completamente con respecto a esas cosas”.

Tomoe: “De ninguna manera es el caso con ese comportamiento tuyo, ¿verdad? ¿No estás haciendo algo en la oscuridad como ‘el pago será con tu cuerpo’?”

 

El aspecto de Shiki es el de un joven de unos veinte años.

 

No hay nadie que reconozca que está seco.

 

Las asombradas palabras de Tomoe no estaban lejos de cómo otros lo ven.

 

Shiki: “También viví una vida regular en la sociedad hyuman. He aprendido a manejar a las mujeres. En primer lugar, Lime es actualmente quien ha asumido ese papel. Él es mucho más joven y tiene más energía que yo. Él debería ser el más adecuado para ello”.

Tomoe: “…Ya veo. Han hecho el cuerpo de Lime suyo, eh. Él es un hombre lujurioso después de todo. Hagámoslo probar el paraíso por un momento... El futuro después de eso será trágico. No intimides demasiado a Lime, Shiki”.

Shiki: “Es importante ganar experiencia mientras se es joven. Creo que volverá como una persona nueva”.

Tomoe: “Fumu ...”

Shiki: “Entonces, Waka-sama, sobre el tema de controlar la capacidad de petrificación de las Gorgonas...”

 

Asintiendo una vez a Tomoe, quien había caído en su pensamiento, Shiki se vuelve hacia Makoto.

 

Makoto: “Eso de la consulta eh. Continua.”

Shiki: “En la actualidad, son solo algunas, pero hay algunas que ahora pueden controlarlo sin sus lentes. Es difícil decir que está completamente controlado, pero está en un nivel que no causa un obstáculo en la vida diaria”.

Makoto: “¿Lo que significa que ahora hay personas que no necesitan gafas?”

Shiki: “No, es más como si estuvieran haciendo lo que hacen los lentes ellas mismas. No termina en una situación en la que la habilidad se activa en el momento en que se quitan las gafas, pero no pueden mantener ese estado por mucho tiempo sin gafas. Ese es el tipo de estado en el que están ahora”.

Makoto: “... Están empezando a controlar su capacidad de petrificación, pero todavía me inquieta dejarlas salir”.

Shiki: “Creo que podremos llegar a un nivel en el que podamos obtener la aprobación de Waka-sama pronto. Esa es una de las cosas que quería informar a Waka-sama”.

 

Al escuchar el reciente estado de las Gorgonas de Shiki, Makoto hizo una sonrisa amarga y mostró una perspectiva negativa a dejar que las Gorgonas fueran a los asentamientos.

 

Puede ser inconsciente, pero los estándares que tiene Makoto para las muchas razas para salir son bastante estrictos.

 

Él juzga desde la apariencia externa, desde la habilidad y desde su personalidad.

 

Los Orcos y Hombres Lagarto, dejando de lado momentos realmente limitados, no tienen permitido salir en áreas donde tienen contacto con los hyumans.

 

Incluso los Enanos y el Ogros del Bosque que han superado el umbral de apariencia necesitan un nivel alto bastante habilidad para ser reconocidos para trabajar en la empresa.

 

En lo que respecta a las Gorgonas, incluso con la mejora explosiva del informe de Shiki, Makoto ha concluido que, en términos de resultados, todavía no es suficiente.

 

No había ninguna mala intención. Más bien, es porque él es protector de los residentes de Asora que está mostrando un lado tan estricto.

 

Shiki: “Y así, el otro es una petición de los Gorgona a Waka-sama. Se me ha encomendado que te diga esa petición”.

Makoto: “¿Petición?”

Shiki: “Las gorgonas no tienen nombres para referirse a cada individuo”.

Makoto: “¿Eh? ¿No tiene nombres?”

 

Makoto dio una respuesta estupefacta.

 

Ahora que se lo dijeron y miró hacia atrás, notó que no sabe los nombres de las Gorgonas.

 

Matriarca-san, Onee-san, Imouto-san, Gorgona-san; Makoto notó que lo ha estado manejando de esta manera.

 

Shiki: “Normalmente no se involucran con otras razas, por lo que parece que no hubo muchos inconvenientes hasta ahora. Debido a que vivieron su vida con los ojos tapados, se acostumbraron a distinguir quién es la otra persona por su olor y presencia, y también porque podían percibir claramente las características del individuo con su poder mágico”.

