Haken no Kouki Altina Capítulo 4: La Espada Atronadora




Manual




La fortaleza estaba llena de discusiones sobre el inminente duelo.

 

Como era de esperar, la mayoría de la gente sentía que era imposible para Altina vencer a Jerome... Entonces, ¿por qué la princesa hizo el desafío?

 

¿Pensaba que el margrave se contendría si su oponente era de la realeza? Los soldados compartieron los rumores que escucharon.

 

“¿Será como el espectáculo de un festival con el Margrave renunciando después de tomar unos cuantos golpes? ¿Los que atacan a la realeza serán castigados con la pena de muerte?”

“Tú crees que será así porque no viste la escena en la plaza de desfile. Casi me oriné de miedo cuando vi al general enojado.

“Oye, ¿estará bien la princesa?”

“El margrave dijo que la tomaría como su esposa, así que probablemente no la matará, ¿verdad?”

“Hehehe... ¡Qué manera tan rotunda de proponer matrimonio!”

“¡Wahahaha!”

 

Si fuera un duelo adecuado, Jerome definitivamente saldría victorioso. Los soldados se preguntaban si el duelo era real o si era una farsa. Si fuera un verdadero duelo, ¿qué haría Jerome con la princesa?

 

El tema del duelo fue visto como “la princesa protegida en el palacio que va contra el héroe”. ¿Cómo manejaría esto el Margrave? Si el margrave se casará con la princesa se convertirá en el foco de las multitudes.

 

Regis hizo un recorrido por la zona occidental y reunió los rumores que se estaban extendiendo alrededor.

 

“... Bueno, definitivamente no hay nadie que crea que Altina vaya a ganar.”

 

La mayoría de los soldados pensaban que eran los personajes secundarios con el Margrave y la princesa como el reparto principal. Pero ese no era el caso, los soldados discutiendo los rumores con entusiasmo eran los más importantes.

 

Altina lanzó el desafío para ganar la confianza de los soldados. Jerome aceptó porque las tropas estaban viendo.

 

¿Cómo se sintieron los 3000 soldados del regimiento sobre esto? Eso era lo que le preocupaba a Regis en este momento.

 

No fue intencional, pero Regis todavía pensaba que debería asumir la responsabilidad de las acciones de Altina. Él quería ser de ayuda, así que necesitaba entender los sentimientos de las tropas sobre esto.

 

Regis regresó a la torre central después de examinar la mayor parte de la fortaleza. Después visitó la habitación de Jerome.

 

Se sentía nervioso; su corazón latía a una velocidad que lo alarmaba. Golpeó la puerta pintada de negro.

 

“¿Quién es?”

 

Una voz baja respondió detrás de la puerta. Regis tragó saliva.

 

“... Soy Regis, tengo algo que decirle, Sir Jerome y he venido a visitarlo.”

“Hmmp... definitivamente es trata de algo aburrido.”

“Eso es probablemente cierto...”

“Entra.”

 

Jerome abrió la puerta.

 

Era una habitación del mismo tamaño que la de Regis.

 

Sus habitaciones estaban al lado, había otra puerta en las profundidades de la habitación. Había un escritorio al lado de la puerta, los estantes de la esquina estaban llenos de libros sobre derecho y economía.

 

Jerome estaba en medio de la habitación, sosteniendo una lanza corta y pesada. Estaba sin ropa en la parte superior de su cuerpo y estaba lleno de sudor.

 

La punta de la lanza sólo tenía un elemento en forma de bola pesada, pero Regis todavía estaba intimidado por el aura de Jerome.

 

“...”

“Kukuku... ¿Estás aquí para envenenarme por órdenes de la niña?”

“Si estás preocupado por eso, deberías estar más atento de la Señorita Clarisse.”

“Ah, eso es muy aterrador, ella puede que realmente lo haga... Ella parece una chica agradable, pero su personalidad es terrible.”

“Quiero hablar contigo sobre el duelo...”

“Es inútil decir algo ahora.”

“... Tienes razón.”

 

Regis suspiró. Si Jerome no estuviera motivado, todavía había algunas maneras de detener el duelo. Pero Jerome parecía bastante exagerado al respecto.

 

Tan exagerado que comenzó a entrenar para eso inmediatamente.

 

“Fu... Nunca imagine que ella me desafiaría tan directamente... Pensé que ella descansaría y se quejaría hasta el día en que se casara con algún gran noble, basura que desperdiciaría su tiempo todos los días... Parece que yo estaba mal.”

“Si ella pudiera vivir una vida tranquila, yo sería capaz de tomarlo con calma.”

“¿Qué pasa contigo chico? ¿Crees que la niña no puede derrotarme?”

“No se trata solo de mí, ese es el consenso entre todos los soldados, solo la princesa cree que tiene una oportunidad.”

 

Jerome meneó la cabeza.

 

Sacudió la pesada lanza de entrenamiento mientras la sostenía horizontalmente. Sus músculos de los brazos y pecho temblaban, sacudiendo su sudor.

 

“Fu... Eso está mal.”

“Eso significa que...”

“No estoy tomando a la ligera la fuerza de la niña. Es tonto subestimar a alguien que puede manejar una espada tan enorme.”

“Ya veo.”

 

Lo estaba tomando muy en serio; Regis pensó y suspiró en su corazón.

Regis no podía entender los detalles de las proezas marciales, por mucho que lo viera.

El movimiento de Jerome con la lanza de entrenamiento era demasiado rápido; le costaba ponerse al día con los ojos.

Jerome empujó su lanza cuando dijo:

 

“Esa espada es problemática... cualquier espada o lanza se romperá si trato de bloquearla, puedo cambiar por una nueva en el campo de batalla, pero será mi derrota si mi arma se rompe”.

“Es verdad.”

“La niña probablemente estaba apuntando a esto cuando dijo que puede ganar, probablemente estará usando la Gran Tonerre Quatre.”

“¿Oí que Sir Jerome posee una poderosa lanza capaz de competir con esa espada?”

“Sí... Pero esa es para uso a caballo, es difícil manejarla en una batalla a pie.”

“¿No piensas montar a caballo?”

“¿En la plaza de desfile? Eso es de risa. La caballería debe luchar en las llanuras... Ya veo así que ella pensó en ello tan profundamente, no puedo usar mi poderosa lanza o corcel de confianza, y no es una batalla de asalto en la que soy más diestro. La niña podría incluso ganar esto.”

“No creo que este nivel de desventaja pueda cambiar el resultado.”

 

No sólo eso. Regis sentía que la oportunidad de ganar de Altina se estaba desvaneciendo.

Regis pensó que era importante que Jerome la tomara a la ligera si Altina quería tener una oportunidad con una disparidad tan grande en habilidades. Como beber alcohol antes de la pelea o algo similar.

Pero Jerome no dejaba nada al azar.

Tales desventajas menores sólo alertarían al oponente.

No estaba claro cuál era la intención de Altina, pero esto era definitivamente malo estratégicamente hablando.

 

“Hey Regis... ¿Estás esperando a que pierda?”

“¿Por qué lo crees?”

“No estarías aquí si esperaras que ganara, hablarías felizmente de los rumores con las tropas, no hay nada de qué preocuparse, probablemente terminarás haciendo el trabajo administrativo que tanto te gusta.”

“Parece que necesito corregir dos puntos.”

“¿Qué?”

“Espero resolver esto de una manera pacífica.”

 

Altina estaría un paso más cerca de darse cuenta de su ambición si ganaba. Pero también estaría más cerca del borde de un peligroso acantilado.

Regis sintió que él debería ayudarla a asegurar una línea de seguridad a pesar de que no podía detenerla.

 

“Kukuku... No creo que haya cosas como la paz en el frente.”

“Otra cosa que quiero corregir... es que no me gusta particularmente el trabajo administrativo ¿Quién crees que es culpable de mi falta de sueño en estos días?”

 

Regis olvidó sus honoríficos inconscientemente.

Regis planeaba reprimir sus emociones, pero él resbaló y reveló el rencor que estaba soportando.

Jerome lo miró con los ojos muy abiertos y soltó una carcajada.

 

“¡Kuhahaha! Lo siento por eso, enmendaré lo que dije entonces -- ¡Definitivamente ganaré y seguirás haciendo el trabajo administrativo que odias! ¡Para mí!”

“Eso es demasiado malo.”

 

Los hombros de Regis cayeron. Jerome cambió de tono y bajó la voz.

