Tsuki ga Michibiku Isekai Douchuu Extra 27: Kuzunoha-san




Manual




Raidou, o Misumi Makoto, sus colaboradores cercanos y también los semihumanos que trabajan en la tienda están usando sus habilidades y productos especiales en la Compañía Kuzunoha. Esto fue aumentando constantemente su reputación.

 

Pero hay otras personas aparte de ellos que tienen ese nombre en sus espaldas mientras hacen lo mejor que pueden.

 

Esta es la historia de uno de ellos.

 

“¡Ah, Kuzu está aquí!”

“Kuzu-san ~!”

 

Voces fuertes resuenan en el bosque.

 

“Hola.”

 

Los primeros en dar la bienvenida al hombre que cruzó la puerta de la aldea fueron los niños.

 

Este lugar está en lo profundo de un bosque que no está afiliado a ningún país.

 

No es un pueblo que está cerca de un bosque, sino un pueblo que está en un bosque.

 

En este pueblo que no recibe muchas visitas, el hombre de piel oscura sonrió y les devolvió el saludo mientras caminaba con ellos siguiéndolos.

 

Incluso cuando es delgado, lleva un equipaje grande, pero no se tambaleaba mientras caminaba con pasos firmes.

 

Mientras caminaba, saludó a los aldeanos de allí, tiene un buen corazón y es amable con los niños.

 

Sus piernas se dirigían hacia una casa relativamente grande, la casa del jefe de la aldea.

 

Como se puede ver por las reacciones de los aldeanos y los niños, esta no es la primera vez que este hombre viene aquí.

 

Normalmente viene una o dos veces al mes.

 

“Me alegra verte aquí, Ririto-sama de la Compañía Kuzunoha. Mi abuelo está esperando”.

 

Una niña pequeña de alrededor de los diez años fue a la entrada y recibió al hombre con la cabeza baja.

 

El nombre de este hombre es Ririto, un Ogro del Bosque. Pero bueno, no hay nadie en este pueblo que conozca el nombre de esa raza.

 

Y también es miembro de la Compañía Kuzunoha que creó la persona de otro mundo: Misumi Makoto.

 

En este momento, él ha venido aquí bajo el nombre de esa compañía.

 

Ririto “Bueno, señorita, gracias por la amable recepción”.

Niña: “Soy la futura jefa de la aldea, después de todo. Esto es una cuestión de hecho”.

Ririto: “Por cierto, ¿cómo supiste que vendría?”

Niña: “Eso es porque, ehm ... hace un momento ...”

“Hey Capitán, ¿fue útil mi mensaje?! ¿Fue útil?!

 

Ririto recibió el saludo de la hija del jefe, que estaba tomando aires de un adulto, y luego la cuestiono de manera ligeramente burlona.

 

Parece que, aunque Ririto es un miembro de la compañía del exterior, está bastante cercano a ella.

 

La niña estaba preocupada por la forma de responder, y tomando su lugar, el niño que apareció por un lado dijo algo que estaba cerca de la respuesta.

 

La chica a la que llamo “Capitán” estaba teñida de run color rojo brillante.

 

Niña: “¡¿Ah?! Uwu ...”

Ririto: “Fufu, ya veo. Ojou-sama es el capitán, cierto. Así que recibió un informe apresurado de un subordinado confiable.”

Niña: “Mooou, idiota! ¡¡Se suponía que todo iba a ir bien!!”

Niño: “Eh?! ¡¿Por qué?!”

 

El mensajero probablemente llegó corriendo a toda velocidad, su frente tenía sudor fluyendo hacia abajo.

 

Trabajó muy duro, y, sin embargo, fue llamado idiota. Él es un mensajero no correspondido.

 

Su voz sorprendida y alarmada fue suficiente para que la gente se compadeciera de él.

 

Ririto: “Ahora bien, estaré saludando al jefe, así que nos vemos luego”.

Niña: “Estaré esperando la recompensa para el escolta!”

Ririto: “La tienda estará en la plaza habitual, ¿verdad?”

Niño: “¡¡De acuerdo, vamos a decirles a todos en el pueblo!”

Niña: “¡Espera! Yo soy el capitán, ¿sabes? ¡¡Informa sobre la seguridad de los campos!!”

 

Ririto entrando a la casa del jefe y los niños saliendo sucedió casi al mismo tiempo.

 

Ya que la hija del jefe se fue, Ririto entró solo.

 

Ririto: “Este pueblo realmente no cambia. Es realmente alegre.”

“Gracias.”

 

El monólogo que murmuró Ririto recibió una respuesta.

