Sendai Yuusha wa Inkyou Shitai Capítulo 132: Complicación




Manual




 

Iibsal: “Por dios, ¿qué has estado haciendo en estos tres años?”

 

Iibsal comenzó a hablar mientras tomaba el gigantesco trozo de jamón de la parte superior del plato que estaba sobre la mesa.

Iibsal mordió un poco de jamón mientras hacía un sonido * Buchibuchi *. Qué manera más abundante de comer.

 

Yuu: “Incluso si me preguntaste qué hice ……”

Iibsal: “Pensando que un tipo como tu obtendría fama de inmediato seguí esperando, ¿sabes? Y, sin embargo, no hubo una sola señal de ti”.

 

Tragando la carne que tenía en la boca con ayuda del vino, Iibsal se recostó en su silla.

 

Yuu: “Ah, erm, ¡volví a mi tierra natal!

Iibsal: “Tu tierra natal, eh. Bueno, supongo que no se puede evitar. Por cierto, ¿para qué viniste a esta ciudad?!

 

Cuando respondí con mi razón, él simplemente lo aceptó y cambió el tema. De repente, cambiar es muy propio de el.

 

Yuu: “Mirar, solo vine a mirar. No participare, ¿de acuerdo?”

Iibsal: “Dah ー, así que realmente es así. Y yo que pensé que podría ser capaz de pelear contigo”.

 

Cuando dije eso, Iibsal bebió el vino que estaba en el vaso, luego acarició el culo de una camarera-san (la persona que me saludó en la entrada de la tienda) que estaba cerca tratando de pasar y exigió otra porción de vino.

...... Este imbécil, hizo actos pervertidos tan naturalmente. Sin embargo, a la camarera-san no le disgustó, y de hecho se veía encantada ... ¡Maldita sea, es porque es un chico bonito!

 

Yuu: “¿Nn? Espera, entonces eso significa, Iibsal, tú ... ¿Vas a participar?”

Iibsal: “Correcto. Se me entregó una invitación escrita del Señor Feudal de este lugar. Recientemente, los peleadores que quieran pelear conmigo se han vuelto escasos. Dijo que hombres fuertes vendrían y por eso estoy participando”.

 

Como se esperaba del amante de las peleas el ‘Maniático de las peleas’, una razón digna de un cerebro de musculo.

Aun así, ¿aparecerá un chico que sea capaz de luchar de manera pareja con Iibsal?

Zephyr y Leonhart, no debería ser a ese nivel, pero al menos tendrían que ser lo suficientemente fuertes como para poder luchar contra un Demonio como un oponente...

 

Iibsal: “¡Lo tengo! Oye, Yuu, ¿Por qué no intentas participar en la Demostración de Artes Marciales?”

 

Los ojos de Iibsal brillaban como si dijeran “¡Eureka!”. Lamento decir esto, pero no tengo ninguna intención de ir.

 

Yuu: “No voy a participar. Más bien, ¿cómo podría incluso llegar a ese punto?”

Iibsal: “Mañana, un concurso preliminar se llevará a cabo aquí en Galarie. Si ganas allí, podrás participar en los encuentros reales tres días después. Oye, intenta ir allí”.

Yuu: “Lo siento, pero no lo hare. Realmente no quiero sobresalir tanto”.

 

Mucho más ahora que sé que Kaito y los demás están en esta ciudad.

 

Iibsal: “Keh, qué aburrido. A ー ah, sí al menos pudiera hacerlo con Leonhart de Leezelion”.

 

Sonando disgustado, Iibsal mordió un pedazo de pan (algo parecido a la comida india, nan). Iibsal y Leonhart, eh ... Parece que sería un encuentro bastante interesante.

 

Yuu: “Bueno, eso es muy malo. Hay una gran distancia entre Leezelion y Galarie después de todo. Es físicamente imposible”.

 

Sin embargo, ya que inesperadamente es un amante de las batallas s,i Leonhart estuviera en Galarie, probablemente habría participado.

 

Pensando eso, puse una bocanada de vino de uva que tenía poco contenido de alcohol en mi boca y,

 

Iibsal: “Ah? Tú no lo sabes, pero en este momento, Sylvia de Leezelion está aquí en Galarie, ¿sabes? El Guardia Imperial, Leonhart, debería estar junto a ella, ¿sabes?”

Yuu: “Bufuu ー!?”

 

Lo escupí vigorosamente.

 

Iibsal: “Uwah, eso es sucio! ¡¿Qué estás haciendo de repente?”

 

Iibsal estaba enojado por tener vino de uva escupido en toda su cara.

L, lo siento, Iibsal. Pero, en este momento, necesito escuchar sobre ese asunto importante y significativo en lugar de eso.

 

Yuu: “D, dilo una vez más, Iibsal”.

Iibsal: “¿Ah? Dije que eso fue sucio”.

Yuu: “Me disculpo por eso. Pero, quise decir antes de eso”.

Iibsal: “Antes ... ¿Quieres decir sobre cómo está Sylvia de Leezelion en esta ciudad?”

 

Si, eso. Puedo entenderlo si son Kaito y Baba-chan y los demás. Pero ¿por qué el grupo de Sylvia en esta ciudad?

 

Iibsal: “¿Qué es esto? ¿Qué es esto?, Yuu, ¿eres un fan de Sylvia o algo así?”

Yuu: “Eh? B, bueno, algo así”.

 

Cuando respondí a medias a Iibsal que estaba sonriendo por alguna razón, Iibsal recogió la comida restante que había sobre la mesa, la arrojó a su boca y la tragó después de masticarla unas cuantas veces.

Uwah, increíble. En términos de comer con vigor instantáneo, ¡de ninguna manera es inferior a Bernadette!

 

Iibsal: “Ussh, entonces vamos a ir”.

 

Levantándose de su asiento, Iibsal dijo eso.

 

Yuu: “¿Ah?”

Iibsal: “Bueno, como dije, vamos a donde está Sylvia de Leezelion”.

 

¿¡Haa!?

 

Iibsal: “Tengo una pequeña conexión con ellos, sabes. Te dejaré conocer a la princesa imperial Sylvia-sama”.

 

Iibsal hizo un pulgar hacia arriba. Esa cara decía “concederé la solicitud de mi amigo” y me llené de una especie de sensación de satisfacción.

 

...... Sin embargo, esta vez, está haciendo un favor no deseado.

 

 

“¡Sigue buscando! ¡No debería haberse alejado demasiado!”

“Tenemos que encontrarla antes de que llegue el Señor feudal-dono ……”

 

En las inmediaciones de cierto edificio en la Ciudad Libre de Galarie, soldados con armaduras de cuerpo completo buscaban algo con una mirada solemne.

 

Estaba la figura de una chica mirándolos entre la multitud de personas que estaban un poco alejadas.

 

“……”

 

Con una gorra de casquette (gorra de vendedor de periódicos) sobre los ojos, esa chica que estaba envuelta en un abrigo azul profundo ocultó sus ojos con el ala de su sombrero y se deslizó entre la multitud.

 

“Lo siento, Leo. ...... Sin embargo, si me encierras durante dos días sin ninguna razón, me darán ganas de hacer esto.”

 

La chica dejó escapar un pequeño suspiro mientras murmuraba un monólogo.

 

“Además, se dice que el Héroe actual están en esta ciudad en este momento ... Necesito comprobarlo yo misma”.

 

Extendió la mano hasta el bolsillo de su abrigo. Dentro del bolsillo, había un cartel.

 

“…… Un poco ceniciento, se parece a Aneue. ...... Necesito revisar ese ser.”

 

Sus ojos color esmeralda, miraron hacia el cielo.