 

“Hey Regis... ya te has dado cuenta, ¿no?”

“... ¿Estás hablando del presupuesto?”

 

Jerome asintió en silencio.

Regis sintió un escalofrío en su cuello.

Descubrió algo después de revisar los volúmenes de documentos.

 

“... La verdadera razón por la que ahuyentaste a los oficiales de administración... es porque dejarías sólo a los que son capaces de guardar secretos para que manejen los libros de cuentas.”

“Así es como es.”

“¿Por qué confías en mí?”

“Porque... no necesito decirte eso.”

“Cuando nos conocimos, trataste de sobornarme y amenazarme con una horca. ¿Era por eso?”

 

Una parte del presupuesto del regimiento fronterizo Beilschmidt no era revelado al departamento de administración militar.

No se especificó el uso de estos fondos.

Pero si alguien consideraba las circunstancias de Jerome, podían adivinarlo. Jerome sonrió.

 

“Fu... Ese asunto fue puesto en espera ya que has estado ocupado con el papeleo recientemente.”

“¿Se trata de quién es mi oficial al mando...?”

“No tienes que hablar con la niña de esto, después del duelo tres días después, el pésimo drama entre yo y ella terminará y tú trabajarás bajo mí mando.”

 

Regis pareció disgustado.

 

“No soy lo suficientemente valioso como para que el margrave se preocupe por mí.”

“No seas creído, tan solo eres un premio complementario, deshacerme del comandante con un título vacío, el clan Beilschmidt casándose con un miembro de la familia real... Y tú eres una manzana extra.”

“Hah... Entonces soy una manzana.”

 

Podría ser un bono extra, pero Regis se sentía incómodo siendo el tema de la motivación para una pelea.

El Margrave no estaba tomando esto a la ligera. Estaba preparado para la pelea y confiado en la victoria.

También tenía sus propias aspiraciones.

Tomó mucho esfuerzo para que Regis ocultara sus preocupaciones desde su rostro.

 

-- Esto va a ser duro. Altina, ¿por qué hiciste este desafío?

 

Había cosas que necesitaba hacer, sin importar el resultado del duelo de tres días después.

 

Cuando los auditores sean enviados a esta unidad y vean el estado de los libros de contabilidad, los contadores y los comandantes serán reprendidos. Incluso si el comandante sólo tiene un título vacío.

Aumentaría la posibilidad de que se descubrieran los secretos.

 

 

 

Después de regresar de la habitación de Jerome, Regis terminó el resto de la documentación en prisa.

Perdió algo de tiempo debido a los ataques del monstruo del sueño, pero logró terminar los documentos y los selló.

Regis salió de su habitación después de completar su tarea.

 

El sol estaba alto en el cielo. Era una mañana turbia, pero el tiempo era lo suficientemente bueno para derretir la nieve. Era lo suficientemente caliente como para no usar abrigo.

Una pared humana rodeaba la puerta sur.

El mensajero periódico estaba aquí.

La mayoría de las personas que recibían correos eran caballeros. La mayoría de los soldados eran analfabetos y rara vez enviaban cartas.

 

“El carruaje se va ~~”

 

Se oyó una campana en voz alta. Regis salió corriendo.

 

“¡Espera un momento! ¡Por favor espera! ¡Tendré problemas si esto no se envía!”

 

El mensajero periódico llegaba una vez a la semana.

Regis se movió delante del carruaje y entregó un paquete al mensajero desconcertado.

 

“Eso es... ¿Para ser enviado al departamento de administración militar? ¿no hay un mensajero aparte para los documentos militares?”

“Estos son documentos urgentes, será malo si no se envían, es una gran responsabilidad, pero lo dejo en tus manos.”

“¡Aguarda! ¡Somos mensajeros civiles, no del ejército! Necesitas enviar un mensajero del ejército para entregar algo tan importante como esto.”

“A Sir Jerome no le gusta enviar a sus soldados para entregar documentos, eso me preocupa.”

“Hmm, el departamento de administración militar está en la capital, supongo que puedo pasar.”

“Eso es de gran ayuda.”

 

Regis le dio una moneda de cobre.

 

El mensajero guardó el paquete en su cartera con una sonrisa.

 

Voy a reclamar el dinero de vuelta como gastos necesarios, Regis quien estaba corto de dinero lo decidió.

El correo periódico salió desde la puerta sur. Finalmente pudo dormir.

Regis bostezó ampliamente.

Oyó un sonido de risa cerca de él.

Se giró y vio a Clarisse con una gran pila de ropa que se le acercaba. Parecía un poco cansada.

 

“Ah... Manejar el papeleo es un fastidio, y cosas que no puedo ignorar siguen apareciendo.”

“¿Es sobre la princesa? No tienes que preocuparte por eso.”

“... ¿Puedes hacer un tiempo para mí ahora mismo?”

“Qué extraño para ti pensar que tengo tiempo.”

 

Clarisse levantó las comisuras de sus labios mientras sostenía una gran cantidad de ropa en sus manos.

 

La ropa se lavaba con detergente en la capital imperial, pero la colada se hacía usualmente usando tablas de lavado tradicionales en la fortaleza. Detergentes eran considerados un artículo de lujo por aquí.

 

“Mis disculpas, parecías bastante ocupada... Pero es raro verte lavando la ropa en este momento.”

“Porque la leche se derramó sobre el mantel, si no lo lavo ahora, olerá más tarde.”

“Ah, ya veo, ¿la has derramado?”

“No. Por casualidad estuve libre por el momento, si no te importa que lave la ropa mientras hablamos, puedo escuchar lo que tienes que decir”.

“Déjame llevar la mitad de eso por ti.”

 

Clarisse sonrió maliciosamente cuando Regis extendió las manos.

 

“¿Estás seguro?”

“No importa lo débil que sea, ayudar a una mujer a llevar la mitad de su ropa todavía es manejable.”

“Eso no es lo que quiero decir, está manchado con leche ¿sabes?”

“Ugh... No se puede hacer nada, me limpiaré con un paño húmedo más tarde.”

“Fufufu…”

 

Clarisse entregó un paño ligeramente húmedo a Regis. Olía a leche. Regis se dirigió hacia la lavandería junto con Clarisse.

 

Para las labores del hogar, la tarea que era más tediosa e importante como cocinar y limpiar era la lavandería.

En un rincón de la región occidental donde residen los soldados, había un lugar que estaba a mitad de camino por debajo del nivel del suelo.

La nieve derretida fluía hacia este lugar a través de tuberías, inundando las 10 estaciones de lavado.

 

Clarisse puso la ropa en el agua. La empapó lo más posible, sacando la mayor cantidad de suciedad posible.

Sus manos tiernas y pálidas se pusieron rojas inmediatamente después de sumergirse en el agua helada.

 

“Ugh...”

“Déjame ayudar.”

“Estoy bien, ¿quieres hablarme de la princesa?”

“Eso es correcto... Pero estás haciendo una tediosa tarea delante de mí mientras estoy hablando, eso me pone incómodo.”

“Qué cosa extraña para decir, esto es lo que significa el estatus social.”

“Según esa lógica, ayudar con las cosas que quiero ayudar es un privilegio de mi estatus social. ¿Eh, tengo que hacer esto?”

 

Regis sacó un mantel del montón de ropa y lo empapó en agua, imitando a Clarisse.

 

“¿¡Hah!?”

 

Sus manos sentían dolor por el agua helada.

 

“Estás realmente... saca las manos del agua de vez en cuando mientras estás lavando, te quemarás si mantienes las manos en el agua demasiado tiempo.”

“Ah, cierto. ¿Tú estás bien?”

“Estoy acostumbrada a esto.”

“Ya veo.”

“Cuando estoy lavando mucha ropa por la mañana, uso una olla para hervir un poco de agua, puede ser usada para calentar mis manos, y quita fácilmente las manchas”.

 

Había una gran olla en la esquina de la lavandería.

Regis comprendió. Era imposible limpiar tanta ropa sin prepararla. Un principiante como él tendría dificultades para lavar sólo una.

 

“¿No estás hirviendo agua hoy?”

“Sólo hay unas pocas piezas de todos modos. ¿Eso es todo de lo que quieres hablar?”

“Todavía no, voy a empezar ahora... Ku...”

 

Regis masajeó sus dedos que se sentían dolorosos por el frío para calentar sus manos.

Pero las manchas no salían.

Así que Regis repitió los tres pasos de fregar el paño, sacándose las manos y frotándolo para calentarlo.