Makoto: “Cierto. Su habilidad de petrificación se ve superada por su capacidad de petrificación, por lo que destaca, pero en realidad es increíblemente alta. No es una cosa ancha, sino precisa”.

Shiki: “Los nombres serán necesarios para salir. También se relacionó con su motivación, por lo que sería genial si Waka-sama—“

Tomoe: “Espera, Shiki.”

Shiki: “Tomoe-dono?”

Tomoe: “Entiendo lo que quieres decir, y las Gorgonas tienen un punto. ¿Pero que no recibir un nombre del propio Waka-sama se convertirá en un problema?”

Shiki: “... Como pensé, eso es lo que crees eh”.

Tomoe: “Se puede tomar como un tratamiento preferencial. Somos los únicos que hemos recibido un nombre directamente de Waka después de todo”.

Shiki: “El otro día, Waka-sama convocó a los Lagarto de la Niebla y les dio nombres. Ahí está el precedente”.

Tomoe: “Eso es más como un nombre en clave para identificarlos. Si tuviéramos que decir que son nombres... también podrían considerarse nombres ... Pero, en primer lugar, los Lagartos de la Niebla ya tienen nombres, por lo que los nombres que Waka les dio se tratan más como títulos, sabes.”

 

Tomoe y Shiki estaban intercambiando una variedad de opiniones sobre los efectos que tendría para Asora.

 

En cuanto a Makoto, estaba murmurando “nombres ... nombres ...”.

 

Tomoe: “Bueno, es algo necesario. Waka no sería bueno para eso, y hacerlo sería un fastidio, quiero decir, iría en contra de la petición de las Gorgonas, pero.”

Shiki: “Por eso creo que la mejor opción sería que Waka-sama piense en sus nombres”.

Tomoe: “...Umu.”

Shiki: “... Sí ...”

 

Después de lo que parecía ser un espacio significativo de silencio, los dos asintieron pesadamente.

 

Makoto: “Pensar en nombres para mujeres no es algo que pueda surgir fácilmente en la mente de alguien, ¿verdad? Esto es difícil.”

Tomoe: “Y así, Waka.”

Makoto: “¿Oh, Tomoe? ¿Terminó la charla de tu lado? Es bastante difícil de mi parte. Incluso si de repente me dicen que les dé nombres ...”

Tomoe: “Acerca de esos nombres, ¿puede ser igual que con los Lagartos de la Niebla? Cosas que no parecen nombres de una persona a simple vista y tienen algún tipo de uniformidad en ellos”.

Makoto: “¿No es el nombre de una persona algo que se distingue a simple vista y tiene uniformidad?”

Tomoe: “Actualmente, es porque es necesario para las Gorgonas cuando salgan. Diría que sería mejor tratarlo como un alias para cuando salgan”.

Makoto: “Alias, dices. Sin embargo, siento que la dificultad ha aumentado drásticamente”.

Tomoe: “Bueno, entonces, contaré contigo”

Shiki: “Lamento haberte impuesto una tarea tan difícil cuando estás ocupado, Waka-sama”.

Makoto: “¿Eh? ¿Qué? Tomoe, Shiki?”

 

La puerta se cerró.

 

Makoto estuvo agonizando por un tiempo con los codos sobre el escritorio.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Alrededor de una semana pasó después de eso.

 

Makoto estaba en el asentamiento de las Gorgonas con una expresión complicada.

 

La razón real de esto es porque le faltaba dormir y su tez no se veía bien.

 

Delante de él, hay cuatro gorgonas.

 

Y en la parte posterior de esas Gorgonas, hay una cantidad aún mayor de Gorgonas.

 

Todas están reunidas.

 

Esto no es una vista que se vea normalmente.

 

En contraste con la expresión de Makoto, los rostros de las Gorgonas estaban llenos de expectativas.

 

“Lamento haberte hecho pasar por la molestia de venir aquí por nuestro bien. Pero no hay nada que me haga tan feliz como poder ver que este día llegue”.

“¿Podemos pensar en esto como un paso para salir hacia Tsige, Waka-sama?”

 

De las cuatro Gorgon alineadas en fila, las dos en el medio hablaron con Makoto.