 

Es el jefe de este pueblo.

 

Ririto: “Jefe-san, estaba hablando conmigo mismo allí. Mucho tiempo sin verte.”

Jefe: “No te preocupes por eso. Los únicos que llegan a una aldea remota como esta son los de Kuzunoha. Si además de eso, a ustedes les gusta el pueblo, me dan ganas de darles mi agradecimiento”.

Ririto: “Por favor no te preocupes. Estamos haciendo negocios aquí después de todo”.

Jefe: “Sin siquiera preguntar por las circunstancias de una aldea dentro de un bosque, siempre vienes al menos una vez al mes. No hay nada para estar tan agradecido como esto. No hay ningún comerciante que vaya regularmente a lo profundo de los bosques, después de todo”.

Ririto: “Me siento honrado de ser de utilidad. Tomaré prestado un rincón de la plaza, así que vine a dar mis saludos. Además, tengo un asunto de que hablarte, así que si puedes prestarme un poco de tu tiempo en la noche ...”

Jefe: “Por la noche eh. Entendido. Bien, en ese caso, ¿qué tal si cenas con nosotros? O bien podría acampar por la noche. Quiero consultar con usted un poco sobre algo después de todo”.

 

El jefe dijo de buena voluntad al Ogro del Bosque.

 

Parece que la Compañía Kuzunoha es muy querida en este pueblo.

 

Ririto: “Gracias. Ah, y también, si te parece bien, usa esto”.

 

Lo que se le dio al jefe fue un pequeño recipiente, una taza de té.

 

Jefe: “Hm? ¿Una taza? Este sentimiento al tacto… es la primera vez que lo veo. ¿Qué es esto?”

Ririto: “Es un recipiente que está hecho de tierra; Se llama alfarería. Me disculpo por ofrecer uno que hice como pasatiempo, pero el resultado fue relativamente bueno, así que los estoy regalando a los clientes”.

Jefe: “Tierra. Eso es algo bastante inusual. Debe estar hecho de magia especial”.

Ririto: “… No, no se usó ni un poco de magia para hacerla. Es algo sorprendentemente divertido, así que disfruto hacerlo en mis días libres cubiertos de barro”.

Jefe: “¡Oh! ¿Este no es un artículo hecho de magia?”

Ririto: “Así es. Es más fácil de romper que el hierro, pero yo diría que tiene sus propios puntos característicos. Bueno, entonces abriré la tienda un poco y luego volveré”.

Jefe: “Fumu, hay técnicas realmente misteriosas por ahí”.

Ririto: “... me disculpo”.

 

Mientras ponía una sonrisa irónica en su corazón mirando al jefe que estaba mirando la taza de té con admiración, Ririto se dirigió a la plaza.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Ririto: “Si que me atraparon allí. Nunca pensé que propondrían una entrevista de matrimonio. Estaba a punto de confundir el cambio”.

 

La tienda temporal de la Compañía Kuzunoha había vendido de manera prospera y ya estaba cerrada.

 

Como siempre.

 

Se estaba oscureciendo, y cuando las luces del fuego se podían ver aquí y allá, Ririto ya estaba en la casa del jefe.

 

Jefe: “Hay muchas personas en el pueblo que piensan ‘si solo los Kuzunoha-sans’ se quedaran todo el tiempo en este pueblo de Anode.”

Ririto: “Estoy realmente feliz de que nos estén aceptando de esa manera. Por supuesto, vendré de aquí en adelante al pueblo de Anode como a la persona a cargo. Tengo que mantenerlos bajo control para que no se enfermen después de todo”.

 

El jefe, su hijo que está sirviendo como su asistente, su esposa y su nieta; los cinco, contando a Ririto, estaban teniendo una cena animada y se había convertido en una cena donde las risas salían constantemente.

 

Incluso Ririto tenía una sonrisa mientras hablaba.

 

Jefe: “Oops, estaba a punto de olvidarlo. Ririto-san, dijiste que tenías algo que decirme, ¿verdad? ¿De qué se trata?”

Ririto: “Gracias. Entonces, perdóname un poco ...”

 

Ririto se levantó de su asiento y luego desenvolvió el equipaje que había dejado en un rincón de la habitación.

 

Esta envoltura se llama tela de envolver, y para la gente de Kuzunoha que trabaja en el departamento de venta ambulante, esta es una herramienta esencial.

 

Lo que apareció fue una caja de madera que parecía una caja de tesoros.

 

Ririto: “Estoy pensando en dejar esto en la casa del jefe”.

Jefe: “Una caja de tesoros... no, ¿un cofre?”