 

“¿Estás bien?”

“Ugugu... ¿Por qué Altina emitió un duelo en este momento?”

“Probablemente la princesa no pensó demasiado en el momento, eso fue definitivamente algo en lo que pensó por la mañana”.

“Eso fue demasiado precipitado.”

 

Finalmente, quitó el olor de la leche de un pedazo del mantel.

Un área grande sobre el mantel se volvió ligeramente amarilla, el área que era marrón también se había vuelto blanca.

 

“Pero, aun así, estará bien si es idea de la princesa.”

“Sé que es demasiado tarde para que ella renuncie... Pero no pensé que serías tan optimista.”

“¿No confía en la princesa, Mr. Regis?”

“No tengo el talento para discernir la destreza marcial de alguien, pero pensando objetivamente, no hay manera de que Altina pueda ganar. Si sir Jerome fuera alguien que pueda perder con una niña de 14 años, él habría muerto en el campo de batalla hace largo tiempo.”

“Ya veo, algunas personas pensarán de esa manera.”

“Por favor, hazme saber si tienes una opinión diferente...”

 

Clarisse recogió el mantel desde el agua helada.

El sonido de las salpicaduras de agua se oía en el lavadero.

 

“Porque la princesa me dijo ‘no hay problema’♪”

“Simplemente estás renunciando a pensar, lo que tú crees y los hechos son cosas diferentes”.

“Entonces, ¿qué piensas hacer?”

“... Probablemente no hay medidas apropiadas que podamos tomar”.

 

Finalizando las tareas de limpieza con las que no estaba familiarizado, Regis se despidió de Clarisse y se dirigió a su propia habitación.

¿Estaban sus pasos inestables por la falta de sueño o por demasiados problemas en su mente?

Podía oír el sonido de la espada balanceándose desde el patio.

Se acercó y vio a Altina empuñando un fauchard grande en el patio.

Altina balanceó el fauchard con una mano como una ramita, aunque usualmente se necesitaban dos manos para manejarla.

 

-- Las chicas normales no podían hacer eso.

 

Altina tenía una fuerza enorme en su brazo que no coincidía con su apariencia. Probablemente advirtió la presencia de Regis.

Altina le sonrió a Regis.

 

“Ara, ¿quieres balancearla también?”

“No quiero y no puedo, no quiero presumir, pero...”

“¿Ni siquiera puedes levantarlo?”

“Probablemente no pueda.”

 

Regis se encogió de hombros mientras Altina sonreía torpemente. Ella comenzó a balancearla de nuevo.

 

“Eres increíble.”

“Sólo la fuerza de mi brazo... estoy segura de eso. Balanceaba espadas para adultos cuando era muy joven.”

“Bueno, no es sólo eso... Pero para ganar contra Jerome, francamente... Quiero decir... ¿No será demasiado difícil?”

“Definitivamente, si fuera alguien tan fácil de derrotar, nuestros enemigos no tendrían tantas dificultades.”

“¿Tienes un plan en mente? Tenías suficiente confianza para lanzar un duelo.”

 

Regis apostó por esta pequeña oportunidad.

Altina lo miró con una expresión desconcertada.

 

“¿Qué plan? ¿No que un duelo es ganado por la persona más fuerte?”

“Ugh... En realidad, no estás pensando en nada... Hay preparaciones que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de ganar.”

“Hey, no soy estúpida.”

“¿¡Así que lo pensaste!?”

“La lanza será más rápida en el primer ataque. Después de bloquear eso, tengo que estar atenta a los golpes del cuerpo ya que mi espada es pesada. ¿Patear su rodilla cuando se acerque va contra las reglas?”

 

Regis bajó la cabeza.

 

“Qué es esto... Estás planeando luchar contra él adecuadamente...”

“No tendría sentido si no lo hiciera de esta manera, mi objetivo no es ganar.”

“¿Eh?”

“Probar que soy más fuerte es el objetivo, no ganaré la confianza de los soldados si no gano esto correctamente y también tu confianza”.

 

Dijo Altina con calma.

Regis también sentía que tenía razón.

 

“... Pero no es alguien a quien puedas ganar sin ningún plan”

“No tendrá sentido, incluso si gano con un plan”.

“Ugh, erm...”

“¿Estás pensando en algo raro?”

 

Altina miró intensamente a Regis. Regis apartó los ojos.

 

“... Hay muchas maneras de hacer algo sin que otros se den cuenta, como reflejar la luz del sol en sus ojos con cosas como cristales rotos, o algunas trampas en el suelo.”

 

Después de decir eso suavemente. El sonido del viento se elevó.

El fauchard se estrelló junto al pie de Regis con un golpe. Hizo una profunda abolladura en el suelo.

 

“¡No bromees conmigo!”

“¿¡Hey, hey Altina!?”

“Ah... Lo siento, estaba demasiado agitada...”

“Yo también”

 

-- Regis le respondió a la chica pidiendo perdón:

 

“Mis disculpas, no quise molestarte.”

“Si, entiendo.”

“Entiendo por qué quieres tener un duelo adecuado, pero el objetivo no está al final de una serie de victorias, tenemos que tomar la puerta de atrás.”

 

Como era de esperar, esto era demasiado cruel para una chica de 14 años.

Actualmente, Altina quien era la cuarta princesa, no tenía ninguna posibilidad de heredar el trono. La única manera de que ella asumiera el trono sería usurparlo.

Pero Altina tenía un corazón puro y justo, por lo que no pasaría por un camino lleno de barro y muerte.

Sólo un camino justo y limpio se reflejaba en sus ojos. Y así, Regis tenía que ser el chico malo--

Regis apretó el puño.

Un par de manos blancas y pequeñas se colocaron en la parte superior de su mano en este momento.

 

“¿Eh...?”

 

Los dedos que estaban ligeramente calientes después de practicar sus movimientos acariciaron la piel de Regis.

Altina estaba a su lado antes de darse cuenta.

Levantó la cabeza para mirar a Regis, sus bellos ojos color carmesí estaban mirándolo mientras se inclinaba hacia él.

 

“Sé que estás preocupado por mí y también entiendo que sabes muchas cosas”

“Sí, estoy preocupado por ti... Pero no sé nada tantas cosas...”

“No creo que sea malo pensar en tácticas, pero a veces tenemos que enfrentar la batalla directamente.”

“... ¿Quieres decir que este es un escenario en este momento?”

“Sí, ¿no es así?

 

Regis cerró los ojos.

Examinó los libros en su mente y extrajo el conocimiento pertinente. Pero decidió no usarlos al final.

 

“Si te ayudo a ganar este duelo con un plan... perderás la justicia que guía el camino por el que avanzas, no hay nada más triste que perder el camino y ser un peón para los demás”.

“¡Eh... yo realmente no entiendo algo tan profundo, pero mi instinto me dice que debería luchar y ganar correctamente!”

“¿Debería creerte...?”

“¡Voy a demostrar que soy digna de tu confianza, sólo espera y veras!”

 

Altina golpeó su puño contra la mano de Regis que estaba sosteniendo. Regis asintió con un gesto de simpatía desde tiempos anteriores.

En este momento para ella, el uso de esquemas para ganar no sería eficaz y tendría implicaciones negativas.

Pero no podía quedarse parado y observar distraídamente.

 

-----

 

Regis se frotó los ojos dormidos cuando apareció en el comedor de los oficiales.

Pero la persona que estaba buscando no estaba presente, así que Regis fue a los establos.

Mientras vagaba por los establos, la persona que buscaba le saludó en voz alta.

 

“¡Oh, Sir Regis!”

“Estás aquí, Mr. Evrard... ¡Estaba buscándote!”

“¿Estás... buscándome por algo con respecto a la princesa ¿Hmm? ¿Es sobre el duelo? ¡Wahaha! ¡Sabía que esto ocurriría tarde o temprano, pero no creía que la niña presentaría el desafío en ese momento! ¡Estaba muy sorprendido!”

“¿¡Sabías que ocurriría!?”

“Ella querría hacer algo para cambiar este status quo incómodo.”

“Eh...”

“¡Y la única manera en que podía pensar es empujar al duque con espadas!”

 

Regis tomó su cabeza.

Esto significaba que el pensamiento de Altina no era distinto del de este comandante de caballeros con músculos.

Al menos cuando estaban empuñando espadas. Le dolía la cabeza.

