Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 28: Kuzunoha-san 2




Manual




 

 

“Ririto, terminamos la investigación”.

Ririto: “¡Oh! ¡Como se esperaba de los Hombres Alados, ustedes trabajan rápido! Eso ayuda mucho”.

 

En cierta tienda de té en Rotsgard, el Ogro del Bosque Ririto estaba descansando, y en ese momento, un hombre con alas se acercó a Ririto, y después de llamarlo, se sentó en el asiento opuesto.

 

Hombre Alado: “Fuh, pero este lugar es verdaderamente bullicioso. En términos de asentamientos hyuman, solo conozco a Tsige y este, pero ambos son demasiado animados para nosotros. Recibimos atención innecesaria debido a estas alas, después de todo.”

Ririto: “También recorro un buen número de ciudades y pueblos, pero no he visto a nadie con alas. No se puede evitar que sea así al principio”.

Hombre Alado: “Si puedo ser de utilidad para Waka-sama, esto es algo que puedo soportar, pero... no hay duda de que me sentiría más a gusto circulando por regiones remotas”.

 

El Hombre Alado se estremeció ante la atención que estaba captando su apariencia.

 

Dejo salir un gran suspiro al principio y parecía estar algo cansado.

 

Ririto: “Ya que ustedes me fueron asignados, ese es probablemente el caso. Además, Robaro-san, cuando estés en el trabajo no uses “ore” sino “Watakushi”. Para nosotros, ese ‘fuera’ es un lugar de trabajo.” (Nota: Ore y Watakushi son dos formas de decir ‘Yo’ solo que Watakushi es un modo formal y Ore es casual)

Robaro: “…Cierto. Termino hablando de la manera habitual por costumbre. Hm, pero creo que había otras formas de decir ‘yo’ que estaban permitidas ...”

Ririto: “Sí, ‘Sesha’ y ‘Soregashi’. Sin embargo, no he visto a nadie usando esos por ahora”.

Robaro: “... Iré con ‘Watakushi’”

Ririto: “Bueno. Al principio, es posible que debas poner atención al hablar, pero pronto se te acostumbraras. Entonces, sobre los resultados de la investigación ...”

 

Ririto asintió satisfecho, y luego, después de poner un alto a sus palabras, miro a los alrededores.

 

Dado que él mismo parece un elfo oscuro y está atrayendo los ojos de los alrededores, y ahora, incluso un hombre de la tribu alada está allí, la cantidad de atención que están reuniendo es suficiente para filtrar el contenido de la conversación.

 

Ririto: “Vamos. Escucharé lo que tenga que decir en el segundo piso de la compañía.”

Robaro: “Entendido. Los otros están en la tienda también. Aunque probablemente están siendo utilizados por Akua-san y Eris-san.”

 

Ririto se levantó de su asiento y pago la cuenta, Robaro camino un poco más atrás de él; había una buena cantidad de personas que los miraban en la calle, pero no mostraron ninguna reacción hacia ellos en sus expresiones y regresaron a la Compañía Kuzunoha.

 

La compañía también estaba prosperando hoy, y clientes que todavía no podían ingresar a la tienda estaban teniendo una pequeña charla afuera mientras hacían una gran cola.

 

Los dos entraron por la puerta trasera de la cocina y suben al segundo piso.

 

Ririto: “Ahora bien, ¿qué entró en ese gran bosque?”

 

Ririto solicitó los resultados de la investigación sobre las lesiones que el jefe de la aldea de Anode le solicitó.

 

Se lo informó a su superior Tomoe, y se le encomendaron 4 subordinados, o más bien, 4 compañeros para trabajar con él.

 

Recibió la orden de Tomoe para supervisarlos mientras investigan y para encontrar la causa del problema.

 

Después de repartir el trabajo a cada uno de ellos, Ririto pasaba su tiempo en una tienda de té con el tiempo libre que había recibido, pero ya que recibió un informe de que la investigación había terminado, ahora está de regreso al trabajo.

 

La razón por la que Ririto dijo “entrar” es porque pensó que el culpable del incidente es alguien del exterior.

 

Se sabe que los semihumanos de los que el jefe sospechaba eran completamente inocentes.

 

Después de todo, también salieron lesionados.

 

Además de eso, los semihumanos refutaron fuertemente el crimen de usar un arma afilada para causar daño.

 

Los semihumanos que viven en una aldea en el mismo bosque eran una raza que, después de todo, no usa muchas armas.