Ririto: “Se llama caja de comunicación. Es algo que estamos dejando solo en las aldeas frecuentadas bajo permiso. Con esta caja, es posible ponerse en contacto con nosotros.”

Jefe: “... Hoh.”

 

Los ojos del jefe mostraban una ligera precaución.

 

Es obvio.

 

Está en la posición de jefe, por lo que es comprensible que muestre dudas al dejar una herramienta mágica desconocida, cuyos efectos y orígenes no están claros, en su aldea.

 

Como esas dudas aún no salían como palabras, Ririto decidió continuar con la explicación.

 

Primero, abrió la caja y mostró el interior.

 

El interior tenía placas divisorias, divididas en 9 espacios, y no había nada dentro de ellas.

 

Ririto: “El interior es así. En pocas palabras, cuando sea necesario, puede poner esto en los marcos.”

 

Ririto tomo una bolsa de tela de su bolsillo y saco una bola negra que le mostro al jefe.

 

Ririto: “Si metes esta bola negra dentro, nosotros lo sabremos”.

Jefe: “Le llamaste ‘comunicación’, pero no es como si estuviéramos intercambiando palabras. Es más, como una señal de humo, ¿eh?”

Ririto: “No deja salir el humo, pero sí, es algo así. Por ejemplo; En el caso de que un paciente con una enfermedad repentina necesite un medicamento, o haya algún tipo de accidente o un desastre natural en el que necesite bienes, puede usar esto. Una persona de la compañía será enviada, en el peor caso, al día siguiente.”

Jefe: “¡¿Al día siguiente?! Eso es rápido. Umu... Es cierto que ser capaz de llegar en momentos en que el pueblo está en necesidad sería bueno, pero... como se esperaba, no puedo tomar una decisión inmediata. Confío en los Kuzunoha-sans, pero no puedo dejar una herramienta mágica dentro de la aldea sin la opinión de todos”.

Ririto: “Sí, por supuesto. No tenemos prisa por una respuesta. Puedes respondernos la próxima vez que vengamos, o incluso para el momento posterior. Si no quieres dejarlo aquí, seguiremos con nuestros negocios como siempre, así que no te preocupes”.

 

Ririto no mostró signos de estar ofendido por las palabras de disculpa del jefe, y mientras mantiene su sonrisa, acepta sus palabras.

 

La conversación informal continuó de nuevo por un tiempo más, e incluso cuando terminó la cena, pasó a la bebida y la conversación no mostró ningún signo de finalizar.

 

La nieta del jefe estaba haciendo todo lo posible por mantenerse despierta y asintió mientras escuchaba la conversación de Ririto con sus padres y su abuelo, pero finalmente comenzó a dormirse y se quedó dormida un poco antes que los demás.

 

Viendo a su nieta ser llevada por su madre y saliendo, el jefe miró a Ririto, se levantó de su asiento y salió de la habitación.

 

Ririto asintió al hijo del jefe que se desempeña como asistente, y siguió al jefe.

 

Jefe: “Lo siento por eso. Mi nieta espera con ansias la llegada de Kuzunoha-sans y estaba muy emocionada. Terminé permitiéndole dormir hasta tarde. Puedes seguir adelante y reírte de mí por ser un viejo suave”.

Ririto: “También pasé una noche divertida. Por cierto, ¿tenías algo de qué hablar que fuera necesario que no estuvieran todos los demás?”

Jefe: “…Sí. He oído que la empresa Kuzunoha hace negocios con lugares remotos como nosotros y pueblos de semihumanos. ¿Ririto-san sale a esos lugares con bastante frecuencia?”

Ririto: “Sí. Estoy a cargo de alrededor de diez asentamientos. Mi trabajo es ir por los pueblos, así como abastecerme de productos”

Jefe: “Por supuesto, esos diez asentamientos de los que habla son de alrededor de este lugar, ¿verdad?”

Ririto: “Así es. Ya que voy a cada lugar en orden, los lugares de los que estamos a cargo están mayormente cerca uno del otro”.

Jefe: “Entonces, quiero que me escuches un poco. A unos 40 kilómetros al oeste de aquí, hay un pueblo, ¿lo conoces?”

Ririto: “Sí, un pueblo de semihumanos. Pasé por ese pueblo antes de venir aquí.”

Jefe: “... Oh, entonces ya sabías de su existencia eh. Quería consultar sobre ese pueblo”.

 

La expresión del jefe se oscureció.

 

Ririto: “¿Esa conversación tiene que ver con el número de aldeanos heridos?”