No, esa era la razón por la que pensaba que era necesario que Regis la ayudara como estratega.

 

“Por qué resultó de esta manera... Y el vencedor ya ha sido determinado...”

“¡Wahaha! ¡Sir Regis, tienes talento con las palabras! ¡Como se esperaba de un estratega!”

“No soy un estratega.”

“¿Oh? ¿No propusiste un excelente plan para atrapar a los bandidos?”

“No, eso fue solo que... La princesa me pidió que le explicara lo que yo sabía... No tengo la capacidad de presentar planes de batalla”.

“¿Qué hay de malo sobre eso? Usar lo que otros no tienen es una buena manera de contribuir.”

“Hah…”

 

¿Pero y si le faltaba el conocimiento en momentos críticos? Era entonces cuando necesitarían a un verdadero estratega y su sabiduría.

Tal como la situación de ahora.

 

¡Plat!

 

Evrard dio unas palmaditas en la espalda de Regis. El impacto ahuyentó su somnolencia.

 

“¡Eso duele!”

“La vida de algunas personas se salvaron gracias a ti.”

“¿Ah...?”

“¡Mi nieto! Ese chico estaba en el ejército del Marqués Thénezay y fue salvado cuando fueron derrotados.”

“Bueno, el cuartel general fue destruido después del ataque furtivo, pero la mayoría de nuestras fuerzas escaparon, pero no creo que fuera gracias a mí...”

“¿Te refieres a las personas que apenas escaparon con vida del ataque de los salvajes?”

“Sí.”

“Mi hijo estaba con ustedes en las fuerzas de reserva cuando fueron enviados a la parte trasera de la unidad principal”.

“Ah, había una fuerza de reserva.”

“Al final, no se sintió avergonzado por la derrota, sino que fue elogiado en lugar de ayudar a sus camaradas derrotados a escapar”.

 

Regis recordó lo que pasó. Ese fue un recuerdo agotador.

 

“... Después de notar el ataque furtivo, el cuartel general estaba en llamas... Así que sugerí no ayudarlos, sino prepararnos para atacar... Pero eso fue todo lo que pudimos haber hecho.”

“No seas modesto, el cuartel general fue destruido y el ejército fue derrotado. La razón principal por la que el ejército no fue aniquilado fue porque las fuerzas de reserva detuvieron el avance de los bárbaros bajo el comando del administrador de quinto grado Regis Auric.”

“Yo no comandaba nada... Las reservas tienen oficiales de combate de alto rango que los guiaban, por lo que fueron ellos los que hicieron el trabajo.”

“Pero eso no es lo que esto dice.”

 

Evrard le entregó una carta.

Regis tomó la carta.

El nieto de Edward usó un lenguaje increíblemente formal y escribió lo que Evrard había dicho.

Cómo fue salvado por el esfuerzo de Regis cuando el ejército del Marqués Thénezay fue derrotado.

También mencionó cómo Regis rescató a muchos otros colegas.

Recientemente se enteró de que Regis tuvo que asumir la responsabilidad como único sobreviviente de la base y fue desterrado a las fronteras.

 

Y entonces-

 

“Para pagar su deuda a Sir Regis, mi nieto se ofrecerá como voluntario para unirse a este regimiento, ¡Bien! ¡Esto también es una forma de vida!”

“¡Cómo podría serlo! La tasa de supervivencia de este regimiento es ligeramente superior a la de las otras líneas del frente... Pero sigue siendo 10 veces mayor si te quedas en la capital ¿Por qué se ofreció a venir aquí?”

“Mi nieto probablemente está pensando en protegerte en este peligroso lugar”

“... No soy digno.”

“Wahahaha, dices cosas extrañas, ¡sólo la persona misma entenderá por qué está dispuesta a arriesgar su vida!”

 

Regis sintió que la declaración de Evrard era probablemente correcta.

Pero Regis no pensaba que había salvado muchas vidas, o que era digno de ser protegido.

 

“Mr. Evrard, ¿puedes aceptar esto? ¿Para qué tu querido nieto se ofrezca voluntariamente a estar en este peligroso lugar?”

“Si eso es lo que quiere, no puedo hacer nada al respecto.”

“¿¡Soy digno de su protección!?”

“Hm... realmente no puedo regañarlo en mi posición.”

 

Evrard sonrió satisfecho.

Regis inclinó la cabeza, sin entender lo que quería decir.

 

“... ¿Te refieres?”

“Quiero decir que, si mi nieto muere innecesariamente por tu incompetencia, te hablaré sobre las responsabilidades con mi alabarda.”

“¿¡No estás enojado!?”

“No estoy enojado.”

“¡Tus palabras se están quebrando!”

 

Regis debería sentirse feliz de que alguien de su antigua unidad tuviera gratitud hacia él.

Gracias a él, Regis sintió que su vida se fue acortando gradualmente. De vuelta al tema.

 

“... Dejemos esto de lado por ahora... Quiero hablar de la princesa.”

“¿Hmmm?”

“¿Crees que la princesa puede ganar?”

“Sería excelente si ella pudiera soportar 10 golpes, ¿no es así?”

 

Evrard juzgó que Jerome ganará dentro de 10 golpes. Así de grande era su brecha en las proezas marciales.

 

“... Puede que vaya en contra del código de caballería de los caballeros... Pero, ¿puedo pedirte que salves a la princesa si se mete en un aprieto?”

“Ah, dime los detalles.”

 

Tres días después --

 

La campana del mediodía estaba a punto de sonar.

Muchos soldados ya se habían reunido en la plaza de desfile.

La nieve había estado cayendo desde la mañana; se convertiría en una tormenta de nieve si el viento se levantaba.

 

Pero ninguna de las dos partes planeó posponer el duelo debido al mal tiempo. Regis estaba en la habitación de Altina.

 

El accidente unos días antes no ocurrió. Altina estaba esperando el duelo en silencio. Llevaba sus protectores de brazo, protectores de rodilla y armadura de pecho sobre su vestido de una pieza mientras se sentaba en una silla elegantemente diseñada.

 

Un juego de té fue colocado sobre la mesa.

 

“No te ves bien, Regis.”

“Tienes la culpa de hacerme caer enfermo por sobre preocuparme, Altina.”

“Tú no estás en el duelo, así que relájate un poco ¿bien?”

“¿Crees que puedes ganar? ¿Contra el ‘héroe de Erstein’?”

“Definitivamente, lo he dicho muchas veces, pero no me creerás si no te lo muestro.”

“Y haciendo una apuesta con términos que están en contra de ti...”

 

Altina se puso de pie.

 

Era una cabeza más baja que Regis, pero su aura la hizo sentir lo suficientemente alta como para que él tuviera que mirarla hacia arriba.

 

“Si me comporto como una inútil en un lugar tranquilo, ¿cómo puedo ser una emperatriz?”

“Ciertamente no serías capaz... Pero hay algo conocido como la gestión de riesgos en este mundo...”

“Hay muchas cosas en este mundo que no puedes lograr sin conseguir la victoria.”

“Tú te apresuras demasiado.”

“No me creerás, diga lo que diga verdad.”

 

Altina sonrió solitariamente.

Regis estaba atónito.

 

-- ¿Debería creer que Altina ganara, aunque no tenga otros compañeros?

 

“Perderás algo irremplazable si haces un movimiento equivocado cuando eres impulsado por emociones. No puedo seguir fallando en el mismo lugar”.

 

Regis recordó al Marqués Thénezay.

 

Probablemente nunca olvidaría que no lo propuso una tercera vez. O no notar el orgullo de los nobles.

No tenía sentido tener sólo conocimiento. Este hecho se había grabado en su corazón.

 

“¿Vas a detenerme? ¿Podrías estar planeando escapar conmigo? Eso sería muy romántico”.

“No puedo hacer eso, pensé en eso antes, pero tú eres lo suficientemente poderosa para que Jerome se quede en guardia, correr contigo sin levantar una conmoción es imposible, y si fueras alguien que huiría, ya habrías dejado este duelo.”

“Tienes razón, es lamentable que no sea nada romántico.”

“Aunque he pensado en qué hacer si pierdes...”

 

Altina frunció el ceño.

 

“¿Y eso sería?”

“Voy a detener a Jerome, te escaparás con cierto caballero lejos de la fortaleza, pero no puedo decir quién es ese caballero...”

 

Regis estaba preparado para que Altina se enojara por hacer planes para escapar si era derrotada.

Pero Altina se rio inesperadamente.