 

Robaro: “No, no es eso”.

 

Pero Robaro negó con la cabeza y negó la deducción de Ririto.

 

Ririto “¿No es un crimen de un forastero? Pero ninguno de los pueblos mostró ningún motivo para eso”.

Robaro: “No hay intrusos en ese vasto bosque. No fue un extraño. El culpable es una bestia demoníaca que vive allí.”

Ririto: “¿Bestia demoníaca? Pero el atacante usó un arma. Yo también lo confirmé. Esas fueron heridas hechas por una herramienta de filo cortante”.

 

Una herramienta bastante grande y afilada.

 

Es por eso qué Ririto pensó que tal vez podría ser un troll o un gigante que le había robado un arma a un aventurero, o también existe la menor posibilidad de que se trate de goblins y kobolds.

 

En el caso de los trolls y los gigantes, la identidad del atacante no fue confirmada por los aldeanos atacados, lo cual es una parte preocupante, por lo que Ririto no pudo decir con certeza que era eso.

 

Robaro: “Te lo explicaré en orden. En los alrededores de una parte en ese bosque, hay un tipo bastante raro de bestia demoníaca. Un golpe de estado ocurrió hace poco contra el jefe allí.”

Ririto: “... Sigue.”

Robaro: “Entonces, el lado que perdió fue expulsado y se movió para encontrar un nuevo territorio. Si dibujamos los rastros y la ubicación donde atacaron a los aldeanos, así como la ruta que usaron en un mapa... se vería así”

 

Robaro dibujó algunas líneas y una x en el mapa del gran bosque.

 

Este mapa fue un producto improvisado hecho por Robaro y los Hombres Alados, pero como son capaces de ver el terreno desde el cielo, fue hecho con bastante precisión.

 

Además de eso, las líneas tenían fechas escritas en ellas, por lo que se podía ver que era el avance de las bestias demoníacas.

 

Los lugares donde hombres de la aldea de Anone y las personas de la aldea de semihumanos fueron atacados estaban perfectamente alineados con las fechas y la línea de avance.

 

Ririto: “Ya veo. Está prácticamente decidido eh. Por cierto, ¿cómo logró obtener la ruta, e incluso la velocidad de su avance?”

Robaro: “Las Gorgonas estaban bien informadas sobre esa parte. Gracias a eso, pudimos hacernos una idea aproximada de su ruta, con la ayuda de las Gorgonas que se hicieron cargo de los detalles de la ruta, nos las arreglamos para obtener esta información”.

Ririto: “Así que ustedes cooperaron apropiadamente eh. Esa es una buena práctica”.

Robaro: “... O eso dices, pero, dividiste el trabajo de tal manera que terminaría así, ¿verdad? Pensé que dirías algo así como ‘tal como estaba planeado’”.

Ririto: “De ninguna manera. Sinceramente creo que es un resultado espléndido. Pero con respecto a las heridas…”

 

Ririto insto a la continuación de su explicación como si fuera un maestro esperando la respuesta de un alumno.

 

Robaro: “Es por la cola de esa bestia demoníaca”.

Ririto: “¿Oh? ¿La cola?”

Robaro: “Sí, su tamaño es aproximadamente igual al de un caballo o tal vez un poco más pequeño. El rasgo característico de ellos es su larga cola que tiene una longitud de unos tres metros. Y realmente pueden moverla a voluntad”

Ririto: “Una bestia demoníaca que tiene una cola larga con la que puede cortar eh”.

 

En ese caso, coincidiría con las condiciones de los heridos.

 

“Si sus movimientos son rápidos, no sería imposible para los aldeanos no poder verlos”, pensó Ririto.

 

Robaro: “Por ahora, los llamamos Saber Cats. Sin embargo, no solo pueden cortar, sino también empujar, por lo que podría ser más exacto llamarlos Fencer Cats”.

Ririto: “¿Fencer Cats? ¿Son bestias demoníacas que se parecen a los gatos? Bueno, realmente no me importa si el nombre es Saber o Fencer”.

Robaro: “Son prácticamente iguales a los gatos. Hay diferencias individuales en su pelaje y patrones de color, pero en su mayoría son del mismo color que los troncos de los árboles en su manada. Pero el jefe es negro. Incluso desde lejos, podía decir que el brillo de su pelaje era bueno; era un negro como el de una gema”.