Jefe: “Hngh. Sí es cierto. Es un pueblo con el que no hemos hecho ningún intercambio ni una sola vez antes, y solo unos pocos en nuestro pueblo conocen la existencia de ese pueblo. Pensé que se mantendría así a partir de ahora también. Pero algunos de nuestros cazadores fueron al bosque y regresaron con heridas hechas por armas. Las heridas en sí pueden curarse con la medicina de los Kuzunoha-sans, pero...”

Ririto: “Piensas que este fue el trabajo de los semihumanos eh”.

Jefe: “No hay monstruos que use armas alrededor de estas áreas. Los únicos de los que sospechamos son ellos”.

Ririto: “En realidad... también hubo heridos de su lado. Me preguntaron sobre este pueblo, pero les dije que el pueblo de Anode no tiene ninguna razón para hacer algo así, y acabó de aclarar las sospechas de eso recientemente. Nunca me hubiera imaginado que en este pueblo sucedió algo similar”.

Jefe: “... ¿Los semihumanos también? Eso es ...”

Ririto: “Este bosque no está bajo la supervisión del país, por lo que, para decirlo sin rodeos, es una tierra sin ley. Es posible que la gente del exterior venga aquí, por ejemplo.”

Jefe: “Es cierto, eso también es una posibilidad eh. Existen semihumanos como los de Kuzunoha-sans, por lo que los prejuicios no son buenos. Aunque es una cosa bastante difícil de arreglar ...”

Ririto: “Intentaré investigar e informarles la próxima vez que venga. ¿Está bien?”

Jefe: “Lo siento por eso. ¿Cuánto costaría?”

Ririto: “Solo cobrare por los gastos reales, así que no creo que costaría mucho, aunque no puedo hablar sobre el costo específico en este momento”.

 

Ririto dijo que no puede decir sobre el costo específico, pero de inmediato respondió que serían los gastos reales.

 

El jefe hizo una expresión de sorpresa por un momento, pero pronto asintió varias veces.

 

Jefe: “Dado que las cosas son así, no me importa si al principio es solo una investigación. Pero no esperaba que aceptaras la tarea como si nada. Así que las palabras que dijo Ririto-san cuando llego por primera vez a la aldea sobre ‘emprender algo’ eran ciertas, eh”.

Ririto: “Sólo las cosas que nuestra empresa puede hacer, es decir. La villa de Anode es un cliente frecuente, por lo que saltaremos a la acción lo antes posible. Incluso si es una situación que no puedo resolver yo mismo, tenemos personas hábiles en Kuzunoha, así que, por favor, descanse”.

Jefe: “¿Los Kuzunoha-sans también trabajan como mercenarios? Con la capacidad de poder proveer medicamentos, ropa y muchas otras cosas detalladas; Tengo que decir que las grandes empresas son realmente impresionantes”.

Ririto: “Simplemente voy a preguntarles a mis compañeros de trabajo que trabajan en áreas peligrosas. No ofrecemos servicios de mercenario, y en términos de nuestra escala, diría ... ¿finalmente hemos cruzado el tamaño mediano? Somos prácticamente una empresa nueva.”

 

Dado que el Ogro del Bosque vivía en un área peligrosa conocida como la Frontera del Mundo, en realidad hay muchos Ogros del Bosque que superarían la capacidad de un mercenario promedio, pero Ririto no explicó mucho.

 

Jefe: “Me gustaría hablar con un superior suyo al menos una vez”.

Ririto: “Gracias. Definitivamente les diré esto a mis superiores. Además, sobre el tema de la caja anterior, la bola es de un uso, y nosotros cobraremos por rellenarla, así que, por favor, úsela con cuidado.”

Jefe: “Hoh, es recargable eh”.

Ririto: “El primero será gratuito, sin embargo. Hubo varios casos en los que dejamos cajas en otras aldeas y las utilizaron como broma. El objetivo de esto no es para llamadas constantes, sino para situaciones de emergencia, por lo que terminamos cobrando por ellas ahora. Lo siento. Si nos permite dejarlo aquí, estaré reduciendo un poco el precio de los bienes vendidos en el pueblo, por lo que queremos que no sea una pérdida de su parte. Por favor, perdónanos.”

Jefe: “Seremos quienes los llamaremos, así que no me importa. Entendido.”

Ririto: “Gracias. Entonces, también tengo que hacer los preparativos para la investigación, así que dejemos la invitación para pasar la noche para otra ocasión. Gracias por la comida.”

Jefe: “Bueno. Ririto-san, no hay necesidad de ser tan formal… ya no está aquí”.

 

El jefe estaba a punto de detener a Ririto que se había levantado.