Ella estaba sosteniendo su estómago riendo en voz alta.

 

“No, no es bueno... Ahahaha... ¡¡Re, Regis eres realmente demasiado!! ¡Ahahaha! ¡Pensaste que definitivamente perdería! Hah ~ la risa termina aquí ¿¡De acuerdo!?”

“Me sentí mal por hacerte esto, pero mis relaciones privadas contigo y el juicio objetivo son dos cosas diferentes, tengo que hacer una preparación adecuada para el peor de los casos...”

“Ahahaha, eso es correcto, creo que eres necesario para mí porque eres este tipo de persona, este es el juicio tranquilo como estratega.”

“No es el juicio de un estratega, esto es... eso... ¿Cómo debo decirlo?”

 

Sería demasiada responsabilidad para un funcionario administrativo de quinto grado.

¿Así que como amigo de Altina?

¿Cuándo se hizo amigo de Altina quien era el comandante? Pensar que era un amigo porque le permitía dirigirse a ella por su apodo era demasiado tonto.

Regis se turbó y se quedó quieto.

Altina estaba riendo tan fuerte que sus hombros temblaban. El sonido de jadeo se mezcló en la risa de Altina.

 

“Ha, ha... pensé que moriría de risa antes del duelo. No creía que hubieras hecho preparativos para escapar después de perder... Ah... Esto es demasiado.”

“No voy a encontrar ninguna excusa. No creo que vayas a ganar.”

 

Regis volvió a confesar.

Altina no estaba enfadada y solo asintió.

 

“Lo sé, sólo hay una persona que cree en mi victoria incondicionalmente.”

“Quieres decir Clarisse...”

“Sí. Pero para alcanzar mi objetivo, una persona que no confía tanto en mí también es necesaria.”

“¿Con esa persona te refieres a mí?”

“Confirmé que eres tú después de este incidente, para ganar tu confianza, no perderé este duelo”.

 

Altina desafió a Jerome para ganar la confianza de las tropas en este regimiento. Incluyendo Regis.

 

“... ¿Puede este duelo ser cancelado debido a mi actitud?”

“Hmmm ~~, ¿tal vez?”

“Ugh...”

 

Su fatiga mental aumentó un 30%. Altina se acercó con la mano.

Su mano tocó el pecho izquierdo de Regis, justo encima del corazón.

 

“¿Hmmm?”

“Quiero convertirme en una emperatriz... Si mi deseo no se hace realidad, definitivamente moriré. El estratega también me seguirá.”

 

No importa qué medidas tomaron, Altina seguramente no sería la única que tenía que asumir la responsabilidad.

Su corazón bajo la palma de Altina comenzó a correr. Altina no había terminado.

 

“Tener expectativas para ti como estratega, significa esperar que incluso arriesgues tu vida.”

“Es cierto...”

 

Regis comprendió esto.

Es por eso que Regis estaba vacilante.

 

“Como te pido que arriesgues tu vida, es normal que yo arriesgue la mía también, no quiero ser una reina tonta que espera la lealtad simplemente sentada en el trono”.

 

Altina deslizó su mano desde el pecho de Regis hasta su cuello, y luego su rostro. Su mano se sentía fresca.

 

“Mira con tus propios ojos, te probaré mi voluntad... Y puedes considerar el asunto en esa noche”.

“La parte en la que no puedo creer en mí, tu creerás en ella en mi lugar, así que tengo que confiar en ti, ¿verdad?”

 

Altina asintió y retrajo su mano.

Y ella alcanzó la colosal espada apoyada en la pared. Ella agarró la empuñadura firmemente.

 

“Ya es hora.”

 

-------

 

Altina y Jerome estaban opuestos el uno al otro en el centro del anillo de soldados. Estaban a unos 10 pasos de distancia.

Debajo de los pies de todo el mundo estaba la nieve.

 

La visibilidad era pobre y todo era blanco. Esto era una ventisca. Altina llevaba protectores de brazos y de rodillas sobre su vestido. En su mano estaba el Grand Tonerre Quatre.

Era una espada gigante que no coincidía con la pequeña chica.

Jerome en el otro lado no llevaba ninguna armadura, apenas un traje normal de camisa negra con pantalones militares. Él sostenía una lanza corta usada por los

 

Soldados de pie en el bosque. Tenía unos 27Pa (2m) de largo, sobre la longitud de la espada gigante.

Regis estaba entre la pared de gente que los rodeaba. Evrard vestido con armadura completa caminó a su lado y dijo:

 

“Ambos lados están tranquilos.”

“Es cierto... ¿Cómo están las preparaciones?”

“No hay problema, Miss Clarisse está esperando en el carruaje.”

“Gracias.”

 

Su conversación sobre el plan después del duelo se detuvo. Evrard se acarició la barba.

 

“El Margrave ha renunciado a eso. No utiliza una espada para ganar ventaja en la velocidad, ni una larga lanza para conseguir un mejor alcance, escogió un arma que no le da ventaja.”

“No entiendo nada de los enfrentamientos entre espadas y lanza... ¿Pero la lanza corta usada por el Margrave lo pone en desventaja?”

“Esa cosa no es ligera ni larga, y se romperá con un ataque de la espada gigante”

“¿No usaría esto... como una excusa para perder?”

“Eso fue preparado por él de antemano, no puede ser usado como una excusa, él quiso usarla de otra manera.”

“¿Para evitar que la princesa encuentre excusas?”

“Así como la princesa no le da al Margrave motivos para excusas levantando todo tipo de términos y estableciendo el duelo 3 días más tarde. El Margrave está usando un arma que es desventajosa para él para silenciar cualquier queja de la princesa – Están comenzando.”

“...!!”

 

La campana del mediodía sonó como si anunciara el inicio de la pelea.

El chirrido del metal sobre el metal se extendía desde la plaza de desfile.

La mayoría de la gente pensó que sería la joven princesa cortando hacia el Margrave mientras él esquivaba.

 

“¡¡Ora ora ora!!”

 

Pero el primero que rugió y gritó fue Jerome. Jerome echó la nieve bajo sus pies y cargó.

Altina no se movió. ¿O no podía moverse?

El Margrave acortó la brecha de 10 pasos en un instante y empujó su lanza.

 

“¡Hah!”

“¡¡Se resolverá en el primer movimiento--!!”

 

Los soldados estaban aturdidos.

 

“¡¡Este tipo de ataque!!”

 

Exclamó Altina.

Y usó el cuerpo de la espada para bloquear la punta de la lanza. Jerome gimió.

Las dos piezas de metal chocaron con un chirrido.

La lanza corta apuñalando en el hombro de la muchacha fue desviada. Jerome suspiró.

 

“Ugh... ¡Una lanza normal ni siquiera puede rasguñarla!”

“Está hecha de Plata Espiritual de Tristei?”

 

Regis dijo suavemente.

Durante las guerras que fundaron el imperio, había leyendas que las poderosas espadas fueron hechas de plata y concedidas a L'Empereur Flamme.

 

Probablemente las espadas no estaban hechas de metal natural, una aleación -- los investigadores lo explicaron como tal. En esta era, el material más fuerte que se podía hacer a partir del acero, fue hecho por la fundición de algunos tipos de metal juntos, y era de conocimiento común.

Pero aún no se había descubierto una aleación que pudiera rivalizar con la plata de los Elfos, así que algunas personas creían que la espada tenía la bendición de los Elfos.

 

La espada gigante se convirtió en el escudo que protegía a la pequeña Altina.

 

Después de que su ataque fuera rechazado, Jerome retiró su lanza para mantenerse firme. El pie de la chica fue expulsado ante eso.

 

Un ruido sordo reverberó en la plaza de desfile.

 

“Ugh...”

 

Una poderosa patada aterrizó en la rodilla de Jerome. La postura del fornido hombre se rompió.

La chica gritó:

 

“¡Pelea seriamente, Jerome!”

“¿¡Woah!?”

 

La espada no tocó el suelo cuando se hizo girar, pero la nieve fue esparcida por ella. El poder de la espada era lo suficientemente fuerte como para que los soldados que los rodeaban lo sintieran.

Jerome rodó en el suelo para evadir este ataque de desastre.

Su cuerpo y su lanza probablemente serían aplastados si bloqueaba el golpe.

Las tropas que miraban la pelea se encendieron debido a esta apertura inesperada.

La espada de la princesa forzó al margrave a rodar por el suelo, manchando su ropa con nieve y barro para esquivarla. Nadie esperaba eso.