Ririto: “Negro eh. Entonces, por conveniencia, llamemos al jefe Kuro. Si este es el trabajo de las bestias demoníacas, entonces podemos hablar con Kuro y resolver el problema”.

 

Si se trata de una bestia demoníaca, en realidad hay muchos con los que es posible comunicarse.

 

Las bestias demoníacas que tienen poderes especiales pueden entender las palabras y, a veces, incluso usar magia.

 

Es por eso qué Ririto quiso confirmar la autenticidad de su información con las bestias demoníacas, y después de eso, conversar con los pueblos que resultaron heridos.

 

Robaro: “Pero acercarse a ellos será difícil, ¿sabes? Son sensibles a las presencias, y sus orejas y nariz son buenas”.

Ririto: “Entonces desplegaré una barrera. Una Gorgona y uno de ustedes actuará como apoyo. Con eso, podemos desplegar una barrera de varios kilómetros. Después de eso, reduciremos eso y hablaremos con ellos”.

Robaro: “Definitivamente intentarán romperlo mientras los cercamos. ¿Qué haremos al respecto?!

Ririto: “Te dejaré esa parte a ti, Robaro-san. Vigila desde el cielo y si alguno de ellos se escapa de esa barrera, encárgate de él por favor”.

Robaro: “... Las Gorgonas dijeron que... si es posible, quieren traerlos con ellas”.

Ririto: “... Robaro-san, por favor trata de hacer un hábito decir ese tipo de cosas junto con tu informe. Luego, hablaré de eso con Tomoe-sama, pero... es mejor que no te hagas ilusiones. Tomoe-sama es estricta, y más que nada, lo más probable es que exista la necesidad de la sangre de los culpables sin importar lo que ocurra para calmar este incidente”.

Robaro: “¿Porque hubo heridos?”

Ririto: “Así es. Nos estamos moviendo únicamente a petición de los pueblos. Por favor, comprenda que estamos priorizando sus sentimientos y resolviendo el problema”.

Robaro: “Entendido.”

Ririto: “Bueno. Pues bien, vamos a encontrarnos con los otros tres. ¿Están abajo?”

Robaro: “Sí.”

 

Después de que Ririto terminó de escuchar el informe, decidió qué hacer y abandonó la habitación.

 

Allí, se encontró con una realidad inesperada.

 

“Ah, uhm ... Ririto-san, ¿verdad? ¿Por qué estás aquí?”

Ririto: “W-W-W-W-W-Waka-sama ?!”

Makoto: “¡¿Waa?!”

 

El que apareció después de abrir la puerta fue el representante de la Compañía Kuzunoha, Raidou. En otras palabras, el empleador de Ririto y Robaro, y en términos de su posición en Asora, el rey.

 

Si una persona así apareciera repentinamente, incluso Ririto se pondría nervioso.

 

Makoto: “Caray, por favor, evita sorprenderte como si hubieras visto un monstruo”.

Tomoe: “Eso es correcto, chicos. Eso es grosero con Waka-sama”.

Ririto: “¡¿Incluso Tomoe-sama ?!”

Robaro: “Ah-ah-ah ...”

 

Incluso Tomoe había subido las escaleras al segundo piso y, dejando a un lado a Ririto, Robaro había caído en un intenso pánico.

 

Makoto: “Eh? Tomoe, es raro que estés en la tienda en este momento”.

Tomoe: “Tenía algo de qué hablar con los muchachos que hacen trabajo afuera. Ya terminé eso, así que estaba pensando en saludar a Waka antes de regresar”.

Makoto: “Ya veo. ¿Está bien no hablar de eso con Ririto-san también? También está en el área de trabajo, si no recuerdo mal”.

Tomoe: “... Waka, no es una mala cosa usar el ‘san’ con personas que no conoces bien, pero llama a los Ogros del Bosque y a la gente de Asora sin honoríficos. Si llamas a Mio ya mí sin honoríficos esta bien, pero con ellos, se sentiría mal, ¿sabes? Además, la conversación de esta vez no está dentro del campo relacionado de Ririto”.

Ririto: “¡Por ​​favor, llámame solo Ririto!”

Makoto: “…Ya veo. Tienes un punto. Lo siento. Uhm ... ¿y cuál es el nombre de ese hombre alado de allá? “

Robaro: “Ro-Roba-Roba—”

Makoto: “Roba? Ese es un nombre bastante peculiar”.