 

Pero ya no estaba allí.

 

El viento sopló un poco en la habitación y rozó la mejilla del jefe.

 

Jefe: “Haré que los aldeanos se abstengan de salir por un tiempo, y hare que los aldeanos trabajen la mitad en el campo y la otra mitad vigilando. Depende de la investigación de los Kuzunoha-sans, pero podría ponerse un poco ruidoso por aquí. Ririto es una persona que puede traer equipaje a este pueblo solo, por lo que también debe ser bastante fuerte, y, sin embargo, hay gente más arriba de él, ¿eh? Cuando se acabe este asunto, intentemos solicitar correctamente a Ririto-san que nos pueda permitir reuniros con su superior y el representante”.

 

El anciano se quedó en la habitación puso la mano en su barbilla y estaba pensando en cómo lidiar con las cosas en este momento.

 

La pequeña aldea de Anode que se encuentra en las profundidades de un bosque y no está afiliada a ningún país.

 

La Compañía Kuzunoha estaba involucrada incluso con tales lugares.

 

 

•••••••••••••••

 

 

Ririto: “Bueno, entonces, el culpable de ambos incidentes es probablemente el mismo. Incluso solo yo probablemente sea suficiente... no, tengo que reportarlo. Dejemos esa decisión para después de haber consultado con los superiores. Está justo en el horario, después de todo”.

 

Dentro de la oscuridad de la noche, Ririto murmuraba mientras estaba sentado en la rama de un árbol especialmente grande.

 

Silenciosamente cerró los ojos y confirmo que la transmisión del pensamiento se había conectado con su superior.

 

Ririto: (Ah, es Ririto. Tomoe-sama, en realidad hay un asunto para el que me gustaría tener manos adicionales. Sí, hubo un incidente en donde las personas de dos de las aldeas de las que estoy a cargo fueron heridas... Me preguntaba si podría obtener algunas manos para la investigación. ¿Dos Hombres Alados y dos Gorgonas? ¡N-¡No, no creo que sea un oponente que requiere tanto!)

 

Ririto estaba borrando apropiadamente su presencia, pero ocurrió un desarrollo inesperado en la conversación con su superior, haciendo que su equilibrio se desmoronara un poco.

 

Afortunadamente, se encontraba en un lugar un poco alejado tanto de la aldea hyuman de Anode como de la aldea de semihumanos, por lo que nadie lo vio.

 

Ririto: (Para acostumbrarlos al exterior, eh. De acuerdo, si es por eso... Sí, las dos aldeas saben que soy un semihumano. No hay problema en eso. Entendido ......... De ninguna manera. Por favor, no te disculpes. Esta no es la primera vez que enseñaré a los novatos. Les mostraré que puedo hacerlo correctamente. Eh, ¿Entrenar para trabajar en la tienda en Rotsgard? ... actualmente quiero continuar con mi trabajo externo. Ah, ¿solo en periodo de vacaciones? Si ese es el caso, me encantaría. Ah ... eso también eh. Dejando a un lado a Akua, diría que sería más sensato que Eris atendiera a los clientes que quisieran ser atendidos por ella. Sí. Entonces, Me reuniré con esos cuatro en el lugar habitual. Sería de gran ayuda. Bueno, entonces me excusaré”.

 

Un suspiro sale de la boca de Ririto.

 

Para él, su superior Tomoe es una persona que lo ponía nervioso incluso cuando solo habla para hacer informes.

 

Pero hay una expectativa decente para él.

 

Ese es el tipo de conversación que fue.

 

Ririto: “La capacitación se llevará a cabo en las mañanas, y por la tarde, seré al que se enseñe, eh. Bueno, en Rotsgard no hay duda de que están los nuevos postres de Waka-sama y Shiki-sama, así que estaré esperando con ansia. Como los Hombres Alados ayudarán en la investigación, probablemente no sea demasiado difícil, así que para mis planes para el fin de semana ...”

 

El Ogro del Bosque Ririto, que hace su mejor esfuerzo en el departamento de venta ambulante de la Compañía Kuzunoha, actualmente no ha participado en batalla y no tiene muchos logros que se puedan destacar, pero constantemente va de aldea en aldea de clientes frecuentes y obtiene confianza, por lo que para la Compañía Kuzunoha, él es un miembro importante del campo de trabajo.

 

Son la sombra que difundió el nombre de la Compañía Kuzunoha la tienda de Makoto que extiende desde la superficie.

 

La unidad de vendedores ambulantes se llama de manera amigable como los Kuzunoha-sans, y saltan de un lugar a otro todos los días de esta manera.