 

“... ¿Tal vez, ella puede ganar?”

 

Pero las débiles palabras de esperanza que salían del pecho de Regis fueron rechazadas por Evrard.

 

“¡Este es solo el comienzo!”

 

Jerome seguía sonriendo mientras tomaba una postura.

 

“Qué ingenua, niña. Te arrepentirás de no haberme acabado con ese golpe justo ahora.”

“Mi objetivo es demostrar que soy más fuerte que tú, no romper el cuerpo de mi subordinado en pedazos”.

“¿Tienes espacio para contenerte?”

“Tú también buscabas mi hombro, ¿te preocupa que no puedas casarte conmigo si muero?”

“Kukuku... Eso cruzó mi mente.”

“¡Lucha con todas tus fuerzas!”

“¡Fu, interesante!”

 

Los dos se fueron contra el uno al otro.

Jerome atacó repetidas veces, Altina bloqueó con su espada.

Altina empuñando ese gigantesco trozo de metal con su delgado brazo como una rama de árbol parecía tan poco realista como una película de grado B.

Altina cortó repetidamente mientras el desvío de Jerome se volvía más frecuente.

 

“¿¡Jerome está siendo acorralado!?”

 

Los gritos procedían desde los soldados. Las manos de Evrard temblaban.

 

“Oh... Pensar que la princesa era tan fuerte... ¡Ella es una diosa!”

“¿Puede ella ganar?”

“Erm... el Margrave está vacilante en su ataque, está preocupado por matar a la princesa, lo importante es que el margrave necesita liberar su fuerza cuando la espada bloquea su ataque, o bien la lanza se romperá. En contraste, el Margrave necesita paralizar y desviar el ataque de la espada.”

“¿Porque la lanza se romperá si la bloquea directamente?”

“Así es, el margrave está protegiendo su lanza tanto en ataque como en defensa, así que la princesa tiene la ventaja.”

“Entonces, ¿por qué no puede ganar?”

“Es una lástima que la princesa no sea un hombre.”

“¿Eh? Eso...”

 

Mientras observaban, la situación de Jerome atacando mientras Altina se defendía aumentó.

Jerome todavía tenía energía de sobra. Giró su lanza de vez en cuando para mostrar que se lo estaba tomando con calma.

Por otro lado, Altina estaba sin aliento.

 

Le faltaba resistencia.

 

Ella podría tener la fuerza para balancear la espada colosal, pero ella no podía igualar al héroe Jerome que era robusto en cuerpo para una batalla extendida.

 

La hoja gigante se volvió lenta; no podía seguir la velocidad de la lanza corta. Una parte de su vestido fue roto por la punta de la lanza.

 

Jerome todavía estaba luchando una batalla peligrosa donde su arma se rompería con un movimiento equivocado, como caminar sobre una cuerda delgada. Pero la escena fue evolucionando lentamente en Jerome acorralando a Altina con sus ataques.

 

El hombro de su vestido de una sola pieza fue perforado, el hombro de Altina estaba desnudo.

Sangre sudaba desde su blanca piel.

 

“Hah... hah...”

“Eres bastante buena, pensé que te quedarías sin resistencia antes, niña.”

“No me rendiré solo porque mi respiración es ligeramente rápida”.

“Hmmp, te reconoceré entonces... No hay mucha gente en esta fortaleza que pueda luchar contra mí hasta este punto... Y todavía eres joven... probablemente serás un gran espadachín en tres años.”

“Hah, hah... ¿me reconoces como un espadachín?, ¿tu cerebro está siendo apretado por una prensa?, lo que quiero es ser reconocida como tu comandante.”

“Los soldados estarán más dispuestos a escuchar tus órdenes si eres así de fuerte. Tú no estás a mi nivel todavía, pero eres lo suficientemente buena como para ser un vice comandante”.

“Es así... entonces... ¡No puedo renunciar ahora!”

 

Altina alzó la espada.

Ella arrasó a través de la nieve y cargó. Y balanceó hacia abajo.

 

“¡¡Hyaaa!!”

“Ara ara... Ser demasiado codiciosa será tu final.”

 

La espada hizo pedazos el suelo.

Una pantalla de nieve se elevó desde el suelo. Una fuerte explosión estalló como un trueno. Jerome evadió el ataque y empujó con su lanza.

 

“¡Hah!”

“¡Hee.... Hya!”

 

Altina levantó la espada que se hundió en el suelo. Ella apuntó hacia la lanza que cargaba hacia ella.

Justo antes de que la espada estuviera a punto de aplastar la lanza, Jerome retiró su cuerpo y su arma y retrocedió.

Fue un golpe vacío.

Él vio a través de su intención.

El golpe en el que utilizó toda su fuerza fue eludido, el pie de Altina se volvió inestable. Jerome no perdió esta apertura y lanzó su lanza hacia Altina.

 

Incapaz de evadir, la lanza corta golpeó el brazo izquierdo de Altina y la hizo volar.

 

“¿¡Ugu!?”

 

La armadura del brazo de la chica se rompió. Regis se inclinó hacia delante.

 

“¿¡Altina!?”

 

No pudo evitar gritar.

 

La muchacha rodó sobre el suelo cubierto de nieve.

 

El duelo ha terminado -- Todo el mundo presente pensó. Pero la mano de Altina no soltó la empuñadura.

 

Y se levantó de inmediato.

 

“Hah... hah... hah... hah... hah...”

 

Los ojos llameantes de Altina miraron fijamente a su oponente.

 

La sangre brotaba desde su brazo izquierdo, pintando la armadura y la manga de su vestido de rojo.

Su brazo izquierdo colgaba con fuerza.

Probablemente estaba fracturado o entumecido por el dolor. Sólo su mano derecha sostenía la espada.

Estaba claro que Altina no podía continuar la lucha. Pero no parecía que se diera por vencida.

Jerome se apartó y hundió su lanza en el suelo, relajando su postura. Se mantuvo alerta y preguntó:

 

“¿Todavía quieres continuar?”

“Definitivamente... hah... haha... nunca me rendiré...”

“¿Tienes sólo un brazo sabes?”

“Si tú... ugu... si perdieras un brazo en el campo de batalla... hah... ¿Te habrías dado por vencido?”

“Hmmp, tu espíritu es digno de elogio, pero ¿qué piensas hacer después de convertirte en el comandante? Niña, ¿puedes llevar sobre tus hombros las vidas de los 3000 hombres del regimiento de la frontera?”

“Hah... hah... Crees que te desafiara sin este nivel de resolución... Ugu... ¿Me estas subestimando? ¡Incluso puedo soportar a toda esta nación, sólo mírame!”

 

Altina levantó la cuchilla colosal con su mano derecha.

No fue sólo Regis quien se acordó del legendario hombre que manejaba la Grand Tonnerre Quatre sólo por la postura de Altina.

Los soldados se volvieron locos.

Pero Jerome no puso una postura con su lanza corta. Preguntó tan fuertemente como el empuje de su lanza –

 

“¿Tú piensas que... una aficionada como tú es más adecuada para el mando que yo? Estos no son problemas que se puedan resolver con sólo tu resolución. ¡Estoy preguntando si tienes las habilidades pertinentes! Un error y miles de tropas morirán en vano. ¿¡Lo entiendes!?”

“...¡Tch!”

 

A pesar de que el dolor y la fatiga estaban más allá del límite de su cuerpo, Altina seguía mentalmente alerta. ¡Pero ella estaba aturdida por esta pregunta!

 

Había dudas en los ojos carmesíes de la muchacha.

Sus ojos vagaron por la multitud y se centraron en un punto. Jerome siguió la mirada de Altina.

Los soldados que observaban el duelo hicieron lo mismo. Incontables pares de ojos cayeron sobre él. Incluso Evrard a su lado hizo lo mismo.

Regis sintió como si fuera aplastado por la inmensa presión.

Podía sentir el peso de la mirada de todos. El ruido en el entorno se desvaneció.

Regis puso su mano sobre su corazón.

Sólo podía oír el latido de su corazón en un ruido perturbador.

¿Por qué, resultó así? Por qué.

 

-- ¿Fue esa noche? Cuando Altina dijo que creía en mí, y no la rechacé. ¡Eso fue todo! ¡Por eso está trabajando tan duro para una persona tan inútil como yo!

 

No sé sobre tal situación. No lo entiendo.