Tomoe: “Hah ... ¿Porque te estás poniendo todo nervioso? Waka, este tipo aquí se llama Robaro. Él mostró una habilidad decente hace unos días, así que lo dejé bajo la custodia de Ririto y actualmente lo estoy vigilando”.

 

Tomoe suspiro y complemento las palabras de Robaro.

 

A los ojos de Robaro, Raidou es una persona a la que su patriarca se prepara para dar informes, y también a la persona a la que acude el patriarca para hacer cosas como hacer peticiones.

 

Es bastante difícil para él actuar de forma natural cuando lo tomaron desprevenido.

 

Makoto: “Ririto y Robaro eh. En cualquier caso, gracias por su duro trabajo. Ya que están aquí en Rotsgard, ¿qué tal tener un pequeño descanso?”

Ririto: “¡Gracias por su consideración! ¡Ya tuve un descanso y estoy a punto de volver al trabajo!”

 

Puede que no esté al nivel de Robaro, pero Ririto también estaba bastante nervioso.

 

Los únicos dentro de los Ogros del Bosque que pueden hablar cómodamente con Raidou son Akua y Eris, quienes pueden estar a su lado. Para ellos, Raidou es una existencia especial.

 

Tomoe: “... Si recuerdo bien, estaban investigando un incidente en algunas aldeas de un bosque, ¿verdad? Como ya estamos aquí, escuchemos el progreso”.

 

Tomoe miró al espacio por un tiempo y recordó su trabajo.

 

Rápidamente se dio cuenta del trabajo que actualmente estaba asignado a Ririto y solicitó un informe.

 

Ririto: “¡Sí! Hemos descubierto la identidad de quienes es más probable sean los que atacaron las aldeas, y estamos a punto de ir allí para confirmar”.

Tomoe: “Hoh. Un trabajo bastante rápido. Y entonces, ¿tu deducción fue acertada?”

Ririto: “...No, tristemente. Probablemente fue obra de una bestia demoníaca especial. También, hay una petición con respecto a la bestia demoníaca que me gustaría hacerle a Tomoe-sama”.

Tomoe: “Vamos a escucharlo”.

Ririto: “Esas bestias demoníacas son gatos que tienen un tamaño cercano al de los caballos y usan su cola larga como una herramienta afilada. Las gorgonas que también estaban en la investigación se han interesado en esa bestia demoníaca. Dijeron que, de ser posible, les gustaría traer esas bestias demoníacas a Asora. Entonces, quería que Tomoe-sama decidiera sobre esto”.

 

La palabra “gatos” llamó la atención de Makoto y levantó la cabeza, pero Ririto no se dio cuenta.

 

Por supuesto, Robaro tampoco se dio cuenta.

 

Y Tomoe estaba mostrando una expresión amarga con respecto a traerlos a Asora.

 

Al ver esto, Ririto hizo una mueca de “como pensé”.

 

Tomoe “Ririto, no es fácil traerlos a Asora. Obviamente está el problema con su habilidad, pero también están las intenciones de esos tipos. No importa cuánto lo deseen las gorgonas, ¿crees que puedo decir “haz lo que quieras”?

Ririto: “... No”.

Tomoe: “En primer lugar, ¿qué piensan hacer después de llevar a esos grandes felinos que usan sus colas como herramientas afiladas?

Robaro: “¿Puedo tener una palabra?”

 

Robaro levanta la mano ante lo que dijo Tomoe.

 

Tomoe: “¿Qué es?”

Robaro: “Con respecto a la opinión de los Gorgona, dijeron que existe la posibilidad de que esos monstruos demoníacos puedan ser domesticados. También dijeron que podría ser posible usarlos como monturas. Tienen una cola conveniente, por lo que también podrían usarse para ser pioneros”.

Tomoe: “Monturas eh ... La idea no es mala ... pero no creo que montar a un gato sea cómodo. Como era de esperar, no puedo permitir eso”

 

Tomoe no se dio cuenta.

 

Que Makoto había empezado a sonreír al oír hablar de los gatos.

 

Que estaba murmurando “gato” en voz baja.

 

Makoto: “Tomoe!”

Tomoe: “Uo?! ¿Waka? ¿Qué sucede tan repente?”

Makoto: “Estoy de acuerdo con eso.”

Tomoe: “... ¿Hah?”

Makoto: “Esos gatos, si ellos mismos están de acuerdo, que vengan a Asora. Las gorgonas planean cuidarlos, ¿verdad? Parecen ser bestias demoníacas, por lo que no hay necesidad real de domesticarlos. ¡Podemos simplemente aceptarlos como camaradas después de todo!”