 

Makoto: “Sobre las cuatro que están frente a mí ... cierto. Lime me preguntó seriamente sobre esto, así que diría que es seguro asumir que esto es un paso aprobatorio para Matriarca-san y las otras Gorgonas que van a Tsige y Rotsgard.”

 

Al oír las palabras de Makoto, el rostro de los dos mostró alegría.

 

Las otras gorgonas estaban dirigiendo envidia hacia ellas.

 

Las cuatro Gorgonas son las primeras en ganar la capacidad suficiente para controlar su capacidad de petrificación hasta un punto que Makoto las reconoce.

 

Dentro de ese grupo, están las hermanas Matriarcas.

 

Se podría decir que lograron mantener su honor allí.

 

Tomoe: “Pero no permitiré que tanto Matriarca como su hermana pequeña salgan al mismo tiempo. Una situación en la que los líderes de la raza no estén en Asora no es deseable”.

 

Tomoe, que está un poco detrás de Makoto, agregó esto.

 

Tomoe, Mio, e incluso Shiki estaban allí.

 

Matriarca: “Sí, soy consciente de esto. Actualmente tenemos una montaña de cosas que hacer en Asora, después de todo. Incrementamos nuestra capacidad principalmente debido a nuestra obstinación debido a nuestra posición. Es por eso qué estas dos serán el primer grupo en salir.”

 

“Eeh?! ¡¿No puedo salir?!”

Matriarca: “Obviamente. ¿Planeas dejar todo el trabajo a mí, señorita?”

“Uwu... que mal. Pero es cierto que aquí también tenemos trabajo. No puede evitarse. Esperemos con interés en el futuro entonces”.

Matriarca: “Sí, así es como debería ser”.

Makoto: “Entonces, sobre los nombres que usarán ustedes cuatro cuando vayan al exterior ...”

“!!!”

 

Las palabras casuales de Makoto habían creado nerviosismo dentro de las Gorgonas. La charla alrededor del área también se calló.

 

Por alguna razón, los tres seguidores en la espalda también reaccionaron con una contracción.

 

Makoto: “Matriarca-san será Mutsuki, Imouto-san será Hatsuharu, la dama de pelo corto será Kasumi, la dama de pelo ondulado será Somezuki. Eso es todo. Son nombres que se dan únicamente para salir, así que no me importa que usen el nombre que quieran cuando estén en Asora”.

 

“Mutsuki ...”

“Hatsuharu ...”

“Kasumi ...”

“Somezuki ...”

 

Las Gorgonas murmuran sus respectivos nombres como si se estuvieran filtrando en sí mismas.

 

Por otro lado, los tres seguidores a sus espaldas dejaron escapar pequeños suspiros.

 

Tomoe: (En secreto propuse nombres que se usan en barcos, pero perdí eh.)

Shiki: (No eran nombres de flores como lo predije tampoco. ¿Cuál fue el proceso de selección?)

Mio: (No eran nombres de dulces. ¿Tal vez esta fue una sugerencia de Tomoe-san o Shiki?)

Makoto: “Bueno, entonces, hemos terminado. Kasumi, Somesuki; Discutan adecuadamente con Matriarca-san antes de informarnos, ¿de acuerdo? ¿Pueden Tomoe y Shiki asignar una hora y un lugar detallados para enviarlos?”

Tomoe: “Pensaré en ello”.

Shiki: “Entendido”.

 

Confirmando que sus seguidores asintieron, Makoto agitó su mano mientras salía del lugar.

 

Mio fue la única que lo siguió.

 

Makoto: (Tomoe, Mio e incluso Shiki me hicieron sugerencias después de todo. Si tuviera que utilizar alguna de ellas, todo terminara cuando vieran que me incline hacia un lado específico. Fue difícil...)

 

Al final, los nombres que dio Makoto salieron de un libro de la sala de documentos.

 

No es como si alguien en Asora lo supiera, así que Makoto lo guardó dentro de un cajón cerrado por si acaso.

 

Después de eso, Kasumi y Somezuki terminaron trabajando en Tsige, y la popularidad de las Gorgonas se extendió gracias a esas dos.

 

Como resultado de esto, pronto hubo un segundo grupo que sería nombrado por Makoto gracias al estallido de curiosidad y motivación de las Gorgonas.

 

“Me alegro de haber elegido un libro con muchos nombres”, Makoto murmuró esto después de que se hizo el cuarto grupo de nombres.