Nunca había leído sobre esto antes. Mira, no puedo hacer nada bien.

Incluso mi respiración es dura. Voy a desmayarme.

Regis miró a Altina en un aturdimiento. Sus labios se movían.

Era ruidoso por lo que no podía oírla, pero el movimiento de sus labios reflejaba claramente en sus ojos.

 

Yo. Creo. En. Ti. Ah, en serio--

 

“No se puede hacer nada, ella es la princesa, pero en realidad...”

 

Regis dio un paso adelante.

 

La nieve debajo de sus pies hizo un sonido.

 

“... Esto no es 'creer', simplemente no piensas, o no eres razonable, albergando esperanzas sin ninguna base. Son razones imprácticas el desafiar a otros por cosas más allá de tus límites, resultando en tragedia. Ejemplos como estos están dispersos por todo el río de historia.”

 

Hubo casos de forzar ideales irrazonables a otros en el largo flujo de la historia. Se enfrentaron a retos que no coincidían con sus talentos debido a estos ideales, produciendo muchas historias trágicas.

Con los suspiros mezclados junto con gemidos, dijo como si estuviera forzando las palabras desde su boca.

 

“Esto es tan deprimente... Tengo que enfrentar desafíos que no me igualan. Tengo ganas de llorar por mi estupidez.”

 

Regis salió desde el cerco de los soldados solo. Fue al lado de Altina.

Altina sonrió y respondió con una voz ronca.

 

“Gracias, Regis.”

“... Es demasiado pronto para eso.”

 

Jerome liberó su intención asesina y preguntó con una voz tan baja que parecía venir desde debajo de la tierra:

 

“¿Qué haces aquí? ¡Eres una manzana complementaria rodando en un rincón!”

“Mis disculpas, podría ser un pez pequeño para ti Margrave, pero alguien no lo cree de esa manera... Hagamos una promesa, te ayudaré. Si la princesa gana esta pelea, ¡Yo Regis Auric se convertirá en su estratega!”

“¿¡Estratega!?”

 

Sonidos de sorpresa se extendieron entre los soldados.

Después que la capacidad de Regis fue confirmada por el incidente de los bandidos, nadie lo trató como una persona inútil.

 

Algunos podrían pensar que el rango de oficial administrativo de quinto grado era demasiado bajo, pero esa era la minoría. La que tenía el más alto rango era la princesa después de todo.

Jerome apuntó con su lanza hacia Regis.

 

“No tienes la voluntad, el valor ni el espíritu.”

“... Es cierto, ni siquiera creo en mí mismo, no tengo confianza, pero, aun así, hay alguien que cree en mí. Mientras ella siga creyendo en mí, le daré una oportunidad.”

 

Regis no era lo suficientemente lento como para rechazar esta posición con algunas excusas después de hacer una declaración tan audaz.

No tenía ningún motivo ulterior que lo impulsara a ayudar a Altina. Pero él realmente quería ayudarla desde el fondo de su corazón.

 

“... yo asumiré este papel, y lo que es más importante, Sir Jerome, prometiste ceder ante la princesa y trabajar bajo ella si gana, así que su autoridad de mando real no afectará la estructura de mando del regimiento.”

“Hmmp, sigues lanzando grandes palabras alrededor como de costumbre. Sé lo que quieres decir así que retrocede, la lucha sigue en marcha.”

 

Regis lentamente regresó a la multitud. Jerome tomó una postura con su lanza corta.

 

“El tiempo de descanso ha terminado, niña.”

“¿Qué estás insinuando? Yo no tenía intención de detener el tiempo para descansar. Tú eres el que tenía cosas de las que hablar, decir esto y aquello sobre la línea de mando.”

“Bien, este desarrollo fue más allá de mis expectativas... Personalmente, yo preferiría resolver esto pacíficamente... Pero esta mentalidad se detendrá ahora. Tienes la voluntad, la resolución, así como un estratega, niña, voy a reconocer que tienes el potencial para ser comandante. ¡Pero tampoco puedo perder!”

“¡Desde el principio, lo que quería mostrar no era mi voluntad o resolución... sino mi fuerza!”

 

Ambos gritaron.

La presión de ellos hizo temblar el aire.

El brazo de Altina colgó débilmente incluso después de un breve descanso.

Ella usó su brazo derecho para balancear su espada, haciendo el primer movimiento.

 

“¡Hyaaa!”

 

La espada que avanza con suficiente poder para cortar cualquier cosa, cambió de un corte hacia abajo a uno horizontal. La espada se estrelló hacia la cintura de Jerome.

Un golpe que era difícil de bloquear o evitar. Jerome asintió con la cabeza.

 

“Esa es tu única opción de ataque, no tienes mucha resistencia para mover tu espada con agilidad.”

 

El corte amenazaba con cortar al margrave por la mitad.

Pero Jerome mostró sus excepcionales poderes de salto - saltando para evadir la hoja.

Si se inclinaba hacia abajo para esquivar, Altina podría ser capaz de usar el peso de la espada para atacar hacia abajo.

Pero era difícil seguirlo con un ataque ascendente usando esa arma pesada.

 

Para tirar de su espada después de ese ataque perdido, Altina se dio la vuelta, su espalda indefensa se expuso a su oponente.

 

El duelo ha terminado -- La mayoría de la gente probablemente pensó así. No sólo las tropas, ni siquiera Jerome fue una excepción.

Solo necesitaba meter su lanza en el cuello de Altina para terminar el duelo. Cuando estaban pensando en eso, algo inesperado sucedió...

 

Altina no se detuvo después de darse la vuelta.

 

“¡¡Ahhhh!!”

“¿¡Qué!?”

 

Después de fallar el ataque inicial, la espada giró y cortó hacia Jerome una vez más. Y fue más rápida que antes.

Acelerando desde el impulso, acortó distancias con en el flanco de Jerome. Jerome apretó los dientes.

 

“¡¡Tch!!”

 

Él interceptó con su lanza corta en ángulo, intentando paralizar el golpe.

Un fuerte ruido de metal que no se escuchó en la plaza de desfile hasta ahora estalló.

La espada se deslizó a lo largo de la lanza corta y fue desviada lejos de Jerome. El brazo derecho de Altina se quebró.

Fue ligeramente deformado por el exceso de esfuerzo.

 

“¡¡¡¡¡Se rompió ah!!!!!”

 

La espada colosal no rompió la lanza.

Se deslizó.

Después del sonido muy claro de impacto, la punta de la lanza se rompió y cayó. Aun así, el cuerpo de la lanza todavía se podía utilizar como un arma.

Altina perdió el equilibrio y cayó al suelo. Su rostro estaba hacia abajo.

La nieve en el suelo se dispersó.

Jerome levantó la lanza sin la punta con ambas manos.

Solo necesitaba bajarla y detenerse antes de que golpeara la cabeza de la chica. Eso era todo lo que tomaría. No había necesidad de golpear a la chica tendida en el suelo.

Los soldados tragaron mientras observaban.

En este preciso momento --

 

La lanza corta levantada en el aire se rompió en dos como una rama.

 

“¿Qu...?”

 

No podía decir nada.

No sólo Jerome, todos los que vieron esta escena perdieron la voz.

En las manos de Jerome había dos palos de la longitud de una espada corta. Todavía podría usarse para luchar incluso en este estado.

Pero la lanza estaba rota.

Altina aún estaba tendida en la nieve.

 

“Fu... fu... ugu...”

 

Estaba tratando de ponerse de pie, pero no podía mover su brazo izquierdo y su brazo derecho no tenía la fuerza para apoyarse.

Sus piernas y hombros temblaban; no podía seguir agarrando la pesada espada. Los soldados miraron sin parpadear los ojos.

Jerome arrojó la lanza rota.

 

“Fu... Que tu arma se rompa en un duelo, la forma más miserable de perder.”

 

Los soldados se volvieron locos cuando Jerome admitió que estaba perdido.

 

“¿El general perdió?”

“¿La princesa ganó?”

 

¿Altina quien estaba acostada en la nieve entendía la situación? Evrard le pidió a Jerome que confirmara.

 

“Sir Jerome... esta es la victoria de la princesa”

“Eres molesto.”

 

El comandante de caballeros bajó la cabeza ante las palabras del margrave.

Las tropas de los dos combatientes gritaron y gimieron ante el inesperado final. También hubo algunos aplausos.

El ruido sacudió toda la fortaleza. Regis corrió al lado de Altina.