 

Estaba interesado.

 

Makoto estaba totalmente interesado.

 

Porque le gustan los gatos.

 

Y desde que llegó a este mundo, ya no ve el tamaño como un problema.

 

Lo más que le importa es si vale la pena acariciarlos y si cepillarlos será difícil.

 

Tomoe: “Waka, ¿qué estás diciendo de repente sin siquiera confirmar sus habilidades?”

Makoto: “Tomoe, los japoneses convivían con los gatos. Y, sin embargo, no hay gatos en Asora. Esto es un problema. Este también es un gran problema para usted que lucha por un estilo de vida japonés”.

Tomoe: “E-en serio?”

Makoto: “¡Así es! Está el nemuri-neko, ¿verdad? La simple acción de los gatos al acurrucarse en un lugar soleado o verandas puede convertirse en una pintura”.

 

Con el hecho de que son del tamaño de los caballos, las verandas serían una tarea difícil.

 

Tomoe frunció el ceño y abrió los ojos.

 

Tomoe: “... Y así es, Ririto”.

Ririto: “Eh, ¿Tomoe-sama?”

Tomoe: “Si Waka lo dice, mi opinión no importa. Si esos gatos quieren, puedes traerlos”.

Ririto: “¿Está realmente bien?”

Tomoe: “No me hagas repetirlo. Waka dijo que estaba bien”.

Ririto: “S-sí!”

Tomoe: “Cuando hayas terminado con eso, asegúrate de escribir ese informe, ¿entendido? ¡Ve de una vez!”

Ririto: “¡Me retiro!”

Robaro: “¡Yo también!”

Makoto “Cuento con ustedes ~”.

 

Ririto y Robaro bajaron sus cabezas hacia Makoto y Tomoe, y luego, bajaron las escaleras a toda velocidad como si estuvieran cayendo de ellas.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Por la noche.

 

Cerca del centro del bosque que ahora se había quedado en silencio.

 

Después de notificar al pueblo de Anode y al pueblo de semihumanos que podría llegar a ser ruidoso, Ririto y su grupo se habían movido para tomar acción.

 

Según lo planeado, Ririto y otros dos cubrirán el área donde estará la manada de Saber Cats.

 

Las bestias demoníacas notaron la anomalía inmediatamente y comenzaron a actuar, pero sus ataques a la barrera terminaron en un fracaso.

 

Es una barrera en la que se especializan los Ogros del Bosque al crear un campo especial; además, las Gorgonas y los Hombres Alados están apoyando su implementación.

 

Una bestia demoníaca ligeramente inusual no podría romperla.

 

Gorgona: “Ririto-senpai, lamento haber pedido algo irrazonable. Aunque pensé que no obtendríamos permiso para ello”.

Ririto: “… Es solo que sucedió un milagro. Yo no hice nada.  ‘La grulla habló’”.

Gorgona: “??”

Ririto: “Waka-sama dijo que está bien traerlos. Tomoe-sama fue rechazada”.

Gorgona: “¿E-Eh?! ¿Waka-sama también entendió la ternura de esos pequeños?”

 

La Gorgona que asistía en la barrera de Ririto estaba sorprendida por el resultado de las cosas.

 

Ririto: “Parece que es un amante de los gatos”.

Gorgona 2: “... Gatos uh. Parece que podría usar el tema de las mascotas como un medio para acercarme a él ~”.

 

Mientras Ririto caminaba prestando atención a lo que lo rodeaba, la otra Gorgona parecía estar pensando en algo.

 

Gorgona: “Yo estaba pensando en hacer eso, ¡así que no puedes!”

Gorgona 2: “Idiota, ¿no es obvio que el que lo usa primero es el que gana?”

Gorgona: “Muuh ...”

 

Nadie creería que esta es la atmósfera de personas que se acercan a temibles bestias demoníacas.

 

La barrera los estaba cercando sin problemas, y Robaro, que estaba vigilando el plan desde el cielo, no tenía mucho que hacer a medida que pasaba el tiempo.

 

El otro Hombre Alado que estaba ayudando a la barrera de Ririto era probablemente el tipo silencioso, la conversación de las dos Gorgonas continuó solo con ellas dos.

 

Hablar de sociedad, hablar de moda; los temas de la conversación cambiaban frecuentemente sin ninguna señal de estar nerviosas mientras se divertían.

 

Ririto ha estado saliendo de Asora, por lo que se ha acostumbrado a este tipo de conversación entre chicas.

 

En el pasado, estaba confundido por la forma en que sus conversaciones podían llegar a ser más orbitales, pero ahora, es un buen recuerdo para él.

 

Gorgona 2: “... Ara, parece que la conversación termina aquí”.

 

La Gorgona dio un paso adelante y detuvo a sus otros compañeros con el brazo mientras mantenía la guardia en los alrededores.

 

Dentro del grupo, ella es la que tiene la más alta destreza de combate cuerpo a cuerpo.

 

Siguiéndola, o más bien, casi al mismo nivel, está Ririto, pero en este momento su trabajo es mantener la barrera.

 

Ambas gorgonas llevan gafas, pero la que avanzó se quitó las gafas y se las tiró a Ririto sin mirar atrás.

 

Un aura especial llenaba el lugar que era diferente al de la barrera.

 

Pero la habilidad especial inherente que está sellada debido a las gafas no se activó incluso cuando ella se las quitó.

 

Ririto: “Natsuha, ¿cuándo aprendiste a controlar tus ojos?”

 

Ririto estaba mostrando una sorpresa inimaginable a la Gorgona, Natsuha, quien había entrado en modo de batalla.

 

Por cierto, las Gorgonas son una raza que no tiene “nombres”. Todas fueron nombradas por Makoto.

 

Natsuha: “Desde cuándo, dices... No podemos salir si no podemos hacer esto. ¿No lo sabías?”

Ririto: “No. Tomoe-sama y Waka-sama no dijeron nada al respecto después de todo”.

Natsuha: “Fufu. No sabía que podías hablar de una manera tan educada. Pero bueno, incluso si hablo en grande, todavía no puedo controlarlo perfectamente. Por ahora, tengo el control suficiente para que, incluso si tuviera que quitarme las gafas de repente, no convierta mi entorno en piedra”.

Ririto: “... Estás un paso más allá de mí, parece. Últimamente he sido indulgente con mi entrenamiento. Tengo miedo de la próxima vez que tengamos un combate”.

Natsuha: “La última vez fue mi derrota, ¿verdad? Nfufu, la próxima vez no será lo mismo ~. Bueno, en lugar de mi habilidad de combate, preferiría aumentar mi nivel en la conquista de Shiki-sama o Waka-sama. Esos dos tienen una alta guardia con respecto a ese tipo de cosas, después de todo. Me gustaría que aprendieran algo de Lime.”

 

Ririto se agarró la cabeza como si le doliera.

 

En realidad, estos dos están en el mismo nivel de destreza de combate, y tienen muchos momentos en los que tienen combates.

 

Gorgona: “El estado de Ririto-senpai ha cambiado un poco. ¿Quizás está pensando en algo?”

Ririto: “Uzuki también se ha vuelto extrañamente buena para captar las señales. Al ver esto, Robaro y Egi probablemente también se han fortalecido bastante. Parece que podré tomarlo con calma, lo que es un feliz error de cálculo”.

Egi: “No, yo ... no me he vuelto tan fuerte, ¿sabes? Sinceramente, no sé por qué me eligieron. El único rasgo que tengo es que soy diligente después de todo”.

 

El que habló fue el Hombre Alado que estaba haciendo su trabajo en silencio y claramente tenía un rostro más negativo que los otros miembros.

 

Este hombre llamado Egi tenía una cara amable y un cuerpo delgado, y tenía exactamente la personalidad tímida que acompañaba su apariencia.

 

Natsuha: “Esta vez no habrá un trabajo difícil para ti, Egi. No te preocupes, puedes hacer que Ririto te ayude y estarás bien”.

 

Natsuha consoló a Egi con un tono de ocio mientras su cabello ondulaba.

 

Uzuki: “¡Aquí vienen! ¡Cuatro desde el frente, dos desde la izquierda, dos desde la derecha! Y también ... ¿arriba? ¡Hay otro que viene de arriba! ¡También en donde está Robaro-san! De ninguna manera, están corriendo en el cielo ...”

Ririto: “Uzuki, por favor cálmate. Llama a Robaro con transmisión de pensamiento—“

Uzuki: “¡Ya lo he hecho!”

Ririto: “Entonces pon tu todo en mantener la barrera. Egi, si los que están en el frente consiguen pasar a Natsuha—“

Egi: “Termine con el lado derecho. Haciendo la limpieza en el lado izquierdo ahora”.