 

“Princesa, has ganado, por favor, ponte de pie... Ahora es el momento crítico.”

“Ugugu...”

 

Altina asintió.

Había gastado energía más allá de sus límites. Su hombro izquierdo seguía sangrando.

Aun así, el duelo carecería de sentido si ahora vacilara. Altina se incorporó.

 

“Hah... Hah... eso es cierto... Jerome quien perdió todavía está de pie... Ugu... Yo, el vencedor tirado en el suelo... será una risa.”

“...”

 

Regis asintió en silencio.

Sintió que su pecho se calentaba debido a la fuerte voluntad y esfuerzo de Altina.

No estaba equivocado al decidir creer en ella. Expresar sus sentimientos en el clímax del duelo tampoco estaba mal. Sólo confía en esta chica.

Sigue creyendo en ella.

Regis se secó la esquina de los ojos que se calentaban.

Altina se puso de pie. Estiró sus delgados y blancos dedos hacia el cielo. Este fue un anuncio tranquilo y hermoso de victoria.

El ruido en el entorno se volvió loco.

En esta intensa erupción de ruido, Altina habló con Regis quien estaba de pie a su lado.

 

“Oye...”

“¿Hmmm?”

 

Altina agarró el hombro de Regis con su temblorosa mano derecha.

 

“¿Estás dispuesto a confiar en mí ahora?”

 

Regis asintió.

No necesitaba considerarlo más.

 

“... Sí, confiare en ti, lo prometo.”

“Sí, es una promesa.”

 

Altina sonreía.

Su expresión era como un día brillante de primavera.

La fiebre de adrenalina de las multitudes aún las mantenía altas, era como un festival sin fin en la plaza del desfile.

El caos parecía que iba a durar para siempre. De pronto, sonó la campana.

No había nada misterioso al respecto. Desde la atalaya más alta de la fortaleza --

La campana situada allí arriba sonó sin parar.

Los soldados estaban aturdidos, incapaces de comprender lo que estaba sucediendo en ese momento.

La plaza de desfile se calmó y el sonido que venía desde la torre de vigilancia se hizo evidente.

 

“¡¡Ataque enemigo ~~~!! ¡¡Estamos bajo ataque ~~~!! ¡¡Vienen desde el norte, son los bárbaros--!!”

 

Los salvajes atacaban bajo la cubierta de la ventisca. La inquietud se extendía entre las tropas.

Miraron a Jerome inmediatamente. Regis gritó:

 

“¡Margrave!”

 

Este era el momento de cambiar las relaciones entre los dos. Si no muestran el cambio en su posición ahora, el duelo de Altina arriesgando su vida sería un desperdicio.

 

“... No te preocupes... lo sé.”

 

Jerome caminó hacia el frente de Altina. Se arrodilló sobre una rodilla en la nieve.

 

“¡Princesa, el enemigo está sobre nosotros, por favor dé las órdenes!”

 

Los soldados observaron la escena con sorpresa...

E imitaron a Jerome y se arrodillaron.

Como una ondulación en la superficie del agua, las tropas se arrodillaron con Altina en el centro y bajaron la cabeza.

Los soldados expresaron su cambio de pensamiento. La resolución de la joven dio sus frutos.

Evrard estaba entre los que se arrodillaban. Él sonreía con satisfacción.

Altina, quien era el centro de atención, estaba agotada y sus piernas temblaban. Siguió agarrando los hombros de Regis porque caería si lo dejaba ir.

Regis susurró en los oídos de Altina.

Altina asintió y emitió órdenes según lo propuesto por Regis:

 

“Le ordeno a Sir Jerome que conduzca 100 hombres de caballería para interceptar al enemigo, averigüen el número de fuerzas enemigas y formen un frente de batalla si es posible... ¡Si las fuerzas enemigas son demasiado grandes, deben retirarse con la seguridad de nuestras fuerzas como la prioridad!”

“¡¡Órdenes recibidas!!”

 

El general se levantó después de asentir con la cabeza.

 

“¡Todos ustedes, las órdenes para la vanguardia han sido dichas, preparen los caballos y tráiganme mi lanza! ¡Les doblaré el cuello si se toman su tiempo!”

 

Los soldados se movieron según lo ordenado después de que Jerome terminara.

 

-- Funcionó.

 

La princesa había mostrado públicamente su nuevo cargo. Regis apoyó la espalda de la vacilante Altina con la mano.

 

“Vamos, sólo un poco más... ¿puedes llegar a la torre central?”

“Por, por supuesto...”

 

Tenían que evitar que el perdedor del duelo Jerome encabezara el ataque mientras la princesa victoriosa se llevaba en una camilla.

 

Este era el momento de mostrar su indomable voluntad. Evrard se precipitó.

 

“¿Llevo a la princesa a la enfermería?”

“Será una vergüenza visitar la enfermería ahora... la llevaremos a su habitación usando un cambio de ropa como excusa, por favor llame al médico y traten sus heridas allí”.

“Lo entiendo.”

“Ah, si no traemos la espada...”

“Llevaré a mis muchachos a tomarla.”

“Gracias -- el enemigo está atacando bajo la cubierta de la ventisca, por lo que sus números deben ser limitados. También respondimos con rapidez, podemos perseguirlos con las vanguardias si las cosas van bien...”

“¿Que debería hacer?”

“Mr. Evrard, por favor haz los preparativos para la segunda ola. Espera con 200 hombres de caballería”.

“¿Espera? ¿No vamos a atacar después de prepararnos?”

“Las líneas del frente siguen siendo fluidas, la vanguardia podría verse obligada a retirarse, o podría convertirse en una batalla caótica... Por favor ataquen después de entender la situación, de lo contrario la vanguardia se confundirá.”

“¡Entiendo, déjame esto!”

 

Evrard reunió a los caballeros.

Había una necesidad de organizar a los soldados de infantería en una tercera ola también. En cuanto a la defensa de la fortaleza, no había necesidad de emitir nuevas órdenes.

 

Para ser sincero, quería consultarle a Jerome quien estaba familiarizado con la operación de este regimiento. Pero para mostrar la nueva relación entre Jerome y la princesa, tuvo que enviar a Jerome en la primera ola.

 

Su juicio fue fuertemente influenciado por la política esta vez.

 

La mejor decisión táctica era quedarse y defender la fortaleza. Después de captar la situación del enemigo, unidades bien preparadas pueden ser despachadas.

Los ejemplos de libros de texto y las estrategias de ajedrez no pueden utilizarse a ciegas en una batalla real.

La vanguardia de Jerome salió desde la puerta principal.

Las tropas con las armas en mano se apresuraron a sus estaciones.

Los caballeros ordenados en llevar la espada colosal entraron rápidamente en la torre central.

Sólo la duramente herida Altina y Regis quien la apoyaba caminaban lentamente. Altina dijo en un susurro:

 

“Estoy bien... así que... por favor, enfóquate en el regimiento, Regis...”

 

Su rostro parecía terrible por la fatiga, el frío y la pérdida de sangre.

Regis exhaló una sonrisa confiada. Para poner a Altina a gusto, exageró:

 

“No hay problema, Altina, conozco mucho acerca de las cosas de este nivel, solo déjamelo a mí.”

“... Pareces bastante confiable.”

“Por supuesto.”

“No te queda para nada.”

“Ah, errr...”

 

Ella lo vio con facilidad.

Regis no parecía tener el talento para actuar. Lo que sea, Regis pensó.

 

“Bueno, ojalá hubiera llegado en el momento de comprender nuestras fuerzas y de enviarlas después de haber captado la escala del ataque de los bárbaros... Y despachar la unidad de sir Jerome antes de que las tropas en la parte superior de la puerta principal dispararan flechas al enemigo no fue demasiado malo, creo que deberíamos ser capaces de defendernos del ataque furtivo del enemigo.”

“Ya veo, eso es genial.”

“Basta de eso, ¿estás bien?”

“Estoy bien, estoy bien... Hey Regis...”

“¿Sí?”

“Gracias, cuando me cuestionaron durante el duelo... expresaste tu disposición a aceptar el cargo como estratega... Me hizo muy feliz”.

“Yo soy el que debería estar agradeciéndote, siempre quise decírtelo... Altina, gracias por creer en mí.”

 

La puerta principal se abrió con un sonido pesado.

 

Los cuernos señalando el avance de la segunda ola sonaron, los soldados rugieron. Regis y Altina observaron a los soldados cargar en el campo de batalla.