 

Después de arrojar una cantidad de lanzas finamente brillantes hechas de magia, Egi responde.

 

Ya había una lanza recién hecha en su mano.

 

Ririto: “…Bueno. Natsuha, concéntrate en el frente—“

Natsuha: “Hm? ¿Qué?”

 

Ririto estaba a punto de enviar otras instrucciones, pero detuvo sus palabras.

 

Lo que estaba en el frente eran árboles convertidos en piedra y tres bestias demoníacas que estaban a punto de atacarla también se convirtieron en piedra.

 

Era un espectáculo teñido de gris.

 

Ririto: “No, nada.”

Ririto: (Realmente no tenía que hacer nada.)

Robaro: [Terminé de tratar con el gato que corría hacia el cielo. Jaja, eso me asusto. Estaba haciendo lo mismo que Waka-sama, así que involuntariamente hice todo lo posible.]

 

Ririto estaba monologando por asombro, y mientras estaba en eso, Robaro envió una transmisión de pensamientos desde el cielo.

 

Ririto: [Buen trabajo. Bien, entonces puedes bajar ahora.]

Robaro: [Entendido.]

 

La transmisión del pensamiento termino.

 

Uzuki: “¡Ririto-senpai! ¡Natsu!”

 

Uzuki llamo a Ririto en voz alta.

 

Así es. Aunque había una diferencia tan abrumadora en el poder de pelea que ni siquiera se puede describir como una batalla, aún no había terminado.

 

La bestia demoníaca que venía del cielo y había evadido los ojos de Natsuha todavía permanecía.

 

Natsuha: “Bueno, cualquiera que vea estos ojos obviamente intentará atacarnos por la espalda. Pero ... eso es lo primero por lo que hacemos contramedidas, ¿sabes?”

 

La petrificación avanzaba lentamente desde el frente.

 

Natsuha murmuró estas palabras a la bestia demoníaca que había subido deliberadamente y estaba tratando de atacar desde la espalda.

 

Natsuha: “Utilizaste hábilmente mi punto ciego para llegar hasta aquí, así que no te convertiré en piedra”.

 

A diferencia del nombre que las chicas les dieron, la bestia demoníaca usó la cola larga como borde doblado y se acercó al cuello de Natsuha.

 

Pero…

 

Fue atrapado por su cabello endurecido, y la bestia demoníaca fue lanzada y aplastada contra los árboles convertidos en piedra.

 

Así, el Gato desapareció en la oscuridad del bosque, pero ... no hubo contraataque.

 

También había otro que se escondía en la oscuridad.

 

Estaba usando ese pelaje negro en su ventaja y se volvió uno con la oscuridad.

 

Con el tiempo, la cola, las garras y los colmillos salieron de dentro de los árboles y apuntaron, no a Natsuha, sino a Ririto.

 

Ririto: “...”

 

Ririto estaba tranquilo.

 

Ya era consciente de su presencia y tenía armas en ambas manos.

 

En algún momento aparecieron dagas ennegrecidas en sus manos.

 

Estas son sus armas.

 

Repele el primer ataque de empuje de la cola sin mirar hacia arriba, y luego, hábilmente giró su cuerpo y evadió los colmillos y garras que venían hacia él al mismo tiempo.

 

Eran movimientos que no tenían nada de sobra y tenían la menor cantidad de movimiento.

 

Después de eso, detuvo a la bestia demoníaca que estaba a punto de tomar distancia al perforar su pierna con la daga, y luego, agrego un aria corta.

 

Con solo eso, la daga había atado a la bestia demoníaca al suelo y no se le permitió mover un solo paso.

 

Luego, la daga restante se colocó en su cuello, y con la mano libre que tenía, selló una parte de los movimientos de la bestia demoníaca.

 

Eran movimientos simples, pero ejecutados rápidamente.

 

Ririto: “Ahora, ya que eres una bestia demoníaca, las palabras deberían funcionar, ¿verdad? Tengamos una charla.”

 

Con una sonrisa amenazadora, Ririto le habla a la bestia demoníaca reprimida.

 

Y de esta manera, el espectáculo nocturno que ni siquiera se podía llamar una pelea ya había terminado.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Uzuki: “¿Cómo fue?”

Ririto: “Salió bien. Como resultado de llevar un cadáver de las bestias demoníacas a la aldea de Anode y explicar la situación, logramos que aceptaran la coexistencia con las bestias demoníacas vivas restantes.”

Robaro: “Los semihumanos también estaban de acuerdo con eso. Dijeron que se lo dejarían a la Compañía Kuzunoha con respecto a cómo se manejará. Sin embargo, también nos pidieron que aumentáramos la cantidad de minerales vendidos”.

Uzuki: “Robaro-san, gracias por el duro trabajo. Los semihumanos tienen una rara habilidad de poder hablar con piedras, ¿verdad? ¿No serán invitados esos tipos a Asora?”

 

Uzuki recibió a Ririto y Robaro que acaban de regresar.

 

Ririto: “Es cierto que tienen una piel dura y son bastante peculiares. Es probable que también sea por esas cosas que viven en un lugar remoto. Sin embargo, no es algo en lo que debamos entrometernos.”

 

Ririto responde en lugar de Robaro.

 

Ririto es el que más los conoce, así que no es nada extraño para él.

 

Natsuha: “Parece que no tienen ninguna intención de venir a Asora, así que ¿no significa que la relación actual que tenemos con ellos es la mejor? ¿No está bien de esta manera? ¡Después de todo, también hemos terminado con seguridad el trabajo relacionado con los Gatos!”

 

Natsuha estaba completamente relajada ahora que el asunto había sido resuelto con seguridad.

 

Ririto: “También terminamos de hablar con el jefe anterior de la manada. Matamos a algunos de ellos, pero Kuro entendió nuestra solicitud y aceptó venir a Asora. Con esto, podremos dar un buen informe a Tomoe-sama y Waka-sama ... Ah ~, eso es genial”.

 

Al final, Ririto habló sobre Makoto y dejó escapar una voz verdaderamente aliviada.

 

El punto que más lo presionaba era si podían traer los Gatos a Asora o no, así que sintió como si un equipaje pesado hubiera caído.

 

Uzuki: “Estoy ansiosa por hacerlo, ¿verdad, Natsu? Con esto, esos pequeños serán nuestros compañeros en Asora.”

Natsuha: “Sin embargo, será bastante difícil que se acostumbren. Especialmente en términos de habilidad.”

Uzuki: “Estará bien ... probablemente”

 

Las Gorgonas también se alegraron mucho de que las bestias demoníacas llegarán a Asora según lo pidieron.

 

Al final, Ririto informó que después de explicar a la aldea de Anode y al asentamiento semihumanos que la amenaza de los Gatos había sido causada por el alboroto de varias de sus manadas y que habían tratado con ello, la situación había sido arreglada.

 

Los cadáveres reales proporcionaron suficiente persuasión, y también hubo una propuesta de dividir el territorio para coexistir con los Gatos.

 

Ambas aldeas tienden a no querer la interferencia del exterior, por lo que los gatos se colocaron en la circunferencia exterior del bosque como un mérito, por lo que se recibió de manera bastante favorable.

 

De ahora en adelante, en un futuro no muy cercano, la aldea de Anode y el asentamiento de semihumanos intercambiarán bienes entre sí con la Compañía Kuzunoha como intermediario.

 

 

 

Este es un error de cálculo feliz para Ririto.

 

Robaro: “Bien entonces, volvamos rápidamente. Tenemos muchos otros trabajos después de todo”.

Ririto: “Robaro-san, por favor escucha las conversaciones de una manera un poco más tranquila. Incluso en la aldea de Anode, estabas asustando a la gente, ¿sabes?”

Robaro: “No es como si tener un tono amable es siempre la forma correcta. Esos aldeanos están siendo engañados por Ririto”.

Ririto: “Que grosero”.

Natsuha: “¡Ahaha! Buen contrataque. ¡El estilo de lucha de Ririto es básicamente el de un asesino después de todo! ‘Incluso si su tono es amable, en realidad es un asesino’, ¿no es eso una estafa? Ufufu.”

Egi: “Cierto”.

Uzuki: “Sí, yo también lo pensé”.

Ririto: “... Todos ... en términos de posición, se supone que yo soy superior aquí, ¿se olvidan de eso? No están olvidando que todavía no he escrito el informe de este asunto, ¿verdad? Ustedes están preparados, ¿verdad?”

 

El grupo de Ririto estaba teniendo una charla animada después de terminar un trabajo.

 

Todavía no sabían que su próximo trabajo sería con los mismos miembros, además, en el frío territorio de los Demonios.

 

Las actividades de Kuzunoha-sans también continuarán a partir de aquí.